Saltar a: navegación, buscar

Lotario I

Lotario I
Información sobre la plantilla
Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
LotariiiIII.jpg
Reinado 840 hasta su muerte
Coronación [817]
Otros títulos 820 Rey de Italia
Nacimiento 795
Fallecimiento 29 de septiembre de 855
Cónyuge/s Ermengarda de Tours
Descendencia Lotario II, Berta de Avenay, Rotilde y otra de nombre desconocido.
Padre Emperador Luis el Piadoso
Madre Emperatriz Ermengarda

Lotario I. Fue el primogénito del emperador de Occidente Luis el Piadoso y de la emperatriz Ermengarda, hija del conde Ingram y nieto de Carlomagno, perteneció a la Dinastía Carolingia, ejerciendo como Emperador desde el 840 hasta su muerte.

Síntesis biográfica

Lotario I nació en el año 795. Sucesor de Luis el Piadoso, heredó de él un territorio menguado y durante su gobierno el título imperial se devaluó y se fueron acentuando las peculiaridades de los futuros reinos de Francia y Alemania. Fue hermano de Pipino de Aquitania, Luis el Germánico, y Carlos el Calvo. Cuando Luis el Piadoso asumió el poder en el imperio, en 814, tras la muerte de Carlomagno, Lotario recibió el gobierno de Baviera, mientras que su hermano Pipino obtenía el de Aquitania, ambos territorios eran los que mayor independencia tenían con respecto al Imperio, por lo que Luis los separó como reinos, aunque con una dependencia directa del emperador. Dada la juventud e inexperiencia de Lotario, Luis encargó a oficiales reales que administrasen el reino en nombre de su hijo. Tres años después, tras el reparto del Imperio, Lotario compartió la dignidad con sus hermanos.

Matrimonio

Se matrimonió con Ermengarda de Tours 821 hija del conde Ingram, de su matrimonio nacieron tres hijos, entre los que fue dividido su reino tras su muerte: Luis II, el primogénito, obtuvo el título imperial y el reino de Italia; Lotario II los territorios entre Frisia y el Jura, que recibieron su nombre Lotaringia o Lorena; Carlos, el menor, heredó Provenza y Borgoña. Lotario y Ermengarda tuvieron además tres hijas: Berta de Avenay, Rotilde y otra de nombre desconocido, que casó con el conde de Maasgau.

Muerte

El emperador Lotario I fallece en la abadía de Prüm el 29 de septiembre de 855 y reparte la Lotaringia, dejando en evidencia que el arreglo de Verdún de 843 ha sido en realidad una grandísima estupidez. Fallece con cerca de 60 años.

Luchas por el poder

A la muerte de Luis el Piadoso junio de 840 Lotario regresó de Italia y trató de rentabilizar su posición de ventaja, anulando los acuerdos de 839. Inició maniobras para aislar a sus hermanos, amenazando a los fieles de éstos con la privación de sus honores si no rompían su juramento de fidelidad y se alió con Pipino II de Aquitania, cuyos derechos habían sido vulnerados en el reparto de 839.

Sus objetivos eran la revitalización de la dignidad imperial, postergada en Worms y el control de los territorios entre el Sena y el Rin, que constituían los principales recursos de la dinastía. Todo esto trajo la alianza contra Lotario de Carlos el Calvo y Luis el Germánico, que derrotaron a los ejércitos de su hermano en la sangrienta batalla de Fontenay 25 de junio de 841, cerca de Auxerre.

Pero la derrota de Lotario no significó su eliminación. Éste siguió amenazando el reino de Carlos, lo que motivó la reunión de Carlos y Luis en Estrasburgo 842, en la que se juraron mutua alianza frente a Lotario. La fortaleza que les proporcionaba esta alianza forzó a Lotario a negociar.

