Cebolla

De EcuRed
Este artículo trata sobre Cebolla. Para otros usos de este término, véase Cebolla (desambiguación).
Cebolla
Información sobre la plantilla
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Clase:Liliopsida
Orden:Asparagales
Familia:Amaryllidaceae
Subfamilia:Allioideae Tribu: Allieae
Cebolla (Allium cepa). Planta herbácea bienal de la familia de las amarilidáceas. En el primer año de cultivo tiene lugar la "bulbificación" o formación del bulbo, mientras que el segundo año se produce la emisión del "escapo floral" o fase reproductiva. Las variedades de cebolla (cultivadas) se clasifican principalmente de acuerdo con su picor (dulce o picante) y su empleo (bulbos secos o racimos verdes). Los bulbos pueden ser blancos, rojos o amarillos. Las variedades difieren de modo manifiesto por su forma de mantener la calidad y en su respuesta a la duración del día.

Contenido

Origen

El origen primario de la cebolla se localiza en Asia central, y como centro secundario el Mediterráneo, pues se trata de una de las hortalizas de consumo más antigua. Las primeras referencias se remontan hacia 3.200 a.C. pues fue muy cultivada por los egipcios, griegos y romanos. Durante la Edad Media su cultivo se desarrolló en los países mediterráneos, donde se seleccionaron las variedades de bulbo grande, que dieron origen a las variedades modernas.

Especies relacionadas

Las especies relacionadas son la variedad porro o puerro (A. porrum), el ajo (A. sativum), la cebolla welsh (A. fistulosum), el chalote o la cebolla ascalonia (A. ascalonícum) y la variedad cebollino (A. schoenoprasum).

Descripción

En cuanto a su morfología, la cebolla presenta un sistema radicular formado por numerosas raicillas fasciculadas, de color blanquecino, poco profundas, que salen a partir de un tallo a modo de disco, o "disco caulinar". Este disco caulinar presenta numerosos nudos y entrenudos (muy cortos), y a partir de éste salen las hojas. Las hojas tienen dos partes claramente diferenciadas: una basal, formada por las "vainas foliares" engrosadas como consecuencia de la acumulación de sustancias de reserva, y otra terminal, formada por el "filodio", que es la parte verde y fotosintéticamente activa de la planta. Las vainas foliares engrosadas forman las "túnicas" del bulbo, siendo las más exteriores de naturaleza apergaminada y con una función protectora, dando al bulbo el color característico de la variedad. Los filodios presentan los márgenes foliares soldados, dando una apariencia de hoja hueca. Las hojas se disponen de manera alterna.

La bulbificación tiene lugar como consecuencia de un aumento del fotoperiodo (periodo de iluminación diurna) acompañado de un ascenso de las temperaturas, ya que la cebolla es una planta de día largo.

El segundo año, al producirse unas condiciones ambientales favorables, tiene lugar la fase reproductiva. Esto se traduce en la emisión de un tallo o escapo floral que alcanza en torno a 1 m de altura, hueco en su interior y abombado en su parte basal. Este escapo culmina en un "capuchón" formado por tres brácteas que, en el momento de la floración, se abren dejando al descubierto la inflorescencia. Ésta es de tipo umbela y presenta numerosas flores monoclamídeas de color blanco-verdoso. Las flores están formadas por 6 tépalos, 6 estambres y un gineceo tricarpelar sincárpico con ovario súpero y trilocular, con dos primordios seminales por cada lóculo. La polinización es entomófila. El fruto es de tipo cápsula, conteniendo semillas pequeñas (1 g = 250 semillas), de color negro, que presentan una cara plana y la otra convexa. Su viabilidad desciende un 30% el segundo año, y un 100% el tercero.

Composición del bulbo

El bulbo de la cebolla está compuesto por células que tienen un tamaño relativamente grande y poseen formas alargadas u ovaladas. Dichas células se encuentran unidas entre sí por una sustancia llamada péctico (que es producida por la pared celular), cuya función es darle estructura firme y protección al "fruto" de la Allium cepa.

