Saltar a: navegación, buscar

Emboscada de la Loma de la Vigía

Emboscada de la Loma de la Vigía
Información sobre la plantilla
CuartoFrente.jpg
Fecha:2 de noviembre de 1958
Lugar:Loma de la Vigía- Gibara - Holguín - Cuba
Descripción:
Combate realizado por un grupo de Guerrilleros del [IV Frente Oriental Simón Bolívar].
País(es) involucrado(s)
Cuba
Líderes:
[Fidel Castro Mercader], [Delio Gómez Ochoa], [Eddy Suñol Ricardo], [Delsa Esther Puebla] (teté) y [Lidia Ríelos]
Organizaciones involucradas:
M-26-7

Emboscada de la Loma de la Vigía. Hecho histórico comandado por Delio Gómez Ochoa, Eddy Suñol Ricardo, Delsa Esther Puebla (teté) y Lidia Ríelos, jefa del pelotón de las marianas, entre otros combatientes gibareños.

Antecedentes

Acción que tuvo como objetivo un 2 de noviembre de 1958 un grupo de guerrilleros rebeldes operaban en la zona de entrada y salida al Municipio de Gibara en la Provincia de Holguín por el barrio llamado Loma de “La Vigía”, la tenían sitiada, y cuidaban que por ella no cruzará ningún carro de Batista.

En la zona campesina de Arroyo Blanco (Gibara), La Vigía, Santa María, El Embarcadero y Cupeycillos (Holguín), solo existían unas 105 familias con casas de guano, tablas de palmas y pisos de tierra, y unas 8 a 10 con piso de cemento, paredes de ladrillos, tablas y techos de tejas criollas y otras 3 a 4 de bloques y placas. En 1957 al 58 los campesinos del barrio de Candelaria, en el Municipio de Gibara eran explotados discriminadamente por los grandes terratenientes y trabajaban en el campo en cosechas de frijoles, maíz y viandas para el dueño de las distintas fincas que en esa época existía por la zona. Los trabajadores solo ganaban 1, peso y unos 20 trabajando 10 horas diarias ya que su trabajo era muy fuerte y muy duro, había que sudar la camisa y el pantalón en las cosechas de granos y vegetales solo compraban las intermediarias las ponían en los frigoríficos en Holguín y cuando escaseaban los granos y las viandas, ellos la revendían al pueblo 5 y 6 veces más caras que cuando las compraban meses anteriores.

Las parejas de guardias llegaban a candelaria y otras zonas y se fumaban de a gratis el tabaco y el ron. Para diciembre del 24 al 31 el jefe del cuartel o teniente visitaban a los productores de cerdos, granjeros ovejas y les decían: –oiga amigo ¿Cuál de esos es el mío para la celebración de la noche buena y el fin de año?–. El campesino le decía – ¡si, si teniente aquí usted tiene uno de cada animal y ave!–. Porque si no se lo debe, ellos los recogían de cualquier forma. Actuaban con mucha autoridad, pero en lo más profundo cobardes y ladrones. El pueblo en especial, el campesino tubo que tomar el monte, como única forma de librarse del chacal Batista, Y hubo un 26 de julio de 1953, y un 2 de diciembre de 1956, y combates en la sierra y en el llano, murieron los mejores hijos de la patria cubana, pero Fidel, Raúl, Camilo, Che, Almeida y otros cientos de revolucionarios continuaron la lucha de la libertad o morir por ella.

Se trabaja algunos días al mes en arar con bueyes, sembrar granos y viandas, al partido a la tercera con la asociación Agüeres o Caleros, o Sanzo, cortar caña en las colonias de Beola y de los Pérez y de Sanzo. No existía luz eléctrica, solo dos escuelas una en Arroyo Blanco y otra en El Embarcadero, cada una con 15 a 16 alumnos. No existía radio ni televisores ni refrigeradores, ni ventiladores, ni planchas, Eléctricas ni carretera, la cual se comenzaba a hacer desde Cantimplora a Sta. María, enrajonada y tramos enfalcados. Existían 3 pequeñas lecherías con 30 a 60 vacas en Dulce María Martínez con 2 empleados, Argüelles 2 con 4 empleados y una pequeña de Lalo Muñiz. La leche se llevaba a caballo en cantaras a las 5 a.m. para Gibara. Los Martínez en una camioneta, que manejaba Juanito Hernández.

