Frank País (provincia de Holguín)

(Redirigido desde «Frank País (municipio)»)
Este artículo trata sobre el municipio Frank País. Para otros usos de este término, véase Frank País (desambiguación).
Municipio Frank País
Información sobre la plantilla
Municipio de Cuba
Ubicación del municipio Frank País
Ubicación del municipio Frank País
EntidadMunicipio
 • PaísBandera de Cuba Cuba
 • ProvinciaHolguín
 • Fundación1976
Superficie 
 • Total512 36 km²
Población 
 • Total24 754 hab.
 • Densidad47,2 hab/km²
Frank-pais abg.jpg

Frank País. Municipio ubicado dentro del Grupo Montañoso Sagua-Baracoa, siendo su mayor altura, el Pico Cristal con 1231 metros sobre el nivel del mar. Una extensa zona boscosa cubre la parte oeste, donde se localizan un gran número de aves, plantas y mamíferos endémicos del país. Esta zona fue declarada Monumento Nacional y Zona Protegida. Hoy, se trabaja en un nuevo proyecto para la declaración de la Bahía Sagua de Tánamo con igual categoría.

Este territorio tuvo dos momentos fundamentales en su formación como municipio; primero, el 21 de julio de 1963, cuando una nueva estructura es adoptada ante las condiciones que propicia la creación del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC), con el nombre de Municipal Cayo Mambí, luego Frank País, y un segundo momento se produce en 1976, cuando es aplicada la Nueva División Política Administrativa(NDPA).


Ubicación

Limita al norte con el Océano Atlántico, al Sur con el municipio de Sagua de Tánamo y la provincia; Santiago de Cuba, al Este con el municipio Moa y al Oeste con el municipio Mayarí. Presenta una costa irregular con numerosas bahías como: Tánamo, Cebolla, Cananova, Yaguaneque, con cayos interiores entre los que se destacan; Cayo Alto, Cayo Largo, Cayo Burén, Cayo El Medio, Cayo Grande y Cayo Ratones.

Historia

Sus inicios

Su historia se remonta a la misma etapa del Descubrimiento cuando el 14 de noviembre de 1492, el descubridor de Cuba, Cristóbal Colón, llega a nuestra bahía y la bautiza con el nombre de ¨Mar de Nuestra Señora¨, y al pequeño puerto de Barrederas, como Puerto del Príncipe. La belleza sin par de la bahía cuyos innumerables cayos interiores de lujuriante vegetación y abundante fauna, impresionaron a los descubridores de manera notable fue señalado en sus apuntes durante el primer viaje.

El Salto del Indio y Playa la Herradura, más la propia descripción de Colón, indican la existencia de los aborígenes en este territorio. Años después, en 1513, el famoso conquistador español por la matanza de Caonao, Pánfilo de Narváez, parte desde este lugar en un bergantín con el objetivo de realizar el primer bojeo a Cuba.

El primer colonizador llegado al territorio fue, Don Hilario Frómeta, quien abriendo veredas, funda los hatos Cananova y luego Tánamo en 1774. Posteriormente, el 25 de agosto de 1878, llega Doña Manuela Jardines acompañada de sus 8 hijos, ésta, funda el hato Riito y luego el de Guajenal antes de continuar adentrándose en territorio de Sagua de Tánamo. En 1791 otra señora, Doña María Moreno, funda el hato El Canal, dedicados todos a la crianza de cerdos, ganado mayor y a la agricultura de subsistencia. Tres años después, llegan al territorio unos 50 cortadores de madera con sus familias, iniciándose la tala indiscriminada de los grandes bosques aquí ubicados, madera que, aprovechando el caudaloso río Sagua, era embarcada hacia El Gran Arsenal de La Habana, para la construcción de buques.

Para esta fecha, se extraen alguna sal de la salina de El Canal, y se trafican por el río Saltadero; maíz, miel de abeja, cuero, cera, carne salada y tabaco.

Aprovechando la bahía y un largo estero entre manglares, las mercancías eran llevadas hasta muy cerca del río Sagua. Allí, en un lugar llamado Esterón se construyeron 7 almacenes para el resguardo de las mercancías llegadas al territorio. También se levantó un pequeño fuerte español para su custodia con una dotación de unos 30 soldados y un oficial. Posteriormente, en 1842, el comerciante Isidoro Prieto, construye un carril desde el muelle hasta el río, para el traslado de mercancías, que mediante goletas, eran trasladadas hasta Juan Díaz, muy cerca del pueblo de Sagua.