Otra característica muy importante del bulbo es que su estructura consta en su mayoría de hojas; es decir, los nomófilos de la planta, que surgen de un tallo abreviado o disco apenas perceptible, y cuyos nudos y entrenudos están muy juntos. Estas hojas se distinguen en bases foliares o vainas de reserva y en vainas de protección (hojas apergaminadas que recubren todo el bulbo).

Al trozarlo y romperse sus células unos aminoácidos con grupos sulfuro contactan con unos enzimas específicos y se produce sulfóxido de tiopropanal, que es una sustancia irritante que tiene como objetivo la defensa frente a depredadores. Ese es el motivo por el cual es conveniente cortarlas bajo un chorro de agua.

Ciclo vegetativo

Se distinguen cuatro fases:

  • Crecimiento herbáceo.Comienza con la germinación, formándose un tallo muy corto, donde se insertan las raíces y en el que se localiza un meristemo que da lugar a las hojas. Durante esta fase tiene lugar el desarrollo radicular y foliar.
  • Formación de bulbos.Se inicia con la paralización del sistema vegetativo aéreo y la movilización y acumulación de las sustancias de reserva en la base de las hojas interiores, que a su vez se engrosan y dan lugar al bulbo. Durante este periodo tiene lugar la hidrólisis de los prótidos; así como la síntesis de glucosa y fructosa que se acumulan en el bulbo. Se requiere fotoperiodos largos, y si la temperatura durante este proceso se eleva, esta fase se acorta.
  • Reposo vegetativo.La planta detiene su desarrollo y el bulbo maduro se encuentra en latencia.
  • Reproducción sexual.Se suele producir en el segundo año de cultivo. El meristemo apical del disco desarrolla, gracias a las sustancias de reserva acumuladas, un tallo floral, localizándose en su parte terminal una inflorescencia en umbela.

Requerimientos edafoclimaticos

Es muy sensible al exceso de humedad, pues los cambios bruscos pueden ocasionar el agrietamiento de los bulbos. Una vez que las plantas han iniciado el crecimiento, la humedad del suelo debe mantenerse por encima del 60% del agua disponible en los primeros 40 cm. del suelo. El exceso de humedad al final del cultivo repercute negativamente en su conservación. Se recomienda que el suelo tenga una buena retención de humedad en los 15-25 cm. superiores del suelo. La cebolla es medianamente sensible a la acidez, oscilando el pH óptimo entre 6-6.5.

Prefiere suelos sueltos, sanos, profundos, ricos en materia orgánica, de consistencia media y no calcáreos. Los aluviones de los valles y los suelos de transporte en las dunas próximas al mar le van muy bien. En terrenos pedregosos, poco profundos, mal labrados y en los arenosos pobres, los bulbos no se desarrollan bien y adquieren un sabor fuerte.

El intervalo para repetir este cultivo en un mismo suelo no debe ser inferior a tres años, y los mejores resultados se obtienen cuando se establece en terrenos no utilizados anteriormente para cebolla.

Es una planta de climas templados, aunque en las primeras fases de cultivo tolera temperaturas bajo cero, para la formación y maduración del bulbo, pero requiere temperaturas más altas y días largos, cumpliéndose en primavera para las variedades precoces o de día corto, y en verano-otoño para las tardías o de día largo.

Variedades

Las variedades de cebolla (cultivadas) se clasifican principalmente de acuerdo con su picor (dulce o picante) y su empleo (bulbos secos o racimos verdes). Los bulbos pueden ser blancos, rojos o amarillos. Las variedades difieren de modo manifiesto por su forma de mantener la calidad y en su respuesta a la duración del día. Las variedades híbridas, que poseen una resistencia mayor a las enfermedades, una vida más larga de almacenaje y una calidad mejorada, desplazan con rapidez a las variedades más antiguas.

Tempranas(primavera)

  • Spring (Abril-Mayo).
  • Babosa (mayo-Junio, forma de cono invertido, muy jugosa, capa exterior amarilla).
  • Texas Early Grain (amarilla, muy precoz, pequeña).
  • Sangre de Buey (bulbo deprimido, el color morado llega a capas interiores, mayo-junio).
  • Amarillo-paja (aplanada, junio).
  • Amarilla Bermuda (aplanada, mayo-junio).

