Infecciones de Transmisión Sexual

De EcuRed
Infecciones de transmisión sexual
Información sobre la plantilla
Clasificación:Enfermedades Transmisibles.
Agente transmisor:Hongos, parásitos, bacterias y virus.
Forma de propagación:De persona a persona.

Infecciones de transmisión sexual (ITS). Infecciones que se propagan por medio de las relaciones sexuales, se incrementan en todo el Mundo y pueden ser causadas por hongos, parásitos, bacterias y virus, provocando esterilidad, embarazo ectópico, cáncer genital y en el peor de los casos la muerte, así como otros colaterales daños a la salud humana.

Contenido

Generalidades

Las ITS, también conocidas como enfermedades de transmisión sexual (ETS) o enfermedades venéreas, constituyen un conjunto de entidades clínicas infectocontagiosas, agrupadas. Se transmiten de persona a persona por medio de contacto íntimo, el cual se produce, casi exclusivamente, durante las relaciones sexuales, incluyendo el sexo vaginal, el sexo anal y sexo oral; también por uso de jeringuillas contaminadas o por contacto con sangre de personas infectadas, aunque algunas de ellas pueden transmitirse durante el embarazo, de madre a hijo.

Transmisión de Enfermedades sexuales

La transmisión de todas estas enfermedades se realiza en la mayoría de los casos por íntimo contacto con una persona infectada, ya que los organismos que las producen mueren con rapidez si se los separa del cuerpo humano. Aunque la zona normal de contacto suele ser los genitales, el sexo oral y anal también produce casos de infecciones orales o anales. Algunas de estas afecciones, en concreto el chancroide y la producida por las ladillas, pueden extenderse de una parte de la piel a otra por la misma persona infectada a través de sus manos; las ladillas, los piojos, el herpes genital y la vaginitis producidos por Trichomonas y hongos también se pueden adquirir por otros medios que no son el contacto sexual. La gonorrea, la sífilis y las infecciones por Chlamydia pueden pasar de la mujer embarazada a su hijo, ya sea en el embarazo o durante el parto. Tales infecciones congénitas pueden ser bastante graves. Aunque las infecciones de transmisión sexual comienzan en los genitales externos, se pueden extender también a la próstata, al útero, a los testículos y ciertos órganos cercanos. La mayoría de estas infecciones causan irritación, picores y ligeros dolores a nivel local, pero otras como la gonorrea y la uretritis por Chlamydia son una causa importante de esterilidad en las mujeres.

Control de Enfermedades sexuales

El carácter epidémico de las enfermedades de transmisión sexual da testimonio de la dificultad de controlarlas. Algunos organismos oficiales de salud pública atribuyen el incremento de muchas de estas enfermedades al aumento de la actividad sexual. También puede ser significativa la sustitución del preservativo (que proporcionaba cierta protección) por otros métodos de control de natalidad como anticonceptivos orales y diafragma. Los modelos de enfermedad de transmisión sexual también cambian. La sífilis y la gonorrea fueron epidémicas en un tiempo, pero el uso masivo de la penicilina consiguió un control moderado sobre la sífilis. La atención se centró entonces en el control de la gonorrea, y en ese momento empezó a aumentar de nuevo la frecuencia de aparición de la sífilis. Aumentaron también, en las décadas de 1970 y 1980 el herpes genital y la infección por Chlamydia. El tratamiento básico de las enfermedades de transmisión sexual producidas por bacterias es mediante el uso de antibióticos. La penicilina ha sido efectiva contra la sífilis y la gonorrea, pero muchos organismos gonorreicos resisten hoy la acción de este fármaco. En estos casos es efectivo la ceftriaxona o la espectinomicina. La tetraciclina se emplea para tratar el linfogranuloma venéreo, el granuloma inguinal y la uretritis por Chlamydia. Hay también tratamientos específicos para otras enfermedades de transmisión sexual como los fármacos antivíricos (aciclovir por ejemplo), que resultan efectivos contra el virus herpes. La única forma de prevenir la propagación de las enfermedades de transmisión sexual es identificando a las personas con las cuales ha tenido contacto sexual la persona infectada y proceder a determinar si también necesitan tratamiento. Por lo general esto se lleva a cabo en los centros de salud pública, que es donde se informa de la mayor parte de las enfermedades de transmisión sexual. Otras personas infectadas acuden a un médico privado para su tratamiento, y no se detectan todos los casos. El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y la hepatitis B se transmiten también por contacto sexual.

