Saltar a: navegación, buscar

Cornelio Tácito

(Redirigido desde «Tácito»)
Cayo Cornelio
Información sobre la plantilla
Cayo Corn.jpg
Historiador.
NombreCayo Cornelio Tácito.
NacimientoAproximadamente h. 55
Roma, Bandera de Italia Italia
FallecimientoAproximadamente h. 117
Desconocido.
NacionalidadRomana.
CiudadaníaRomana.
OcupaciónHistoriador, abogado y orador.
CónyugeEsposa Agrícola
Obras destacadasAgrícola; Sobre el origen y el país de los germanos; Anales; Historias.
Notas
Su obra refleja también una cierta nostalgia por los tiempos de la República y de las grandeza romanas.
Su obra refleja también una cierta nostalgia por los tiempos de la República y de las grandeza romanas.

Cayo Cornelio Tácito. Historiador romano. Sus obras más famosas son los Anales, una historia de los emperadores de la dinastía Julio-Claudia a partir de Tiberio, y las Historias, sobre la dinastía Flavio.

Síntesis biográfica

Pese al eco histórico y literario de su obra, apenas quedan noticias ciertas sobre la vida de Tácito ni siquiera las fechas exactas de su vida ni su origen familiar. Plinio el Viejo (Naturalis historia, VII 76) alude a un Cornelio Tácito, caballero romano y procurador de Bélgica, que fue seguramente ascendiente de nuestro historiador. Sobre su lugar de nacimiento, la hipótesis más verosímil sostiene que era oriundo de la Galia Narbonense, pues su gentilicio (Tácito) era común en esta tierra y, además, el autor la conocía muy bien, según se deduce de las minuciosas descripciones que de ella hace.

Era unos años mayor que su amigo Plinio el Joven (62-ca. 113 d. C.), quien comenta en una de sus cartas (Epístolas, VII 20, 3-4) que, cuando era un adolescente, Tácito gozaba ya de fama y gloria. Es por eso que se asume como posible fecha más acertada indican que nació en Roma, aproximadamente h. 55, y falleció h. 117 , desarrolló una brillante carrera política, que le llevó al Senado así como a ejercer el cargo de cónsul. También es conocida su boda en el año 78 con una hija de Cgneo Julio Agrícola, general romano que luchó en Britania, de quien Tácito escribió una biografía: Agrícola. Otra obra importante que hay que resaltar es Sobre el origen y el país de los germanos, más conocida como ''Germania'', en la cual traza una viva representación de la vida y cultura de los germanos.

Con todo, sus obras más famosas son los Anales, una historia de los emperadores de la dinastía Julio-Claudia a partir de Tiberio, y las Historias, sobre la dinastía Flavio. Ambas obras representan un grandioso esfuerzo por recrear un período convulso de la historia de Roma, y en ellas ofrece un retrato implacable de los grandes personajes de la época, poniendo de relieve sus flaquezas. Pese a ser probablemente el más grande historiador latino y uno de los mayores estilistas en prosa latina, apenas nada se sabe con certeza de los orígenes de Tácito; es posible que naciera en territorio italiano, o bien en la Galia Cisalpina o en la Galia Narbonensis (actual sudeste de Francia). En su juventud fue abogado y orador renombrado.


Estudió retórica en Roma desde edad joven y lo hizo con verdadera pasión: seguía a cualquier lugar a sus maestros Marco Apro y Julio Segundo, dado que, como él mismo afirma en Dialogus de oratoribus, II 1, eran “entonces los más célebres talentos de nuestro foro”. Inició su cursus honorum, 'carrera política', durante el reinado de Vespasiano (69-79 d. C.). Comenzó, tal vez, como vigintivirato (inspector del reparto de tierras) o tribuno laticlavio (oficial bisoño, encargado de la administración de la legión). Ya bajo Tito (79-81 d. C.) actuaría como cuestor y desempeñaría con Domiciano (81-96 d. C.) el cargo de tribuno de la plebe o edil. Él mismo (Anales, XI 11) ofrece el primer dato exacto sobre su carrera política: en el 88 forma parte de los quindecenviros (colegio sacerdotal encargado de ciertos ritos y sacrificios así como de la custodia de los libros sibilinos). Según sus palabras (Sobre la vida de Julio Agrícola, XLV 5) estuvo fuera de Roma, al menos, durante cuatro años, periodo durante el cual murió su suegro.