Media estación

  • Liria (medio grano porque es intermedia entre la babosa y la cebolla grano, redondeada, amarillo dorada en el exterior, junio-Julio).
  • Cristal Wax o Blanca Bermuda (cultivada en Canarias, mayo-junio).
  • Blanca de España (grande, julio).
  • Morada de España (capas exteriores moradas o coloradas, bulbo redondo, julio-Agosto).

Tardías

  • Amarilla azufre de España (tamaño grande, bulbo aplastado, color amarillo-verdoso, otoño invierno).
  • Grano, Grano de Oro o Valenciana tardía de exportación (amarillo pálido, tamaño medio- grande, septiembre-octubre).
  • Morada de Amposta (exterior rojizo, parecida a la Grano de Oro, octubre-noviembre).
  • Dulce de Fuentes de Ebro (amarilla, jugosa, ensaladas, tamaño grande, otoño).

Otros tipos

  • Cebollitas (pequeñas para encurtidos, Barletta extratemprana, Maravilla de Pompei, junio-julio).
  • Cebolla Parda (para morcillas).

Siembra

Las semillas aparecen, generalmente en el segundo año de cultivo, al final de una inflorescencia.

Las cebollas suelen reproducirse por semillas, pero algunas variedades generan pequeños bulbos junto al bulbo principal, que también se emplean para realizar nuevas plantaciones.La siembra de la cebolla puede hacerse de forma directa o en semillero para posterior trasplante, siendo esta última la más empleada.

La mejor fecha de siembra es a finales de invierno, en el Hemisferio Norte, la primera semana de Marzo.En las zonas más frías la siembra necesitará protección con campanas durante el invierno, para evitar que se malogren.

En siembra directa en el suelo, la cantidad de semilla necesaria es muy variable (4 g/m2), normalmente se realiza a voleo y excepcionalmente a chorrillo, recubriendo la semilla con una capa de mantillo de 3-4 cm de espesor.La época de siembra varía según la variedad y el ciclo de cultivo.

Sembrar a principios de primavera, enterrando la semilla a 1,5 cm en hileras separadas 25 cm entre sí. La germinación se producirá a los 21 días aproximadamente. La densidad de siembra depende del tamaño de bulbo deseado.Plantar los bulbos cada 10-15 cm en hileras separadas 25-30 cm.Trasplantar a mediados de primavera con una separación de 15 cm entre ejemplares y 25 entre hileras.Recortar la mitad de las hojas antes de plantar y no colocar los ejemplares muy enterrados.

Plagas y enfermedades

Plagas

Thrips tabaci:Esta plaga aparece fundamentalmente en plantas con 5 hojas o más de su desarrollo. Es favorecido por los períodos de escasas lluvias y temperaturas elevadas. Es importante la detección temprana de su presencia en la zona más protegida de las plantas, alrededor de las hojas nuevas, pues los tratamientos con insecticidas para su control deben realizarse con bajos niveles de infestación para lograr la mayor contención del ataque.

Ácaro del ajo: Eriophyes (Aceria) tulipae. Produce afectaciones en el cultivo en el campo haciéndose difícil su combate, por la forma en que se aloja en la planta. Durante el almacenamiento los ácaros se mantienen dentro de los bulbos dañando los dientes, los que son fuente de infestación.
Pueden también afectar al ajo los lepidópteros Prodenia sp (mantequilla), Trichoplusia nii (falso medidor) y Spodoptera frugiperda(palomilla del maíz), que no son verdaderamente plagas de consideración, salvo en ocasiones y localidades específicas. Sus larvas se alimentan de las hojas causando afectaciones si no se les controla de manera oportuna.La enfermedad más importante que afecta al ajo, por su frecuencia y severidad en Cuba, es la mancha púrpura y resultan también de mucho interés la raíz rosada y la patología no infecciosa provocada por el contaminante ozono: la mancha blanca.

Mosca de la cebolla (Phorbia antigua Meig). Las larvas miden 6-8 mm. Color gris-amarillento y con 5 líneas oscuras sobre el tórax. Alas amarillentas. Patas y antenas negras. Avivan a los 20-25 días. Ponen unos 150 huevos. Inverna en el suelo en estado pupario. La primera generación se detecta a mediados de marzo o primeros de abril. La ovoposición comienza a los 15-20 días después de su aparición. Hacen sus puestas aisladas o en conjunto de unos 20 huevos cerca del cuello de la planta, en el suelo o bien en escamas. Daños: Ataca a las flores y órganos verdes. El ápice de la hoja palidece y después muere.

