Saltar a: navegación, buscar

Carlos IV

(Redirigido desde «Carlos IV de España»)
Para otros usos de este término, véase Carlos IV (desambiguación).
Carlos IV de España
Información sobre la plantilla
Rey de España
Carlos IV.jpg
Retrato de Carlos IV de España
Reinado 14 de diciembre de 1788 - 19 de marzo de 1808
Nacimiento 11 de noviembre de 1748
Portici, Nápoles, Bandera del Reino de Nápoles Reino de Nápoles
Fallecimiento 20 de enero de 1819
Roma, Bandera de los Estados Papales Estados Papales
Entierro Cripta Real del Monasterio de El Escorial
Predecesor Carlos III
Sucesor Fernando VII
Consorte María Luisa de Parma
Casa Real Casa de Borbón
Padre Carlos III
Madre María Amalia de Sajonia

Carlos IV de España. (Portici, Nápoles, 1748 - Roma, 1819). Rey de España. Sucedió a su padre, Carlos III, al morir éste en 1788. Fue un rey poco inclinado a los asuntos de gobierno, que dejó en gran medida en manos de su esposa María Luisa de Parma y del amante de ésta, Manuel Godoy. Dos circunstancias acrecentaron la decadencia y desastre del reinado: la personalidad vacilante del monarca y la coyuntura exterior surgida con la Revolución Francesa.

Síntesis biográfica

Príncipe

Carlos Antonio (Carlos IV) nació el 11 de noviembre de 1748 en Nápoles, sus padres fueron el rey español Carlos III y la princesa María Amalia de Sajonia. El 4 de septiembre de 1765, se celebró en Parma, la boda por poderes entre Carlos Antonio y María Luisa de Parma.

Reinado

Carlos IV heredó la corona de España a la muerte de su padre, siendo rey desde 1788 a 1808. En los inicios de su gobierno siguió el consejo de su padre de mantener en el poder a Floridablanca, pero en 1792 acabó por sustituirlo, primero por Aranda y luego por Manuel Godoy, que se mantendría como valido hasta el final del reinado.

Éste vino marcado por la Revolución Francesa de 1789, que puso fin a los proyectos reformistas del reinado anterior y los sustituyó por el conservadurismo y la represión, ante el temor a que tales hechos se propagaran a España.

Gobierno de Manuel Godoy

En 1792 Manuel Godoy fue declarado «ministro universal» de Carlos IV con un poder absoluto. En ese período el desarrollo de los acontecimientos en Francia condicionó la política internacional en toda Europa y arrastró también a España: tras la ejecución de Luis XVI por los revolucionarios, España participó junto a las restantes monarquías europeas en la Guerra de la Convención (1794-95), en la que resultó derrotada por la Francia republicana.

Cambió entonces Godoy el signo de la política exterior, alineándose España con Francia por los dos tratados de San Ildefonso (1796 y 1800); en consecuencia, España colaboró con Francia en su guerra contra Inglaterra de 1796-97, de nuevo en 1801 atacando a Portugal (Guerra de las Naranjas, que proporcionó a España la población de Olivenza) y, por último, en 1805, poniendo la flota española a disposición de Francia para enfrentarse a Gran Bretaña en la batalla de Trafalgar (en la que se perdió la escuadra).

Con tal sucesión de guerras se agravó hasta el extremo la crisis de la Hacienda; y los ministros de Carlos IV se mostraron incapaces de solucionarla, pues el temor a la revolución les impedía introducir las necesarias reformas, que hubieran lesionado los intereses de los estamentos privilegiados, alterando el orden tradicional.

Destitución

La descomposición de la Monarquía se agudizó tras el Motín de Aranjuez (1808) dirigido por los fernandinos los cuales acabaron con de Godoy (17 de marzo) y pusieron al príncipe heredero, Fernando VII en el trono español. Carlos llamó entonces en su auxilio a Napoleón, con quien había acordado poco antes dejar paso libre a las tropas francesas para invadir Portugal y luego repartírselo entre ambos; pero, aprovechando la debilidad de los Borbones españoles, Napoleón prefirió ocupar también España (dando comienzo la «Guerra de la Independencia», 1808-14) y se llevó a la familia real a Bayona (Francia).

Allí hizo que Fernando devolviera la Corona a Carlos, que a su vez se la cedió a Napoleón -como le había prometido-, para que éste terminara por entregarla a su hermano José I Bonaparte. En 1808 Napoleón invade la península y el descontento popular condujo al motín de Aranjuez (dirigido por los fernandinos) y que acabó con el poder de Godoy (17 de marzo de 1808) y la abdicación del monarca (19 de marzo) en su hijo Fernando.

Exilio

Carlos IV permaneció prisionero de Napoleón, residiendo en Marsella, hasta la derrota final de éste en 1814; pero en aquel año fue Fernando VII el repuesto en el Trono español, manteniendo a su padre desterrado por temor a que le disputara el poder. Carlos se exilio en Italia junto a su mujer, residiendo en el palazzo Borghese de la corte papal. Murió en Roma el 19 de enero de 1819, a los setenta años de edad.

Matrimonio e hijos

Carlos IV junto a la familia real.

Carlos IV contrajo matrimonio con su prima hermana María Luisa de Borbón-Parma (hija de Felipe, Duque de Parma) en 1765. Tuvieron 14 hijos de las veinticuatro veces que María Luisa de Borbón-Parma estuvo embarazada, pero solo siete llegaron a la edad adulta:

Filmografía

Fuente