Saltar a: navegación, buscar

Mariano Rodríguez

Mariano Rodríguez
Información sobre la plantilla
Pintor-mariano rodriguez.jpg
Destacado artista de la plástica, su pintura es exuberante, alegre, dinámica.
NombreJosé Mariano Manuel Rodríguez Alvarez
Nacimiento24 de agosto de 1912
La Habana,Bandera de Cuba Cuba.
Fallecimiento25 de mayo de 1990
en la La Habana
NacionalidadBandera de Cuba Cuba
CiudadaníaCubana
Obras destacadasHombre con guitarra, Figura con gallo.

José Mariano Manuel Rodríguez Alvarez. Miembro de la llamada Escuela de Pintura de La Habana, artista comprometido con la lucha antiimperialista, se dice que su pintura es exuberante, alegre, dinámica, esencial, por algo el gallo le acompañó de alba en alba (nunca despide al sol, siempre lo anuncia). Artista de la plástica, pintor autodidacta, inició su carrera artística al calor del movimiento muralista mexicano, el cual ejerció una gran influencia en su formación. La divisa fundamental de Mariano Rodríguez fue “Vivir y pintar, pintar y vivir”, y así lo hizo, pintó hasta sus últimos momentos, dejando al patrimonio cultural de nuestro país una importante colección de óleos, carteles y dibujos.

Síntesis biográfica

Nace el 24 de agosto de 1912, en La Habana. Es el quinto de ocho hermanos: seis hembras y dos varones. Su madre, Amelia Alejandrina Álvarez Álvarez, hija de padres asturianos, fue discípula de los pintores académicos Leopoldo Romañach y Armando Menocal. Su padre, José Mariano Rodríguez Cabrera, nació en Santa Cruz de la Palma, la Palma, Islas Canarias.

De 1915 a 1920 reside en las Islas Canarias, con toda su familia. Entre 1921 y 1926 estudia en la Escuela Hermanos Maristas de La Víbora, en La Habana, hasta el quinto grado.

En 1928 ingresa en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana para cursar el bachillerato. Solicita su matrícula en la Escuela de Artes Plásticas San Alejandro, en la asignatura de dibujo del natural y modelado. En 1931 publica dos poemas en el periódico habanero El País.

En 1933 termina el bachillerato. Ingresa por segunda vez en San Alejandro. Como no existen evidencias de este hecho, es posible que haya asistido como oyente, sin inscribirse oficialmente. Participa en la huelga declarada contra la dictadura de Gerardo Machado.

Participa en el Congreso Nacional de la Liga Juvenil Comunista. Integra la Guardia Roja Juvenil que rindió honores a las cenizas de Julio Antonio Mella.

Formación y primeros pasos

Mariano comienza a pintar alrededor de 1935, año en que recibe clases del pintor Alberto Peña. En 1936 es director artístico e ilustrador de la revista Ritmo, donde aparecen sus primeras ilustraciones. En octubre de este mismo año viajó a México con el escultor Alfredo Lozano. Juan Marinello lo presenta al grupo de ayudantes de Diego de Rivera, al frente del cual estaba Pablo O´Higgins, y a Manuel Rodríguez Lozano, que sería su profesor en la Academia de San Carlos.

En 1937 participa en el Congreso Nacional de Escritores y Artistas, convocado por la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), celebrado en enero en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana. La delegación cubana estaba formada por Nicolás Guillén y Juan Marinello. Regresa a Cuba en junio. Establece amistad con René Portocarrero. Forma parte del Estudio Libre para Pintores y Escultores, como asesor de muralismo e instructor auxiliar en otras materias.

En 1938 expone por primera vez en una muestra colectiva en la II Exposición Nacional de Pintura y Escultura, en el Castillo de la Real Fuerza, donde presenta dos obras: Zora y Unidad, con esta última obtiene un tercer premio. Participa en actividades en contra del fascismo y en apoyo al pueblo español. Aparece publicada en la revista Grafos, la primera crítica individual sobre su obra, firmada por Ramón Guirao.