Polilla (Laspeyresia nigricana Steph). El insecto perfecto es una mariposa de 15 mm de envergadura. Sus alas anteriores son de color azul oliváceo más o menos oscuro y salpicadas de pequeñas escamas amarillo ocre; las alas posteriores son grisáceas. Las larvas son amarillas de cabeza parda, de 15 a 18 mm de largo. Causan daños al penetrar las orugas por el interior de las vainas de las hojas hasta el cogollo. Se para el desarrollo de las plantas, amarillean las hojas y puede terminar pudriéndose la planta.

Gorgojo del ajo (Brachycerus algirus F.) . Mide de 4 a 5 mm de longitud, de color pardo negro, con pequeñas manchas blancas en los élitros. Daños Las larvas de color blanco destruyen los bulbos.

Nemátodos (Ditylenchus dipsaci Kuehn). Se utiliza en toda la horticultura forzada o intensiva, ya que uno de los factores principales para que se detecte su presencia es la repetición de los cultivos. En casos de verdaderos ataques las producciones son nulas. Se clasifica como endoparásito migratorio que se alimenta en el tejido parenquimoso, en tallos y bulbos. Los machos y las hembras son vermiformes los adultos miden de 0.9 a 1.8 mm de largo. La reproducción puede ser por partenogénesis o sexual. Algunas veces los ataques se localizan en principio a rodales que posteriormente se extienden a todo el cultivo. Forman “agallas” o “nódulos” en las raíces.

Minador común. Es una importante plaga insectil que ocasiona grandes pérdidas en los cultivos ya que disminuye fundamentalmente el área foliar activa de la panta. Las larvas se alimentan del mesófilo de las hojas, formando sinuosas galerías de aspecto blanquecino. Las hojas disminuyen su capacidad fotosintética y las infestaciones fuertes pueden ocasionar su desecación y deterioro.

Enfermedades

Mancha púrpura: Producida por el hongo Alternaria porri (Ellis) Cif.,se manifiesta al inicio en forma de pequeñas manchas blancas hundidas, de forma circular, elíptica o irregular que posteriormente toman coloración rojiza o púrpuras rodeadas por un halo amarillento. El hongo sobrevive en residuos de cosechas, así como en otras especies de plantas y se disemina por el viento. Las lluvias y las temperaturas relativamente cálidas, así como la permanencia del rocío por períodos prolongados, favorecen su desarrollo.

Raíz rosada: Esta enfermedad, producida por el hongo Pyrenochaeta terrestris (sinónimo: Phoma terrestris), se presenta en cualquier etapa de desarrollo del cultivo siendo las plantas jóvenes las más susceptibles. Las raíces adquieren coloración rosada, se arrugan y mueren. En el follaje se observa disminución de tamaño, pérdida de vigor y de coloración. Los bulbos infectados se desarrollan lentamente y no adquieren el calibre deseado. Este hongo se disemina con el agua de riego, el drenaje, los zapatos y durante las labores de cultivo y sobrevive por períodos de tiempo prolongados en el suelo a profundidades de 6 pulgadas o más.

Mildiu (Phytophthora infestans) . Es de consideración tanto al aire libre como en horticultura en invernadero. En la primera forma es más fácil de controlar que en invernadero. El desarrollo del hongo se ve favorecido por temperaturas comprendidas entre 11 ºC y 30 ºC, acompañadas de humedad ambiental elevada. Los daños se presentan como manchas en hojas y tallos. Dichas manchas son de color pardo oscuro (necróticas) de forma irregular, pero por lo general redondeadas. Aparecen en el envés de la hoja. Si las condiciones ambientales le son favorables (humedad-temperatura), su desarrollo es vertiginoso, acabando en numerosas ocasiones con la planta.

Roya (Puccinia allii, P. porri). El más sensible de todos los cultivos que ataca es el ajo. Suele ser bastante sensible y por tanto en la mayoría de las ocasiones suele ser grave cuando se repite mucho el cultivo. Frecuentemente aparecen los primeros síntomas a principios de mayo. Origina manchas pardo-rojizas que después toman coloración violácea. Las hojas se secan prematuramente como consecuencia del ataque.

