Jorge Alberto González Barillas

Jorge Alberto
Información sobre la plantilla
Magico.jpg
NombreJorge Alberto González Barillas
Nacimiento13 de marzo de 1958
San Salvador Bandera de El Salvador El Salvador
ResidenciaEl Salvador
NacionalidadSalvadoreña
CiudadaníaSalvadoreña
Conocido porMágico González
CónyugeAna María de González
PadresÓscar González y Victoria Barillas

Jorge Alberto González Barillas. Futbolistas salvadoreño. Conocido por todos como Mágico González

Síntesis biográfica

Nació en San Salvador, el día 13 de marzo del 1958, sus padres son Óscar González y Victoria Barillas. Su demarcación era delantero centro. El jugador comenzó a jugar al fútbol en el equipo de su ciudad natal, el ANTEL, en el 1975, con tan sólo 16 años de edad. En dicho club recibiría el apodo de “el mago”. Poco después el jugador era contratado por el Club Deportivo Independiente de San Vicente, donde también estuvo una temporada. Comenzando su carrera de futbolista en el ANTEL donde permaneció durante dos temporadas para luego pasar al Club Deportivo Independiente de San Vicente, por una temporada tras una compra colectiva de jugadores. En 1977 es contratado por Club Deportivo FAS de Santa Ana, de la Primera división salvadoreña, por 60000 colones.

Es el menor de ocho hermanos, de los cuales fue el único en practicar el fútbol profesionalmente. Contrajo nupcias con Ana María de González, con quien tuvo un hijo. Además, tuvo otras parejas; con una de ellas tuvo dos hijos en España y, con otra, una hija en Estados Unidos. Tiene cuatro hijos.

Trayectoria deportiva

El juego del delantero era espectacular, lleno de calidad y con una concepción del juego de ataque bastante desarrollado, por lo que comienza a ser seguido por ciertos clubes de Europa. Fue convocado por la selección de El Salvador para jugar en el Mundial de fútbol en el año 1982, que se celebró en España. Aquí es donde muchos equipos consideraron el posible fichaje de “mágico”. Ese mismo año fue ganándose el cariño del público gaditano, ávido de jugadores de calidad para poder subir a la Primera División de España.

A pesar de su calidad, González era un jugador que no era muy disciplinado, saliéndose de las normas del club y viviendo demasiado la noche. Esta indisciplina hizo que se ganara varias multas, aunque esto al jugador, por otra parte, no le hizo procurar un rendimiento distinto en su juego. Con el jugador el equipo gaditano subió a Primera División, pero debido a que al año siguiente el Cádiz CF bajó a segunda, “mágico” fue fichado por el Real Valladolid en el año 1985, el cual hizo un “estrecho marcaje” a su vida privada, por lo que al año siguiente volvió al Cádiz CF.

En el club andaluz estuvo 5 años más, y en él deseaba terminar su carrera deportiva, cosa que así parecía iba a ser, hasta que en el año 1991, el Club Deportivo FAS, de El Salvador, le contrata permaneciendo en los mismos 9 años, hasta el año 2000, en que decide retirarse con 42 años de edad. Tras colgar las botas, “Mágico” ha realizado varios trabajos, entre los que se cuenta el de taxista. Unos años más tarde fue contratado como segundo entrenador de la Selección salvadoreña, puesto que sigue ejerciendo. Dentro del palmarés del jugador figuran 4 Ligas salvadoreñas de fútbol y la Copa de Campeones CONCACAF.

Tras formar parte del equipo técnico del Houston Dynamo de la MLS americana y ser taxista, ahora vive en El Salvador, donde tiene una academia de fútbol para jóvenes que lleva su nombre. En el San Salvador lo llamaban Mago, apodo que se convirtió en Mágico al llegar a España, Se convirtió en el ídolo de muchísimos cadistas, entre otros, incluso del cantante Alejandro Sanz. Fue elegido mejor jugador salvadoreño de todos los tiempos. En su país, tienen un estadio con su nombre y tiene su propia marca de zapatillas deportivas. En el Cádiz, un empleado del club estaba encargado de despertarlo todos los días.

Debutó con el Cádiz en Liga contra el Murcia, en casa, en un partido en el que el equipo pimentonero ganó. En un trofeo Ramón de Carranza, Mágico se quedó dormido y no llegó a tiempo para jugar un partido contra el Barcelona, llegó en el descanso cuando el equipo rival ganaba. Entro en el segundo tiempo, metió dos goles y dio otros dos para que al final el Cádiz quedara como el ganador.. En el 1984 hizo una gira con su equipo por Estados Unidos, aunque no llegó a fichar por el club catalán. Entre otras cosas, fue porque en un hotel de California, cuando sonó la alarma antiincendio, el único que se quedó en el hotel fue Mágico, con una chica en su habitación.

