Inglaterra

De EcuRed
England
Información sobre la plantilla
Bandera de Inglaterra Escudo de Inglaterra
Bandera Escudo
 
Mapa o ubicación de Inglaterra
 
Capital Londres Bandera del Reino Unido
Idiomas oficiales Inglés
Forma de gobierno Monarquía parlamentaria
Reina Isabel II del Reino Unido
Superficie
 • Total

130.395 km²
Población total
 • Total
 • Densidad

51.113.205 (2009)
n/d
Moneda Libra Esterlina
Gentilicio Inglés, -esa
Huso horario GMT+1
Miembro de: ONU, OTAN, Unión Europea

Inglaterra (en inglés: England) es el más grande y más densamente poblado de los países constituyentes del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Ocupa las dos terceras partes de la isla de Gran Bretaña y limita al norte con Escocia y al oeste con Gales.

Es muy frecuente el uso erróneo de Inglaterra como sinónimo de Gran Bretaña o del Reino Unido, opción que puede resultar ofensiva para escoceses, galeses, y norirlandeses.

Contenido

El nombre

Al terminar el mandato romano sobre Britania (la parte sur de Gran Bretaña), la isla fue invadida tanto por pueblos celtas procedentes de Escocia e Irlanda como por tribus gérmanicas venidas de los actuales Países Bajos, Alemania, y Dinamarca, principalmente anglos, sajones y jutos. Estas tribus acabaron fusionándose entre sí y, en cierta forma, con la población local, principalmente los Britones, fundando una serie de reinos en el sureste de Britania. A esta zona le dieron los francos el nombre latino Anglae terra ("Tierra de los anglos"), que más tarde pasó a utilizarse en la mayor parte de Europa. Posteriormente los propios ingleses tradujeron este nombre como England.

Historia

Prehistoria

El continente europeo tiene, al noroeste, un conjunto de islas conocidas antiguamente
como las Bretañas, siendo la Gran Bretaña la más importante por su tamaño, lo que le da nombre. La isla era relativamente insignificante en la historia de la civilización occidental. Se conservan pocos indicios del idioma o civilización de los primeros habitantes, tan sólo monumentos megalíticos, tales como Stonehenge, que datan de la edad del bronce (hacia el 2300 a. n.e.).

Los celtas llegaron a las Islas Británicas hacia el siglo V a.n.e., procedentes del continente europeo. Los primeros exploradores extranjeros que alcanzaron el archipiélago fueron griegos procedentes de Massilia (hoy Marsella), hacia el 330 a.n.e. Antes de la llegada de los romanos, la totalidad de los pueblos de las islas Británicas eran de lengua celta.

Britania romana

Tras la conquista de la Galia, el general romano Julio César decidió hacer en el 55 a.n.e. una expedición de reconocimiento a la isla, que llamó Britannia. Al año siguiente volvió a Inglaterra con un ejército más importante y, tras derrotar a una confederación de tribus del sureste del país, sometió a parte de Inglaterra a reconocer la supremacía de Roma, pagando algunos tributos y acercándola a la órbita de influencia romana. Sin embargo, no fue hasta el año 43, bajo el reino del Emperador Claudio, que los romanos hicieron el movimiento decisivo de reducir Britannia a una provincia romana.

Los habitantes de Britania apenas tuvieron participación en la vida política de Roma. Por otro lado ni el trigo que producían ni los minerales que ofrecían sus minas cubrían los enormes costos debidos a la ocupación. Hubo en Britania una notable romanización a tener en cuenta, especialmente en las ciudades, pero no llegó a ser nunca como la de Hispania o la Galia.

Edad Media

Los normandos, vikingos asentados en Normandía (Francia) y que habían adoptado el francés como lengua, conquistaron Inglaterra en 1066. Guillermo el Conquistador, que tenía derechos sobre el trono inglés, venció al rey sajón Harold en la Batalla de Hastings y fue coronado rey. La dinastía normanda duraría hasta 1189, en que fueron sucedidos por los Plantagenet.

