Saltar a: navegación, buscar

Barack Obama Artículos Destacados

Artículo destacado

Barack Obama
Información sobre la plantilla
Obama-foto-presidencial.jpg
Presidente de los Estados Unidos de América
44to Presidente de los Estados Unidos
2009 - 20 de enero de 2017
SucesorDonald Trump
VicepresidenteJoe Biden
Datos Personales
NombreBarack Hussein Obama II
Nacimiento4 de agosto de 1961
Honolulu, Hawái, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Partido políticoDemócrata
PadreBarack Obama Sr
MadreStanley Ann Dunham
PremiosPremio  NobelNobel de la Paz 2009

Barack Hussein Obama. Cuadragésimo cuarto presidente de los Estados Unidos de América. Reelegido en su cargo en las elecciones presidenciales del 6 de noviembre de 2012. Fue el primer presidente afroamericano en toda la historia de ese país.

Obama estuvo entre los invitados al Club Bilderberg antes de ser electo presidente de Estados Unidos asistiendo a la reunión de junio de 2008 en Virginia, EE.UU., cinco meses antes de su triunfo electoral y su victoria se pronosticaba ya desde la reunión del 2007.[1]

En octubre de 2009 Barack Obama obtenía el Premio Nobel de la Paz, lo que llevó al conocido cineasta Michael Moore a escribir en carta abierta al presidente que ya tenía el premio, pero que aún debía merecerlo.[2]

Aunque en el recibimiento del premio pronunció un discurso inspirado en las palabras del escritor George Orwell, donde Obama declara: «la guerra es la paz», en diciembre de 2009 anuncia el envio de 30,000 soldados suplementarios a Afganistán.[3]

Casi al fin de su mandato Obama dio un giro radical a su política hacia Cuba al anunciar el 17 de diciembre de 2014 el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

Biografía

Su familia y primeros años de vida

Barack Hussein Obama II nació el 4 de agosto de 1961 en la ciudad de Honolulu, Hawái.

El padre de Obama, Barack Obama Sr había conocido a su madre Stanley Ann Dunham en 1959, en un curso de idioma ruso organizado en la universidad de Hawái. Barack Obama padre figuraba entre los seleccionados para participar en un intercambio entre la región Este de África y Estados Unidos, intercambio que debía incorporar 280 estudiantes africanos a diferentes instituciones universitarias estadounidenses.

El objetivo de la operación era entrenar y adoctrinar a futuros agentes que debían ejercer su influencia en África, continente que por aquel entonces estaba convirtiéndose en un terreno de confrontación entre Estados Unidos, la Unión Soviética y China, potencias que trataban de ganarse a los regímenes de los países africanos que acababan de alcanzar la independencia o que estaban a punto de lograrla.[4]

El padre de Obama partió de Hawai en 1962 para estudiar en Harvard y se divorció de Dunham en 1964. Se casó nuevamente con una estudiante de Harvard, Ruth Niedensand, una estadounidense judía, y volvió con ella a Kenia, donde tuvieron dos hijos. Aquella unión también terminó en divorcio.

Obama padre trabajó en el ministerio de Finanzas y en el ministerio de Transportes de Kenia, así como en una compañía petrolera. Murió en un accidente automovilístico, en 1982, y los principales políticos de Kenia asistieron a sus funerales.

Obama y su madre Ann Dunham

En 1967 la madre de Obama se mudó con él a Indonesia para reunirse con Lolo Soetoro. Soetoro había conocido a Ann Dunham en 1965, en la Universidad de Hawai, cuando el joven Barack tenía sólo 4 años. En 1965, el general Suharto había llamado a Lolo Soetoro para que se incorporara al alto mando militar y ayudara a la planificación, con ayuda de la CIA, del genocidio de indonesios y de chino-indonesios procomunistas a través de todo el país.[5]

En 1967, luego de su llegada a Indonesia con Obama junior, Dunham impartió clases de inglés en la embajada de Estados Unidos en Yakarta por cuenta de la USAID, organización de gran envergadura que servía de pantalla para las actividades secretas de la CIA en Indonesia y en todo el sudeste asiático, en países como Laos, el sur de Vietnam y Tailandia.

Durante su estancia en Indonesia, y posteriormente en Pakistán, Dunham Soetoro trabajó para la Fundación Ford, el Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Rakyat (el banco público indonesio perteneciente al gobierno) y para la USAID.

Educación

Obama asistió a escuelas locales en Yakarta hasta que cumplió los diez años. Luego regresó a vivir en Honolulu con sus abuelos maternos y en 1971 fue inscrito en el quinto grado de la escuela Punahou School, donde permaneció hasta su graduación de la secundaria en 1979.

Una vez que culminó su bachillerato, se mudó a Los Ángeles e inició sus estudios en el instituto Occidental College por un periodo de dos años. En este centro privado, llevó, reconoce en su sus memorias, un estilo de vida lúdico pródigo en fiestas, alcohol y drogas, de las que probó la marihuana y la cocaína, experiencia esta última que en agosto de 2008, en un foro de religiosos evangélicos, valoró como su "mayor fallo moral".

