Saltar a: navegación, buscar

Sandro (cantante argentino)

(Redirigido desde «Roberto Sánchez»)
Sandro
Información sobre la plantilla
Sandro de America en diario Granma.jpg
NombreRoberto Sánchez
Nacimiento19 de agosto de 1945
ciudad de Buenos Aires,
República Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento4 de enero de 2010 (64 años) 
ciudad de Guaymallén,
Gran Mendoza,
provincia de Mendoza,
República Argentina Bandera de Argentina
Causa de la muerteenfisema pulmonar
ResidenciaBuenos Aires
Nacionalidadargentina
Otros nombresSandro,
Sandro de América,
Gitano
Educaciónsecundaria
Ocupacióncantante, letrista, compositor, músico, actor, productor discográfico, conductor de televisión
Término1960-2009
Partido políticoperonismo
CónyugeOlga Garaventa

Roberto Sánchez, apodado Sandro, y luego llamado también Sandro de América (Buenos Aires, 19 de agosto de 1945 - Mendoza, 4 de enero de 2010) fue un cantautor, actor, músico y compositor argentino de canción melódica, rock and roll y pop en español. Incursionó varias veces en el cine, como actor e incluso como director.[1]

Ícono de la canción latinoamericana, Sandro fue el primer artista latino en llenar el Madison Square Garden de Nueva York, en abril de 1970.[2]

A lo largo de su carrera grabó alrededor de 52 discos entre simples y álbumes y actuó en más de una docena de películas.[2][3]

También apodado "El gitano de América" o el "Elvis argentino", el cantante, cuyo verdadero nombre era Roberto Sánchez, marcó con su estilo provocativo y la peculiar manera de fusionar elementos del rock y la balada romántica toda una época de la música popular del continente.[2]

En noviembre de 2005, en Los Angeles, recibió el Grammy Latino por su excelencia musical como cantautor y actor, y por su trayectoria artística.[2]

Publicó 52 álbumes originales y entre los años 1960 y 1970 vendió al menos 8 000 000 de copias.[4] Algunos de sus mayores éxitos son: Sus éxitos incluyeron los temas «Así», «Como lo hice yo», «Dame el fuego de tu amor», «Mi amigo el Puma», «Penumbras», «Porque yo te amo», «Quiero llenarme de ti», «Rosa Rosa», «Tengo», «Trigal» y «Una muchacha y una guitarra».[2]

Su obra más famosa, «Rosa Rosa», vendió 2 000 000 de discos. Asimismo, su tema «Tengo» fue considerado por la revista Rolling Stone y la cadena televisiva MTV como el n.º 15 entre los 100 mejores temas del rock argentino.[5]

Durante su carrera también realizó 16 películas, y además fue el primer latinoamericano en cantar en el Madison Square Garden.[6][7] En 2005 recibió el Grammy Latino al conjunto de su trayectoria profesional.

Síntesis biográfica

Infancia

Nació el 19 de agosto de 1945, circunstancialmente en la Maternidad Sardá,[1] de la ciudad de Buenos Aires (la capital de Argentina). Era el único hijo de Vicente Sánchez e Irma Nydia Ocampo, ambos de origen español.[8] Vivían en la ciudad de Valentín Alsina (en el partido de Lanús), una localidad de la zona sur del Gran Buenos Aires, donde transcurrió su infancia y adolescencia ―y donde doce años después (en 1957) nacería el cantante venezolano Ricardo Montaner, y viviría los primeros años de su vida―. Con el tiempo, Sandro se compró una mansión ubicada en la zona residencial de Bánfield, a solo 10 km al sur de Valentín Alsina, en la que habitó hasta su fallecimiento.

Su abuelo paterno, de ascendencia húngara, pertenecía al pueblo rom (gitano), y se apellidaba Popadópulos. Sin embargo, al emigrar a España lo cambió por Rivadullas, nueva identidad con la que emigró hacia la Argentina. Esa herencia la adoptó Sandro, llegando a asumir el sobrenombre de Gitano.

