Saltar a: navegación, buscar

Elfo nocturno (World of Warcraft)

(Redirigido desde «Elfo nocturno (WoW)»)
Alianza Elfos Nocturnos
Información sobre la plantilla
Raza de Warcraft y WoW
ArtNightElfHunter.jpg
Creador (es):Blizzard Entertainment
Primera aparición:Warcraft III
Características
Otros nombres:Hijos de las estrellas, Elfos de la Noche
Hábitat:Azeroth
Raza a la que pertenece:Elfos
Personajes clave:- Elune
- Sacerdotisa Tyrande Susurravientos
- Archidruida Malfurion Tempestira
- Archidruida Fandral Corzocelada
- Maiev Shadowsong
Capitales:Darnassus (también Nighthaven y Zin-Azshari)
Clases:- Druida Druida
- Cazador Cazador
- Sacerdote Sacerdote
- Pícaro Pícaro
- Guerrero Guerrero
- Caballero de la Muerte Caballero de la Muerte
- Mago Mago
- Cazador de demonios
- Warden
- Scout
- Ranger
- Beastmaster
- Archidruida
- Sentinel
Montura:Sable de la noche
Afiliación:- Alianza Alianza
- The Sentinels
- Las Vigilantes

Los Elfos nocturnos (lore o historia original y Warcraft III), Elfos de la noche (World of Warcraft) o Kaldorei ("Hijos de las Estrellas" en su lengua nativa, el darnassiano) son una raza ficticia de elfos presentada por vez primera en el videojuego Warcraft III de la compañía Blizzard Entertainment. Son la raza que usa más magia que los humanos, muertos vivientes y orcos. Están en eterna armonía con la naturaleza desde que salvaron al Árbol del Mundo que dotaba a todo el mundo con energías mágicas.

Tienen una historia larga y fascinante. Nativos del continente de Kalimdor, han sufrido un largo periodo de recogimiento y exclusión de la vida pública desde el final de la Tercera Guerra donde se convirtieron en miembros de la Alianza.


Preámbulo

Los kaldorei son una raza solitaria y mística nacida durante el despertar del mundo. Su herencia es muy antigua, formada de un pueblo muy autosuficiente y muy a menudo consciente de que muestran fuertes rachas de aislacionismo. Con el Pozo de la Eternidad ubicado en el centro de su civilización, los elfos de la noche fueron los primeros y los más grandes que utilizaron la magia, poniendo su arte al usarlo con un brillo e inspiración sin igual. Sin embargo, la arrogancia de la casta más alta, los altonatos, hicieron un uso cada vez más temerario de los poderes mágicos que les fueron otorgados, lo que finalmente permitió a la Legión Ardiente buscar primero su camino en Azeroth. Los altonatos cayeron bajo la esclavitud de Sargeras, y la confrontación apocalíptica entre el resto de los elfos de la noche y la invasión de la Legión que fue puesta en movimiento se la conoció como la Guerra de los Ancestros. El resultado cambió Azeroth para siempre, causando un cataclismo que destruyó las masas de tierra del mundo y dio lugar a la Vorágine.

Aunque los kaldorei poderosos demostraron ser capaces de poner una un freno decisivo al asalto de la Legión, tanto su civilización como el mundo mismo se hicieron añicos a causa de sus errores. Sin nada más que sus vidas, el dolor y la tristeza, los elfos de la noche se retiraron a sus bosques ancestrales de Vallefresno y aislaron su cultura del resto de Azeroth durante milenios, renunciaron a la magia y cada vez se fueron dedicando solamente al ciclo natural del mundo el que habían llevado prácticamente a la ruina. Desde entonces, las acciones de los kaldorei han girado en torno a una íntima conexión con las fuerzas naturales, las facultades anímicas y la adoración a su misteriosa diosa de la luna, Elune. Los elfos de la noche actualmente son a la vez altamente espirituales y pragmáticos, una paradoja a menudo sofisticada, y son poseídos por un profundo deseo de buscar consuelo.

