Saltar a: navegación, buscar

Astrología

Astrología
Información sobre la plantilla
Astrologia.jpg
Concepto:La astrología es uno de los conocimientos de la tradición metafísica, conocida como sabiduría antigua y que ha prevalecido a través de los siglos.

Astrología. Es el estudio del movimiento de los cuerpos celestes con el fin de interpretar y predecir el futuro. Se trata de una forma de adivinación y no de un método científico. No se debe confundir con la ciencia de la Astronomía, la cual merece todo respeto.

Historia

Es probable que la astrología occidental naciera en Mesopotamia. Las tablas planetarias más antiguas que se conocen datan de meditados del siglo -VII. La antigua astrología babilónica no estaba orientada directamente al individuo. Se interesaba por grandes acontecimientos, como guerras, inundaciones y eclipses, y por su posible efecto sobre el rey, que encarnaba las asuntos del Estada y el bienestar de la colectividad.

La tradición Mesopotámica pudo haber pasado a Egipto y, a través de Oriente Media, a la India, desde donde llegaría a China y al resto de Asia. Hacia el sigla -IV, las griegos comenzaran a reformular el sabor astrológico en el contexto de sus propias tradiciones. Popularizaran un método de esclarecer el destino de los individuos partiendo del momento del nacimiento.

Se atribuye a Tolomeo (h. 90-168) el primer manual de astrología compilado en Occidente: el Tetrabiblos. El modo como explicó y racionalizó los planetas. las casas y los signos del zodiaco ha variado poco desde entonces. Tras lo desintegración del Imperio Romano, los árabes se convirtieron en las máximos exponentes de la astrología y la astronomía. Para calcular sus horóscopos y otros mapas, necesitaban conocer con gran exactitud las posiciones de las estrellas y los movimientos de los planetas.

Esto les llevó a dibujar tablas de movimientos planetarias, así como catálogos de estrellas, que mejoraban todo la hecho por las griegas. Con el redescubrimiento de la tradición helénica en Europa, durante los siglos XV y XVI, la astrología pasó a ser una de las ciencias más importantes en las universidades europeas.

De Copérnico a la era espacial

Este interés fue disminuyendo con los grandes descubrimientos astronómicos que se fueron sucediendo desde los tiempos de Nicolás Copérnico (1473-1543), quien demostró que el Sol, y no la Tierra era el centro del sistema planetaria.

Al invento del telescopio siguieron los trabajos de Isaac Newton (1642-1727), cuyo libro Principia sentó las bases de la astronomía moderna. Pero, a pesar de que la Tierra ya no se consideraba como lo más importante de todo el universo, los principios básicos de la astrología permanecieron inalteradas. Newton y Copérnico estaban muy interesadas por la astrología.

Características

Cada treinta días, aproximadamente, el sol ingresa en una constelación zodiacal diferente, y la duración de un año está determinada por el recorrido aparente que realiza el sol a través de los doce signos, en casi exactamente 365 días y un cuarto. Normalmente estos se enumeran a partir de Aries, es decir, comenzando en el equinoccio de primavera 21 de marzo; pero estrictamente hablando el año comienza –y termina– en el solsticio de invierno 21 de diciembre, que es el día más corto del año y a partir del cual se inicia la fase ascendente del sol.

Estas son las fechas a que pertenecen cada uno de estos doce signos con referencia al calendario civil, haciendo la salvedad de que en un año u otro estas fechas pueden tener una variación de un día:

Esto significa que el sol, en las fechas indicadas, se encuentra dentro del área de una u otra de esas constelaciones. Normalmente se denomina signo natal de una persona a aquel en el que se hallaba el sol al momento del alumbramiento. Otra cosa importante en el cálculo astrológico, es la averiguación de los signos ascendente y descendente que están determinados por la hora del nacimiento y el lugar en que éste se produjo. La posición de la luna y los otros planetas también juega una importancia clave en una carta natal. El Horóscopo es la interpretación de esta carta de acuerdo a coordenadas y parámetros armónicos y ritmos estelares.

Aunque desde el punto de vista de nuestro programa las circunstancias individuales de una u otra persona son siempre secundarias y contingentes, no deja de ser interesante conocer el propio horóscopo, como una forma indirecta y sugestiva de percibir nuestro carácter y circunstancias temporales y como un medio para ir conociendo el lenguaje simbólico del cielo que se expresa en el orden cósmico y el mapa celeste.

Horóscopo

Un horóscopo se dibuja con circulo llamado la eclíptica, que es la trayectoria aparente del sol a través de esta o Ciclo zodiacal. El Zodiaco se divide en 12 signos o constelaciones de 30 grados cada uno, representadas, la mayoría, por figuras de animales. denominándose cada uno con los siguientes nombres:

La palabra zodiaco viene de una palabra griega que significa "faja o figura de animales"

Planetas de trabajo

En la Astrología se utilizan los siete planetas tradicionales de la Antigüedad (Tierra, Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno), con exclusión de los modernos Urano, Neptuno y Plutón.

