Saltar a: navegación, buscar

Dwight D. Eisenhower

(Redirigido desde «Eisenhower»)
Dwight D. Eisenhower
Información sobre la plantilla
Dwight David Eisenhower.jpg
Presidente de los Estados Unidos de América
34.º Presidente de los Estados Unidos
20 de enero de 1953\ - 20 de enero de 1961
PredecesorHarry S. Truman
SucesorJohn F. Kennedy
Datos Personales
NombreDwight David Eisenhower
Nacimiento14 de octubre de 1890
Denison, Texas, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento28 de marzo de 1969
Washington D.C., Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Alma materAcademia Militar de West Point
OcupaciónMilitar y Político
Conocido porIke
Partido políticoRepublicano

Dwight D. Eisenhower. Trigésimo cuarto Presidente de los Estados Unidos. General de cinco estrellas, uno de los más populares militares norteamericanos, ya que ocupó el cargo de comandante supremo de los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial y uno de los estrategas de la operación conocida como Día D.

Fue el primer Comandante Supremo de la OTAN.[1] Durante su administración aprobó el derrocamiento del presidente de Guatemala Jacobo Arbenz[2] y se organizó la fracasada invasión a Playa Girón.[3][4]

Síntesis biográfica

Primeros años

Dwight David Eisenhower nació en el estado de Texas el 14 de octubre de 1890. Al nacer fue bautizado como David Dwight, aunque su familia y amigos lo llamaban simplemente Dwight. Eisenhower fue el tercero de los siete hijos del matrimonio formado por Jacob David Eisenhower e Ida Elizabeth Stover con lejana ascendencia alemana.

En 1892 la familia se muda al estado de Kansas en donde el joven Eisenhower se gradúa en la secundaria de Abilene en 1909. En 1911 Eisenhower ingresó en la Academia Militar de West Point., donde invirtió sus nombres. Debido a que Eisenhower creció en una familia en la que su madre estaba vinculada a los Testigos de Jehová y estos no están a favor del uso de las armas, su relación con esta religión se debilitó.

Carrera como militar

A pesar de su religión, los padres de Eisenhower lo apoyaron en su carrera militar. Había sido recomendado para una cita en la academia militar por el senador por Kansas, Joseph L. Bristol.

En West Point Eisenhower participó en diversos deportes, llegando a destacarse en el fútbol americano y las carreras. Practicó también el boxeo y la equitación. Según contó posteriormente, una de las grandes decepciones que sufrió durante toda su vida, quizás la mayor, fue no poder integrar el equipo de béisbol de la academia.

En 1915 se gradúa de la academia militar con grados de subteniente, quedando dentro de la mitad superior de los graduados. La graduación de ese año fue notoria y se llegó a conocer como “la promoción donde cayeron las estrellas”, ya que 59 de los egresados llegaron a convertirse eventualmente en generales y otros más en altos oficiales.

Una de las primeras acciones militares en las que participó fue en la Expedición Punitiva para atrapar a Pancho Villa en México.[5] Posteriormente sirvió en la infantería en regimientos de Texas y Georgia.

Durante la Primera Guerra Mundial Eisenhower se encargó de adiestrar tropas para su envío al frente y aunque nunca participó en un combate real, fue ascendido a Mayor cuando finalizó la guerra.

Posteriormente sirvió hasta 1924 en la zona del Canal de Panamá bajo las órdenes del general Fox Conner. Allí estudió teoría e historia militar tutelado por Conner. Participó en otros cursos y adiestramientos por lo que fue designado como comandante de un batallón en Fort Benning , Georgia hasta 1927.

Fue luego destinado al Estado Mayor del Ejército, donde permanecería la mayor parte de su carrera, hasta 1935, año en el que acompaña al general Douglas MacArthur a las Filipinas, donde sirve como asistente militar del Gobierno Filipino. Durante su estancia en las Filipinas aprende a volar, aunque nunca fue calificado como piloto militar.