Ejerció como senador desde su regreso (93 d. C.) y fue testigo, hasta la muerte de Domiciano (96 d. C.), de los excesos tiránicos de este emperador, al que vituperó con dureza tras su muerte. Fue cónsul interino (suffectus) en el 97 bajo el reinado de Nerva (96-98 d. C.) y procónsul de Asia durante el bienio 112-113 d. C. con el emperador Trajano.

Trayectoria

Vivió la mayor parte de su vida en Roma, donde pronto se introdujo en la sociedad imperial. Participó activamente en la vida política al tiempo que fue perfeccionando su oratoria. Después de haber desempeñado diversos cargos públicos (cuestor entre el 81-82, pretor en el 86 y cónsul en el 97) abandonó la carrera pública y la oratoria para dedicarse a la historia.

Peculiaridades de sus obras

Las obras de Tácito se han conservado en forma fragmentaria y bastante incompleta. Sin embargo, aunque mutiladas, producen en quien las lee una profunda emoción suscitada por la poderosa representación que hace su autor de hombres y acontecimientos en un estilo particular, tal vez el más original de la literatura latina, que acierta a reelaborar la enseñanza de los retóricos en el uso de la metáfora y en la sutileza epigramática. En el cuidadoso desarrollo de un estilo propio, guiado por un implícito rigor analítico en el uso de las palabras que empleó para decir de modo preciso, Tácito convierte a su prosa en creación poética.

Dos obras breves pero importantes, escritas en el 98 (la Vida de Agrícola, una encomiástica biografía de su suegro Julio Agrícola, ex gobernador de Britania, y Sobre el origen y el país de los germanos), constituyeron un aprendizaje para la composición de sus grandes obras históricas. La primera monografía contiene, además del homenaje a Agrícola, víctima de los celos de Domiciano, un esbozo de la vida en la corte imperial y del mundo bárbaro de los britanos. La segunda, conocida a menudo como Germania, muestra el interés del autor por aquellos pueblos que desde hacía más de dos siglos constituían una amenaza para Roma, enfatizando la virtud simple y los vicios primitivos de las tribus germánicas en contraste con la laxitud moral de la Roma contemporánea.

Sobre la vida de Julio Agrícola

Tácito publicó su primera obra, Sobre la vida de Julio Agrícola, en el 98 d. C. Dos años antes, con motivo de su nombramiento como consul suffectus, escribió una alabanza fúnebre (laudatio funebris) en honor de su predecesor en el cargo, Verginio Rufo. Esta alabanza, perteneciente a un género oratorio de amplia raigambre en Roma, debe considerarse la primera obra conocida de Tácito, pese a que no haya pervivido hasta la actualidad. Por su parte, Sobre la vida de Julio Agrícola es, ante todo, un homenaje a la carrera militar de su suegro, Julio Agrícola, en especial durante su proconsulado en Britania (77-84 d. C.). De hecho, más de la mitad de esta biografía está dedicada al gobierno de Agrícola en Britania. Tácito describe pormenorizadamente sus campañas militares allí e inserta a veces discursos de los jefes romano e indígena. La obra queda desequilibrada porque no aborda con igual profundidad la vida de su suegro desde su regreso a Roma en el 84 d. C. hasta su muerte en el 93 d. C. Algunos estudiosos creen que, en general, los elogios dirigidos a Agrícola son pura convención y que en gran parte están magnificados. Con todo, la exaltación de las hazañas, así como de la virtus romana, era propia del género laudatorio, del que se nutre la obra. En obras posteriores, por ejemplo en Anales y en Historias, Tácito no alabará gratuitamente a otros personajes, sino que será mucho más cauteloso, de ahí la importancia de esta opera prima para entender su arte historiográfico.