Ha recibido varios homenjes en Cpadiz, entre ellos se encuentra el juego en beneficios de los afectados por un terremo. Su amistad con Diego Armando Maradona. El Gobierno del Salvador lo nombró Hijo Meritísimo de su país. Es el futbolista de la selección nacional de fútbol de El Salvador. Ha recibido varios homenajes en Cádiz entre ellos se encuentra el juego en beneficio de los afectados por un terremoto en El Salvador. La Fiorentina, la Sampdoria y el Atalanta italianos quisieron ficharlo. En sus comienzos y debido a su indisciplina, el Cádiz tuvo que recurrir a sus antiguos dirigentes en El Salvador, que viajaron a la Tacita de Plata para convencer a Mágico de que se formalizara.

El técnico y Mágico en sus años de gloria

Se dice que técnicamente era mejor que Maradona. David Vidal, uno de los entrenadores que mayor influencia tuvo en España sobre la figura de Mágico González, concentra en esa expresión rotunda la calidad del salvadoreño. Su llegada al Cádiz coincidió en el tiempo con la presencia del técnico en las filas del conjunto amarillo. Sin duda es una de las personas que más cosas puede relatar, con un indudable cariño a tenor de sus palabras, del paso del mago por las filas amarillas. El paseo por la historia está cargado de grandes recuerdos de una persona que ha dejado una huella imborrable en la ciudad de Cádiz, en el club y en las personas que estuvieron a su alrededor durante los años de estancia en España del delantero internacional de El Salvador.

Fue el técnico que más tiempo estuve con Mágico, Vidal realiza una narración que transita por siete años. “Llegó al Mundial de España, en el 1982, con la selección nacional de El Salvador a Alicante. El Cádiz lo fichó por recomendación del entonces secretario técnico y yo era el segundo entrenador del equipo”. Jorge Alberto González Barillas o también llamado ‘Mágico’ González, abre una puerta repleta de gloria el 11 de septiembre de 1983 cuando hace su estreno con el conjunto amarillo en un partido que el Cádiz perdió 1-3 frente al Murcia.

"Nunca he visto un jugador con la calidad técnica que tenía Jorge, tanto con la cabeza como con el pie"

La imagen habitual de los cracks controlando una naranja encontró en ‘Mágico’ un paso más allá. Vidal narra una anécdota muy explicativa. “Un día comenzó a hacer controles con un paquete duro de tabaco, pudo hacer 20 ó 30. Nos quedamos mirándole y era impresionante. Una naranja es redonda, pero un paquete de tabaco es rectangular. La sensibilidad que paseémonos los seres humanos en las manos, Jorge la poseía en los pies. Ponía el balón dónde quería y le pegaba de tal manera que jamás se le elevaba. Era un genio del balón, a partir de esa reflexión crece la figura del futbolista y de la persona de Jorge Alberto. En una ocasión al portero llamado Superpaco uno de los porteros del equipo le hizo un gol de falta directa pese a que había puesto siete jugadores en la barrera. Superpaco le dijo: Te regalo el barco sí lo repites’. Y Mágico lo repitió.

Su técnico Vidal define lo que sentía Mágico por el balón: Lo trataba con una dulzura exquisita, lo cogía de una forma muy especial, lo acariciaba como nadie. Era un auténtico enamorado del balón. Y de esa pasión por la pelota nace la figura más díscola, la otra cara la que menos les gustaba a los entrenadores de Jorge. Dice su entrenador conmigo tenía una relación muy personal y después de los entrenamientos de por la mañana, me preguntaba ¿qué vamos a hacer por la tarde? Si le decía que teníamos entrenamiento físico no venía. Solo porque a él no le gustaba hacer trabajo sin balón.

A él le encantaban los entrenamientos con balón, pero sin balón evitaba todos los que podía. Sus incuestionables condiciones técnicas encontraron un hueco sin tapar a lo largo de gran parte de su carrera deportiva. Un futbolista no es sólo técnico. Para ser un gran jugador hay que dominar además la estrategia, la preparación física, la psicológica, la táctica, es aquí donde Jorge fallaba. Tapaba sus carencias con sus virtudes pero Vidal recuerda una anécdota que evidencia los problemas del Mágico. En una falta en contra nuestro se acercó a la banda y me dijo ‘¿dónde me colocó?’

No sabía dónde hacerlo y le mandé arriba que era el sitio en el que más peligro podía crear. Amigo del Camarón de la Isla, uno de los cantaores de flamenco más ilustres que ha dado España, Jorge ha concebido siempre la vida de una manera ejemplar.