Segunda Guerra Mundial

Estados Unidos entra directamente en la Segunda Guerra Mundial luego del ataque japonés a Pearl Harbor. Dwight Eisenhower ya había ascendido a general, y fue enviado a principios de 1942 a Londres con el fin de coordinar y organizar las acciones del bloque Aliado contra la Alemania nazi.

Fue ocupando diversas responsabilidades hasta que es nombrado subjefe de Estado Mayor a cargo de la nueva División de Operaciones por el Jefe del Estado Mayor General George C. Marshall.[6]

Las tropas estadounidenses y británicas coordinan sus acciones llevar a cabo un desembarco conjunto en el norte de África, la llamada Operación Torch. Eisenhower instaló su cuartel general en el punto más cercano posible, en la base naval británica de Gibraltar y desde allí entró en contacto con diversos países para buscar su apoyo y el éxito del desembarco.

El 8 de noviembre de 1942 se llevó a cabo la operación de desembarco y Eisenhower fue puesto al mando de todas las tropas de los Aliados en la Campaña en África del Norte. Luego de expulsar a las tropas del Eje en África el 13 de mayo de 1943, las tropas Aliadas retornarían a Europa por Italia. Eisenhower decidió que la Operación Husky, nombre que recibió la invasión, fuese llevada a cabo conjuntamente por tropas británicas y estadounidenses. Con el objetivo de apoyar con todos los medios posibles la invasión, se llegó incluso a establecer contactos con la Mafia a través de Lucky Luciano, quien a la sazón se hallaba encarcelado en Nueva York. Los contactos fructificaron, debido además a que el Fascismo había mostrado su radical voluntad de acabar con la Mafia.[7]

Finalmente, el 10 de julio de 1943, con un importante despliegue aéreo y naval se efectuaron los desembarcos previstos.

Desembarco de Normandía

El 28 de noviembre de 1943 se la llamada Conferencia de Teherán, celebrada con asistencia de los tres principales líderes políticos de los Aliados: Churchill por los británicos, Roosevelt por los estadounidenses y Stalin por los soviéticos. Entre los varios acuerdos tomados en la misma, destacaba el de la apertura de un segundo frente en Europa, que debería añadirse al ya existente en Italia y al Frente Oriental, a petición de Stalin, ya que el Ejército Rojo estaba llevando el peso de la lucha en Europa contra la Wehrmacht.

Roosevelt no deseaba desprenderse de su consejero militar, el general George Catlett Marshall, por lo que se determinó encargar la tarea de planificar el Desembarco de Normandía a Eisenhower. Él y su equipo de ayudantes eligieron la costa de Normandía para el desembarco, prefiriéndola a otras posibles alternativas por encontrarse en el radio de acción de la aviación británica y en un lugar donde era posible lograr además la supremacía marítima por parte de los Aliados.

Desembarco en la playa Omaha en la mañana del 6 de junio de 1944

Tras varios sucesivos aplazamientos, finalmente, aunque Eisehower seguía teniendo dudas, quedó definitivamente fijado el día de la invasión, el Día D, para el 6 de junio de 1944. A pesar de algunos contratiempos, que afectaron en mayor medida a algunas de las playas del desembarco, y a pesar de los temores del propio Eisenhower, finalmente la batalla de Normandía abrió la puerta a la recuperación de la Francia ocupada por los alemanes.

Otras acciones militares

Después del exitoso desembarco Aliado en Normandía, Ike Eisenhower fue el encargado de planificar la siguiente acción de las tropas norteamericanas y el Frente de Europa Occidental. El alto mando militar comandado por el, planificó entonces la Operación Anvil, para eliminar la oposición nazi en Italia.

Los comandantes supremos en Berlín el 5 de junio de 1945. En la foto, Bernard Montgomery, Dwight D. Eisenhower, Georgy Zhukov y Jean de Lattre de Tassigny

Eisenhower posteriormente aprobó un plan elaborado por el general británico Bernard Montgomery. La operación, que fue bautizada como Market Garden, fue la mayor operación aerotransportada llevada a cabo por los aliados y fue además el mayor fracaso militar de estos en la contienda contra Alemania.

