Saltar a: navegación, buscar

George W. Bush

George W. Bush
Información sobre la plantilla
George-W-Bush.jpeg
Presidente de los Estados Unidos de América
43.er Presidente de los Estados Unidos
20 de enero de 2001 - 20 de enero de 2009
VicepresidenteDick Cheney
PredecesorBill Clinton
SucesorBarack Obama
Sello de armas del Gobernador de Texas.png
Gobernador de Texas
PredecesorAnn Richards
SucesorRick Perry
Datos Personales
NombreGeorge Walker Bush
Nacimiento6 de julio de 1946
New Haven, Connecticut, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Alma materUniversidad Yale
Harvard Business School
OcupaciónEmpresario (petróleo y béisbol)
Partido políticoRepublicano
Creencias religiosasMetodista
CónyugeLaura Bush
HijosBarbara Bush
Jenna Bush
PadreGeorge Bush

George Walker Bush, conocido como George W. Bush. Cuadragésimo tercer presidente de los Estados Unidos. Varios expertos lo han descrito como "un hombre blanco que cree que es Dios". Continúa una larga tradición familiar de negocios sucios, trampas e intrigas gubernamentales, que comenzó con su abuelo, el Senador Prescott Bush, y continuó con su padre, George Bush. Bush fue elegido gobernador de Texas en 1994, siendo reelegido para dicho cargo en 1998.

Tras los criminales atentados contra las Torres Gemelas de New York el 11 de septiembre de 2001, George W. Bush se dió a la tarea de combatir el terrorismo con más terrorismo a escala global. Las agresiones contra Afganistán e Irak, con decenas de miles de víctimas civiles, así lo demuestran. Aplicó todos los métodos posibles de la guerra sucia: cárceles clandestinas, secuestros de personas, procesos extrajudiciales, espionaje telefónico y plagio de meros sospechosos.

Ya en dos ciudades de Europa Bush corre el riesgo de ser arrestado por ser el máximo responsable de la aplicación de torturas durante y después de la guerra que emprendió contra Iraq.[1]

Biografía

Infancia

Bush nació el 6 de julio de 1946 en New Haven, Connecticut, siendo el primer hijo del matrimonio formado George H. W. Bush y su esposa Barbara. Su abuelo, el senador Prescott Bush pasó más de diez años ayudando a su yerno George Herbert Walker a financiar a Adolfo Hitler desde el banco de Wall Street, Union Banking Corporation. George Herbert Walker era uno de los más poderosos partidarios de Hitler en los Estados Unidos y obtuvo de Bush un puesto de director en la firma. Entre 1924 y 1936, el banco de Bush invirtió importantes sumas en la Alemania nazi. En 1934 una investigación del Congreso sospechó que la línea Hamburgo-Estados Unidos, de Walker, subvencionaba varios esfuerzos pronazis tanto en Alemania como en los Estados Unidos.

La familia Bush decidió en 1948 trasladarse al estado de Texas. Allí, Bush fue criado en las ciudades de Midland y Houston, junto a sus hermanos menores Jeb, Neil, Marvin y sus hermanas Dorothy y Robin (falleciendo esta última a la temprana edad de tres años, a causa de una leucemia).

Juventud

Asistió a la Phillips Academy en Andover, Massachusetts y consiguió ser aceptado en la Universidad Yale, donde ingresa en la sociedad secreta conocida como Skull & Bones, y en 1968 obtiene la Licenciatura en Letras.

Bush fue arrestado por tenencia de cocaína en 1972, pero las huellas o pruebas de este arresto fueron eliminadas como un favor especial a su familia.

Durante la guerra de Vietnam (1968-1973), lejos del teatro de la batalla colonial, sirvió como piloto nacional de Texas.

En 1974 se le permitió finalizar su servicio militar de seis años con seis meses de antelación con el fin de asistir a la Harvard Business School, donde un año después consiguió el Máster de Administración de Empresas. Después de graduarse, Bush retorna a Texas y se involucra en el negocio petrolífero. Entre 1970 y 1980 trabajó en el negocio del aceite y del gas texanos, siempre vinculado a los negocios petroleros de su familia. Arruinó un par de compañías petroleras, pero en el proceso se embolsilló millones (unos amigos ricos de su padre lo ayudaron).

En 1994 la campaña de Bush para el cargo de gobernador del estado de Texas se basó únicamente en su pasado como «hombre de negocios». Cuando la popular y mordaz gobernadora saliente Ann Richards preguntó por qué todas las empresas que Bush había dirigido desde 1979 sufrían pérdidas por una suma total de 371 millones de dólares, Bush apareció de inmediato en la televisión para implorar que dejara de hacerle «esos ataques personales».