En la década del 70 del siglo XIX, Cayo Mambí es considerado como un sitio perdido entre manglares de la bahía de Tánamo. Aquí se estableció la compañía norteamericana Cuban Fruit Company, mediante los condes de Jaruco y Mompox, que adquieren cinco mil cuatrocientas caballerías de tierras que serían explotadas por la Cuban una vez saneados los terrenos costeros e instalados el puerto. Estas tierras fueron dedicadas inicialmente a la producción de plátano fruta o guineo. Este fue el primer renglón exportable del territorio, para lo cual, se edificó un muelle en Cayo Mambí y 6.5 KM de vías férreas para el traslado del fruto de los campos hasta el muelle. Este producto era exportado hacia los puertos de Baltimore, Philadelfia y Nueva York, en Estados Unidos, propiciando el desarrollo de Cayo Mambí, pequeño poblado surgido durante la Guerra de los Diez Años, de ahí, su nombre. El Cayo contó con una adecuada urbanización después del levantamiento del central; luz eléctrica, agua potable, campos deportivos, escuelas clínica, hospital, cine, tiendas, restaurantes, bodegas y farmacia. Según el libro ´´La costa cubana del guineo. Una historia Bananera¨, del historiador Alejandro García Álvarez, editado en el 2008 por la Editorial Ciencias Sociales, el número de racimos exportados en 1877, primer año de exportación del fruto por Cayo Mambí, ascendió a 28 452, producción que fue creciendo anualmente hasta llegar en 1891 a la cantidad de 1 104 008 racimos. En el año 1894 se registra el record histórico de producción con 1 671 000 racimos. A partir de esta fecha comienza a decaer la producción y exportación del guineo, agudizado en las primeras décadas de la naciente República Mediatizada por la llegada del mal de Panamá o Pintadilla, y por las tierras que cambiaron de uso al surgir la industria azucarera. Aunque la producción se desplaza en los primeros años de siglo XX hacia Cebolla, Cananova y Yaguaneque, donde se construyeron muelles y vías férreas, la exportación nunca alcanzó ni la mitad que logró Cayo Mambí en su etapa de esplendor.

En este periodo, la correspondencia se recibía una vez por semana y los domingos y días festivos había grandes lidias de gallos y romerías de las familias a los caseríos cercanos.

Primeros Pobladores

La primera noticia que se tiene acerca de la colonización del lugar está relacionada con la llegada de Don Hilario Frómeta quien se dedicó a la crianza de ganado vacuno y a la fundación de los hatos de Cananovas y Tánamo. En 1778 existían varios vecinos en áreas que forman parte de los territorios de Guajenal, Canal Tres y Cabonico, estos moradores eran campesinos dedicados a la crianza de ganado vacuno y porcino. El 25 de agosto de ese propio año llega Doña Manuela Jardínez acompañada por sus ocho hijos, quienes se encargarían de fundar los hatos de Guajenal y Riíto. Doña María Moreno, llegada en 1791, abre el hato del Canal, que constituye el núcleo poblacional embrionario de los territorios antes mencionados.

Entre los hatos fundados fueron quedando tierras realengas en las cuales se establecen para alrededor de 1794 cortadores de madera, se utilizaban las navegables aguas del Río Sagua para trasladar el preciado producto, que se convirtió en el primer renglón exportable del territorio. Las maderas eran transportadas y enviadas hacia el Real Astillero de La Habana con vistas a ser utilizadas en la construcción de barcos.

Además de la extracción de madera y la cría de ganado, fue ganando terreno la agricultura, específicamente a través del aumento del número de vegas de tabaco. Por otro lado, las sublevaciones de esclavos en Haití, en 1791, tras la invasión de Toussaint Louverture a Santo Domingo, provocaron oleadas migratorias de colonos franco haitianos a quienes el gobierno español cedió o mercedó tierras. Ello ocurrió principalmente durante el año 1802 en los territorios de Holguín, Nipe, Mayarí y Sagua de Tánamo, potenciando desde entonces un mayor progreso de la localidad.

