Saltar a: navegación, buscar

Florencia (Italia)

Florencia
Información sobre la plantilla
Ciudad de Italia
<span/>
Bandera de Florencia
Bandera

Escudo de Florencia
Escudo

Florenciamapa.jpg
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Italia Italia
Población 
 • Total368 901 hab.
GentilicioFlorentino/a
Florencia italia.jpg
Florencia es considerada una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura.

Florencia. Capital y ciudad más poblada de la provincia homónima y de la región de Toscana, de la que es su centro histórico, artístico, económico y administrativo. Capital de Italia entre 1865 y 1871 durante la unificación italiana; en la edad media fue un importante centro cultural, económico y financiero. Conoció su época de mayor esplendor tras la instauración del Gran Ducado de Toscana bajo el dominio de la Dinastía Médici|dinastía médici. Es la ciudad que dio a Italia su propio idioma y cuna del Renacimiento|renacimiento.

Ubicación

Situada al norte de la región central de Italia, a 50 m de altitud, es la capital de la Toscana, a orillas del río Arno.

Se encuentra entre Bolonia y Siena (66 Km), a 255 Km de Milán, 300 Km de Venecia y a 267 Km de Roma.

Geografía

Emplazamiento

La ciudad de Florencia se encuentra situada en el centro de una cuenca, rodeada por tres lados por las colinas arcillosas de Cercina que se sitúan sobre el barrio de Rifredi y el hospital de Careggi al norte, por las colinas de Fiesole al noreste, de Setignano al este, y de Arcetri, Poggio Imperiale y Bellosguardo al sur.

La llanura sobre la que se encuentra la ciudad es atravesada por el Río Arno|río Arno y por otros cursos de agua menores como el Mugnone, el Terzolle y el Río Greve|río Greve.

El área metropolitana de Florencia, Prato y Pistoia, es un área densamente poblada. Las zonas llanas del área constituyen espacios altamente modificados por el ser humano, con amplios sectores industriales y comerciales, en los que los espacios naturales son muy reducidos.

Las zonas de colinas adyacentes a la ciudad cuentan desde hace siglos una vocación fundamentalmente agrícola y habitacional, y sus bosques originarios han sido reducidos de forma drástica por la actividad humana, especialmente en las zonas al sur y al este de la ciudad. Existen zonas húmedas hacia el oeste de la ciudad siguiendo el curso del río Arno.

Clima

Florencia tiene un clima continental templado. Sus veranos son muy calurosos y secos, con temperaturas que superan en ocasiones los 35°C e incluso los 40°C, en épocas de presencia del anticiclón subtropical africano. Sus inviernos son frescos y húmedos, pudiendo bajar la temperatura por debajo de 0°C por el fenómeno de la inversión térmica.

La pequeña cantidad de lluvia que cae en verano es de tipo convectivo, mientras que la mayor parte de las precipitaciones se producen a lo largo de la primavera y del otoño, en esta segunda estación pueden ser especialmente abundantes.

Las temperaturas estivales son más altas que las de las localidades cercanas situadas a lo largo de la costa toscana, debido a la falta de vientos como consecuencia de la localización de la ciudad.

Historia

Florencia es el núcleo urbano en el que se originó en la segunda mitad del siglo XIV el movimiento artístico denominado Renacimiento, y es considerada una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura.

Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982, y en él destacan obras medievales y renacentistas como la Cúpula de Santa María del Fiore, el Ponte Vecchio, la Basílica de Santa Cruz, el Palazzo Vecchio y museos como los Uffizi, el Bargello o la Galería de la Academia, que acoge al David de Miguel Ángel.

Por lo de la defensa, la ciudad fue situada en la confluencia de dos corrientes, el Arno y el Mugnone, donde, previamente, habían vivido las poblaciones más antiguas. Un plano rectangular fue incluido entre la muralla, con 1800 m de ancho. El área urbanizada, como todas las ciudades fundadas por los romanos, es caracterizada por las calles rectas que se cruzan perpendicularmente.