En abril de 1989, Bush reunió a un grupo de inversores de entre los amigos íntimos de su padre, incluyendo su compañero de fraternidad Roland W. Betts. El grupo compró el 86% del equipo de béisbol los Texas Rangers por 75 millones de dólares. Bush recibió un 2% por su inversión de 606.302 dólares, 500.000 de los cuales provenían de un crédito bancario. Contra el consejo de su abogado, Bush pagó el crédito vendiendo reservas de 'Harken Energy' por valor de 848.000 dólares. 'Harken Energy' obtuvo sustanciosas pérdidas en el año de esta venta, desencadenando alegaciones de operaciones con información privilegiada. Ganó millones de dólares cuando vendió su parte de un equipo de béisbol que había recibido casi como regalo.

Inicios en la política

Bush inició su carrera política asistiendo a su padre en las campañas para el Senado de los Estados Unidos de 1964 y 1970. Tras dejar la Guardia Nacional en 1972, desempeñó el cargo de director político para la campaña del Senado en Alabama. En 1978 optó a la Cámara de Representantes, pero perdió ante su oponente, el demócrata Ken Hance.

En 1989 Bush en persona declaró a un amigo suyo:

Ya sabes, podría presentarme para gobernador pero en el fondo no soy más que una creación de los medios de comunicación...Nunca he hecho nada...

Gobernador

Bush se impuso fácilmente en las primarias republicanas y el 8 de noviembre de 1994 derrotó a Richards con un 53% de los votos frente al 46% que ella consiguió. Estrategias manipuladoras, gastos considerables y anuncios televisivos alarmistas le permitieron a Bush ganar finalmente las elecciones.

Durante su mandato, el gobernador Bush recortó las reglamentaciones medioambientales, haciendo de Texas uno de los estados con la mayor concentración de polución en el aire y el agua de todo el país. Autorizó la ejecución de 134 personas y permitió que la desigualdad entre ricos y pobres creciera desmesuradamente.

Limitó el acceso al aborto y legalizó la utilización de armas de fuego ocultas –armas que se pueden camuflar entre la vestimenta–, a pesar de las protestas de la policía. Igualmente se negó a firmar una nueva ley acerca de los «crímenes de odio» (crímenes basados en la discriminación), todo esto después del asesinato de James Byrd –un hombre negro que fue torturado y matado por tres racistas blancos–, argumentando que tal legislatura sería inútil porque «todos los crímenes son cometidos a causa del odio».

Pese a todo, en 1998 Bush se presentó a la re-elección y consiguió una amplia victoria, con el 69% de los votos, convirtiéndose en el primer Gobernador de Texas en ser elegido dos veces consecutivas para ocupar el cargo cuatro años cada una.

Campaña presidencial del 2000

En la campaña para la elección presidencial de 2000, Bush se declaró "conservador compasivo", pero no supo callarse y guardarse para él solo su pasado de drogadicto. En agosto de 1999, mientras los «cerebros de su campaña presidencial» se encontraban lejos de la capital preparando su «autobiografía» oficial, Bush decidió dar una conferencia de prensa en donde se le escapó torpemente mencionar que no había tomado drogas desde 1974.

Tras derrotar al senador John McCain en las primarias republicanas, Bush venció al candidato demócrata y vicepresidente Al Gore. Fueron unas elecciones muy reñidas en las que se hallaron irregularidades en las papeletas que se usaron en ciertas zonas de Florida, a la sazón, el estado que decidiría las elecciones.

El diario The Guardian realizó una investigación sobre una purga de votantes de las listas electorales de Florida. Según ésta, hasta 57.000 personas, en su mayoría afroamericanas y demócratas, fueron privadas de su derecho a voto. Al final Bush ganó con 271 votos electorales, contra los 266 de Gore, aunque éste ganó en número de votos.

La elección presidencial de 2000 fue la primera desde la de Benjamin Harrison en 1888 en la que salió un vencedor que no recibió la mayoría de los votos.

James Hatfield

La muerte del escritor norteamericano James Hatfield en 2001 suscitó muchas inquietudes para los intelectuales pero paradójicamente no generó mayor debate o curiosidad en los medios de comunicación de Estados Unidos. Hatfield fue el primero en escribir una biografía no autorizada del presidente George W. Bush donde revela sorprendentes asuntos.