Prácticamente todos los kaldorei restantes consideran su deber sagrado mantener la seguridad y el equilibrio del mundo natural. Los elfos de la noche son honorables con un fallo, estrictos pero justos y a veces compasivos con los humanos. Sin embargo, tienden a ser despectivos y desconfiados con las razas más jóvenes que se encuentran ahora en el mundo, y que consideran que están viviendo en la ignorancia obstinada, o que con su corta vida nunca podrán alcanzar alguna vez la responsabilidad y la sabiduría que los kaldorei han ganado a través de su cargado pasado.

Historia

Al principio del mundo, ahora conocido como Azeroth, los titanes como crearon un pozo mágico - conocido como el Pozo de la Eternidad por los kaldorei o elfos de la noche. Con el tiempo se convirtió en la fuente de su poder, de su sabiduría y de su inmortalidad. Esta inmensa fuente de energía mística brillaba como un faro en todo el Vacío Abisal, con el tiempo reclamó la atención de Sargeras, el titán oscuro, Destructor de Mundos, y trató de reclamar el poder como suyo.

Guerra de los Ancestros

Así pues comenzó la corrupción de los elfos. Haciéndose pasar por un dios venerado, Sargeras logró ponerse en contacto con el más poderoso de todos los elfos, Azshara. Sargeras convenció a Azshara, y a su ayudante más leal, el Señor Consejero Xavius, para abrir una puerta de entrada a Azeroth para que este poderoso "dios" pudiese venir y bendecir a toda su raza (al igual que la erradicación de todas las razas consideradas "indignas"). En su insolencia, los nacidos de la nobleza, los altonatos, trataron de usar y controlar esta fuente de poder inimaginable e indescriptible con el mal, y por su orgullo, fueron consumidos por la magia que tan ansiosamente deseaban ejercer.

A medida que el portal en el mundo de los mortales se hacía más grande, Sargeras fue enviando cada vez más "emisarios" para ayudar con el portal y llevar la palabra de su dios del más allá. Estos demonios eran miembros del ejército inmortal de Sargeras, conocida como la Legión Ardiente, y habían puesto en llamas incontables mundos a través del vacío. En el portal empezó a crecer cerca de su completamiento para permitir la entrada del titán oscuro a Azeroth, un pequeño grupo de kaldorei, dirigido por Malfurion, el primer druida, se dieron cuenta de la amenaza que representaba este mal sin nombre y, ahora, la loca Azshara para todo su mundo. Al darse cuenta de que su victoria inminente podría verse amenazada por estos pocos elfos, Sargeras ordenó a su Legión declarar la guerra a Azeroth y destruir a los indignos, que incluía la totalidad de los kaldorei.

Cuando la guerra asoló el mundo joven, muchos protectores de varios lugares del mundo surgieron para ayudar al joven Malfurion a cerrar el portal con el Vacío Abisal y la malevolencia que estaba ahora a punto de destruirlos. El semidiós Cenarius, los ancestros, y los poderosos vuelos chocaban de frente con la avance de la legión. Después de haber aprendido mucho sobre el poder y la belleza de la naturaleza de su shan’do, Cenarius, Malfurion fue capaz de romper el hechizo del portal y dejar fuera al invencible Sargeras.

El Cataclismo

Con tanto poder en el flujo, el Pozo de la Eternidad implosionó en un cataclismo mágico. Muchos kaldorei fueron arrastrados hasta el fondo del mar, sólo para ser retorcidos y transformados en serpientes marinas, ahora conocidas como los viles naga. La catástrofe rompió el continente en tres zonas, y dejó una tormenta permanente conocida como la Vorágine donde una vez estuvo el pozo. Con la mayoría de los altonatos muertos, los kaldorei se apartaron de su legado arcano y comenzó una nueva cultura centrada en sintonía con la naturaleza y su entorno.

Los altonatos sobrevivientes trataron de asimilarse a la nueva sociedad druídica, pero con el tiempo no podían ignorar la ardiente adicción a la magia que toda su raza padecía. Los altonatos (ahora llamados elfos nobles), dirigidos por Dath'Remar, dejaron Kalimdor, y navegaron por el mar hacia el nuevo continente. Aquí, establecieron la nación de Quel’Thalas. Los elfos de la noche, llamados así ahora, se instalaron en su nueva cultura, viviendo tan de cerca a la tierra y a sus habitantes como les sea posible. Con el tiempo, se les concedió la oportunidad de ser inmortales cuando el Árbol del Mundo, Nordrassil, se plantó en el Monte Hyjal con las esencias restantes del Pozo de la Eternidad. Una vez establecido un futuro para su pueblo, los druidas durmieron en comunión con el dragón Aspecto, Ysera en el Sueño Esmeralda. Los druidas estaban unidos al Sueño a través de Nordrassil y durmieron durante siglos a la vez, sólo podrían ser despertados durante los tiempos de gran necesidad. Durante incontables siglos, en los que su civilización floreció, fueron olvidados.