Las dos calles principales conducen a cuatro puertas elevadas y convergen en un cuadrado central, los urbis del foro, ahora Plaza de la República, donde más adelante estaban la Curia y se levantaba el templo dedicado a la tríada capitolina (Júpiter, Juno, y Minerva). Los hallazgos arqueológicos, muchos de los cuales fueron quemados durante los trabajos que "dio una nueva vida" al viejo centro de la ciudad, han permitido localizar e identificar los restos de varios trabajos públicos importantes tales como los baños Capitolinos, los baños de Capaccio, el sistema de las aguas residuales, el pavimento de las calles y el Templo de Isis, en Piazza San Firenze.

En aquella época el Arno estaba fuera de la muralla, con un puerto al río que constituyó una infraestructura importante para la ciudad, porque en las épocas romanas el río era navegable de su boca hasta su confluencia con el Affrico, contra la corriente a salir de Florencia, y el primer puente en la historia florentina fue construido con probabilidad en contra de la corriente, donde hay, hoy, el Ponte Vecchio, sobre el primer siglo A.C.

La ciudad se desarrolló rápidamente gracias a su posición favorable y al papel que desempeñó en el ambito de la organización territorial en la región y pronto superó Arezzo como centro principal en el nord de Etruria. El poder económico fue la fuerza impulsora para el crecimiento urbano de la nueva colonia.

Las actividades y el comercio prosperaron por el hecho que las rutas importantes de las comunicaciones, tierra y agua, intersecaban Florencia y esto explica la presencia de comerciantes orientales, probablemente en viaje hacia Pisa, que primero introdujeron el Culto de Isis y luego, en el siglo segundo, el Cristianismo.

Las primeras indicaciones de la religión cristiana están limitadas a los cultos del diácono Lorenzo y de la santa palestina, Felicita, y así que las primeras iglesias florentinas construidas fueron: El San Lorenzo consecrated en 393, la primera diócesis, y Santa Felicita, cuyas orígenes van de nuevo a los siglos 4 y 5 siglos.

Sin embargo, los Florentinos no parecen haber tenido un obispo antes del fin del tercer siglo. El primer registrado es San Felice que participó en un sínodo romano en 313.

Fundación

Fundación de Florencia.jpg
La fundación de Florencia recurre a la época romana, a pesar de que la evidencia demuestra que fue ocupada ya en épocas prehistóricas.

La parte más vieja de la ciudad tiene los signos de orígenes romanos porque es construida como una de las colonias de César.

Período de Byzantine y de Lombard

Período de Byzantine y de Lombard.jpg
Durante este período las invasiones bárbaras deterioraron seriamente la importancia de Florencia. En el 405, la ciudad logró parar las hordas de Radagasio, pero luego no pudo evitar estar implicada en la guerra desastrosa entre Godo y Byzantine.

Su posición estratégica como ciudad sobre el Arno y punto fuerte en la ruta de las comunicaciones entre Roma y Padania explica porqué la ciudad fue sitio de disputa tan afilado entre [Godos y Byzantines. En 541-544 una nueva muralla es construida, utilizando las estructuras de varios edificios romanos grandes: el Campidoglio, el depósito para el agua de los baños y del teatro.

La pared era trapezoidal y su modesto tamaño atestigua la declinación de la ciudad, con grande disminuición de la población; pudo llegar a tener menos de mil habitantes. Al final del siglo sexto, cuando los Lombardos conquistan Italia del norte y central, Florencia también cae bajo su dominio.

Era el principio de lo que se puede considerar el período más oscuro de la historia de la ciudad. Cortado de las rutas principales, la razón principal de su existencia desapareció repentinamente. Para sus comunicaciones norte-sur, los Lombardos abandonaron la ruta central de Bolonia-Pistoia-Florencia porque los exponían a las incursiones de los Byzantines, que todavía controlaban el este de Italia, y Lucca fue elegida como capital del ducado de Toscana porque tenía lejos las rutas que utilizaban como comunicaciones internas.

