Saltar a: navegación, buscar

Araña reclusa parda

Araña reclusa parda
Información sobre la plantilla
Brown-recluse-spider 200x200.jpg.png
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Arthropoda
Clase:Arachnida
Orden:Araneae
Familia:Sicariidae
Hábitat:Ubicaciones secas, oscuras y tibias.

Araña reclusa parda. Cuyo nombre científico en (Loxosceles reclusa), cuenta con uno de los venenos más peligrosos para el ser humano del reino de los arácnidos, solamente superado por la mítica viuda negra.

Características

Araña reclusa parda
  • El tamaño de esta araña, no supera los dos centímetros, es de color marrón, cuenta con tres díadas de ojos, una central más grande, y dos díadas laterales más pequeñas que hacen que disponga de una visión de 300 grados, diremos que a lo largo de su tórax dispone de una serie de marcas, que le hace asemejarse a un violín, por ello también se la ha bautizado como (Araña violín).
  • Los especímenes adultos varían en color, de amarillo opaco a pardo rojizo o café oscuro. Las arañas más jóvenes son de un color más claro que las adultas. El abdomen de la araña reclusa parda no tiene líneas ni manchas. La araña Loxosceles reclusa tiene seis ojos dispuestos en dos hileras.
  • El rasgo más característico de esta araña, de color café claro o café-amarillento, es la presencia de una marca de violín oscura sobre el dorso. El cuello de la marca de violín está dirigido hacia el abdomen. Por esta marca, la araña reclusa parda es comúnmente referida como “la araña violinista”. Las características fundamentales de la reclusa es el acuerdo de sus seis ojos en tres pares.
  • Esta araña prefiere áreas oscuras y cubiertas, como debajo de las terrazas y en las pilas de madera.
  • Es una de las especies de arañas más fáciles de identificar debido a la presencia de una marca en forma de violín sobre su dorso. El cuello del violín está dirigido hacia el abdomen redondo de esta araña.
  • La extensión de las patas de una araña reclusa parda es aproximadamente del tamaño de una moneda de 25 centavos. Aunque los machos son más pequeños que las hembras, tienen patas proporcionalmente más largas. En su estado inmaduro, la araña reclusa parda se asemeja a las adultas, a pesar de su tamaño pequeño y su color más claro.
  • Las arañas reclusas pardas son de color habano claro o café oscuro. Su abdomen es de color uniforme y parece aterciopelado, como resultado de un sinnúmero de pelo fino. Este pelo también cubre sus patas largas y delgadas de color café, pero no está presente a lo largo de su columna vertebral.

Regiones geográficas

Actualmente, la loxosceles reclusa, o araña reclusa parda, puede ser encontrada en regiones que van desde Wisconsin a Texas y desde las Carolina a Colorado. Aunque esta araña es nativa de la región central-norte y sur de los Estados Unidos, los estados más afectados incluyen a Missouri, Kentucky, Illinois, Kansas, Oklahoma, Tennessee, Texas, Louisiana, Mississippi, Georgia y Alabama.

En razón a su inclinación a ocultarse en ropa de cama apilada o en prendas de ropa, la comunidad médica teme que los turistas contribuyan a propagar la población de la araña reclusa más allá de su área geográfica nativa. De hecho, alguna gente fuera de su región geográfica nativa ha reportado mordeduras de reclusas pardas, pero la mayoría de ellas han sido identificadas como mordeduras de otras arañas que comparten características similares a la reclusa parda.

Sin importar el tipo, las víctimas de mordeduras de arañas deben buscar atención médica inmediata o tan pronto aparezcan los síntomas. Si es posible, los especímenes ofensores deben ser llevados al doctor para una correcta identificación.

Hábitat

Las arañas reclusas pardas son solitarias y sigilosas, lo cual hace difícil localizar sus nidos. Casi cualquier área oscura y tranquila puede servir como refugio para estas arañas. En la naturaleza, las reclusas pardas pueden ser encontradas debajo de piedras y troncos.

Sin embargo, los seres humanos que han alterado su medio ambiente, le han proveído mejores condiciones a las arañas reclusas pardas que su hábitat natural. Esta especie de araña puede vivir dentro de cajas, prendas de ropa, zapatos, muebles, ropa de cama, llantas de caucho y, en general, en ubicaciones secas, oscuras y tibias.

Las áreas de almacenaje, como sótanos y bodegas, son regularmente hábitats preferidos. Debido a su prolífica reproducción, usualmente se encuentra más de una araña en el mismo lugar.

Endémicas

Estas arañas son endémicas de la región sureña y central-norte de los Estados Unidos. Así, la mordedura de esta araña, denunciada fuera de los estados de estas regiones, comúnmente corresponde a una especie diferente que muestra características físicas similares a la reclusa parda.

Ciclo de vida

Los huevos principalmente ocurre desde mayo hasta julio. Las hembras establece unos 50 huevos que están recubiertas en un off-white silken saco que es de aproximadamente 2/3 pulgadas de diámetro. Cada hembra puede producir varios sacos de huevos durante un período de varios meses.

