Saltar a: navegación, buscar

Liga Antillana

Liga Antillana
Información sobre la plantilla
Fecha:1867-1895

Liga Antillana. Proyecto de crear una federación, confederación o unión de repúblicas de Santo Domingo, Haití, Cuba y Puerto Rico, impulsado entre 1867 y 1895 por patriotas señeros de esos países, entre los cuales se destacaron Ramón E. Betances, Gregorio Luperón, Antonio Maceo y José Martí.

Antecedentes

Ya en una proclama firmada por Betances y Segundo Ruiz, en Nueva York, el 16 de julio de 1867, se insta a cubanos y puertorriqueños a trabajar unidos por la independencia de ambas islas, con el objetivo de “formar mañana la confederación de las Antillas”, aunque de hecho, la Sociedad Republicana de Cuba y Puerto Rico, fundada en Nueva York en 1865 con ramificaciones en Filadelfia y Nueva Orleans, venía trabajando con esos fines.

En enero de 1868, Betances, el cubano Juan Manuel Macías y el dominicano José María Cabral se reunieron en Santo Domingo para, según los historiadores españoles, “proclamar una gran república federal antillana”. La idea costó la vida al general Boom, negro dominicano, apresado en una goleta en febrero de 1869 y fusilado en Haití junto al patrón de la nave y cuatro individuos más de la tripulación, acusados por el haitiano Salnave de obrar en cooperación con Betances y Luperón para lograr el triunfo de la revolución dominicana de Cabral. Otras figuras de la emigración cubana, tales como Pedro Santacilia, Cirilo Villaverde, Ramón Roa, Juan Clemente Zenea y Ramón Arnao, fueron copartícipes de este proyecto antes del estallido de la revolución de La Demajagua.

El Proyecto

Una vez desatada la guerra, Francisco Vicente Aguilera, vicepresidente de la República en Armas, era decidido partidario de unir a Cuba y Puerto Rico independientes en un pacto federal que les asegurara mutuo apoyo, y llevando la idea más allá, incorporar a Santo Domingo, de manera que “unidas las tres islas, formaran un núcleo poderoso del cual Cuba sería piedra angular”.

El 25 de marzo de 1878, después del Pacto del Zanjón y de la viril Protesta de Baraguá, el general Antonio Maceo dirigió a los habitantes del Departamento Oriental una proclama con la que intentó levantar la moral combativa de los patriotas, en la cual hizo referencia a “formar una nueva república asimilada con nuestras hermanas de Santo Domingo y Haití”, planteamiento que tuvo el apoyo de otros jefes mambises.

Conspiración contra Antonio Maceo

A fines de 1880, el gobierno provisional de Santiago de Cuba descubrió una conspiración relacionada con Antonio Maceo —a la sazón exilado en Jamaica— denominada Liga Antillana, que abarcaba las localidades de Santiago de Cuba, Sagua de Tánamo, El Cobre, El Caney, Alto Songo, Ramón de las Yaguas, Palma Soriano, San Luis, Guantánamo y otras, en las que los complotados debían alzarse en armas para preparar el desembarco de Maceo.

La Liga

El antecedente directo de esta denominación y del propósito que la animaba lo constituye la Liga de las Antillas, asociación fundada en París a fines de 1873 o principios de 1874 por el doctor Ramón E. Betances y el general Gregorio Luperón junto a otros latinoamericanos, la cual tenía como objetivo la independencia, la libertad y la confederación de las Antillas, así como mantener a Cuba, Puerto Rico, Santo Domingo y Haití “fuera del alcance de toda dominación extranjera”.

Con algunas diferencias de matices, el general Máximo Gómez era también partidario de la idea; el dominicano veía en las Antillas un mismo origen, historia y heridas lo que permitiría establecer “la perpetua alianza entre las Antillas reanudando los lazos de antiguo rotos por la conquista”.

José Martí también realizó un gran esfuerzo para lograr la unidad antillana, lo cual daba nuevo realce al viejo y añorado propósito de salvar, junto a la independencia de las Antillas, la de la América Libre.

Fuente