Saltar a: navegación, buscar

Aguas tropicales

Aguas tropicales
Información sobre la plantilla
Aguas tropicales.jpg
Concepto:Aguas que ocupan la región en la isoterma de los 20ºC.
Aguas tropicales. Las aguas tropicales ocupan la región en la isoterma de los 20ºC. Es decir, la zona de agua situada a norte y sur del Ecuador que baja de los 20ºC.

Los aguas tropicales son aquellas situadas entre el Trópico de Cáncer y el de Capricornio, cuyas aguas se caracterizan por su elevada transparencia, una temperatura media por encima de los 23º C y la alta cantidad de radiación solar que reciben. Debido a estas condiciones tan particulares es posible el desarrollo de los grandes arrecifes de coral donde habitan una enorme variedad de peces y corales. Unos ecosistemas únicos donde aun quedan muchas especies por descubrir.

Trópicos

En los trópicos las condiciones ambientales son estables, por lo que existen mejores oportunidades para alcanzar el éxito ecológico, presentándose un estado de equilibrio caracterizado por la mayor diversidad de organismos, pero con una menor tendencia a producir grandes cantidades de especies particulares.

El sol ecuatorial calienta las capas superiores del agua, creando una notable diferencia de temperaturas entre las aguas superficiales y las profundas. Esto impide que se mezclen las aguas, por lo que los nutrientes del fondo no llegan a la superficie. Por ello, los animales y plantas deben adaptarse a la falta de nutrientes de su alrededor, siendo el arrecife de coral el ejemplo más claro.

Especies endémicas

A causa de su relativo aislamiento y la mayor diversidad de individuos que la habitan, la zona tropical en todo el mundo despliega un alto grado de endemismo. Por ejemplo, las iguanas de las Islas Galápagos pertenecientes a las siete especies del género Amblyrhynchus, varían de color de una isla a otra, encontrándose la de mayor tamaño en la Isla Isabela; su piel es gruesa, holgada, con una hilera dorsal de espinas. La iguana marina es el único reptil restringido a la zona de mareas, y se alimenta de algas principalmente de las que cubren las rocas cuando hay bajamar; además es capaz de bucear llegando a 10 metros de profundidad, permaneciendo hasta una hora sumergida para comer vegetales del fondo.

Muchos géneros, familias, e incluso grupos taxonómicos superiores, están casi completamente confinados a los trópicos. Algunos viven a lo largo de toda la zona tropical alrededor de la esfera terrestre, por lo que se les denomina circuntropicales, apareciendo en todas las regiones principales de la zona; otros están limitados a una o dos regiones. Las especies circuntropicales constituyen sólo una pequeña fracción del enorme número total de ellas encontrado en los trópicos.

Arrecifes de coral y manglares

Dos grandes asociaciones de organismos caracterizan y están limitadas a las aguas superficiales tropicales alrededor del mundo: los arrecifes de coral y los manglares, que son de suma importancia biogeográfica porque ocupan posiciones dominantes en gran parte de la región tropical, además de suministrar un hábitat para flora y fauna especiales formadas por gran variedad de especies.

Arrecifes de coral

Error al crear miniatura: Falta archivo
Especie de coral.

Ninguna otra agrupación de seres vivos puede ser comparada en diversidad y belleza con la que presentan los arrecifes de coral que habitan en las aguas superficiales tropicales, donde la temperatura media anual es de 23°C, y nunca desciende por debajo de los 20°C. Es tan característica la distribución de los corales en los trópicos, que los extremos norte y sur de las formaciones arrecifales pueden ser considerados como límite o frontera de la zona tropical.

Los corales son importantes porque constituyen una asociación gigantesca que caracteriza a la región biogeográfica tropical, y también porque alojan a una fauna de sorprendente variedad, belleza e importancia, constituyendo un terreno de caza para los diversos depredadores, especialmente adaptados a la captura de algunos de sus habitantes.

Manglares

Manglar.

La otra asociación de organismos de gran interés está representada por los manglares, que se localizan en los esteros, estuarios y lagunas costeras. Exclusivos de un medio tropical que nunca rebasa la zona fijada por los límites de los trópicos de Cáncer y Capricornio, su desarrollo está íntimamente ligado a los cambios en la salinidad, y temperatura de las aguas por efectos de las mareas. De fácil adaptación, el mangle resiste salinidades hasta de 40 o 50 partes por mil y también se adapta a aguas dulces con una baja concentración salina, aunque en estos casos se ve disminuida su reproducción.