Durante el período de la dominación lombard, un número alto de edificios religiosos fueron fundados en la ciudad, incluso el Baptistery de San Giovanni (San Juan el Bautista) aunque, por supuesto, no en su forma y tamaño actual, y sus cimientos siguen siendo visible en los "subterráneos" de la iglesia.

Período de Carolingio

En el período Carolingio, siglo octavo, fue instalado un sistema feudal y Florencia se convirte en un condado del santo imperio romano. Se produce un renacimiento de la ciudad en los tiempos de los Carolingios: fue instalada una escuela eclesiástica pública y el puente sobre el río Arno, que había sido destruido previamente, fue reconstruido.

Al final del siglo una nueva muralla de la ciudad es construida, probablemente por el miedo de las invasiones húngaras. Este tercer sistema de muralla en parte seguía la línea de la vieja muralla romana, expandir al sur para incluir los suburbios que habían crecido con prosperidad; mientras el norte, para razones políticas, permanecía excluido: Baptisterio, Santa Reparata, el Palacio del obispo, y el adyacente Palatium Regis, donde el emperador representante tenía su Tribunal de Justicia.

Hacia finales del siglo X, la Condesa Willa, viuda del Marqués de Toscana, que poseía un distrito entero dentro de las murallas de la ciudad, fundió y donó dinero a una abadía benedictina en memoria de su marido, esta fue llamada "Badia Fiorentina". El hijo de la condesa Willa, Hugo, contribuyó grandemente al desarrollo de la ciudad, gracias a la decisión de dejar Lucca. Su opción de habitar en la ciudad de Florencia reforzó su carácter administrativo.

Edad media temprana

Edad Media Temprana.gif
En torno a la midad del siglo XI la posición de Florencia en Toscana llega a ser aún más importante porque Lucca ya no era el hogar de la condesa y también por la participación decisiva de la ciudad en el movimiento para la reforma de la iglesia.

La lucha para eliminar las seculares interferencias en los asuntos eclesiásticos y la afirmación de la independencia del papado de la energía imperial tuvo su representante principal en San Giovanni Gualberto, hijo de un caballero florentino, que fundó la orden de Vallombrosa. En 1055 Florencia jugó un papel fundamental hospedando el consejo: Papa Victorio II con la presencia del emperador Henrio III y la participación de 120 obispos.

Muchas viejas estructuras fueron reconstruidas durante la segunda mitad del siglo XI, a partir de la Catedral de Santa Reparata, hasta el Baptisterio y la Iglesia de San Lorenzo, entre otros. El 6 noviembre de 1059, el obispo Gerardo, que había devenido Papa con el nombre de Nicolás II, en la antigua iglesia bautismal de la ciudad, consacrada de nuevo y que había sido reconstruida en una forma más imponente, la cual se ha mantenido hasta hoy.

El edificio, con plan octagonal, con un ábside semicircular en un lado y tres entradas, parece haber sido cubierto por una bóveda con arco acentuado dividida en ocho sectores. El exterior todavía estado cubierto con mármol.

Después de la muerte de su madre y de su marido (Gofredo el barbudo), Matilda, hija de la Condesa Beatrice, se convirtió en la unica condesa de Toscana. Ella siempre se había adherido a las ideas de la reforma y de las políticas de San Giovanni Gualberto y durante la lucha para la investidura dio su ayuda a los reformadores más influyentes, Hildebrand de Sovana que devino Papa Gregorio VII, encontrándo el abierto contraste con el emperador, Henrio IV. Después del episodio de Canossa, la victoria de Henry IV condujo a la deposición oficial del Contado que fue abandonado por todas las ciudades toscanas, excepto Florencia.

Esta fidelidad a la Condesa costó a la ciudad un sitio imperial en el julio de 1082. El afecto especial de Matilda a Florencia y la ruptura consiguiente con el emperador condujo a la construcción, en 1078, de un sistema más eficiente de defensa y la ciudad fue provista de las paredes nuevas las que Dante llamó "la cerchia antica" (antiguo círculo).