En 1939 pinta el mural al fresco Educación sexual, en la Escuela Normal para Maestros de Santa Clara, donde trabajan también Eduardo Abela, Amelia Peláez, Jorge Arche, González Puig, René Portocarrero y Domingo Ravenet, quien fue el promotor del proyecto y realización de los murales. Asiste al Congreso Nacional de Arte, en Santiago de Cuba, donde expone su voto en contra del intento, por parte de la comisión de pintura, de condenar el arte moderno. Durante este año, realiza dos obras fundamentales de este período: La hebra y Los niños del pozo. Presenta su primera exposición personal, en el Lyceum, La Habana, auspiciada por Víctor Manuel. Forma parte de la dirección de la revista artística y literaria ''Espuela de Plata'', donde realiza ilustraciones. Guy Pérez Cisneros publica su primer artículo sobre la obra de Mariano.

En 1940 expone en la muestra 300 años de arte en Cuba, inaugurada en la Universidad de La Habana. Obras fundamentales de este año: La paloma de la paz y Mujer con pajarera.

En 1941 ilustra ''Enemigo rumor'', libro de poemas de José Lezama Lima. Comienza a trabajar en el tema de los gallos, uno de los fundamentales de su pintura. Expone el Gallo pintado y Hombre pelando papas, entre otras obras, en la exposición de Arte Cubano Contemporáneo, en el Capitolio Nacional, La Habana. Junto con un grupo de pintores cubanos decora vidrieras de la tienda El Encanto, con el tema de La Habana.

En 1942 Mariano ilustra el poemario Claustro, de Luis Amado Blanco. Hace ilustraciones para la revista Grafos y otras publicaciones. El Museo de Arte Moderno de New York adquiere El gallo. José Lezama Lima escribe un artículo dedicado a Mariano, que inicia una extensa bibliografía del poeta sobre el pintor.

En enero de 1943 realiza una exposición personal en el Lyceum de La Habana, la cual define algunos de los más importantes elementos que caracterizarán su pintura, especialmente el color. Parece haberse alejado definitivamente de la influencia del muralismo mexicano para asimilar las enseñanzas de la Escuela de París. Por primera vez expone La mujer de la sombrilla y Paisaje con figuras. Participa en la International Water Color Exhibition Twelfh Biennal , Brooklyn Museum y en el Primer Salón Internacional de Acuarelas y Gouaches, Institución Hispano-Cubana de la Cultura, La Habana. Realiza los murales Descendimiento y Resurrección para la iglesia de Bauta, por encargo del párroco Angel Gaztelu.

En 1944 expone en el Lyceum y participa en la importante muestra Modern Cuban Painters, MOMA, Nueva York. Exhibe Los guajiros, en Les Peintres Modernes Cubaines, Port au Prince, Haití. Viaja por primera vez a Nueva York en octubre y se relaciona con maestros de la plástica universal como Picasso y Cézanne. Regresa a Cuba a principios de 1945. Ilustra para le revista Nadie parecía. Forma parte del comité editor de la revista cultural Orígenes desde su fundación. Se emite un sello de correo con el dibujo Xerez y Torres descubren el tabaco. Aparece por primera vez el paisaje como tema principal de su pintura. Vuelve a los Estados Unidos y expone en la Feigl Gallery, de Nueva York. Ilustra Aventuras sigilosas, de José Lezama Lima.

En 1946 Mariano viaja nuevamente a los Estados Unidos y vuelve a exponer en la Feigl Gallery. Exhibe en la Exposición de pintura cubana moderna, Palacio de Bellas Artes de México y en 11 pintores cubanos, presentada en Argentina. Aparece la novela Estrella Molina, de Marcelo Pogolotti, con viñetas de Mariano.

En 1947 inicia la serie de Naturalezas muertas, en dibujos y óleos. Viaja nuevamente a los Estados Unidos en 1948 y expone una vez más en la Feigl Gallery. Participa en la creación de la Asociación de Pintores y Escultores de Cuba (APEC). Ilustra el libro Poesías I. Elegías, de Lorenzo García Vega.

En 1949 se presenta la exposición Lozano-Mariano en el Lyceum de La Habana. Ilustra el libro Céspedes, el precursor, de Rafael Estéger y la portada de La calzada de Jesús del Monte, de Eliseo Diego. Realiza por encargo los vitrales de la Virgen de Fátima y de San José, para la Iglesia de Bauta.