En 1843 Isidro Prieto, negociante de Sagua de Tánamo construyó en la zona de Esterón una línea de ferrocarril para transportar mercancías desde la bahía hasta el río Sagua, desde donde una flotilla de lanchones la llevaba hasta el lugar conocido como Juan Díaz. Este territorio exportó en la época maíz, cera, carne de cerdo y tabaco, los que se transportaban por los caminos de Saltadero.

Luchas independentistas

Lucha insurrecional en Frank País

Ver Lucha insurrecional en Frank País

El 10 de Octubre de 1868 un grupo de patriotas dirigidos por Carlos Manuel de Céspedes dieron inicio a nuestras luchas por la independencia, suceso al que Cayo Mambí no estuvo ajeno, desde el mismo inicio de la contienda se convierte junto a Sagua de Tánamo en teatro de operaciones militares.

El movimiento obrero en el Central

La construcción del Central Tánamo trae aparejado la formación de una clase obrera de proporciones nunca antes vista en la zona. El incipiente movimiento obrero hasta entonces no había logrado rebasar el centenar de trabajadores empleados, principalmente, en la industria tabacalera.

La primera organización de la cual se tiene conocimiento fue el Gremio de Tabaqueros de Sagua de Tánamo, constituida el 21 de julio de 1906 en el Club Alba. La reunión se celebró bajo la dirección de Ramón Cruzata, presidente da la comisión organizadora creada al efecto en mayo del mismo año, la misma se encargó de llevar adelante los trabajos previos de la nueva organización obrera.

La construcción del Central Tánamo coincidió a nivel nacional con un incipiente despertar del movimiento obrero. Sin embargo, Cayo Mambí se retrasa en ese sentido con respecto al resto del territorio cubano. Ello obedecía no solo a la debilidad organizativa del incipiente sector obrero sino también a la existencia, casi unilateral de pequeñas propiedades agrícolas, haciendas comuneras y extensas plantaciones de frutos menores, que impedían la formación de un proletariado.

Entre los años 1930-1933, se creó la primera célula del Partido Comunista de Cuba. Constituida en Sagua de Tánamo con la participación de Antonio Calderín, del barrio de la Zanja; Sixto Girón, de Barrederas y Mario Luis Fiffe de Cayo Mambí. El número de afiliados llegó a 120, de los cuales 18 radicaban en Cayo Mambí.

A raíz de la caída de Machado en 1933, se dan los primeros pasos para una lucha obrera organizada. El 11 de septiembre se reúne la junta directiva a las 8:20 de la noche en el Teatro Martha de Cayo Mambí y ante la presencia de 300 obreros quedó constituido el Sindicato Obrero en la región.

Esta asociación, denominada Sindicato de Obreros de Sagua de Tánamo y Cayo Mambí agrupaba todos los trabajadores del término municipal “(...) sin distinción de razas ni nacionalidades a fin de lograr el total mejoramiento de las clases trabajadoras, tanto en el orden material como en el intelectual.” Con apenas siete días de haberse constituido el Sindicato se produjo una huelga en el central. Este hecho se llevó a cabo sin una cabeza directriz, sin la orientación de la directiva del sindicato, sin el apoyo de un partido de izquierda. Había falta de orientación y organización, se efectúa cuando de únicamente estaban trabajando los obreros dedicados a embarcar los azúcares retenidos durante tres años, en razón del plan Chadbourne.

Entre 1934 -1935 el sindicato toma mayor auge e incrementa sus actividades. En estos años se integran nuevos miembros a la junta directiva y alcanza mayor eficacia el organismo. Entre los nuevos dirigentes se encontraban los trabajadores Eligio Díaz, Esteban Dupuy, José Hernández y Florentino Oliver. La administración para socavar los cimientos del movimiento obrero y debilitarlo crea el “Sindicato Amarillo”, integrado de forma general por obreros mejor remunerados y otros que engañados en un principio se vieron envueltos en las patrañas orquestadas contra el movimiento.

En estos años los enfrentamientos se recrudecieron, los abusos, atropellos, despidos, persecuciones y desalojos llegaron a tal grado, que el alcalde recién electo Pedro Torres, intervino en el asunto. Sus gestiones rindieron determinado fruto, pues logró que la administración del Tánamo y la Guardia Rural disminuyeran la violencia en el pueblo.

