Saltar a: navegación, buscar

Casa de la Nacionalidad Cubana

Casa de la Nacionalidad Cubana
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Casa de la Nacionalidad.JPG
Siglas o Acrónimo:CNC
Fundación:19 de octubre del 2001
Tipo de unidad:Centro de Investigación de Ciencia y Técnica
Director/a :Ludín Fonseca García
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:Bayamo, Granma

Casa de la Nacionalidad Cubana. Intentar explicar hoy, a veinte años de su fundación, la génesis, la labor desarrollada, su impacto en el quehacer histórico-cultural y sus posibles líneas de desarrollo implica tratar de plasmar la “Historia” de una institución con el nombre de Casa de la Nacionalidad Cubana.

Fundación

El esfuerzo de constructores, especialistas y el pueblo que apoyó la restauración de esta casa, que con sus sólidas columnas y techo de tejas criollas a dos aguas embellece el paisaje urbano, posibilitó que en el mes de octubre del año 1991 se inaugurara la Casa de la Nacionalidad Cubana, precisamente en una época donde la caída del "Socialismo Real” en los países de Europa del Este y en la Unión Soviética sumía a los pueblos progresistas y revolucionarios en una situación de especial vulnerabilidad frente al avance de las fuerzas reaccionarias en un mundo unipolar que debía conducir al cacareado "Fin de la Historia”. Entonces, un 19 de octubre de 1991, durante la jornada conmemorativa del Día de la Cultura Cubana y en medio de eventos culturales como el II Simposio de la Cultura Granmense, la III Jornada Provincial de Cine Cubano y el Concurso Literario territorial 20 de octubre, nacía en esta ciudad- símbolo una institución para el estudio y divulgación de la Historia de la Patria y la cultura de la región.

La Casa cuenta con un valioso fondo documental y bibliográfico, salas de exposición de conferencias y un amplio patio colonial, destinado a diversas actividades de carácter socio-cultural.

La inauguración oficial estuvo a cargo del Dr. Armando Hart Dávalos, miembro del Comité Central del Partido y Ministro de Cultura, que impuso la Orden Félix Varela de Primer Grado a Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana y a Jesús Orta Ruiz, “El Indio Naborí”, en reconocimiento a sus notables aportes al desarrollo de la cultura nacional. Luego de la inauguración se dieron a conocer los resultados del II Simposio de la Cultura Granmense, donde se presentaron más de 40 trabajos sobre: Historia, Ciencias Sociales y Arquitectura. El Premio Especial del Jurado fue otorgado a la investigación titulada “Carlos Manuel de Céspedes y el Independentismo de 1868", de Rafael Acosta de Arriba, en ese entonces especialista de la Biblioteca Nacional "José Martí". Las actividades culminaron con una conferencia magistral dictada por Armando Hart Dávalos sobre aspectos medulares de la cultura y la política nacionales. El Ministro destacó que “quienes entraron en Bayamo el 20 de octubre de 1868 eran hombres de cultura unidos a los esclavos y demás hombres de trabajo […] Esa unión que se dio en Bayamo, unión sagrada entre el movimiento social y político es lo que nos hace invencibles”. Más adelante Hart señaló que "la cubana es una fusión de la nación y la vocación universal, por lo que los socialistas y comunistas de hoy pueden hacer coincidir la ilustración moderna con las ideas más avanzadas de nuestro tiempo”. Con estas ideas como guía comenzó a desarrollarse el trabajo de la Casa.

Estableciendo lazos estrechos con la Dirección Provincial de Educación, un numeroso grupo de profesores comenzaron a trabajar junto a los especialistas de la institución en diferentes temas de la historia local, regional y nacional, así como en las semblanzas de un importante número de patriotas de las guerras de independencia o destacados en el quehacer cultural y social de la “Villa”. Con el Departamento Ideológico del Partido, se trabajó en la redacción de la “Síntesis Histórica de la Provincia Granma”. Estas labores servirían de base para un libro sobre la historia de Bayamo y sus hijos a realizar por un colectivo de historiadores locales.

Historia

La institución nace vinculada a las profundas raíces históricas de una región donde los españoles fundaron, en noviembre de 1513, la segunda Villa después de Baracoa, con el nombre de San Salvador. En el territorio de esta enorme jurisdicción, a lo largo del tiempo se iría conformando de forma sútil pero incesante el tejido que dará cuerpo a la nación y la nacionalidad cubanas, que a lo largo de tres siglos y medio irá delineando sus perfiles y tendrá como fragua el estallido libertador del 10 de octubre de 1868, donde un bayamés se erguirá valiente y decidido para iniciar las luchas por la obtención de la Independencia de Cuba.