Posteriormente, se transfirió a la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, en la carrera de Ciencia Política, con una especialización en Relaciones Internacionales. Se graduó con el pregrado académico Licenciatura en Artes Liberales de Columbia en 1983, y a continuación empezó a trabajar en la compañía Business International Corporation y en New York Public Interest Research Group, una empresa conocida como tapadera de la CIA.[4]

El trabajo que Barack Obama realizó en esa empresa a partir de 1983 coincide con las misiones de espionaje por cuenta de la CIA que su madre, Stanley Ann Dunham, había realizado durante los años 1960, después del golpe de Estado en Indonesia, como trabajo para otras instituciones que también servían de pantalla a la CIA, como la East-West Center de la universidad de Hawai, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (United States Agency for International Development, USAID)[6] y la Fundación Ford.[7][8]

A finales de 1988, ingresó en la escuela de Derecho Harvard Law School y en su primer año como estudiante fue seleccionado como editor de la revista Harvard Law Review, debido a sus calificaciones y por un concurso de escritura. En su segundo año de carrera, fue elegido presidente de dicha publicación, y se desempeñó como voluntario a tiempo completo, ejerciendo las labores de jefe de redacción, y supervisando al personal conformado por 80 editores. El hecho de que haya sido escogido en febrero de 1990 como el primer presidente afroamericano del suplemento de leyes, fue ampliamente recogido por los medios de comunicación y se le realizaron detalladas reseñas biográficas.

Carrera política

En 1995 Obama mantenía una amplia agenda de contactos en los movimientos sociales de base y tenía abundantes amistades y algunos valiosos mentores, como el juez y ex congresista federal Abner Mikva y el senador estatal Emil Jones, los cuales venían siguiendo sus pasos y dispensándole consejos.

En septiembre de 1995 lanza su postulación para senador estatal por el distrito 13º de Illinois. Obama llegó sin contrincantes en su partido a la elección del 5 de noviembre de 1996 y con un avasallador 82,2% de los votos derrotó a sus adversarios del Partido Republicano y el llamado Partido de Harold Washington, llevándose el asiento en la Cámara alta de la Asamblea General de Illinois. Renovó su legislatura el 3 de noviembre de 1998 prolongando su mandato hasta 2003.

El 21 de marzo de 2000 compitió en las primarias demócratas para la nominación del candidato del partido al distrito 1º de Illinois en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos siendo derrotado por Bobby Rush, antiguo líder local de los Panteras Negras.

Tras esta tentativa fallida, Obama se afanó en mejorar las relaciones con los políticos negros y los dirigentes de las iglesias que habían apoyado a Rush, y que desconfiaban de él por su mestizaje racial y sus maneras universitarias.

Como copresidente del Comité Conjunto Sobre Regulaciones Administrativas, en el 2001 apoyó la propuesta del gobernador republicano George Ryan sobre una regulación del día de pago de los préstamos y una regulación a las prácticas abusivas de financiamiento de préstamos hipotecarios con el objetivo de prevenir los procesos judiciales de ejecución hipotecaria.

En el 2003, patrocinó y dirigió la aprobación unánime y bipartidista de una ley para el control de la discriminación racial o "perfilaje racial" (detenciones arbitrarias basadas en las características raciales del sospechoso), que exige a los policías el registro de la raza de los conductores a los que detiene, y otra ley que hacía de Illinois el primer estado en imponer la orden de grabar en vídeo los interrogatorios por homicidio.

En enero de 2003 se convirtió en presidente del Comité de Salud y Servicios Humanos del Senado de Illinois.

Obama lanzó su precandidatura al Senado de Estados Unidos el 21 de enero de 2003, alentado entre otros por Jesse Jackson. El 16 de marzo de 2004, Obama ganó la proclamación. Convertirse en el máximo favorito para el puesto del republicano saliente Peter Fitzgerald, lo llevó a convertirse en el orador inaugural de la Convención Nacional Demócrata, celebrada en Boston del 26 al 29 de julio y que proclamó oficialmente la candidatura de John Kerry, senador por Massachusetts, a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de noviembre.

El 2 de noviembre, mientras Kerry perdía frente a Bush, Obama conquistó el escaño con el 70% de los votos.

Obama fue investido como senador el 4 de enero de 2005, convirtiéndose en el quinto senador afroamericano en la historia de los Estados Unidos y el tercero en ser elegido popularmente. En el 2008 Congress.org lo ubicó en el undécimo lugar entre los senadores más poderosos de los Estados Unidos. El 16 de noviembre de 2008, Obama renunció al Senado para dedicarse al periodo de transición presidencial.

Carrera a la presidencia

Barack Obama, como Senador de Illinois, anunció su candidatura para la presidencia de los Estados Unidos en Springfield, Illinois, el 10 de febrero de 2007.

El 27 de agosto de 2008 se convirtió en el nominado del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2008. El es el primer afroamericano en la historia de EE.UU. en lanzarse a la presidencia por un partido importante. El 23 de agosto de 2008 la campaña de Barack Obama confirmó que Joe Biden de Delaware, sería el nominado vicepresidencial.

Obama en Pittsburgh. Toda la campaña de Obama se basó en mensajes de "esperanza y cambio".
El 4 de noviembre de 2008, las proyecciones indicaban que Obama había ganado las elecciones, convirtiéndolo en el Presidente electo y el primer afroamericano elegido como Presidente de los Estados Unidos.

Su elección constitucional a la función presidencial se completó con la reunión del Colegio Electoral el 15 de diciembre de 2008, y la certificación posterior de la votación del colegio electoral efectuada durante la sesión conjunta del Congreso de los Estados Unidos el 8 de enero de 2009.