Este cuarta muralla es construida, por la mayor parte, siguiendo las líneas de las paredes Carolingia pero en el del norte incluyó el Baptisterio, la Catedral de Santa Reparata y la residencia de la Condesa. En este período la ciudad fue dividida en los cuartos que tomaron sus nombres de las cuatro puertas principales: la Porta San Piero en el este, la llamada Porta del vescovo al norte, la Porta San Pancrazio al oeste y la Porta Santa María al sur.

Como todas las ciudades medievales, el plan de ciudad del siglo XI, Florencia se ha caracterizado no solamente por la recuperación de su estructura urbana antigua (muralla, varios remanentes de caminos) sino por un homogeneidad básica, expresada en una distribución casual de los varios puntos de referencias, los más importantes de los cuáles eran probablemente los edificios religiosos.

Del siglo XIV al Renacimiento

Desde finales del siglo XIII y al inicio del siglo XIV los contrastes, entre las clases medias y medias-bajas, y las clases de los ricos comerciantes, fueron acentuados. Este último tenía agarrado fuerte el poder, pero en el siglo XIV las clases medias intentaron varias veces ensanchar la base democrática del gobierno aumentando la participación del Arti minori en el gobierno.

En 1378, bajo el impulso de un movimiento que llegaba del proletariado, los ricos comerciantes fueron obligados a aceptar una reforma institucional que comportó la constitución de nuevos gremios: Tintori, Farsettai y Ciompi, correspondiendo a las actividades más humildes y a los trabajadores. Pero, debido a intereses divergentes internos y a una incapacidad de gobernar, estos gremios no podían soportar la reacción de las grandes clases medias mercantiles que, pronto, una vez más asumieron el control del poder.

La rivalidad entre dos familias nobles dio lugar a mucha disensión y condujo a la formación de dos grupos antagónistas de facciones políticas conocidas como Neri y Bianchi o los negros y los blancos. Los primeros eran generalmente exponentes de los recién llegados que habían tenido fáciles beneficios juntos a los representantes de las viejas clases nobles y del Guelfos más intransigente. Los dos partidos tomaron parte al priorato en la última década del siglo XIII, pero desde entonces el conflicto se intensificó.

Los Priores fueron forzados a exiliar los jefes de las dos facciones, y la situación se precipitó. Los Neri invocaron la intervención del Papa, que envió como su pacificador Charles de Valois, el hermano de Philip Le Belle, rey de Francia. Él favoreció abiertamente a los Neri, e hizo arrestar a los jefes de los Bianchi y forzó a los que más estaban comprometidos, incluso a Dante Alighieri, al exilio. Además de estas internas luchas, la ciudad tenía también que sostener la onerosa carga de las guerras contra las poderosas signorias Ghibellinas de los Visconti y de los Scaligeri, unidos por los Pisanos y los de Lucca.

Dos derrotas serias, una en 1315 y la otra diez años más tarde, inducieron Florencia, primero a pedir la protección de las tropas Angiolinas y después a colocarse bajo el dominio directo de Carlo, Duque de Calabria, de la casa de Angió. La muerte del duque en 1327 restauró su inesperada libertad a la comuna florentina. Pero no terminó aquí.

El tentativo de asumir el control de Pisa y de Lucca falló desgraciadamente. Los florentinos, derrotados por las fuerzas de los Ghibellinos bajo la dirección del Señor de Verona, Martino della Scala en 1339, una vez más fueron forzado a pedir ayuda al rey Roberto. Esto dio lugar a una breve tiranía hasta que la gente, se cansó de la violencia y de los abusos del poder, echaron fuera al tirano y restauraron las libertades cívicas. Durante el siglo XIV, la distensión y las guerras internas fueron agravadas por el hambre y las epidemias, particularmente la plaga mortal de 1348, que agravó una situación ya precaria.