Adolescencia

A los trece años abandonó sus estudios secundarios y comenzó a trabajar ayudando a su padre en el reparto de vino en damajuanas, de repartidor de una carnicería, trabajador a destajo de una farmacia (droguería) y tornero. Compró a crédito su primera guitarra y en sus tiempos libres, se dedicó a aprender a tocarla y a perfeccionar sus pasos de baile en el escenario.

Yo me nutrí con el rock. Gracias al rock dejé las calles, las navajas y las cadenas, y agarré una guitarra. Dejé la campera de cuero y las pandillas. El rock me salvó. Me salvó de que fuera quizás un delincuente.[9]

A comienzos de los años sesenta, Roberto Sánchez adoptó el nombre que le habían querido poner sus padres pero que el registro civil no había permitido, y a partir de entonces se presentó como Sandro.

Sandro y Los de Fuego y primera etapa solista

En 1960, en sus primeros intentos como solista, y ya con el seudónimo de Sandro, formó el grupo Los Caniches de Oklahoma, y grabó su primer sencillo, un rock en español de su autoría, «Comiendo rosquitas calientes en el Puente Alsina». En 1961 cambiaron de nombre por Los de Fuego. Al principio, el cantante del grupo era el bajista Hector Centurión, mientras que Sandro era la guitarra líder y la segunda voz. A fines de 1962 Centurión perdió la voz, siendo reemplazado por Sandro, quien poco a poco se dedicó exclusivamente a su rol de cantante líder. En 1963 comenzaron a llamarse Sandro y Los de Fuego.

Por entonces el rock and roll ya estaba instalado en la Argentina, desde al menos cinco años atrás, comenzando con Eddie Pequenino. A los primeros ídolos del rock, como Elvis Presley, Little Richard y Bill Haley, se habían sumado artistas y bandas de rock latinas que cantaban en castellano, como Johnny Carel, Los Dukes, Ritchie Valens (en California), Los Teen Tops, Los Blue Caps y Los Locos del Ritmo (en México), y decenas de otros. En esa década comenzaron a llegar también las bandas de la llamada «invasión británica», entre las que se destacaban los Rolling Stones y sobre todo Los Beatles.

En febrero de 1964, Sandro convenció a CBS y logró grabar el primer tema con Los de Fuego, una versión en castellano del famoso «Hay mucha agitación» (Whole Lotta Shakin' Goin' On' de Jerry Lee Lewis). El tema fue lanzado en un EP llamado Al Calor de Sandro y Los de Fuego, junto con «Las noches largas» (de Adriano Celentano), «Twist de Mamá Gansa» (de Teddy Randazzo) y el tradicional folk «Viajero solitario».

A mediados de 1964 Sandro y Los de Fuego comenzaron a realizar una serie de actuaciones en la televisión de la Argentina, su debut fue en el programa Aquí la Juventud, y luego participó del programa Sábados Circulares, de Pipo Mancera, que terminó impulsándolo a la popularidad.

Sandro se vestía e imitaba los movimientos de Elvis y esos movimientos escénicos levantaron todo tipo de polémica. Fue llamado entonces «el Elvis criollo» o «el Elvis latino», a pesar de que tanto su baile como su música no se parecían absolutamente en nada a lo que Elvis hacía. Terminaba su espectáculo después de saltar de un lado hacia el otro y tirándose por el suelo sobre sus rodillas. Sandro hacía que sus seguidores imitaran sus movimientos frenéticos, y, sobre todo, que sus seguidoras gritaran, lloraran y se desmayaran. Entre las primeras composiciones del género rock en la voz de Sandro figuran canciones como «No puedo esperarte más nena» y «Peggy Peggy». Las presentaciones de Sandro provocaron la reacción de personas influyentes que pretendían excluir al cantante de la televisión. Pero Mancera enfrentó la informal censura, amenazando con su renuncia, y la misma fue levantada.