En estas llanuras del Cauto, flanqueadas por los bastiones de la Sierra Maestra, donde según afirma el Dr. Armando Hart Dávalos se encuentra “La Cuna de la Patria Cubana”, mujeres y hombres forjaron con amor y lucha los rasgos distintivos de la identidad cubana a la que ofrendaron sus vidas y sus haberes en aras de lograr una Patria libre e independiente. En la primera mitad del siglo XX vivieron aquí bayameses naturales y adoptivos que, sensibilizados por la grandeza y abnegación de hombres y mujeres, veían con dolor el silencio -y en algunas ocasiones la desidia- con que se trató el sacrificio de los héroes y hechos históricos como la destrucción de las casas donde se forjó la historia de este noble pueblo. Entre ellos descolló José Maceo Verdecia, que con su libro Bayamo enaltecía y mantenía viva la memoria, o el caso de Enrique Orlando Lacalle y Zoque, que con su pintoresco libro Cuatro Siglos de Historia de Bayamo trataba de devolver a Bayamo a su justo lugar protagónico en la historia de Cuba.

De estos esfuerzos es digna heredera y continuadora la Casa de la Nacionalidad Cubana, institución que tuvo como inspiradora principal a la Licenciada Onoria Céspedes Argote, Directora de la Institución e Historiadora de la Ciudad, que con el apoyo del Gobierno y el Partido en la provincia y municipio adquirieron el inmueble frente a la Parroquial Mayor de San Salvador, que fuera construido a fines del siglo XVIII formando parte del conjunto arquitectónico de la Plaza del Himno Nacional.

Trabajo de la institución

La Casa se ha convertido en visita obligada en la ciudad como un sitio donde se vitalizan y protegen nuestras tradiciones, con un trabajo incesante en la recopilación de testimonios, documentos, objetos y diversos materiales relacionados con las raíces de la identidad regional y nacional. Los vínculos de la Casa con otras instituciones culturales posibilitaron la realización de peñas, presentaciones de libros, talleres sobre cine, descargas musicales y lectura de poesía, destacando a la nueva institución como un espacio para el análisis, la reflexión y la consolidación de la cultura.

Otra de las labores fue la organización de eventos, donde se destaca el llamado “Crisol de la Nacionalidad”, cuya primera edición en octubre de 1992 contó con la presencia de hijos de Baní, la tierra de Generalísimo Máximo Gómez. Tuvo lugar también la convocatoria para el mes de mayo del evento "Cultura e Identidad local" sobre las raíces culturales de la región.

La Casa fue ocupando un lugar de importancia en el desarrollo cultural de la ciudad de Bayamo y la provincia de Granma, y ya en el año 1993 se ampliaban los horizontes de la institución. A fines de agosto de ese año asume la dirección el Historiador de la Ciudad, Licenciado Carlos E. Rodríguez Lora, que encaminó sus esfuerzos a organizar el Centro de Información, donde van a jugar un destacado papel las licenciadas Iliana Sánchez como directora, y Pastora Figueredo como especialista principal. Ambas enfrentaron la ardua labor de clasificar el material documental y bibliográfico.

En el evento “Crisol de la Nacionalidad” del mismo año participaron investigadores de la talla de Joel James Figarola, director de la Casa del Caribe, el poeta y ensayista Cintio Vitier Bolaños y su esposa, la poetisa Fina García Marruz. Los dos últimos fueron declarados por la Asamblea Municipal del Poder Popular “Hijos Adoptivos de Bayamo”. Junto a ellos, los profesores e investigadores de la Universidad de Oriente, Alisa Delgado, Antonio Escalona, Hebert Pérez y María Nelsa Trincado, y un grupo importante de investigadores e historiadores de la provincia, propiciaron un profundo debate sobre la temática de la identidad y la nacionalidad y sobre la vigencia de la vida y obra del héroe nacional José Martí. La Casa participó de la Comisión del Centenario de las Guerras de Independencia en la provincia, jugando un rol importante en la recopilación de información y su almacenamiento en el ordenador búlgaro donado por las FAR a la institución (única en poseer este medio en el sector de la cultura en este período).