Otros daños fueron causados por la inundación desastrosa de 1333 que también eliminó todos los puentes sobre el Arno excepto el Rubaconte. El siglo XIV fue por lo tanto un siglo de crisis politica y económica, fue un período de juntura decisiva con todas las economías occidentales. La crisis también tuvo reflejos en la actividad arquitectónica de la ciudad que continuó con paso mucho más lento que antes.

La actividad de construcción intentó primero acabar las grandes empresas del final del siglo XIII (las murallas, la catedral, el Palazzo della Signoria, el grande complejo monastic) y a reconstruir los puentes que habían sido destruidos. El primero de estos, entre 1334 y 1337,fue el Ponte alla Carraia, después de un diseño de Giotto. Las reconstrucciones de los otros puentes, a partir del Ponte Vecchio, fueron basadas en este puente.

El Ponte Vecchio fue construido por Taddeo Gaddi en tres arcos arrebatadores con un camino mucho más extenso que antes. Después de la extensión impresionante del siglo XIII, la ciudad comenzó a tomar forma y lo que se puede llamar una verdadera política del planeamiento de la ciudad fue hecha para dar a los edificios un cierto grado de orden y de regularidad.

En el siglo XIV unas disposiciones fueron tomadas en el objetivo de ensanchar las calles o modificar sus rutas y tirar abajo edificios ruinosos, o los que con sus estructuras impedían el tráfico. Las primeras obligaciones de la comuna estaban naturalmente en la reorganización de las plazas de la ciudad, Piazza della Signoria y Piazza del Duomo, y de las calles principales.

Como se puede ver a menudo, los edificios a partir de ese período tienen una fachada con bloques de pietraforte ásperos y cortados por lo menos en la parte inferior, y una serie de arcos regulares en correspondencia de la planta. El arco "florentino" típico es en alto redondo o con planos entrados y los estrados levemente acentuados.

El Renacimiento

Cuando el poder volvió a la clase rica al final del siglo XIV, un régimen oligárquico fue establecido en Florencia y un número restricto de la clase media mercantil gobernó la ciudad por cerca de 40 años. En estos años creció una oposición, cada vez mayor, a la oligarquía que fue capaz de explotar el descontento de la población.

Esa parte de la clase media que había sido excluida del poder se juntó a la gente y encontró un líder en Giovanni de' Medici, cabeza de la compañía más rica y más poderosa de Calimala. Después de la muerte de Giovanni (1429) el contraste fue acentuado mientras que la corriente de la opinión favorable al Medici siguió creciendo.

El primogénito de Giovanni, fue Señor de la ciudad, aunque él procuró esconderlo, manteniendo las viejas instituciones republicanas intactas, pero vaciándolas de cualquier poder efectivo, murió en 1464, y fue seguido por el mediocre Piero el Gotoso (1464-1469) cuyo hijo, Lorenzo el Magnífico, continuó con la política de disimulación de su antepasado hasta casi al final del siglo, manteniendo las oficinas tradicionales, pero sin dudas él era, a todos los efectos, el señor verdadero de Florencia.

Durante los años en los cuales la oligarquía mercantil gobernó Florencia y en el primer período de la regla de los Medici, los contactos cada vez más frecuentes con ejemplos de la antigüedad griega y romana dieron lugar a un nuevo espíritu y la ciudad se convirtió en el centro en el cual el humanismo fue forjado.

El hombre se consideraba el fin último, impaciente para el conocimiento racional y la afirmación de su dominio sobre la naturaleza que lo rodeaba y la historia que lo precedió. La cultura literaria, las ciencias, las artes y las actividades humanas llegaron a la vanguardia y fue un período de oro en intelecto y cultura europeas.

Por ejemplo, Filippo Brunelleschi; entre 1420 y 1446 creó un grupo de trabajos que representó uno de los momentos más importantes en la historia de la arquitectura florentina y del planeamiento de la ciudad. Es entonces gracias, primero de todos, a Brunelleschi y en segundo lugar a los otros exponentes de la cultura arquitectónica del inicio del siglo XV que Florencia fue desde entonces conocida como la "ciudad del renacimiento", idealizada por los humanistas.