Estos siete planetas giran simbólicamente alrededor del Sol, siendo interiores al mismo Venus, Mercurio, Luna y Tierra, y exteriores los más altos: Marte, Júpiter y Saturno. En sus recorridos los astros diseñan formas directamente ligadas a la suerte de la Tierra, y de sus habitantes, los hombres, miembros activos del sistema.

Características

  • Saturno es el planeta más alejado de la tierra, pero también el más elevado. En la astronomía judiciaria (Astrología) se lo suele ver como lento (efectivamente lo es) y pesado (la Alquimia lo equipara al plomo), y por lo tanto se lo asocia a la vejez en sus aspectos negativos, en oposición con la agilidad y ductibilidad de Mercurio. Sin embargo, y pese a que las vibraciones de este astro son percibidas psicológicamente como un estado de melancolía y desasosiego espiritual, es el preámbulo a realizaciones profundas, ligadas a lo que está más allá, a lo más elevado, misterioso y oculto. La experiencia y la inteligencia son algunos de sus atributos, a los que debemos relacionar igualmente con la ancianidad, e inclusive con la Antigüedad. Todos los planetas tienen un aspecto maléfico y otro benéfico, al igual que cada una de las sefiroth: una mitad luminosa que mira a Kether, y otra oscura que mira a Malkhuth.
  • Júpiter: Entidad benéfica y generosa; Padre de los dioses e hijo de Saturno, esta precedencia nos está dando no sólo la idea de energías que se establecen jerárquicamente, sino también la de un orden invariable. Alimenta constantemente la hoguera de la vida y sus efluvios regeneradores procrean de continuo nuevos seres, ideas y cosas, sin más limitaciones que el ejercicio que a veces provee con su arma: el rayo.
  • Marte destruye en el escenario del Mundo todo lo que ya es inútil e innecesario, aunque a simple vista no sea siempre claro su papel regenerador. Dios de la guerra, imprescindible para una perpetua renovación universal, su influencia puede advertirse no sólo en las luchas humanas sino igualmente en las perpetuas batallas macrocósmicas.
  • Sol: Es el intermediario directo entre lo inmanifestado y la manifestación. Su energía, que extrae de lo más oculto de las posibilidades del cielo, es proyectada sobre el plano de la creación, produciendo todas las cosas manifestadas, de las que es el Padre a nivel creacional, el hombre incluido. Su energía radiante y ubicación central es imprescindible para la vida, a la que sella y conforma.
  • Venus: Conocida diosa del Amor, se encarga nada menos que de unir los fragmentos dispersos del ser y el universo. En su aspecto más alto se relaciona con los misterios espirituales y místicos del amor, y el coito con los dioses. Su aspecto más bajo se halla en relación con la personalidad y se expresa por la posesión del otro y la energía genital.
  • Mercurio: Emisario de los dioses, sus energías son asimiladas por los mortales como revelaciones que su versatilidad imprime en la inteligencia. Es por lo tanto un iniciador y su rapidez mental – plata viva– le permite valorizaciones intuitivas inmediatas que a veces pueden complicarnos; recuérdese asimismo que es el númen de charlatanes, comerciantes, e incluso ladrones.
  • Luna: Astro evidente y nocturno, está relacionado con la Tierra – de la que ella es una imagen celeste–, la fecundación y la potencia esencial de los efluvios vitales. Su identificación con las aguas y la oscuridad resulta sencilla de comprender. Preside la noche, y su débil luz, y la periodicidad de sus ciclos, nos anuncian la presencia de otras realidades ocultas, más allá de los fenómenos psíquicos que constituyen su reinado.
  • Tierra: En ella maduran las energías de los astros que concretan la "materia" del mundo. Es por lo tanto símbolo de la densidad y de la atracción de la gravedad hacia lo bajo. En su seno bullen energías análogas a las de las estrellas y en su cráter se cocinan las cosas más evidentemente substanciales.

Tendencias

Astros.jpg

La astrología es uno de los conocimientos de la tradición metafísica, conocida como sabiduría antigua y que ha prevalecido a través de los siglos. La astrología surge como una necesidad de encontrar un orden oculto detrás de la confusión y el caos existente en el mundo. Con ella se aprende a relacionar las experiencias de la vida con el esquema ordenado revelado por el movimiento de los astros.

En los últimos 100 años se ha dado una evolución en el pensamiento astrológico. Hasta el siglo XIX, los astrólogos seguían básicamente el antiguo sistema formulado por Ptolomeo. Hoy, sin embargo, existen diferentes tendencias que ponen de manifiesto la evolución de la Astrología.

Fuentes