Seguido del fracaso de esta operación, Eisenhower ordenó a las tropas del Tercer Ejército de Estados Unidos de George Patton, que se hallaban al sur, en la zona de la Lorena, y al Noveno Ejército de Estados Unidos del general William Hood Simpson, que se hallaba al norte de puerto de Amberes que apoyasen al Primer Ejército de Estados Unidos de general Courtney Hodges, que combatía desesperadamente contra los alemanes en Amberes, lo que dio lugar a la batalla de las Ardenas, que culminó en derrota para el ejercito nazi.

El 8 de febrero de 1945 dio comienzo la Operación Veritable, para despejar el terreno para preparar el cruce de Rin, en el marco de la llamada Operación Grenade. Se daban los primeros pasos para invadir Alemania.

Finalmente, tras la batalla de Berlín el almirante Karl Dönitz, que había sucedido a Adolf Hitler tras el suicidio de éste, aceptó la rendición incondicional del Tercer Reich, el 7 de mayo de 1945. Eisenhower recibió en Reims a la delegación alemana enviada para firmar la rendición.

Después de la guerra

En 1948 Eisenhower se convirtió en rector de la Universidad de Columbia, una universidad privada en Nueva York. Ike pretendía desde su puesto “promover la democracia desde el punto de vista norteamericano”. Durante ese año publicó Cruzada en Europa,[8] considerada por los críticos como una de las mejores memorias sobre las Fuerzas Armadas estadounidenses. El libro tuvo un enorme éxito financiero.

En el tiempo que estuvo en la universidad, Eisenhower se mantuvo muy activo en el Comité de Relaciones Exteriores, el cual se encargaba entre otras tareas de analizar las implicaciones políticas del Plan Marshall. A los pocos meses de ocupar su puesto en la casa de altos estudios, fue solicitado como asesor del Secretario de Defensa James Forestal, para lograr la unificación de las fuerzas armadas. Aproximadamente seis meses después, ocupó un cargo informal como jefe del Estado Mayor del Pentágono.

En 1950 sale de la universidad, aunque los directivos del centro se negaron a aceptar su dimisión. Inmediatamente después se convierte en el primer Comandante Supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y se le dio el mando operativo de las fuerzas de la OTAN en Europa. Sirvió hasta el 31 de mayo de 1952, cuando vuelve a ocupar su puesto en la universidad, de la que se retira definitivamente en enero de 1953.

Carrera política

En 1952 el Partido Republicano lo convence para presentar su candidatura de cara a las elecciones presidenciales de ese año y hacer frente al senador Robert Taft por la candidatura del partido.

Eisenhower derrotó a Taft. Siguió luego una campaña en la que destacó su lema sencillo, pero eficaz, "I like Ike" (Me gusta Ike). Prometió en su campaña acabar con la guerra en Corea y mantener un fuerte vínculo con la OTAN. También expresó su deseo de acabar con la subversión que suponía, en su opinión, el comunismo y poner fin a la corrupción. En las elecciones de 1948 había ofrecido a Truman ser su vicepresidente. Su compañero de fórmula en esta ocasión era Richard Nixon, quien fue acusado de malversación de fondos, aunque logró zafarse de la acusación.

Ganó las elecciones y se convirtió en el último presidente nacido en el siglo XIX y en el hombre más viejo (62 años) en ser electo presidente desde James Buchanan en 1856.[9]

Presidencia

El 20 de enero de 1953 Dwight D. Eisenhower fue investido como 34º presidente de los Estados Unidos, teniendo como vicepresidente a Richard Nixon y como secretario de Estado a John Foster Dulles (hasta 1959).

El 26 de julio de 1953 Eisenhower dio cumplimiento a una de sus promesas electorales, la de poner fin a la Guerra de Corea. Se firmó un armisticio que dividió al país por el paralelo 38 creando dos Coreas.

El 8 de octubre denunció que la Unión Soviética había hecho explotar una bomba de hidrógeno y dos meses después propuso ante la ONU el uso de la energía nuclear con fines pacíficos, lo que llevó a crear el Organismo Internacional de Energía Atómica. En contraste con sus palabras, el 16 de marzo de 1955 declaró que su gobierno estaba dispuesto a usar armas nucleares en caso de un conflicto con China.

