Saltar a: navegación, buscar

Adolfo Sánchez Vázquez

Adolfo Sánchez Vázquez
Información sobre la plantilla
Adolfo-sanchez-vazquez.jpg
Nacimiento1915
Algeciras, Cádiz, Bandera de España España
Fallecimiento8 de julio de 2011
México, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos
Causa de la muerteNeumonía
Alma materUniversidad de Madrid
OcupaciónEscritor, filósofo y profesor
Obras destacadas1942: El pulso ardiendo; 1965: Las ideas estéticas de Marx; 1967: La filosofía de la praxis; entre otras.
PremiosDoctor honoris causa por la Universidad de Puebla (México); Premio Universidad Nacional (México) en el área de investigación en humanidades; Premio Nacional de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía por el gobierno federal de México en 2002; entre otros.

Adolfo Sánchez Vázquez. Profesor emérito de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Considerado uno de los pensadores iberoamericanos más importantes del Siglo XX y lo que va del XXI, por sustentar una visión renovadora, abierta y no dogmática del marxismo. El también poeta español se vio obligado a exiliarse en México en 1939 ante la derrota de las fuerzas republicanas por Francisco Franco.

Síntesis biográfica

Nació en Algeciras, Cádiz en 1915. Fue en Málaga donde adolescente despuntó como militante comunista y publicó sus primeros poemas, uno de ellos en la Revista Octubre, editada por Rafael Alberti. Allí funda la revista literaria Sur y participa en el advenimiento de la república (1931) a la que defendió desde la poesía y el periodismo.

Fue uno de los organizadores del memorable Congreso de Intelectuales Antifascistas durante la Guerra Civil y combatió en las filas republicanas en las batallas del Ebro y Teruel (1938). En febrero de 1939, ante la derrota, se vio obligado al exilio. Se acogió a la protección ofrecida por el presidente Lázaro Cárdenas y se embarcó a México en el buque Sinaia.

Trayectoria laboral

A lo largo de su vida, logró integrar una generosa producción académica e intelectual caracterizada por la originalidad y por la independencia de las interpretaciones ortodoxas y dogmáticas de los textos de Carlos Marx; desde esa posición, reivindicó la dimensión creadora del ser humano y la socialización de la cultura y el arte como formas de contrarrestar la deshumanización producida por el capitalismo.

Arrojó luz, en los años más duros de la Guerra Fría, a escritos y autores marxistas desconocidos y excluidos de las corrientes que por entonces hegemonizaban las interpretaciones en el bloque oriental, y abrió, para un conjunto de pensadores mexicanos y latinoamericanos de las décadas de los 60, 70 y 80, la posibilidad de comprensión de una visión alternativa del socialismo, de rostro humanista y democrático, y de renovada capacidad explicativa frente a las iniciativas revolucionarias que, inspiradas en el Triunfo de la Revolución Cubana de 1959, se desarrollaron en esos años en Latinoamérica.

Sostuvo la congruencia con principios ideológicos orientados hacia una sociedad más justa, más igualitaria, más libre y más digna. Durante un par de entrevistas sostenidas con el diario La Jornada, acaso entre las más recientes que ha concedido a algún medio de información, el catedrático aseveró que en caso de que el mundo desdeñe aquella opción, las personas el riesgo hoy, más perfectible que en otros tiempos, de que lleguemos a una nueva barbarie.

Muerte

Falleció el 8 de julio de 2011 a los 95 años, a causa de una neumonía.

Premios

Docente durante más de 50 años en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, el filósofo fue galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 2002, reconocido con varios doctorados Honoris Causa por universidades mexicanas y extranjeras, así como autor de más de veinticinco libros. El científico social y ex rector de la UNAM, Pablo González Casanova consideró:

"Fue un gran maestro y gran filósofo. Mantuvo siempre un pensamiento crítico y una firmeza moral. Fue un gran universitario y luchó como los mejores universitarios de América Latina y España” por su defensa de la universidad nacional y su autonomía".
Tomado de:[1]

En tanto el filósofo Federico Álvarez, uno de sus más cercanos colaboradores, afirmó que:

"Sánchez Vázquez es una de “grandes figuras de la filosofía, a la par de Joaquín Xirau y Eduardo Nicol. Con él, “se va toda una época y un gran humanista. Un pensador y un gran profesor que educó a generaciones enteras".
Tomado de: [2]

Frase célebre

“Ser marxista hoy significa no sólo poner en juego la inteligencia para fundamentar la necesidad y posibilidad de esa alternativa (al capitalismo), sino también tensar la voluntad para responder al imperativo político-moral de contribuir a realizarla.”

Referencia

  1. La Ventana
  2. Ibíd.

Fuentes

  • Adolfo Sánchez Vázquez. Disponible en : laventana
  • Adolfo Sánchez Vázquez: ”Por qué ser marxista hoy”. Discurso pronunciado al recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de La Habana.