Desde 1957 al 1959 aquí era un hervidero de conciencia revolucionaria, los campesinos y el pueblo gibareño surgían libres revolucionarios que apenas llegaban a sus hogares ya la policía los estaban buscando Ej.: Al luchador Luis Piñera las familias Villafruela, los Tapias, Perfecto Martínez, Ernesto Mayo, Manuel Sayas en Cupeysillo, en la vivienda de Máximo Hernández en 1958, se estableció un campamento Rebelde. Desde inicio del mes de octubre 1958 cruzaban carros ni maquinas por la carretera Gibara – Holguín. En la bajada de la loma de “La Vigía” en la curva del Km 26 ½ los rebeldes ocupan 2 ómnibus del SY crespis, ya no quemaron los ómnibus, se llevaron al casquito nombrado Golist. Se dio candela en octubre en la carretera de Gibara a Santa Lucía al ómnibus del SY Armando Santos esta acción la realiza los rebeldes a cargo de Elisardo Proenza, y días más tarde se le da candela a las 2 balsas o puentes de madera sobre los ríos Gibara y Cacoyugüín.

Plan de acciones

Recibida la orden del Jefe del Frente para cumplir la misión asignada a la Columna, desde el instante que los hermanos Ferrar combatieran en el asalto al Cuartel Moncada, se prendió la llama de la rebeldía en el municipio Gibareño. El ejército amarillo y la policía tenían amenazados de muerte, a un grupo de 8 campesinos y tuvieron que irse para la Sierra de Gibara en Candelaria. En el tumbadero lugar donde radicaba su campamento. Delio Gómez Ochoa como jefe de la Columna 14 Juán Márquez, Eddy Suñol, Elizardo Proenza, las marianas con su jefa Lilia Rielo la oficial Delsa Ester Puebla (tete), Raúl Castro Mercader y muchos otros. Unieron los 8 a 10 a los rebeldes de la zona de Gibara.

A las 2.pm. del día 2 de noviembre de 1958, se corta la carretera en la bajada del km 24½, en el lugar nombrado como la loma “La Vigía”, miembros del ejército rebelde del IV Frente Oriental Simón Bolívar, recogen un tractor de estera C-D-8, propiedad de José Pérez Beola. Siendo de operador del equipo Aldo García Beola Sta. Dulzura. En el lugar conocido por el aserrío, y en la bajada de la loma “La Vigía”, de la carretera Holguín– Gibara, con la cuchilla del tractor hacen una zanja de 4m de ancho de Norte a Sur. Nadie puede salir ni entrar en carro de Gibara a Holguín y a la inversa. Todas las vías comunicativas y estratégicas del ejército de Batista, estaban obstruidas, Ej: no había corriente Eléctrica ya que se habían cortado con ondas de una cadena y unas sogas el tendido eléctrico. Por innumerables sitios, en especial Cantimplora, Bocas, Floro Pérez (Aura), Velasco, Chaparra, Delicias, etc. Los Teléfonos se arrancaron en Iberia, Floro Pérez, Bocas,Velasco y otros, y se cortaron por distintas zonas los hilos telefónicos, en Gibara solo funcionaba un micro honda instalada en la loma del Cuarteen.

Se hace emboscada del convoy del ejército de Batista que saldría de Holguín hacia Gibara a reforzar las represiones en las Escuelas Electorales para reafirmar al sanguinario Fulgencio Batista amo y señor de la república se combatió minutos en el km 24½, él ejército de Batista sufrió varias bajas de muertos y heridos, los rebeldes se retiraron sin sufrir bajas.

