Anillos de Poder

(Redirigido desde «Anillo Único»)
Para otros usos de este término, véase Anillo (desambiguación).
Anillos de poder
Información sobre la plantilla
Anillos poder.jpg
Anillos forjados por los altos herreros élficos
NombreAnillos de poder
CreadorMírdain (Altos Herreros Élficos
Fecha de creaciónSegunda Edad del Sol
OrigenEl Hobbit
LugarTierra Media
Otras obras en las que aparece:
El Señor de los Anillos


Anillos de poder. Joyas ficticias que aparecen en las obras que escribió John Ronald Reuel Tolkien acerca de la Tierra Media, en particular, en su trilogía de novelas El Señor de los Anillos, en que una de ellas, el Anillo Único, cumple un papel esencial en la narración.

Historia

Creados por los Mírdain (Altos Herreros Élficos) en el comienzo de la Segunda Edad del Sol. Estos anillos tenían la particularidad de poseer grandes poderes imbuidos por sus creadores con el objetivo de preservar la vida en el planeta Tierra pero fueron todos corrompidos por Sauron el Maia, pues él contribuyó a crearlos con el fin de someter a todos los pueblos de la Tierra Media. De acuerdo a la historia hay 20 anillos de poder y en una parte del poema acerca de la búsqueda que emprendió Celebrimbor se dice:

«Tres anillos para los reyes elfos bajo el cielo.
Siete para los señores enanos en casas de piedra.
Nueve para los hombres mortales condenados a morir.
Uno para el señor oscuro, sobre el trono oscuro
en la tierra de Mordor donde se extienden las sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
en la tierra de Mordor donde se extienden las sombras»
.
El Señor de los Anillos

Objetivo de Sauron

Los Anillos del Poder son principalmente el resultado material del cenit alcanzado por los Herreros Noldor en Ost-in-Edhil. Los Noldor de Eregion querían alcanzar todo el conocimiento de la Tierra Media, pero con el objetivo único de preservarla y curar las heridas causadas por Morgoth Bauglir en ella. Un noble objetivo, excepto si tenemos en cuenta que quien los ayudó a alcanzar el conocimiento de imbuir poderes de la naturaleza y secretos del mundo en artilugios de orfebrería sería nada menos que Sauron, sirviente y teniente de Morgoth.

El objetivo de Sauron era muy distinto: apoderarse de la Hermosa Gente para que le sirvieran y fueran sus esclavos: su objetivo era esclavizar a los Noldor, la raza más poderosa de la tierra media, y así no tener rival como amo y señor de Arda y vio a los anillos del poder como una excelente manera para someterlos.

Creación

Los Anillos del Poder son el resultado del cenit de conocimientos que alcanzan los Elfos de Eregion, más en particular los Gwaith-i-Mírdain, la hermandad formada por los herreros en este lugar: Hacia el año 1000 de la segunda edad los Noldor comienzan a forjar los Anillos del Poder, pero necesitan un canalizador para descubrir cómo hacer que los secretos de la Tierra y la forja que han descubierto sean transformados finalmente en los Anillos del Poder, éste es el papel que cumple Annatar, Señor de los Dones, quien no es otro que Sauron el Maia disfrazado en un amable semblante y dice ser enviado por los Valar para ayudar a los Noldor a embellecer la Tierra Media.

La creación de los Tres Anillos Elficos es la obra final de la experiencia ganada por el resto de los Anillos del Poder y son forjados por Celebrimbor, cabeza de los Mírdain y en su forja Sauron no tuvo nada que ver. Éstos son los anillos que Sauron más codicia debido a sus altos poderes. La creación del anillo único también fue en secreto y Sauron lo forja, no en Eregion, sino en Mordor, en el Monte del Destino, pero sella su hechizo de dominio en Eregion, en Ost-in-Edhil, donde es descubierto por Celebrimbor cuando está atando todos aquellos anillos forjados por los Mírdain al suyo.