Toda la campaña presidencial de Obama de basó principalmente en mensajes de "esperanza y cambio". Una de sus promesas aludía el cierre de la cárcel de torturas en la ilegal base naval de Guantánamo. En sus discursos también prometía promover una reforma de salud para los más necesitados, el repliegue paulatino de las tropas estadounidenses de Iraq y Afganistán y una reforma migratoria que beneficiaría a miles de indocumentados en los Estados Unidos.

También Obama durante su campaña se pronunció por el levantamiento de las restricciones a los viajes a Cuba de los cubanos residentes en Estados Unidos, aunque no se refirió al derecho de los ciudadanos estadounidenses a hacer lo mismo.[9]

Presidencia

Obama y el vicepresidente Joe Biden
En febrero de 2009 en una conferencia de prensa Obama dejó bien claro sus puntos de vista con respecto a los soldados estadounidenses en Iraq y Afganistán.[10] Sobre Afganistán respondió que sería un duro desafío, mientras señalaba que su gobierno revisaría la política del Pentágono que prohibía filmar y fotografiar los ataúdes envueltos en la bandera de Estados Unidos de soldados muertos en Irak y Afganistán. Días después de haber asumido la presidencia, las primeras acciones militares (conocidas) de Obama fueron dos ataques con misiles dentro de una provincia fronteriza de Pakistán, donde murieron 22 personas, entre ellas mujeres y niños.

El 17 de febrero de 2009 Obama firmó la Ley de Estímulo Económico por 787.000 millones de dólares con el objetivo de remediar los efectos de la recesión económica causada por la crisis de las hipotecas. La ley fue aprobada por el Congreso luego de arduas negociaciones con la Cámara de Representantes y el Senado. En el mes de agosto, en una encuesta de la agencia Gallup realizada con "USA Today" el 41% de los estadounidenses opinó que el programa de había mejorado la economía, frente al 33% que consideraba que no tuvo ningún efecto y el 24% que opina que había empeorado la crisis del país.[11]

En junio de 2009, luego del golpe de estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya en Honduras, Obama pidió respeto a las normas democráticas, el imperio de la ley y los fundamentos de la Carta Democrática Interamericana. A pesar de llamar "ilegal" el golpe de estado, Obama no pidió de manera explícita la restitución del presidente constitucional ni suspendió la asistencia militar al país centroamericano, como marca la ley en caso de golpe de Estado.[12]

Tampoco mencionó nada sobre la base militar de Soto Cano, que Estados Unidos mantiene en territorio hondureño y que tuvo un papel fundamental en el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya.[13] En un documento filtrado por WikiLeaks en noviembre de 2010, el embajador norteamericano en Tegucigalpa tuvo que reconocer que el golpe de estado fue "ilegal e inconstitucional". El embajador sabía con antelación del golpe de Estado.[14] Lo reveló días antes de su muerte el ex ministro de la administración Zelaya, Roland Valenzuela, en una entrevista transmitida por una radio local de la ciudad de San Pedro Sula. Unos días después de estas declaraciones, Valenzuela fue asesinado en un lugar público por Carlos Yacamán, quien fue arrestado el miércoles 8 de septiembre en Miami —no por el FBI sino por Inmigración—, donde había encontrado refugio.

Ya en julio de 2009 el 40% de los estadounidenses tenía una muy mala opinión de la gestión del presidente Barack Obama, y solo el 29% la aprobó con entusiasmo, según una encuesta que la firma Rasmussen Reports. En el informe se señalaba que el 54% de los encuestados pensaba que el presidente George W. Bush era el responsable principal por los problemas heredados por Obama.

La prisión que se propuso como sustituta a la de Guantánamo fue anunciada por Barack Obama en diciembre de 2009 y apodada "Gitmo North".[15]Desde que el gobierno dio a conocer su intención de trasladar a decenas de prisioneros que se encontraban en el centro de detención en Cuba, a una prisión de alta seguridad en el estado norteamericano de Illinois se escucharon numerosas críticas y protestas. Los que protestaban argumentaban que tener presos peligrosos en suelo norteamericano atraería ataques terroristas y otras amenazas contra la seguridad nacional.

Posteriormente la Corte Suprema estadounidense rechazó una apelación de cuatro ex prisioneros de la Base de Guantánamo, pidiendo que se les permitiera enjuiciar a altos funcionarios del Pentágono por tortura y abuso religioso. El gobierno de Barack Obama le había solicitado a la Corte Suprema que rechazara la apelación.[16]

Ante esta política el relator especial de la Organización de Naciones Unidas para la tortura, Manfred Nowak, hizo pública su crítica al presidente Barack Obama y lo acusó de no haber investigado las denuncias de tortura ocurridas bajo el mandato de su predecesor, George W. Bush.[17] Nowak recordó que Estados Unidos, como miembro de la Convención de la ONU contra la Tortura, tiene obligaciones legales muy claras que estipulan que en caso de informaciones o denuncias de tortura, hay que realizar investigaciones independientes y eficaces.

En enero de 2010 el partido de Obama, los demócratas, perdieron la supermayoría de 60 (de 100) votos requerida para garantizar que prospere toda iniciativa legislativa. El partido llegó incluso a perder el escaño del senador Edward Kennedy, lo que daba un aviso alarmante para las elecciones legislativas de noviembre de ese año.[18] Los votantes argumentaban que Obama no había cumplido con su promesa fundamental de generar el cambio y opinaba además que el presidente había favorecido demasiado a los bancos.