Durante los últimos años del Siglo XII ocupa el trono de Inglaterra Ricardo I Corazón de León. Este es un periodo de inestabilidad política. Ricardo I Corazón de León marcha a combatir en la Tercera Cruzada, y cae prisionero del duque de Austria en 1192. Pese a esto, el proceso de centralización del poder prosiguió. En 1199 sube al trono Juan sin Tierra. Juan había usurpado el trono durante el cautiverio de Ricardo I Corazón de León y contaba con la animadversión de la nobleza inglesa. No era un buen guerrero y perdió los dominios franceses de la corona ante Felipe II Augusto.

En 1216 muere Juan Sin Tierra y sube al trono su hijo Enrique III, menor de edad, y se restaura la Carta Magna.

Enrique III trató de anular los acuerdos con la ayuda del Papa y de san Luis, pero no fue capaz de someter a la nobleza, lo que condujo a una guerra civil. En 1264 Simón de Monfort hace prisionero a Enrique III y se entrega el poder a tres electores y nueve consejeros reales. El poder quedó, de hecho, en manos de Monfort, que ejerció una dura dictadura, como senescal de Inglaterra. En 1265 reunió a un nuevo parlamento, en el que convocó a la nobleza, al clero y a los condados, Londres y puertos; con lo que el tercer estado entraba en el Parlamento. Pero en 1265, Monfort fue derrotado y muerto por el príncipe heredero Eduardo. Enrique III es restaurado y anula el Parlamento.

Guerra de los Cien Años

En 1337, Felipe IV de Francia confiscó el ducado de Aquitania. Esto acabó por desencadenar la guerra abierta entre Inglaterra y Francia que se llamaría Guerra de los Cien Años. Las primeras victorias fueron para los ingleses, superiores militarmente: en 1340, en la batalla naval de Sluys, en 1346, en Crécy, y en 1347, en Calais. Esta ciudad permanecerá en poder de los ingleses hasta 1558.

El hijo de Eduardo, del mismo nombre que su padre, pero que la historia conoce por el Príncipe Negro, asoló Armañac en 1355. Fue hasta el Mediterráneo y volvió arrasando todo cuanto encontró en su paso. En 1356 obtuvo una gran victoria ante los franceses en Poitiers, haciendo prisionero a Juan II de Francia.

En 1360 Eduardo III firmó la Paz de Brétigny, por la cual se reducía el rescate por Juan, los ingleses pasaban a dominar desde los Pirineos al Loira y Eduardo renunciaba a sus derechos sobre la corona francesa.

En 1396, Ricardo II firmó una tregua con Francia que, tras la reanudación de las hostilidades se reactivó en 1407.

Bajo la regencia de Juan, duque de Bedford, hermano de Enrique V, los ingleses llegaron en 1429 hasta Orleans. Pero el 4 de mayo, Santa Juana de Arco a la cabeza de los caballeros franceses, levantó el asedio. Carlos VII fue coronado rey de Francia en Reims.

Un niño de pocos meses subió al trono inglés como Enrique VI de Inglaterra (1422-1461, 1470-1471). Fue coronado rey de Francia en París, en diciembre de 1431.

Los franceses tomaron París y en 1444 se firmó una tregua de cinco años. Entre 1449-1453, Carlos VII, atacó Normandía y Gascuña y en 1450 aniquiló al ejército inglés en Fromigny. En 1453 tomó Burdeos, recuperando toda Francia salvo Caláis, y rematando la Guerra de los Cien Años.

Guerra de las Dos Rosas

La Guerra de las Dos Rosas (1455-1485) fue el conjunto de conflictos intermitentes en la guerra civil que enfrentó a los miembros y partidarios de la Casa de Lancaster contra los de la Casa de York, pretendientes del trono de Inglaterra. Ambas familias reales tenían origen común en la Casa Real de Plantagenet, como descendientes del rey Eduardo III. El nombre «Guerra de las Dos Rosas» o «Guerra de las Rosas» no fue utilizado en su época, pero procede de los emblemas de ambas casas reales. Por un lado estaba la rosa roja de los Lancaster y por otro la rosa blanca de York, que fueron utilizadas como emblemas por los adherentes de cada una de las facciones.