A principios de 1965 grabó el álbum Sandro y los de Fuego, su primer disco de Sandro, que incluía canciones de Los Beatles («Te conseguiré» y «Anochecer de un día agitado»), Jerry Lee Lewis («Hay mucha agitación»), Buddy Holly («Peggy, Peggy») y Elvis Presley («En mi mente»), etc.

El segundo álbum salió el mismo año, Al calor de Sandro y Los de Fuego, reiterando la línea de realizar versiones de temas exitosos del rock anglosajón («La casa del sol naciente», «Boleto para pasear», «Es una mujer», «Perseguiré al sol»). Antes de finalizar 1965 se disolvieron Los de Fuego, y Sandro formó una nueva banda soporte, The Black Combo (homenaje a Bill Black, bajista de Elvis). El grupo estuvo integrado por músicos provenientes del jazz, como Negro Orlando (guitarra), Adalberto Cevasco (bajo), Fernando Bermúdez (batería), Bernardo Baraj (saxo) y Miguel Abramec (percusión).

Al comenzar 1966 Sandro lanzó su tercer álbum, El sorprendente mundo de Sandro, que incluye temas interpretados con distintas bandas: con Los de Fuego en las últimas grabaciones realizadas en 1965, con los Black Combo y con la orquesta de Oscar Cardozo Ocampo. En este álbum aparecieron las primeras canciones de Oscar Anderle, autor de muchas de las letras de melodías compuestas por Sandro, entre ellas «Solo sin ti». Incluye también una versión notable de «Melodía desencadenada» («Unchained Melody»), de Alex North.

A fines de 1966 salió su cuarto álbum, Alma y fuego, en donde ya comienza a notarse un cambio de orientación musical hacia ritmos más latinos. Nuevamente lo acompañan Oscar Cardozo Ocampo y The Black Combo. El disco fue editado también en los Estados Unidos, donde tuvo más éxito entre las comunidades latinas que el moderado que obtuvo en la Argentina.

A mediados de 1967 Sandro lanzó su último álbum de la etapa roquera, Beat Latino. Ya en el título del álbum se nota la decisión de dirigirse musicalmente hacia una fusión de los nuevos ritmos provenientes del rock and roll con los nuevos ritmos y estilos latinos, especialmente la balada romántica, con el fin de desarrollar una música moderna y juvenil pero también de fuerte arraigo popular. El álbum tiene cinco temas con The Black Combo, tres con Oscar Cardozo Ocampo y cuatro con Jorge López Ruiz, con lo que comienza a interpretar temas arreglados y dirigidos por este indiscutido músico argentino, en sus inicios bajista, que se convierte en el director y arreglador musical de los grandes éxitos de Sandro, con orquesta y coros que hasta el día de hoy asombran por su armonía musical.

El ídolo masivo: balada latina, desenfreno y público femenino

A fines de los años sesenta Sandro empezó a cambiar radicalmente su estilo, abandonando el rock and roll clásico en español, para diseñar un repertorio más popular, siendo uno de los pioneros de la balada romántica latinoamericana, derivada del bolero, que se convertiría en el género pop latino por excelencia en las siguientes décadas.[10]

A fines de 1968 grabó su octavo álbum, el más exitoso de su carrera: La magia de Sandro, con canciones como «Penas», «Penumbras», «Así», «Tengo», «Por tu amor», «París ante ti», «Por algún camino», «Lluvia de rosas», «Yuma yoe», «Me amas y me dejas» y «La juventud se va».

Los años setenta: Sandro de América

En los siguientes doce años (1969-1980) Sandro realizó 12 películas y otros tantos álbumes. Ese 1969 publicó dos álbumes (Sandro de América y Sandro) y realizó sus primeras dos películas como protagonista absoluto (Quiero llenarme de ti[11] y La vida continúa).[12] De sus grandes éxitos aparecieron «Rosa, Rosa», «Guitarras al viento», «Hasta aquí llegó mi amor», «Por eso bebo», «Cuando existe tanto amor», entre otras. De entonces son sus obras más famosas: Rosa, Rosa (la más vendida de su carrera) en primer lugar y Trigal, en el segundo.