En los comicios intermedios efectuados el 2 de noviembre de 2010 los demócratas perdieron la mayoría en los dos cuerpos legislativos, el control de la Cámara de Representantes logrado por los republicanos y su conquista de varias gubernaturas.

Política interna

La administración Obama sacó a los EE.UU. de la peor crisis en 80 años y reestableció los parámetros del mercado y el estándar de vidas de muchas familias norteamericanas. Estableció una Ley de Cuidados de Salud Asequibles u Obamacare, con la que redujo desde el 2010 hasta el 2016 de un 16 % a un 8,9 % la cantidad de norteamericanos sin seguro médico[19].

Redujo desde el 2008 hasta el 2016 la dependencia energética exterior de 11 115 000 barriles de petróleo diarios a 4 711 000, y fortaleció e incentivó los programas de energías limpias y renovables, así como el uso responsable de la energía nuclear. Creó casi 16 000 000 de nuevos puestos de trabajo en el sector privado y público en los últimos 81 meses de su mandato, por lo que dejó a la sociedad norteamericana con un alto nivel de aprobación y muy bien parada, a pesar de las críticas .

Política migratoria

Una de las promesas que Obama incumplió fue la reforma sobre la migración cuando el 3 de febrero de 2010 el presidente pronunció un discurso en el que expresó:

“Debemos continuar la labor de arreglar nuestro roto sistema de inmigración -para asegurar nuestras fronteras, hacer cumplir nuestras leyes y garantizar de que todos los que funcionen según las reglas puedan contribuir a nuestra economía y a enriquecer nuestra nación”.[20]

En marzo grupos de defensa de inmigrantes en Estados Unidos denunciaron que las deportaciones se dispararon 50% bajo el gobierno de Barack Obama, a quien pidieron comprometerse con una reforma migratoria. Los grupos pidieron al presidente un alto inmediato a las deportaciones y su liderazgo para avanzar en la reforma migratoria. Las iniciativas para reformas de este tipo fracasaron en 2006 y 2007.

En Estados Unidos se estimaban en abril de 2010, más de 12 millones de personas residentes sin papeles.

Controversia sobre nacionalidad de Obama

Obama fue citado a comparecer el 26 de enero de 2012 ante un tribunal en la ciudad de Atlanta, según una orden emitida por un juez de esa localidad. La solicitud forma parte de las investigaciones que se realizan sobre la nacionalidad estadounidense del presidente, puesta en duda por varios sectores políticos republicanos con el fin de inhabilitarlo e impedir su carrera a la reelección.[21]

Política medioambiental

En diciembre de 2009 se celebró en Copenhague la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU y sus acuerdos fueron catalogados como "anticlímax" por el Washington Times, quien arremetió contra las “fracasadas” discusiones de los líderes mundiales. El líder histórico de la Revolución Cubana reflejó en una de sus reflexiones el discurso de Obama en ese evento catalogándolo como:

...engañoso y demagógico, lleno de ambigüedades, que no implicaba compromiso vinculante alguno e ignoraba el Convenio Marco de Kyoto.

La Cumbre fue escenario de protestas de manifestantes pacíficos que fueron violentamente reprimidos por la policía.

Ave seriamente afectada por el derrame de petróleo en el Golfo de México
El 20 de abril de 2010, una explosión destruyó una torre de perforación mar adentro en el Prospecto de Macondo en el Golfo de México, causando una pérdida importante de petróleo.

Obama visitó el Golfo de México el 2 de mayo, debido a las visitas de miembros de su gabinete, y de nuevo el 28 de mayo y el 4 de junio. Comenzó una investigación federal y formó una comisión bipartidista para recomendar nuevas normas de seguridad, después de una revisión por el secretario del interior, Ken Salazar, y concurrentes audiencias en el Congreso. El 27 de mayo, anunció una moratoria de seis meses de duración sobre nuevos permisos de perforación en aguas profundas y arrendamientos, a la espera de una revisión reguladora.

El 7 de octubre la Comisión Nacional de Derrame de Petróleo señaló que la administración fue demasiado optimista sobre las capacidades de la empresa British Petroleum para resolver el problema y que el gobierno estadounidense ocultó a la población la dimensión real del derrame petrolero en el Golfo de México y discutió qué cifras publicar.

Proyecto de ley de reforma de salud
"Les digo que este individuo es peligroso. Nunca ha perdido. El no comprenderá… como ‘¿Quién eres tú para cuestionarme?’ Oigan, este tipo es ahora casi un presidente imperial. Cuando empiece a perder y la gente comience a cuestionarlo y a pegarlo a la pared, no va a saber cómo reaccionar”.
Glenn Beck (comentarista político, escritor y activista de derecha) refiriéndose a Barack Obama

Obama solicitó al Congreso la aprobación de la reforma sanitaria, una promesa clave en su campaña y una meta legislativa que tiene como propósito ampliar la cobertura médica a todos los ciudadanos estadounidenses.

El 14 de julio de 2009 los demócratas de la Cámara de Representantes presentaron un proyecto de ley de reforma sanitaria y Obama tenía la expectativa de que el Congreso autorizase el plan antes de fin de año. Uno de los componentes del proyecto de reforma del sistema de salud es la creación de un seguro opcional para los que no tengan la posibilidad de acceder a un seguro privado, mediante lo cual se busca reducir los gastos y mejorar la calidad de la salud pública.

