Saltar a: navegación, buscar

Gastritis

Gastritis
Información sobre la plantilla
Stomach acid.jpg
Clasificación:No Trasmisible
Región de origen:Estómago

Gastritis. Es la inflamación de la mucosa del estómago producida por diferentes causas. La gastritis es una irritación de la mucosa del estómago por exceso de secreción ácida , bien por que ha comido algo fuerte, bien por la toma de medicamentos antinflamatorios o bien en un gran porcentaje de los casos existe una infección por el Helicobacter pilory.

Denominación

Se le denomina gastritis a la inflamación de la mucosa gástrica, que en la gastroscopía se ve enrojecida, presentándose en diversas formas de imágenes rojizas en flama o como hemorragias subepitelial.

Diagnóstico

El diagnóstico de certeza es mediante un estudio histopatológico de la biopsia de mucosa gástrica previamente extraída de la exploración endoscopica. Es posible que sólo una parte del estómago esté afectada o que lo esté toda la esfera gástrica.

Crónica y aguda

Esta enfermedad pude tener una aparición rápida y resolución en pocos días, o de tipo crónico, en cuyo caso puede persistir durante años y producir Úlcera péptica.

La crónica es de diagnóstico más difícil que la aguda y deben distinguirse dos variantes: La que se asocia a secreción aumentada ácida gástrica, y aquella que cursa con baja secreción ácida gástrica, en la que no se pautan antiácidos. Con frecuencia es producida por una infección causada por la bacteria helycobacter pylori.

Otras causas incluyen el consumo excesivo de alcohol y otras transgresiones dietéticas (comidas copiosas, abuso de condimentos fuertes e irritantes), las intoxicaciones de origen alimentario, el tabaco, el estrés, el uso prolongado de ciertos medicamentos (antiiflamatorios y antirreumáticos) o tomar demasiadas aspirinas.

Síntomas

Los síntomas característicos son sensación ardiente en la boca del estómago que puede llegar hasta el pecho, Acidez, Náuseas, en ocasiones Vómitos y flatulencia (véase el capítulo de meteorismo o flatulencia). Un estilo de vida saludable y unos adecuados hábitos alimentarios pueden prevenir esta dolencia y, en caso de padecerla, mejorar los síntomas y prevenir posibles recaídas.

Causas

Son varias las causas, como los malos hábitos alimenticios, el estrés, el abuso en el consumo de analgésicos (aspirina, piroxicam, indometacina, etc.) o la infección por Helicobacter pylori.
AcuteGastriti.jpeg

La gastritis aguda puede ser causada por una infección. La bacteria H. pylori causa la mayor cantidad de casos de gastritis. De acuerdo a la Organización Mundial de Gastroenterología, la bacteria H. pylori se encuentra presente en la mitad de la población mundial.

Otros microorganismos diferentes a H. pylori como virus, bacterias, hongos, etc. también pueden causar gastritis agudas.

La gastritis crónica también puede ser causada por la bacteria H. pylori que infecta la parte del antro del estómago.

Una respuesta autoinmune en el organismo también puede desencadenar una gastritis crónica. En este caso, el sistema inmunológico ataca las células sanas del revestimiento del estómago.

Otra causa de gastritis se encuentra en la irritación de químicos como consumo de medicamentos, alcohol, tabaco, entre otros.

Algunas causas de gastritis son menos frecuentes. Se presentan como parte de enfermedades generales como la Enfermedad de Crohn.


Alimentos

Aconsejados

  • Leche y lácteos: No se recomienda la toma frecuente de leche, ya que crea acidez a las 2 ó 3 horas tras su ingesta. Es preferible consumir leche (total o parcialmente desnatada) u otros lácteos poco grasos (queso fresco, yogur desnatado...).
  •  Carnes, pescado, huevos y sus derivados: Carnes con poca grasa, pescado blanco y azul cocinado con poca grasa, huevos revueltos o en tortilla o escalfados o pasados por agua, fiambre de pollo o pavo.
  • Cereales, patatas y legumbres: Todos salvo los indicados en "alimentos limitados". En relación con las legumbres, se recomienda combinarlas solo con arroz o patata y verduras, y si aun así no sientan bien, pasarlas por el chino o el pasapurés para eliminar los 'hollejos' y mejorar su digestibilidad y tolerancia.
  • Verduras y hortalizas: Todas (cocidas enteras y en ensalada), salvo las flatulentas.
  •  Frutas: Frescas muy maduras no ácidas, batidas, asadas, en compota o en puré. Bebidas: Agua, caldos diluidos y desgrasados e infusiones suaves (salvo las indicadas en alimentos limitados).
  • Grasas: Aceite de oliva y semillas (girasol, maíz, soja...), mantequilla y margarinas vegetales, en crudo se toleran mejor, mayonesa ligera.