El sindicato hacía llamamientos, tiraba boletines y proclamas con el apoyo de la imprenta de Sagua de Tánamo, la propaganda circulaba por todos los miembros de la organización, llegando incluso a casi todos los obreros del central.

En 1944 se realizan nuevas elecciones en el Sindicato Azucarero. La nueva directiva, integrada por Rogelio Sigarreta, Armando Duharte, Herminio Frómeta, Isidro Expósito y Francisco Guevara, estaría al frente de la organización durante los siguientes cuatro años. Este fue un período de esplendor y mucho entusiasmo. La Federación Nacional Azucarera de la Habana enviaba las orientaciones sindicales y asesoraba sistemáticamente a los ejecutivos del Sindicato.

En 1946 Mario Luis Fiffe y Rogelio Sigarreta se trasladaron a Antilla, donde junto a otros líderes de la región oriental sostuvieron un encuentro con Jesús Menéndez. El 26 de octubre, Menéndez, complaciendo una petición de Fiffe y Sigarreta llegó a Cayo Mambí.

Esta visita fue un gran acontecimiento que se convirtió en júbilo total para los azucareros. Rápidamente se improvisó una tarima frente al local del sindicato y fue congregándose la gran masa obrera y parte del pueblo. Entre las palabras que pronunció ese día han quedado en el recuerdo popular las siguientes: “Tenemos que luchar con firmeza, para los patronos y la compañía, todo obrero que reclama el pan es comunista.”

El 20 de diciembre de 1947 el pueblo fue escenario de nuevos enfrentamientos. La patronal, representaba por Rosemberg, Bowquin y Lamie, proyectaron la separación de cierto número de trabajadores alegando que no eran necesarios para el desarrollo de la zafra. Inmediatamente fue convocado un movimiento de protesta que paralizó durante 13 días la molienda. Este proceso fue a parar al Gobierno de la República donde la Dirección Nacional Azucarera intervino y el pleito se resolvió a favor de los obreros.

Entre los años 1948 -1952 el sindicato contó con una nueva directiva que a pesar de haber realizado algunas acciones por el empuje de los obreros como fue el caso de la huelga de febrero de 1950 por la reposición de dos obreros desplazados, no supo guiar debidamente el movimiento en esos años.

Esta directiva mantuvo una actitud indigna al someterse a la administración a cambio de gajes y prebendas que iban en detrimento de los trabajadores. La lucha decayó notablemente, se sucedieron a diario desplazamientos y despidos como fue el caso del empleado Armando Guerra, y varios compañeros de la planta de hielo. Dejaron de publicarse los balances de la organización y de renovarse los convenios de trabajo, la cuota sindical fue manejada arbitrariamente por la dirección quien la utilizó para su recreación y disfrute.

La efervescencia que tuvo lugar en el país en 1955 también llegó a las puertas del Central Tánamo. Una nueva ola de protestas, mítines, ventas de bonos, se extendió por la localidad aumentando el clamor de la lucha en todos los sectores y ramas de la industria y el comercio, haciéndose evidente un aumento de la conciencia en pos de la eliminación de todos los males que arrastraba la sociedad.

Otras organizaciones obreras

El auge y organización de las luchas obreras en Cayo Mambí no solo fueron un logro del sindicato azucarero; si bien este desempeñó el papel fundamental y guió a casi todos los trabajadores de los demás sectores, a lo largo del período fueron creándose otras organizaciones que complementarían las luchas sociales en el territorio y actuarían en conjunto.

Una de esas organizaciones vio la luz el 16 de junio de 1941 en la casa de Felipe Vázquez. La asociación denominada Gremio de Estibadores, Braceros y Manipuladores del Subpuerto de Tánamo, agrupaba a todos los trabajadores de la marina que pertenecían al término municipal. Fue creada como entidad obrera, organizada con el objetivo de defender al proletariado del sector de los abusos de la compañía propietaria del central, así como de encauzar sus demandas y aspiraciones, para lograr la unidad de acción entre todos los miembros. La asociación sería además “(…) una organización de resistencia, escuela y guía educadora, procurando por todos los medios vigentes (…) que nuestros problemas se definan y se defiendan dentro de un plano de equidad, razón y justicia.”

Los portuarios llevaron a cabo valiosas acciones contra el patronato, hicieron demandas en pos de alcanzar trabajos fijos, aumentos salariales y seguridad social.

