George Bush

De EcuRed
(Redirigido desde George H. W. Bush)
Para otros usos de este término, véase George Bush (desambiguación).
George H. W. Bush
Información sobre la plantilla

George H. W. Bush fue director de la CIA, vicepresidente y luego presidente de los Estados Unidos
Presidente de los Estados Unidos de América
41.er Presidente de los Estados Unidos
20 de enero de 1989 - 20 de enero de 1993
PredecesorRonald Reagan
SucesorBill Clinton
44º Vicepresidente de Estados Unidos
1981 - 1989
PresidenteRonald Reagan
PredecesorWalter Mondale
SucesorDan Quayle
Presidente de la Agencia Central de Inteligencia
Director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)
1976 - 1977
Datos Personales
NombreGeorge Herbert Walker Bush
Nacimiento12 de junio de 1924
Massachusetts, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Conocido porGeorge Bush
Partido políticoRepublicano
HijosGeorge W. Bush

George Herbert Walker Bush fue el cuadragésimo primer presidente de los Estados Unidos. Anteriormente había sido director de la CIA entre 1976 y 1977 y posteriormente vicepresidente del propio país durante el gobierno de Ronald Reagan.

Durante su mandato se aprobó la Ley Torricelli, acción que reforzó el carácter extraterritorial del bloqueo contra Cuba y se estableció la llamada política diferente que perseguía el estrangulamiento económico de Cuba en momentos en que se producía la crisis y el desmembramiento del Campo Socialista.

Es uno de los miembros principales del Grupo Bilderberg junto con David Rockefeller y Henry A. Kissinger.

Su padre fue el Senador Prescott Bush y su hijo, George Walker Bush, fue presidente de los Estados Unidos entre 2001 y 2009.

Contenido

Biografía

George H. W. Bush nació en Milton, en el estado de Massachusetts el 12 de junio de 1924, pero se crió y educó en la ciudad de Greenwich, en Connecticut. Su padre fue el Senador Prescott Bush.

Durante la Segunda Guerra Mundial combatió como piloto naval. Luego estudió economía en la Universidad de Yale, de la cual sale graduado en 1948.

Inicios en la política

Fue elegido dos veces consecutivas Representante a la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos (1967-1971) por el Estado de Texas; y más tarde sería Embajador de su país en la ONU (1971-1973). Además fue Presidente del Comité Nacional del Partido Republicano (1973-1974).

Director de la CIA

Entre 1976 y 1977 se desempeñó como director de la CIA y en ese período estuvo al tanto, amparó y ocultó las acciones terroristas de las organizaciones terroristas de origen cubano que operaban en Estados Unidos y otros países de América Latina y el Caribe que culminaron con la voladura en pleno vuelo de un avión civil de Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados.

Doce años después, el 7 de septiembre de 1988, durante una audiencia en el Senado de los Estados Unidos, el senador demócrata por el estado de Iowa, Tom Harkin, realizó una intervención donde lanzó un grupo de preguntas a George H. W. Bush, en esos momentos vicepresidente y candidato republicano a la presidencia de los EE.UU. Ninguna de las preguntas del senador, relacionadas con la voladura del avión de Cubana y acerca de sus vínculos con Félix Rodríguez, connotado agente de la CIA, involucrado en el asesinato de Ernesto Guevara y en el caso Irán-contra, tuvieron respuesta, y apenas recibieron atención en la prensa.

Según revelan documentos desclasificados, Bush padre viajó a Miami en noviembre de 1976, en compañía de un alto oficial, del FBI, entonces de acuerdo a la información revelada en estos documentos ya conocía que Posada y Bosch eran responsables de este atentado.

El 8 de octubre de 1976, ya ejecutado el acto terrorista en el avión en Barbados, el Director del FBI en Washington envió un documento secreto calificado como de "máximo nivel y prioridad" a 14 altos destinatarios entre los que se incluía el Director de la CIA, donde se decía:
El 7 de octubre de 1976 la fuente confidencial dijo además que en vista del arresto de Vázquez (1) y Lugo en Trinidad, el (tachado) estaba coordinando para que Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila abandonaran Venezuela lo antes posible. La fuente prácticamente admitió que Posada y Bosch habían sido los arquitectos de la voladura de la aeronave y prometió dar más detalles sobre el 6 de Octubre de 1976.
La fuente confidencial es (tachada).
De las declaraciones de (tachado) parece casi seguro que el (tachado) conocía de las actividades de Posada y Bosch y que ahora tratara de desasociarse de ellos...

