Saltar a: navegación, buscar

Ricardo Nuñez Portuondo

Ricardo Nuñez Portuondo
Información sobre la plantilla
Ricardo Nuñez Portuondo.jpeg
Cirujano cubano.
Nacimiento27 de septiembre de 1893
Filadelfia, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento15 de noviembre de 1973
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
OcupaciónMédico
CónyugeMaría Bueno
PadresDolores Portuondo y Emilio Núñez

Ricardo Nuñez Portuondo. Padre de la cirugía contemporánea. Maestro de cirujanos cubanos. De extirpe patriota, introvertido, de voz baja y con gran valor personal, reflejaba en su hábito externo su profunda cubanía (sombrero de jipi-japa, tabaco y guayabera de hilo en 6 pies con 200 libras de peso). Veneraba a su padre e hizo de la amistad un culto no siempre acertadamente.

Síntesis biográfica

Nació en Filadelfia el 27 de septiembre de 1893, era hijo de Dolores Portuondo y del general de división Emilio Núñez, el cual ostentó el cargo de jefe de expediciones en la Guerra de Independencia.

Con la derrota de los españoles, volvió a su patria y con 10 años de edad vibró de alegría cuando izó la bandera cubana en el gobierno provincial de La Habana en 1902, y años después pasó por el sufrimiento de ver a su padre llorar y a la vez tratar de impedir con otros patriotas que arriaran esa misma bandera del asta del Morro cuando la segunda intervención americana, después de proclamada la independencia.

Máximo Gómez era visita diaria en su casa, hasta el día en que murió a consecuencia de la septicemia adquirida al estrechar su mano repetidamente en un acto político en Santiago de Cuba, a favor de la nominación presidencial de su padre.

Estudios

Estudió en el colegio La Gran Antilla y se graduó de bachiller en ciencias y letras a los 16 años. Al iniciar la carrera de medicina, eligió por compañero de estudios a Domingo Marrero, un alumno de limitados recursos económicos. Comenzaron a estudiar en el domicilio de la familia Núñez, pero al negarse Marrero a continuar los estudios en dicha residencia por considerarla de un ambiente distinto al suyo, Núñez Portuondo optó por continuar los estudios en casa de Marrero donde no había luz eléctrica.

Se graduó de médico en junio de 1915 con 6 sobresalientes, 13 aprovechados y 13 aprobados. No tuvo suspensos ni desaprobados.

Trayectoria laboral

Una vez graduado y a pesar de la relevancia política de su padre comenzó a trabajar como médico interno en la Quinta Benéfica del centro gallego y como médico de visitas en la Asociación Cubana de Beneficiencia.

No pensó en la cirugía, porque se había desmayado la primera vez que vio sangre y porque los cirujanos de la Quinta Benéfica no le encontraron condiciones, las veces que había entrado en el salón para ayudarles. La influencia del doctor Aballí lo llevó a intentar ser pediatra o también cardiólogo. Mientras incursionaba por el campo de la pediatría y la cardiología, y al estar su padre en campaña electoral, éste fue injuriado por un adversario, lo que dio lugar a que un amigo de su familia retara a duelo al ofensor. A partir de este hecho comenzó a entrenarse sistemáticamente en el manejo de las armas blancas, hasta llegar a dominarlas completamente. Una tarde después de una sesión de esgrima, el doctor Cuervo Rubio le aconseja y lo conquista para que se hiciera cirujano.

Posteriormente al renunciar el doctor Rafael Nogueira a la plaza de subdirector jefe del Hospital General Calixto García, fue nombrado en su lugar y después de tomar posesión del cargo solicita una licencia sin sueldo, para posteriormente embarcar hacia Nueva York, ya en esta ciudad pasa 6 meses en el servicio del profesor Erman.

De regreso, visita los servicios de los doctores Nogueira, Benigno Souza , Gómez Rosas, Pagés, Méndez Capote, Duplessis, Cuervo Rubio y Aróstegui, pero fundamentalmente el del doctor Gonzalo Pedroso de quien terminó siendo su ayudante.

