Saltar a: navegación, buscar

Joaquín Turina Pérez

Joaquín Turina Pérez
Información sobre la plantilla
Joaquín Turina.jpg
NombreJoaquín Turina Pérez
Nacimiento9 de diciembre de 1882
Sevilla, Andalucía, Bandera de España España
Fallecimiento14 de enero de 1949
Madrid, Bandera de España España
Nacionalidadespañol
OcupaciónCompositor, pianista, director de orquesta, crítico musical, pedagogo, conferencista, escritor.

Joaquín Turina Pérez. Compositor español, pianista, director de orquesta, crítico musical, pedagogo, conferencista y escritor. En su lenguaje musical abundan las armonías y escalas modales, propias del folclore andaluz, y se deja escuchar también cierta influencia de la música francesa.

Síntesis biográfica

Nació en Sevilla, España, el 9 de diciembre de 1882 en el seno de una familia unida, feliz, de clase media, más bien acomodada, y rodeado de un ambiente artístico que influyó en su formación como músico.

Su padre, Joaquín de ascendencia italiana, nace en 1847, también en Sevilla. Fue pintor de profesión, formado en la Escuela Provincial de Bellas Artes de aquella ciudad; y es considerado como destacado pintor de la escuela sevillana. Su madre, Concepción, nace en un pueblecito de la provincia de Sevilla. Tenía algunos años más que su marido y siempre se dedicó a hacer grato el hogar.

Reputación de niño prodigio

ATurina, con apenas cuatro años, una de las criadas le regaló un acordeón con el que hacía toda clase de improvisaciones, adquiriendo la reputación de niño prodigio, al acompañar al coro de niñas del colegio del Santo Ángel, centro donde recibió las primeras lecciones de solfeo.

Posteriormente acude al colegio de San Ramón en donde, además del bachillerato, comienza en serio los estudios de piano con don Enrique Rodríguez. En 1894 inicia los de armonía y contrapunto con don Evaristo García Torres quien, según afirmaba Turina, era un

"... viejecito tan bueno como sabio" y, "... aunque educado en la escuela de Eslava, sabía mucho y sus obras, muy bellas, tienen inspiración ingenua, a lo Bellini" .

En otro lugar añadiría:

"... Permitidme un recuerdo a la, para mí, queridísima memoria de don Evaristo García Torres, mi primer maestro, cuyas obras, algo italianas pero con ingenuidad y pureza admirables, conservo copiadas por mi mano, como inapreciable tesoro del más venerable de los sacerdotes y de los músicos".
A él le debo la buena orientación que me dieron sus enseñanzas.
"Me enseñó cosas que luego no he tenido que rectificar"

Conjunto instrumental La Orquestina

Ya con cierto dominio del piano, y en unión de varios amigos, crea un conjunto instrumental que llamó La Orquestina; se trataba de un quinteto con piano. Sus actuaciones en fiestas y reuniones eran muy frecuentes y obtenía enormes éxitos. Para este conjunto hizo el jovencísimo músico sus primeros ensayos de compositor.

También actuaba muy a menudo tocando a cuatro manos, con sus maestros, la inmensa colección de oberturas, fantasías y variaciones, haciendo auténticas maravillas en el Raymond y en Semíramis.

Presentación oficial

Su presentación oficial ante el público tuvo lugar el domingo 14 de marzo de 1897 en la sala Piazza, de Sevilla, al intervenir en un recital organizado por la Sociedad de Cuartetos, interpretando al piano una Fantasía sobre el Moisés de Rossini compuesta por Segismundo Thalberg. Con la ejecución de esta obra, cuyas dificultades se multiplican al ser interpretada por unas diminutas manos que no llegaban a la octava, alcanza un extraordinario éxito, que muchos artistas consumados no logran con esta clase de composiciones. En estos o similares términos se expresaban las críticas aparecidas en los diferentes periódicos locales.

La segunda actuación se produce diez meses después. Fue el 9 de enero de 1898, en la misma sala que anteriormente obtuviera los primeros aplausos de sus paisanos. En esta ocasión interpreta el Konzertstük, de Weber y, fuera de programa, la Rapsodia húngara nº 11, de Franz Liszt. El éxito se repite y la crítica local, una vez más, se vuelca en elogios. Este éxito lo impulsa, sin abandonar los estudios pianísticos, al mundo de la composición. A partir de este momento comienza seriamente la creación de varias obras de piano, para conjuntos de cámara y algunas otras de carácter religioso, bien para voces y orquesta o teclado. Entre éstas figuran las Coplas al Señor de Pasión que compuso para la Hermandad de Pasión. Fue su primera obra orquestal.

