Saltar a: navegación, buscar

Husky siberiano

Husky siberiano
Información  sobre la plantilla
Raza-Husky-Siberiano.jpg
GrupoPerro nórdico
País de OrigenBandera de Rusia Rusia
ClasificaciónPerro de trineo
Nombres alternativos
Shusha
Keshia
Keshiata
Clasificación Científica
ReinoAnimalia
FiloChordata
ClaseMammalia
OrdenCarnívora
FamiliaCanidae
GénerosCanis
Apariencia física
TamañoGrande
Altura a la Cruzentre 51 y 60 Cm
Pesoentre 20 y 27 Kg
Estándar internacional
FCIGrupo 5 ,Sección 1

El Husky siberiano es un perro de trabajo compacto, ligero y de tamaño mediano. Su aspecto marcadamente lobuno es un indicador de la herencia nórdica. Tomó el nombre de la antigua tribu de los Husky, procedente del nordeste asiático. Son reconocidos por ser perros de trineo de gran resistencia.

Historia de la raza

Esta raza es natural de la región del estrecho de Bering, del noreste de Siberia. Se estima que haya sido la cultura chukchi la responsable del origen del husky siberiano. Es una de las razas en el grupo de perros spitz.

Los miembros de esta raza permanecieron aislados en el territorio siberiano durante cientos de años hasta el comienzo de nuestro siglo, cuando los comerciantes de pieles los importaron a Norteamérica.

A partir de 1908 el Husky Siberiano fue importado desde Siberia hasta Alaska, donde ganó popularidad como perro de trineo.

En la 2da Guerra Mundial el Husky Siberiano fue empleado por el ejército norteamericano para operaciones de búsqueda y rescate en las regiones árticas.

La raza fue reconocida como el Siberian Husky por parte del American Kennel Club en 1930. El primer Husky inscrito en el libro de orígenes del AKC se llamaba Fairbanks Princess Chena. La raza fue también reconocida por otra asociación canina del país, el United Kennel Club, con el nombre de Husky Ártico. La raza recibe a veces ese nombre en Inglaterra, aunque el nombre usual por el que se la conoce es el de Siberian Husky.

Hazaña: La gran carrera del suero

Una historia muy conocida que documenta la inigualable habilidad del Husky como perro de trineo es la historia de lo que se ha dado en conocer como la «Gran Carrera del Suero» de 1925. Una epidemia de difteria en Nome, Alaska, requería de la llegada de la antitoxina para prevenir la propagación de la enfermedad, pero las severas condiciones climáticas hicieron imposible transportarla por aire. El aprovisionamiento de suero más cercano, que estaba en Anchorage, Alaska, sólo podía ser llevado por tren hasta la ciudad de Nenana, pero todavía quedaban más de 1.000 km de viaje hasta Nome. La única manera de cubrir la distancia que quedaba era usando equipos de perros de trineo. Los equipos de relevos cubrieron la distancia en sólo cinco días y medio, lo que suponía un tiempo admirablemente corto para cubrir dicha distancia, y el suero llegó a Nome a tiempo para salvar a la gente de lo que hubiera resultado en una muerte segura.

Dos conductores en particular, Gunnar Kasan y Leonard Seppala, que usaban equipos de Siberian Husky, se volvieron muy conocidos. El equipo de Kasan fue el último equipo de relevos, el equipo que hizo entrega del suero en Nome, el 2 de febrero de 1925. Su perro líder, Balto, que ya había probado su valía como perro de trineo y como rastreador muchas veces, fue reconocido como mejor perro líder de Alaska. Hoy día, la estatua de Balto se erige en el Central Park de Nueva York como conmemoración para todos aquellos perros que participaron en la epopeya.

Características físicas

Husky siberiano

Las medidas varían entre las diferentes federaciones caninas del mundo. Presentamos cifras relativas que dan una idea del tamaño de la raza. Si desea exhibir su perro, consulte las medidas de la federación donde desea competir. Normalmente los perros de esta raza alcanzan los doce a trece años de edad.

Cabeza

No muy grande. El cráneo es de tamaño mediano proporcional al cuerpo.

Ojos

Almendrados. Pueden ser castaños, o azules, o uno de cada color.

Stop

El “stop”, parte frontal de la cabeza debajo de la frente, es bien definido.

Hocico y boca

El hocico tiene la misma longitud que el cráneo. La mordida debe ser de tijera, donde al cerrar la boca los dientes de abajo descansan en la parte interior de los de arriba.