Spiderlings surgen de la masa de huevos en aproximadamente un mes más o menos. Su desarrollo es lento y está influenciado por las condiciones climáticas y la disponibilidad de alimentos. Tiene un promedio de un año para llegar al adulto etapa desde el momento de huevo depósito. Adulto reclusa parda arañas suelen vivir de uno a dos años. Pueden sobrevivir largos períodos de tiempo (alrededor de 6 meses) sin alimentos ni agua.

La araña reclusa parda gira un suelto, irregular de red muy pegajoso, off-blanco a grisáceo hebras. Esta red sirve como la araña diurna, retiro, y a menudo está construido en un rincón sin molestias. Esta araña deambula por la noche en busca de insectos presa.

Las heridas en la piel

Las heridas necróticas son a menudo mal diagnosticadas y consideradas como el resultado de la mordedura de una araña reclusa parda.

La irritación de la piel puede ser causada por una variedad de condiciones médicas, tales como ántrax cutáneo, la enfermedad de Lyme – bacteria que se alimenta de la piel-, infecciones causadas por estafilococos y cáncer.

Las picaduras de insectos u otros artrópodos como las hormigas, abejas, escorpiones y avispas, también pueden producir heridas en la piel. Diagnósticos equivocados de irritaciones en la piel pueden conducir a una demora en el tratamiento apropiado y pueden causar daños graves a los pacientes afectados.

Sus peligros

Es conocida por ser la araña más venenosa de los Estados Unidos. Aunque la mordedura de una reclusa parda puede ser en extremo peligrosa y resultar en la muerte, en algunos casos su mordedura no requiere atención médica.

La severidad de la reacción de una persona a la mordedura de una reclusa parda depende de la cantidad de veneno inyectado y la sensibilidad del individuo en cuestión. Algunas víctimas no resultan afectadas por la mordedura de esta araña y sanan rápidamente, sin que quede cicatriz, mientras que otras pueden experimentar inmediatamente efectos severos.

La mordedura no es usualmente dolorosa y puede pasar inadvertida por varias horas, hasta que los síntomas aparecen. Casos típicos de mordeduras de esta araña resultan en daños a los tejidos suaves y en enfermedades. En casos más severos, el veneno inyectado mata las células de los tejidos del sitio mordido, causando necrosis en la piel. Cerca del sitio mordido aparecen ampollas blancas, con anillos rojizos e inflamación.

Estas pueden reventarse y causar heridas de gangrena. Las lesiones varían de tamaño, pudiendo ser como el de una moneda o como el de una mano extendida, e injertos de piel pueden resultar necesarios. Un intenso dolor puede también radicarse allí, acompañado de rasquiña, fiebre, escalofríos, desazón, náuseas, vómitos y conmoción.

La araña reclusa parda puede ser mortal para los seres humanos si reciben suficiente veneno. Los niños, los jóvenes, los ancianos y quienes tienen un sistema inmunológico comprometido, son los más vulnerables. Buscar atención médica al primer signo de los síntomas de la mordedura de la araña reclusa parda es necesario.

Telaraña

Telaraña

La mayoría de las arañas construyen telarañas en forma espiral, como ruedas simétrica. Sin embargo, la telaraña de la araña reclusa parda es irregular y entramada.

Como otras arañas, la araña reclusa parda construye su telaraña de seda a base de proteínas, con estructuras tubulares conocidas como hileras. Los hilos de la telaraña de la reclusa parda son de color blancuzco.

Las telarañas de la araña reclusa parda no son utilizadas para atrapar presas dado que esta araña caza su comida; ellas son usadas como hábitat de la araña misma.

El resultado de este diferente propósito es que las telarañas de las reclusas pardas son más débiles que las telarañas de otras especies de arañas.

De otra parte, mientras que otras arañas tejen telarañas en lugares estratégicos con el propósito de capturar presas, las reclusas pardas tejen sus telarañas en sitios no perturbados. Estas telarañas comúnmente son encontradas en áreas secas y oscuras como áticos, sótanos, bodegas, closet, espacios estrechos y conductos.

La araña reclusa parda es también conocida por tejer sus telarañas en cajas para sitos de almacenaje, zapatos, prendas de ropa, linos, papel, llantas y debajo de los muebles poco usados. Afuera pueden ser encontradas debajo de rocas, troncos y madera, así como en establos, cobertizos de almacenaje y garajes.

Mordedura

La araña reclusa parda muerde cuando es molestada o amenazada. Esto puede ocurrir cuando una persona, desprevenidamente, altera el hábitat de esta araña. Como la reclusa parda puede construir su telaraña en cajas y debajo de muebles viejos, perturbar tales áreas puede resultar en una mordedura.

Las reacciones a la mordedura de la araña reclusa parda difieren dependiendo de la intensidad y la duración de la mordida. Las reacciones varían en una gama que abarca desde una irritación menor hasta la muerte. Las mordeduras comúnmente resultan en heridas grandes, abiertas y de difícil curación.

Aunque su mordida es también dolorosa, a menudo pasa inadvertidas hasta que un efecto secundario aparece. Entre dos y ocho horas después de una mordedura de la araña reclusa parda, el área de la herida empieza a inflamarse y se acompaña de un dolor intenso.