Todo o casi todo lo que Bush padre sabía en octubre de 1976 lo conocía el máximo nivel del gobierno norteamericano, si nos atenemos a quienes eran los destinatarios de los cables e informes.

Poco tiempo después el gobierno de los Estados Unidos le comunica a las autoridades venezolanas que no tenía información sobre los hechos ocurridos para ser usada en el proceso contra los autores del atentado.

Vicepresidente

Bush se postula para las elecciones primarias de su partido, con vista a las presidenciales de 1980, pero es derrotado por Ronald Reagan. Reagan, quien luego de negarse a ponerse de acuerdo con su rival, a quien acusa de emplear métodos de agente secreto, cambia repentinamente de opinión y lo toma como vicepresidente. Reagan y Bush se enfrentan al saliente Jimmy Carter y usan en su campaña los recuerdos de la derrota de Vietnam, los escándalos del Watergate, pero sobre todo, el caso de los rehenes en la embajada estadounidense en Teherán.

George Bush se encarga de impedir que la situación de los rehenes sea solucionada y entorpece las negociaciones con los representantes iraníes. Los rehenes no serán liberados antes de las elecciones, ganadas finalmente con facilidad por Ronald Reagan. Algunos minutos después de que este preste juramento durante la ceremonia de investidura, los ciudadanos estadounidenses son liberados por Teherán y repatriados.

El 30 de marzo de 1981, Ronald Reagan estuvo a punto de ser asesinado por un joven de 25 años en los momentos en que salía de un hotel de Washington. George H. W. Bush tiene que dirigir durante unos días un gabinete de crisis secundado por el secretario de Estado Alexander Haig.

Irán-contra

En enero de 1986, la administración Reagan aprobó el plan de Robert McFarlane de emplear a Michael Ledeen como intermediario, en lugar de Israel, para venderle armas a Irán a cambio de la liberación de rehenes. Las ganancias serían utilizadas para la Contra de Nicaragua.

El entonces vicepresidente Bush conocía de este contrabando y su oficina lo supervisaba. El agente de la CIA Félix Rodríguez, uno de los jefes de la operación en el terreno, quien había sido el coordinador de la fuga de Luis Posada Carriles y su incorporación a la secreta operación. Según salió a relucir en una investigación realizada por un comité organizado por el senador John Kerry, Rodríguez, durante todo este tiempo, "hablaba casi a diario" con la oficina del entonces vicepresidente Bush, desde la Base Aérea de Ilopango.

El condecorado ex agente de la DEA, Celerino Castillo III, recuerda que:

en 1986 me encontré al entonces vicepresidente Bush en una recepción que ofrecía el embajador norteamericano en Guatemala; yo le dije que algo raro estaba pasando en Ilopango, solo se sonrió y se marchó.

Presidencia

En el año 1988 Bush derrotó a los otros pre-candidatos en las elecciones primarias internas del Partido Republicano, y se convirtió en el candidato presidencial oficial de ese partido.

El opositor Partido Demócrata escogió al Gobernador del Estado de Massachusetts Michael Dukakis como su candidato presidencial. En las elecciones del 8 de noviembre de 1988 Bush ganó, obteniendo el 53,37% del total de votos. Se pudo apreciar desde un inicio que la administración de George Bush continuaría desarrollando la misma estrategia de su predecesor Reagan.

Invasión a Panamá

El 19 de diciembre de 1989 Bush ordenó comenzar el bombardeo estadounidense simultáneo a Panamá. Se daba inicio así a la invasión militar norteamericana en ese territorio. El presidente anunció que sus fuerzas en Panamá tenían como objetivo capturar a Manuel Antonio Noriega y proteger "los intereses norteamericanos" en aquel país.

