Saltar a: navegación, buscar

WikiLeaks Artículos de Referencia

Artículo de referencia

WikiLeaks
Información sobre la plantilla
Logo de WikiLeaks
Captura de a portada de WikiLeaks
El logotipo es un reloj de arena que representa la Tierra filtrándose sobre sí misma, aclarándose desde la oscuridad.
Información general
URLhttp://www.wikileaks.org/ (Dominio cerrado)[1]
Enlaces alternativos:
www.wikileaks.ch
mirrorleaks.org
www.wikileaks.nl
EsloganAbrimos gobiernos
("We open governments.")
RegistroPrivado
PropietarioThe Sunshine Press
CreadorJulian Assange
Lanzamientodiciembre de 2006
Estado actualActivo
WikiLeaks. Organización mediática internacional sin ánimo de lucro, que desarrolla un sitio web basado en el motor MediaWiki para la publicación masiva y el análisis de documentos secretos ("Leaks", cuya etimología proviene del inglés medio leken (dejar entrar o salir agua)), que mantiene a sus autores en el anonimato. (leaking = hacer pública alguna información sin contar con autorización o aprobación oficial, a pesar de los esfuerzos para mantenerla en secreto.) Su meta es conseguir la mayor influencia política posible, lo cual quiere decir que su interfaz sea equiparable con Wikipedia, de manera que pueda ser también utilizada por usuarios sin conocimientos técnicos.

Numerosos analistas y medios comienzan a cuestionar el tratamiento selectivo de los cinco grandes diarios escogidos por Julian Assange, fundador de WikiLeaks, y su equipo para difundir los archivos filtrados.[2] Wikileaks ha hecho un pacto con The New York Times, El País, Le Monde, Der Spiegel y The Guardian y desde su página de Twitter remitía a las páginas de estos periódicos. Estos diarios, con lo que algunos analistas definen como "la disciplina informativa establecida por Washington", censuran una serie de datos revelados.

El 25 de enero de 2011, Julian Assange, la cara pública de Wikileaks, anunció a The Associated Press que realizaba un esfuerzo por encontrar otros aliados que difundieran la información, además de los grandes diarios que trabajaron con él en las publicaciones anteriores. Entre esos medios figuraban The New York Times y The Guardian.[3]

El 3 de febrero de 2011, Assange dejó The Guardian, tras las últimas revelaciones biográficas de ese periódico, que publicó detalles sobre los dos supuestos casos de acoso sexual que llevaron al editor jefe de Wikileaks a detención. The Daily Telegraph será el encargado de hacer las publicaciones.[4]

Assange había mostrado frustración por el ritmo lento en la divulgación de cablegramas diplomáticos secretos, y dijo que la difusión de archivos de países específicos a medios locales selectos ayudaría a que esos documentos se publicaran más rápidamente.

El 7 de diciembre de 2010, Assange dejó de ser el hombre más buscado del mundo, (como varios medios lo denominaron desde que la INTERPOL emitió -a petición de la justicia sueca- una orden de captura internacional) y se entregó a la justicia británica.[5]

En febrero de 2011 el joven parlamentario noruego del Partido de la Izquierda Socialista, Snorre Valen, propuso a WikiLeaks para el Premio Nobel de la Paz por el rol que, según él, cumple al denunciar casos de corrupción, crímenes de guerra y ataques a la democracia y a la libertad de expresión.[6]

En febrero de 2011, un ex miembro de WikiLeaks, Daniel Domscheit-Berg, publicó un libro titulado "Inside Wikileaks" (dentro de Wikileaks), en el que revela, entre otros datos, que colaboradores de Wikileaks se llevaron documentos secretos antes de abandonar la formación por completo.[7]

Por qué WikiLeaks

Según WikiLeaks, el leaking ético cambió a mejor el curso de la historia y puede cambiar el curso de la historia en el presente y llevar al mundo hacia un futuro mejor.

Argumentan que Daniel Ellsberg, quien trabajaba para el gobierno de los Estados Unidos durante la guerra de Vietnam, entró en contacto con documentos del Pentágono, archivos guardados meticulosamente, donde se encontraban los planes militares y estratégicos de la guerra. Estos documentos revelaban en qué medida el gobierno de los Estados Unidos estaba engañando a sus ciudadanos sobre la guerra.

Pese a las leyes secretas y a correr un gran riesgo personal, Ellsberg consiguió traspasar los documentos a los periodistas y al mundo. A pesar de los cargos criminales que se han expuesto, y que finalmente han sido abandonados, los documentos del Pentágono suponen un impacto en el mundo, destapan al gobierno y ayudan a acortar la guerra y a salvar miles de vidas.