Redescubrimiento y la Tercera Guerra

La Tercera Guerra llevó al redescubrimiento del continente de Kalimdor y de la raza de los elfos de la noche. Los orcos, recién huido de Azeroth y buscando recursos para sus ejércitos, comenzaron un a talar los bosques, la cual a los elfos de la noche les pareció un gran delito. Esto llevó a muchas escaramuzas entre el clan Grito de Guerra de los orcos y las fuerzas de los Centinelas de las elfos de la noche. Finalmente, los orcos y los elfos de la noche suspendieron su enemistad y ayudaron a los humanos y los enanos de la Alianza, en su lucha contra las fuerzas demoníacas de Archimonde, un teniente colosal de la Legión Ardiente.

Actualidad

Los elfos de la noche ahora están tratando de reconstruir lo que se perdió después de la batalla con Archimonde en el Monte Hyjal. Al destruir Nordrassil para impedir el regreso de la Legión Ardiente, los elfos de la noche hicieron un último sacrificio: el de su inmortalidad. Han fundado la ciudad de Darnassus en el nuevo Árbol del Mundo de Teldrassil, el cúal no estaba bencecido por sus ancestros, y están tratando de recuperar a los habitantes del bosque de la propagación de la locura que causó la corrupción demoníaca de la Tercera Guerra. En ausencia de Malfurion, los elfos de la noche son guiados por Tyrande Susurravientos y por el archidruida Fandral Corzocelada. A pesar de que son conscientes de que hay aliados fuera de los límites de su bosques, no hay que andar a la ligera en sus tierras. Después de todos los sacrificios que han sufrido para mantener su tierras libres de destrucción o de esclavitud, los elfos de la noche no les gustan los extraños. Muchos han encontrado flechas en su pecho antes incluso de que supieran el peligro que acechaba sobre ellos. Aún no se sabe cuando los elfos de la noche se unieron a la Alianza, pero puede ser que sólo mantuviesen la Alianza hecha en la Tercera Guerra.

Cataclysm

World of Warcraft: Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

En World of Warcraft: Cataclysm los elfos de la noche son capaces de convertirse en magos usando la magia arcana. Después del Cataclismo, la sociedad de los elfos de la noche prohibió la magia arcana, bajo pena de muerte. Sin embargo, recientemente un agente de los altonato ha solicitado una audiencia con Tyrande Susurravientos, ofreciendo poner de lado sus diferencias y combinar sus recursos y habilidades para prepararse para los futuros retos futuros. Esto sugiere que los personajes elfo de la noche podrían ser altonatos en lugar de las variantes de jugadores "tradicionales" que han estado jugando hasta ahora.

Cultura

Fe

El culto a Elune

La religión de los Elfos Nocturnos es una de las más elaboradas de todas la razas existentes en el planeta Azeroth. A pesar de ser una raza muy antigua, su fe y creencias han permanecido casi inalteradas desde tiempos inmemoriales. La fe de los Elfos Nocturnos se asienta principalmente en la creencia en la diosa Elune, entidad cósmica que claramente ha sido identificada como la única deidad inmortal en el mundo de Azeroth. Los elfos nocturnos identifican a Elune con la Dama Blanca, la mayor de las dos Lunas de Azeroth. El origen del mito, evidentemente, tiene que ver con las costumbres nocturnas que caracterizan a la raza desde sus inicios arcaicos.

La aparición de Elune como deidad para los Kaldorei data de hace aproximadamente 14 mil años. Su culto se extendió por todo el imperio Kaldorei en su formación temprana, y su principal templo se encontraba en Zin-Azshari, hasta que sus devotas, las Hermanas de Elune, movieron el culto a la gran ciudad de Suramar. Luego de la caída de Suramar, la fe en Elune fue el último refugio de miles de damnificados por la Guerra de los Ancestros. Su culto y fe se ha mantenido inalterado a través de los milenios. Actualmente, el nuevo Templo de la Luna se haya en Darnassus, la nueva capital de los Kaldorei.

