Saltar a: navegación, buscar

Carlos Mendieta

Carlos Mendieta Montefur
Información sobre la plantilla
Carlos Mendieta 01.jpeg
Carlos Mendieta

Presidente de la República de Cuba

Presidente de la República de Cuba (provisional)
18 de enero de 1934 - 10 de diciembre de 1935
PredecesorManuel Márquez Sterling
SucesorJosé Agripino Barnet y Vinajeras
Datos Personales
NombreCarlos Mendieta Montefur
Nacimiento4 de noviembre de 1873
San Antonio de las Vueltas, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento27 de septiembre de 1960
Miramar, La Habana, Bandera de Cuba
Alma materUniversidad de La Habana
OcupaciónMilitar, periodista y político
Conocido porEl Solitario de Cunagua
La mula dócil de Columbia
Partido políticoPartido Republicano Federal de Las Villas
Partido Republicano Conservador
Partido Liberal Unionista
Unión Nacionalista

Carlos Mendieta Montefur. Médico y político cubano. Coronel del Ejército Libertador. Presidente provisional de la República de Cuba desde enero de 1934 hasta diciembre de 1935.

Militó en el Partido Liberal y fue uno de sus líderes históricos. Al ser despojado de la candidatura presidencial por Gerardo Machado, mediante una maniobra política, se alejó de la vida pública refugiándose en una propiedad campestre por lo que el pueblo le dio el mote de El Solitario de Cunagua. Regresó de su ostracismo para hacerle la oposición a Machado y fue uno de los organizadores del movimiento militar de 1931 contra el dictador.

Aceptó la mediación de Sumner Welles y al producirse el golpe militar del 4 de septiembre de 1933 volvió a conspirar contra el gobierno. Fue la figura política escogida por el jefe del ejército, Fulgencio Batista y el embajador de Estados Unidos, Jefferson Caffery para sustituir al derrocado Gobierno provisional de Ramón Grau San Martín. Como presidente no ejerció poder alguno siendo un instrumento de la embajada de Estados Unidos y el coronel Batista por lo que el pueblo bautizó su gestión como gobierno Caffery - Batista - Mendieta.

Síntesis biográfica

Nació en el ingenio azucarero La Matilde, de San Antonio de las Vueltas, en Las Villas, el 4 de noviembre de 1873. Realizó sus primeros estudios en el hogar, con preceptores, hasta ingresar en los colegios Belén y El Mesías.

Carrera militar

Abandonó sus estudios de Medicina en la Universidad de La Habana en enero de 1896, para unirse al Ejército Libertador en el central América -propiedad de sus padres- en San Diego de los Núñez, Pinar del Río.

En junio de 1898 acompañó al general de brigada Bernabé Boza a Estados Unidos, en cumplimiento de una misión asignada por el mayor general Máximo Gómez consistente en proponer los planes para las operaciones conjuntas a realizar en Cuba entre el Ejército Libertador y el Ejército de Estados Unidos contra las fuerzas españolas.

Por su desempeño militar durante la Guerra de Independencia fue ascendido al grado de coronel en agosto de 1898. Finalizada la contienda, fue capitán de la Guardia Rural en Sagua la Grande, pero renunció al cargo en 1900 para terminar los estudios de Medicina, que finalizó en 1901, aunque nunca ejerció la profesión.

Carrera política

En los albores de la república comenzó su carrera política fundando con José Miguel Gómez, en 1901, el Partido Republicano Federal de Las Villas. Resultó electo representante a la Cámara por esa provincia. En 1904 siguió a José Miguel Gómez en la organización del Partido Republicano Conservador, en enfrentamiento al Partido Liberal que lideraba Alfredo Zayas Alfonso. En agosto de 1906 se alzó en armas contra el presidente Tomás Estrada Palma

Fue reelecto congresista por su provincia en la boleta de la Coalición Liberal, la cual ganó la presidencia para José Miguel Gómez. Sin embargo, a pesar de su amistad con José Miguel, posteriormente rompió con él y respaldó a Alfredo Zayas en sus aspiraciones presidenciales. La razón de su proceder se debió al apoyo que Gómez había dado al conservador Mario García Menocal.