En 1923 gana por concurso el cargo de profesor auxiliar interino honorario de la cátedra de la clínica quirúrgica y al ser nombrado cirujano auxiliar de la Asociación Cubana de Beneficiencia, embarca de nuevo a los Estados Unidos, para buscar enseñanza en neurocirugía con el profesor Elsberg del hospital presbiteriano de Nueva York, pero fundamentalmente en el Hospital Lankenau de Filadelfia con el profesor John B. Deaver con quien hace un entrenamiento de 8 meses.

Con alguna experiencia, los conocimientos adquiridos de los cirujanos cubanos y la nueva influencia de la cirugía norteamericana que ya comenzaba a imponerse, trae a Cuba las bases para el desarrollo de esta especialidad. Durante la década de los años 30 fue elegido en 3 ocasiones para ocupar la presidencia del comité ejecutivo nacional de la Federación Médica de Cuba.

En 1948, es candidato a la presidencia de la república y ocupa el segundo lugar entre 4 aspirantes en las elecciones celebradas en junio de 1948. Posteriormente viaja a diferentes países de América Latina donde imparte conferencias. En 1953 con motivo del centenario del nacimiento de José Martí, se crea por la fundación pro-asistencia colectiva y enseñanza posgraduada (FACEP) la orden médica honoraria "Ricardo Nuñez Portuondo", para ser entregada cada año a los médicos cubanos y extranjeros que se hicieran merecedores de tan preciada distinción.

En dicha ceremonia de imposición, con agradecimiento y haciendo un recuento de su vida, después de mencionar a sus maestros, dijo: ..."que de estar vivo el profesor Aballí, la orden que se le acababa de entregar llevaría el nombre de él y no el suyo".

Sus palabras de agradecimiento en el discurso pronunciado el 24 de noviembre de 1953, para dar las gracias por la orden que llevaba su nombre, hubo de expresar:

"He sido un hombre común, trabajador, estudioso, tenaz y dichoso. No le he hecho daño a nadie a sabiendas. Jamás he dejado de atender a un paciente por falta de dinero. No he explotado a mis semejantes y he tratado de ser humano. La vida me ha dado más de lo que merezco y por tanto estoy en deuda con ella. Esta es mi historia".

En septiembre de 1953 es promovido por ascenso a profesor titular interino. En noviembre del mismo año, a propuesta de la Facultad de Medicina, el Consejo Universitario, en sesión extraordinaria, lo declara Profesor Emeritus de la Facultad de Medicina. En febrero de 1959 presenta por conducto del decano de la Facultad de Medicina, su renuncia al cargo de Profesor Emeritus.

Perteneció a la American College of Surgeons, a la International College of Surgeons, Internationale de Chirugie, fue miembro del Colegio Indolatino de Cirujanos. También perteneció a la Academia de Ciencias Médicas, Física y Matemáticas de La Habana, a la Sociedad Cubana de Cirugía y además a la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología, Sociedad de Urología, Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana.

También fue miembro de honor de la Asociación de Enfermeros Graduados y Alumnos Matriculados de la República de Cuba. Miembro de la junta de gobierno de la Casa de Beneficencia y Maternidad. Miembro de la junta de gobierno del Hospital Calixto García y Miembro del Cuerpo Profesional de la Asociación de Reporteros de La Habana.

Trayectoria científica

A la par de sus publicaciones y actividades docentes, lleva a cabo una intensa actividad quirúrgica en el Hospital Calixto García y en la Asociación Cubana de Beneficiencia de la Calzada del Cerro, en dicha institución aparecía en uno de sus salones de operaciones una frase de Teophile Tuffier, profesor y cirujano francés: "La moral impone al cirujano el deber de intentarlo todo para salvar los seres humanos que se les confían".