El poder del leaking ético para poner a gobiernos, corporaciones e instituciones en una situación embarazosa queda probado a través de la historia reciente. El examen público obliga a las instituciones a comportarse éticamente. De otro modo estas serían más irresponsables y reservadas.

Wikileaks proporciona un medio honrado y sencillo para el leaking de documentos de forma anónima e irrastreable.

Al mismo tiempo, Wikileaks expone los documentos transmitidos por leaking a un examen más exigente que el que muchas organizaciones mediáticas o servicios de inteligencia pudieran ofrecer: el examen de una comunidad mundial formada por los bien informados redactores de wiki.

Wikileaks dispone de un foro para toda la comunidad global, para someter cualquier documento a un examen implacable en relación a su credibilidad, plausibilidad, veracidad y falsedad. Este foro será capaz de interpretar documentos y de explicar su relevancia al público.

WikiLeaks usa una versión modificada del software de MediaWiki[8] y su servidor principal está alojado en el ISP sueco PRQ.[9]

Para proteger el anonimato de sus informantes, WikiLeaks utiliza OpenSSL, Freenet, Tor y PGP.[8]

Sitios inspirados en WikiLeaks

El 26 de enero de 2011 el blog Cutline, de Yahoo News publicó una noticia en la que detallaba que el director del diario estadounidense New York Times, Bill Keller, confirmó a los responsables de ese blog que el diario ha estudiado la posibilidad de crear su propio sistema para facilitar las posibles filtraciones y recibir grandes documentos de una manera anónima y segura.[10]

Ya la cadena qatarí Al Jazeera había creado a principios de enero de 2011 su propia unidad de funcionamiento similar a WikiLeaks.

Filtraciones notables

Informe sobre Wikileaks de la inteligencia americana

El 15 de marzo de 2010 Wikileaks hizo público un informe del Departamento de Defensa de los Estados Unidos en el que trataba varias filtraciones protagonizadas por esta web, relacionadas con intereses estadounidenses y proponía diversas vías para marginarla.

Vídeo de asesinato de periodistas

El día 5 de abril de 2010 WikiLeaks publicó un vídeo[11] en el que se ve cómo soldados estadounidenses asesinan al reportero de Reuters Namir Noor-Eldeen, a su ayudante y a nueve personas más. A algunos cuando iban a llevarse a los muertos y heridos. Se ve claramente que nadie de los presentes hacía amagos de atacar al helicóptero Apache desde el que se les dispara, ni siquiera lo miran.

Aunque la agencia Reuters solicitó en numerosas ocasiones el vídeo, le fue negado hasta que WikiLeaks consiguió este vídeo inédito, que pone en jaque al aparato militar de EE.UU., al mostrar la verdadera imagen de este ejército en el mundo.[12]

El ejército de EE.UU. había negado incumplir sus normas de enfrentamiento.

Diarios de la Guerra de Afganistán

En relación con la Guerra de Afganistán iniciada en 2001, el 25 de julio de 2010 los periódicos The Guardian,[13][14] The New York Times[15][16] y Der Spiegel hicieron públicos un conjunto de alrededor de 92.000 documentos sobre la guerra de Afganistán entre los años 2004 y 2009. Estos les llegaron a través de Wikileaks sin compensación económica a la página.[17]

En los documentos se descubren sucesos no revelados hasta el momento: víctimas civiles provocadas por soldados de Estados Unidos y por soldados de los países aliados, fuego amigo, conexiones entre la inteligencia pakistaní y los talibanes insurgentes. Otros documentos, en torno a 15 000, no fueron liberados a falta de comprobar que no supongan un peligro para gente inocente, mientras que otros no serán filtrados por el mismo motivo.

Estados Unidos acusó a WikiLeaks de poner en peligro la vida de civiles a los que se tomó declaración para elaborar los informes militares. El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha manifestado que la Casa Blanca estaba informada una semana antes de la publicación con el objeto de minimizar la aparición de los nombres de algunos informantes. Según Assange, el Gobierno de EE.UU. se negó a colaborar y no dio respuesta alguna, además ha indicado que no se han publicado otros 15 000 documentos para proteger la identidad de algunas personas que aparecen en ellos.[18] Estos contactos previos a la publicación han sido negados por el Pentágono.

El 29 de julio, se colgó en la página un archivo denominado Insurance file ("Archivo seguro" en inglés). El archivo, de 1,4 GB, está cifrado con AES, por lo que se precisa de una clave, de 256 bits, para descifrarlo. Se especula que se trataría de una filtración cuya contraseña se haría pública en caso de que Wikileaks sufriera algún ataque grave, como la detención de Julian Assange.