Ya para la década del cincuenta era un artista reconocido y de gran madurez expresiva. Obtiene en 1950 uno de los premios del IV Salón Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, con la obra Pescador. Los temas marinos, que había abordado con anterioridad, representan entre 1950 y 1951 el núcleo fundamental de su creación artística. Ilustra La belleza que el cielo no amortaja. Comienza a decorar cerámica en el Taller de Santiago de Las Vegas.

En 1951 exhibre por última vez en la Feigl Gallery. Participa en el V Salón Nacional de Pintura, Escultura y Grabado y en Art Cubain Contemporain, en el Museo de Arte Moderno de París.

En 1952 expone en el Lyceum por segunda vez con el escultor Alfredo Lozano. Comienza el mural al fresco El dolor humano, en el vestíbulo del edificio del Retiro Odontológico, La Habana, hoy Escuela de Economía. En este año pinta su cuadro Gallo, donde el color negro suplanta los tonos más vivos y realistas de sus gallos anteriores. En 1953 se realiza la exposición Los gallos de Mariano, primer intento por demostrar el desarrollo de esta temática en la obra del pintor. Ilustra el libro Vida de Martí con lecturas complementarias, de Rafael Esténger.

En 1954 Mariano participa en la exposición Plástica cubana contemporánea, conocida como Anti Bienal, realizada en el Lyceum como protesta contra con la II Bienal Hispanoamericana de Arte auspiciada por la dictadura de Batista y el gobierno español, con la cual se inauguraría el edificio del Museo Nacional de Bellas Artes.

En 1955 se presenta la exposición retrospectiva Paisaje y figura, que incluye obras comprendida entre 1942 y 1955. De este año es la obra Malabaristas. Mariano realiza el dibujo del Eolo que identificaría a la revista Ciclón. En 1956, conjuntamente con Wifredo Lam, gana el concurso para la realización de dos murales. El de Mariano es en cerámica, titulado Boumerang, para la entrada por la calle N del edificio del Retiro Médico. Participa en la exposición Homenaje a Guy Pérez Cisneros. Su obra Gallo amarillo obtiene premio en el VIII Salón Nacional de Pintura y Escultura.

En 1957 viaja durante varios meses por Italia, Francia, Portugal, España y Estados Unidos. Conoce la obra de Goya. Realiza el mural del lobby del edificio de la calle E No. 461, en La Habana. Expone en el Lyceum. En 1958 viaja a Venezuela y expone en el Museo de Bellas Artes de Caracas y en el Centro de Bellas Artes de Maracaibo.

En 1959 triunfa la Revolución cubana y Mariano viaja a China, invitado a los festejos por el X Aniversario de la República Popular China, visita además la Unión Soviética, Checoslovaquia y Estados Unidos. Exhibe dos obras en la 5ta Bienal de Sao Paulo. Publica en Lunes de Revolución sus criterios sobre las alternativas del arte cubano.

Obras suyas se incluyen en la exposición Pintura cubana contemporánea que en 1960 recorre México, Venezuela, Uruguay y Brasil. De 1959 a 1961 fue Consejero Cultural de la embajada cubana en la India. Realiza una de sus más significativas obras Mezquita de Jama Masjid. Pinta La mujer del Sari Blanco.

De regreso a Cuba en 1961 fundó y presidió la Sección de Artes Plásticas de la Unión de Escritores y Artistas. En octubre comienza a trabajar en la Casa de las Américas, de la que será su presidente entre 1980 y 1982. Participa en la Bienal de Sao Paulo. Diseña la escenografía y el vestuario del ballet Estudio rítmico, con coreografía de Alberto Alonso.

En 1962 es nombrado director del Departamento de Artes Plástica de la Casa de las Américas, donde funda la Galería Latinoamericana. Participa en la Exposición de pintura cubana, que itinera por varios países socialistas. En 1963, expone óleos y dibujos en la Galería de La Habana, que había sido inaugurada el año anterior con una exposición de Mariano. Participa en la exposición Pintura contemporánea cubana organizada por la Casa de las Américas y expone en la VII Bienal de Sao Paulo. En 1964 viaja a Polonia, Checoslovaquia y Gran Bretaña. Participa en el Salón 1964 y representa a Cuba en el Festival Internacional de Pintura y Escultura, Sopot, Polonia, con una muestra personal de 18 obras.