Los tres hermanos se reunieron en Verdún el 10 de agosto de 843 para llevar a cabo un reparto equitativo del reino, contando con una comisión de expertos, que dirimieron la repartición de los obispados, monasterios, los fiscos y las tierras y ciudades carolingias. Lotario mantuvo el título imperial y obtuvo Frisia, las tierras del Mosa hasta el Escalda, Provenza,Italia y una parte de Borgoña. Carlos recibió los territorios al oeste de la línea que unía los ríos Escalda, Mosa y Ródano, y la Aquitania. Luis gobernó al norte de los Alpes y en las tierras orientales del Rin. La porción de Lotario incluía las dos capitales imperiales, Roma y Aquisgrán, pero el título imperial no le garantizó la superioridad sobre sus hermanos, sino, más bien, un señorío meramente nominal.

Durante los siguientes años los esfuerzos de Lotario se dirigieron a asegurar su posición en el reino medio (situado entre los otros dos), evitar que sus hermanos se aliasen contra él y tratar de garantizar la superioridad sobre ellos. Para todo esto, Lotario utilizó la colaboración de la Iglesia; aparentemente a ruegos suyos, el papa Sergio II nombró a Drogo, arzobispo de Metz, como vicario apostólico para la Galia y la Germania, con poder para convocar concilios y sínodos en los tres reinos; sin embargo, el episcopado franco nunca reconoció sus prerrogativas. Lotario insistió tratando de conseguir la designación de su protegido, Ebbo, como arzobispo de Reims, pero en su lugar fue nombrado Hincmaro, fiel a la causa de Carlos el Calvo.

Durante los últimos años de vida de Lotario, Carlos fue consolidando su reino, a la vez que los normandos saqueaban las costas del mar del Norte y los árabes invadían las provincias italianas. Por dos veces se entrevistó con Carlos, en Valenciennes y en Lieja, para garantizar la posesión pacífica de sus respectivos reinos para ellos y sus herederos. Débil y enfermo, se retiró al monasterio de Prüm 22 de septiembre de 850, en el Eifel, donde fue admitido como monje y donde murió.

Reinado

Al nacimiento de Carlos El Calvo en el 823, hermano del segundo matrimonio de Luis el Piadoso, se desencadenó una lucha por el poder que paulatinamente derivó hacia la disolución del Imperio carolingio y la repartición de territorios llevada a cabo a través del Tratado de Verdún 843. En el año 815 tomó el control de Baviera, en el 817 mediante acta de sucesión quedó asociado a la corona imperial y en el 820 fue proclamado Rey de Italia. Todos los esfuerzos hechos por Luis el Piadoso tendientes a evitar la disolución del imperio, como así también los intentos por mantener conforme a Lotario, fracasaron.

En el 833 protagonizó una emboscada junto a sus hermanos, Pipino y Luis el Germánico, con el objetivo de terminar con el reinado de su antecesor quien logró sortear el golpe de estado convocando a una Asamblea en Nimega y consiguiendo mantenerse en el poder.

Es así que en primera instancia, cuando vuelve a hacerse la repartición de territorios, Ludovico deja afuera a Lotario, posteriormente hará lo mismo con Luis El Germánico, ya que los enfrentamientos fueron numerosos y, a menudo, los hermanos que a veces funcionaban como aliados, en ocasiones también se enfrentaban. Los inútiles intentos de unidad llevaron a Ludovico, en un comienzo, a traer consigo a Lotario, enviándolo de regreso a Italia tras la conspiración que éste había hecho en su contra.

Luego del fallecimiento de su padre en el año 840, Lotario hereda la corona imperial e intenta obtener sus territorios, concretándose en el 843 a través del Tratado de Verdún.

Recibió una serie de tierras fragmentadas, linderas con las que habían adquirido sus dos hermanos, Carlos El Calvo y Luis El Germánico. Pipino había fallecido en el 838. La Lotaringia, nombre con el que se denominó a los territorios alcanzados por Lotario comprendía desde Flandes actual Bélgica y [Holanda]], Alsacia, Lorena y la Italia Septentrional. Consiguientemente reclamó, gracias al derecho imperial, el poder por sobre el Papado, reinando hasta el 855. Fecha en que abdicó y repartió sus áreas de influencia entre sus hijos.

Luis II, a quien ya había nombrado Rey de Italia en el 844, recibió el derecho a la corona imperial e Italia, Lotario II heredó la parte norte Suiza y Carlos Provenza y Borgoña.

Enlaces Relacionados

Fuentes