Saltar a: navegación, buscar

Emilio Roig

Emilio Roig
Información sobre la plantilla
Emilio roig.jpg
Abogado, escritor e historiador cubano. Fue el primer Historiador de la La Habana
NombreEmilio Roig de Leuchsenring
Nacimiento23 de agosto de 1889
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento8 de agosto de 1964
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
EducaciónDoctor en Derecho Civil y Notarial
Alma materUniversidad de La Habana
OcupaciónHistoriador de La Habana
SucesorEusebio Leal
Obras destacadas-La Enmienda Platt, una interpretación de la realidad cubana (1935)
-Martí en España (1938)
-La guerra libertadora cubana de los 30 años: 1868-1898 (1958).

Emilio Roig de Leuchsenring. Historiador, etnólogo, periodista y patriota cubano. Fue el primer Historiador de La Habana en 1935. evolucionario esencial aunque no militó en partido alguno, pero estuvo siempre en el grupo de vanguardia de la sociedad, comprometido con las causas justas y democráticas. Se une a organizaciones como la Liga Antiimperialista de Cuba, fundada por Carlos Baliño y Julio Antonio Mella, y en el Grupo Minorista, donde cierran filas junto a Rubén Martínez Villena y Juan Marinello, como escritor revolucionario junto a Alejo Carpentier, a quienes La Habana resulta lugar propicio para articular sus fecundas tareas.

En 1942 es electo Presidente de la Sociedad de Librepensadores de Cuba. Es miembro de la Corporación de Turismo de Cuba. Preside y organiza el Primer Congreso Nacional de Historia y los sucesivos. En 1944, miembro de la Junta Nacional de Arqueología y Etnología.Al año siguiente, integra la directiva del Instituto de Intercambio Cultural Cubano-Soviético. Fundador en 1940 y presidente de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales. Periodista colegiado en 1943. Dirigió el Archivo Histórico Municipal. Fue miembro de la Junta Nacional de Arqueología y Etnología, del Colegio Nacional de Periodistas, de la Comisión de Monumentos, Edificios y Lugares Históricos y Artísticos Habaneros, de la Sociedad Cubana de Derecho Internacional, del Colegio de Abogados de La Habana y de otras instituciones.

Síntesis biográfica

Nació en La Habana el 23 de agosto de 1889.

Estudios

Cursó sus primeros estudios en el antiguo Colegio de Belén de La Habana. En 1905, aun siendo un joven estudiante publicó su primer artículo, “Impresiones de viaje”, en el periódico Diario de la Marina. Éste éxito en el periodismo lo mantuvo activo en el oficio y cultivó diversos géneros especialmente el artículo costumbrista, la crítica política y literaria. Publicó investigaciones históricas y multitud de artículos de actualidad.

Se graduó de Bachiller en Letras y en Artes en el Instituto de la Habana (1908). En 1912, su trabajo « ¿Se puede vivir en La Habana sin un centavo?» ganó el primer premio en el concurso de artículos humorísticos convocado por la revista El Fígaro. Colaboró en la Revista Jurídica (1912-1913). Desde 1913 fue redactor y jefe de redacción de Gráfico. Fue director de la Revista de Derecho (1913-1917). Fue jefe de despacho del Primer Congreso Jurídico Nacional (1916). Redactor de la revista Social (1916-1920). Se graduó en la Universidad de La Habana de Doctor en Derecho Civil y Notarial (1917).

Labor política y cultural

Revolucionario esencial aunque no militó en partido alguno, pero estuvo siempre en el grupo de vanguardia de la sociedad, comprometido con las causas justas y democráticas. Se une a organizaciones como la Liga Antiimperialista de Cuba, fundada por Carlos Baliño y Julio Antonio Mella, y en el Grupo Minorista, donde cierran filas junto a Rubén Martínez Villena y Juan Marinello, como escritor revolucionario junto a Alejo Carpentier, a quienes La Habana resulta lugar propicio para articular sus fecundas tareas.