Aunque desde el 23 de abril de 1954 hasta el 17 de junio de ese año el senador McCarthy pasó a presidir una Comisión encargada de la eliminación de los supuestos simpatizantes con el comunismo en el Ejercito de los Estados Unidos, Eisenhower rechazó apoyar a Francia en la Guerra de Indochina.

El 24 de septiembre de 1955 sufrió un ataque cardíaco, a pesar de lo cual el 29 de febrero de 1956 anunció públicamente que optaría a un segundo mandato presidencial, para lo cual intentó (sin éxito) convencer a Richard Nixon de que no le acompañase como vicepresidente.

El 31 de mayo de 1956, Eisenhower autorizó que los aviones espía U-2 efectuasen vuelos secretos de espionaje sobre el territorio de la Unión Soviética.

En las elecciones de 1956, la pareja Eisenhower-Nixon ganó fácilmente su segundo mandato.

Luego de ser reelecto y antes de tomar posesión por segunda ocasión, el 5 de enero de 1957 Eisenhower hizo pública la política conocida como Doctrina Eisenhower, también conocida como de Represalias Masivas y como Doctrina Dulles. El 12 de enero de 1954 su secretario de estado, John Foster Dulles había expuesto en un discurso la doctrina militar por la cual los Estados Unidos se comprometían llegar incluso a usar una estrategia nuclear para responder contundentemente a sus enemigos en caso de ataque usando una fuerza desproporcionada respecto al tamaño del mismo.

Dulles afirmó que:

...los EE.UU . responderían a cualquier provocación militar "en los lugares y con los medios de nuestra elección".

Eisenhower no vaciló en hacer suya esta doctrina. El 20 de enero tomó posesión para su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos. El 25 de noviembre padecería su segundo ataque cardíaco.

El 2 de abril de 1958 propuso la creación de una agencia civil que se encargaría del programa espacial estadounidense, ya que el 31 de enero de ese año los Estados Unidos habían logrado lanzar al espacio exterior su primer satélite artificial, el Explorer 1. Se aprobó entonces la creación de la NASA el 29 de julio de 1958.

Eisenhower visita al dictador español Francisco Franco

Del 15 al 27 de septiembre de 1959 recibió la visita oficial del secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, Nikita Jrushchov.

El 1 de mayo de 1960, un avión espía estadounidense U-2 fue derribado por la artillería del Ejército Rojo mientras sobrevolaba la Unión Soviética en una misión de espionaje, lo que trajo como consecuencia la anulación de la cumbre entre las dos grandes potencias, Estados Unidos y a Unión Soviética, que estaba previsto se celebrase dos semanas más tarde en París; por otro lado, se produjo un incremento de la tensión en las relaciones entre ambos países.

El 17 de enero de 1961, Eisenhower pronunció la alocución final (retransmitida por televisión) de su mandato,12 acuñando en la misma una frase que se hizo célebre, que advertía de la peligrosa influencia del reciente complejo industrial-militar de los Estados Unidos.

Política exterior en América Latina

La política exterior de Eisenhower estuvo elaborada en gran parte por su secretario de Estado, John Foster Dulles, y le dio luz verde a la Agencia Central de Inteligencia, dirigida por el hermano de este, Allen Welsh Dulles. Los hermanos Dulles tenían una fobia anticomunista que plasmaron en sus acciones en América Latina y el caribe.

En Guatemala, el gobierno democrático presidido por el Coronel Jacobo Arbenz aplicaba una ley de Reforma Agraria que repartía entre la población rural de Guatemala las tierras ociosas del Estado, de los grandes terratenientes del país y del Latifundista Mayor: la United Fruit Company, con 200 000 hectáreas no cultivadas. Los hermanos Dulles tenían enormes intereses en esa compañía.