El 2 de agosto de 1969 recibió en Nueva York un disco de oro por haber sido el artista latinoamericano con mayor cantidad de discos vendidos en Estados Unidos. En Caracas (Venezuela) tanto en 1968 como en 1969 Sandro fue galardonado como el artista o cantante extranjero del año con el trofeo Rafael Guinand entregado por un grupo de artistas, cronistas de radio y televisión y por el público venezolano. E inclusive en los años setenta cuando se dividieron los organizadores del premio y aparece el trofeo Meridiano de Oro por votación popular del público venezolano a través de los diarios 2001 y Meridiano, Sandro lo obtuvo todas las ediciones desde 1970 hasta 1975 y también en 1978, demostrando los altísimos niveles de popularidad que tuvo Sandro en Venezuela.

Sandró llevó su espectáculo musical a todos los países de las Américas y el Caribe, incluyendo Estados Unidos y Canadá, alcanzando los primeros lugares de todas las listas de la canción popular latinoamericana.

En 1972 fue el primer artista en cantar en el estadio Luna Park de Buenos Aires, hasta entonces un ámbito exclusivamente boxístico, con un amplio éxito. En Estados Unidos recibió el premio Grand Ball al cantante del año, y las llaves de la ciudad de Miami. Lanzó un álbum de estudio nuevo (Te espero...). También se estrenó ese año su octava película, Destino de un capricho,[13] en el que interpreta el papel de Daniel. Sandro llenó el estadio Maracaná en Río de Janeiro (Brasil).

Cantó con la cantante cubana Olga Guillot, a quien le decia «Mami Olga».[14]

En 1973 celebró los diez años desde su primera grabación, lanzando un álbum titulado Sandro: Después de 10 años, en el que se incluye el tema Mi amigo el puma, y estrenó su novena película, El deseo de vivir.

En 2009 el baladista venezolano «El Puma» (José Luis Rodríguez) decidió celebrar sus 40 años en la música grabando un álbum homenaje a Sandro, el cual incluye nueve de las canciones más reconocidas del artista argentino, así como una inédita, titulada «Gitano». Incluye clásicos como «Rosa, Rosa» y el tema «Mi amigo el Puma».

El baladista venezolano Ricardo Montaner ―nacido como Sandro en la ciudad de Valentín Alsina, en el sur del Gran Buenos Aires, grabó el álbum Las mejores canciones del mundo, en el que interpretó la canción «Penumbras», ya que Sandro había sido su ídolo, y el ídolo de sus abuelos.

En 2010, numerosos homenajes se han realizado hacia la figura del gran ídolo de América, colocándose placas en el teatro Gran Rex (la sala más grande de Buenos Aires), donde presentaba sus espectáculos los últimos años, las autoridades han bautizado plazas con su nombre y se han levantado monumentos en diferentes ciudades de la Argentina.

En 2011, el Festival de Viña del Mar le rindió un homenaje.

Además el gobierno de la ciudad de Buenos Aires realizó un mural a pocos metros del Obelisco porteño en conmemoración de ser uno de los primeros roqueros argentinos.

El 21 de junio de 2012, fue inaugurada en la ciudad de Junín (provincia de Buenos Aires), un monumento dedicado a Sandro en el parque natural Laguna de Gómez. En la obra destaca una estatua del cantante, cuyos autores fueron los artistas Marta y Pablo Ibarra. En el acto de inauguración participó la viuda de Sandro, Olga Garaventa.[15]

En 2015 la Fundación Konex le otorgó el Premio Konex post mortem por su trayectoria.