Un número increíble de personalidades artísticas determinaron la imagen de la ciudad del renacimiento entre los cuales estuvieron: Donatello, Masaccio, Filippo Lippi, Domenico Ghirlandaio, Sandro Botticelli, Beato Angelico, Michelozzo, Giuliano da Sangallo y Benedetto da Maiano de Benedetto, y son solamente algunos de estos.

Capital de Italia

En 1859 los Lorena salieron de Florencia. Después de esto, y después de la segunda guerra de Independencia y de que Toscana se juntara a la Italia unificada bajo el reino de los Savoia, Florencia fue nombrada capital de Italia por 5 años, a partir de 1865 hasta 1870.

El centro histórico de la ciudad experimentó una renovación urbana intensiva, que destruyó totalmente el viejo mercado y su cuarto judío, hoy cerca a la Plaza de la República.

La plaza representa la destrucción de mil años de estratificación urbanística, sustituidas por una disposición geométrica anónima de los edificios, entre los cuales algunos monumentos se han dejado intactos, emergiendo sin ninguna conexión con los edificios en sus alrededores.

Florencia en el 1900

A través este siglo, Florencia ha estado sufriendo un proceso de degradación. La vieja estructura no puede más hacer frente a las demandas de la vida urbana moderna y se ha convertido en el "problema" de una realidad compleja. La causa se puede recuperar en el hecho que el nuevo contexto nunca llegó a un equilibrio orgánico, intentando convertirse en una nueva y exitosa forma urbana.

Después del plan de Giuseppe Poggi para "Florencia, capital de Italia" (1864-1870) y su puesta en práctica con la demolición de las murallas de la ciudad para construir el círculo de bulevares, la creación del Viale dei Colli y Gran Plaza Michelangelo, y el desarrollo inicial de distritos residenciales nuevos dentro del camino del círculo (el Distrito de Mattonaia alrededor de la Plaza Indipendencia y el Distrito de Maglio alrededor de Plaza d'Azeglio) y del exterior (Savonarola, San Jacopino, Piagentina); y después la demolición del centro de la ciudad alrededor del viejo mercado (1885-1889) para crear la Gran Plaza Vittorio Emanuele II (ahora Piazza della) y edificios de la construcción con uso de oficina, así comenzando la terciarización del centro de ciudad, en las primeras décadas del siglo XX, en línea con el esquema urbano del planeado por Poggi.

La ciudad se extendió rápidamente hacia las colinas, por vía Vittorio Emanuele II al oeste, Viale Volta al este y en el otro lado del Arno por vía Pisana y además Pignone, dónde la fundición representó el primer núcleo industrial junto con la sede del sindicato. Hasta la Primera Guerra Mundial, los problemas de la ciudad se acumularon sin una intervención tangible de las autoridades públicas. A nivel social, el movimiento de los trabajadores se puso en defensa de una clase que vivía en gran dificultad.

Entre 1890 y 1915, la población creció de cincuenta miles. Entre 1905 y 1913, 36 652 cuartos fueron construidos y cerca 2 000 viviendas de bajo alquiler fueron construidas. Las terrazas de la clase media, casas de dos pisos conocidas como trenini (trenos juego) de Ricorboli a San Gervasio y de la Valle del Mugnone a San Jacopino y Rifredi es algo como una versión provincial de una forma europea moderna que, sin embargo, ahora aparece como no desprovista de calidad y dignidad con respecto al anarquía de la construcción de hoy.

Aquí las tierras para cultivo han comenzado solamente recientemente a ser lamidas, violadas, derramadas e invadidas por los nuevos edificios. Adiós a los grandes y austeros palacios, a la arquitectura severa y magnífica, a las azoteas voladizas, magníficas y cornisas. Otra vida, otra luz, un diverso aire.

Economía

El desarrollo económico de la ciudad de Florencia remonta a la historia de Florencia, sobretodo entre el 1300 y el 1500. En esta época habían muchos experimentos de financia pública, tal como nuevos sistemas de taxación y préstamos público del gobierno de la ciudad para aumentar sus ingresos. Regímenes diferentes han gobernado sobre Florencia.