En la Conferencia de Cancilleres de la OEA, que había tenido lugar en Venezuela, el Secretario de Estado norteamericano había invocado a Bolívar subrayando la profunda preocupación del presidente de los Estados Unidos por "el bienestar económico en América Latina" e inmediatamente atacó "la conspiración comunista internacional que amenazaba al hemisferio"... "lo cual constituía una amenaza para la soberanía y la independencia política de los Estados americanos, poniendo en peligro la paz de América". Ello exigía "una acción apropiada conforme a los tratados existentes...".

Los planes de la CIA se pusieron en marcha con el objetivo de derrocar al gobierno de Arbenz, mediante la acción combinada de una gran campaña mediática, una invasión mercenaria y un complot en el seno de las fuerzas armadas.

Usando como pretexto la entrada del barco sueco Alfhem en un puerto guatemalteco Eisenhower esgrimió la Doctrina Monroe e impuso, una "cuarentena naval" en torno a las costas guatemaltecas.

Tropas mercenarias invadieron entonces Guatemala mientras aviones norteamericanos del tipo P-47 volaban sobre la capital y otras ciudades, tiraban su carga de bombas disparaban sus ametralladoras contra la población.

Tras el derrocamiento de Arbenz, fueron arrestadas 12000 personas y arrojadas al exilio más de 2000. Un registro de sospechosos de oponerse a las autoridades impuestas por el Gobierno Eisenhower llegó a registrar a fines de 1964 más de 72 000 nombres. Buena parte de ellos fueron perseguidas, arrestadas, torturadas y desaparecidas en la ola represiva que se extendió entre 1954 y 1956.

Política exterior hacia Cuba

Desde antes del triunfo revolucionario en Cuba Eisenhower mantuvo una política hostil hacia la Revolución Cubana colaborando con la dictadura de Fulgencio Batista para evitar el triunfo del Ejército Rebelde, que comandaba Fidel Castro, cuando su victoria era inminente.

A finales de 1958, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), contactó al llamado Grupo de Montecristi, liderado por Justo Carrillo con el objetivo de que este diera un golpe de estado contra Batista apoyándose en los militares[10]. El objetivo era dejar el poder en mano de elementos moderados y llamar al Ejército Rebelde a integrarse a la reconstrucción política del país. Al final el golpe no se dio, pues los militares no confiaron en que Justo Carrillo les asegurara la existencia. El 8 de diciembre los norteamericanos hicieron un segundo intento de deshacerse de Batista: William Pawley, enviado especial del presidente Dwight Eisenhower lo visitó y le propuso la creación de una Junta Patriótico - Militar para que asumiera el poder. El político norteamericano le ofreció todas las garantías para que Batista abandonara el país y se trasladara a Estados Unidos. El presidente cubano logró convencer en esa ocasión al enviado norteamericano de que el Ejército Rebelde nunca llegaría a La Habana y que de recibir mayor ayuda militar de Estados unidos podría concluir la guerra en pocas semanas. El diplomático se fue convencido de la razón de Batista y la ayuda militar norteamericana a la dictadura siguió llegando.

A partir del 1 de enero de 1959 su administración acogió a los asesinos y torturadores que escapaban de la justicia revolucionaria hacia los Estados Unidos de 400 millones de dólares pertenecientes a los fondos públicos cubanos.

Desde el triunfo de la Revolución el nuevo gobierno cubano fue recibido con recelo por la administración de Eisenhower. Su gobierno, que había permanecido impasible ante los miles de asesinatos cometidos por la dictadura batistiana, protestó por la violación de los derechos humanos en la Cuba, cuando los tribunales revolucionarios comenzaron a juzgar y condenar a muerte a los principales represores y asesinos de la dictadura. Cuando el líder de la Revolución, Fidel Castro, visitó Estados Unidos en 1959, Eisenhower no lo recibió en la Casa Blanca, sino que designó al vicepresidente Richard Nixon para que se entrevistara con él. Nixon confeccionó un informe en el que planteaba que Estados Unidos, de ninguna forma, podía confiar en Fidel Castro[10].