La religión de los elfos nocturnos no es esencialmente monoteísta, pues en muchas ocasiones, los elfos nocturnos se refieren a otros dioses (no semidioses) ayudando a Elune a forjar el mundo. Se sobreentiende, entonces, que los elfos reconocen la existencia de una multiplicidad de dioses, de la cual Elune es la más importante por ser ella su creadora directa.

Altas Sacerdotisas de Elune

Las Sacerdotisas de Elune, osadas líderes del ejército de Centinelas, son el epítome del poder y la gracia de su ancestral diosa de la Luna, Elune. Las Sacerdotisas, equipadas con plateadas y brillantes armaduras, montan sus temibles tigres Frostsaber de Winterspring en batalla. Las Sacerdotisas son responsables tanto de salvaguardar las tierras de los elfos nocturnos como guiar espiritualmente a sus congéneres en la ancestral batalla contra la maldad.

Los Ancestros

Otra de las bases de la religión de los Kaldorei es la veneración a los Ancestros. Los Ancestros no son considerados dioses, sino semidioses, y el poder y culto hacia cada uno es distinto. Los Ancestros no son objeto de adoración, sino de veneración pues son considerados amigos y aliados de los elfos nocturnos, pero no llegan al sitial que ocupa Elune como centro de sus vidas.

A grandes rasgos, los elfos nocturnos creen que todas las razas, pensantes y no pensantes, de Azeroth, tienen un Ancestro primigenio. Así, surgen poderosos Ancestros Mayores como Malorne (El Gran Ciervo Blanco), o Agamaggan (El Jabalí Espinado). Estos Ancestros son en realidad seres míticos y muy antiguos, cuyos espíritus han decidido tomar la forma de las criaturas a las que protegen y aman. Es así también como los mismos espíritus de los Kaldorei pueden, eventualmente, convertirse en Ancestros. Los Kaldorei creen que sus Ancestros son espíritus que rondan los bosques y los protegen, y que eventualmente, estos espíritus, pueden decidir tomar la forma de otros seres, similares a árboles, que también se conocen como Ancestros. Dependiendo de lo que hayan sido en vida, así será también la especificación del Ancestro. Por ejemplo, un elfo que haya sido un gran erudito en vida, puede tomar la forma de un Ancestro del Conocimiento, mientras que un gran guerrero puede ser un Ancestro de la Guerra o un Ancestro Protector.

Cenarius, Señor de Bosque y dios patrón de todos los druidas.
De todos los Ancestros, el más respetado y venerado es Cenarius, maestro de todos los druidas, hijo de Elune y de Malorne.

Los Semidioses

Idiomas

Los elfos de la noche hablan principalmente el darnassiano y el común. Los elfos de la noche una vez que trabajaron con los orcos poner fin a la Legión Ardiente, y ahora retienen los conocimientos de la lengua de la raza por razones tácticas.

Nombres

Los nombres de los elfos nocturnos siempre tienen un significado especial. El primer nombre deriva de una palabra élfica más el nombre de un héroe famoso con el cual se tenga una totémica o ancestral conexión. Los apellidos son indicativos de la línea familiar y a menudo su origen data de milenios atrás.

  • Nombres masculinos: Ilthilior, Mellitharn, Khardona, Andissiel, Mardant, Tanavar, terk, serk, esder.
  • Nombres femeninos: Keina, Deliantha, Meridia, Freja, Alannaria, Nevarial, Sira.
  • Nombres familiares: Moonblade, Glaivestorm, Proudstrider, Oakwalker, Nightwing, Staghorn, Shadowsong, Stormrage, junglesoul.

Tipo de Gobierno

Los Elfos Nocturnos se hayan regidos por tres entidades con igualdad de poderes:

  1. - Las Hermanas de Elune (sacerdotisas).
  2. - El Círculo de Cenarius (druidas).
  3. - Las Centinelas (guerreras, arqueras y cazadoras).
Tyrande Susurravientos, junto a los Gemelos Mafurion e Illidan Tempestira.