Portada del libro El Nerón del Siglo XXI

Hatfield era el biógrafo de George W. Bush, cuyo libro El Nerón del Siglo XXI (Fortunate Son, su título original en inglés) fue noticia dos veces en una sola semana, luego que más de cien mil ejemplares fueron retirados de las librerías en todo el país en el año 2001 bajo la amenaza de ser quemados, sin que la casa editorial estadounidense St. Martin’s Press, hiciera intervenir ningún recurso legal regulador.[2]

Este libro causó sensación en los medios de comunicación primeramente por alegar que Bush había sido arrestado por tenencia de cocaína en 1972, pero un juez había eliminado toda huella del suceso en los registros judiciales como un favor personal a su padre.

El libro fue eficazmente aniquilado para la campaña electoral del año 2000, cuando podría haber provocado una gran diferencia en unas elecciones que fueron supuestamente resueltas por una diferencia de 525 votos.

El partido de Bush con sus largos tentáculos conocía evidentemente la existencia del libro y lo vigilaba de cerca. Según Hatfield, alguien del partido de Bush se puso en contacto con él y aceptó una invitación para reunirse juntos y ver si iba «por el buen camino». Cuando se encontró con el emisor de la llamada en persona, dijo que resultó ser el propio Karl Rove, el principal estratega y consejero de Bush.

Tras haberse hecho públicas las acusaciones por tenencia de drogas, Hatfield dijo que recibió amenazas por parte de uno de los aliados de Bush que había confirmado dichas acusaciones. Las amenazas se dirigían contra la esposa de Hatfield y su hija de dos meses diciendo: «Si aprecias sus vidas, más te vale renunciar a esa edición».

El libro atestigua que James Bath, el representante estadounidense de Salem, hermano de Osama Bin Laden, había invertido 50,000 dólares en Arbusto, la compañía petrolera del pequeño Bush. A la luz de los acontecimientos ocurridos tras la muerte de Hatfield, todo parece que ésa era la parte del libro que con más ahínco querían suprimir.

La historia de la familia Bush estaba tan ligada a crímenes, maniobras truculentas, actos encubiertos y asesinatos que seguramente había una multitud de hechos escabrosos que se ocultaban bajo cualquier información acerca de los acontecimientos de sus vidas.

James Hatfield fue encontrado muerto en una habitación del motel «Days Inn» en Springdale (Arkansas), el 18 de julio de 2001.

Según el parte policial se trata de un suicidio. Pero un amigo de Hatfield, el periodista David Cogswell, que conocía todas las dificultades y amenazas que tuvo que afrontar Hatfield, ha escrito dos inéditas y excelentes notas finales en «El Nerón del Siglo XXI», donde explica toda la rareza y el misterio de su muerte, la manera como Hatfield era vigilado y acechado, hecho que levanta muchas interrogantes y preocupaciones.

Campaña de 2004

En la campaña por su reelección en 2004, Bush consiguió ganarle a su oponente, el senador demócrata John Kerry. El fantasma del fraude que desprestigió de manera irremediable el sistema electoral norteamericano en 2000, reapareció una vez más en Florida en las fallas de las máquinas de votación, cambios de casillas, intercambios verbales de consignas, entre otros incidentes.

Entre las irregularidades está el hecho de que varios electores en el Centro Cívico de Pompano Beach, en el condado de Broward, descubrieron de último minuto que el recinto electoral 1C fue transferido a una iglesia cercana, luego que varias personas ya habían emitido su voto en boletas provisionales en el primer sitio. Un problema similar fue registrado en el recinto 72Q, en Weston, donde estaban registrados unos 1 920 electores.

Bush fue investido para su segundo mandato el 20 de enero de 2005.

Presidencia de los Estados Unidos

11 de septiembre

El 11 de septiembre de 2001 las Torres Gemelas de Nueva York fueron reducidas a escombros y el Pentágono fue seriamente dañado. Estas fueron las imágenes del peor ataque sufrido por los Estados Unidos en sus más de doscientos años de historia. Una oleada de atentados perpetrados con cuatro aviones de pasajeros secuestrados por terroristas suicidas y lanzados después contra los edificios más característicos del poderío económico y militar norteamericano.

La tragedia del 11 de septiembre del 2001 fue la justificación que manejó la administración del presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, para lanzar una campaña de "lucha contra el terrorismo" y "por la salvación de la civilización", y con ello organizar ataques masivos e inminentes, que reaseguraran su influencia sobre las zonas vitales para los abastecimientos energéticos de su país.

La representante demócrata por Georgia, Cynthia McKenney, fue la primera figura pública estadounidense en atreverse a cuestionar el papel de la administración Bush antes de los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono y la posterior guerra antiterrorista. Eso le costó críticas y amenazas. Luego las evidencias comenzaron a reivindicarla.