Embajadores estadounidenses espías

Documentos sacados a la luz por WikiLeaks en noviembre de 2010, revelan telegramas confidenciales que se envían los embajadores estadounidenses y que contienen, tantos comentarios en los que se valora a líderes mundiales, como información sensible sobre terrorismo y proliferación nuclear.[19]

El Departamento de Estado de los Estados Unidos habría pedido a su personal que recopilara información como las tarjetas de crédito u horarios de trabajo de otros mandatarios o políticos, según explican los diarios que han tenido acceso a los papeles de Wikileaks. Las filtraciones de 250.000 documentos revelan que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y los representantes de China, Rusia, Reino Unido y Francia, todos ellos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, se encuentran en el punto de mira de los servicios de inteligencia de EE.UU.

Los servicios de inteligencia y diplomáticos estadounidenses, también han llegado a requerir detalles de funcionarios y representantes vinculados con Sudán, Afganistán, Somalia, Irán y Corea del Norte.

Con la autorización de Hillary Clinton, el Departamento de Estado también estuvo tras datos técnicos (tales como contraseñas y claves personales para comunicaciones oficiales) usados por altos funcionarios de Naciones Unidas. La información requerida a los diplomáticos incluía tarjetas de crédito, direcciones de correo electrónico, teléfonos, fax e, incluso, "datos biográficos y biométricos (ADN y escáneres de iris) de los representantes permanentes del Consejo.

En los cables filtrados se han utilizado expresiones tan poco diplomáticas para referirse a figuras de la política mundial como Putin, Sarkozy, Kim Jong-il o Berlusconi, que las relaciones entre EE.UU. y sus países aliados pueden verse seriamente afectadas.

Ni siquiera aliados claves en la guerra que EE.UU. emprende desde hace años contra el terrorismo se han salvado de los comentarios de algunos diplomáticos. Uno de los reportes filtrados indica que el presidente afgano, Hamid Karzai "es un hombre extremadamente débil que nunca escuchó a los hechos, en cambio era muy influenciable por personas que incluso van en su contra".

Naciones Unidas ratificó los principios que rigen su actividad y la de sus funcionarios al manifestar su negativa a comentar los documentos secretos de Estados Unidos difundidos por Wikileaks.[20]

Otras revelaciones

El diario The Guardian ha publicado documentos filtrados a WikiLeaks donde el jefe del organismo de supervisión nuclear de Naciones Unidas, Yukiya Amano, sugirió antes de asumir el cargo en 2009 que estaba “sólidamente de parte de Estados Unidos” en asuntos claves como Irán.[21] Amano dijo en su primer reporte sobre Irán, en febrero de 2010, que la IAEA temía que la república islámica estuviera trabajando para desarrollar un misil nuclearmente armado.

El 5 de febrero de 2011 el diario británico The Daily Telegraph divulgó que Estados Unidos ordenó a sus diplomáticos espiar a funcionarios de la cancillería británica para conocer detalles privados, rivalidades y tensiones internas, según cables revelados por WikiLeaks.[22] El diario también publicó cómo el gobierno de Estados Unidos se comprometió de manera secreta a contar los secretos nucleares de Reino Unido a Rusia, entre ellos algunas informaciones acerca de las armas nucleares disuasorias para convencer a Moscú de la firma de un tratado clave.[23]

En América Latina

Cuatro diarios latinoamericanos comenzaron a publicar más de 20.000 cables secretos que exponen la visión que la diplomacia estadounidense tiene de Latinoamérica.[24] Los periódicos Página 12 de Argentina, El Espectador, de Colombia, El Comercio, de Perú, y La Jornada, de México, aseguraron haber recibido los documentos de manos del portal Wikileaks, cuyas filtraciones incomodaron sobremanera a Estados Unidos.

Como primer efecto, los cables alteraron la campaña presidencial peruana, pues uno de los documentos reseña un pedido de un exministro del entonces presidente Alejandro Toledo a diplomáticos estadounidenses para frenar el avance del nacionalista Ollanta Humala en la campaña del 2006.

En México, un cable revela que un cartel del narcotráfico tuvo acceso al expediente médico del presidente de México, Felipe Calderón, entregado por un “integrante corrupto del primer círculo” del mandatario, es decir del Estado Mayor Presidencial, que protege a los mandatarios mexicanos, informó el diario La Jornada.