Hechos

Los rebeldes que hacían más de 4 días esperaban el convoy de 8 a 10 camiones con más de 225 soldados todos con armas largas, (Espinfer y San Cristóbal), más al final del convoy, 2 máquinas con políticos y gentes de negocios que esperaban llegar a sus viviendas en gibara, entre ellos Buró Méndez, Sergio Longoria y otros. El 1er camión propiedad del Sr. capitalista de Holguín de apellido Tijeras. Los rebeldes de 8 a 10 saltan un mayal de púas y se parapetan en distintos lugares estratégicos y apuntan hacía distintos carros. El plan es hacer saber que los rebeldes estaban en todas partes. Abren fuego y desde el cayo de piedras y matojos abren fuegos de 3 a 4 guerrilleros entre ellos 2 mujeres Lilia y Esther, según Domingo Pérez, Luciano Leyva, Vicente Leyva, Titi Caleros, Victorio Cuadrado y Yoya Calero.

El 1er camión se fue de la carretera y cae a la cuneta recostado a una mata de Júpiter. De él caen sobre la carretera más de 7 guardias los cuales no se mueven otros se arrastran hacia la cuneta, sobre la cama del camión quedan de 4 a 5 guardias inertes, los heridos se lanzan a la cuneta. De los camiones 4, 6 y 9 caen en la carretera más de 12 a 13 guardias los cuales ni se mueven, los demás se lanzan a las 2 cunetas y disparan a un lado y otro como locos.

Decía Domingo Pérez que vivía en el pino de la loma de “La Vigía”, bajó una inmensa mata de mamoncillos, almorzaban los 20 y tantos rebeldes, galletas con salchichón y café puro que su esposa les había hecho con un poco de leche. El soldado rebelde que estaba sobre el árbol avisó, ¡ya vienen los carros! y Emilio orientó cojan posiciones más abajo y usted Domingo con la familia y todos los vecinos que aquí estaban refúgiense en la casa de Luisa a la orilla o cerca del río Cacoyugüín, todos ellos corrieron hacia la cueva. En la vivienda de Pepín Calero estaban Yoya Caleros, Gaspar Mora (su esposo) y 2 niños de 2 y 1 año de nacidos, ella los cargó y cruzó sobre un mayal de espinas con los 2 niños cargados y la pasar por el mayal se pone con ellos en 4 pies y se arrastra hasta bajar la loma hacia la cueva.

Los proyectiles daban a sus lados, pero gracias a dios o la suerte, no la matan los guardias. En su casa Gaspar Mora dormía espléndidamente acostado en su cama pero la bulla del tiroteo, las voces y tiros en la carretera lo despiertan, pero no puede parrarse pues los proyectiles pasan al alto de la cintura y se mete dentro del armario de ropas se sienta y una ráfaga le saca estilas sobre su cabeza y holló una voz afuera ordenando: fuego a todas las casas, enseguida siente la peste al humo, y sale del armario, ya no se escuchan disparos. Bajo el humo del techo de su casa Gaspar sale y 2 guardias le dan el alto y les iban a disparar cuando su jefe le ordena, no disparen, lo quiero vivo, era el teniente palacio de la pantoja de Holguín.

Lo agarraron lo registraron le quitaron los zapatos y la camisa, lo llevaron hasta la carretera a empujones y bofetadas, y les preguntaba el Tete y otros dime tu eres de los mau, mau, tu eres de los barbudos, y Gaspar decía, que no que él era un campesino humilde y honrado, mientras veía arder su vivienda, las de Nene, Mateo, y la del americano Pedro Cuadrado, más la tiendecita de su cuñado Mateo que antes de quemarla, la saquearon de todo lo poco que les quedaba.

Los guardias más de 25 suben hasta el mamoncillo, a la casa de Domingo Pérez, y como está abierta pasan y no hallan a nadie, pero encienden un chibirico de lo que fue un racimo de palmicho y cuando iba a Ari Marcelo al alero del guano, un disparo de Espinfer, desde la cueva de Luisa, lo hace caer al suelo, otro soldado toma el chibirico y cuando lo alza para prenderle fuego al techo, otro disparo desde un costado de la cueva hace caer desplomado a tierra.