Tras perder la mayoría absoluta en la cámara alta y para sacar adelante su reforma sanitaria, el presidente reformuló en febrero de 2010 su plan de salud que pretende reducir el costo del seguro sanitario para las familias y las pequeñas empresas, e intentar la cobertura médica para 31 millones de estadounidenses que carecen de ella. La principal novedad de la propuesta en que no inclía la “opción pública” que sí se incluía en el proyecto de ley de la Cámara de Representantes. La nueva propuesta de Obama tardó en recibir el rechazo por parte del partido republicano de boca de Dave Camp, quien aseguró que ese proyecto “no es un intento serio de afrontar las preocupaciones de los americanos” y que “no incluye cambios políticos importantes impulsados por los republicanos”.

El 21 de marzo la Cámara de Representantes, después de una semana de alta tensión e intensa negociación, aprobó un proyecto de ley de reforma de salud que otorgaría seguro a millones de estadunidenses. Con este triunfo, los demócratas celebraron un hecho histórico, después de argumentar que no era aceptable que unos 40 millones de estadunidenses no contaran con seguro de salud, y que unos 18 mil mueran al año por falta de acceso a esos servicios.

La reforma no incluía a al menos 6.6 millones de inmigrantes indocumentados carecen de seguro médico en Estados Unidos que representan el 15 por ciento de toda la población estadunidense sin protección de salud. Aunque el proyecto inicial de la Cámara de Representantes permitía a los inmigrantes indocumentados ingresar al mercado de opciones, siempre y cuando no recibieran subsidio oficial, la versión de la Casa Blanca endureció esa cláusula y los excluyó por completo.[22]

Rápidamente los republicanos ripostaron en un discurso radiofónico que señaló que si bien el sistema de salud estadounidense requería cambios, la iniciativa fraguada por los demócratas y promulgada por el presidente Barack Obama no era la solución adecuada.

El 13 de diciembre de 2010 un juez federal de Virginia dejó sin efecto un elemento clave de la reforma del sistema de salud de Obama, por encontrarla inconstitucional. El juez de Distrito de Estados Unidos Henry Hudson determinó que el gobierno no puede forzar a los estadounidenses a comprar seguros de salud obligatorios so pena de ser sancionado.[23]

A fines de junio de 2012 la Corte Suprema de Justicia declaró constitucional la iniciativa de la Casa Blanca que busca extender la cobertura de salud a más de 30 millones de personas carentes de ese servicio, si bien otros 20 millones se mantendrían todavía al margen de esos beneficios.

La alta instancia judicial avaló la entrada en vigor del instrumento legal y también autorizó al Gobierno a imponer un impuesto a quienes carezcan del seguro, uno de los elementos principales de la polémica ley que faculta al gobierno a gravar a quienes no lo compren después de 2014.[24]

La Cámara de Representantes de Estados Unidos, de mayoría republicana, se pronunció el 11 de julio en contra de la ley de salud implementada, a pesar de que la decisión debe fracasar en el Senado, debido a la mayoría de asientos de los del Partido Demócrata.[24]

Política exterior

Tuvo grandes éxitos en la gestión de la política exterior, entre los que destacan la eliminación del líder terrorista Osama Bin Laden, el tratado nuclear con Irán y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba el 17 de diciembre de 2014[25].

Guerras de Irak y Afganistán

En diciembre de 2009 Obama ordenó el envío de 30 000 soldados más a la guerra en Afganistán, al tiempo que prometía comenzar el retiro de las fuerzas estadounidenses en 18 meses. Para justificar sus acciones dijo en un discurso a la hora de mayor audiencia televisiva en la Academia Militar de Estados Unidos en West Point:

“Debemos mantener la presión sobre al-Qaida… Debemos negarle a al-Qaida un refugio”.“Debemos revertir el impulso del Talibán…
Y debemos fortalecer la capacidad de las fuerzas de seguridad y el gobierno de Afganistán[26]

El cineasta Michael Moore había pedido a Obama que no solo no aumentara las tropas desplazadas a Afganistán, sino que contemplara su retirada para no decepcionar a los votantes que le llevaron a la Casa Blanca. En su carta afirmaba:

“Cuando te elegimos no esperábamos milagros. Ni siquiera esperábamos grandes cambios, pero sí alguno. Pensamos que pararías la locura, las matanzas, la idea insensata de que unos hombres armados pueden reorganizar una nación que no funciona como nación y nunca lo ha hecho”.

“Presidente Obama, es hora de volver a casa.

Una encuesta publicada por Gallup, mostraba que sólo el 35% de los estadounidenses aprobaban el manejo que Obama le estaba dando a la guerra, mientras el 55% lo desaprobaba.

El máximo comandante estadounidense en Afganistán, el general Stanley McChrystal, fue relevado de su cargo por el general David Petraeus, jefe del comando central norteamericano, en junio de 2010, luego de que se describiera como “desilusionado” de su primera reunión celebrada en la Oficina Oval con el Presidente Obama, quien le pareció que no estaba preparado. Tuvo además comentarios sarcásticos sobre el vicepresidente, Joe Biden, el asesor para la Seguridad Nacional de la Casa Blanca, general Jim Jones, y otros funcionarios de alto rango.[27]

Debido a los largos períodos de guerra el índice de suicidios de soldados en el ejército estadounidense superó por primera vez la tasa de civiles desde la Guerra en Vietnam en julio de 2010.