"... Yo mismo las dirigí -dice el joven autor-. En el coro de la iglesia del Salvador se colocaba la orquestita, integrada por una veintena de músicos. El tenor Pardo y el barítono Astillero cantaron los solos acompañados por un pequeño coro de hombres. (...) Mi maestro don Evaristo García Torres, asistió al estreno".

Su afán de crear una obra de mayor envergadura hace que, aproximadamente a la edad de quince años escriba una ópera, La Sulamita, basada en un libro de Pedro Balgañón.

"... Yo escribí la música con todo el entusiasmo de mis pocos años, orquesté [¿1901?1902?] sus tres actos y, lleno de esperanza, creí fácil su estreno en el Real [de Madrid]".

Más tarde celebraría que tal estreno no se llevara a efecto.

A pesar de sus esfuerzos por componer tropieza con enormes dificultades que le imposibilitan desarrollar sus ideas. Los pocos años que aún le quedan al músico de permanencia en su ciudad son aprovechados para aumentar su dominio del piano para lo cual, como siempre, cuenta con la paternal ayuda de su maestro don Enrique.

Abandona Sevilla

El padre, como artista también, es quien le da alientos, y pone su disposición cuantos medios económicos precise para llevar a efecto su empeño. Tanto es así que decide que su hijo, el cual no desea otra cosa, abandone Sevilla para poder desarrollar sus conocimientos musicales, muy especialmente en lo relacionado con la composición.

En 1902 se trasladó a Madrid donde rápidamente se vio envuelto por la escena musical del lugar, y realizó la premier de su zarzuela La Sulamita. En 1905 fue, como muchos otros compositores españoles de la época, a Paris. Estudió piano con Moszkowsky y teoría bajo la tutela de Vincent d'Indy, en la Schola Cantorum. Se hizo gran amigo de Albéniz y Falla, y fue Albéniz quien le animó a encontrar inspiración en la música popular de España y Andalucía. Su quinteto, que tuvo su estreno en Paris, fue considerada su Op.1 como el principio de una nueva forma de ver la música y pocas veces volvió a recordar los trabajos realizados hasta el momento.

En 1914 regresó a Madrid y dividió su vida entre la composición, la enseñanza y la interpretación.

Muerte

Turina murió en Madrid el 14 de enero de 1949 a los 66 años de vida.

Obras

Entre sus obras sinfónicas se cuentan: La procesión del Rocío (1913), Danzas sinfónicas (1920), Sinfonía sevillana (1921), Rapsodia sinfónica (1931), Danzas fantásticas y Rincones sevillanos, entre otras. Su música de cámara es muy abundante y está representada por un Quinteto (1907) para piano y cuarteto de cuerda, y varias composiciones para diversos conjuntos, entre las que destaca La oración del torero (1925), para cuarteto de laúdes.

En su obra para piano, Joaquín Turina aúna una gran técnica y la inspiración andaluza: Tres danzas andaluzas (1912), Jardines de Andalucía (1924) o Danzas gitanas (1934), entre otras piezas características. Es también autor de una zarzuela y una ópera, y de varios volúmenes dedicados a la teoría musical. Junto a Manuel de Falla y Óscar Esplá, Turina fue uno de los máximos representantes de la música sinfónica española de principios del siglo XX, siguiendo el camino que iniciara Isaac Albéniz.

Libros

Artículos, conferencias, correspondencia, programas de mano, comentarios radiofónicos

  • CAPDEVILA I FONT, M. Cartas de Joaquín Turina a Eduardo Toldrá, Sevilla, Real Academia de Bellas artes de Santa Isabel de Hungría, 2001.
  • COLON PERALES, C. Joaquín Turina, Sevilla, Diputación Provincial de Sevilla, 1986.
  • IGLESIAS, A. (ed.).Escritos de Joaquín Turina, Madrid, Alpuerto, 1982.
  • MORÁN, A. (ed.). Joaquín Turina corresponsal en París... y otros artículos de prensa. Escritos de un músico, Granada, Junta de Andalucía, 2002.
  • PÉREZ GUTIÉRREZ, M. Falla y Turina, a través de su epistolario, Madrid, Alpuerto, 1982.
  • TURINA, J. La música andaluza, Sevilla, Alfar, 1982.

Escritos de carácter personal

  • Diario de Joaquín Turina, trabajo que elaboró hasta el año 1907.
  • Recuerdos y efemérides (retazos biográficos),se extiende de 1902 a 1925, queda suspendida en la página 60.
  • Cuadros y escenas a través de mi vida. La narración se detiene en 1907 tras haber realizado un Viaje Circula.
  • Apuntes para Cuadros y escenas a través de mi vida, procedentes de un libro Diario de contabilidad, cuyo texto se centra entre 1912 y 1936.
  • Figuras masculinas y femeninas a través de mi vida, se hallan 190 opiniones o juicios personales de otras tantas personas conocidas o tratadas por Turina.

Fuentes