En resumen Emilio Lorenzo, como francotirador me confirmo que hizo 2 disparos y los 2 cayeron a tierra, que él opina que murieron pues le apuntó al alzar el brazo, a las axilas, tuvo que irse hacia el río pues ya llegaban los aviones, y la avioneta daba vueltas en redondo a su alrededor, y tuvo que en 3 ocasiones dispararle y que uno de los proyectiles le hirió el pie al piloto nombrado campana y se tuvo que marchar, que lo supo después del triunfo revolucionario.

Los guardias Batistianos se llevaron detenidos de loma La Vigía a los campesinos Gaspar Moras, Pepe Leyva y su hijo José, Vicente Leyva y Victoria Cuadrado y los llevaron hasta Gibara a pie y descalzos, Pepe un viejo mayor de 65 años de edad le quemaron su casita de guano y yagua a pesar de tener su esposa y una hermana muda.

Ellos contaban que escucharon decir a los guardias que había más de 32 muertos y 64 heridos. Ellos los detenidos tuvieron que con sus propias manos tapar la zanja de la carretera rota para que pudieran pasar los carros de la caravana solo dejó botado en la cuneta el camión del Sr. Tijeras.

Enfurecido cobardemente el ejército batistiano prendió fuego a varias viviendas de campesinos y a una tienda de propiedad particular. Se llevaron detenidos a varios campesinos humildes, los cuales llevó por delante a pies descalzos hasta Gibara. Estuvieron presos 14 días 3 en el cuartel de la guardia rural ubicado en la playita “Bayado”, antiguo local de las oficinas de la antigua SEPMI, hoy reside en los bajos de este un pequeño Gimnasio. Para salir hubo que apelar los políticos de turno para que salieran en libertad hasta el juicio el cual jamás se celebró gracias al triunfo de la Revolución el día 1 de enero de 1959.

Fundación de un frente

Fundado en octubre de 1958, abrazaba los territorios de Holguín, Victoria de Las Tunas, Bayamo, Gibara y Puerto Padre, bajo el mando del Comandante Delio Gómez Ochoa, quedó integrado por las columnas siguientes:

En el tumbadero, socarreño ya estaban preparados los revolucionarios de esa zona, Juan Infante con dos de sus hijos, Nano Montadas, Emilio Lorenzo Hernández, Alfredo Gutiérrez, Fello Reyes, y otros más.

Después llegan enviados por Fidel Castro Mercader, Delio Gómez Ochoa, Eddy Suñol Ricardo, Delsa Esther Puebla (teté) y Lidia Ríelos jefa del pelotón de las marianas y se le une Elizardo Proenzas con una tropa de más de 14 hombres.

Y se funda el IV Frente Oriental Simón Bolívar y la planta de radio “Radio Rebelde”. Se sierran las carreteras en Oriente por orden del Comandante en jefe Fidel Castro Ruz.

Los rebeldes o barbudos hacían guardia de día y de noche en la loma de “La Vigía” km 24½, pues querían sorprender un convoy cargados de guardias que venían desde Holguín en la pantoja para reforzar a Gibara en las elecciones a celebrare en noviembre de 1958 y lo esperaban en la bajada de la vigía donde la carretera estaba partida.

De 20 compañeros y compañeras entrevistadas que estuvieron presentes bajo el combate o muy cerca de los hechos. De ellos ya han fallecido 14 entre los que se encuentran José Leyva padre y sus dos hijos José y Luciano, Emilio Lorenzo Hernández, Yoya Caleros, Nené Caleros, Nersas Cuadrado, Domingo Negro, Manuel Rochez, Mateo Calero, Victorio Cuadrado, Berta Rodríguez y Manolo Vegas. También Rigoberto Ramírez y Antonio (El Pinto) de Cupeysillo, Silvio Chao Abreu de La Vigía, Rafael Chao Abreu de Gibara, Fidel Chao Abreu de Gibara, Titi Caleros santos La Vigía, Oscar Paz La Vigía, Victorino Chápman Sta. María, Vicente Leyva Sta. María.

