Saltar a: navegación, buscar

Escandinavia

Escandinavia
Información sobre la plantilla

Mapa-Fisico-de-Escandinavia-1394.jpg
Países Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Islandia y las Islas Feroes.
Idiomas regionales
Germánicos, escandinavos, bálticos

Escandinavia. Gran península del norte de Europa, entre los mares Báltico y Atlántico, el océano Ártico y Dinamarca, integrada por Noruega y Suecia. Por razones geológicas, antropológicas y económicas, hoy en día se incluyen también Dinamarca, Finlandia, Islandia y las Islas Feroe, totalizando en conjunto 23 230 000 h. Geológicamente sobresalen los Alpes Escandinavos, los lagos y los glaciares.

Geografía

Paisaje escandinavo

El territorio está surcado por numerosos ríos y salpicado de cuencas lacustres. Grandes bosques de coníferas, hayas, abedules, que en el extremo septentrional dejan paso a la tundra. Clima templado frío en su mitad meridional y ártico en el extremo septentrional. Políticamente dividida, en el siglo XIX comenzaron a darse los primeros pasos para la unidad de Escandinavia. En 1971 se creó un consejo de ministros que tiene su sede en Oslo. La palabra Escandinavia desciende de diferentes palabras nórdicas, principalmente de Skane. Como es de suponerse, Escandinavia posee un clima y una naturaleza bastante dura por el frío y las bajas temperaturas que se encuentran en esta región. Esto hace que gran parte de los territorios incluidos no estén completamente habitados si no que cuenten con un par de ciudades importantes ubicadas en las zonas más aptas para el hábitat humano. Sin embargo, es incorrecto pensar por esto que toda Escandinavia es un mismo mar blanco de hielo y nieve. Mientras en algunas regiones encontramos bellísimos fiordos, en otras hay imponentes cadenas montañosas, lagos, ríos y más. Los climas son subárticos, tundra y húmedo continental dependiendo de la localización.

Idiomas

Del mismo modo que la designación política o territorial de Escandinavia es muy compleja, lo mismo sucede a nivel social. En esta región encontramos una diversidad de idiomas (germánicos, escandinavos, bálticos), diferentes tradiciones que son similares entre sí pero únicas al mismo tiempo para cada país, estilos artísticos muy diversos. Finalmente, no podemos dejar de mencionar que muchos de estos países son considerados como los países con mejor calidad de vida, organización y respeto por las normas sociales, lo cual contrasta enormemente con lo hostil de su ambiente.

Población

Los primeros indicios de presencia humana en la zona sur de la península y en Dinamarca datan de hace 12.000 años. Al desaparecer las capas de hielo de la glaciación, el clima propició la creación de un bioma de tundra que atrajo a los cazadores de renos. El clima se fue calentando poco a poco, favoreciendo el crecimiento de árboles de hoja perenne al principio, y más tarde de bosques caducifolios que atrajeron a animales como los uros. Grupos de cazadores, pescadores y recolectores empezaron a habitar el área desde el Mesolítico (8200 a. C.), hasta la aparición de la agricultura en el Neolítico(3200 a. C.).

Fronteras

Escandinavia 1.jpg

Las regiones del centro y norte de la península están parcialmente habitadas por los sami, también conocidos como lapones. Al principio ocuparon las regiones árticas y subártica así como la parte central de la península llegando hasta Dalarna, Suecia. Hablan la lengua sami, un lenguaje no indoeuropeo de la familia ugrofinesa, relacionado con el finés y el estonio. Los otros habitantes de la península, según pruebas que datan del siglo IX, eran los noruegos en la costa occidental de Noruega, los daneses en lo que actualmente es el sur y oeste de Suecia y sudeste de Noruega, los suecos en la región alrededor del Mälaren así como en una gran porción de la actual costa oriental de Suecia y los gautas en Västra Götaland y Östergötland. Estos pueblos hablaban dialectos íntimamente relacionados con una lengua indoeuropea, el nórdico antiguo. Aunque las fronteras políticas han cambiado, estos grupos siguen siendo la población dominante en la península.

Estructura tectónica

Noruega, glaciar de Briksdal.

La península escandinava ocupa parte del Escudo Báltico, un largo y estable segmento de corteza formado de muy antiguas rocas metamórficas cristalinas. La mayor parte de la tierra que cubre este sustrato fue raspada por glaciares durante la glaciación continental, especialmente en el norte, donde el escudo está más cerca de la superficie. Como consecuencia de este raspamiento, la altitud y el clima, un muy pequeño porcentaje de las tierras de la península son arables (sólo el 3% en Noruega). Los glaciares además ahondaron los valles de los ríos, los cuales fueron invadidos por el mar cuando el hielo se derritió, creando los famosos fiordos. En el sur, los glaciares crearon muchos depósitos sedimentarios, configurando un paisaje muy caótico. Aunque el Escudo Báltico es muy estable y resistente a las influencias de otras formaciones tectónicas vecinas, el peso de una capa de hielo de casi cuatro kilómetros causó que el terreno se hundiera. Cuando la capa de hielo desapareció, el escudo surgió de nuevo, una tendencia que continúa hasta estos días a un ritmo de alrededor de 1 metro por siglo. En cambio, la parte sur ha tendido a hundirse para compensar, causando la inundación de los Países Bajos y Dinamarca. El sustrato cristalino y la ausencia de tierra descubre depósitos minerales de metales, como hierro, cobre, níquel, zinc, plata y oro.

Véase también

Fuentes