Tyrande Susurravientos, sin embargo, es reconocida como la cabeza visible y máxima autoridad entre los Elfos Nocturnos, por su condición de Alta Sacerdotisa de Elune. Actualmente, hay una evidente y abierta lucha de poder entre Tyrande y Fandral Corzocelada, debida, en parte, al difícil carácter del Archidruida y a su tendencia a tomar decisiones unilaterales, con constantes cuestionamientos a las acciones de la Sacerdotisa.

El Arte de la Guerra: El Poder de las Centinelas

Piedra, fauna, raíces, flora y todas las fuerzas de la naturaleza son las armas de los elfos nocturnos. Los druidas han aprendido el arte de transformarse en animales, detener a sus enemigos usando raícer o volver su piel tan dura como la piedra.

Los guerreros, no obstante, no deben tomarse a la ligera. En una sociedad fuertemente matriarcal, El Ejército de Centinelas es una de las fuerzas más formidables del planeta. Adiestradas por diez mil años de soledad y paciente espera, las Centinelas son una clase de guerreras de élite que incluye entre sus filas arqueras, cazadoras, guerreras y sacerdotisas consagradas a Elune. Los elfos nocturnos están considerados entre los adversarios más fieros del mundo, al combinar su destreza innata del uso del arco, la magia druídica y la habilidad para fundirse con las sombras durante la noche. En lugar de espadas, prefieren usar sus poderosas warglaives (espadas giratorias de tres puntas), que manejan con gran eficiencia y las vuelve letales. Montadas en sus nightsabers, hipogrifos y apoyadas por sus aliados los Hijos de Cenarius y las poderosas quimeras y gigantes de la montaña, las Centinelas forman uno de los ejércitos más versátiles y temibles del mundo de Azeroth.


Tecnología

Los elfos de la noche se basan en la magia y en los beneficios del mundo natural que les rodea para mantener su sociedad. Su magia es druídica en la naturaleza y los flujos son directamente desde el mundo natural. Utilizan esta magia y su afinidad por la naturaleza para dar forma a los árboles y a las piedras y hacerse amigos de los animales de su alrededor. Usan estas habilidades en lugar de la ingeniería, la energía de vapor o de orfebrería para sobrevivir.

Mientras que cultivan una sociedad relativamente baja en tecnología, en comparación con las de los enanos o gnomos, parecen haber sido capaces de crear algunas armas mecánicas relativamente simples, tales como el gran lanzagujas, un arma mecánica de asedio, que se desarrollaron en su período de aislamiento. Aunque los elfos de la noche, obviamente, tienen habilidades metalúrgicas (el lanzagujas mencionado no se forja), no parece haber forjas presentes en Darnassus o en Teldrassil.

Como la ciudad de Darnassus ejemplifica, los elfos de la noche son expertos en la construcción y en piedra artesanales. Estas habilidades probablemente datan de antes de la Guerra de los Ancestros, cuando los kaldorei eran más "tradicionales" en términos de tecnología. Cabe señalar que su estilo de vida no es "anti-tecnología", sino uno donde la tecnología no es la meta.

Aunque lejos de los brindis por los que los enanos son conocidos, los elfos de la noche están familiarizados con el alcohol. Incluso en los tiempos antiguos, los kaldorei han hecho vino darnassiano, destilado a partir de jengibre, mezclado y/o almacenado en ánforas.

El arte de la guerra

Los druidas son capaces de transformarse en formas de animales, atrapar a sus enemigos con las raíces o endurecer su piel como la corteza de los árboles.

Sus guerreros tampoco deben tomarse a la ligera. Los elfos de la noche se encuentran entre los adversarios más letales que te puedes encontrar en cualquier lugar, debido a una combinación de su habilidad para dominar un arco, su agilidad impresionante, y su capacidad de desvanecerse en las sombras de la noche. Pocos usan armas comunes, tales como espadas, la mayoría prefiere las espadas de triple hoja, ya que se han acostumbrado a ellas. Panteras de guerras, hipogrifos, e incluso poderosas quimeras y gigantes de montaña ayudan a los elfos de la noche en la batalla.