En 1965 Mariano diseña la portada de la edición cubana de la novela Nana, de Emile Zola. Expone óleos y dibujos en la Galería de La Habana. Aborda el tema de la música, que había aparecido en su obra en la década del 40, en cuadros como Filin y Mozambique. En 1966 realiza una exposición personal en la galería Atelier, de El Cairo. Participa en la muestra Pintura Cubana Contemporánea que se exhibe en la galería Due Mondi, en Roma y luego en Viena y Praga. En 1967 inicia su serie Frutas y realidad, que se prolongará hasta aproximadamente 1973. Viaja a Canadá y México. Participa en el Salón de Mayo de París. Es miembro del Comité Nacional Preparatorio del Congreso Cultural de La Habana. En 1968 sus obras se incluyen en la exposición Maestros cubanos, presentada en México con motivo de la celebración en ese país de las Olimpiadas. En 1969 viaja a Finlandia, Suecia y Francia.

En 1970 Mariano es invitado a la toma posesión del presidente electo Salvador Allende en Chile. Participa en el Salón 70 celebrado en La Habana. Es nombrado vicepresidente de la Casa de las Américas.

En 1971 participa en el I Congreso Nacional de Educación y Cultura y en 1972 dirige el I Encuentro de Plástica Latinoamericana en la Casa de las Américas. En 1973 organiza el proyecto expositivo de ambientaciones y murales Imágenes de Cuba. Participa en el II Encuentro de Plástica Latinoamericana. Trabaja nuevamente la cerámica, realiza una serie de mesas con los temas del gallo y frutas. En 1974 viaja a Kingston, Jamaica, a la inauguración de la exposición Cuba: Line and colors. Realiza un mural de cerámica para la Escuela Vocacional Lenin, en La Habana, en colaboración con Marta Arjona. Es miembro del jurado del IV Salón Juvenil de Artes Plásticas. Comienza a emplear, a partir de sus obras Las carolinas y XIV Aniversario, el acrílico en lugar del óleo utilizado hasta entonces. En 1975 presenta sus obras en Panorama del arte cubano, inaugurado en el Museo de Arte Moderno en México y se organiza en Bellas Artes, en La Habana, una retrospectiva de su pintura con más de 350 obras. Mariano es jurado de artes visuales en el concurso 13 de Marzo de la Universidad de La Habana.

En 1976 Mariano viaja a México para realizar un vitral de 23 metros de largo por 2 de alto con planchas de acrílico en colores para la edificio de la embajada cubana. Ofrece una conferencia en el Instituto Nacional de Cultura de Panamá y es invitado a Colombia a la celebración de la Bienal Americana de Artes Gráficas. Recibe la Orden Cirilo y Metodio de Segundo Grado que otorga Bulgaria. Participa en México en la realización del mural colectivo Canto a Martí, en el Centro Cultural que ostenta su nombre en la capital mexicana.

En 1977 viaja a Costa Rica al frente de una delegación cultural. Es nombrado asesor del Ministerio de Cultura. Expone Gallos y masas, en la inauguración de la Galería de la Casa de Cultura del municipio Plaza de la Revolución, lugar donde se encontraba la galería del Lyceum. Participa en la Muestra de Arte Cubano en el Museo de Arte Moderno de la Villa de París. En 1978 pinta tres murales exteriores de setecientos metros cuadrados en el Círculo Social Obrero José Luis Tasende. Viaja a Colombia para coordinar la edición de la carpeta de serigrafías Cuba-Colombia. Raíces comunes. Es delegado al I Encuentro de Críticos de Arte y Artistas Iberoamericanos que se realiza en Venezuela. Visita Bulgaria con motivo de una muestra retrospectiva. Se exhiben sus cerámicas en la Retrospectiva de cerámica cubana organizada por el Museo de Artes Decorativas de La Habana. En 1979 viaja a varios países latinoamericanos. Participa en la organización del Festival Carifesta 79 celebrado en La Habana y en el III Encuentro de Plástica Latinoamericana, en Casa de las Américas.