Alternó con Orestes Ferrara en la dirección del periódico Heraldo de Cuba y en 1912 fue, nuevamente, electo representante por Las Villas. Durante los comicios de 1914 creó en esa provincia el Partido Liberal Unionista, para llevar a un cargo en la Cámara baja al coronel Roberto Méndez Peñate, su fraternal amigo y compañero de armas durante la guerra.

En 1916, cuando José Miguel Gómez y Alfredo Zayas unieron fuerzas para oponerse a la reelección de Menocal, Mendieta se unió a estos y se presentó a los comicios como candidato a la vicepresidencia. Se alzó en armas en 1917 en Oriente durante el levantamiento conocido como La Chambelona, en protesta al fraude electoral que favoreció al presidente Mario García Menocal. Combatió hasta caer prisionero en Caicaje, cerca de la ciudad de Santa Clara, pero logró escapar y partió al exilio.

De regreso en Cuba fue electo representante por Las Villas en las elecciones parciales de 1918, por el Partido Liberal Unionista. Cumplió su mandato en el Congreso y se retiró de la política activa hasta 1924, para dedicarse a negocios agrícolas, salvo por un breve lapso en que consagró sus esfuerzos electorales para contribuir a la elección de Roberto Méndez Peñate como gobernador de Las Villas. .

Se consideró víctima de la deslealtad de Alfredo Zayas, cuando este no apoyó su postulación a la presidencia, apoyando en cambio a Gerardo Machado Morales. Ante esa situación se retiró a una colonia cañera camagüeyana de su propiedad. Como resultado de su voluntario ostracismo político, se le denominó popularmente El Solitario de Cunagua.

Cuando Machado asumió la presidencia, Mendieta creó la opositora Unión Nacionalista, y tomó parte en innumerables actos sediciosos. A pesar de ser ya sexagenario, formó parte, junto a Mario García Menocal de la Junta Revolucionaria creada en Nueva York por opositores cubanos para enfrentarse a la dictadura machadista. En agosto de 1931 la Junta decidió realizar un alzamiento insurreccional para derrocar a Gerardo Machado. El plan establecía que Mendieta y Menocal se reunieran con un grupo de complotados en playa Baracoa, abordaran el cañonero Baire y navegaran hasta Puerto Padre a reunirse con los expedicionarios del Ilse Volmauer que arribarían con las armas.

Como el Baire nunca arribó debido a diferencias entre la oficialidad del buque, Medieta se dirigió entonces, en compañía de Menocal, hacia Pinar del Río, para reunirse con el anciano general del Ejército Libertador, Francisco Peraza, quien se había levantado en armas siguiendo el plan, pero este murió en combate en Loma del Toro, y Carlos Mendieta fue arrestado y recluido en La Cabaña y después en el Presidio Modelo. El 8 de enero de 1932 salió en libertad por una amnistía[1]. En junio de 1932 junto a su Unión Nacionalista aceptó la Mediación de Sumner Welles y participó en el proceso negociador que condujo el embajador de Estados Unidos.

Al producirse el golpe militar del 4 de septiembre de 1933 que provocó la caída del presidente Carlos Manuel de Céspedes, que había ascendido al poder apoyado por la Mediación, Mendieta pasó nuevamente a la oposición. Combatió la Pentarquía y luego al gobierno de Ramón Grau San Martín; conspiró con la embajada de Estados Unidos y el jefe del ejército Fulgencio Batista para derrocarlo[2].

Presidencia de Cuba

El 14 de enero de 1934, el coronel Fulgencio Batista Zaldívar convocó y presidió una reunión en la Ciudad Militar de Columbia, en la que propuso la destitución de Ramón Grau San Martín, quien había ocupado la presidencia durante el Gobierno de los Cien Días. La junta designó entonces como presidente provisional a Carlos Hevia, quien sólo pudo mantenerse en el poder por 38 horas, quien entregó el poder a Manuel Márquez Sterling, que se lo traspasó a Carlos Mendieta, el candidato escogido por Batista y el embajador de Estados Unidos, Jefferson Caffery. A los cinco días de formar su gabinete el gobierno estadounidense lo reconoció como presidente:

"Con la autorización del Presidente, por favor, extienda usted, inmediatamente, formal y cordial reconocimiento al gobierno de Cuba en nombre de los Estados Unidos"[3]

El período presidencial de Mendieta se extendió desde el 18 de enero de 1934 hasta el 10 de diciembre de 1935. El gabinete presidencial fue integrado por el Partido Unión Nacionalista, cuyo jefe era el propio Mendieta; por los menocalistas; los partidarios de Miguel Mariano Gómez; el ABC; otros grupos derechistas y algunas personalidades reaccionarias que no militaban en ningún partido.