Durante diez mil años, las guerras de los elfos de la noche y su "política exterior" se han basado exclusivamente en la seguridad de los Bosques de Vallefresno y del Monte Hyjal de incursiones de fuera. Las Centinelas, ocultas de forma segura entre los frondosos árboles de Vallefresno, aíslan de forma efectiva la región de las interferencias no deseadas. El método de las Centinelas se ha realizado correctamente hasta la invasión de la Legión, refrendada por la Plaga, momento en el cual los elfos de la noche se vieron obligados a despertar a los druidas y aceptar la ayuda de la Alianza y de la Horda.

La sociedad elfos de la noche ha cambiado desde la batalla del Monte Hyjal, y las Centinelas ahora funcionan de una manera totalmente diferente. A medida que la amenaza de la Legión Ardiente baja, al menos por ahora, los elfos de la noche ya no se consideran en un estado de guerra. Sin embargo, muchas centinelas y druidas han empezado a cazar y matar a orcos Grito de Guerra, como resultado de sus operaciones en Vallefresno, y la muerte de Cenarius.

Elfos Nocturnos Importantes

Apariencia física

Los elfos de la noche son imponentes en cuanto a la estatura, los hombres tienen un promedio de 2 metros de altura. Los hombres kaldorei son muy musculosos, con pecho y hombros amplios, indicativos de la fuerza que se encuentra tanto en sus mentes como en sus cuerpos. Las mujeres son ágiles y con curvas, pero también musculosas y fuertes. Las cejas prominentes de la raza y las largas y puntiagudas orejas son aspectos naturales que implican una gracia salvaje. Los tonos de piel van desde el blanco pálido al azul o incluso al rojizo y sus colores de pelo varían entre un blanco brillante a un verde frondoso o a un negro lustroso.

Los elfos de la noche tienen la piel de colores sutiles de púrpura que van de oscuro a claro, llega hasta casi el azul hasta el rosa brillante. Sus tonos de pelo son el azul, el violeta, el verde oscuro el blanco o el negro (aunque el negro no es una opción para los jugadores, aunque hay numerosas imágenes de los elfos de la noche). Los ojos de las elfas de la noche son azules mientras que los de los elfos de la noche tienen un resplandor de color ámbar. En su mayor parte, están adecuados para combatir rápidamente y mortalmente.

En la recogida de madera de Vallefresno por los esfuerzos bélicos de Thrall, Grom Grito Infernal, ignorando la identidad de los elfos de la noche, comentó que se eran "como los elfos, pero demasiado altos, y mucho más salvajes".

Los elfos de la noche son muy altos, oscilan entre 1'98 a 2'29 m, con hombros anchos y un torso musculoso ágil mientras que las elfas de la noche son mucho más delgadas. Ellos suelen ser de cintura delgada pero firme, musculosos (incluyendo sus brazos largos) y manos grandes. Ellas son muy diferentes, miden entre 1'88 a 2'18 m. De acuerdo con el manual del juego WoW, son delgada y atlética. A diferencia de la mayoría de los elfos, los elfos de la noche a menudo llevan barba espesa y cejas pobladas.

Ojos de color ámbar

Entre los elfos de la noche, los ojos de color ámbar, a diferencia de los tradicionales plateados, son un signo del potencial inherente de los druidas y/o un elfo de la noche destinado a la grandeza. Entre las clases - los obsesionados elfos de la noche que vivieron antes de la Guerra de los Ancestros, los ojos de color ámbar eran raros, y por lo tanto se consideraban como un signo de grandeza subyacente. La reina Azshara e Illidan Tempestira, hechiceros muy poderoso, tenían los ojos color ámbar. Los elfos de la noche se han convertido en mucho más igualitarios desde el final de la guerra, abandonando su obsesión con las líneas de sangre, y por lo tanto, los ojos de color ámbar son ahora mucho más comunes. Además, se ha extendido la sociedad de druidas de elfos de la noche, y muchos desarrollan los ojos de color ámbar después de nacer si practican el arte.

Aunque los ojos de color ámbar son una señal de que el individuo tiene una habilidad natural para la magia druídica, no quiere decir que todos los elfos de la noche tengan que serlo, y viceversa. El mismísimo Malfurion nació con los ojos plateados, y sólo sus ojos de color ámbar se desarrollaron después de estudiar magia druídica. Su propio hermano, aunque nació con ojos de color ámbar, carecía de la paciencia para tener éxito en ese arte.