Los ahora famosos Informe Phoenix y el memo de Minnesota, son sólo un ejemplo de que agentes del FBI sabían que se preparaba un gran atentado. El propio jefe del FBI, Robert Muller III, tuvo que admitir que sus hombres tendrían que "haber hecho un mejor trabajo" leyendo las evidencias que les llegaron antes del 11 de setiembre.

Invasión a Afganistán

Bush y el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, durante una visita a Kabul

La invasión en Afganistán, que comenzó el 7 de octubre de 2001 con la «Operación Libertad Duradera» del ejército estadounidense y la «Operación Herrick» de las tropas británicas para invadir y ocupar el país asiático, fue emprendida en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Esta justificación y la llamada "Guerra contra el terrorismo" solo fueron pretextos para desatar una ola de dominación mundial por parte de Estados Unidos.

El objetivo declarado de la invasión a Afganistán era encontrar a Osama bin Laden y otros dirigentes de Al Qaeda para llevarlos a juicio, y derrocar al régimen Talibán. En realidad una de las principales causas de la invasión, era la construcción de un Oleoducto a través de Afganistán -sin tener que negociar con el Talibán- hasta la costa de Pakistán, para de esa manera poder extraer el petróleo de Asia Central de forma más sencilla y barata.

El ataque inicial sacó a los Talibanes del poder, pero éstos recobraron fuerza y posiciones desde entonces. La guerra ha tenido menos éxito de lo esperado en cuanto al objetivo de restringir el movimiento de Al Qaeda. Desde 2006, se ve amenazada la estabilidad en Afganistán debido al incremento de la actividad insurgente liderada por los Talibán, los altos registros de producción ilegal de droga, y un frágil gobierno con poco poder fuera de Kabul.

Invasión a Irak

Desde dentro de la Casa Blanca en su libro Plan de Ataque, el periodista del Washington Post Bob Woodward relata un encuentro entre George W. Bush y Donald Rumsfeld el 21 de noviembre de 2001, sólo un mes y medio después de haberse iniciado la guerra contra Afganistán, en el que el presidente reclamó a su secretario de Estado que actualizara el plan de ataque contra Irak. A partir de ese momento se ponía en marcha el complejo plan militar, compuesto por múltiples elementos militares, logísticos, económicos, políticos y diplomáticos, mientras se preparaba una gran maquinaria mediática para poder ablandar progresivamente el terreno, en espera del momento oportuno para iniciar la guerra.

Once años antes, en 1990, su propio padre, George Bush senior, preparó la llamada Guerra del Golfo, la primera contra Sadam Husein. Esta fue precedida, al igual que la que la segunda, de una meticulosamente preparada ola de mentiras.

Sadam Husein, el hombre al que visitaba en 1983 en Bagdad Donald Rumsfeld, entonces enviado especial de Ronald Reagan; el hombre al que se financió y armó para que declarara la guerra contra la naciente república islámica iraní, había demostrado su incapacidad para ocupar el rol que EE.UU. necesitaba en la zona y había que acabar con él y desmontar su poder. Toda mentira era válida para ello. Una gran operación mediática se puso en marcha.

El 23 de julio de 2002, en una reunión del gabinete del primer ministro británico Anthony Blair, se discute en términos confidenciales la estrategia para vender la invasión a la opinión pública sobre la base de las armas de destrucción masiva, sin mencionar directamente el cambio de régimen, que no estaba contemplada por las leyes internacionales. En el verano de ese mismo año, los asesores de Bush lanzan una campaña para convencer a la opinión pública. En septiembre, el Congreso aprueba por amplia mayoría el uso de la fuerza contra Iraq. Los informes dirigidos por Hans Blix, sobre la no existencia de armas de destrucción masiva o químicas, ni capacidad para producirlas, son ignorados por completo.

El 22 de febrero de 2003, en una reunión entre Bush y Aznar en el rancho de Crawfod, Texas, Bush dejó claro que había llegado el momento de deshacerse de Sadam: “En dos semanas estaremos militarmente listos. Estaremos en Bagdad a finales de marzo”.

El 16 de marzo de 2003 se reúnen en las islas Azores los máximos mandatarios de EE.UU., Reino Unido, España y Portugal, para lanzar el último aviso a Irak (pese a que la invasión estaba decidida dos años antes) y fijar la fecha del inicio del ataque aéreo a Bagdad.

