Saltar a: navegación, buscar

Miguel De Grandy

Miguel de Grandy
Información sobre la plantilla
MigueldeGrandy16.jpg
Datos generales
Nombre real:José Miguel de Grandy Pérez
Fecha de nacimiento:29 de septiembre de 1909.
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fecha de fallecimiento:18 de enero de 1988.
Miami, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Ocupación:Actor, Director artístico y empresario.
Información artística
Género(s):Tenor
Instrumento(s):voz

José Miguel de Grandy Pérez. Tenor. Actor, Director artístico y empresario.

Síntesis biográfica

Nació en la provincia de La Habana, Cuba el 29 de septiembre de 1909.
Recibió las primeras clases de canto en su patria de Juan González.
En espera de unos contratos comerciales en Nueva York, la necesidad de ganarse la vida transitoriamente lo impulsó a debutar como tenor con la compañía de vodevil Meyer-Holden en la revista “Nigh of love”.
Permaneció doce meses en Estados Unidos de Norteamérica que aprovechó, además, para ampliar sus estudios de canto con el maestro Trachakonosky.
Decidió irse a España en 1968. Luego se radicó en Estados Unidos. Allí continuó su labores de cantante y director, principalmente con la Sociedad Pro Arte Grateli, de Miami. También actuó y colaboró con empeños líricos en Puerto Rico.
El 9 de agosto de 1952 festejó sus Bodas de Plata con el arte en el teatro Blanquita (actual Kart Marx), de La Habana.
En 1977 celebró sus Bodas de Oro en el arte, y ocho años más tarde hizo sus últimas apariciones públicas.
Su voz quedó registrada en grabaciones discográficas de las firmas Victor y Brunswick.
Miguel de Grandy, el más importante tenor que ha dado la historia del arte lírico criollo, falleció en Miami en 1988, a los 79 años de edad.

Desempeño artístico

El 5 de septiembre de 1925 su nombre aparecería en el programa del concierto típico organizado por Moisés Simons en el teatro Nacional de La Habana. De ese año datan sus vínculos iniciales con Ernesto Lecuona, quien lo presentó en sus jornadas de música cubana y le dedicó la canción "Cuando yo muera".
En su labor en los Espectáculos Lecuona, llevados a efecto en el Martí, en 1928, protagonizó al lado de Hortensia Coalla Raveiro la primera escenificación en Cuba de la opereta "Rosalima".
Para la interpretación de los roles protagónicos tuvo a su lado, en reiteradas ocasiones, a Maruja González.
Una vez inaugurada la televisión nacional desempeñó tareas de director o cantante en programas destinados a zarzuelas cubanas y españolas.
Fue el primer director artístico del Teatro Lírico Nacional de Cuba, al fundarse este grupo en 1962. Por esta época evidenció sus dotes de actor con las obras:

  • Cara en el traspatio de Manuel Reguera Saumell;
  • El baile de Edgar Neville;
  • Un sorbo de miel de Shelagh Delaney;
  • La Mamma versión libre del francés André Roussin sobre la novela El bello Antonio de Vitaliano Brancatti en temporadas indistintamente realizadas en las salas habaneras El Sótano o Arlequín con la vedette María de los Ángeles Santana y otros valiosos artistas.

Como tenor

Como tenor de la compañía de Pepito Gomís en el Regina, el 15 de febrero de 1929 intervino en el estreno en Cuba de la revista Alma de raza de Ernesto Lecuona y Gustavo Sánchez Galarraga. Casi a seguidas, tuvo a su cargo en ese coliseo los principales roles masculinos de El cafetal y Niña Rita para un colectivo en que se asociaron los tres creadores antes mencionados.
Durante 1929 hizo actuaciones, además, en centros urbanos de la isla caribeña. En Santa Clara recibió una oferta del empresario cubano Ramiro de la Presa para una gira a naciones centroamericanas en un espectáculo de variedades y revistas musicales.
En 1932, en a La Habana pasó a la nómina de la Compañía Suárez-Rodríguez del Teatro Martí. A partir de ese momento Miguel de Grandy fue un tenor imprescindible en los estrenos de títulos esenciales del arte lírico nacional:

  • Soledad (M: Rodrigo Prats / L: Miguel A. Macau),
  • Cecilia Valdés (M: Gonzalo Roig / L: José Sánchez Arcilla y Agustín Rodríguez),
  • La Hija del Sol (M: Gonzalo Roig / L: ibidem),
  • Rosa la China (M: E. Lecuona / L: Gustavo Sánchez Galarraga),
  • La Habana que vuelve (M: Jaime y Rodrigo Prats / L: Antonio Castells),
  • Guamá (M: R. Prats / L: Federico Villoch),
  • María Belén Chacón (M: R. Prats / L: José Sánchez Arcilla),
  • El torrente (M: E. Lecuona / L: Víctor Reyes),
  • Lola Cruz (M: E. Lecuona / L: G. Sánchez Galarraga),
  • Amalia Batista (M: R. Prats / L: A. Rodríguez),
  • La emperatriz del Pilar (M: J. Anckermann / L: Gustavo Robreño),
  • La de Jesús María (M: E. Lecuona / L: A. Rodríguez),
  • La plaza de la Catedral (M: E. Lecuona / L: Francisco Meluzá Otero)

Asimismo interpretó los roles estrenados por otros tenores en obras de suma importancia para el género como:

  • El clarín,
  • El batey y
  • Julián el Gallo

todas ellas del binomio Lecuona-Sánchez Galarraga.