En el juego, todos los elfos de la noche tienen los ojos dorados, mientras que todas las elfas de la noche los tienen plateados. Esto es puramente gráfico y no tiene ningún efecto sobre las opciones de juego o de clase.

Tatuajes faciales

Las marcas simétricas usadas por muchas elfas de la noche tienen un significado. El arte del tatuaje "marca un rito de iniciación". Todavía no está claro cuál es el rito de iniciación, o si el acto de tatuaje es en sí el rito

Relaciones diplomáticas

Blasón de la Alianza, facción política a la cual pertenecen los elfos nocturnos.
Los elfos de la noche son miembros de la Alianza, pero no son los miembros de mayor confianza o mejor consideradas de este grupo de razas. Aunque honorables y justos, la desconfianza natural de los elfos de la noche ha manchado sus relaciones un poco. Los tradicionalistas y supremacistas dentro de la sociedad de los elfos de la noche, como el archiduida Fandral Corzocelada, han demostrado una gran desconfianza en lo que consideran "razas inferiores". Combinado con su apariencia mística y naturaleza misteriosa, a veces al relacionarse con las otras razas se sienten un poco incómodos. Hay una buena dosis de aislamiento en los kaldorei, porque no se sienten cómodos abandonando la niebla verde de Teldrassil. Sin embargo, los líderes de los elfos de la noche ven de sabios aliarse con las razas más jóvenes. Las razas más jóvenes tienen potencial, y por eso los elfos de la noche se ven como observadores, a la espera de intervenir para corregir cualquier error peligroso. Además, las otras razas poseen una habilidad que los elfos de la noche se han estado perdiendo desde hace algún tiempo: la emoción. Los lugares de aventura y exóticos tienen ahora un llamamiento a los principales elfos de la noche. Pocos kaldorei se han atrevido a salir del bosque en busca de fortunas e intrigar en tierras lejanas. Su odio hacia los orcos también ha impulsado su participación en la Alianza. Después de la muerte de Cenarius durante la Tercera Guerra, muchas centinelas, druidas y guerreros elfos de la noche comenzaron una gran caza de orcos como venganza por su asesinato.

Su tendencia política hacia el aislacionismo y la falta de participación íntima en la política de la Alianza indican que los lazos de los kaldorei con la Alianza no son significativos en general. La mayoría de las funciones que desempeñan en presencia de otros miembros de la Alianza se centran en torno a los elementos de protección y restauración. Por ejemplo, en las Tierras de la Peste la misión de los kaldorei es de limpiar y restaurar la vida en la tierra, mientras que las otras razas se centran principalmente en la erradicación de la amenaza de la Plaga. En Rasganorte, a los elfos de la noche se les puede ver plantando árboles por todo el recinto del Torneo Argenta. Sin embargo, la inhibición de la raza en general a que se impliquen en la política de la Alianza no siempre se aplica y hacen diversas excepciones a las normas. En el mismo recinto del Torneo Argenta, los campeones elfos de la noche están dispuestos y orgullosos de tener un adversario dispuesto a desafiarlos.

World of Warcraft: Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

En el momento del cataclismo, sin embargo, el aislamiento parece haber llegado poco a poco a su fin. Después de que el reino ermitaño de Gilneas volviera de nuevo al mundo exterior tras el re-surgimiento de Alamuerte, los Renegados empezaron a invadirlos en un intento de apoderarse de su territorio para una base naval de la Horda. Los elfos de la noche, al comprender los orígenes druídico de la maldición que afecta a los huargen de Gilneas, ayudaron a la nación sitiada.

Los centinelas elfos de la noche han unido sus fuerzas con los tauren Viento Libre en las Mil Agujas, con el fin de recuperar el Poblado Viento Libre de la tribu Tótem Siniestro. Las tropas de la Alianza de Theramore y de Ventormenta han venido a ayudar a los elfos de la noche en el centro de Kalimdor, con el fin de defenderse de las fuerzas de Garrosh.

Facciones y Aliados

Facciones: Aliados:

Véase también

Fuentes