Los servicios especiales de Estados Unidos también trabajaron en función de defender los intereses de sus monopolios. Comenzaron a organizar y financiar acciones que afectaban la economía cubana y en especial la zafra azucarera. Reclutaban funcionarios del gobierno cubano, en ocasiones para que abandonaran el país y en otras para que cometieran sabotajes a la economía de la Isla. Desde territorio de Estados Unidos se prepararon acciones armadas contra la naciente Revolución Cubana y atentados contra dirigentes y militantes de izquierda, al igual que el suministro de explosivos a las bandas terroristas que ya operaban en el país contra los poderes del Estado.

Luego de que en cuba se aplicara la Ley de Reforma Agraria decretada en mayo de 1959, EE.UU. amenazó con la reducción de la cuota azucarera, la prohibición de inversión privada norteamericana y la eliminación de todo tipo de ayuda económica, si eran nacionalizadas propiedades norteamericanas sin una rápida compensación.

Su administración comenzó a tejer entonces una red para impedir el aprovisionamiento en Cuba de armas para defender a la naciente Revolución. También procuraron por todos los medios aislar todo el comercio de la isla y privarla de alimentos y combustible.

El 11 de enero de 1960, el embajador estadounidense en Cuba, Philip Bonsal una nota diplomática en la que Estados Unidos protestaba ante el gobierno cubano por la implementación de la Ley Reforma Agraria y la afectación que esta producía a los intereses de sus nacionales. La respuesta de Cuba casi motivó la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países. Bonsal fue llamado a consultas a Washington. Las recomendaciones del embajador fueron liberar tensiones, y entre enero y febrero de 1960 mejoraron las relaciones entre Cuba y Estados Unidos[10].

Las relaciones se volvieron a tornar tensas después del 4 de marzo, cuando estalla en La Habana, presumiblemente por un sabotaje de la CIA, el vapor francés La Coubre, que transportaba armas adquiridas por el gobierno revolucionario cubano para su defensa. El 28 de marzo de 1960 el gobierno de Estados Unidos organiza entonces un conjunto de medidas denominado “Programa de Acción Encubierta contra el régimen de Castro”, que incluía acciones para atentar contra la vida del Primer Ministro Fidel Castro y permitió luego organizar la invasión por Playa Girón.

El deterioro de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos alcanzó el climax en junio, cuando el gobierno cubano nacionalizó las empresas petroleras norteamericanas que se negaban a refinar el petróleo soviético en sus plantas en Cuba. El Congreso de los Estados Unidos respondió de forma radical suspendiendo la cuota azucarera cubana en el mercado norteamericano. El 30 de septiembre el gobierno de Eisenhower recomendó a los ciudadanos de Estados Unidos que no viajaran a Cuba y a los que residían en la Isla, que comenzaran a abandonarla[10]. El 19 de octubre el gobierno norteamericano imponía a Cuba un bloqueo comercial parcial, que impedía todo tipo de exportaciones excepto medicinas y alimentos.

El 3 de enero de 1961, apenas dos semanas antes de cumplir su mandato, el gobierno de Eisenhower anunció el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba. El 17 de enero, tres días antes de entregar la presidencia a John F. Kennedy, se anunció la prohibición del derecho de los ciudadanos de Estados Unidos de viajar a Cuba.[11] Esta prohibición aún se mantiene salvo casos autorizados.

Ya desde el 17 de marzo de 1960 Eisenhower había dado ordenes a la CIA para que pusiera en marcha un plan ya conformado de entrenar una fuerza mercenaria compuesta en su gran mayoría por exiliados cubanos y batistianos prófugos de la justicia en Cuba.

El recién estrenado presidente John F. Kennedy se enteró del proyecto, el 17 de noviembre de 1960 por intermedio de Allen Dulles, heredando el proyecto de la invasión por Playa Girón y la consiguiente derrota.

Últimos años

Luego de finalizar su segundo mandato como presidente, Eisenhower se dedicó a impartir conferencias y asesorar en diversos momentos a sus sucesores en la presidencia. También se dedicó a escribir sus memorias.

Dwight D. Eisenhower falleció el 28 de marzo de 1969 en el Walter Reed Army Hospital de Washington.

Referencias

Fuentes