Historias

Con Historias Tácito emprende lo mejor de su producción literaria que culmina con Anales. En torno al 100 d. C. debió de iniciar su escritura a fin de narrar los hechos acaecidos en Roma durante los años 69-96 d. C. A lo largo de estos 27 años, reinó la dinastía Flavia, que comprende a los emperadores Vespasiano (69-79), Tito (79-81) y Domiciano (81-96). Tácito terminó la obra seguramente antes del 110, como parecen sugerir algunos párrafos de las Epístolas de Plinio el Joven. Es más, algunos de sus libros habían sido conocidos en determinados círculos literarios antes de su publicación. La obra es conocida sólo de forma fragmentaria, pues se conservan cinco de los doce o catorce libros de los que debió de constar originariamente.

Se sabe que las dos grandes obras históricas de Tácito, Historias y los Anales, comprendían en su conjunto treinta libros, que debían formar un todo en una narración continua. De los catorce libros de Historias sólo se conservan los primeros cuatro y gran parte del quinto. Aparecida en el 109, la obra debió de ser comenzada a redactar cinco años antes. Aunque su estudio original cubriría el marco cronológico comprendido entre el 1 de enero del 69 (principio del fin del gobierno del emperador Galba) y el 16 de septiembre del 96 (asesinato del emperador Tito Flavio Domiciano), es decir, el acceso al poder y el reinado de la dinastía de los Flavios, o Flavia, el material de que se dispone en la actualidad tan sólo llega hasta los primeros meses del 70.

Anales

Anales relata los sucesos históricos acaecidos durante la dinastía Julio-Claudia (14-68 d. C.), esto es, durante el gobierno de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón. Tácito cambió su proyecto inicial de contar la historia de los reinados de Nerva (9698 d. C.) y Trajano (98-114 d. C.), como había auspiciado en Historias (I 1, 4). Seguramente este cambio de intenciones se debió a la decepción que le produjo la conducta autocrática de Trajano al final de su gobierno o bien porque, apenas terminado Historias, Tácito creyó mejor rescribir la historia de los años anteriores. De este modo Historias sería comprendido más cabalmente. Con este nuevo proyecto, Tácito narra acontecimientos que, a su parecer, habían sido tergiversados, por lo que necesitaban de una revisión. El título más conocido para esta obra, Anales, se popularizó tras la edición de Justo Lipsio en 1574; pero es bien sabido que Tácito usa este término en su obra con un carácter genérico, como si con él se refiriese a “libros de historia”. Por eso, el título, Ab excessu diui Augusti (“Libros desde la muerte del divino Augusto”), recogido en el manuscrito M 1, se considera más genuino, puesto que responde a una tradición ya consolidada de titular los libros de materia histórica de ese modo. Entre los precedentes más ilustres, cabe citar el Ab urbe condita de Tito Livio o el A fine Aufidi Bassi de Plinio el Viejo. De los manuscritos correspondientes a los dieciséis libros de Anales se conservan también sólo los cuatro primeros, un fragmento del quinto, parte del sexto y los libros XI a XVI. En los Anales trató la historia romana desde la ascensión al poder de Tiberio en el 14 d.C. hasta la muerte de Nerón en el 68 d.C, es decir, del período inmediatamente anterior a las Historias.

Legado

Tácito tenía por objeto escribir la historia de los acontecimientos con una finalidad moralista e instructiva, y lo hizo con un peculiar e intransferible estilo literario repleto de agudeza dramática y concisión. Su gran poder como historiador radicó en su perspicacia psicológica y en la brillantez de sus retratos de personajes. Su estilo es una combinación eficiente de expresiones concisas y pintorescas. Ensalzó los ideales de la República romana y realizó descripciones críticas muy profundas de muchos de los emperadores romanos. Su gran obra historiográfica, que quiso narrar objetivamente la historia de la Roma imperial del siglo I, se considera todavía hoy paradigmática.

Fuentes