A través de las Instituciones culturales que dirigió, unió a los intelectuales de todas las tendencias en pro del rescate de la historia y los valores nacionales, contra el colonialismo y el imperialismo, para ello desarrolló el estudio científico de la Historia de Cuba. Luchó y logró la preservación y restauración de lugares patrimoniales. Dictó conferencias en eventos nacionales e internacionales, trabajó incansablemente a favor de la paz y la igualdad social en Cuba y el mundo. Creó instituciones de amistad con México, Puerto Rico, España Republicana, República Dominicana, la Unión Soviética, etc. Luchó contra las dictaduras, el fascismo, el falangismo y el antisemitismo.

Apoyó públicamente a los protestantes de la Protesta de los Trece en la Academia de Ciencias y se integró a la Falange de Acción Cubana. Su bufete era el punto de reunión del Grupo Minorista. En 1924 Jorge Mañach lo consideraba el jefe de los minoristas. Fue el cronista de este movimiento regenerador. En 1935 fue designado Historiador de La Habana, cargo que mantuvo hasta su muerte, ocurrida en la propia capital el 8 de agosto de 1964. Fue esencialmente antimperialista y la mayor parte de su extensa bibliografía da cuenta de su voluntad de estudiar las diversas vías y los afanes de los Estados Unidos por adueñarse de la Isla.

En 1921 emprendió un viaje por Alemania, Francia, España, América Latina y Estados Unidos. Colaboró en los anuarios de la Sociedad Cubana de Derecho Internacional (1921-1930). Fue miembro de la Comisión Nacional Codificadora (1922). Fundador y secretario de la Revista de Derecho Internacional desde 1922 y fundador de la revista Cuba Contemporánea, de cuya redacción formó parte desde 1923.

Colaboró en Archivos del Folklore Cubano (1924). Director literario de Social a partir de 1925. Subdirector de la revista Carteles (1925-1930). Dirigió la Revista de Estudios Afrocubanos (1937). Con su trabajo Martí en España ingresó en 1938 en la Academia de la Historia. Colaboró además en El Mundo, Revista Bimestre Cubana, Alma Latina, El Teatro, Heraldo de Cuba, El País, Revista Bohemia, Revista de la Universidad de La Habana, La Discusión y Vanidades. Sus trabajos divulgaron el pensamiento antiimperialista de Martí y la penetración imperialista en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

El joven Emilio

Propone la creación de la Comisión de Monumentos, Edificios y Lugares Históricos de La Habana, que se constituye y preside. Propone crear y preside la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales. Propone la creación y crea el Museo de la Ciudad.

En 1942 es electo Presidente de la Sociedad de Librepensadores de Cuba. Es miembro de la Corporación de Turismo de Cuba. Preside y organiza el Primer Congreso Nacional de Historia y los sucesivos.

En 1944, miembro de la Junta Nacional de Arqueología y Etnología.Al año siguiente, integra la directiva del Instituto de Intercambio Cultural Cubano-Soviético.

Trabajos suyos han aparecido, ya en forma de prólogos, ya en forma de ensayos, en distintas publicaciones de homenaje, como las Poesías completas (La Habana, Municipio de La Habana, 1940-1941. 2 t.), de José María Heredia; Homenaje a Martí en el cincuentenario de la Fundación del Partido Revolucionario Cubano. 1892-1942 (La Habana, Oficina del Historiador de la Ciudad, 1942); Vida y pensamiento de Martí. T. 1. (La Habana, Municipio de La Habana, 1942); La vida heroica de Antonio Maceo (La Habana, Municipio de La Habana, 1945); Banderas oficiales y revolucionarias de Cuba (La Habana, Municipio de La Habana, 1950), y Homenaje al ilustre habanero Domingo Figarola Caneda en el centenario de su nacimiento (La Habana, 1952).

Comisionado intermunicipal de La Habana de 1927 a 1935, salvo durante el período de 1931 a 1933, en que la dictadura de Gerardo Machado ocupó el Municipio. Miembro de la Liga Antifascista a favor de la República española (1939). El primero de julio de 1935 se le designó Historiador de la Ciudad de La Habana. A iniciativa suya se creó la Oficina del Historiador de la Ciudad (1936), de cuya organización se hizo cargo. Se ocupó además de sus ediciones, como los Cuadernos de historia habanera, las Actas capitulares del Ayuntamiento de La Habana y la Colección histórica cubana y americana.