Distribución en el Mundo

Su distribución en el Mundo no es uniforme, la incidencia de los diferentes gérmenes patógenos varía en dependencia del área geográfica que se estudie, del nivel socio-económico de la población que la habita, de los hábitos sexuales imperantes en ella y de la educación sexual de sus individuos, entre otros aspectos.

Impacto de las ITS en la salud pública

El impacto de las ITS en la salud pública, está dado por las secuelas y complicaciones que las acompañan, las cuales son la causa directa o indirecta de un número elevado de casos de esterilidad, muerte pre y perinatal, aborto, ceguera, lesión cerebral, desfiguración, cáncer, e incluso, defunción.

En la vanguardia de la lucha contra las ITS está la prevención, y en esta juegan un papel fundamental algunos métodos anticonceptivos como el condón masculino, diafragma, el condón femenino, entre otros, cuyo uso también ofrecen protección contra el Virus de inmunodeficiencia humana.

Enfermedades

Se habla con mayor frecuencia de la gonorrea y la sífilis, pero en la actualidad hay otras que están aumentando su incidencia, por lo que es necesario que la población en general, especialmente los jóvenes, conozcan y aprendan a protegerse adecuadamente. La familia constituye un elemento fundamental en la transmisión de conocimientos, costumbres y creencias de una generación a otra, por lo que el tema de las infecciones de transmisión sexual debe abordarse con claridad en el seno del hogar.

Infecciones de transmisión sexual 

  • Gonorrea: afección producida por el gonococo, se caracteriza por la aparición de secreción amarilla o blanquecina, espesa, que puede estar acompañada de ardor al orinar. En la mayoría de las mujeres y en algunos hombres se manifiesta inicialmente de forma asintomática, estos aparecen entre los 2 y 21 días después de las relaciones sexuales. Si estas infecciones no son tratadas adecuadamente, tanto en uno u otro sexo, pueden quedar estériles (sin poder tener hijos). Estas infecciones pueden ser trasmitidas de la madre a su bebé durante el parto.
  • Sífilis: en su primera etapa aparece en los órganos sexuales una lesión inflamatoria no dolorosa y de color rosado que recibe el nombre de (chancro), que desaparece en algunas semanas, período en el cual la enfermedad continúa y pasa a otros estados en caso de no ser atendida. Una madre que tiene sífilis puede contagiar a su bebé durante el embarazo o el parto, y en el peor de los casos puede perderlo. Este tipo de infección puede producir desde ceguera, daños en el corazón y el cerebro, hasta la muerte. Los síntomas aparecen entre 3 y 12 semanas posteriores a las relaciones sexuales.
  • Hepatitis: afección caracterizada por color amarillo de la piel y mucosas, cansancio, náuseas, orinas oscuras o heces blancas. Muchas personas no presentan síntomas.

Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina, ano a través del sexo oral; también por compartir jeringuillas o por el contacto con sangre infectada, también puede causar daños permanentes al hígado. Una madre que tiene hepatitis tipo "B" puede contagiar a su bebé durante el parto. Toda la población menor de 20 años en el país está protegida contra la Hepatitis B, lo cual se ha logrado mediante una vacuna cubana producida en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