En ese mismo año los portuarios se lanzaron a una manifestación en demanda de aumentos salariales. Tras la declaración de la huelga, las lingadas que se estaban embarcando quedaron en suspenso, corriendo el riesgo de caer al mar. A su vez, efectuaron una protesta en contra de la actitud de los dueños, empeñados en evitar el traslado directo del azúcar almacenada en el central hasta el puerto, el objetivo de estos últimos estaba en función de no pagarles a los obreros que desarrollaban esa actividad. De esta demanda solo pudo lograrse que la industria azucarera desembolsara el 50 por ciento de la ganancia a favor de los portuarios.

Además del Gremio de la Marina y del Sindicato Azucarero, se organizó y se inscribió en el Ministerio de Gobernación un Sindicato Obrero de Trabajadores Domésticos, dirigido por las compañeras Ana Salas Acosta, Dolores Galano, Beatrice Isowers, Rafaela Turro Sanamé y Josefa Cudeiro. Esta asociación tuvo muy corta duración pero logró en una amplia discusión con el Delegado de Gobernación Rafael Borroto Domenech, una escala de precios para los trabajadores domésticos.

El 26 de marzo de 1946 los trabajadores del comercio se lanzan a una huelga por el pago del diferencial azucarero. Esta demanda estuvo condicionada primariamente por la actitud de los trabajadores del departamento comercial y de la panadería, y fue luego secundada por todos los pequeños propietarios del pueblo. La manifestación fue declarada ilegal y los trabajadores fueron conducidos al cuartel. Este hecho motivó que la panadería fuera arrendada a la familia Drigg de Sagua de Tánamo y se despidieran a los obreros de ese establecimiento.

En marzo de 1958 se organizó el Frente Obrero Nacional por orientación de Vilma Espín, quién se había entrevistado con Isidro Expósito en Santiago de Cuba, para lograr materializar la estructura de la organización. Al crearse el frente en el territorio se incrementan las actividades revolucionarias en los diversos sectores, la venta de bonos, aumentó considerablemente, Fedora Blet recibió en Santiago de Cuba bonos por valor de mil pesos de los cuales fueron vendidos 700, que serían entregados posteriormente a la dirección del Segundo Frente Oriental Frank País.

Entre los años 1956 y 1958 el Sindicato Azucarero y el Gremio de la Marina pusieron de manifiesto su fuerte quehacer, en función de la solución de muchos de los males que aquejaban las zonas del Batey, Barrederas y Cebollas. En estos años llegaron dos individuos que decían tener orientaciones de hacer volar una parte del central para afectar la tiranía. Algunos líderes del lugar se negaron ya que provocarían una masacre y sería ello una catástrofe general que sembraría el pánico y el dolor en el pueblo, además la llegada de esas personas no había sido coordinada de antemano. En esta oportunidad Juan Torres expresó: “Nosotros no aceptamos esa orden si no viene por la clave de Santiago de Cuba” Quedó finalmente demostrado que era una acción provocadora para culpar a los dirigentes obreros, gracias a la estrecha articulación entre el Frente Obrero Nacional y el Sindicato Azucarero, pudo evitarse una situación desastrosa para la vida de los pobladores.

La actitud consecuente de las organizaciones obreras durante la etapa prerrevolucionaria, alcanzó su punto culminante en el apoyo brindado al movimiento insurreccional, concretamente, a los combatientes de la Columna 19 "José Tey", dirigida por el Comandante Belarmino Castilla Mas, en el ataque y toma del poblado de Cayo Mambí, el 16 de diciembre de 1958.

Entre los integrantes de la Columna 19 de nuestro municipio que cayeron en función de la guerra revolucionaria se encuentran: José Enrique Acosta Salas, Humberto Escalona Reyes, Leobardo Durán Rubio, Luis Mustelier Lopetegui, Mario Surí Terrero, Domingo Ibrahím Alvarez Céspedes, Manuel Terrero Matos, Angel Romero Videaux, Rafael Antonio Maceo Matos, Arístides Leyva Blanco, Abraham González Reyes, Rogelio Herrera Sánchez, Reynaldo Grimón Ferreira, Joaquín Díaz Cominches y Luis Rolando Fernández Gámez.