La movilización militar tomó aproximadamente dos semanas y se calculan más de 3 000 bajas, en su gran mayoría civiles de las áreas más pobres del país. El nombre de la operación fue "Causa Justa.

Guerra del Golfo

El 2 de agosto de 1990 el una vez aliado de Estados Unidos, Saddam Hussein, presidente de Iraq, ordenó el inicio de la invasión a Kuwait, país petrolero aliado de EE.UU. Iraq fue inmediatamente sancionado económicamente por las Naciones Unidas. Debido a estas sanciones a instancias de Washington, murieron 1,5 millones de iraquíes, de ellos 750 000 niños.

El 16 de enero de 1991 una coalición internacional de 31 países liderada por Estados Unidos inició una campaña militar contra Iraq. En la llamada Guerra del Golfo, Estados Unidos lanzó sobre territorio iraquí más de 40 toneladas de uranio empobrecido, prohibido por las convenciones internacionales, causante, de que entre 1991 y 1994 la incidencia del cáncer en Iraq aumentara en un 700%. La tasa de mortalidad infantil en Iraq en 1989, antes de la Guerra del Golfo, era de 38 por cada 1 000 nacidos vivos y que esa cifra, en 1999, se había elevado a 131 niños muertos por cada 1 000 nacidos vivos, es decir un 345%.

Política anticubana

La administración Bush no varió la política anticubana de su predecesora. Continuaron las tensiones con la Isla en el escenario latinoamericano; la condena por la supuesta violación de los derechos humanos; la utilización de Radio Martí como vehículo para fomentar la subversión en el territorio cubano y estímulo a las agresiones de los elementos más reaccionarios dentro de los emigrados de la Isla. No obstante el regreso escalonado de las tropas cubanas de Angola ayudó a disminuir ligeramente las tensiones entre ambos países. Como parte de la campaña anticubana por violación de los derechos humanos, Estados Unidos trató de utilizar su influencia para condenar a Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. En la delegación norteamericana se incluyó como especial provocación contra el gobierno de Cuba al contrarrevolucionario de origen cubano Armando Valladares. A pesar de la maniobra, el proyecto norteamericano fue totalmente derrotado en Ginebra "[1].

El 31 de marzo de 1989 el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de la Televisión Martí y su presupuesto, bajo la administración del Departamento de Estado. El proyecto de 16 millones de dólares fue presentado por el congresista Bill Nelson con la complacencia del presidente Bush.

El 20 de mayo en una reunión con la extrema derecha de los emigrados cubanos en la Florida el presidente Bush declaró:

"Yo les prometo que hasta que Fidel Castro no muestre deseo de cambiar el comportamiento de Cuba y su política, nosotros mantendremos nuestra actual política hacia Cuba. Espero que esto ponga fin a las especulaciones de que mi gobierno, unilateralmente, mejorará las relaciones con Cuba "[1].

Esa misma mañana, como parte de la maniobra militar Global Shield (Escudo Global), aviones estadounidense ensayaban un golpe aéreo masivo contra las provincias occidentales de Cuba. Completando la maniobra intimidatoria se mantuvieron un gran número de barcos de guerra en aguas cercanas a la Isla.

El 25 y el 26 de julio, tratando de sacar partido a los sucesos de la Causa 1 del 89, los Comités de Relaciones Exteriores de la Cámara y del Senado iniciaron audiencias para tratar la implicación de Cuba en el narcotráfico internacional.

En los primeros meses de 1990 se acelera el proceso de derrumbe del Socialismo en Europa del Este. Previendo que un proceso similar podría ocurrir en Cuba, el presidente Bush da órdenes al Servicio de Inmigración y Naturalización (INS), para que confeccione un plan, cuyo objetivo sería impedir la entrada indiscriminada de cubanos en territorio norteamericano una vez que se derrumbara el gobierno revolucionario en Cuba.

En el mes de abril de 1990 comienzan las transmisiones hacia Cuba de la Televisión Martí. El presidente Bush, en reunión con directivos de la radio y la televisión de Estados Unidos elogia el trabajo que debía hacer la emisora, como el que habían hecho antes Radio Martí y la Voz de las Américas.