Permitidos

  • Leche y lácteos: Leche entera, quesos semigrasos, batidos y postres lácteos tipo natillas, flan, arroz con leche (excepto de chocolate y los que llevan nata o están enriquecidos con nata).
  • Carnes semigrasas, jamón york y serrano magros.
  • Cereales: Cereales integrales y muesli (con frutos/as secas), según tolerancia individual.
  • Bebidas: Zumos comerciales no ácidos, fruta en almíbar.
  • Otros productos: Mermeladas, bollería y repostería sencillas (las que en composición más se parecen al pan: bollo suizo, bizcochos de soletilla), gelatina de frutas y mayonesa convencional en pequeña cantidad.

Limitados

Respuesta dietética

La dieta varía en función de los síntomas y de la evolución de la enfermedad: Gastritis aguda asociada a náuseas y vómitos Si aparecen vómitos debemos asegurar un adecuado aporte de líquidos para evitar la deshidratación. Tras el vómito inicial, se recomienda esperar 1 ó 2 horas antes de ingerir líquido alguno.

Transcurrido ese tiempo, tomar líquidos a pequeños sorbos cada 15 ó 30 minutos: zumos diluidos, caldo poco concentrado, infusiones suaves, suero casero o de farmacia, bebidas isotónicas. Es preferible no dar leche ya que puede inducir al vómito. Por el contrario las bebidas carbonatadas desgasificadas ayudan a calmar las molestias digestivas.

A medida que los vómitos cesan se puede empezar a tomar alimentos sólidos, repartidos en cinco o seis ingestas de pequeño volumen para evitar sobrecargar el estómago y mejorar las molestias digestivas, descansado entre toma y toma pero sin acostarse de inmediato. Suelen tolerarse mejor los alimentos secos: tostadas, galletas sencillas… y los de consistencia pastosa, poco condimentados y no excesivamente aromáticos: purés, cremas, arroz y patata hervidos, natillas, flan, gelatinas, compotas…(templados, desprenden menos olor y provocan menos nauseas).

Se recomienda comer lentamente, masticando bien, en ambiente relajado, tranquilo y seguir tomando líquidos pero mejor entre horas, fuera de las principales comidas. Si no hay vómitos en 6 horas, se podrá iniciar una alimentación regular durante las siguientes 24 horas, pero si no es así, lo mejor es suspender la alimentación y acudir al médico. Gastritis crónica de evolución favorable El tratamiento dietético es similar al de la úlcera péptica (mirar el capítulo correspondiente).

Recomendaciones dietéticas

  • Llevar a cabo una alimentación lo más variada posible, excluyendo tan sólo temporalmente aquellos alimentos que crean molestias y los que aumentan la acidez o irritan la mucosa gástrica. No limite su dieta más de lo necesario.
  •  Distribuir la alimentación en tres o cuatro tomas (desayuno, comida, merienda y cena). Se puede incluir una colación a media mañana, según horarios y costumbre.
  • No hacer comidas abundantes; pesadas o copiosas, comer lentamente y masticar bien.
  • No comer alimentos sólidos justo antes de ir a la cama (fermentan en el estómago y producen molestias).
  • No es aconsejable la toma frecuente de leche (véase 'alimentos aconsejados').
  • Preferir alimentos jugosos que apenas precisan grasa ni cocción prolongada.
  • Probar la tolerancia frente a los alimentos ricos en fibra (verduras cocidas enteras, ensaladas, legumbres, cereales integrales, frutos secos y frutas secas…).
  • Excluir los alimentos muy salados o condimentados y las conservas en escabeche.
  • Sustituir el café, el descafeinado y el té (estimulan la secreción gástrica), por achicoria, malta o infusiones suaves (romero, salvia, manzanilla, etc.).
  • No tomar bebidas gaseadas.
  • No consumir cantidades excesivas de azúcar.
  • En algunas personas que padecen acidez los derivados del tomate (salsas) y el zumo de cítricos pueden causarles molestias.
  • Evitar los alimentos muy calientes o muy fríos ya que provocan irritación.
  • Progresivamente incluir alimentos nuevos hasta llegar a una alimentación normal y de acuerdo a las indicaciones de dieta equilibrada.