  • Vaginitis: estas afecciones pueden ser causadas por trichomonas, cándidas (monilias), gardenella u otros gérmenes; producen ardor, "comezón" o dolor en la vagina, flujo vaginal más abundante de lo normal, secreción vaginal que se ve o huele diferente a lo normal, también se transmiten los gérmenes durante las relaciones sexuales, aunque en el caso de los hombres, pueden transmitir la infección sin presentar síntomas.
  • Vaginosis bacteriana: es la enfermedad vaginal más común en mujeres de edad fértil. Antiguamente se le conocía como vaginitis inespecífica, vaginitis por gardenerella y vaginitis por haemophilun, en la actualidad sugieren una relación entre vaginosis bacteriana y premadurez, corioamnionitis y enfermedad inflamatoria pélvica. Es causada por la interacción de la gardenella vaginalis con otras bacterias anaerobias y Micoplasma genital.
  • Verrugas genitales: las verrugas genitales son hinchazones de color rosa, blanco o gris en la zona genital, causadas por un numeroso grupo de virus llamados virus del papiloma humano. Algunos de los virus también aumentan el riesgo de cáncer de cuello uterino. Las verrugas suelen aparecer en racimos pequeños con forma de coliflor, que pueden producir picazón o ardor; cerca del uno por ciento de todos los adultos sexualmente activos tiene verrugas genitales; algunas veces las hormonas relacionadas con el embarazo hacen que las verrugas genitales crezcan, en ocasiones, pueden crecer tanto que bloquean el conducto pélvico, lo cual hace que sea necesario realizar una cesárea. En casos aislados, una madre infectada puede transmitir el virus a su bebé, lo cual hará que le crezcan verrugas en las cuerdas vocales durante la infancia. Por lo general, no se recomienda una cesárea para proteger al bebé ya que esta complicación es poco común y no se sabe si este tipo de proceder quirúrgico puede prevenirla.
  • Condilomas: lesiones de diversas formas que se localizan generalmente en los órganos sexuales y el ano. Las lesiones son verrugas que no desaparecen solas, aumentan de tamaño si no se tratan y después es más difícil hacer que desaparezcan; cuando se localizan en el cuello del útero pueden después convertirse en cáncer, una madre que tiene verrugas puede contagiar a su bebé durante el parto. Después que las verrugas desaparecen, el virus permanece en el cuerpo, por lo que pueden aparecer nuevamente las lesiones. Entre las 4 semanas y 6 meses después de tener relaciones sexuales con una persona enferma, aparecen las pequeñas verrugas en los órganos sexuales y en el ano.
  • Herpes genital: esta patología se caracteriza por picazón inicial en los genitales, seguida de pequeñas ampollas dolorosas en los órganos sexuales que duran de 1 a 3 semanas. cuando las ampollas desaparecen, el virus que produce el herpes se mantiene en el organismo, por lo que las ampollas pueden volver a aparecer. El herpes no se cura, pero el médico pone tratamiento para eliminar los síntomas. La madre que tiene herpes puede contagiar a su bebé durante el parto; esta afección puede ser recurrente si no se trata adecuadamente.
  • Tricomoniasis: es una infección parasítica que produce flujo vaginal de color amarillo verdoso y olor desagradable, comezón en la zona genital, enrojecimiento y dolor durante las relaciones sexuales y al orinar. Cada año cerca de dos millones de mujeres contrae este tipo de infección. Si no se la trata, la tricomoniasis puede aumentar el riesgo de rotura prematura de las membranas y de parto prematuro. En casos aislados, el bebé puede contraer la infección durante el parto y desarrollar fiebre después del nacimiento.

Se diagnostica realizando el análisis de una muestra de líquido vaginal obtenida utilizando un hisopo, por lo general, puede curarse con un medicamento llamado metronidazol, debiendo administrarse tanto al hombre como a la mujer.

  • VIH: el VIH es el Virus de Inmunodeficiencia Humana, causante del SIDA. Se transmite fundamentalmente por la vía sexual, aunque también por sangre. La madre infectada puede transmitir el virus al hijo durante el embarazo o el parto. No se transmite por besos, caricias, sudor, salivas o lágrimas, por usar el baño, vasos o cubiertos de una persona infectada o por picadura de mosquitos. El VIH puede vivir en el cuerpo durante muchos años (10 años o más como portador) antes de dar síntomas del SIDA. Por eso solo con observar a las personas no se sabe si tiene el virus o no; hay que realizar un análisis específico de sangre.
  • SIDA: es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, la enfermedad producida por el VIH: (Virus de Inmunodeficiencia Humana), provoca la pérdida de las defensas naturales del organismo. Después de un período de varios años como portadores, pueden aparecer infecciones pulmonares, raros tipos de cánceres, entre otros. Cuando el sujeto tiene síntomas de SIDA, si no lleva tratamiento, la muerte puede sobrevenir aproximadamente en 18 meses.

Síntomas

Una persona puede saber que tiene una Infección de Transmisión Sexual si se le presentan los siguientes síntomas:

En la mujer:

  • Flujos, supuraciones o secreciones por vagina.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Erupciones alrededor de los órganos sexuales.
  • Inflamación o enrojecimiento de los órganos sexuales, incluso en el ano.
  • Lesiones en piel (verrugas, chancros o manchas) o dolores en el vientre.
  • Puede no tener ningún síntoma durante años.