"No le gustaba que le persiguieran, pero a mí me tocó en muchas ocasiones hacer de policía con él"

David Vidal hubo momentos que se convirtió, fuera del campo, poco menos que en su sombra. Cuando el Barcelona se llevó de gira por Estados Unidos a Jorge quedé con él a las cinco de la mañana para llevarle al aeropuerto de Sevilla. Fui a su casa y al llamarle apareció inmediatamente y me dijo ‘como nos íbamos a las cinco no me he acostado’. El era así”. Pero las anécdotas de aquella gira no habían hecho más que comenzar. El presidente del Cádiz, Irigoyen , le dio 25 dólares para pasar 15 días y ‘Mágico’, según cuenta Vidal, dijo; “No voy., le di yo más dinero y me preguntó que si podía llevar a su novia conmigo a Sevilla, los llevé a los dos y en aeropuerto me preguntó si les invitaba a desayunar. ¡Se comieron ocho sándwichs! cada uno!”. Pero la figura del ‘Mágico’ González dejó huella.

Trayectoria de su carrera internacional

Su juego sirvió, permitió la clasificar a la Selección salvadoreña para el Mundial de España 1982. En aquel mundial Jorge dejó destellos de su clase a pesar de la goleada que sufrió el conjunto salvadoreño frente a Hungría y la derrota ante la Argentina y ante Bélgica. Eso fue suficiente para que el Atlético de Madrid, el Cádiz, Aurora F.C., Comunicaciónes, los Ángeles Aztecas, Club Universitario de Perú y el Paris St. Germain, se interesaran por sus servicios. El equipo galo, sufrió las informalidades de González al estar a punto del cierre de su fichaje cuando Jorge, aduciendo que era demasiado compromiso, decidió simplemente no presentarse a la cita.

Al fin, ganó la puja por la contratación el equipo andaluz de la mano de su secretario técnico, Camilo Liz. El fichaje se fijó en 7 millones de pesetas para el primer año y, de querer retenerlo, se deberían abonar 12 millones más al siguiente año. El total pagado al FAS fue el equivalente a 130000 dólares, de los cuales el jugador apenas recibió 6000. Su debut con el Cádiz se produjo en un amistoso ante el "Trebujena C.F" en Trebujena Cádiz en [[1982][ y su debut oficial fue el 11 de septiembre del 1982, en un Cádiz CF-Murcia que finalizó 1-3.

En El Salvador, ya se le llamaba "el Mago González" por su habilidad con el balón, tradición que apenas se modificó en España, donde le empezaron a llamar "Mágico". En el Cádiz, Mágico no tardó en ganarse a la afición española con su juego efectivo y sus goles espectaculares; además en cuatro años se le permitieron numerosas indisciplinas. Jorge tenía por costumbre el dormir demasiado, salir por las noches consecutivamente y a tener reacciones extrañas y aisladas de las costumbres deportivas; su fama de fiestero era extendida, pero los dirigentes deportivos y la afición en general no hacían mayor revuelo por los buenos resultados en el campo de juego. Se llegó a extremos tales como llevar a sus antiguos amigos y dirigentes salvadoreños a tratar de hacerle razonar sobre su comportamiento, así como se asignó un empleado del club para que le llegase a despertar por las mañanas para asistir a los entrenamientos; sin mencionar las sucesivas y altas multas impuestas por el club. Se le imponían sanciones como la no titularidad en partidos posteriores a sus juergas que alcanzaban altas horas de la madrugaba, lo cual implicaba que la afición del Estadio Ramón de Carranza protestase insistentemente ya que se había convertido en el ídolo de los seguidores del club. Al respecto, el propio González describía la situación:

Palabras del futbolista
"Reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche y que las ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida. Lo sé, pero tengo una tontería en el coco: no me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Si lo hiciera no sería yo. Sólo juego por divertirme"
Jorge Alberto González Barillas

De hecho, para muchos, el mejor partido de González en el club gaditano fue bajo condiciones derivadas de su indisciplina. Se trató de una semifinal del Trofeo Ramón de Carranza, que enfrentó al Barcelona y al equipo anfitrión; Jorge no se presentó a tiempo al partido y no pudo entrar en el once inicial, siendo incorporado en el medio tiempo cuando el marcador era de 3-0 favorable a los catalanes. En dicho partido, marcó dos goles y dio dos asistencias para que el equipo andaluz obtuviese el pase a la final con un marcador de 4-3.

Tras el descenso del Cádiz a Segunda División en la temporada 1983- 1984, Paris Saint Germain y Florentina se interesaron por Jorge, pero él decidió quedarse en el club español; pese a eso, en 1984, realizó una gira con el Barza por Estados Unidos junto a Diego Armando Maradona, aunque el Barça finalmente no lo contrató, posiblemente por el incidente en un hotel californiano, cuando se activó la alarma de incendios y Jorge González fue el único en quedarse en la habitación con una chica.