El 20 de abril, como parte de la política agresiva contra Cuba, Estados Unidos lleva a cabo la maniobra militar Ocean Venture (Aventura Oceánica) en el Mar Caribe. Como parte de esta maniobra se realiza el lanzamiento de paracaidistas en Puerto Rico, en condiciones similares a las que podían encontrar en Cuba. Paralelamente se realiza el ejercicio Defex, incluyendo la Base Naval de Guantánamo.

Un relevante acontecimiento del mes de abril que significó un gran éxito de la política exterior de Estados Unidos fue la derrota del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en las elecciones presidenciales de Nicaragua ante la candidata de Estados Unidos y de la derecha, Violeta Barrios de Chamorro. La derrota de los sandinistas dejó a Cuba sin aliados en el hemisferio occidental y permitió a Estados Unidos concentrarse en la destrucción de la Revolución Cubana.

El 20 de noviembre se presenta la llamada Enmienda Mack a la Ley de Control de Exportaciones en el Congreso de Estados Unidos que pretendía imponer carácter extraterritorial al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba. A pesar de su política anticubana el presidente Bush vetó la Enmienda por considerar que el carácter extraterritorial de la misma traería serias contradicciones con los aliados de Estados Unidos. Sobre la Enmienda declaró el presidente norteamericano que la misma:

"Pudiera forzar a subsidiarias extranjeras de compañías estadounidenses a tener que elegir entre violar las leyes de Estados Unidos o las del país donde radicaba la subsidiaria"[1].

En los primeros meses de 1991 la campaña anticubana se centró en la supuesta violación de los derechos humanos en la Isla. El 1 de marzo la Cámara de Representantes aprobó una resolución condenando los derechos humanos en Cuba y luego de esto, Estados Unidos logró, tras fuertes presiones que la Comisión de Derechos Humanos de la ONU nombrara un representante especial de Secretario General para monitorear la situación de los derechos humanos en territorio cubano.

El 5 de agosto se reunieron Bush y Mijaíl Gorbachov, entre otros planteamientos, Estados Unidos condicionó la ayuda norteamericana a la URSS con el cese de la ayuda soviética a Cuba. Días después el senador Connie Mack y la representante Ileana Ros – Lehtinen escribieron una carta a Bush donde le solicitaban se asegurase de que la planta nuclear de Cienfuegos nunca llegará a estar operativa. En el mes de septiembre de 1991 se desata una gran ofensiva norteamericana contra Cuba. El día 4, Jorge Más Canosa se reúne en Moscú con Boris Yeltsin y anuncia la apertura de una oficina de la Fundación Nacional Cubano Americana en Moscú. El día 12, Gorbachov, tras una entrevista con el Secretario de Estado, James Baker, anuncia que la URSS iniciaría el retiro de sus tropas de Cuba y que el comercio entre ambos países dejaría de ser subsidiado, por lo que los ingresos de Cuba se contraerían en 2 000 millones de dólares anuales[1].

El 27 de septiembre de 1991 el Departamento del tesoro anunció la reducción a US $500 de los gastos de los cubano-norteamericanos para invitar a sus familiares residentes en la Isla. La medida incluyó también la reducción a US $300 de la cantidad de dinero que los exiliados cubanos podían enviar a sus familiares en la Isla cada tres meses.

El 1 de octubre las fuerzas armadas de Estados Unidos inician una serie de ejercicios militares con el pretexto del golpe militar en Haití; dentro de estos se incluye un simulacro de evacuación de la Base Naval de Guantánamo. En repetidas ocasiones y en actitud completamente provocativa los aviones y helicópteros norteamericanos violan el espacio aéreo cubano. El ejercicio culmina el 7 de noviembre sin que las FAR respondieran a la provocación.

El resto de 1991, el gabinete de Bush se limitó a esperar que la Revolución Cubana implosionase arrastrada por la crisis económica interna de la Isla. Sin embargo al ser 1992 un año electoral, la cuestión cubana volvió a estar en el centro de la atención de la administración norteamericana.