En resumen, durante el período reseñado, la política de los gobiernos de ocupación norteamericana, estuvo dirigida a facilitar las inversiones de capital de los monopolios en nuestro país, donde los principales recursos económicos, como el azúcar, tabaco, minerales, medios de transporte y otros, pasarían a manos del imperialismo; los monopolios aprovecharon la ruina de los productores de Cuba como consecuencia de la guerra, así como las facilidades que les dio el gobierno de ocupación para adquirir a precios irrisorios grandes cantidades de tierras fértiles, especialmente en las zonas azucareras. Sus capitales les permitían establecer modernos centrales, cuya capacidad de producción superior determinaba la desaparición de los pequeños ingenios que aún subsistían, acelerando el proceso de concentración en esta industria. Nuestro territorio fue un ejemplo palpable en muchos sentidos de todo este proceso transformador; el Central Tánamo impulsó el progreso del poblado, convirtiéndose en el eje fundamental alrededor del cual giraba la vida en general de la región.

Con el triunfo de la Revolución llegó la luz a Cayo Mambí, la realidad es otra muy diferente, en la que todo el pueblo disfruta plenamente de los derechos y los avances orientados siempre a la satisfacción de las necesidades de la población y a elevar el nivel de vida.

Características

Relieve

Podemos considerarlo un territorio con predominio de pequeñas alturas y terreno ondulado. Por ser un municipio eminentemente costero tiene tres bahías. El territorio es semi-montañoso, destacándose entre sus principales elevaciones la Sierra Cristal y el grupo montañoso Sagua-Baracoa.

Hidrografía

Aunque en su territorio no nacen ríos podemos considerar que tiene una red hidrográfica abundante. El río Sagua termina su recorrido en sus costas. Principales ríos:

  • Río Sagua.
  • Río Grande.
  • Téneme.
  • Cananovas.

Posee extensas y bellas playas, como Mejías, La Boca, El Cayuelo y Corinthia.

Demografía

La población total es de 25 356 habitantes, distribuida de la siguiente forma: 10496 en la zona urbana y 14 860 en la zona rural y de montaña; de ella 13197 son hombres y 12 159 son mujeres.

Por otra parte, 8 630 de este total pertenece al área urbana y 18 628 a la rural, la densidad poblacional es de 56 habitantes por kilómetro cuadrado. Administrativamente está dividido el territorio en: Consejos Populares Urbanos: 2 Consejos Populares rurales: 6 Circunscripciones: 62 CDR: 312 Delegaciones de la FMC; 216 con 42 Bloques con 168 Agrupadas y 48 Delegaciones Directas.

Consejos populares

Desarrollo económico

Frank País es un municipio cuya principal fuente económica es la agricultura, la ganadería, y el café en la zona montañosa. La producción de leche de vaca es en la actualidad una de las fuentes de mayor ingreso; pues además de abastecer al municipio en su totalidad de la leche fluida, ayuda a abastecer a los municipios de Moa y Sagua de Tánamo, ofertándole a la población cayomambisera leche liberada. La agricultura se basa en la producción de Viandas; tales como el Boniato, la Yuca, el Plátano Burro y el Plátano Macho entre otros productos, la producción de carne de cerdo y de oveja está entre las principales producciones del municipio.

El cultivo del camarón constituyó otra de las fuentes de ingreso en la economía cayomambisera, en estos momentos se encuentra en fase de recuperación y restauración la producción del camarón.

Desarrollo social

Educación

El municipio cuenta con 65 instituciones educacionales.

  • 57 escuelas primarias.
  • 16 del Plan Turquino.
  • 37 del rural llano. 4 del urbano.
  • 2 Secundarias Básicas.
  • 1 IPUEC.
  • 1 Centro Unificado: EOC, SOC, FOC
  • Sedes Universitarias Municipales:

Sede Universitaria Pedagógica, Sede Universitaria Municipal, Sede Universitaria de Cultura Física y Sede Universitaria de Medicina.

Salud

La Salud Pública Cubana es uno de los grandes logros de la Batalla de Ideas que libra hoy nuestro pueblo a pesar de los cambios generados en el mundo y enfrentando al país más poderoso de la tierra, ha logrado en el transcurso de todo este período consolidar la atención sistemática a la población posibilitando alcanzar indicadores propios de los países ricos, apoyándose en el programa de médicos y enfermeras de la familia desarrollado en todo el territorio nacional.

