Saltar a: navegación, buscar

Gran Barrera de Coral

Gran Barrera de Coral
Información sobre la plantilla
Gran Barrera de Coral Australiana.jpg
Concepto:Mayor arrecife de coral del mundo, ubicado en Bandera de Australia Australia
Gran Barrera de Coral. El mayor arrecife del mundo, perfectamente visible desde la luna, este fascinante complejo de corales, Patrimonio de la Humanidad alberga bajo aguas transparentes un mundo inimaginable de formas y colores. Un arrecife de coral es un tipo de arrecife biótico que se desarrolla en aguas tropicales. Son estructuras sólidas del relieve del fondo marino formadas predominantemente por el desarrollo acumulado de corales pétreos, no obstante también se pueden encontrar en la zona nerítica debido al oleaje y las corrientes marinas, estas zonas reciben un flujo continuo de nutrientes, lo que las convierte en hábitat ideales para una gran diversidad de especies acuáticas.

Por su situación estratégica entre la costa y el mar abierto, los arrecifes sirven de barreras que protegen a los manglares y praderas de yerbas marinas de los embates del oleaje; los manglares y praderas de yerbas, a su vez, protegen al arrecife de la sedimentación y sirven de áreas de reproducción y crianza para muchas de las especies que forman parte del ecosistema del arrecife. Los arrecifes de coral proveen alimento y protección para un sinnúmero de criaturas marítimas, como erizos, tortugas de carey, cangrejos, langostas, entre otros. Alteraciones tanto naturales como realizadas por el hombre pueden afectar la compleja cadena alimenticia que se ha desarrollado alrededor del arrecife, de ahí la importancia de su conservación.

Geografía

La Gran Barrera de Arrecifes de Australia se extiende a lo largo de 2.300 kilómetros y constituye la mayor estructura jamás construida por seres vivos. Es perfectamente visible desde la luna. Su superficie, mayor que todas las Islas Británicas, está compuesta por casi 3.000 arrecifes distintos. La vida que contiene este formidable complejo de corales es inimaginable; su colorido, belleza y variedad de formas, insuperable. Desde 1981 está considerado Patrimonio de la Humanidad y debidamente protegido para que su delicado equilibrio no se vea afectado por la acción del hombre. Se trata de un régimen de alrededor de 3.000 arrecifes individuales y 900 islas de coral, que están separadas por estrechos pasillos, justo debajo de la superficie del Mar de Coral. El arrecife es tan diverso como una selva tropical, acogiendo a miles de animales marinos, como tiburones, barracudas, tortugas y unas 1.500 especies diferentes de Peces Tropicales.

Evolución

Gran Barrera de Coral

Desde el inicio de la era geológica cenozoicas, Australia se está moviendo hacia el norte a razón de 7 centímetros por año. Durante esta época, al mismo tiempo, este de Australia ha detectado un terremoto muy fuerte, en forma de un levantamiento que lleva a Queensland hacia el interior debido al agua divide. Debido al levantamiento tectónico, el continente también experimentó una serie de erupciones volcánicas, dando lugar a una erección de los volcanes y el escudo central y basalto arroyos. Estos volcanes y los flujos de basalto en el tiempo, se enfrió y se instaló en enormes islas altas.

Después de la formación de la cuenca del Mar del coral, los arrecifes de coral empezaron a cultivar, pero luego el clima de Queensland era todavía lo suficientemente fría para apoyar el crecimiento de coral. Cerca de 25 millones de años atrás, Queensland flotaba en las aguas tropicales, los complejos cambios geológicos en los arrecifes de coral comenzó a ocurrir. Dependiendo de cómo cambiar los niveles del mar, el crecimiento y la recesión de los arrecifes de coral también cambiar, ya que no crecen las profundidades del océano para la necesidad de la luz solar y no pueden crecer por encima del nivel del mar. Su cambio de crecimiento puede variar de un diámetro de 1 a 3 centímetros cada año y verticalmente, de 1 a 25 centímetros.