Peronospora schaleideni . Produce vellosidad blanquecina en hoja, que amarillea y muere rápidamente. Como consecuencia de ella suele aparecer el mildiu.

Podredumbre blanca interior “Boixat” (Sclerotium cepivorum) . Permanece en el suelo largo tiempo (entre 3 y 8 años). La temperatura óptima para su desarrollo se encuentra entre los 18ºC y los 20ºC, aunque puede comenzar la reproducción a partir de los 2ºC. El desarrollo decrece al aumentar la temperatura sobre los 20ºC. Los daños pueden producirse inmediatamente después del trasplante.

  • Dificulta la germinación.
  • Las hojas adquieren color amarillento que puede comenzar por la unión con el tallo.
  • Podredumbre blanca interior de las plantas afectadas.
  • Las plantas afectadas carecen casi por completo de raíces.
  • Teniendo presente las condiciones para su desarrollo, los ataques más graves suelen presentarse al final del ciclo vegetativo.

Peronospora herbarum. Es una forma imperfecta de las alternarias. Produce manchas necróticas más o menos circulares en tallos, hojas y frutos. En hojas hay veces que se rodea de una aureola amarilla.

Botrytis o moho gris (Botrytis cinerea) . Cultivos a los que ataca: Tomate, pimiento, ajo y otros. Es muy importante en invernaderos debido a las condiciones ambientales favorables a la reproducción del hongo. Normalmente vive sobre órganos secos. La infección puede producirse a partir de una poda. Ataca a tallos, hojas y algunas veces al fruto por la zona peduncular.

Usos

Estimula el apetito y regulariza las funciones del estómago, es diurética, por lo tanto es un medio importante, como depurativo del organismo. También es muy buena para todas las afecciones respiratorias, cuando tenemos tos, catarro, resfrío, gripe, bronquitis, si nos preparamos el jugo de 1 cebolla junto con el jugo de 1 limón y 2 cucharadas de miel y lo tomamos caliente nos ayudará a recuperarnos. No debemos olvidar que las cebollas crudas o cocidas o también su jugo, funcionan muy bien en caso de estreñimiento.

Es un gran desinfectante, por lo tanto comerla sobre todo cruda, nos ayuda a protegernos contra las enfermedades infecciosas.. Otras de sus propiedades es que nos ayuda a combatir la caspa y la caída del cabello, haciéndonos fricciones en la cabeza, con su jugo frecuentemente. Contiene vitaminas y sales minerales, azufre, fósforo, hierro, calcio, sodio, magnesio etc..... Para aquellos que son diabéticos, incorporar la cebolla a su tratamiento es muy importante ya que ellos necesitan depurar su sangre y la cebolla ayuda a depurarla, desinfectándola, ya que actúa eliminando las impurezas de la sangre, tornándola más limpia y pura y por lo tanto con más defensas. Como punto final les sugerimos, aprovechando de la generosidad y de los conocimientos del Señor Kozel, esta fórmula sencilla para ayudarnos a limpiar y rejuvenecer nuestro cutis. Estimula numerosas funciones orgánicas, pues es diurética, cardiotónica e hipoglucemiante.

Tiene asimismo propiedades antisépticas y emenagogas (regulación del ciclo menstrual). Reduce, al igual que el ajo, la agregación plaquetaria (peligro de trombosis), así como los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico en la sangre. De manera general, favorece el crecimiento, retrasa la vejez y refuerza las defensas orgánicas, sobre todo frente a agentes infecciosos.

Edemas, oligurias (escasa formación de orina); congestión de los órganos pelvianos en la mujer y prostatismo en el hombre.

La cebolla es imprescindible en la cocina pues es uno de los condimentos más empleados en la cultura gastronómica mediterránea.Gracias a su jugosidad, la cebolla permite cocinar con muy poco aceite y agua. Encurtida, frita, rebozada, hervida, al horno o cruda la cebolla es deliciosa.