Cuidados alimenticios

  • Preferir aquellas técnicas culinarias que menos grasa aportan a los alimentos: al agua -cocido o hervido, vapor, escalfado, rehogado, plancha, horno y papillote.
  •  Utilizar moderadamente: fritos, rebozados, empanados, guisos y estofados (desgrasarlos en frío, mejora la conservación y calidad nutricional). 
  •  Respecto a la legumbre, un remojo prolongado (mayor de 8 horas) y romper el hervor a mitad de cocción, disminuye la posibilidad de que causen flatulencia.

Comida apetitosa

  • Ácidos: Preferir el vinagre de manzana y el zumo de limón al vinagre de vino.
  • Aliáceos: Evitar los carminativos que estimulan las secreciones gástricas como el ajo, cebolla, cebolleta, chalota.
  • Hierbas aromáticas: Ayudan a la digestión el estragón, eneldo, laurel, tomillo, romero, mejorana...
  • Evitar las especias fuertes: Pimienta (negra, blanca, cayena y verde), pimentón, guindilla.

Tratamientos

Los tratamientos de gastritis suelen ser antiácidos (Almax, Urbal Aliden), o reguladores de la acidez gástrica (ranitidina) o que disminuyan la secreción gástrica, tipo Omeprazol y sobre todo una dieta:

  1. Las bebidas gaseosas retrasan la digestión por lo que aumentan la secreción de ácidos en el estómago.
  2. Una dieta para el estómago delicado se suele llamar dieta blanda.


Cuando la gastritis es ocasionada por la bacteria Helicobacter pylori y se presenta una infección sintomática el tratamiento a seguir es mediante antibióticos. Los antibióticos más usados para la gastritis son claritromicina, amoxicilina y tetraciclina. Una vez eliminada la infección, la gastritis eventualmente también desaparecerá. Al mismo tiempo, se disminuirán las probabilidades de padecer otras complicaciones mayores como cáncer de estómago o úlcera péptica.

Remedios caseros para la gastritis

Se hierve en un jarro pequeño de los de 10 a 12 onzas de agua. Cuando esté en plena ebullición se le añade un puñado de hojas y flores de manzanilla.

Se quita del fuego y se tapa el recipiente. A las dos o tres horas, se cuela y se puede tomar una tacita una por la mañana, otra por la tarde y la última antes de la comidas.

Este remedio puede ser un buen aliciente, pero siempre recuerde consultar a su médico si padece de gastritis crónica

  Cáscara de mangle rojo:

01- Se coge la cáscara del mangle rojo y se lava bien previamente. 02- Se esteriliza un pomo de boca ancha y se deposita en él el mangle rojo. 03- Se rellena de agua hervida. 04- Se deja reposar por 15 días en la oscuridad. 05- Luego se pone en el refrigerador en la pare de abajo donde no le de tanto el frío. 06- Y se toma como agua natural.

     Es recomendable tener en cuenta que las cáscaras sean frescas y rojas.


Semillas de carambola (Averrhoa carambola)

Las Semillas de carambola o Fruta de estrella podrían mejorar el malestar estomacal que produce la gastritis debido a las propiedades antiácidas de esta fruta. A su vez, mejoraría la digestión, la distensión abdominal, las náuseas y la acidez.


Uso de las semillas de carambola

La forma más sencilla de emplear las semillas de carambola contra la gastritis es mezclando 1 cucharada de estas semillas con 1 cucharadita de jengibre en 1 vaso de agua tibia. Beber 3 veces al día.

Otra variante consiste en hervir en ½ litro de agua, 4 cucharaditas de semillas de carambola. Permitir que hierva hasta que se evapore la mitad del agua, para luego colar y beber no más de ½ taza diaria.

Fuentes