En 1980 expone obras de la serie Masas, en el Museo Nacional. El Ballet Nacional de Cuba estrena Frutas y realidad, inspirada en la obra homónina no. 13, 1970, de Mariano. Viaja a Bulgaria al frente de la delegación cubana que participa en la Jornada de la Cultura Latinoamericana en ese país. En 1981 recibe la Orden Félix Varela de Primer Grado, máxima condecoración del Consejo de Estado cubano a personalidades de la cultura. Es elegido diputado a la Asamblea Nacional. Preside el Encuentro de Intelectuales por la Soberanía de los Pueblos de Nuestra América. Se realiza su Exposición Retrospectiva (1937-1981) en el Museo de Arte Moderno de México y otra en la sala Benjamín Carrión, de la Casa de Cultura de Guayaquil, en Ecuador. Forma parte del jurado del I Premio del XV Salón Nacional de Pinturas de la Fundación Guayaquil. Ilustra Juana y otros poemas personales de Roberto Fernández Retamar.

En 1982 viaja a Nicaragua para asistir a la reunión del Comité Permanente del Encuentro de Intelectuales por la Soberanía de los Pueblos de Nuestra América. Muestra una exposición personal con el tema de las Masas, en Galería Habana.

En 1983 asiste a la toma de posesión del presidente Raúl Alfonsín, en Argentina. Expone en el Colegio de Quito, Ecuador. En 1984 viaja a Portugal, invitado al Festival del semanario Avante. Una exposición que reúne pinturas y dibujos suyos se muestra en la Casa de las Exposiciones de Moscú. Preside el jurado internacional y participa fuera de concurso en la I Bienal de La Habana. Da inicio a la serie Fiesta del amor.

En 1985 su proyecto de valla es seleccionado para su realización en el evento Arte en la carretera, que dotaría a una autopista cercana a La Habana de una serie de obras de significativos autores nacionales. Preside el Comité Permanente del II Encuentro de Intelectuales por la Soberanía de los Pueblos de Nuestra América. En 1986 exhibe lámparas y vitrales en la II Bienal de La Habana, como invitado de honor.

Vuelve en 1987 a decorar cerámica y modela piezas en terracota. Participa en el proyecto textil Telarte. Exhibe en la Galería Habana La fiesta del amor, que recoge obras de esta serie realizada a partir de 1984.

En 1988 viaja a Islas Canarias con una exposición antológica de su obra (1937-1987). Ilustra la portada y la contraportada de la edición crítica de la novela Paradiso, de Lezama Lima. En 1989 recibe el título de Doctor Honoris Causa en Arte del Instituto Superior de Arte y la Medalla Haydée Santamaría. Fallece en La Habana el 25 de mayo de 1990. Aparece el libro de poemas Rendición de cuentas, del poeta panameño Manuel Orestes Nieto, con ilustraciones de Mariano.

Desempeño artístico

Cuando se otorgó a la Casa de las Américas la condición de Monumento Nacional, con lo que se enriqueció nuestro Patrimonio tangible e intangible,
El artista en el taller. A sus espaldas, Segunda Declaración de La Habana, 1962 [1]
pensaba en Mariano Rodríguez, el pintor de la luz, la sensualidad y la alegría que se desbordaba en sus lienzos, una de las grandes personalidades de la Plástica cubana del siglo XX y que, en 1963, pasó a integrar el colectivo de la Casa llamado por Haydee Santamaría, a quien secundó desde 1970 en calidad de vicepresidente de esa institución y a quien sucedió en la presidencia desde 1980 hasta 1986, cuatro años antes de su fallecimiento.