La tierra que forma la base de los arrecifes de coral para crecer y otras especies marinas para sostener, son los restos de los sedimentos de la Gran Cordillera Divisoria, la más grande de Australia cordillera. Cuando Queensland flotaba en las aguas tropicales de hace 25 millones de años, los arrecifes de coral comenzó a desarrollarse, pero la creación de los deltas de los ríos y rezuma, debido a la sedimentación de la Gran Cordillera Divisoria tuvo un efecto negativo sobre el crecimiento de coral. El sustrato de la Gran Barrera de Coral puede haber tenido que construir mucho para arriba, así que era lo suficientemente lejos de la sedimentación más de las montañas. Esto condujo a un aumento y un crecimiento sustancial en los corales con una adición positiva del período interglaciar cálido, el aumento del nivel del mar y las temperaturas de 4 grados centígrados.Los esqueletos de los arrecifes de coral que se han encontrado de nuevo la fecha de hoy hace casi 600.000 años. base estructural de hoy en día en el que se supone que los corales están creciendo de nuevo que se formó hace 20.000 años.

Desde hace 20.000 años hasta hace 6.000 años el nivel del mar creció progresivamente ya medida que aumenta, los arrecifes de coral comenzaron a formar en las colinas y no en las llanuras costeras. Con el tiempo las montañas se convirtieron en islas continentales con el crecimiento del nivel del mar y los corales empezaron a crecer a su alrededor. Cuando las islas sumergidas, los arrecifes crecían en los que se conoce como los cayos y arrecifes. En la actualidad, el nivel del mar no ha aumentado en un lugar destacado en los últimos 6.000 años. La estructura del arrecife actual se estima en entre 6.000 y 8.000 años de antigüedad.

Los restos antiguos de la Gran Barrera de Coral se encuentra en Kimberly, en el norte de Australia Occidental. La Gran Barrera de Arrecifes de Área de Patrimonio se ha dividido en 70 regiones biogeográficas, 30 son los arrecifes de biorregiones y 40 biorregiones no arrecife. Los arrecifes de coral se clasifican de acuerdo a sus tipos, tales como arrecifes periféricos, arrecifes lagunares, arrecifes y arrecifes Cresentic planas y juntas forman la Gran Barrera de Coral o como lo llaman GBR.

Amenaza por desechos tóxicos

En la actualidad, la preocupación de los ambientalistas e investigadores, radica en que las toneladas de sedimentos y residuos tóxicos fueron llevados por la aguas de la inundación. Dicen que el material en suspensión, impulsado por la inundación, está alcanzando una distancia de 40 km en el mar, llegando al extremo sur de la Gran Barrera de Coral. Una investigadora de la Universidad James Cook, que supervisa la vigilancia del medio marino en los alrededores del arrecife, dijo que los materiales transportados en suspensión por el río Fitz Roy, podrían extenderse cientos de kilómetros hacia el norte, más allá del Canal de Whitsunday, que es un área ambientalmente sensible.

Otros expertos dicen que esperan el blanqueamiento de coral como resultado de las inundaciones que se extendieron por Queensland Central y Sur. La decoloración ocurre cuando los pequeños organismos que forman colonias de los corales, mueren. Esto generalmente ocurre debido al aumento de la temperatura del agua o por envenenamiento, dejando atrás sólo un esqueleto de Roca Caliza blanca de arrecife. Los expertos proyectan que las partes afectadas de los arrecifes, según la resistencia del coral, lleve hasta 100 años para recuperarse. Ellos esperan que las áreas de arrecifes vírgenes, tales como el Canal de Pentecostés, no sean alcanzadas por los sedimentos en suspensión en el agua transportada por el río.

Calentamiento del mar

El crecimiento de la Gran Barrera de Coral de Australia, una de las de mayor riqueza biológica del mundo, ha descendido un 14% desde durante los últimos 19 años, por lo que su supervivencia está en peligro. La caída sin precedentes del crecimiento de los corales en la famosa barrera situada en la costa oriental de Australia, en el estado de Queensland, está causada por el calentamiento del agua de los mares y el aumento de la acidez que se deriva de la subida de dióxido de carbono en la atmósfera. Según investigadores, durante 400 años, el crecimiento de los corales ha sido estable, hubo pequeñas caídas, mientras que ahora se está experimentando una caída constante. La situación en la barrera empezó a variar en 1990, cuando se detectó una caída del crecimiento del 0,3 por ciento y una menor calcificación en los corales.