Los anillos

Tres anillos para los reyes elfos

  1. Nenya (anillo de diamante / anillo de agua):
    Nenya
    Al igual que los otros dos Anillos élficos, Nenya es un poderoso objeto capaz de ser un arma terrible. Su propósito, sin embargo, no era ése. Los anillos élficos se hicieron para ayudar a que su portador aprendiese, curase y entendiese, no sólo en provecho propio sino también para aquellos que le rodeaban. Tienen el poder de mantener a raya la sombra y de hecho también pueden evitar los efectos de deterioro del paso del tiempo. Cada anillo es el centro de un refugio élfico en el que no se nota el paso de los días y el tiempo fluye de maneras extrañas. Ello es especialmente cierto en Lórien donde gobierna Galadriel. Galadriel es una de los noldor y ha vivido en Aman (las tierras Imperecederas) y al ser una elfa con semejante historial, poder y entendimiento, es especialmente adecuada para usar uno de los tres, tal y como fue concebido. Mientras Galadriel tiene a Nenya, el tiempo pasa muy lentamente en el Bosque Dorado, que está protegido contra el Ojo de Sauron. Mientras el Señor Oscuro no tenga el Anillo Único, Galadriel tiene el poder de mantener su reino oculto a la mirada de Sauron. Durante la tercera edad, Dol Goldur y Caras Galadhon estaban enzarzadas en una especie de guerra fría. Incluso cuando hizo su hogar de aquella torre de hechicería, Sauron no pudo penetrar la blanca niebla que protegía al bosque al otro lado del río. Mientras Sauron no posea el Único, los portadores de los anillos élficos pueden actuar y Galadriel lo ha hecho muchas veces durante la tercera edad. Un ejemplo concreto nos habla de la marcha del ejército de Eorl hacia el sur para ayudar a las tropas de Gondor en el Campo de Celebrant. Tuvieron que seguir el Anduin, pasando cerca de Dol Goldur, y hubiesen sido descubiertos por sus espías, o emboscados en las mortíferas nubes que a menudo emanaban de la colina. Pero, al acercarse, una blanca niebla salió del Bosque Dorado, cruzando el Anduin y rechazando los vapores impuros para acoger al ejército en marcha en un túnel de refulgente neblina impenetrable. Llegaron en secreto, a tiempo para ayudar a Cirion y salvar a Gondor. He aquí una clara evidencia de la mano de Galadriel usando el poder de Nenya para ayudar a sus vecinos. Con el anillo podía incluso resistir el poder del Nigromante.
  1. Vilya (anillo de zafiro / anillo de aire):
    Vilya
    El más poderoso de los Tres Anillos Élficos de Poder, fue dado a Elrond por Gil-galad justo antes de su partida como co-general de la última alianza de hombres y Elfos contra Sauron. Durante tanto tiempo como Sauron no poseyó al Único, los portadores de los Anillos Élficos estaban libres de utilizarlos completamente. Ciertamente parece que, a pesar de que la localización de Rivendel en un estrecho valle con una entrada oculta, es asombroso que el lugar permaneciera oculto durante tanto tiempo. Los sirvientes de Sauron exploraron el campo y fueron incapaces de penetrar el velo sobre Imladris.En vez de ello, Rivendel y Lórien retuvieron un especial estatus elusivo en la mente de Sauron. Seguramente él debe haber estado en conocimiento de ellos y quizás incluso sospechaba que un Anillo Élfico estaba obrando, pero los tres eran tan poderosos que el Señor Oscuro fue incapaz de actuar sobre sus sospechas. Quizás más que los otros dos anillos, Vilya es de curación y fortalecimiento. Nenya escudó una tierra del envejecimiento, casi invirtiéndolo, Narya encendía los corazones a la acción. Fue en Rivendel donde Vilya permitió que las decisiones fueran tomadas, y las acciones planeadas. En apariencia Vilya es un anillo de oro puro con un gran zafiro azul claro engarzado.
  1. Narya (anillo de rubi / anillo de fuego):
    Narya
    Es de oro con un rubí engarzado. Primero Celebrimbor se lo dio a Gil-galad junto con Vilya, quién lo pasó a Círdan para custodiarlo y finalmente fue dado a Gandalf, el cual aunque no fuera un Elfo, era uno de los Istari, el guardían del Fuego Secreto, la última llama de luz. Probablemente sea el de menos poder, debido a que no estuvo en un lugar específico nunca, pero Gandalf sabía muy bien como utilizarlo. Con este anillo se controlan todos los fuegos.