Por ser blando el sustrato donde se fijan los mangles, y por la exposición de las raíces durante las mareas bajas a los vientos, al oleaje y a las corrientes marítimas, se forman gran cantidad de raíces adventicias en estos vegetales. Éstas se integran en estructuras sumamente flexibles, pero poderosamente fijas que le sirven de protección y sostén, alcanzando alturas mayores de 6 y 8 metros, aunque en el caso de la especie llamada "Rhizophora Mangle" llegan hasta 10, y que desarrollan un sistema de arcos al que se denomina "patas de araña".

En México crecen cuatro tipos de mangles pertenecientes a los siguientes géneros: Rhizophora, llamado "mangle rojo"; Avicennia o negro; Laguncularia o blanco, y Conacarpus, denominado botoncillos. De éstos los dos primeros tienen una importancia mayor debido a que son la base de la vida vegetal y animal del manglar.

El mangle rojo, considerado como el pionero del manglar, se establece en bancos de arena poco profundos y en las barreras de ostras. Tiene raíces aéreas que crecen a partir de ramas de altuque se encuentran a 6 metros de altura.

El mangle negro se localiza en terrenos más elevados y firmes y se coloca en un terreno de transición entre el mangle rojo y el blanco, ya que en cada zona se establece una especie. En Indochina y Filipinas existen hasta 400 variedades de este mangle.

Dentro del manglar reina un sofocante calor húmedo, donde se desarrolla el mangle, pero se le conoce poco, debido a que su enorme riqueza está custodiada por un medio inclemente que comprende un complicado ecosistema donde se localizan las más diversas formas de vida animal y vegetal.

Cadenas de alimentación

La vida en los manglares es muy activa por ser un medio donde abundan los alimentos y ser refugio para los organismos en sus diferentes etapas de desarrollo. El mangle encierra una trama completa de cadenas de alimentación que comienza en las hojas del mangle, y puede culminar en un pez del tipo de los sábalos de 200 kilos.

Estas cadenas de alimentación se inician cuando se cae una hoja de árbol de los pantanos, la cual no se descompone sino que se cubre de bacterias y hongos que producen la proteína vegetal. Minúsculos protozoarios se alimentan con las bacterias para ser, a su vez, víctimas de los copépodos y otros depredadores del manglar; variados moluscos cubren las raíces alimentándose de estos pequeños crustáceos. Culebras y serpientes se deslizan por el agua entre las raíces, a la caza de ratones, ratas, sapos, ranas y pequeñas lagartijas, que acechan a numerosos insectos. Las abejas utilizan las flores del mangle para fabricar su miel.

También existen diversos mamíferos en los manglares, por ejemplo, en América del Sur son comunes los linces y panteras que se alimentan de las gallinas de los pantanos y de los mapaches.

Así se forma una gigantesca pirámide de alimentación que remata en animales como el róbalo, la trucha marina, el propio sábalo, o reptiles como cocodrilos, tortugas, o iguanas.

Utilización

El manglar ha sido utilizado por el hombre de diferentes maneras: en pesca y acuicultura, como bosque, en aprovechamiento agrícola, para la industria y para la recreación. En México todos los científicos coinciden en que la mayor perspectiva de esta riqueza natural es la pesca y la acuicultura, ya que son excelentes sitios para la protección y cría de fases juveniles de diferentes especies marinas, algunas tan importantes en la economía como el camarón y el ostión.

De la corteza y las hojas del mangle se extrae el "tanino", sustancia de muy diversas aplicaciones. Se utilizó en el año 1600 para el tratamiento de la diabetes, como sedante y contra las quemaduras y hemorragias; en la actualidad tiene otros usos, como el curtido de pieles y teñido de telas.

Su madera, muy resistente, ha sido aprovechada para construir lanchas, cercas, postes y como carbón. Debido a que esta madera no es resinosa, se le emplea para ahumar ostión y pescado.

Principales enemigos

Uno de los principales enemigos de los manglares ha sido la civilización que los acorrala con sus planes urbanísticos y turísticos; también las aguas negras estacionadas en los manglares los destruyen lentamente, acabando con sus habitantes.

El manglar, que en muchas partes ha sido modificado por el dragado que se realiza en esteros y lagunas litorales, tiene un importante papel en la ecología de las costas tropicales, es decir, es determinante en las interrelaciones de una comunidad de vegetales y animales con su propio clima y sustrato geológico.