Además del incremento de las temperaturas, como consecuencia del calentamiento global, la absorción oceánica del dióxido de carbono atmosférico es un grave problema para los 2.600 arrecifes que forman la barrera coralina, según un estudio publicado por la revista científica "Science". En su estudio, los autores explican que los corales adquieren dureza mediante absorción de los materiales que se disuelven en el agua del mar, y que cuando grandes cantidades de dióxido de carbono atmosférico llegan al agua del mar, los cambios químicos resultantes reducen la capacidad de estos organismos marinos de formar sus esqueletos.

Los esqueletos de los corales son el núcleo de los ecosistemas de arrecifes. Su gran complejidad ofrecen un hábitat para miles de especies de plantas y animales asociadas con el arrecife. Varios experimentos realizados con anterioridad en laboratorio sirvieron para conocer que la calcificación se reduciría a causa del incremento de la acidez, pero el nuevo estudio del Instituto es el primero que demuestra que la falta de calcificación de los corales de la barrera es ya un hecho.

Economía

La Gran Barrera de Coral, que se extiende por más de 2000 km en la costa noreste de Australia, contribuyó en 5,4 mil millones dólares anuales a la economía de Australia, tanto a través de la pesca, como área de recreación y el turismo. Esta área, que está protegida por la UNESCO, se inicia en la isla de Sandy, poco más de 300 kilómetros por encima de Brisbane, la capital de Queensland y se extiende hasta Nueva Guinea.

Investigaciones

Gran Barrera de Coral

La Fundación Océanos Vivos (LOF) aseguró que las barreras coralinas están en peligro y prevé realizar un estudio de carácter internacional sobre el estado de los arrecifes en el mundo. El fundador de LOF, el príncipe de Arabia Saudita, Khaled Bin Sultan insistió en que es necesario cuanto antes una investigación al respecto pues mas del 50 por ciento de todos los atolones de coral están en peligro de desaparecer en los venideros años .

Estas investigaciones se piensan realizar mapas y tratar de caracterizar los ecosistemas marinos, poder evaluar su estado y principales amenazas, así como sugerir medidas necesarias para la recuperación de los que se encuentren más dañados. Habrá una primera etapa en aquellas zonas estratégicas del archipiélago de las Bahamas, ubicada al norte de Cuba, para así posteriormente extenderse para San Cristóbal y Nieves, Jamaica, Colombia, Islas Galápagos, la Polinesia Francesa y la Gran Barrera Australiana.

Conservación

El Gran Arrecife Barrera Australiano, también conocido como Gran Barrera de Coral Australiana, pasa a ser la mayor red de áreas marinas estrictamente protegidas del mundo, al entrar en vigor un nuevo plan de conservación tras cuatro años de campaña por parte del Fondo Mundial para la Naturaleza. Según este plan, la superficie protegida del sistema de arrecifes aumentará del 4,6 por ciento al 33 por ciento del Parque Marino y Área Patrimonio Mundial actualmente existente. Este área cubre más de 11 millones de hectáreas, es decir, una extensión mayor que Asturias.

En esta zona estará prohibido pescar, ya sea para fines comerciales o deportivos, aunque estará abierta al turismo, precisó la organización en un comunicado. Este nuevo plan de conservación es importante porque sólo un 0,5 por ciento de los mares y océanos están protegidos, frente al 12 por ciento de la superficie terrestre. Los arrecifes de coral en concreto están amenazados por el cambio climático, la sobrepesca y la contaminación del litoral. De continuar el ritmo actual de destrucción, se espera que el 60 por ciento de los arrecifes de coral del mundo desaparezca para el año 2030.

Se espera que esta estricta protección de la Gran Barrera de Coral anime a otros países a seguir el ejemplo australiano en zonas marítimas claves, como el Mar Sulu-Sulawesi, en el sudeste asiático, el Arrecife Mesoamericano, en América Central, o el propio Mediterráneo. El director del Programa Marino Mundial de WWF/Adena, Simon Cripps, consideró que con esta iniciativa para conservar uno de los mayores tesoros naturales del mundo, Australia pone de manifiesto una vez más su liderazgo mundial en protección marina. La red de áreas protegidas del Gran Arrecife Barrera constituye un hito mundial que sienta un precedente para el futuro de la conservación marina. No obstante, la organización precisó que Australia debería también aumentar la protección del Arrecife Ningaloo de la costa occidental del país.