Fundador en 1940 y presidente de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales. Periodista colegiado en 1943. Dirigió el Archivo Histórico Municipal. Fue miembro de la Junta Nacional de Arqueología y Etnología, del Colegio Nacional de Periodistas, de la Comisión de Monumentos, Edificios y Lugares Históricos y Artísticos Habaneros, de la Sociedad Cubana de Derecho Internacional, del Colegio de Abogados de La Habana y de otras instituciones.

Muerte

Falleció el 8 de agosto de 1964.

Publicaciones

Aunque tuvo una gran trascendía cultural en la vida de La Habana desde que asume como Historiador de la misma, publica distintos artículos en las más diversas revistas cubanas de la época y en los primeros años de la Revolución Cubana. Sin embargo sus principales libros editados o actividades fueron los siguientes:

Entre las recopilaciones con prólogos suyos y obras hechas bajo su dirección se encuentran:
El libro de Cuba (La Habana, 1925); El Ideario cubano. I, José Martí (1936). II, Máximo Gómez (1936). III, Antonio Maceo (1946), editado en los Cuadernos de historia habanera; Curso de introducción a la historia de Cuba (La Habana, Municipio de La Habana, 1937-1938. 3 t.); Hostos y Cuba (La Habana, Imp. Molina, 1939).

La revolución de Martí, 24 de febrero de 1895 (La Habana, Municipio de La Habana, 1941); Antonio Maceo. Cartas y otros documentos. T. 1. (La Habana, Cárdenas, 1950); Veinte años de actividades del Historiador de la Ciudad de La Habana. 1935-1955 (La Habana, Oficina del Historiador de la Ciudad, 1955. 5 t.); Bolívar, el Congreso Interamericano de Panamá, en 1826, y La independencia de Cuba y Puerto Rico (La Habana, Oficina del Historiador de la Ciudad, 1956); El pensamiento político de Martí (La Habana, 1960). Ha sido traducido al inglés, chino, ruso y francés. Utilizó los seudónimos Cristóbal de La Habana, El curioso parlanchín, Enrique Alejandro de Hermann, Hermann, U. Noquelovió y U. Noquelosabe.

Fue autor de libros y folletos, además de editor de diversos volúmenes, entre ellos de la primera edición cubana de "La Edad de Oro" (1932), precedida de su estudio "Martí y los niños". A partir de 1935 comienza a publicar "obras claras, sencillas y de distribución gratuita sobre temas históricos diversos": los "Cuadernos de Historia Habanera", que aparecen ininterrumpidamente hasta 1962.

En 1959 publica "El antimperialismo de Don Francisco Henríquez y Carvajal"; "Los Estados Unidos contra Cuba Libre"; "Males y vicios de Cuba republicana, sus causas y su remedio", y "Máximo Gómez, el libertador de Cuba y el primer ciudadano de la República". En 1960 ven la luz: "Hostilidad permanente de los Estados Unidos contra la independencia de Cuba"; "El presidente McKinley y el gobernador Wood, máximos enemigos de Cuba Libre" y "Los Estados Unidos contra Cuba republicana".

Un año después publica "La Casa de Gobierno o Palacio Municipal de La Habana". Los cuatro tomos de "La literatura costumbrista cubana de los Siglos XVIII y XIX"

A esta faceta poco conocida del notable escritor, historiador y periodista rindieron homenaje el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau y la Oficina del Historiador de la Ciudad al presentar, en la Feria Internacional del Libro de La Habana 2005, la compilación "Artículos de costumbres", que agrupa 42 de esos materiales. Se trata de textos ofrecen datos sobre personalidades cubanas, nombres de calles e instituciones habaneras, entre otros términos a los que alude el autor en sus trabajos, además de adicionar una relación de las publicaciones en que éstos vieron la luz.

Enlace externo

Fuentes