Lleva a cabo en estas instituciones, operaciones de tiroides, mama, ginecología, urología y hasta de neurocirugía. Fue un maestro de la cirugía gastroduodenal y de las vías biliares, muy hábil y rápido, sus operaciones sugerían láminas de libros de anatomía, toda vez que a pesar de su gran rapidez, no sacrificaba la hemostasia ni la técnica.

Mostraba profunda satisfacción si sus pacientes eran veteranos de la Guerra de Independencia o cuando eran enfermeras, a las cuales intervenía en el salón de operaciones del pabellón "Margarita Núñez" del Hospital Universitario General Calixto García. A pesar de la existencia en La Habana de diferentes clínicas con los mejores equipos, trató siempre de llevar a sus pacientes a la Asociación Cubana de Beneficencia.

En 1938 confiesa haber pasado por el momento más amargo de su vida como cirujano, al acceder a operar a su madre de 70 años, de un ataque de apendicitis aguda, el 1 de octubre de ese año. En 1939 ocupa la presidencia de la Sociedad Cubana de Cirugía y en el propio año se traslada con sus ayudantes a Miami para operar al expresidente Machado, de 68 años, de un cáncer en el recto.

Muerte

A finales de la década de los años 60, le expresó a su esposa que de todas las especialidades en medicina, la cirugía era la primera donde se afectaba el pulso por la edad, que tenía 3 ó 4 operaciones pendientes y que después de efectuarlas no volvería a entrar a un salón de operaciones. El 3 de marzo de 1973 muere su esposa María Bueno y 8 meses después, el 15 de noviembre fallece en el hospital oncológico de La Habana.

Publicaciones

En 1921 publica “La importancia del examen físico del hígado en la (Rev Med Cir Hab 26:272, 1921). En 1926 publica el libro “Lecciones de Clínica y Terapéutica Quirúrgica”. En 1927 presenta con Pedro Fariñas una monografía sobre el “Tratamiento quirúrgico de la úlcera gástrica y duodenal” y sobre Laparoscopias en el diagnóstico de las afecciones abdominales”.

También en 1927 escribe en la Revista Vida Nueva tres artículos: "Tratamiento del absceso apendicular", "Tratamiento de las úlceras de estómago y duodeno" y "Puntos importantes para realizar gastrectomías". En 1928 gana por concurso-oposición la plaza de profesor auxiliar de la cátedra de operaciones con su clínica.

En 1929 publica "Un caso de apendicitis gangrenosa con peritonitis difundida de origen traumático". (Rev Med Cir Hab 55:563, 1929). También en ese año publica con el doctor Puente Duany "Un caso de enfermedad de Hodking localizada" (Rev Med Cir Hab 34:511, 1929).

En 1930 publica con los doctores Nicolás Puente Duany y José Lastra, "Tumor del cuello de origen nervioso" (Rev Med Cir Hab 35:428, 1930). Ese mismo año pronuncia en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el discurso para la investidura del profesor norteamericano Charles Mayo, éste le apareció publicado en Rev Med Cir Hab 35:149, en 1930.

En 1935 hace su ingreso en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Matemáticas de Cuba, con un trabajo titulado "Consideraciones alrededor de la indicación quirúrgica" que posteriormente fue editado. (Librería Económica O'Relly 505, 1935).

En 1944 publica un folleto sobre Menocal y la cirugía en Cuba (Editorial Selecta, 1944). En 1946 publica “Resección duodeno-pancreática” (Anal Acad Cienc Med Mat 86:68, 1946).

En 1957, en colaboración con los doctores Enrique Galán, Arístides Menéndez, Francisco Hernández y Manuel Villaverde, publica el artículo "Insuficiencia Renal Aguda".

Reconocimientos

Fuentes

  • Dr. Juan Rodríguez-Loeches. Rev. Cubana Cir. 1995; 34(1)
  • Núñez Portuondo R. Esta es mi historia. Librería Económica, La Habana, 1953