Un amigo suyo, entrañable para Cuba, el escritor uruguayo Mario Benedetti afirmó de la obra pictórica de Mariano:

Cuando la crítica trató de encasillarlo, cuando intentó subordinarlo a algún rasgo peculiar, definitorio, paradójicamente sólo pudo echar mano a los adjetivos de la insubordinación, y así se dice que su pintura es exuberante, alegre, dinámica, esencial. Por algo el gallo le acompañó de alba en alba (nunca despide al sol; siempre lo anuncia). Cada jornada o etapa de su obra incluye una alegría temprana, como un gallo, una alegría que a veces puede venir maniatada y convicta, pero Mariano supo siempre cómo desatarla, intuyó que en el nuevo amanecer volverían a cantar los gallísimos sueños…

Y es que ese habanero universal, que con dieciséis años ingresó en  San Alejandro, en la asignatura para cursar Dibujo natural y Modelado, y que hizo de las Artes Visuales su lenguaje más íntimo, es uno de esos continuos dentro de la Cultura cubana y, también, de toda nuestra América.

Trayectoria

Hombre con guitarra 1954 No olvidemos además que sus vínculos con México fueron esenciales en su formación artística, como lo fue su tránsito por el emblemático Estudio Libre de Pintores y Escultores, y su presencia renovadora dentro de la transformación de la expresión de la plástica cubana, en la proyección de la vanguardia.

Como también lo fue su presencia en el mundo de las Revistas literarias, desde su participación en la revista Espuela de plata, antecedente del Movimiento de los origenistas, hasta su sostenida presencia en las páginas de Orígenes, de cuyo comité editor fue miembro desde su fundación y en Nadie parecía, así como en la edición de poemarios que contaron con sus diseños e ilustraciones, de amigos suyos como José Lezama Lima y Eliseo Diego, con Enemigo Rumor, del primero y En la calzada de Jesús del Monte, del segundo lírico que hemos mencionado.

En Cuba, como en los Estados Unidos, Francia, México y otros países, estaría Mariano.

Y la explosión de sus gallos, desde aquel “Gallo amarillo” con el que ganó el premio en el VIII Salón Nacional de Pintura y Escultura, para después emprender su viaje, y ganar en nuevas dimensiones estéticas por Italia, Francia, Portugal, España y Estados Unidos entre otros. Después con la Revolución, y reconocido como figura de la plástica cubana contemporánea, se presentaría con sus obras en Nueva York, dentro de la exposición La pintura nueva de los Estados Unidos, exhibida en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y en la Bienal de Sao Paulo, Brasil. Y mientras sus piezas se muestran en la exposición Pintura contemporánea cubana por México, Brasil, Venezuela y Uruguay, Mariano enrumba hacia la India, como consejero cultural, vivencias que se expresarán en su paleta.

Figura con gallo 1959 Estuvo en el congreso fundacional, en 1961, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, cuya sección de Artes Plásticas presidió hasta que comenzó en la Casa de las Américas, también como director del Departamento de Artes.

Más tarde, en la Galería de La Habana vuelve a exponer y cuenta, en el catálogo, con las palabras de su entrañable amigo José Lezama Lima.

En los 70 estará en el Salón de Mayo, de París, y continúa su labor creativa, que jamás abandonó, con sus responsabilidades en la Casa, vida y producción que la documentalista cubana Marisol Trujillo atraparía en el documental Mariano.

En la última década de su existencia, el pintor encontraría un nuevo sujeto pictórico, que él llamaría Masas, serie que expondría primero en el Museo Nacional de La Habana, al tiempo que algunos de sus cuadros serían traducidos al lenguaje de la danza, como Frutas y realidad, que fue coreografiado por Gladys González y estrenado en el VII Festival Internacional de Ballet de La Habana.

En esa misma década recibiría varios homenajes y galardones como la Orden Félix Varela de primer grado, máxima condecoración del Consejo de Estado de la República de Cuba, y presenta la Exposición retrospectiva (1937-1981) en el Museo de Arte Moderno de México y otra en Ecuador, en la sala Benjamín Carrión de la Casa de Cultura de Guayaquil, país sudamericano al que viaja como miembro del jurado del I Premio del XV Salón Nacional de Pinturas de la Fundación Guayaquil.

Se le rinde tributo, en Cuba, con la categoría de Doctor Honoris Causa en Arte del Instituto Superior de Arte y la Medalla Haydee Santamaría, que le entrega su Casa.

Galería

Referencia

  1. Bohemia

Fuentes

  • Personalidades cubanas del siglo XX, Leonardo Depestre Catony, Luis Ubeda Garrido.
     
  • Mariano. Centro Cultural del Conde Duque. 1998