La invasión a Irak comienza el 20 de marzo de 2003. Los efectos: según el Ministerio de Salud iraquí, 151.000 muertes violentas de 400.000 muertes debidas a la guerra. Según el periódico Lancet, 601.027 muertes violentas. Según Opinion Research Business, un millón de muertes violentas por el conflicto.

El 14 de diciembre de 2008, durante una rueda de prensa, Muntadar al-Zeidi, corresponsal para la estación de televisión iraquí Al-Baghdadia, con sede en El Cairo, Egipto, se quitó sus zapatos ante la mirada atónita del primer ministro de Iraq, Nuri al-Maliki, y el asombro de los guardias de seguridad, se los lanzó a Bush. "Este es el beso del adiós del pueblo iraquí, perro", le gritó entonces el periodista al ex jefe de la Casa Blanca. Detrás de este intento de agresión se esconde "el peor gesto de desprecio" que puede hacer un iraquí. Además, llamar a alguien "perro" para el mundo musulmán, es "de los peores insultos que se pueden dedicar".

Huracán Katrina

El huracán Katrina fue uno de los ciclones tropicales más mortíferos, destructivos y costosos que haya impactado a Estados Unidos en décadas.

Fue un gran ciclón tropical que azotó el sur y el centro de los Estados Unidos en agosto de2005. Produjo grandes destrozos en Florida, Bahamas, Luisiana y Misisipi, incluyendo cuantiosos daños materiales y graves inundaciones. Tocó tierra en la costa de Luisiana el 29 de agosto y a pesar de que en el último momento se desvió ligeramente de su ruta, que atravesaba directamente la ciudad de Nueva Orleans, se produjo una gran devastación en la misma y en zonas cercanas. Por los daños producidos, se convirtió en uno de los huracanes más devastadores en Estados Unidos en la historia reciente, y quizás sea el mayor desastre natural en la historia de ese país.

Dos días antes de que el huracán Katrina azotara a la ciudad de Nueva Orleans, el presidente George Bush, recomendaba "Recen y Huyan".

Miles de personas en Nueva Orleans argumentan que el desastre asociado al Katrina pudo evitarse en gran parte, si el gobierno hubiera garantizado la seguridad y resistencia de los diques en el sistema de canales al sur de Louisiana.

El gobierno de Bush canceló una propuesta de investigación del Cuerpo de Ingenieros para evaluar formas de proteger a Nueva Orleáns ante un huracán catastrófico. Informó que para 2003 fondos federales para control de inundaciones en esta zona fueron reducidos a casi nada por las necesidades de financiamiento de la guerra en Irak, mientras que en 2004 la Casa Blanca redujo 80 por ciento el financiamiento solicitado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército para controlar las aguas de la zona. De hecho, hubo más recortes a principios de este año, y como resultado desde 2001, el presupuesto dedicado a esto fue reducido 44.2 por ciento en total.

El 29 de agosto de 2005, Katrina, con categoría cinco y vientos sostenidos de 280 kilómetros por hora, impactó las costas de Louisiana y produjo oleajes que desbordaron y rajaron los diques, lo que provocó inundaciones en el 80 por ciento de la ciudad, con un saldo cercano a las dos mil muertes y pérdidas por más de 80 mil millones de dólares.

El 13 de septiembre de 2005, Bush asume la responsabilidad por los fallos del gobierno federal durante una conferencia de prensa con el presidente iraquí Talabani:

Katrina expuso graves problemas a nuestra capacidad de respuesta a todos los niveles del gobierno. Hasta el punto que el gobierno federal no hizo su trabajo completamente bien, por lo que asumo la responsabilidad. Quiero saber qué salió bien y qué salió mal.

Gobierno

La administración Bush estuvo signada por varios escándalos. A modo de ejemplo baste citar el relacionado con la petrolera Halliburton, empresa investigada por mega fraude y a la cual perteneció el vicepresidente Richard Cheney.

Otro caso es el de la espía norteamericana Valerie Plane, como una muestra de utilización política de los servicios secretos y de venganza, al ser filtrada su identidad por altos funcionarios, como represalia porque su esposo, el diplomático Joe Wilson, denunció la falsedad de algunas pruebas que la Casa Blanca utilizó para justificar la invasión a Iraq.

Además, las equivocaciones lingüísticas, geográficas, conceptuales y de todo tipo cometidas en sus discursos por W. Bush, frecuentemente son ridiculizadas por humoristas y buena parte de la población, que en muchas ocasiones cuestionan la capacidad intelectual del Presidente, limitación que pudiera dar pie para analizar su irreflexión y las trágicas consecuencias de las acciones que emprende. George W. Bush, tiene el coeficiente intelectual más bajo de la historia de los mandatarios norteamericanos, según un informe elaborado por el Lovenstein Institute de Scranton, Pennsylvania, que determinó el coeficiente intelectual de doce mandatarios de los últimos sesenta años.