El 2 de noviembre de 1958 a sobre las 11:30 pm de este día, unos campesinos nombrados: Juan José Rodríguez González junto a dos tíos Berta Rodríguez y Manolo Vegas se encontraban en la tienda del Sr. Mateo Calero Santos a la orillita de la carretera km 24½, compraban arroz, sal y azúcar, Mateo le alcanzó una guitarra que allí tenía el amigo Luciano Leyva (Pitín a Juanito, el cual tocó y cantó la Guantanamera, y el bolero “Solo cenizas”. En eso llegó el sargento Emilio Lorenzo, el teniente Vegas con Raimundo Ramírez y otros rebeldes, ellos compraron un poco de galletas marca La Yeya y tres salchichones marca El Diablo. Le dicen a estos campesinos –sepan ustedes que estamos en pie de guerra y que ya se derramó mucha sangre de los mejores revolucionarios cubanos en el Moncada, el Granmay en la sierra, pues bien, ahora ustedes si van a comprar algo, ¡lo compran ya!, y se van lo antes posible, que dentro de unas horas esto se volverá campo de batalla –. Los campesinos al escuchar esto se retiraron rápidamente de a caballo y hasta el cuartón de cuevitas a 1½ Km de la loma de “La Vigía”, dice Juanito en su diario –No dije nada a mi madre ni a mi esposa con dos niños de 3 años y 1 año de nacidos. Pero a las 2:30 Pm aproximadamente siento yo en mi patio de la humilde vivienda bajo las sombras de una mata de almendras que creció hacia arriba unos 6 a 7 m y escucho por la carretera el ruido de muchos carros y les dije a mi madre Lolita y a mi esposa, ahora si se formó la guerra, pues en cuanto lleguen a la loma de la Vigía se fajan dice mamá, –¿pero quienes se van a fajar? –; le digo yo, – los rebeldes mamá y él ejército de Batista que tienen una emboscada–.

A los 3 o 4 minutos parecía que habían o estaban tirando puñados de gravillas gordas sobre un techo de Zinc, yo me encaramé sobre la mata de almendras y sentí el silbido de los proyectiles o del plomo al cruzar sobre donde yo estaba; en eso llegó el tío Gene Rodríguez y me hizo bajar de la mata y me llevó para su casa atrás de una loma y rodeadas de árboles de mamoncillos altos y muy copiosos.

Como a las 3:00 pm más o menos aparecieron dos aviones B-26 más una avioneta que acompañaban el convoy militar. Aquellos aviones pasaban en picadas desde Cantimplora hacía la Vigía y disparando constantemente ráfagas unas tras otras, cintas partidas con vainas y casquillos caían en el patio donde nos guarecíamos, ya que él ejército disparaba locamente a ambos lados de la carretera y los rebeldes solo hicieron de 2 a 3 disparos desde el cayo de piedras que estaba atrás de la actual vivienda del difunto y gran amigo revolucionario Mateo Calero Santos, otros rebeldes dispararon desde las esquinas de las viviendas de tabloncillos y de ladrillos del Sr. Pepín Calero ya difunto de la casa de domingo Pérez y desde la casa del Sr.capitalista nombrado Tres kilos y desde un cañadón.

Los guardias disparaban a un lado y a otros o sea viniendo de Holguín hacia Gibara el ataque o emboscada fue a la mano izquierda y a la derecha no habían rebeldes, solo las viviendas del mayoral de la Asociación Argüelles Sr. Floro Ávila, la del chino Joaquín Chao, con su hijo y esposa, el cual vivía en un antiguo fuerte Español 1887 y la del campesino Antonio Paz con sus hijos y esposas, los proyectiles arremetían sobre las casas, puertas, ventanales; y ellos salieron por el fondo de la casa y fueron a refugiarse en mi hogar o casita de mis tíos Gene y Justino Rodríguez. Todos muy asustados pero el chino Joaquín Chao dijo clarito en Español, nos matan, nos matan hubo que darle agua de una tinaja, agua de pozo.

Fuente

  • Archivo de Historia. Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana. Gibara. Holguín. Cuba.
  • Rodríguez González, Juan José: (2003) Trabajo Histórico del IV Frente Oriental "Simón Bolívar". Dirección Municipal de la ACRC en Gibara.