Los manglares mexicanos, como los de otros lugares del mundo, encierran riquezas incalculables, que sólo están esperando que el hombre las estudie y las conozca para aprender a aprovecharlas racionalmente sin exterminarlas.

Principales regiones biogeográficas

Las regiones biogeográficas que se pueden considerar como las principales de la aguas tropicales son la del oeste del Pacífico, la del Atlántico tropical y la del este del Pacífico tropical, establecidas como resultado de barreras hechas hace mucho tiempo, que determinaron la distribución de la flora y la fauna marinas superficiales, al igual que los continentes que cruzan el ecuador en una dirección nortesur; por ejemplo, la gran barrera del este del Pacífico, esa extensión de agua muy profunda que se encuentra interrumpida por Polinesia y Hawai, al Oeste, y por el continente americano al Este. Esta barrera divide la zona tropical en las tres principales regiones de características fisicoquímicas y biológicas particulares.

Región Oeste del Pacífico

La región Oeste del Pacífico se encuentra localizada en el centro del Archipiélago Malayo, al sudeste de Asia; limitada al Oeste por el Océano Índico hasta la costa de África tropical y el Mar Rojo; al Este a través de la Polinesia hasta Hawai; y de Sur a Norte desde las costas de Australia hasta el Estrecho de Corea en Japón.

La distribución homogénea de los vegetales y animales de esta región se debe a que son transportados por las corrientes a grandes distancias, lo que les ha permitido alcanzar gran dispersión, aunque limitada a esta región.

Como ejemplo, se pueden señalar los peces que viven en la región, inclusive aquellas especies típicamente costeras, debido a que sus formas larvarias y juveniles pueden ser transportadas por las corrientes sobre amplias extensiones de regiones pelágicas sin ocasionarles ningún perjuicio. Así, la fauna de peces del Oeste del Pacífico es considerada más rica que la de las otras regiones principales del Trópico, formada por todas las familias y la mayoría de los géneros de peces marinos que constituyen la fauna tropical del mundo.

Otro ejemplo muy interesante es que en esta zona se encuentra casi la totalidad de especies de serpientes marinas de la familia Hidrophidae, y sólo se ha localizado una especie fuera de esta región en las aguas que bañan la costas del oeste de África.

La mayor concentración de flora y fauna de agua superficial de la zona tropical se localiza en el Archipiélago Malayo, que contiene extensas áreas con menos de 200 metros de profundidad.

La fauna y flora del Mar Rojo es de especial interés a causa de que tiene que sufrir adaptaciones a una salinidad elevada provocada por la intensa evaporación de los desiertos de África y Arabia. Su temperatura es relativamente alta, de 21 a 25°C, hasta la profundidad de 200 metros.

La región del Pacífico tropical donde se forma una barrera por el Istmo de Panamá, es de gran influencia para la dispersión de organismos marinos entre la costa tropical atlántica y costa tropical del Pacífico, ya que muestran una relación estrecha con los del Atlántico tropical. Otra indicación de la estrecha relación entre las dos faunas es la ocurrencia de un número de especies gemelas, especies que son iguales y pertenecen al mismo género, pero una a cada lado de la barrera.

Algunos investigadores, sobre la base del parecido zoogeográfico entre las dos faunas, indicaron la existencia de una directa conexión entre ellos en el pasado, hecho posteriormente confirmado por géologos, quienes demostraron la existencia de un antiguo canal que atravesaba América.

Región del Atlántico tropical

La región del Atlántico tropical está limitada al Oeste por América Central y al Norte de América del Sur y al este por las costas de África; en ella se localiza el segundo de los más grandes archipiélagos del mundo, las Antillas, que tiene una relación florística y faunística con el Atlántico. No posee una fauna tan rica como la del Archipiélago Malayo, pero en su zona Oeste se encuentra una mayor diversidad de especies, existiendo extensas agrupaciones de arrecifes de coral en donde los organismos endémicos están formando más géneros y especies que los de cualquier otra parte del Atlántico.

Las aguas marinas al Norte y Sur de la propia zona tropical contienen una fauna más o menos defininida, presentando estas aguas subtropicales algunos organismos endémicos, en menor número que los que habitan en las aguas tropicales.

Las regiones biogeográficas tropicales y subtropicales, debido a sus características climáticas, constituyen un medio en donde la fauna presenta una constante diversificación, tanto en tipo como en número, por lo que tienen gran interés científico y económico, y en ellas los estudiosos encuentran una desafiante problemática.

Fuentes