En agosto de 2010 Obama anunció la retirada parcial de las tropas norteamericanas en Iraq. La guerra había costado cerca de 736 mil millones de dólares, más de cuatro mil invasores muertos y cerca de 30 mil heridos, según datos conservadores. El anuncio no significaba la retirada definitiva de Estados Unidos del país asiático, pues en el terreno permanecerán 50 mil militares bajo la eufemística definición de “apoyo e instrucción de las fuerzas de seguridad iraquíes”.

Apoyo a Israel

El 19 de febrero de 2011 el gobierno norteamericano vetó una propuesta en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por primera vez desde que Obama asumiera la presidencia. El texto promovido por la autoridad palestina y coauspiciado por más de 120 de los 192 miembros de la ONU. Pedía que el Consejo declarara ilegales los asentamientos israelíes en los territories ocupados desde 1967[28].

Crisis Libia

Al estallar las manifestaciones contra el líder libio Muamar el Gadafi en febrero de 2011, Obama apoyó decididamente a los manifestantes, que pronto se convirtieron en rebeldes insurgentes. Al utilizar Gadafi su fuerzas armadas para tratar de controlar la situación, el gobierno norteamericano comenzó a cabildear con sus aliados, la ONU y la OTAN para catalizar la situación interna de Libia en favor de sus intereses.

El 28 de febrero de 2011 la Secretaria de Estado Hillary Clinton declaró que Estados Unidos tenía abiertas todas ¨las opciones¨ en el caso de la crisis Libia, en una clara alusión a la posibilidad del empleo de las fuerzas de la OTAN contra el gobierno de Muamar el Gadafi, viejo enemigo de Estados Unidos. Mientras Libia era expulsada del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) el 1 de marzo, Estados Unidos desplazaba sus medios aereos y navales a la cercanía del país norafricano[29].

Obama dio instrucciones para que se le brindara ayuda humanitaria en las fronteras libias a miles de personas que huían de los combates entre las fuerzas rebeldes y el ejército de Libia[30] a la vez que declaraba a la prensa que la solución del conflicto sólo podía subordinarse a la salida del poder del gobernante libio.

"La violencia debe parar. Muamar Gadafi ha perdido la legitimidad para liderar y debe irse"[31]
Barack Obama

El 19 de marzo de 2011 Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña iniciaron una ofensiva militar contra Libia que solo hasta la mañana del 20 de marzo había dejado un saldo de al menos 64 muertos.[32] El presidente nortamericano Barack Obama ordenó el inicio de las acciones bélicas apodadas como Odisea del Amanecer, con un "procedan" vía telefónico en medio de un encuentro oficial con la presidenta de Brasil Dilma Rousseff.[33]

Obama aseguró en posteriores declaraciones que en ningún caso los soldados estadounidenses pisarán suelo libio.

El representante demócrata por Ohio Dennis Kucinich, apoyado por una decena de legisladores demócratas y republicanos interpuso un recurso legal en junio, por la utilización de las fuerzas armadas de los Estados Unidos en un conflicto militar sin la autorización del Congreso. En su opinión, Obama no respetó la Resolución de Poderes de Guerra, ley federal de 1973 que señala que el gobierno debe recibir la autorización del Congreso en un plazo de 60 días después de iniciada una operación militar en el exterior[34].

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió que retiren el Nobel de la Paz a su colega estadounidense, Barack Obama, por haber "gestado la invasión" de Libia, y que la ONU cambie su sigla por ONI: "Organización de Naciones Invasoras".[35]

Asesinato de Bin Laden

El 1 de mayo de 2011, el presidente de Estados Unidos Barack Obama anunció de manera oficial la muerte de Osama Bin Laden.[36] El gobierno norteamericano dice que tiene pruebas de ADN que confirman que el cadáver es de Bin Laden. El cuerpo fue presuntamente arrojado al mar.

Obama en un discurso dado a la nación señaló que pidió personalmente a Leon Panetta, director de la CIA, que fuera una prioridad de la agencia el “asesinato o captura de Bin Laden”.[37] Se ha hecho justicia, ha señalado.

El discurso elaborado con esmero por Obama para anunciar la muerte de Bin Laden afirma:

“…sabemos que las peores imágenes son aquellas que fueron invisibles para el mundo. El asiento vacío en la mesa. Los niños que se vieron forzados a crecer sin su madre o su padre. Los padres que nunca volverán a sentir el abrazo de un hijo. Cerca de 3 000 ciudadanos se marcharon lejos de nosotros, dejando un enorme agujero en nuestros corazones.”

El gobierno de los Estados Unidos ha anunciado además que con la muerte de Osama no termina la lucha contar el terrorismo, por lo que los soldados en el extranjero se mantendrán en batalla a pesar de los reclamos de la población.

Jason Richardson, jugador de los Orlando Magic en la NBA, publicó en su cuenta en Twitter:

Ahora que se confirma la muerte de Bin Laden y la de Sadam hace unos años, ¿podemos traer las tropas de vuelta a casa?[38]

Obama, decidió mantener “clasificadas” las imágenes del cadáver de Osama bin Laden por motivos de “seguridad nacional”.[39]

Política hacia Cuba

El 15 de julio de 2009 presidente Barack Obama notificó al Congreso que supendería a partir del 1 de agosto de ese año y por seis meses, la aplicación de la ley Helms-Burton, de 1996, que establecía duras sanciones a Cuba.[40] Se trata de la sección III de la ley Helms Burton, por la cual una empresa estadounidense podría demandar a quien usase lo que consideraba sus propiedades nacionalizadas tras la Revolución cubana. Los gobiernos de Canadá y de México promulgaron leyes para contrarrestar el efecto de la Ley Helms-Burton, y la Unión Europea declaró que las estipulaciones extraterritoriales que contemplaba no puedían aplicarse en la UE. Por todo ello el propio Bill Clinton suspendió la sección III de la legislación desde el momento de su aprobación. Desde entonces todos los presidentes han renovado la suspensión, incluido George W. Bush que lo hizo en dieciséis ocasiones durante sus ocho años de mandato. Por tanto, Barack Obama no tomó ninguna decisión que no se hubiese tomado antes.