La Guerra de las Dos Rosas provocó en gran medida la caída de los Plantagenet, ya que produjo un altísimo número de muertos entre la nobleza, además de generar gran descontento social. Este período marcó el declive de la influencia inglesa en el continente europeo, el debilitamiento de los poderes feudales de los nobles y, en contrapartida, el aumento de influencia por parte de los comerciantes, y el crecimiento y fortalecimiento de una monarquía centralizada bajo los Tudor. Esta guerra señala el fin de de la era feudal inglesa y el comienzo del renacimiento.

Otras características de la Edad Media

La monarquía inglesa en la Edad Media se caracteriza por su gran patrimonio, capacidad de influencia, poder y control sobre la nobleza. La burocracia era incipiente. La organización territorial se basaba en los condados y era sólida y eficaz. No existían ejército o policía regulares. El Parlamento era débil, con preponderancia de la Cámara de los Comunes sobre la Cámara de los Lores. La Iglesia estaba sujeta al poder real, era rica, mantenedora de la cultura y benefactora social.

La esclavitud desapareció antes de 1300 y la servidumbre en 1485. En 1086 la población
Ilustración de la  peste negra en la Biblia de  ().
Ilustración de la peste negra en la Biblia de ().
alcanzaba millón y medio de habitantes, en 1300 cuatro millones.

En 1315, 1316, 1320 y 1321 las cosechas fueron malas y en 1319 y 1321 se produjeron epidemias en el ganado ovino y vacuno. Se generalizó el hambre y el precio del grano se duplicó.

La peste negra llegó a Inglaterra en 1348 y dejó la población en la mitad. Se padecieron cinco nuevos brotes entre 1361 y 1397. Con el declive demográfico, subió el nivel de vida de los campesinos. El gobierno intentó controlar el mercado laboral en beneficio de los patronos y en 1351 aprobó el Estatuto de los Trabajadores, sobre precios y salarios.

La Reforma

En este período Enrique VIII rompió los vínculos que le ataban al Vaticano. Con la ruptura,
El Rey , quien rompió con la  y se estableció  como principal autoridad de la Iglesia de Inglaterra.
El Rey , quien rompió con la y se estableció como principal autoridad de la Iglesia de Inglaterra.
el monarca se instituyó como máxima autoridad de la Iglesia inglesa. Esta ruptura se consolidó con su hijo y heredero del trono, Eduardo VI bajo cuyo reinado, entre otras medidas, se dejó de exigir el celibato a los clérigos y se retiraron las imágenes de los templos religiosos. Algunas medidas de Eduardo VI provocaron multitud de conflictos entre el estado y muchas parroquias. Esa situación permitió a María I acceder al trono en 1554 restaurando de nuevo el catolicismo. No obstante, al morir sin descendencia en 1558, Isabel I convirtió Inglaterra definitivamente en un país de preponderancia protestante.

Dos Revoluciones, gobiernos de Jacobo I y Carlos I

Inglaterra era un país claramente protestante y cualquier movimiento que pudiera interpretarse como un intento de restablecer el catolicismo era objeto de una violenta respuesta. La incapacidad de Carlos I de dar respuesta a estos problemas originó la guerra civil.

Cuando Jacobo I subió al trono inglés, ya había sido rey de Escocia durante 36 años. Heredó una deuda que incrementó gastando mucho dinero con sus favoritos. Terminó la guerra con España y mantuvo a Inglaterra al margen de la Guerra de los Treinta Años.