Las anécdotas sobre sus meteduras de pata, sus salidas tontas, su ineptitud y necedad corren en todas las tertulias y proporcionan una racha de carcajadas a costa del mandatario. Estas expresiones de la estulticia presidencial han sido bautizadas por el público estadounidense como “bushismos”.

Pero quizás lo que lo haría pasar a la posteridad con marca universal de cinismo sea todo su quehacer a partir de los ataques del 11 de septiembre, sucesos sobre los que todavía quedan muchas incógnitas.

El sucesor de Bush en la presidencia, Barack Obama, criticó las políticas económicas de su predecesor republicano, George W. Bush. Obama dijo que las "desastrosas" políticas del ex presidente tiraron al suelo a la economía estadounidense y convirtieron los excedentes presupuestarios en déficit.

George W. Bush, marcó un récord de baja popularidad, al registrar solo un 28% de apoyo a su gestión.

Bush justifica en un libro autobiográfico publicado en 2010 el recurso a la tortura durante la llamda "lucha contra el terrorismo". Las memorias Momentos decisivos rompieron el relativo silencio en que permaneció Bush desde que cedió su lugar en la Casa Blanca al presidente Barack Obama. Defiende su decisión de autorizar lo que se denominó “interrogatorios fuertes” como el submarino y técnicas de tortura afines, contra los sospechosos de terrorismo. Cuenta que esas técnicas “salvaron vidas” y que a una consulta de la CIA de usar el submarino contra uno de los cerebros de los atentados del 11 de Setiembre de 2001, contestó: “por supuesto”.

Luego, durante una entrevista señaló que su mayor fracaso en los ocho años que estuvo en la Casa Blanca fue no haber privatizado la Seguridad Social en los EE.UU. “Me gustaría ser recordado como un tipo que tenía una serie de prioridades, y estaba dispuesto a vivir por esas prioridades”, explicó Bush. “En términos de logros, mi mayor logro fue que mantuve al país seguro en medio de un peligro real.

Gabinete

Oficina Nombre Término
Vicepresidente Dick Cheney 2001 - 2009
Estado Colin Powell
Condoleezza Rice
2001 - 2005
2005 - 2009
Tesoro Timothy Geithner
Paul O'Neill
John W. Snow
Henry Paulson
2001 – 2002
2003 – 2006
2006 – 2009
Defensa Donald Rumsfeld
Robert Gates
2001 - 2006
2006 - 2009
Fiscal General John Ashcroft
Alberto Gonzales
Michael Mukasey
2001 – 2005
2005 - 2007
2007 - 2009
Interior Gale Norton
Dirk Kempthorne
2001 – 2006
2006 - 2009
Agricultura Ann Veneman
Mike Johanns
Ed Schafer
2001 - 2005
2005 - 2007
2008 - 2009
Comercio Donald Evans
Carlos Gutierrez
2001 – 2005
2005 - 2009
Oficina Nombre Término
Trabajo Elaine Chao 2001 - 2009
Salud y Servicios Humanos Tommy Thompson
Mike Leavitt
2005 - 2009
Vivienda y Desarrollo Urbano Mel Martinez
Alphonso Jackson
Steve Preston
2001 - 2003
2003 - 2008
2008 - 2009
Transporte Norman Mineta
Mary Peters
2001 - 2006
2006 - 2009
Energía Spencer Abraham
Samuel Bodman
2001 - 2005
2005 - 2009
Educación Rod Paige
Margaret Spellings
2001 - 2005
2005 - 2009
Asuntos de los Veteranos Anthony Principi
Jim Nicholson
James Peake
2001 - 2005
2005 - 2007
2007 - 2009
Seguridad Nacional Tom Ridge
Michael Chertoff
2003 - 2005
2005 - 2009

Después de la presidencia

Minutos después de su juramentación como 44° presidente de los Estados Unidos, Barack Obama y su esposa acompañaron hasta las escalinatas de la puerta principal del Capitolio a Bush y su esposa. Los Bush adquirieron una casa en Dallas, no muy lejos del campus de la Universidad Metodista del Sur, donde el ex mandatario planea edificar la Biblioteca Presidencial George W. Bush.[3]

Fotografía sin fechar cedida por la editorial Random House el 8 de noviembre de 2010 que muestra la cubierta del libro “Decision points” (asuntos decisivos), las memorias del expresidente estadounidense George W. Bush

Bush pasó de nuevo a ser una figura pública al anunciar la presentación de su libro, “Decision Points” (”Momentos decisivos”), en noviembre de 2009.[4] La publicación, de un tiraje de 1,5 millones de ejemplares, estubo acompañada por una campaña de prensa de Bush, que el día antes por la noche fue entrevistado por la cadena NBC, en su primera entrevista televisiva desde que le traspasara la presidencia a Barack Obama.