Su gobierno ejerce presiones sobre la Unión Europea con vistas a que la misma mantenga la obsoleta Posición Común con respecto a la Isla. A estas presiones se ha unido la Fundación Nacional Cubano Americana y partidos de extrema derecha europeos.

Obama tuvo que admitir en septiembre de 2009 su fracaso en el empeño de cerrar el centro de detención que se mantiene en la ilegal Base Naval de Guantánamo. Uno de los primeros anuncios de Obama al asumir la presidencia el 20 de enero fue que cerraría Guantánamo en el plazo de un año. El consejero legal de la Casa Blanca, Gregory Craig, encargado del cierre de la prisión de Guantánamo, abandonó su cargo poco después del fracaso para dedicarse a la práctica privada de la abogacía.

En enero de 2010 la administración de Obama incluyó a Cuba en una nueva lista de supuestos países patrocinadores del terrorismo. Tal determinación de la administración del presidente Barack Obama fue incluso criticada por el influyente periódico The Washington Post, el cual en unas de sus columnas principales la calificó de ridícula, y subrayó que ello evidencia la necesidad de que la Casa Blanca debe transformar de una vez por todas su política hacia la isla caribeña.[41] La medida implicaba además que los ciudadanos cubanos en lo adelante deberían someterse a una revisión extra de sus equipales y cacheos exhaustivos antes de viajar con destino a Estados Unidos. Otros trece países, con mayoría de población islámica, son sometidos a controles migratorios más rigurosos cuando ingresen a EE.UU.

La medida contra Cuba fue duramente criticada por numerosos medios de prensa y personas a lo largo de todo el mundo por considerarla injusta y arbitraria.[42][43]

Cierto grupo de viajeros sin embargo, tiene preferencia para sus viajes a Cuba, incluyendo a ciudadanos norteamericanos. Son personas que se encargaron a través de una compleja red de organizaciones no gubernamentales y empresas privadas y tapaderas de la CIA, de repartir parte de los 45 millones de dólares que en los años fiscales 2009 y 2010 fueron destinados a los programas de subversión contra Cuba.

Como establecen las legislaciones de Estados Unidos y de todos los países del mundo, en Cuba la colaboración con un gobierno enemigo es un delito grave. En particular, la legislación cubana penaliza con una condena de hasta 20 años la colaboración con el programa gubernamental de la USAID, que fue creado por la Ley Helms-Burton de 1996. En el pasado, investigaciones congresionales han descubierto abusos en los programas de financiamiento para la subversión en Cuba, utilizados por agentes del gobierno en Miami para comprar de objetos suntuarios y alimentos exóticos, como carne de cangrejo en lata y chocolates Godiva.

Los viajes con estos propósitos habían sido suspendidos el 3 de diciembre de 2009 luego de la detención de Alan Phillip Gross,[44] un contratista detenido en Cuba mientras trabajaba en un programa para la subversión en la Isla, puesto en práctica por la administración de George W. Bush y sostenido por Obama. Gross fue acusado del delito de "Actos Contra la Independencia o la Integridad Territorial del Estado" y la Fiscalía solicita una sanción de 20 años de privación de libertad.[45]

El sitio web WikiLeaks propinó un duro golpe a los mal llamados opositores en Cuba al revelar en diciembre de 2010 un cable diplomático enviado a Washington en 2009 por el jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos (SINA) en La Habana, Jonathan Farrar, quien caracterizó a esos contrarrevolucionarios como polarizados y desconectados de la realidad de su país.

Farrar reconoce que los “opositores” a los que Estados Unidos mantiene y destina financiamientos millonarios para desestabilizar la Isla no representan a los cubanos, y además tienen muy pocas probabilidades de reemplazar a las actuales autoridades de la nación caribeña. No obstante a todo lo anterior, Farrar recomendaba a la administración Obama continuar apoyando a los desenmascarados mercenarios.

El 14 de enero de 2011 Obama ordenó mediante un comunicado que se restituyeran las políticas de la administración Clinton sobre Cuba que había derogado George W. Bush en el 2003.[46] El comunicado dejaba bien claro que el bloqueo contra Cuba permanecía intacto. Las medidas permitían los viajes de norteamericanos a Cuba con fines académicos, educacionales, culturales y religiosos, el envío de remesas por parte de ciudadanos norteamericanos en cantidades limitadas y el autorizo a empresas norteamericanas a operar vuelos charter directos a Cuba en cantidades limitadas.

