Saltar a: navegación, buscar

Luisa Isabel de Orleans

Luisa Isabel de Orleans
Información sobre la plantilla
Reina consorte de España
Luisa Isabel de Orleans.jpg
Reinado 15 de enero 172431 de agosto 1724
Nacimiento 9 de diciembre de 1709
Palacio de Versalles, Francia
Fallecimiento 16 de junio de 1742 (33 años)
Palacio del Luxemburgo, París, Francia
Predecesor Isabel de Farnesio
Sucesor Isabel de Farnesio
Cónyuge/s Luis I
Padre Felipe de Orleans
Madre Francisca María de Borbón

Luisa Isabel de Orleáns. Nació en Versalles el 9 de diciembre de 1709. Era hija de Felipe de Orleáns, Regente de Francia durante la menor edad de Luis XV y de Francisca María de Borbón, duquesa de Orleans. Luisa Isabel fue sobrina nieta del rey Luis XIV de Francia por parte de su padre y nieta de él por su madre.

Síntesis biográfica

La difícil infancia de Luisa Isabel de Orleans

Luisa Isabel de Orleans no nació con buen pie. Su madre, Francisca María de Borbón, que después de alumbrar cuatro hijas deseaba ardientemente dar a luz un varón, estuvo de parto durante cuarenta horas, y al día siguiente de su nacimiento, su abuela paterna consignó con muy poco entusiasmo en su diario: "La duquesa de Orleáns nos ha gratificado con una quinta niña a la que llamaremos mademoiselle de Montpensier. La pobre criatura ha sido muy mal acogida por todos y me da verdadera pena. ¡Lástima que no haya sido un chico!".

Nadie controlaba sus juegos, ni corregía sus rabietas, siendo por ello una niña de difícil convivencia, que bebía y comía sin control. No es de extrañar por ello, que cuando en 1721 el rey español Felipe V negociaba con su padre, el duque de Orleáns, el matrimonio con su heredero, no creyera lo que le contaban de esta niña de sólo 12 años. No sabía ni leer, ni escribir y para colmo ¡no tenía nombre!

Fue entonces cuando la diplomacia francesa se apresuró a corregir el error, realizando lo que no se había hecho antes y celebrando, en pocos días, su comunión y confirmación tras darle un nombre oficial. Luisa Isabel de Orleáns, fue el elegido y con él y su reciente título de princesa de Asturias, como correspondía a la futura esposa del heredero al trono español, viajó a España, acompañada de un numeroso séquito.

La boda de Luisa Isabel de Orléans y Luis de Borbón

En 1721, el rey de España y Felipe de Orleáns, regente de Francia, tuvieron la idea de acordar el matrimonio de sus hijos. Los prometidos se vieron por primera vez el 19 de enero de 1722. La boda tuvo lugar al día siguiente, aunque Luisa Isabel no fue "completamente" princesa de Asturias hasta un año y medio después. Un anticuado protocolo exigía que el joven matrimonio posara tumbado en la cama ante la Corte que así testificaba la unión. No obstante, dada la corta edad de ambos, no hubo consumación hasta dos años después.

Luisa Isabel de Orleans, reina consorte de España

El 9 de febrero de 1724 Luis I fue proclamado rey, cuatro semanas después de la renuncia de Felipe V a la Corona. El joven monarca aún no había cumplido los diecisiete años y su consorte los quince. Apenas subió al trono, Luisa Isabel empezó a mostrar sus excentricidades, algunas de las cuales quedaron reflejadas por escrito en uno de los comunicados del embajador inglés Stanphone: "no hay nada que justifique la conducta inconveniente de la reina. A sus extravagancias, como jugar desnuda en los jardines de palacio; a su pereza, desaseo y afición al mosto; a sus demostraciones de ignorar al joven monarca, responde el alejamiento cada vez más patente de don Luis hacia ella".

El rey, harto de reprenderla inútilmente, decidió cortar por lo sano y el 4 de julio de 1724 la recluyó en sus habitaciones del Alcázar, bajo prohibición de salir y hablar con más personas que las señaladas por el soberano. El efecto de esta medida fue enorme no sólo en España, sino también en toda Europa. La contrición de la reina fue ejemplar y Luis I ordenó su libertad. El 20 de julio tuvo lugar la reconciliación de los monarcas, pero el recién nacido idilio duraría poco.

La muerte del rey

El 21 de agosto, el rey se sintió indispuesto. Los médicos le diagnosticaron viruela; su esposa, pese al posible contagio, no se separó de él ni un momento. Las crónicas aseguran que los últimos diez días de su reinado fueron verdaderamente los que convirtieron a Luisa Isabel de Orleáns en Reina de España. El rey falleció el 31 de agosto de 1724, tras un reinado relámpago de seis meses.

El retorno a Francia de Luisa Isabel de Orleáns

Luisa Isabel cayó enferma de viruela, debido al contagio, el mismo día de la muerte de su esposo. Descuidada por todos, atendida únicamente por dos sirvientas, permaneció en cama las primeras semanas de su viudez, hasta que fue devuelta a Francia. Nadie sintió su marcha, la despedida de los reyes de España, Isabel de Farnesio y Felipe V fue fría, y el pueblo de Madrid permaneció indiferente.

Se instaló en el palacio de Luxemburgo de París y Murió de hidropesía a los 32 años y fue enterrada en la iglesia de Saint Sulpice de aquella ciudad, rompiendo con ello la tradición de la monarquía española que establecía su inhumación en el Panteón de Infantes del Monasterio de El Escorial.

Fuente