Siete para los señores enanos

Posterior de ser entregados a los reyes enanos, uno para cada una de las Siete Tribus o Casas de Enanos, y al ver que no les afectaba como Sauron pretendía (ganar la inmortalidad para poder controlarlos) los maldijo. Después de muchos años, y de batallas con grandes bestias (como son los Dragones de Fuego), uno por uno, los Enanos de las Siete Casas, una vez robados y destruidos, erraron de lugar en lugar.

Finalmente los siete anillos de poder se perdieron de alguna forma: consumidos o tragados por Dragones de Fuego, otros simplemente desaparecieron, presumiblemente volvieron a Sauron. Probablemente, esto no se puede aplicar al caso del Anillo de Durin, aunque si que al final volvió a las manos de Sauron. Los anillos que poseían los enanos les dieron la capacidad de encontrar grandes tesoros como oro y piedras preciosas en las montañas.

Nueve para los hombres

Entregado a lo señores de los hombres, al menos 4 fueron Numeroneanos, uno Variag y otro Oriental, luego fueron conservados en posesión de Sauron. Estos anillos están hechos de oro ithilnaur con una única joya. Todos tienen más o menos los mismos poderes. Invisibles además para todos excepto para otros poseedores de anillos, fueron destruidos cuando lo hizo el Anillo Único, excepto el del Rey Brujo que perdió sus poderes pero no fue destruido, cayó en los Campos del Pelennor en la misma batalla en que murió el Rey Brujo.

Sus poseedores cayeron en la sombra, sucumbieron ante el maligno control que ejercía el Anillo Único a los anillos menores (a diferencia de los Elfos que al prever la creación del Único no se atrevieron a usar sus tres anillos y de los enanos a los cuales su testarudez, rudeza y orgullo es superior a la influencia maligna) al caer en la sombra los nueve hombres que tenían los anillos pasaron a ser los Nazgul, seres ni vivos ni muertos esclavos de la voluntad de su señor Sauron.

Uno para el señor oscuro

El Anillo Único

Aunque a simple vista el Anillo Único parecía un anillo normal de oro, era inmune a toda forma de destrucción, a excepción de los fuegos del Orodruin, el volcán situado en la tierra de Mordor, donde fue forjado por Sauron. Era posible identificarlo sometiéndolo a un calor intenso, ya que de ésta forma aparecía una inscripción en la Lengua Negra de Mordor, escrita tanto en la cara interna como externa del Anillo y que simboliza su poder de control sobre los demás Anillos de Poder:

Inscripción en la Lengua Negra
Ash Nazg durbatulûk, ash Nazg gimbatul,
ash Nazg thrakatulûk agh burzum-ishi krimpatul.

La traducción que Gandalf hizo de esta frase es:

Un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas.

En manos de Sauron el Anillo era fácilmente reconocible, ya que el calor intenso que desprendía su cuerpo era suficiente para que la inscripción brillara de forma continua.