Revelaciones sobre Cuba

La base de datos de Wikileaks tiene 2 080 cables enviados al Departamento de Estado norteamericano desde la Oficina de Intereses en La Habana y desde otras embajadas.

El primer cable publicado por el diario El País referido a Cuba trata un reporte fechado el 27 de febrero de 2009, firmado por Jonathan Farrar, jefe de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos. Se trata de lo que el Departamento de Estado llama un SEPQ (”Cuestionario sobre el Perfil del Clima de Seguridad”), de la primavera del 2009 en Cuba. El cable en cuestión es un formulario que llenan rutinariamente los embajadores de EE.UU. en todo el mundo, detalle que omite El País.

Escasamente el cable informa que “la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana reconoce la eficacia de la policía (cubana) persiguiendo a ‘terroristas’, como llama a los disidentes”. Al periódico lo único que le interesa es criminalizar al gobierno cubano. No se molesta en verificar si es cierto que en Cuba se le diga “terroristas” a los “disidentes”, ni en advertir a sus lectores que tales “disidentes” son los destinatarios de millonarias partidas públicas que destina el gobierno de los Estados Unidos para fabricar y financiar a la oposición en la Isla.

El cable en su contenido completo[25] expresa entre otras cosas, que el jefe de la SINA reconoce la estabilidad y la seguridad que gozan los diplomáticos norteamericanos en Cuba, donde “no hay condiciones para un macro conflicto”, y añade: “No hay terrorismo local”, “no hay grupos terroristas locales” y “no hay grupos terroristas antinorteamericanos”.

Alrededor de 500 cables -506, según las referencias-, de los 250 mil anunciados por Julian Assange el 28 de noviembre de 2011, provienen de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana; pero, hasta febrero de 2011, solamente 34 mensajes habían sido publicados en el sitio oficial de Wikileaks.

De los mensajes enviados desde 1966 hasta la fecha, el terrorismo (PTER) ha sido uno de los aspectos más importantes para el gobierno estadounidense, a tal punto que los cables relativos a este tema ocupan el 5to lugar en relevancia. Desde 1987 hasta 2010 solamente 11 mensajes sobre este asunto habían sido enviados desde La Habana; no obstante, la isla se encuentra entre los países que, según la Casa Blanca, auspician el terrorismo.[26]

En un cable divulgado en febrero de 2011 por el diario "El País",[27] se dio a conocer que los Estados Unidos no cuentan entre sus previsiones con un "catastrófico" derrumbe de la economía cubana.[28] En el cable se argumenta que aunque Cuba tiene déficit en sectores claves de la economía, es menos vulnerable que hace 20 años, durante el llamado Período Especial (1991-93).

El informe de la Sección de Intereses de Estados Unidos ironiza sobre cómo parte de los alimentos que adquiere el gobierno de Cuba para garantizar la alimentación del pueblo procede de los Estados Unidos a pesar del bloqueo, y cómo las empresas estadounidenses cobran puntualmente. En la revelación se incluye también un análisis sobre la política que sigue el gobierno revolucionario para que los cubanos "se valgan por ellos mismos".[29] En él se hace referencia a la eliminación de subsidios y gratuidades innecesarias.

Votación contra Cuba

Un documento revelado por WikiLeaks, fechado en Bruselas el 15 de febrero de 2006, se refiere a un encuentro del consejero legal de la secretaria de Estado, John Bellinger, con funcionarios de la Unión Europea. Está firmado por el entonces embajador de los EE.UU. ante la Unión Europea, C. Boyden Gray.

En un acto de clara presión política, Bellinger se reunió con un amplio grupo de funcionarios de la Unión en Bruselas para alertar que “el apoyo europeo a una resolución sobre Guantánamo implicaría un serio retroceso en la cooperación EEUU-UE contra el terrorismo y daría la impresión inaceptable de que la UE está aliada con Cuba en contra de los Estados Unidos”.[30]

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha dicho a sus contactos en los medios de comunicación que tiene una gran colección de reportes del gobierno de Estados Unidos sobre los presos en la ilegal Base Naval de Guantánamo.

No está claro qué período de tiempo podrían cubrir los documentos de Guantánamo que se cree que WikiLeaks tiene en su posesión. La prisión en la base naval de Estados Unidos en Cuba fue abierta para albergar prisioneros capturados durante la invasión de Washington en Afganistán, lanzada por el expresidente George W. Bush.