La nueva red de áreas estrictamente protegidas va a aliviar la presión sobre el Gran Arrecife Barrera y reforzará su capacidad para sobreponerse a las agresiones a gran escala que sufre, tales como el "blanqueo" del coral, directamente relacionado con el cambio climático. Además de su belleza, es uno de los recursos turísticos más valiosos de Australia, que genera unos beneficios anuales de más de 2.700 millones de euros. La responsable de Áreas Marinas Protegidas de WWF/Adena, Susana Requena, pidió a "las administraciones nacionales y autonómicas" que impulsen "la protección de nuestros mares y costas sin miedo, como ha hecho Australia. La declaración de Áreas Marinas Protegidas en alta mar, pensando en la conservación de los fondos y las especies, es un instrumento irrenunciable".

Laboratorio Climático

Un laboratorio en la Gran Barrera de Coral de Australia medirá la reacción del coral a diferentes condiciones oceánicas. La primera estación de investigación de los arrecifes de coral para el estudio de los daños previstos por el cambio climático a estos importantes ecosistemas ha abierto en el sur de Gran barrera de coral a lo largo de la costa este de Australia. Los arrecifes de coral se examinan con el fin de calibrar la salud del océano. Este laboratorio técnico ejecutará experimentos controlados para ver cómo los mini-arrecifes de coral van a reaccionar a una acidificación y calentamientos similares a los que están previstos en los próximos 50 a 100 años por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Afectaciones

Perdida de más de la mitad de su extensión en los últimos 27 años[1]

Según un estudio presentado este martes, la Gran Barrera de Coral de Australia perdió más de la mitad de su extensión en los últimos 27 años, debido a las tempestades, la depredación hecho por las estrellas de mar y la decoloración causada por el cambio climático.

Los arrecifes podrían continuar deteriorándose en las mismas proporciones hasta el 2022 si no se se hace algo para protegerla, afirman científicos del Instituto Australiano de Ciencias Marinas y de la Universidad de Wollongong, en el estado de Nueva Gales del Sur.

“La pérdida de la mitad de la cobertura coralina original es una fuente de enorme preocupación porque es sinónimo de la pérdida de habitat para decenas de miles de especies” marinas, estiman los investigadores, que han compilado 2.258 estudios científicos conducidos en las últimas tres décadas sobre la cuestión.

Los ciclones tropicales de fuerte intensidad -34 en total desde 1985- han sido responsables por casi la mitad (48%) de la degradación de la Gran Barrera, seguida por una especie de estrella de mar, la Acanthaster planci, de tipo invasivo, llamada “corona de espinas” y que se alimenta de algas (42%).

Dos graves episodios de decoloración ocurrieron en 1998 y 2002, relacionados con el aumento de la temperatura de los océanos, y tuvieron “un impacto nefasto de gran importancia”, en particular en las porciones centrales y septentrionales del arrecife.

Sin embargo, uno de los autores del estudio, Hugh Sweatman, afirma que la barrera tiene la posibilidad de reconstituirse.

Pero la reconstitución toma entre 10 y 20 años. Actualmente, los intervalos entre los problemas son demasiado cortos para una reconstitución completa

Peces con cáncer de piel[2]

En la Gran Barrera de Coral, se ha reportado el primer hallazgo de cáncer de piel en pescados salvajes. Tres clases de trucha con manchas oscuras y lesiones que serían el equivalente al Melanoma cutáneo. El hallazgo se produce justo debajo del mayor agujero de la Capa de ozono del planeta, razón por la cual es el punto donde se recibe mayor radiación ultravioleta.

Referencias

  1. Gran Barrera de Coral australiana en peligro Disponible en Cubadebate. Consultado el 11 de octubre de 2012.
  2. Aparecen los primeros peces con cáncer de piel. Consultado el 23 de abril de 2013

Fuentes