Entre sus poderes tenemos:

  • Controlar los demás Anillos de Poder. De esta forma, el Señor oscuro también podía controlar a voluntad a aquellos que llevaran puesto alguno de los Anillos, como ocurrió con los nueve Nazgûl.
  • Aumentar los poderes que tuviera el propietario. Gandalf se negó a usarlo cuando Frodo Bolsón se lo ofreció en Bolsón Cerrado, argumentando que su poder se haría demasiado grande y terrible.
  • Corromper a todos los seres, despertando en ellos la codicia por poseerlo. Aquel que no fuera Sauron y portara el anillo, era utilizado y devorado por él, otorgándole Invisibilidad cuando lo llevara puesto y alargando su vida, pero alimentándose de ella y haciéndola cada vez más insoportable, hasta el punto de sólo preocuparse por el anillo. Esto es lo que le ocurrió al Hobbit Sméagol, convertido en la criatura Gollum por la acción del anillo y esto también lo hizo con Bilbo, que teniendo ciento once años no tenía la apariencia correspondiente a su edad. Al final de la trilogía esa influencia se desvanece y recupera la apariencia normal para su edad. Otra cualidad del anillo era adaptar su tamaño al del dedo de su portador.
  • Permite a su portador entender otras lenguas. Cuando Bilbo lo llevó puesto comprendió el idioma de las arañas.

El destino de los anillos de poder

Celebrimbor descubre la verdadera identidad e intención de Annatar, corre en busca de consejo donde Galadriel, quien le pide a los Mírdain destruir los anillos, pero son tan fuertes que ni siquiera sus creadores pueden destruirlos. Se dice que el fuego de los grandes [Dragón|Dragones]] es capaz de destruir a los anillos de poder, pero esto no se sabría hasta mucho después, cuando sólo queda un dragón en la Tierra Media.

Los herreros elfos, quienes mantenían muy buenas relaciones con los enanos de Khazad-dûm, reparten siete de los anillos de poder a sus amigos enanos. Se presume que Narvi, el creador de la puerta occidental de Moria, tuviese uno. No es secreto tampoco que Durin VI tenía un anillo cuando despertó al Balrog. Este anillo, el último de los siete, se cree que fue el origen del oro de Erebor, pero también fue la causa de las singulares desdichas padecidas por la Casa de Durin.

Thrór fue trastornado por este anillo cuando intentó temerariamente reconquistar Moria. Algunos pensaban que el anillo pasó a poder de los Orcos de Moria luego del asesinato de Thror. Sin embargo, Thror se lo dio a su hijo Thrain antes de partir. Mucho después, cuando Thrain partió para Erebor en su esperanza de reconquistarla, los servidores de Sauron lo persiguieron y lo llevaron prisionero a Dol Guldur. De esa manera, Sauron lo recuperó. Luego le dio muerte al enano.

Habían aún muchos anillos en la casa de los Mírdain, en Ost-in-Edhil, cuando Sauron se da cuenta que Celebrimbor ha escapado de la fortaleza élfica con los tres anillos de los Elfos, así que marchó con una cólera negra hacia Eregion, asolándola y destruyéndola y su objetivo era la casa de los Mírdain, donde se hizo con nueve anillos que dio a los reyes de los hombres. Los tres nunca los encontró. Después de la derrota de Sauron y la destrucción del Único, los tres anillos de los Elfos, que son de los que tenemos conocimiento de su suerte, cruzan el mar con sus portadores y finalmente pierden todos sus poderes. Podemos especular que el resto de los anillos que permanecieron en la Tierra Media sufrieron la misma suerte, perdiendo todos sus poderes.

Propietarios

  • Sauron.
  • Los nueve Nazgûl.
  • Portadores de los siete anillos de los enanos.
  • Guardianes de los anillos.
  • Portadores del anillo.

Véase también

Fuentes

  • Artículo: El fenómeno. Disponible en: El fenómeno. Consultado el 3 de mayo de 2011.
  • Artículo: Anillos de poder. Disponible en: Bibliotecas virtuales. Consultado el 3 de mayo de 2011.
  • Artículo: Anillos. Disponible en: Rolroyce. Consultado el 3 de mayo de 2011.
  • Artículo: Anillos de poder. Disponible en: J J Elrond. Consultado el 3 de mayo de 2011.