La mordedura puede causar efectos sistemáticos como náuseas, dolor en las articulaciones, calambres abdominales y fiebre. Necrosis y daños severos en los tejidos son comúnmente experimentados y las heridas pueden ser en extremo grandes. En casos severos, los músculos debajo de la piel pueden quedar expuestos.

A pesar de ser peligrosa, la mordedura de la araña reclusa parda es raramente fatal. Las muertes causadas por esta araña ocurren en su mayoría en niños, ancianos e individuos con un sistema inmunológico comprometido. De cualquier modo, se debe tener mucha precaución al aproximarse a arañas reclusas pardas.

Síntomas

Cuando la araña pica a una persona, puede sentir un escozor fuerte o no sentir nada en absoluto. El dolor generalmente se presenta en las primeras horas después de recibida la picadura y se puede tornar intenso.

En tal caso, aparecen heridas abiertas dolorosas que no se curan con rapidez.Estas heridas son de color morado y negro. Si no se trata la necrosis o heridas ulceradas, sus efectos pueden extenderse a tejidos superficiales y tejidos más profundos. Una cicatriz profunda puede ser el resultado de la mordedura de esta araña e injertos de piel son a veces utilizados como tratamiento cosmético para la cicatriz.

Si cualquiera de estos síntomas aparece, un tratamiento médico debe ser buscado inmediatamente. Aunque un buen número de otras condiciones medicas y picaduras de insectos pueden causar efectos secundarios similares, a menudo heridas tales como la originada por la mordedura de la araña reclusa parda son mal diagnosticadas. Por ello, es necesario tratar estos síntomas de una manera prudente.

Los síntomas pueden abarcar

  • Escalofríos
  • Picazón
  • Sensación general de malestar o incomodidad
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Ampolla o coloración de rojiza a púrpura en la piel del área alrededor de la picadura
  • Sudoración
  • Formación de una úlcera en el área de la picadura

En casos raros

  • Coma
  • Sangre en la orina
  • Ictericia
  • Insuficiencia renal
  • Convulsiones

Tratamiento para la mordedura

En casa, la aplicación de hielo es el mejor tratamiento contra la mordedura de la araña reclusa parda, ya que tiene la propiedad de disminuir el dolor y la inflamación. Por el contrario, el calor acelera la destrucción de los tejidos.

Inmediatamente después de una mordida, el área afectada debe ser lavada con mucho cuidado, con agua fría y un jabón neutro. El mejor tratamiento farmacéutico en la casa incluye el ibuprofeno, el naproxeno y otros supresores del dolor. Cremas con esteroides de cualquier tipo no deben ser aplicadas en el área de la mordedura.

Las víctimas no deben elevar el área afectada al nivel del corazón. Es prudente evitar actividades vigorosas dado que ellas pueden expandir el veneno de la araña a través de la piel. Tampoco es prudente tratar de extraer el veneno de la araña.

Si sospecha que fue mordido/a por una araña reclusa parda, busque atentación médica inmediata. Antes de seguir un tratamiento contra la mordedura de la araña reclusa parda, los doctores realizarán un examen detallado de la herida para llegar a un diagnóstico exacto.

Además de las pruebas médicas, los médicos también evaluarán si es probable que, con base en la región geográfica, la mordedura tuviera origen en otra especie de araña y no en la araña reclusa parda. Si eso fuera correcto, sería muy aconsejable llevar al especialista la araña que ha mordido a la víctima. Hasta el momento, ninguna prueba puede verificar la mordedura de una araña reclusa parda.

Después de que la herida ha sido diagnosticada como una mordedura, el mejor tratamiento con receta incluye la vacuna contra el tétanos, medicamentos contra el dolor, antibióticos y antihistamínicos. Durante las primeras 96 horas de la mordedura, los doctores también chequean los tejidos muertos o necróticos.

Efectos tóxicos sobre las células rojas

El veneno que emite la araña reclusa parda contiene una colección de enzimas complejas. Compuesto primariamente por proteínas, el veneno de esta araña es antigénico y tiene propiedades destructivas locales.

Otros subcomponentes, como las esterasas, las proteasas y las hialuronidasas, han sido aisladas del veneno de la araña reclusa a través de una variedad de técnicas de purificación.

De éstos, la esfingomielina-D (o esfingomielinasa), ha sido identificada como la sustancia primaria, con un efecto toxico sobre la células rojas. La esfingomielina-D es la causa directa de la hemólisis, fenómeno que daña y altera las membranas de las células rojas y conduce al derrame de proteínas de color rojo de la sangre, las cuales transportan el oxígeno, conocido como hemoglobina.

El resultado es la anemia. Después que los cilindros hemáticos se descartan, las proteínas son filtradas por los riñones y este hecho puede causar insuficiencia renal.

Provoca el aumento de la agregación plaquetaria y la inflamación del endotelio, tratando de combatir los daños causados por las células rojas; entre tanto, los glóbulos blancos son transportados a la zona de la lesión. Sin embargo, en lugar de coagular la sangre donde se necesita, los glóbulos blancos entran a los capilares, lo que resulta en necrosis.

Fuentes