Caracterización del sistema municipal de salud

Para la atención de la población nuestro sistema de salud cuenta con las instalaciones siguientes: Hospitales: 2 Policlínico: 1 Hogar Materno: 1 Clínica Estomatológica: 1 UMHE: 1 Consultorios: 45 Farmacias: 7 Casa de Abuelos: 1 Una Base de Ambulancia

El municipio cuenta con un total de: Médicos: 59 Estomatólogos: 9 Enfermeras: 141 Técnicos propios de la salud: 69 Otros técnicos: 138 Obreros: 132 Servicios: 145 Administrativos: 25 Dirigentes: 34

Principales logros de la Salud en nuestro municipio

En nuestro municipio contamos con una matrícula total de 21 maestrantes y un total de 6 Diplomados, 2 Master en Genética. Existe una Sede Universitaria de salud en la que se estudian diferentes carreras afines con la Medicina, desde Carreras de tecnología de la Salud, Medicina, Estomatología etc.

Existe una sala de rehabilitación prestando servicios con excelentes resultados, a la que acude la población necesitada de estos servicios diariamente, incidiendo sus trabajadores con su actuar y su atención al paciente en el mejoramiento de la calidad de vida de la población. La Atención al Adulto Mayor se mantiene con muy buenos resultados, insistiendo de forma integral varios organismos del municipio.

Otras tareas de interés: La defensa de la Patria en el municipio, está garantizada con la realización de ejercicios estratégicos, en los que el pueblo participa de forma masiva.

Cultura

El municipio cuenta con un módulo cultural compuesto por:

  • Biblioteca ¨Julio Grave de Peralta¨
  • Museo Municipal Frank País
  • Cine ¨Cayo Mambí
  • Librería ¨René Ramos Latour¨
  • Galería de Arte "René Portocarrero"
  • Casa de Cultura "Adolfo Guzmán González"
  • 27 Salas de TV en zonas rurales y 27 casas Biblioteca.

Todas estas instituciones se subordinan al sectorial Municipal de Cultura, insertándose además a esta institución la Brigada de Instructores de Arte ¨José Martí¨y los Promotores Culturales que son los encargados de llevar el arte y la cultura a todos los rincones del municipio incluyendo las zonas rurales y montañosas. Cada año se desarrollan un sinnúmero de eventos; los más importantes son: El evento de Escritores ¨Toma de Cayo Mambí¨, ¨Bienal de Paisaje¨, ¨Memoria Viva¨, Ruedas de casino, Parejas de Baile, Interpretación, Encuentro Debate Municipal de Escritores (Adultos e Infantil), Evento de Agrupaciones Soneras, Feria de Artesanía Popular, Festivales Municipales de Pioneros, FEEM, FEU, de la ACLIFIM, ANCI, ANSOC entre otros.

Existe en el municipio la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC), los que realizan varias actividades como: Encuentros con la Historia, y el más importante; El Evento de Investigadores de Historia de la Localidad en el Museo Municipal. Son muchas las investigaciones realizadas por algunos de los integrantes de la UNHIC, fundamentalmente encaminadas al rescate de nuestra pasada historia, desde los primeros pobladores hasta la actualidad, se han confeccionado Almanaques de la Historia de la Localidad, libros, boletines, ensayos, testimonios etc. La Banda Municipal es la encargada de encabezar cada desfile que se desarrolla en el municipio, las carrozas adornan las noches de fiestas de Carnaval, y la Carroza Infantil en horas de la mañana hace que el pueblo cayomambisero salga a aplaudir a las niñas que bailan y nos regalan alegría y diversión.

Tradiciones: En Cayo Mambí, debido al proceso de Transculturación, existe una gran diversidad de costumbres y tradiciones, al igual que en todo el país, además de la mezcla de raza, la jamaicana, la china, se entrelazan las religiones, las fiestas en honor a Santa Bárbara el día 4 de Diciembre y a San Lázaro, las costumbres chinas, las comidas chinas y jamaicanas, el Domingo de Ramos, la Semana Santa, en la Iglesia Católica, las navidades en la Iglesia Bautista, la Pentecostal, la del Séptimo Día etc son tradiciones que se mantienen desde las raíces de los cayomambiseros.

Fuentes

Véase también

Enlace externo