Salud

En 1998 Sandro reveló que padecía una grave enfermedad generada por décadas de adicción al tabaco: enfisema pulmonar crónico, la que lo llevó a alejarse de los escenarios. Pero la dedicación del ídolo para con su público hizo que en el año 2001 presentara uno de sus mejores espectáculos: «El hombre de la rosa», que fue posible gracias a que junto al micrófono llevaba conectada una asistencia de oxígeno. De esta manera pudo realizar en 2004 otra gira nacional, «La profecía». Luego, su enfermedad fue avanzando hasta el punto que la falta de oxígeno le dificultaba su vida diaria, siéndole diagnosticado como única solución un trasplante de pulmón y de corazón, por lo que fue puesto en lista de espera.

El 20 de noviembre de 2009, luego de 8 meses de internación, se le practicó en el Hospital Italiano de la ciudad de Mendoza, un doble trasplante de corazón y de pulmones, en los que el donante resultó ser un joven de 22 años de edad. La operación concluyó en forma exitosa, pero los médicos pidieron cautela durante el postoperatorio.[16]

El «Gitano» siguió evolucionando favorablemente superando las expectativas esperadas por sus médicos, y los mismos dieron a conocer que su perspectiva de vida podría ser de 10 años o más.

Así también reafirmó el equipo médico que su evolución sería lenta y que podría ser factible (como es común en casos de trasplantes con características tan especiales) que se manifestara algún tipo de complicación durante su convalecencia.

A mediados de diciembre de 2009, los médicos cardiocirujanos Claudio Burgos y Guillermo Borgman (los doctores de Sandro) le diagnosticaron una neumonía debido al germen hospitalario que tenía, y que sufría pequeños picos de fiebre por la noche, lo que los médicos aseguraron que era algo normal y síntoma de su recuperación, que según dijeron, iba a ser lenta. Días después se recibió la noticia de que el cantante se recuperaba favorablemente sin fiebre, basándose principalmente en la recuperación muscular. Además, comenzaba a ingerir alimentos sólidos. El parte médico aseguró que tenían controlada la bacteria que portaba, y celebró Navidad con su esposa Olga, comiendo alimentos blandos.

Fallecimiento

Sin embargo, Sandro estaba experimentando el progreso de una sepsis (infección generalizada en todo el organismo).[3]

Luego del trasplante cardiopulmonar, luchó por su vida durante 45 días. Afrontó cinco intervenciones (dos de ellas efectuadas el mismo día de su muerte, el 4 de enero de 2010, en que sufrió un shock séptico, según informó Claudio Burgos, jefe del equipo que lo operó.

Siempre estuvo consciente, hasta el final. Me pude despedir. Lo miré y le dije: «Roberto, decime la verdad: ¿te querés ir de gira? Si querés irte, andá». Me sonrió y se fue. Tal vez estaba esperando mi permiso. Le preocupaba dejarme sola.
Olga Garaventa, viuda de Sandro[3]

Falleció en el Hospital Italiano de Mendoza ―en el distrito Guaymallén (en el ciudad de Mendoza a causa de un shock séptico que se complicó por una necrosis intestino-mesentérica y una coagulopatía, según informó el parte oficial― a las 20:40 del 4 de enero de 2010. Inmediatamente, la noticia repercutió en todos los medios argentinos y en las redes sociales.[17]

Los diarios estadounidenses The New York Times y The Washington Post publicaron en tapa de sus ediciones electrónicas del 5 de enero de 2010 la noticia de la muerte del cantante titulando textualmente: «Muere a los 64 años el cantante Sandro, el Elvis argentino».[18] De manera similar lo hizo la BBC de Londres.