La solidez del gobierno cubano fue apreciada por algunos políticos estadounidenses dentro y fuera del gabinete de gobierno que recomendaron variar la política de confrontación y sustituirla por un paulatino acercamiento que desmoralizase al gobierno revolucionario. Algunos dentro del mismo campo de los republicanos preconizaban esta política. Jeff Bergner, exdirector del Comité de Relaciones Exteriores del Senado declaró al Washington Post:

"Yo he favorecido y trabajado por todo tipo de sanción y de embargo comercial posible, pero considero que el momento ha llegado de revisar y comenzar a revertir la política de aislar a Cuba. No es buena política estar esperando a que alguien se muera"[1].

Sin embargo, con el aumento de la campaña presidencial aumentó la retórica anticubana. Estados Unidos volvió a presentar en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra, la resolución de condena por la violación de los derechos humanos en Cuba. La resolución fue nuevamente aprobada el 5 de marzo. George Bush por su parte declaraba:

"Yo desearía ser el primer presidente de Estados Unidos que ponga sus pies en el suelo de una Cuba post Castro."[2]

El 19 de abril el Departamento del Tesoro adoptó nuevas medidas contra Cuba, como la exigencia de una licencia especial de los barcos que comerciaban con Cuba para entrar en Estados Unidos y otra para poder enviar paquetes a Cuba. El 23 de ese mes la congresista Ileana Ros – Lehtinen prometía a Hermanos al Rescate, negociar con el gobierno norteamericano la entrega de tres aviones militares a la organización.

Las declaraciones de William Clinton en Miami sobre la Ley Torricelli, tratando de ganar el voto cubano – americano y congraciarse con la comunidad de la Florida:

"Yo creo que esta administración ha perdido una gran oportunidad de martillar a Fidel Castro y a Cuba. Yo he leído la Ley Torricelli y me agrada."[3]

Pusieron gran presión sobre la administración Bush, que anteriormente había vetado la Enmienda Clark y evitado dotar al bloqueo de carácter extraterritorial. El 7 de mayo, el equipo de campaña de Bush llegó a un acuerdo con la Fundación Nacional Cubano Americana en relación con la Ley Torricelli, mediante el cual se dejaba a criterio del presidente la aplicación o no de alguno de sus puntos. A cambio de la aprobación de la Ley, la FNCA daría su apoyo total a la campaña del presidente Bush. El 8 de mayo, Bush dirigió una carta abierta a los emigrados cubanos en la que planteaba su apoyo total en la lucha contra la Revolución Cubana, pero advirtiéndoles de abstenerse de utilizar el territorio de Estados Unidos para realizar acciones armadas contra Cuba.

La Ley Torricelli se aprobó por el Senado el 27 de septiembre de 1992 por una votación 276 contra 135. Tanto Bush como su contendiente Clinton se apresuraron en apoyar por su aprobación.

El 23 de octubre de 1992 el Presidente Bush firma la Ley Torricelli en la ciudad de Miami. La Ley Torricelli establecía dos sanciones fundamentales:

  1. Prohibir el comercio de las subsidiarias de compañías de Estados Unidos establecidas en terceros países con Cuba.
  2. Prohibir a los barcos que tocasen los puertos cubanos, con propósitos comerciales, entrar a puertos de Estados Unidos o en sus posesiones durante los 180 días siguientes a la fecha de haber abandonado el puerto cubano.

George Bush fue también responsable directo del perdón que ha permitió la residencia legal e impunidad del terrorista internacional Orlando Bosch Ávila, socio de Posada Carriles, en Estados Unidos. Cuando Bush padre firmó la liberación de Bosch, el New York Times amaneció al día siguiente con un encendido editorial:

En nombre de la lucha contra el terrorismo, EEUU envió a la fuerza aérea a bombardear Libia y al ejército a invadir Panamá. Sin embargo, ahora el presidente mima a uno de los terroristas más notorios del hemisferio. ¿Y por cuáles razones? La única evidente es granjearse el favor del sur de la Florida.

Termino presidencial

En 1992 George Bush pierde las elecciones frente a Bill Clinton en gran parte debido a la recesión económica y a la impopularidad de su vicepresidente, Dan Quayle.

Fuentes

Fuentes