Calos I se enfrentó a España en la Guerra de los Treinta Años. Fracasó en su ataque a Cádiz y en su intento de liberar a los hugonotes franceses. En 1628 pidió dinero al Parlamento, que a cambio redactó la Petición de Derecho contra el arresto arbitrario, el impuesto extraparlamentario, el reclutamiento de tropas gratuito y la ley marcial. Carlos fingió aceptar la petición, pero dejó de respetarla al cabo de poco tiempo, y disolvió el Parlamento en 1629.

En 1638 los escoceses formaron una Alianza Nacional y Carlos envió un ejército contra ella. Es el comienzo de las llamadas Guerras de los tres reinos, una sucesión de conflictos interconectados que se sucederían en Escocia, Irlanda e Inglaterra hasta 1651, entre los que se incluyen la Guerra Civil Inglesa con sus tres fases.

El 3 de enero de 1642, Carlos envió al Fiscal General del Estado a la Cámara de los Lores para iniciar proceso por alta traición a varios Comunes. El intento de arresto precipitó la guerra civil: en Londres se produjeron manifestaciones y altercados públicos. En mayo, el Parlamento asumió el poder de realizar nombramientos militares. En julio, el Parlamento constituyó su propio ejército y en agosto el rey formó el suyo en Nottingham.

Primera Guerra Civil (1642–1649)

En julio de 1644 tuvo lugar en Marston Moor la mayor batalla de la guerra, con victoria de los parlamentaristas, quienes ocuparon después York y aseguraron el control del norte. Las disputas entre los generales parlamentaristas impidieron rematar entonces la guerra. En septiembre, los realistas tomaron Cornualles. Tras la batalla de Newbury, los dos ejércitos quedaron exhaustos.

En 1644 y 1645 los católicos escoceses, ayudados por los irlandeses, consiguieron espectaculares victorias en Escocia, pero en septiembre de 1645 fueron aplastados por la Alianza. Carlos se rindió a los escoceses en mayo de 1646. Se negó a negociar en serio, mientras sus oponentes mantenían las diferencias entre sí. Se produjo una revuelta popular en contra de la violencia y la destrucción reinantes. El comercio se hundió y se padeció una depresión económica.

Segunda Guerra Civil y ejecución de Carlos I (1646–1649)

Un pequeño grupo del ejército estaba convencido de la imposibilidad de llegar a un
acuerdo con Carlos I, pero el Parlamento era partidario de negociar. El golpe militar instigado por Oliver Cromwell, organizado por el general Henry Ireton y llevado a cabo por el coronel Thomas Pride purgó el Parlamento, de modo que solo quedaron algunos miembros, en lo que se conoció como Parlamento Residual o Rump. El Rump nombró un tribunal que acusó a Carlos de traidor y lo mandó decapitar el 30 de enero de 1649.

El Parlamento Residual (1649–1653)

El Rump abolió la monarquía y eliminó la Cámara de los Lores, declarando a Inglaterra como Commonwealth. El país aceptó el cambio a regañadientes, muchos jueces dimitieron y el gobierno local se hizo imposible. Fairfax dimitió y el camino quedó expedito para Cromwell, que se convirtió en Capitán General del Ejército.

La rebelión irlandesa no estaba completamente aplastada y el Rump decidió recobrar el control de Irlanda y vengar la muerte de protestantes. Cromwell atacó en Drogheda a un ejército realista y en Wexford a católicos. La brutalidad de la represión provocó que los irlandeses defendieran encarnizadamente su territorio. En 1652 se llegó a un acuerdo por el que los terratenientes irlandeses fueron sustituidos por protestantes, salvo en la provincia de Connacht. Muchos irlandeses fueron muertos o exiliados e Irlanda fue declarada parte de la Commonwealth.

En 1650 Cromwell atacó Escocia, que hubo coronado Carlos II. Tras la victoria de Dunbar, muchos escoceses fueron asesinados y hechos prisioneros. Cromwell ocupó Edimburgo y Glasgow. En 1651 Cromwell y Lambert derrotaron a los restos del ejército realista en Worcester. Todo lo que pudo arrancarse de Escocia fue trasladado a Inglaterra. La unión efectiva con Escocia se realizó en 1654. Se construyeron o repararon 77 grandes barcos y se constituyó una flota permanente.

