Saltar a: navegación, buscar

Armando Feria Guerrero

Armando Feria Guerrero
Información sobre la plantilla
Coronel
NombreArmando Martín Feria Guerrero
LealtadEjército Libertador
Participó enGuerra del 95

Nacimiento1868
Holguín, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento24 de abril de 1927
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
Hijos14 hijos
PadresDiego Manuel de la Trinidad de Feria Garayalde y María de las Mercedes Guerrero Ávila

Armando Feria Guerrero. Coronel de la guerra del 95. Entre las acciones en que participó y distinguió de manera sobresaliente están: combate de Punta Gorda y Caureje, en el asalto y toma del pueblo de Guisa, encontrándose bajo las órdenes del brigadier Mariano Lora, en la acción del Horno, así como contra las fuerzas españolas en Fray Benito y Santa Lucía, en el barrio de Melones.

Datos biográficos

Nació en 1868, era hijo del comandante del Ejército Libertador, Diego Manuel de la Trinidad de Feria Garayalde y de María de las Mercedes Guerrero Ávila.

Genealogía

Hermanos de Armando Feria: Zoila,[1] Ludovina (soltera), Diego, Adelina, Francisco Limbano,[2] Vicenta y Restituto de Feria Marrero.[3]

Se casó en primeras nupcias el 25 de abril de 1888, con Hortensia Jacinta de la Caridad Marrero Friman,[4] natural de Holguín, nacida el 11 de septiembre de 1867 y bautizada el 20 de enero de 1868,[5] hija legítima de Rafael Marrero Cadalso y Juana Antonia Friman Guerrero. El matrimonio tuvo una hija, Aurora Sebastiana de la Caridad de Feria Guerrero, nacida el 20 de enero de 1889,[6] casada con Rafael Gámez Laurencio.

Enviudó en 1890 y se casó en segundas nupcias con Cándida Sabina de la Caridad Santiesteban Tamayo.[7]De este matrimonio nacen varios hijos:

Lucha mambisa

Armando se incorpora a la vida mambisa el 6 de marzo de 1895, con veintisiete años de edad. Junto con sus amigos Ramón Almaguer, Porfirio Díaz, Cornelio Almaguer, Américo Ávila, Jesús Díaz y Juan Serrano y otros se lanza a la manigua e inicialmente se dedican a la recogida de armas, teniendo un gran apoyo entre los vecinos de los barrios de Tacajó, Alcalá, Buenaventura y Barajagua. Contando con esas armas, se reúnen de nuevo el 10 de abril del mismo año en el camino carretero de San Gerónimo y allí se unen a Bienvenido Aguilera y sus hombres, que también marchaba a reunirse con las fuerzas del General Salazar en el campamento de la Nacagüita.

A los pocos días, el 26 de abril, Armando de Feria Guerrero se bate contra el coronel de Voluntarios de Samá, Juán de la Fuente, en Arroyón de Flores. Dos días después, el 28, se concentra en el campamento del general Luis de Feria, quien de manera solemne les advierte que a partir de ese momento han adquirido el compromiso de hacer a Cuba libre o morir en la contienda.

Al enterarse el general Feria que Maceo había desembarcado por Duaba el 1 de abril, le envía una comisión, con correspondencia y valiosos documentos, a cuyo frente va Armando Feria y sus ayudantes Américo Ávila y Jesús Díaz. Después de una penosa marcha encuentran a Maceo más allá del Guaso. Se cuenta que Maceo les preguntó que si Feria estaba en la Revolución, y ante la respuesta afirmativa, éste respondido que Feria en la guerra era un triunfo para el movimiento, que era valiente, estratega, patriota y bueno. A Armando le preguntó que si estaba preparado para la lucha, y al responderle que sí, le dijo que se preparara, que dentro de pocos momentos entrarían en pelea. Más tarde emprendieron la marcha y al pasar el arroyo Bijagua, la columna con Maceo al frente trabó combate contra los guerrilleros del Guaso y salieron airosos.

Armando de Feria y sus compañeros continuaron la marcha al lado de Maceo, participando en todos los encuentros que se produjeron en la jornada. Por la decisión y el arrojo demostrados durante la travesía, Maceo ascendió a Armando a Capitán y a Américo y Jesús Díaz a Sargentos. A Armando además le entregó un diploma acreditativo, en Hato del Medio, con fecha 10 de octubre.