El sistema corporativo del gremio de la artesanía ha tenido cambios significantes en los siglos XIV y XV. En particular el hambre y los repetidos episodios de plaga, como la muerte negra de 1348 que mató a un tercio de la población florentina, causaron un choque demográfico dramático que afectó la economía.

En el 1400 Florencia, que era una república con un gobierno electo, se diferenció, con sus costumbres sociales, de los centros políticos europeos, gobernados por cortes reales. Como se puede ver de su ropa simple, los ciudadanos florentinos restringen su traje a los tonos básicos de rojo, marrón, gris, o negro, también si el tejido de lujo es un soporte a la economía próspera de la ciudad.

Los hombres florentinos, no importa cuán ricos, se ponían una túnica y una gorra de comerciantes de clase media. Las mujeres de Florencia, en línea con el gusto de la ciudad para la humildad republicana, raramente se ponían brocado y damasco, puestos por las damas nobles en los ducados o en los principados.

En el Renacimiento Florencia era un estado de los más potentes e influyentes. La riqueza y el poder de la familia de los Medici ha gobernado la ciudad de manera casi continua desde el 1434 hasta el 1743 y tuvo una gran influencia en la arquitectura y en el arte. Ellos hicieron construir muchos palacios en el alrededor de la ciudad y encargaron artistas como Michelangelo para diseñar y decorar estos y otros edificios.

La situación económica del Renacimiento tiene repercusiones en la economía de hoy, especialmente por la taxación de gobierno y los préstamos y sus consecuencias en la mentalidad de ahorro y acumulación de riqueza. Se puede decir que la economía y los negocios de Florencia son más fuerte que nunca, sostenidos por el turismo, la industria: textil, metal, farmacéutica, del vitro, de la cerámica, química y por la artesanía como la de joyería y de bordado. Los mejores estilistas de Milano utilizan el tejido hecho en Florencia.

El trabajo de oro se ha perfeccionado con los siglos en tiendas cerca del Puente Viejo, donde se producen las joyas vendidas por toda Europa. Los visitantes encontraran un surtido de productos de piel, incluido zapatos. Papel veteado, perfume hecho a mano y artículos de tocador, piezas de cerámica decorada, y esculturas son otros atractivos productos locales.

Florencia no es simplemente una ciudad hermosa, llena de arte, historia y cultura, sino también es uno de los mayores centros de la economía italiana, donde pequeñas y medianas empresas, igualmente que las grandes multinacionales, dan vida a la producción de productos de alta calidad, desde la moda hasta la artesanía, desde la maquinaría hasta la alta tecnología. Florence Business promueve la excelencia de la zona florentina, con la intención de subrayar las fuentes humanas, técnicas, financiarias y empresariales.

Arte y cultura

El arte italiano ha engendrado un gran interés mundial, por su consistente producción monumental y sus obras espectaculares. Además, ha sido siempre estrictamente vinculado a las corrientes intelectuales y/o religiosas de cada época, manteniendo el pasado como recurso e inspiración. Florencia es llamada la capital del arte y según las estadísticas realizadas por la UNESCO, el 60% de las obras más importantes del mundo están en Italia, y aproximadamente la midad están en esta ciudad.

Desde el siglo XIII hasta el siglo XVI parecían infinitos los recursos creativos de obras maestras y genios italianos que llegaban de Florencia (Sea Dante, Michelangelo han nacido aquí). Boccaccio escribió su Decamerone en Florencia. El renacimiento italiano, el período cultural más rico de Europa, empezó en Florencia cuando el artista Brunelleschi terminó el Duomo, con su formidable cúpula.

Durante el renacimiento italiano, Florencia adquirió sus palacios y sus plazas renacentistas, que la han transformada en un museo viviente. Muchas plazas, como Piazza della Signoria, exhiben fuentes y estatuas famosas.