En el hombre:

  • Líquido espeso amarillo o blanco que sale por el pene.
  • Ardor o dolor al orinar.
  • Necesidad de orinar más seguido.
  • Puede no tener ningún síntoma durante años.

Prevención

Para evitar las infecciones de transmisión sexual (ITS) y el VIH-SIDA se recomienda:

  • Tener relaciones sexuales con una pareja única (que no esté infectada).
  • Usar preservativo (Condón) de forma adecuada cada vez que tengas sexo con penetración.
  • Cuando no dispongas del condón, practica el sexo seguro (besos, masajes, caricias, Juegos sexuales sin penetración).
  • Evitar el consumo excesivo de Alcohol o drogas, ya que pueden hacerte perder el control y olvidar que debes protegerte.
  • No te confíes en lo limpio o saludable que parezca una persona ante tus ojos. Puede estar infectada y no saberlo.

Protección

Las infecciones de transmisión sexual son transmitidas de una persona a otra por medio de ciertas actividades sexuales, no son causadas por esas actividades sexuales: las bacterias, los hongos, los protozoos o los virus siguen siendo los agentes causantes. Algunas ETS tales como el VIH se pueden transmitir de madre a hijo durante embarazo o la lactancia.

Los profesionales de la salud sugieren un sexo seguro, tal como el uso de condones, como la manera más confiable de disminuir el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual durante la actividad sexual, pero el sexo seguro no debe ser considerado como una protección absoluta. La transferencia y la exposición a los líquidos corporales, tales como las transfusiones de sangre y otros productos de la sangre, compartiendo agujas de inyección (como en las drogas), lesiones con las agujas de inyección (cuando el personal médico se pincha inadvertidamente con agujas durante los procedimientos médicos), compartiendo agujas de tatuajes, y el parto, entre otros, son otras vías de transmisión. Estos diversos medios pusieron a ciertos grupos, tales como personal de la salud, Hemofílicos y consumidores de droga, particularmente en riesgo.

El condón

Artículo principal: Condón.

El condón sirve de barrera para las infecciones de transmisión sexual y el VIH-SIDA, se utiliza como método anticonceptivo, puede ser empleado en el tratamiento de la Eyaculación Precoz, es barato, de fácil uso y adquisición.

Método correcto para su colocación

  • Abra el paquete con cuidado de no rasgarlo.
  • No lo desenrolle hasta que no lo vaya a usar.
  • Descubra la cabeza del pene retirando la piel.
  • Tome el preservativo por la punta para evitar el atrapamiento de aire.
  • Colóquelo sobre la cabeza del pene en erección.
  • Sin soltar la punta del condón.
  • Desenrollelo hasta que recubra la totalidad del pene.
  • Después de eyacular, sujete el aro del condón y saque de él el pene antes de que cese la erección
  • Quítese el preservativo sin dejar que el semen gotee
  • Deséchelo.

No se recomienda:

  • El uso de grasas, aceites, lociones, vaselina, u otra sustancia, solo use lubricantes elaborados con base de agua.
  • El uso de dos condones de una sola vez, puede provocar fricción entre ambos y dañarlos.
  • Guardar el condón en lugares húmedos o altas temperaturas.
  • Emplear el condón más de una vez.

Debe tenerse cuidado con la conservación, manipulación o al retirar el condón. A partir de la fecha de fabricación se plantea un período de tres años de duración, siempre que se cumpla con las normas de transportación y almacenamiento establecidas por el fabricante.

Los jóvenes al iniciar su vida sexual piensan en el placer que sienten en la relación de pareja. La fidelidad, la estabilidad, el respeto mutuo y la práctica del sexo sin riesgo (uso del condón, sexo seguro) son factores fundamentales para evitar las infecciones de transmisión sexual y vivir una sexualidad plena.

Embarazo e ITS

Una mujer embarazada puede proteger a su bebé de las ITS asegurándose de no contraer una de estas enfermedades durante el embarazo. Debería tener relaciones sexuales con una sola pareja que no use drogas (causa común del VIH) y que no tenga síntomas de ninguna ITS. Si su pareja tiene antecedentes de herpes, debe evitar tener relaciones sexuales cuando tenga síntomas y utilizar condones aún cuando no tenga llagas, ya que no hay manera de saber si tiene un brote asintomático. Los condones también protegen contra el VIH y otras ITS.