La mayoría de los críticos estaban de acuerdo en que el libro en sí mismo, que tiene menos de 500 páginas, contiene poco que sorprenda al público. “Competente, legible y chato”, fue el titular de la crítica de The Washington Post.[5]

En su declaraciones al diario The Times,[6] W. Bush justificó su decisión de permitir que sospechosos fueran sometidos a la tortura conocida como “suplicio de la bañera”, alegando que evitó atentados mortíferos en Londres.

El ex presidente también consideró “correcto” haber autorizado el uso del polémico método contra el paquistaní Khaled Cheik Mohamed, autoproclamado cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

En “Decision Points”, Bush dice también que antes de la invasión fue una “voz disidente” dentro de su administración por oponerse al uso de la fuerza, pero que luego se dejó convencer.

En sus memorias Bush también asegura que aconsejó al entonces mandatario mexicano Vicente Fox en 2003, en pleno debate diplomático sobre un ataque a Irak, que no se aliara con Francia en las Naciones Unidas.[7]

Acusaciones por tortura

Ya en dos ciudades europeas George W. Bush corre el peligro de ser arrestado por ser el máximo responsable de la aplicación de torturas durante y después de la guerra sangrienta que emprendió contra Iraq, con el apoyo de sus principales aliados, los ex primeros ministros de Gran Bretaña Tony Blair, y de España, José María Aznar.[8] Ya en noviembre de 2009 el alcalde de Londres Boris Johnson, había enviado un mensaje a Bush solicitándole mantenerse alejado de territorio británico y demás países europeos durante la gira promocional de su libro ya que podría ser arrestado como criminal de guerra por haber autorizado el uso de la tortura.[9]

Las acusaciones contra Bush en ese sentido le impidieron materializar un viaje que tenía previsto en la primera semana de febrero de 2011 a Ginebra, Suiza, donde organizaciones de derechos humanos han emprendido demandas legales contra el ex mandatario estadounidense por sus flagrantes violaciones de los derechos humanos.[10]

La incriminación al expresidente se basa en la extensa argumentación legal de tres prestigiosas organizaciones de Derechos Humanos y tiene el apoyo de otras 22 entidades e individuos, entre los que se encuentran varios Premios Nobel de la Paz.

En el escrito de 40 páginas se denuncia el uso de torturas por parte de la administración norteamericana tanto en Guantánamo como en los centros de detención secreta de la CIA repartidos por todo el mundo.

Según la Convención contra la Tortura y el Maltrato de Naciones Unidas[11] un total de 147 Estados están obligados a investigar a Bush y enjuiciarle si se demuestra que hay evidencias suficientes contra él. El 6 de febrero de 2011 la organización Amnistía Internacional (AI) dijo que Bush puede ser procesado en cualquier país tras admitir públicamente el pasado noviembre que había autorizado las torturas en los interrogatorios de los servicios de seguridad de Estados Unidos.[12] En declaraciones a EFE, Matthew Pollard, que elaboró el informe entregado a las autoridades suizas, ha señalado que la situación cambió cuando el pasado noviembre Bush "admitió en televisión y en sus memorias, sin disculparse, que él personalmente había autorizado la técnica de tortura denominada 'waterboarding".

Política anticubana

El “cambio de régimen” siempre ha sido la política de Estados Unidos con relación a Cuba. Se ha estructurado con total irrespeto al derecho internacional y a la vista de la opinión pública mundial, un plan anexionista que integra todos los programas y acciones agresivas anticubanas.

Durante su gobierno se presentó el Plan de Bush para la anexión de Cuba, involucrando activamente a la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba. El 10 de julio de 2006, mediante una breve declaración escrita del presidente Bush, se dio a conocer el informe de la llamada “Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre”.

Tomando como base el informe de 2004, constaba de 93 páginas organizadas en los siguientes siete capítulos:

  • Capítulo 1: “Acelerar el fin de la dictadura de Castro: Transición, no sucesión”.
  • Capítulo 2: “Ayudar a los cubanos a responder a necesidades humanitarias y sociales críticas”.
  • Capítulo 3: “Ayudar a los cubanos a lograr elecciones libres y justas”.
  • Capítulo 4: “Ayudar a los cubanos a crear oportunidades económicas basadas en el mercado”.
  • Capítulo 5: “El papel de la comunidad internacional”.
  • Capítulo 6: “El papel vital de los cubanos en el exterior”.
  • Capítulo 7: “Prepararse ahora para apoyar la transición”.