En los primeros días de marzo el Departamento de Estado de los Estados Unidos divulgó un informe donde reconocía los esfuerzos de Cuba en la lucha contra el tráfico de drogas, y los buenos resultados de la isla en la lucha contra el contrabando y la producción de narcóticos de cualquier tipo. En el informe se señalaba que:

"Cuba ha continuado demostrando un compromiso en el cumplimiento de sus responsabilidades (y) en años venideros una mejor comunicación y cooperación entre EE.UU., sus socios internacionales y Cuba, particularmente en el área de la información táctica y puntual, probablemente llevará a un incremento de las interceptaciones del contrabando"[47]

Casi al fin de su mandato Obama dio un giro radical a su política hacia Cuba al anunciar el 17 de diciembre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. En la misma intervención Obama reconoció el fracaso del bloqueo estadounidense hacia Cuba al decir:

"No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar obtener un resultado diferente. Intentar empujar a Cuba al abismo no beneficia a Estados Unidos ni al pueblo cubano[48]."
Visita a Cuba

El presidente realizó una histórica visita a Cuba entre los días 20 al 22 de marzo de 2016, convirtiéndose en el primer presidente que visita la Isla después de 88 años (antes solo lo hizo Calvin Coolidge en enero de 1928 para asistir a la VI Conferencia Pa­na­me­ricana) y el primer presidente en ejercicio que llegó a la na­ción después del triunfo de la Re­vo­lución[49].

La agenda del mandatario comprendió un encuentro con el personal de la embajada de su país, y recorridos por la Catedral de La Habana, donde fue recibido por el Cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de la Arquidiócesis de La Habana, la Plaza de Armas, el Museo de la Ciudad, la Plaza Vieja y la Plaza de San Francisco de Asís[50].

Visitó el Memorial José Martí, se reunió con empresarios o cuentapropistas cubanos y sostuvo conversaciones oficiales con el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el Palacio de la Revolución.

En la última jornada el mandatario ofreció un discurso en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso y participó en el partido de béisbol entre el Tampa Bay Rays de las Grandes Ligas de Estados Unidos y la selección nacional de Cuba en el Estadio Latinoamericano.

Amenazas de asesinato

Desde su llegada a la Casa Blanca las amenazas de muerte a Obama se incrementaron y los Servicios Secretos, encargados de proteger a los altos funcionarios norteamericanos, aseguran que diariamente reciben más de 30 reportes de amenazas. Declaraciones de individuos armados y mensajes difundidos en Internet son algunos de los elementos considerados por las autoridades como intentos de asesinar a Obama.

Siguiendo esta línea se creó un grupo en Facebook que pide “rezar” por la muerte del presidente Barack Obama.[51] El grupo cuenta con más de un millón de miembros e incluye un álbum de imágenes anti-Obama subido por los miembros del grupo, que muestra al presidente con símbolos comunistas, yuxtapuestos con leyendas insultantes y burlonas, y un dibujo animado que asocia a Obama con Hitler. Se llama: “Querido Señor, este año usted se llevó a MI ACTOR FAVORITO, PATRICK SWAYZE. Tomaste también a mi actriz favorita, Farrah Fawcett. Tomaste a mi cantante favorito, Michael Jackson. Sólo quería que supieras que MI PRESIDENTE FAVORITO ES BARACK OBAMA. AMEN. ”

Campaña de reelección

Obama anunció el 4 de abril de 2011 su intención de presentarse a la reelección en los comicios del 2012.[52] la noticia fue dada a conocer a través de las redes sociales, mensajes de texto y correos electrónicos.

En esa misma ciudad la policía reprimió el 2 de mayo una manifestación en contra de las deportaciones masivas de inmigrantes. Una de las activistas de la manifestación advirtió:

La ciudad que ha elegido para su campaña de reelección no puede acoger a un candidato que ha deportado a más personas y separados a más familias que cualquier otro presidente en la historia de Estados Unidos.[53]

El sábado 4 de mayo de 2012, Obama inició oficialmente su campaña de reelección con dos mítines en Ohio y Virginia. Obama basó su discurso de reelección en los éxitos de su primer mandato: el acceso a los préstamos para estudiantes universitarios, la reforma sanitaria y la ayuda a los veteranos de guerra[54].

Reelección

Tras unos comicios muy igualados, Obama revalidó su cargo el 7 de noviembre de 2012, en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y seguió por cuatro años más en la Casa Blanca, al obtener 332 votos electorales frente a los 206 de Romney[55][56].

El triunfo del mandatario fue proyectado cuando ganó los estados de Alabama, Arizona, Arkansas, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Dakota del Norte, Georgia, Idaho, Indiana, Kansas, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Montana, Nebraska, Ohio, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah, West Virginia, Wisconsin y Wyoming, además de haber logrado también la victoria por voto popular.

Gabinete

Oficina Nombre Término
Vicepresidente Joe Biden 2009
Secretaria de Estado Hillary Clinton 2009
Secretario del Tesoro Timothy Geithner
Jack Lew
2009 - 2013
2013
Secretario de Defensa Robert Gates
Leon Panetta
2009-2011
2011
Fiscal General Eric Holder 2009
Secretario del Interior Ken Salazar 2009 - 2013
Secretario de Agricultura Tom Vilsack 2009
Secretario de Comercio Gary Locke 2009
Oficina Nombre Término
Secretaria de Trabajo Hilda Solis 2009 - 2013
Secretaria de Salud y Servicios Humanos Kathleen Sebelius 2009
Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano Shaun Donovan 2009
Secretario de Transporte Ray LaHood 2009
Secretario de Energía Steven Chu 2009 - 2013
Secretario de Educación Arne Duncan 2009
Secretario de Asuntos de los Veteranos Eric Shinseki 2009
Secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano 2009

Trasmisión del mando

El 20 de enero de 2017 transfiere el cargo a su sucesor Donald Trump.

Referencias

Fuentes