Contra Barrio Adentro

Un cable filtrado por Wikileaks -el 09Caracas442, fechado el 6 de abril de 2009, desde la Embajada de EE.UU en Venezuela-, confirma que el gobierno norteamericano elaboró un cuidadoso plan para estimular la deserción de médicos cubanos y facilitarles viaje a Miami, con el objetivo de desacreditar a Cuba y poner en crisis la Misión Barrio Adentro del gobierno bolivariano.[31]

El objetivo del plan ideado por Bush, que aún está vigente, además del robo de especialistas altamente calificados, es politizar la emigración de los profesionales cubanos para satanizar a Cuba. En Venezuela, el plan añadía un blanco adicional: minar la Misión Barrio Adentro, el programa social de salud del gobierno de Hugo Chávez, que desde el 2003 ofrece servicios en las zonas más pobres de Venezuela, con la ayuda de Cuba.

Cablegates

Cuba lanzó su propia plataforma en Internet para divulgar las traducciones literales de de los 2.080 cables entregados por WikiLeaks bajo la etiqueta Cuba, a cinco medios internacionales.[32] El sitio Razones de Cuba, alojado en Cubadebate, ha comenzado a publicar traducciones literales de cables filtrados por Wikileaks con el tema Cuba, fundamentalmente aquellos enviados desde la Oficina de Intereses de Estado Unidos en La Habana (SINA) al Departamento de Estado. Cablegates, como se denomina el espacio donde se irán incluyendo las traducciones, contaba en febrero de 2011 con 11 informes de la SINA, que prueban los vínculos de la llamada “disidencia interna” con el gobierno de los Estados Unidos, la particular predilección de este por los blogueros contrarrevolucionarios y los intentos por organizar redes entre los jóvenes para subvertir la Revolución cubana.

Reacción de Estados Unidos

El Pentágono ha exigido, bajo amenazas a WikiLeaks y a su administrador australiano Julian Assange, devolver los documentos militares que aún no han sido publicados por el medio noticioso de Internet. En un comunicado difundido por los principales diarios nacionales, el Departamento de Defensa de Estados Unidos enfatizó que el portal digital debía borrar todos los registros remanentes de los archivos antes secretos.

Assange ha explicado que el sitio web conserva todavía unos 15 000 documentos -adicionales a los 76 mil revelados- que mantiene ocultos porque contienen nombres específicos de ciertas personas que pueden resultar perjudicadas.

El soldado de primera clase Bradley Manning, principal inculpado en la mayor filtración de datos del Pentágono, fue acusado con ocho cargos por violaciones del Código Criminal de Estados Unidos.

El fiscal general de EE.UU., Eric Holder, anunció el 6 de diciembre de 2010 que ha autorizado acciones “significativas” en la “investigación en marcha” por parte del Gobierno de EE.UU. sobre la masiva filtración de cables diplomáticos por parte de Wikileaks.

El 8 de enero de 2011, una corte de Estados Unidos ordenó a la red social Twitter facilitar, al departamento de Justicia, datos de la cuenta del sitio digital Wikileaks y de las de algunos de sus colaboradores. Según la televisora CNN, el tribunal exigió documentos relacionados con el fundador del portal, Julian Assange, y el soldado Bradley Manning, a quien acusan de facilitar información publicada en la polémica página, reporta Prensa Latina.[33]

El 14 de febrero los activistas de Anonymous, un grupo defensor de WikiLeaks, dio a conocer un plan de Estados Unidos para desacreditar a WikiLeaks.[34] El plan cayó en las manos de Anonymous después de que el colectivo atacara a HBGary Federal, una empresa de seguridad, en la que recolectó 60.000 correos electrónicos enviados por la firma, entre los que se encuentran detalles de este plan.

Los correos filtrados sugieren que tres empresas privadas – HBGary Federal, Palantir Technologies y Berico Technologies – crearon un plan para quitarle credibilidad a WikiLeaks y ayudar al bufete de abogados Hunton & Williams, representantes de Bank of America. Entre los documentos se encontró una presentación en PowerPoint hecha por Palantir que detalla parte de la estrategia, que consistía en entregarle documentos falsificados al sitio para luego exponer la falsedad y la fabricación de los mismos una vez que fueran publicados – de modo de hacer creer a la gente que WikiLeaks estaba inventando cosas.

El 16 de febrero tuvo lugar la primera audiencia pública contra WikiLeaks cuando una jueza federal consideró la posibilidad de impedir que los investigadores tengan acceso a las cuentas de los usuarios de Twitter "asociados con WikiLeaks", incluido el fundador de la organización, Julian Assange, y el soldado Bradley Manning, acusado de ser su principal fuente.[35] Twitter no ha comentado expresamente el caso, pero una entrada en su blog oficial recuerda que la posición de la compañía consiste en "proteger el derecho de los usuarios de expresarse libremente y preservar su capacidad de oponerse a que se revelen sus datos personales".