Propiedades

La cebolla, sana y nutritiva, esconde numerosas propiedades medicinales entre sus capas y además resulta muy versátil en la cocina. La cebolla es rica en minerales y oligoelementos: calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre, bromo, ... También abundan la vitaminas A, B, C y E. Además alberga un aceite esencial que contiene una sustancia volátil llamada alilo, con propiedades bactericidas y fungicidas.

Es interesante su contenido en glucoquinina, una sustancia hipoglicemiante considerada la «insulina vegetal», pues ayuda a combatir la diabetes. Sus enzimas favorecen la fijación de oxígeno por parte de las células, colaborando en la función respiratoria. En cuanto a sus componentes principales son: agua (89%), glúcidos (8,6 g), fibra (1,6 g), proteínas (1,2 g) y grasas (0,2 g), con 38 calorías por 100 g.

Componentes activo principales

  • Aminoácidos: Ácido glutamínico, argenina, lisina, glicina...etc.
  • Minerales: Principalmente: Potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, azufre y, en cantidades menores: hierro,manganeso, zinc cobre y selenio.
  • Vitaminas: Vitamina C, Ácido fólico, Vitamina E.
  • Aceite esencial con muchos componentes sulfurosos: disolfuro de atilpropilo, metilaliína, cicloaliína...etc.
  • Ácido tiopropiónico:
  • Quercetina : tratamiento de la debilidad capilar.
  • Aliina, en menor cantidad que el ajo.

Compra y conservación

A la hora de la compra se deben elegir los ejemplares que tengan el bulbo firme, sin brotes y que conserven intacta la piel, que ha de ser crujiente. Para conservarlas bien no es recomendable introducirlas en el frigorífico. Por el contrario, se deben guardar en un lugar seco y ventilado, donde no tengan la luz directa, y colocadas sin amontonar.

Valores nutricionales

Composición por 100 g (Aprifel)

Nutrientes Valor Nutrientes Valor
Energía43 kcal.Agua 89%
Glúcidos7,1%.Lípidos0,2%
Proteínas1,3%.Fibra2,1%.
Calcio 25 mg.Magnesio10 mg
Potasio 170 mg.Hierro 0,3 mg.
Vitamina C7 mg.Vitamina B1 0,06 mg.
Vitamina B3 0,3 mg.Vitamina B6 0,14 mg.
Vitamina B90,02 mg.Vitamina E0,14 mg.

La cebolla es un alimento que debe ser incluido definitivamente en nuestra alimentación. Posee una potente acción contra el reumatismo, de manera similar al ajo (ambas se encuentran en la misma familia taxonómica). Esta disuelve el ácido úrico (responsable de la enfermedad de la gota, que afecta a los riñones y las articulaciones), lucha contra las infecciones gracias a sus sales de sosa y su potasa, que alcalinizan la sangre.

Sin embargo, el consumo excesivo de cebolla cruda provoca un molesto olor que queda impregnado en la persona que realiza la ingesta, olor que puede permanecer varias horas en la boca del individuo. Además, se sabe que el consumir cebolla con limón y sal, aumentan dicho aroma. Después de haber comido cebolla (sobre todo cruda, que es la que más olor de boca deja) es útil enjuagarse la boca muy bien varias veces (unas 5) con agua antes de lavarse los dientes con la pasta dental. De esta forma gran parte de lo que huele se irá disuelto en el agua y será bastante difícil distinguir el olor a cebolla en el aliento.

La cebolla sobre todo la roja ayuda a prevenir la osteoporosis, gracias a su alto contenido del flavonoide quercetina, antioxidante de la familia del polifenol, cuya actividad es superior a la de las isoflavinas.

Virtudes principales

  • Presenta quercitina que protege al sistema cardiovascular.
  • Limitación de las infiltraciones de líquido seroso en los órganos, lo que corre peligro de provocar edemas.
  • Eficacia demostrada sobre el sistema urinario y sobre la próstata, el mejor tránsito, la limitación de las infecciones.

Además contiene

  • Fósforo, "facilitando" el trabajo intelectual.
  • Silicio, el cual mejora la elasticidad para las arterias y compuestos que favorecen la fijación del calcio en los huesos.
  • Sin contar las vitaminas A, B, C, más los beneficios en azufre, hierro, yodo, el potasio, y dosis moderadas de sodio.

Fuentes