Menos de un mes después de haber sido nombrado presidente, Mendieta entregó el mando total del Ejército a los militares del 4 de septiembre por medio del Decreto no 408 de 8 de febrero de 1934. En este se declaraba disuelto el Ejército Nacional y se creaba el Ejército Constitucional, derogándose todas las prerrogativas que tenía el presidente de la República por la Ley Orgánica de 20 de julio de 1926. De esta forma, Mendieta dio al jefe del Ejército, el Coronel Fulgencio Batista, amplias facultades para regir la institución armada acorde a sus deseos. Tan independientes llegaron a ser los militares durante el gobierno de Mendieta, que el pueblo socarronamente llamó a su gobierno como gobierno Batista - Caffery - Medienta[4].

Durante el gobierno de Mendieta se anularon algunas de las conquistas logradas por los trabajadores bajo el gobierno provisional revolucionario. En ese sentido se dictaron leyes y decretos relativos a la creación de los tribunales de urgencia; la institución de la pena de muerte para los convictos de asesinato en atentados, sabotaje u otras formas de terrorismo; la prohibición de huelgas y manifestaciones, y la supresión de la autonomía universitaria. Al mismo tiempo, se reorganizaron y pertrecharon los institutos armados con asistencia y ayuda de Estados Unidos.

El logro más importante de Mendieta como presidente fue la derogación de la Enmienda Platt, apéndice constitucional que minaba la soberanía de Cuba. El 29 de mayo de 1934 se firmó un nuevo tratado de relaciones cubano-norteamericano, que eliminó la Enmienda, aunque mantuvo la ocupación estadounidense de la Base Naval de Guantánamo.

El 15 de junio de 1934 Mendieta fue objeto de un atentado en el Distrito Naval del Norte de la Marina de Guerra, realizado por marinos pertenecientes a Joven Cuba. Escapó con vida milagrosamente, cuando explotó una bomba-reloj mientras se dirigía a la audiencia, después de un almuerzo.

Hizo frente a las huelgas que asolaban continuamente el ámbito político cubano y fue muy criticado por la represión que puso en práctica, razón por la cual renunció a su cargo en 1935, a favor de su secretario de Estado, José Agripino Barnet y Vinajeras.

Tras la presidencia

Después de sus intentos infructuosos por reestructurar el partido Unión Nacionalista, Mendieta se alejó de la actividad política, hasta que el 10 de marzo de 1952, ante el golpe de Estado de Fulgencio Batista, inició, junto a Cosme de la Torriente, una gestión conciliatoria.

Sugirió que se llevaran a efecto elecciones generales con garantías, y su convocatoria tuvo el apoyo de los partidos de oposición y de personalidades de rango nacional como Ricardo Núñez Portuondo, Gustavo Cuervo Rubio, Raúl Menocal, Guillermo Alonso Pujol, Enrique Recio, Raúl de Cárdenas, Ramón Grau San Martín y Andrés Domingo Morales del Castillo, posteriormente, como secretario de la Presidencia, fue el encargado de rechazar esta propuesta, y reafirmó el curso de la farsa electoral organizada según los intereses del gobierno.

Últimos años

Retirado de la vida política, se dedicó a la cría y a la lidia de gallos, sus grandes aficiones. Logró crear una raza, considerada por mucho tiempo como una de las más finas del mundo, cuyas variedades alcanzaron gran renombre en las vallas de la capital cubana.

Murió en La Habana el 27 de septiembre de 1960, en su casa de la calle 3a esquina a 12, en Miramar.

Referencias

Fuentes