A petición del maestro, trabajó con él en una temporada de su conjunto lírico en el Principal de la Comedia, de La Habana, iniciada el 1 de octubre de 1941. El día 28 del siguiente mes debutó en este coliseo una compañía formada por De Grandy. Con ella estrenó en Cuba ─ el 15 de enero de 1942 ─ la zarzuela española Luisa Fernanda (M: Federico Moreno Torroba / L: Guillermo Fernández Shaw y Federico Romero), junto con los cantantes cubanos Zoraida Marrero, Rosita Fornés, Paco Obregón y el tenor cómico y director artístico español Antonio Palacios Espejo.
Desde entonces ─ con agrupaciones propias o extranjeras ─ Miguel de Grandy tuvo una presencia fundamental en colectivos de operetas y zarzuelas fundados en Cuba o que pasaron por su capital, cuando a esta se le consideraba una plaza teatral de primera categoría. Para algunos en que fuera empresario contrató a las sopranos españolas Pepita Embil y Dorini de Disso y al barítono chileno Carlo Morelli, entre otras reconocidas figuras.

Giras internacionales

En 1926 el creador de La Comparsa lo invitó a los recitales que ofreciera en las ciudades norteamericanas de Cayo Hueso y Tampa, en el estado de Florida, junto con la tiple española Conchita Bañuls y los cantantes cubanos Dora Oviel y Mariano Meléndez.
A mediados de 1927 actuó en las audiciones del maestro en el hotel Alamac y el Japanese Room, de Nueva York.
Encontrándose en Costa Rica, lo contrató la compañía italiana de operetas Maresca, con la cual debutó en Panamá en una representación de La duquesa del Bal Tabarin (M: Leo Bard / L: Carlos Lombardo y A. Franci).
También viajaron a Colombia, Perú y Chile, donde él y la Bañuls recibieron la propuesta de Lecuona de participar en una temporada de arte lírico a iniciarse en el Payret el 1 de marzo de 1930, fecha en que estrenaría su zarzuela María la O. Realizada tal función y los estrenos de otros títulos del binomio Lecuona-Sánchez Galarraga, interpretó De Grandy zarzuelas y sainetes líricos españoles con las compañías de Julián Santacruz y la del barítono asturiano Augusto Ordóñez.
Efectuó en 1931 su primer viaje a España. Se presentó en coliseos de Barcelona.
Convocado por Lecuona, regresó a España en 1932. Después de actuar De Grandy con el maestro y su orquesta en Madrid y en otras ciudades, participó al lado de la soprano mexicano-cubana Maruja González y el barítono asturiano Augusto Ordóñez en el estreno en la capital española de la zarzuela cubana La virgen morena (M: Eliseo Grenet / L: Aurelio G. Riancho), que alcanzaría centenares de representaciones. Tal hecho tuvo lugar el 1 de febrero de 1933 en el teatro Fuencarral, con una compañía patrocinada por el autor de la obra y el barítono dominicano Eduardo Brito.
Sus recorridos por otras partes del mundo abarcaron nuevas actuaciones en Estados Unidos con presentaciones teatrales y ante los micrófonos de la NBC.
Después de 1936 lo hizo en Uruguay, Chile, Brasil y Argentina, nación en la que pasó el mayor período de algo más de cuatro años de permanencia en Sudamérica. Al respecto hay que destacar su trabajo en Buenos Aires en las emisoras Radio El Mundo, Radio Belgrano y Radio Sarmiento y con la compañía de operetas de Franca Boni-Alba Regina y los conjuntos artísticos de Luis Sagi-Vela y Carmen Amaya
Estando aún en la capital argentina, se incorporó en 1940, en calidad de primer tenor y director de escena, a la Compañía Cubana de Espectáculos Musicales Ernesto Lecuona que presentó El cafetal, María la O, Rosa la china, Lola Cruz y revistas con música del pianista y compositor en los teatros Ateneo y San Martín. En los decenios del cuarenta y cincuenta efectuó nuevas actuaciones en Argentina y Chile y se presentó en México, Venezuela y Puerto Rico.

Fuente

  • [1]. Consultada el 17 de octubre de 2012.
  • [2]. Consultada el 18 de octubre de 2012.