En enero de la temporada 1984-1985 y tras sus juergas nocturnas y desavenencias con su entrenador, se efectuó su traspaso al Real Valladolid donde el club vallisoletano le hizo un estrecho marcaje a su vida privada, por lo que Jorge se sintió acosado y prefirió volver a Cádiz en la temporada [[1987]-[1988]], no sin antes vagar sin rumbo por varios países de América. El contrato buscaba garantizar que el club tendría un jugador ceñido a las normas, por lo que se le recontrató bajo condiciones como el pago de 700 dólares por partido jugado. En esta segunda etapa seis fueron los técnicos que lo tuvieron a sus órdenes.

Regreso a El Salvador

Tras un intento del Atalanta italiano por ficharlo, Jorge González decidió permanecer en el club español hasta el 6 de junio de 1991, retirándose tras un año donde apenas jugó, deprimido por el suceso de julio de 1989. María del Carmen Coca, una joven gaditana de 22 años denunció a González por intento de violación; el jugador se defendió y acabó saliendo bien librado judicialmente mediante una indemnización de 4000 pesetas, aunque no volvió a entrenar y a jugar en las mismas condiciones. En 1991 volvió a El Salvador para fichar por el Club Deportivo FAS, donde militó hasta su retiro en año 2000. En ese año, fue convocado por última vez a la selección nacional. Jorge González y Diego Maradona en un juego de showbol del 2006 realizado en el Estadio Cuscatlán.

Después del retiro

Continuó vinculado al deporte como segundo entrenador del Houston Dynamo en la Major League Soccer. Además, trabajó como taxista en sus tiempos libres, volviendo a El Salvador al acabar la temporada. En el mes de noviembre de 2011, fue incorporado como asistente técnico de la selección salvadoreña por invitación del director técnico Rubén Israel, justo al cierre de la segunda ronda de la clasificación de Concacaf para la Copa Mundial de Fútbol de 2014.

Reconocimientos

  • En 2001 se le tributó un homenaje en Cádiz con motivo de un partido benéfico para ayudar a las víctimas del terremoto de ese año en El Salvador.
  • En 2003 la Asamblea Legislativa de El Salvador lo nombró Hijo Meritísimo y nombró como Estadio Nacional Jorge "Mágico" González al ex estadio "Flor Blanca", ubicado en la ciudad de San Salvador, en la colonia Flor Blanca.
  • En 2003 fue nombrado como "mejor futbolista salvadoreño de todos los tiempos" por unanimidad entre el gremio de prensa deportiva de El Salvador.
  • El 28 de agosto del 2004, se le homenajeó en el estadio que lleva su nombre en un partido entre ex futbolistas salvadoreños y ex futbolistas del Cádiz que acabó 3-3; González jugó una mitad con cada equipo y acabó marcando tres goles (dos para los españoles y uno para los salvadoreños).
  • En 2006, el escritor salvadoreño Geovani Galeas, presentó una obra teatral basada en la vida de Jorge González, la cual tituló San Mago, patrón del estadio. Ese mismo año, fue invitado por Diego Armando Maradona a participar en una exhibición de fútbol en El Salvador entre un equipo de ex futbolistas argentinos contra uno de homólogos salvadoreños. El encuentro acabó 5-1 a favor de los suramericanos, habiendo marcado Mágico González el único gol centroamericano.
  • El Club Deportivo FAS jugó en San Salvador un partido de homenaje al futbolista contra Boca Juniors y al siguiente año, la selección nacional le rindió homenaje al invitarlo a jugar contra la selección nacional de Hungría de 1982.
  • En enero de 2011, en una encuesta publicada por el medio www.enbocadegol.com, en el que daba lugar a los 50 mejores goles de la historia de la Liga Española, el gol de "El Mágico" González en la temporada 1987-1988 al F.C.Barcelona en el Camp Nou, fue elegido como el mejor gol con un total de 10737 votos, el 61% del total, por delante de Hagi, Ronaldo, Messi, Zidane, junto a otros.
  • El 22 de abril de 2013 fue elegido junto a otras diez personalidades entre ellos Franco Baresi, Paolo Maldini, y George Weah para formar parte del Salón de la Fama del Fútbol de la ciudad de Pachuca, en una ceremonia que se llevó a cabo el 12 de noviembre del mismo año.

Al respecto Mágico González opinó:

"Es una manera...de representar a compatriotas centroamericanos como el hondureño Gilberto Yearwood, Óscar "Coneja" Sánchez, de Guatemala, el panameño Rommel Fernández o el costarricense Hernán Medford. Somos los centroamericanos que estamos en el mismo nivel...pero en ese caso me han elegido a mí en calidad de representar a Centroamérica y orgullosamente es que sea un salvadoreño el que haga eso.”Jorge Alberto González Barillas

Fuentes