El año 1994 fue de grandes retos para la Casa y sus especialistas, entregados a las labores de investigación, la celebración de eventos y la labor divulgativa de la entidad. Vale destacar por su importancia la conmemoración, juntamente con la Dirección de Cultura Provincial y el Municipio de Níquero, de lo que se denominó “El Encuentro de Dos Culturas” celebrado en Cabo Cruz. Con motivo del quinto centenario del "Descubrimiento" se celebró un evento científico que agrupó a investigadores de cinco provincias y contó con la presencia del Agregado Cultural de la Embajada de España, donde se develó una Tarja Conmemorativa para recordar el hecho histórico. El mismo mes la Casa fue escenario del encuentro entre la ciudad anfitriona y la delegación española de la localidad de Mairena del Alcor, en Andalucía, encabezada por su Alcalde José Antonio Gadira Moreno. El “Hermanamiento” fue ratificado por la Asamblea Municipal del Poder Popular en sesión extraordinaria del 11 de mayo de 1994.

Evento de la Fiesta de la Cubanía

La “Fiesta de la Cubanía”, que surge a partir de una idea de Armando Hart Dávalos, celebró su primera edición en octubre de 1994 abriendo un espacio de encuentro comunitario donde se conjugaron las investigaciones históricas con las actividades deportivas y culturales, entre ellas la presentación del movimiento de Artistas Aficionados. Cintio Vitier, Fina García, Carmen Almodóvar, Joel James, Danilo Orozco, prestigiaron el evento “Crisol de la Nacionalidad”, que junto al Coloquio de Literatura, la Jornada de Cine Cubano, El Panorama de Teatro y Danza y la Feria de Arte Popular brindaron un abanico de opciones a la población y mostraron la fortaleza y pujanza de la cultura en el territorio.

La presencia de Tele-Cristal de Holguín garantizó la divulgación del evento a nivel nacional, y la Televisión Serrana grabó los momentos más importantes de la “Fiesta de la Cubanía” para la elaboración de materiales audiovisuales. Para adquirir experiencia en la planificación del programa de esta primera edición, el director de la Casa y Alejandro Fernández, Secretario del Consejo de Administración del municipio Bayamo, visitaron la Casa del Caribe en Santiago de Cuba, organizadora de la Fiesta del Fuego. También se produjo un encuentro con el Vicepresidente del Gobierno Provincial de Santiago de Cuba, que explicó en detalle cómo estaba organizado el proceso de autofinanciamiento de la Fiesta del Fuego, una experiencia que podía ser aprovechada por nosotros adecuándola a las condiciones de la provincia.

Mientras se precisaban los aspectos organizativos y de aseguramiento material para la Fiesta de la Cubanía, la Casa participó en un evento de Historiadores de Ciudad, convocado por Víctor Marrero, Historiador de Las Tunas, los días 24, 25 y 26 de septiembre de 1994, con la presencia de Historiadores de Matanzas, Trinidad, Santiago de Cuba, Guantánamo y Baracoa entre otros. El encuentro fue enriquecedor por las valiosas ideas y reflexiones emanadas de la experiencia y el trabajo diario en torno a temas como: objetivos y funciones del Historiador de Ciudad; vías y métodos para el trabajo de investigación, promoción y difusión en las masas; cuerpos jurídicos para el funcionamiento de la Oficina del Historiador, entre otros.

En noviembre de l994 asumió la dirección de la Casa de la Nacionalidad Cubana el Historiador de la Ciudad de Bayamo, Licenciado Eduardo Alejandro Chávez Pardo, de larga y fructífera trayectoria en la docencia, investigación y difusión de la historia, que se venía desempeñando como especialista de la institución desde septiembre de 1993. Bajo su dirección, la Casa siguió desarrollando una labor protagónica en la defensa de los valores que sustentan nuestra soberanía y en el rescate de las raíces más genuinas de la identidad y la nacionalidad cubanas. Chávez Pardo realizó un esfuerzo notable por enriquecer el patrimonio documental y bibliográfico, así como por la conservación del inmueble, impulsando la realización de eventos conmemorativos de gran importancia. Cuando fallece en noviembre de 2000, nos dejó en legado el ejemplo de una vida consagrada a enaltecer la historia de la ciudad. Que en la actualidad lo sigue incrementando el actual Director de la Casa el Master Ludín Fonseca García.

Fuentes

  • Lic. Carlos Rodríguez Lora.