Florencia tiene también interiores de una belleza incomparable. Sus iglesias, galerías y museos representan un tesoro inagotable, captando el complejo, a menudo elusivo espíritu del renacimiento, más que en cualquier otra ciudad del país.

El museo más famoso de Florencia es el Uffizi, donde se pueden encontrar las obras maestras de Sandro Botticelli, Leonardo da Vinci, Michelangelo, Tiziano y Rubens. Otros magníficos museos de arte hay en Palacio Pitti, Galleria dell'Accademia y Palazzo Vecchio. Es también un sitio donde hay unas de las más bellas iglesias de Italia, entre estas el famoso Duomo de Florencia, San Lorenzo, Santa Maria Novella y Santa Croce.

Florencia atrae muchos viajadores que llegan a Italia de todas partes del mundo. La ciudad es un centro activo de arte y cultura, y organiza exhibiciones periódicas y festivales de arte. En verano, música, cine, danza y teatro invaden las calles y las plazas.

En las otras temporadas hay una programación teatral con óperas, ballets, y eventos especiales con exhibiciones, conciertos, espectáculos de personajes famosos y exposición de obras de arte muy rara. La mezcla de arte y cultura que hay en Florencia permite que haya siempre algo nuevo que ver, hacer, experimentar; la ciudad ofrece oportunidades inagotables para tener contacto con el arte, la arquitectura, la literatura y las obras culturales de Italia.

Florencia conoció su máximo apogeo artístico entre los siglos XIII y XVI, época en que se convirtió en el centro renovador de las artes y de la cultura italianas. Las numerosas e importantes obras conservadas son claro testimonio de su antiguo esplendor. Resulta casi imposible enumerar todos los monumentos y tesoros a­tísticos que encierran sus iglesias, palacios y museos.

Entre las construcciones de carácter religioso se pueden citar la Catedral de Santa María del Fiore, levantada en el siglo XIII por Arnolfo di Cambio; su cúpula es obra de Brunelleschi y el campanario, de Giotto, en colaboración con Andrea Pisano y Talenti. Muy importante es también el Baptisterio, de planta octogonal, con las célebres puertas de Ghiberti.

Entre las múltiples iglesias de la ciudad destacan la del Santo Espíritu y la de San Lorenzo (con las tumbas de los Médicis, obra de Migue Ángel), ambas de Brunelleschi; del siglo XIII pero reconstruida en el barroco es la iglesia de Santa María del Carmine la de Santa María Novella, iniciada en el siglo XIII y terminada en el XIV por Talenti, en cuyo interior conserva obras de importantes pintores italianos; la de la Santa Croce, de los siglos XIII-XV, posee también numerosas obras pictóricas; y San Miniato al Monte es una obra maestra del románico florentino.

La mayor parte de los palacios de la ciudad datan de la época renacentista, su lista es casi interminable; destacan el Palacio de la Signoria o Palacio Vecchio, atribuido a Arnolfo di Cambio (siglo XIII-XIV); el Palacio di Parte Güelfa, comenzado en el XVI terminado por Brunelleschi; el Palacio Pitti, levantado según los planos de Brtnelleschi y en cuyo interior existe una importante galería de arte.

Los Palacios Rucellai, Strozzi y Riccardi fueron edificados en el siglo XV. También es de este siglo el elegante Palacio Pazzi-Quarates. Finalmente destaca el Palacio del Podestá o del Bargello, del siglo XIII, donde se aloja el importante museo nacional (escultura arqueología, cerámica, etc.). Cada edificio florentino constituye por sí mismo un verdadero museo artístico; hay que citar, por su importancia, la celebre Gallería degli Uffizi, albergada en el palacio del mismo nombre, construido por Cosme I de Médicis.

Contiene una de las colecciones artísticas más importantes de Italia y, a la vez, una de las más ricas del mundo. El museo fue fundado por Francisco I; actualmente contiene colecciones de escultura antigua, pintura y dibujos. En su famosa tribuna se exponen obras maestras de los más famosos artistas italianos; posee también obras notables de escuela española y francesa.

Véase también

Fuentes