El Rump era muy impopular en el Ejército y en todo el país. Cromwell no consiguió las reformas que pretendía y lo disolvió el 20 de abril de 1653.

El Protectorado (1653–1658)

Cromwell decidió otorgar la autoridad suprema a una asamblea de 140 hombres fieles. La mayoría eran moderados, con una minoría de radicales. Tras cinco meses de altercados, los moderados devolvieron el poder a Cromwell.

Finalizada la guerra contra Holanda, Cromwell atacó las colonias de España en el Caribe. Inglaterra se hizo con Jamaica, pero las bajas fueron grandes y el intento se consideró un gran fracaso. Se nombraron generales encargados de ejecutar las leyes que prohibían beber, blasfemar, jurar, etc. Duraron menos de un año y fueron detestados por todos.

Cromwell gobernó de manera arbitraria, encarcelando a gente sin juicio previo. Tras fracasar en el intento de que financiara la guerra contra España, disolvió el Parlamento. Su salud se deterioró rápidamente y nombró sucesor a su hijo Ricardo; murió el 3 de septiembre de 1658.

Carlos II y Jacobo II

El Parlamento despojó al ejército de poder político en abril de 1659. Richard Cromwell disolvió el Parlamento y el general Monk entró en negociaciones con el príncipe Carlos. En 1660, la República se desmoronó.

Mediante la Ley de Amnistía y Olvido, el Parlamento amnistió a todos, salvo a los que había firmado la sentencia de muerte de Carlos I. La cabeza de Cromwell fue expuesta durante 25 años en un mástil delante del Parlamento. Once personas fueron ejecutadas públicamente. El Ejército fue desmantelado, tras pagarle lo que se le debía. Los lores de la Cámara y los obispos volvieron a sus puestos, incluyendo el episcopado escocés. Las tierras de la Iglesia y de la Corona fueron devueltas.

Los ingleses pugnaron con los holandeses por la preponderancia comercial. Desde 1663 las colonias inglesas solo podían importar bienes europeos desde Inglaterra y en barcos ingleses. En 1664 los ingleses tomaron Nueva Ámsterdam, denominándola Nueva York.

Con el gran incendio de Londres la Corona se vio en la bancarrota. Carlos II comenzó las negociaciones de paz con los holandeses en mayo de 1667 y reunió la flota en Chatham. El almirante holandés De Ruyter aprovechó la ocasión: incendió tres buques y capturó el Royal Charles, buque insigne. La guerra concluyó con el Tratado de Breda, e Inglaterra se hizo de forma definitiva con Nueva York y Nueva Jersey, territorios sin importancia en aquel entonces.

Carlos II se convirtió al catolicismo en el lecho de muerte.

Jacobo II no tuvo problemas para acceder al trono, tras prometer gobernar respetando la legislación y manteniendo la independencia de la Iglesia de Inglaterra. Era católico celoso y procuró que los católicos romanos pudiesen celebrar su liturgia abiertamente y que pudiesen participar en la vida política. Su hija María, de religión protestante y casada con el calvinista holandés Guillermo de Orange, era la heredera.

Líderes protestantes escribieron a Guillermo de Orange ofreciéndole su apoyo si invadía Inglaterra. Desembarcó en Devon con 20 000 hombres y 500 barcos. El ejército profesional de Jacobo era también de 20 000 hombres y contaba además con una milicia de similar número. Jacobo se trasladó a Salisbury donde enloqueció. John Churchill y el duque de Grafton se pasaron a las fuerzas de Guillermo. Jacobo huyó a Francia. Todos los whigs y la mayoría de los tories apoyaron la concesión del trono a Guillermo y María.

La Reina Ana y la unión con Escocia (1702–1707)

En 1706 se preparó un proyecto de ley inglés de Unión para Escocia, pero este país no tenía muchas opciones.