La audiencia fue la primera pública en el proceso por el que el Gobierno de Estados Unidos trata de reunir pruebas para acusar a WikiLeaks de conspiración, por su supuesta instigación a ciertas personas, como Manning, a suministrarle los cientos de miles de cables diplomáticos publicados en 2010 por medios de comunicación de varios países.

Guerra cibernética

Amazon.com, que a través de su servicio de hosting alojaba información de Wikileaks, desactivó los servidores en la tarde del 2 de diciembre de 2010. Posteriormente, en la noche, la empresa que proporcionaba el servicio DNS a Wikileaks desactivó el registro del dominio wikileaks.org, con lo que imposibilitó de manera definitiva contactar con los servidores designados por la organización. EveryDNS.net administraba los registros de DNS.

La respuesta de Wikileaks a las suspensiones fue registrar un dominio en Suiza, www.wikileaks.ch. Dos de los servidores de WikiLeaks se encuentran en un búnker antinuclear que alberga el centro informático futurista, en Estocolmo, Suecia.[36] Este búnker llamado “pionen” (peonía) fue construido en el barrio de Södermalm a mediados de los años 1940 y luego transformado en un refugio antinuclear en plena Guerra Fría. Sus clientes, incluso WikiLeaks, pueden almacenar sus servidores donde Banhof a condición de no violar la ley sueca.

Otra de las acciones ha sido la clonación en 507 webs del sitio, “para hacer imposible” que el material que posee “sea retirado totalmente de internet”, mientras arrecian los intentos de las autoridades estadounidenses de silenciar la página. Los clones (o “mirrors” según se conocen en el mundo anglosajón) de Wikileaks prácticamente hacen imposible bloquear la difusión a través de internet de centenares de miles de despachos diplomáticos estadounidenses que están en poder del sitio creado por Assange.

Algunos en la red tomaron los ataques contra WikiLeaks como un ataque del sistema dominante contra la libertad de expresión y convirtieron a las principales corporaciones en objetivos a batir. El 28 de enero, BBC informó que un grupo de cinco hombres fue detenido en Gran Bretaña por estar conectados a ataques informáticos realizados en apoyo al sitio de filtraciones en internet WikiLeaks. Los hombres que formaban parte de un colectivo autodenominado Anonymous. Los blancos atacados incluían a los sitios en internet de PayPal, Mastercard y Amazon[37].

Corporaciones contra WikiLeaks

Estados Unidos advirtió a los estudiantes de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia, que hablar de WikiLeaks en Facebook o en Twitter podría poner en peligro a los aspirantes de empleo. Seguidamente, el lunes 6 de diciembre de 2010 se disparó la indignación popular. Twitter censura a WikiLeaks. Las etiquetas (tags) referentes al sitio no aparecen, aunque miles de personas rebotan la información, como solicitara WikiLeaks.

Otra medida ha sido la desactivación del servicio de pagos online PayPal, a través de la que recibe al menos parte de su financiación, el sitio WikiLeaks. PayPal, que pertenece al portal de subastas eBay, informó en su blog que “PayPal ha restringido permanentemente la cuenta utilizada por WikiLeaks debido a la violación de la política de uso aceptable de PayPal que afirma que nuestro servicio de pagos no puede ser utilizado para actividades que favorezcan, promuevan, faciliten o instruyan a otros a implicarse en una actividad ilegal. Hemos notificado al titular de la cuenta esta acción”.

En respuesta a estas acciones, piratas informáticos de todo el mundo se han lanzado a defender a Wikileaks. En lo que los hackers denominan como la «Primera guerra informática mundial» ya han logrado colapsar la web de la compañía americana de tarjetas de crédito Mastercard, del banco suizo Postfinance y amenazan con desbancar la web de servicios de pago por Internet Paypal y la red social Twitter.

En la primera semana de febrero un grupo de hackers, que operaba bajo el manto de Anonymous, se introdujo en los servidores de HBGary, una empresa de seguridad con sede en California, Estados Unidos, y encontraron pruebas de una estrategia para desacreditar a Wikileaks. Más de 50 000 correos electrónicos publicados por los hackers expusieron el plan que consistía en crear un estado de desinformación a través de mensajes falsos para dañar la imagen de Wikileaks; atacar los servidores de esta y realizar actividades de espionaje contra sus empleados[38].