La mujer debe ponerse en contacto con su médico de inmediato si sospecha que tiene una ITS o si ha tenido una relación sexual con una pareja que puede tener una ITS, de esta manera, puede recibir tratamiento de inmediato para proteger su salud y la de su bebé.

Fuentes

  • Alfonso Carmón R. El Desafío es no Retroceder. Periódico Trabajadores. 14 de abril de 2003.
  • Aragonés López Carlos, Sánchez Valdés Lizet, Squires Valdés Egbert, Piñón Ramos Alexander, González Ochoa Edilberto. Línea Ayuda: servicio cubano de consejería telefónica en ITS/VIH/SIDA -características de los usuarios, 1998-2000. Rev Cubana Med Trop [revista en la Internet]. 2008 Ago [citado 2011 Ene 31] ; 60(2): . Disponible en: www.scielo.sld.cu
  • Arnold Rodríguez M, Bacallao Flores V, Bello Rodríguez BM. Conocimiento de los adolescentes acerca de las infecciones de transmisión sexual en la ESBU “Martín Klein”, Varadero 2005. Rev méd electrón [Seriada en línea] 2007; 29(5). Disponible:URL:www.cpimtz.sld.cu
  • Barbé Agramonte Anaiza, Moreno Rangel Huodeixis, Gómez López Liliana, Rodríguez Heredia Odalys. Estrategia de intervención educativa sobre infecciones de transmisión sexual, virus de inmunodeficiencia humana. AMC [revista en la Internet]. 2010 Ago [citado 2011 Ene 31]; 14(4): Disponible en: www.scielo.sld.cu
  • Berdesquera CD, Farina RA. Las enfermedades de Transmisión Sexual en
  • Embarazadas. Un Problema de salud a nivel mundial, Rev Cubana de MGI. 2001; 17(2).
  • Chávez Roque Mavel, Virella Trujillo María Elena, Viñas Sifontes Leída Nilda, Almeda Díaz Gelenis. Conocimiento de algunas características de las infecciones de transmisión sexual en adolescentes: intervención educativa. AMC [revista en la Internet]. 2009 Jun [citado 2011 Ene 31]; 13(3): Disponible en: www.scielo.sld.cu
  • Hernández Riera Rodolfo, Cervera Estrada Lex, Rodríguez GarcíaI Yarmen. ¡Saber SI DA vida! Intervención Educativa en adolescentes. AMC [revista en la Internet]. 2008 Abr [citado 2011 Ene 31] ; 12(2): . Disponible en: www.scielo.sld.cu
  • Fernández Borbón H, Cuní González V. Intervención educativa sobre infecciones de transmisión sexual en adolescentes. Rev. Ciencias Médicas [revista en internet].julio 2010:14(3).
  • Ferrá Torres Telma M, Martínez Arcia Idalmis. Manejo de pacientes femeninas con condilomas acuminados. AMC [revista en la Internet]. 2008 Dic [citado 2011 Ene 31] ; 12(6): Disponible en: www.scielo.sld.cu
  • Guerra Prada Hermen, Trujillo Blanco Nélida, Navarro Vega Néstor, Martínez Fernández Alexis. Intervención educativa para elevar conocimientos sobre las ITS/VIH/SIDA en jóvenes. AMC [revista en la Internet]. 2009 Dic [citado 2011 Ene 31]; 13(6): Disponible en: www.scielo.sld.cu
  • Joel Ramón Sánchez Portela, Delia R. Díaz Rodríguez, Belkis Verga Tirado, Luanda Sánchez Cámara. Efectividad del manejo sindrómico para reducir las complicaciones de las infecciones de transmisión sexual. Rev. Ciencias Médicas [revista en internet]. enero 2010[citado]; 14(1): Disponible en:
  • León Cruz G. Infección por el virus del papiloma humano y factores relacionados con la actividad sexual en la génesis del cáncer de cuello uterino. Rev Cubana Obstet Ginecol. 2005; 31(1).
  • Vasallo Mantilla Celestino. SEXUALIDAD: SALUD SEXUAL. PREVENCION DEL VIH-SIDA. Rev haban cienc méd [revista en la Internet]. [citado 2011 Ene 31]. Disponible en:www.scielo.sld.cu

Enlaces externos