El año siguiente, 1707, Inglaterra y Escocia fueron unificadas como el Reino de Gran Bretaña. Este acto suprimió Inglaterra y Escocia como reinos separados, creando un reino que comparte un Parlamento con sede en Westminster conforme a la Ley de Unión de 1707 (Union Act of 1707). La reina Ana se convirtió en la primera Reina «británica».

Geografía

Inglaterra cuenta con el centro y sur de las dos terceras partes de la isla de Gran Bretaña, además de una serie de pequeñas islas de las cuales la más grande es la Isla de Wight. Limita al norte por Escocia y al oeste con Gales. Está más cerca de Europa continental que en cualquier otra parte del resto de Gran Bretaña, separada de Francia sólo por 52 kilómetros. El Túnel del Canal, cerca de Folkestone, Inglaterra, vincula directamente a la Europa continental.

Gran parte de Inglaterra, se compone de colinas, pero en general es más montañoso en el norte con una cadena de montañas, los Peninos, dividiendo este y oeste.

Clima

Inglaterra tiene un clima templado, con lluvias abundantes durante todo el año, aunque las temporadas son muy variables de temperatura. Sin embargo, las temperaturas raramente bajan por debajo de -5°C o por encima de 30°C. El viento predominante es del sur-oeste, con lo que el clima templado y húmedo a Inglaterra regularmente desde el Océano Atlántico. Es más seco en el este y más cálidas en el sur, que está más cerca del continente europeo. Las nevadas pueden ocurrir en invierno y primavera, aunque no es tan común fuera de los terrenos altos.

Economía

El suelo se utiliza para algún tipo de agricultura porque es muy eficiente y productivo. Se cultiva trigo, cebada, centeno, remolacha azucarera, oleaginosas y patatas. Se explota la madera de árboles como el roble, haya, fresno, olmo, pino y abeto.

La industria pesquera es muy importante para el sur de Inglaterra, Kingston-upon-Hull, Grimsby, Plymouth. La minería como el carbón y el hierro fueron elementos claves para industrialización. También hay minerales como la sal. Inglaterra posee grandes recursos energéticos y es excelente productor de petróleo y gas natural. Otras fuentes de energía son el carbón y la energía nuclear.

Se desarrollan las industrias de alta tecnología (farmacéuticas, electrónicas, aeroespaciales y de equipos para plataformas petroleras marinas). Su moneda es la libra esterlina.

Demografía

Inglaterra cuenta con una población levemente superior a los 50 millones, representando estos, una cifra cercana al 85% del total de habitantes del Reino Unido. Es además uno de los países de Europa más densamente poblados, alcanzando tasas de 380 habitantes por kilómetro cuadrado.

Cultura

La cultura de Inglaterra a veces es difícil de separar claramente de la Cultura del Reino Unido, así como también ha sido influyente
la cultura Inglesa en las otras culturas de las las Islas británicas.

Literatura

El término de la literatura inglesa se refiere a literatura escrita en el idioma inglés, o la literatura compuesta en inglés por escritores que no necesariamente de Inglaterra. Algunos escritores que estuvieron de alguna forma asociados a las regiones de Inglaterra son William Shakespeare, Charles Dickens, Thomas Hardy (Wessex), A. E. Housman (Shropshire), Rupert Brooke, Jane Austen, Arnold Bennett y los Lake Poets (Lake District).

Música

Un nuevo golpe fuera de Liverpool surgió en 1962. The Beatles: John Lennon, Paul McCartney, George Harrison, y Ringo Starr, se convirtieron en uno de los grupos musicales más populares de todos los tiempos. Abrieron las puertas para otros grupos musicales británicos como The Rolling Stones, Queen, Iron Maiden, The Police, Sting, Led Zeppelin, Eric Clapton y Pink Floyd a todo el mundo.

Algunos de los artistas contemporáneos principales incluyen a Freddie Mercury y Robbie Williams y Coldplay.

Deporte

El Fútbol, el Cricket y el Rugby son los deportes nacionales de Inglaterra.

Fuentes