Nariz o trufa

La trufa es negra en ejemplares grises y negros, color hígado en perros cobrizos y de color carne en los de color blanco uniforme. Se permite la nariz de nieve que es la que tiene algunas rayas rosas.

Orejas

Medianas. Colocadas altas en la cabeza. Las mantiene paradas.

Espalda

Recta y fuerte. A nivel desde la cruz a la grupa.

Pelo

El pelo externo es de largo medio, denso, no muy áspero. El manto interno es suave y denso.

Color del pelo

Las estándar del husky siberiano permiten que el pelo sea de todos los colores en todas las combinaciones.

Cola

La cola del husky siberiano es larga, con buena cantidad de pelo, en lo que se llama brocha de zorra. Usualmente la mantiene caída, cuando entra en acción es posible que la sitúe sobre la espalda.

Medidas

La altura del husky siberiano a la cruz o los hombros es de:

  • En los machos de 53 a 60 cm. (21 a 23½ pulgadas)
  • En las hembras de 51 a 56 cm. (20 a 22 pulgadas).

Peso

  • Machos pesan de 20 a 27 kg. (44 a 60 libras).
  • Hembras es de 16 a 23 kg. (35 a 50 libras).

Mascota

Carácter y comportamiento

Husky Siberiano

Se trata de un perro hermoso y de aspecto lobuno, dotado de un carácter excelente y de una extraordinaria resistencia. Es amable y amistoso, aunque al mismo tiempo atento y curioso. En el perro adulto se puede hallar cierta reserva y dignidad. Su inteligencia, docilidad y disponibilidad hacen de él un compañero amable y un trabajador generoso.

No sólo es un campeón en las carreras, también es el más dulce y simpático de los perros nórdicos. Muy inteligente, dócil y cariñoso, es un perro gregario que busca encontrar su sitio dentro de la familia, siempre bajo la autoridad de un dueño firme y justo al que respetará como al líder de la manada.


Su encanto reside en que es un perro un poco felino, muy orgulloso e independiente y al que a veces le gusta sorprender con reacciones imprevisibles: el hielo de Siberia no ha enfriado un solo grado su temperamento emotivo y visceral.


El Husky Siberiano es tan amistoso que nunca se sentirá identificado en el papel de guardián, prefiere pasarse el día jugando con los niños y haciendo nuevos amigos. La soledad le aburre y sabe apreciar cualquier tipo de compañía en casa, desde otros perros a un gato con el que intercambiar impresiones. No es recomendable dejar mucho tiempo solo al Husky Siberiano dentro de casa, de todos los perros "decoradores" de interiores, éste es sin duda uno de los más creativos y trabajadores.

Federaciones caninas

Relación de federaciones caninas que reconocen esta raza. Referencias útiles para estimar la popularidad de esta raza, el esfuerzo realizado por mantenerla definida, obtener asesoramiento antes de adquirir un cachorro de sangre pura, y ver esta raza competir.

Cuidados de la raza

El Husky Siberiano es un perro imponente que necesita espacio para desarrollarse, por lo que no es recomendable tenerlo en un apartamento a menos que el dueño esté dispuesto a sacarlo para que se ejercite y que tenga a su disposición un jardín donde pueda jugar y correr a su gusto.

Debe ponerse en el cachorro, atención particular durante los primeros meses de vida. En este período se establece una duradera relación afectiva entre el perro y el amo. El cuidado del pelaje debe realizarse preferiblemente todos los días, con un cepillo que tenga púas metálicas por un lado y de cerda por el otro.

El clima templado no le asusta siempre que pueda refugiarse bajo la sombra de un frondoso árbol. Es un perro decididamente campestre que no siente ninguna curiosidad por experimentar la vida dentro de un apartamento en la ciudad.

Es tan pulcro que ni siquiera hace falta bañarlo, pues su piel está equipada con un "programa de autolimpieza", aunque su forro de peluche sí necesita cepillados frecuentes.

Esta es una raza libre de grandes problemas de salud, pues en su lugar de origen las condiciones de vida son tan duras que sólo pueden mantenerse los mejores ejemplares. No obstante, sus ojos pueden ser débiles y hay que vigilarlos ante las cataratas y la atrofia de retina.

Aunque no trabaje tanto como antes, el Husky Siberiano no está hecho para pasarse el día durmiendo en el sofá. Para que viva feliz diez años o más, nada mejor que buenas carreras diarias, con o sin trineo.

Véase también

Fuentes