El caso contra Bradley Manning

El soldado de primera clase Bradley Manning, acusado de filtrar los documentos del gobierno de los Estados Unidos a Wikileaks, fue incomunicado desde agosto de 2010 en la prisión del Cuerpo de Marines en Quantico, Virginia.

"(...) los archivos supuestamente bajados por Manning revelaron casos evidentes de crímenes de guerra cometidos por tropas de EEUU en Iraq y Afganistán; tortura generalizada cometida por autoridades iraquíes con pleno conocimiento de los militares estadounidenses, cálculos previamente desconocidos de la cantidad de civiles iraquíes muertos en los puntos de control militar de EEUU, y la masiva cantidad de muertos civiles iraquíes causada por la invasión estadounidense."[39]
Declaración de la defensa del soldado Manning

El gobierno de Estados Unidos lo ha tratado como criminal y espía y lo acusa de violar no sólo regulaciones del ejército, sino también la Ley de Espionaje de 1917, lo que lo convierte en el quinto estadounidense acusado según la ley por filtrar documentos clasificados a los medios. En la declaración inicial la defensa declaró:

Activistas exigen la liberación de Bradley Manning, -la supuesta “garganta profunda" de WikiLeaks
"El soldado de primera clase del ejército de EEUU, Bradley Manning, ha cumplido con su deber. Presenció serias violaciones del Código Unificado de Justicia Militar de las fuerzas armadas estadounidenses, violaciones de las reglas del Manual de Campo del Ejército de EEUU 27-10, y violaciones del derecho internacional. Sacó a la luz esas trasgresiones debido a un profundo sentido del deber hacia su país, como ciudadano y soldado, y su patriotismo le ha costado caro."[40]
Declaración de la defensa del soldado Manning

En SIPRNet (el protocolo secreto de redes de enrutado de internet), compartida por los Departamentos de Defensa y Estado, Manning encontró pruebas irrefutables de posibles crímenes de guerra, incluido el vídeo «Asesinato colateral», en el cual un helicóptero Apache estadounidense ametralló a unos 18 civiles, incluidos dos periodistas de Reuters, en una calle de Bagdad, el 12 de julio de 2007. Se afirma que Manning lo filtró a la web WikiLeaks en abril de 2010.

Manning también encontró un vídeo y un informe oficial sobre ataques aéreos estadounidenses contra la aldea de Granai, en la provincia afgana de Farah (también conocido como la masacre de Granai). Según el gobierno afgano, 140 civiles, incluyendo mujeres y una gran cantidad de niños, murieron en esos ataques. Se afirma que entregó ese vídeo como parte de un lote de unos 92 000 documentos militares relacionados la guerra en Afganistán. También se afirma que Manning entregó a WikiLeaks unos 392 000 documentos relacionados con la Guerra de Iraq, muchos de los cuales tienen que ver con la tortura de prisioneros, así como unos 251 000 cables del Departamento de Estado[41].

Repercusión mediática

Periodistas de dos de los medios de prensa a los que Assange había facilitado los documentos de WikiLeaks (el diario británico The Guardian y la revista alemana Der Spiegel), han editado libros sobre las interioridades de WikiLeaks y el comportamiento de su fundador.[42]

La repercusión de WikiLeaks ha sido tan grande, que el afamado director de cine Steven Spielberg, principal socio de los estudios DreamWorks, compró los derechos de “WikiLeaks: Inside Julian Assange’s War on Secrecy”, escrito por David Leigh y Luke Harding, periodistas de The Guardian, y de “Inside WikiLeaks: My Time with Julian Assange at the World’s Most Dangerous Website”, escrito por Daniel Domscheit-Berg.[43]

Ya en marzo de 2011 se presentó en la séptima edición de "ZagrebDox", el mayor festival balcánico de documentales, el documental WikILeaks,[44] con entrevistas a los principales protagonistas del fenómeno, incluido su fundador, Julian Assange, pero también a conocidos disidentes.

Daniel Domscheit-Berg

Un ex miembro de Wikileaks, el alemán Daniel Domscheit-Berg, exportavoz de la web, quien abandonó WikiLeaks según sus palabras porque:

"En algún momento fuimos una herramienta neutral que no intentaba hacer política con los contenidos. Hoy, Wikileaks reacciona a los acontecimientos políticos. Esto deja a esa herramienta neutral muy lejos de lo que era"[45]

presentó, el 10 de febrero de 2011, en Berlín, un controvertido libro en el que denuncia la politización de la plataforma y la falta de transparencia de su fundador, Julian Assange, en medio de duras acusaciones y amenazas de acciones legales por parte de la web. El proyecto "ya no seguía los objetivos que habíamos tenido al principio", explicó durante la presentación de "Inside Wikileaks" (dentro de Wikileaks) su autor. Otra crítica apunta a la supuesta falta de transparencia en la organización de la compañía: la toma de decisiones recaía únicamente en la persona de Assange y no a un proceso claro y orgánico, acusó Domscheit-Berg.