Armando de Feria participa junto a Maceo en el combate del Jobito, apoyado por las fuerzas de Rabí y Lora. Continúa el recorrido por el llano de Guantánamo y el Guaso, siguen hasta La Tagua, Cabonico, Mayarí, Santa Isabel de Nipe, Tacajó, Bijarú, Flores, Los Berros, hasta que llegan al poblado de Santa Lucía, donde encuentran abundantes provisiones de boca y de guerra. Continúan por Aguas Claras y allí combaten al enemigo en el cruce de la vía férrea, hasta llegar a Peralejo donde los españoles huyeron. Armando de Feria continuó con Maceo hasta Bijarú. Y allí lo destinan de nuevo a las órdenes del general Luis de Feria, quien lo nombra su ayudante y felicita por las barras de capitán que había ganado junto a Maceo.

Con el general Feria acude a la concentración de fuerzas en los Mangos de Baraguá. De allí parte con la columna invasora, participando a las órdenes del general Luis de Feria en los combates de Las Pelonas, Guaramanao, Lavado, Cruce de la Trocha, Jaruco, La Reforma, Trilladera, Iguará, Boca del Toro, Mal Tiempo, Río Hanábana, La Colmena, Coliseo, Calimete, Central María, El Rocío y El Estante. Después de esta batalla, junto con el general Serafín Sánchez y Luis de Feria regresa a Las Villas y participa en los combates del Ingenio Purio, Sagua la Chica y Palo Prieto.

Ocho meses después de iniciada la Invasión, Armando regresa a Oriente, con el grado de teniente coronel y como Ayudante del general Luis de Feria. Tiempo después se le promueve al mando del 2do Batallón del Regimiento Loño, participando en la toma del barrio Braguetudo, en la zona de Mayarí, así como en el asalto a Potrerillo, Santa Rosalía y Fray Benito.

Tiempo después fue designado jefe de una columna a las órdenes directas del Lugarteniente General Calixto García. Participó con su columna en la toma de Las Tunas, en el asalto al Cuartel de Caballería, al Fuerte Aragón, al hospital, la botica y la Oficina de Correos y Telégrafo, donde cayó, peleando bravamente Ángel de la Guardia. Luego de esta acción, Calixto García lo comisiona para la conducción a Holguín y entrega de los 154 prisioneros al Comandante Militar español de esa Plaza. Al regresar, Calixto García lo asciende a Coronel, el diploma le fue otorgado el 8 de febrero de 1899, firmado por Rafael M. Portuondo, como Presidente y Manuel Despaigne y Aurelio J. Soca como vocales.

El coronel Feria, al lado del general Manuel Rodríguez Fuentes, en marcha hacia Santiago de Cuba, llegó hasta el Aserradero, embarcando en un transporte de guerra americano rumbo a la playa de Siboney. Iba a participar en la batalla de El Caney, como Jefe de la columna de vanguardia, combatiría también en Las Guásimas y en las Lomas de San Juán.

Cuando avanzaba hacia El Caney, el coronel Armando de Feria encontró el cadáver del general español Vara del Rey, del que recogió una libreta con apuntes de la campaña, un estuche de navajas y un gotero. Dentro de la libreta había un parte que decía:

“General, por el camino del Siboney avanzan numerosas fuerzas, que por su estado y forma de marchar parecen ser cubanas.”
Al avanzar los cubanos encontraron al enemigo en el Alto del Líbano, batiéndolos y ocupándole armas, municiones y acémilas cargadas de víveres.

Después de ocupada Santiago de Cuba, el coronel Armando de Feria fue designado Comandante Militar de la Plaza de Gibara, cargo que desempeñó hasta recibir la orden de licenciamiento.

Muerte

Hizo testamento abierto el 4 de mayo de 1924.[8] Muere a los 59 años, el 24 de abril de 1927, a las 8:00 pm, en el sanatorio de la colonia española en Santiago de Cuba a consecuencia de diabetes. Fue enterrado en el cementerio Santa Ifigenia, de esa ciudad.[9] La partición de sus bienes se realizó en 28 de agosto de 1931[10] Su esposa Cándida, murió en Calzada 502, La Habana, a las 10:00 pm el 3 de diciembre de 1954 a consecuancia de síncope cardiaco e insuficiencia cardiaca y fue enterrada en el cementerio de Colón[11]

Notas y referencias

Fuente

  • La familia Feria en la Guerra de Independencia, (trabajo inédito); Feria, Rittaly Aguero. Dra en Filosofía. Holguín, 2000-2016.