El 5 de enero de 2010, desde la mañana, se formaron por varias cuadras grandes filas de personas que esperaban para darle el último adiós en el Salón de los Pasos Perdidos, en el interior del Congreso de la Nación Argentina, donde tres meses antes había sido velada la cantante Mercedes Sosa. El público, que abarcaba desde jóvenes hasta ancianos, le dio el adiós desde las 13:00. Sin embargo, la familia de Roberto decidió no permitir la entrada de la prensa al relevante salón, donde se encontraban los restos a cajón abierto, lo que se prolongó durante toda la madrugada del 6 de enero de 2010, mismo día en el que fue inhumado en un cementerio privado de la localidad de Longchamps (en el extremo sur del Gran Buenos Aires, a 40 km del centro de la Capital Federal).[19]

Más de 50 000 personas lo despidieron en el Congreso de la Nación (en el centro de la ciudad de Buenos Aires),[2][20] llegándose a formar más de 1,5 km de fila.[21] Su cortejo fúnebre fue acompañado por 0,3 millones de personas.[22]

Discografía

  • 1964: Presentando a Sandro (1964) editado en 1998. Contiene los simples editados previamente a su 1.er álbum.
  • 1965: Sandro y Los de Fuego
  • 1966: Al calor de Sandro y Los de Fuego
  • 1966: El sorprendente mundo de Sandro
  • 1966: Alma y fuego
  • 1967: Beat latino
  • 1968: Quiero llenarme de ti
  • 1968: Una muchacha y una guitarra
  • 1968: La magia de Sandro
  • 1969: Sandro de América
  • 1969: Sandro
  • 1970: Sandro (temas de su película Muchacho)]]
  • 1970: Sandro en New York
  • 1971: Sandro espectacular
  • 1973: Sandro después de diez años
  • 1974: Sandro... Siempre Sandro
  • 1975: Tú me enloqueces
  • 1975: Live in Puerto rico
  • 1976: Sandro
  • 1977: Sandro... Un ídolo
  • 1978: Sandro Brasil
  • 1978: Querer como Dios manda
  • 1979: Sandro
  • 1981: Sandro
  • 1982: Fue sin querer
  • 1984: Vengo a ocupar mi lugar
  • 1986: Sandro
  • 1988: Sandro del 88
  • 1990: Volviendo a casa
  • 1992: Con gusto a mujer
  • 1994: Clásico
  • 1996: Historia viva
  • 1998: El seductor; participación especial en Lo que me costó el amor de Laura, opereta de Alejandro Dolina
  • 2001: Para mamá
  • 2002: Para mamá (edición especial)
  • 2003: Mi vida, mi música
  • 2004: Amor gitano
  • 2005: Sandro en vivo, edición remasterizada de Historia viva
  • 2006: Secretamente palabras de amor
  • 2018: Sandro dúos

Filmografía

  • 1965: Convención de vagabundos
  • 1967: Tacuara y Chamorro, pichones de hombres
  • 1969: Quiero llenarme de ti
  • 1969: La vida continúa
  • 1970: Gitano
  • 1970: Muchacho
  • 1971: Siempre te amaré
  • 1971: Embrujo de amor
  • 1972: Destino de un capricho
  • 1973: El deseo de vivir
  • 1974: Operación rosa rosa
  • 1976: Tú me enloqueces
  • 1980: Subí que te llevo
  • 1993: Muchas gracias maestro (inédita).
Banda musical
  • 1971: ¡Arriba juventud!, dirigida por Leo Fleider

Televisión

  • 2018: Sandro de América (serie de televisión).[23]

Bibliografía

  • Sandro, Un mundo de sensaciones. Buenos Aires: Atlántida, ISBN 950-08-2652-6.
  • Guiñazú, Graciela: Sandro, El ídolo que volvió de la muerte. Buenos Aires: Ediciones de la Orilla, ISBN 950-9059-00-5.
  • Suárez, Darío: El hombre de la rosa
  • Centeno, Lina: Sandro, el único. Libro de Fotos
  • Del Mazo, Mariano (2012): Sandro. El fuego eterno. Buenos Aires: Aguilar, 2012|isbn=9789870413264}}

Fuentes