Al igual que en 2004, el primer capítulo del Informe enunciaba la estrategia y las medidas específicas que la Comisión recomienda aplicar de inmediato para precipitar el derrocamiento del gobierno cubano.

Capítulo 1: “Acelerar el fin de la dictadura de Castro: Transición, no sucesión”.

La existencia de recomendaciones en un anexo secreto alegando razones de seguridad nacional y para “lograr su efectiva realización” fue una nueva particularidad de este Informe. Su mayor repercusión radicó en el hecho de que tales recomendaciones están referidas específicamente al Capítulo 1 del plan anexionista, dirigido a forzar aceleradamente el derrocamiento del Gobierno revolucionario cubano.

Las medidas anunciadas en el Capítulo 1 pueden ser agrupadas en ocho categorías, a saber:

  1. Aumento del financiamiento a la subversión interna y las campañas propagandísticas contra Cuba.
  2. Incremento de la guerra radio electrónica contra Cuba.
  3. Ofensiva para que gobiernos y ONG de terceros países, así como determinados organismos internacionales se sumen a la política de los Estados Unidos contra Cuba.
  4. Recrudecimiento del bloqueo a través de medidas dirigidas a ejercer una mayor presión económica y financiera sobre Cuba.
  5. Aplicación de los Títulos III y IV de la Ley Helms-Burton.
  6. Medidas contra funcionarios del Gobierno cubano.
  7. Acciones para evitar la continuidad del gobierno revolucionario en Cuba.
  8. Temas migratorios.

Uno de los aspectos más notables de la acción anticubana de la administración del presidente W. Bush fue el tema de la restricción de la libertad de viajes mediante las sanciones y las amenazas contra los ciudadanos norteamericanos que desean viajar a Cuba. Baste decir que si bien del 3 de enero al 3 de mayo del año 2001, un lapso de cuatro meses, el Departamento del Tesoro envió 74 cartas a ciudadanos norteamericanos que se atrevieron a viajar a Cuba sin permiso, imponiéndoles multas por 7 500 USD como promedio, en los tres meses siguientes, del 4 de mayo al 31 de julio del propio año, se enviaron 443 cartas de esta naturaleza.

Referencias

Fuentes

  • George W. Bush. Disponible en: Terrorismo made in U.S.A. en las Américas. Consultado el 2 de noviembre de 2010.
  • Ataque a las Torres Gemelas de New York. Disponible en: Terrorismo made in U.S.A. en las Américas. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • ¿Quién es George W. Bush? Disponible en: voltaire.net. Consultado el 2 de noviembre de 2010.
  • Greg Palast el Periodista que investigó el fraude electoral de 2000 en EEUU . Disponible en: voltaire.net. Consultado el 3 de noviembre de 2010.
  • ¿El cerebro de George W. Bush? Disponible en: voltaire.net. Consultado el 3 de noviembre de 2010.
  • «El Nerón del Siglo XXI. George W. Bush presidente». Disponible en: voltaire.net. Consultado el 3 de noviembre de 2010.
  • La misteriosa muerte del escritor norteamericano James Hatfield . Disponible en: voltaire.net. Consultado el 3 de noviembre de 2010.
  • Las urnas de Pandora. Disponible en: Cubadebate. Consultado el 3 de noviembre de 2010.
  • Bush cuenta en un libro las razones por las que autorizó las torturas. Disponible en: Cubadebate. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • Bush confiesa que su mayor fracaso fue no haber privatizado la Seguridad Social. Disponible en:Cubadebate. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • 935 mentiras para justificar la guerra de Iraq. Disponible en: Diagonal wb. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • Torpezas presidenciales: la "inteligencia" de Bush. Disponible en: Cubaperiodistas. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • ¿Qué sabía Bush sobre los ataques y cuándo se enteró?. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • El peor enemigo de los Estados Unidos: George W. Bush. Disponible en: Agencia Cubana de Noticias. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • Reconocen negligencia en mantenimiento de diques previo al huracán Katrina. Disponible en: Periódico Granma. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • Albores, consolidación y recrudecimiento del bloqueo estadounidense a Cuba. Disponible en: Periódico Granma. Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  • El Plan Bush contra Cuba. Disponible en: Cuba vs. Bloqueo. Consultado el 4 de noviembre de 2010.