La publicación del libro se vio acompañada por un duro cruce de acusaciones entre Domscheit-Berg y Wikileaks, debido a miles de documentos que el autor conservó en su poder tras dejar la web en septiembre de 2010. El exportavoz justificó haberse quedado con unos 3 500 documentos secretos, al no haber podido acordar con Assange un modo de entregárselos.

Domscheit-Berg creó junto a otros exmiembros de WikiLeaks su propio portal para filtrar documentos: OpenLeaks.[46]

Suspensión de revelaciones

El 24 de octubre de 2011 Julian Assange, fundador del sitio, anunció que:

"Para garantizar nuestra futura supervivencia, WikiLeaks se ve ahora obligado a suspender temporalmente sus operaciones de publicación y a recaudar fondos agresivamente para contraatacar al bloqueo".[47]

Assange acusó a Estados Unidos de estar detrás de estos contraataques financieros que privaron a la organización de "decenas de millones de dólares en donaciones" en los 11 últimos meses.

Julián Assange

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue detenido el martes 7 de diciembre de 2010 en Londres. Sobre su persona había una orden de captura emitida por las autoridades suecas “por sospecha de violación”. El australiano, de 39 años, cuyo sitio web está publicando miles de cables diplomáticos confidenciales de Estados Unidos, fue detenido al presentarse a la policía a las 09h30 locales.

El delito por el cual la INTERPOL emitió contra Assange el más elevado código de búsqueda y captura (comparable con terroristas y asesinos), ha sido no haber usado condón, y no por sexo sin consentimiento, o sea, violación.[48]

El 14 de diciembre de 2010, un juez británico aprobó su libertad bajo fianza, aunque Assange debe someterse a condiciones estrictas mientras enfrenta el proceso de extradición a Suecia.[49] El abogado Geoffrey Robertson, un exjuez de apelaciones en la Corte Especial de la ONU para Sierra Leona, especializado en casos de libertad de expresión lo representó en la corte. El “creador de Wikileaks seguirá en prisión pese a obtener libertad bajo fianza hasta que se resuelva la apelación presentada por Suecia.[50]

Varias personalidades, entre las que se encuentran los cineastas Ken Loach y Michael Moore, reunieron el dinero para el pago de la fianza. Moore declaró, además, que ha ofrecido a Wikileaks su página web, sus servidores, sus nombres de dominio y todo lo que pueda proporcionarle para “…mantener Wikileaks vivo y próspero mientras sigue trabajando para exponer crímenes que se tramaron en secreto y se cometieron en nuestro nombre y con nuestros dólares destinados a impuestos…”

WikiLeaks anunció por su parte en la página de ‘microblogging’ Twitter que las acciones contra Assange “no van a afectar” sus operaciones. “Difundiremos más cables como de costumbre”, agregó.

Jennifer Robinson, abogada del fundador de WikiLeaks, espera la presentación muy próxima de cargos por espionaje en Estados Unidos contra su cliente. Robinson apela a la Primera Enmienda de la Constitución norteamericana la cual defiende la libertad de prensa, de expresión y de religión, así como el derecho de reunión y, por tanto, aplicar a su defendido la Ley de Espionaje sería inconstitucional.

Una de las mujeres que acusa al fundador de Wikileaks, de delitos sexuales parece haber trabajado con un grupo que tiene conexiones con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos. Anna Ardin, su acusadora, estuvo en Cuba donde se reunió con las Damas de Blanco y otros grupúsculos contrarrevolucionarios.[51]

Juicio

Julian Assange compareció ante un tribunal británico en una vista previa a la audiencia que se celebrará el 7 de febrero sobre su eventual extradición a Suecia.[52] Durante la comparecencia el editor jefe de WikiLeaks confirmó al juez su nombre, edad y dirección permanente en Australia. Assange argumentará ante la corte que no debería ser extraditado a Suecia por supuestos cargos de delitos sexuales, porque podría terminar en Estados Unidos enfrentando la pena de muerte, dijeron sus abogados.[53]

El 24 de febrero de 2011, la justicia británica aprobó la extradición de Julian Assange a Suecia, donde es reclamado por dos denuncias de abusos sexuales.[54]El exhacker presentó recurso de apelación contra la sentencia, el 3 de marzo[55].

Referencias

Fuentes