Saltar a: navegación, buscar

Gran Guerra Patria

Gran Guerra Patria
Información sobre la plantilla
Parte de Segunda Guerra Mundial
Isaje bandera.jpg
Soldados soviéticos izando la bandera sobre el Reichtach.
Fecha 22 de junio de 1941-3 de mayo de 1945
Resumen El gobierno fascista alemán, lanzó sobre la Unión Soviética sus mejores tropas con el fin de barrerla de la faz de la tierra en una guerra relámpago.
Resultado Victoria sobre el fascismo.
Consecuencias El pueblo soviético contra todos los pronósticos resistió la envestida y logra en un periodo corto revertir la situación, contraatacar y culminar con el enemigo al tomar Berlín.
Beligerantes
Bandera de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas Unión Soviética Bandera de Alemania Nazi Alemania Nazi
Comandantes

Gran Guerra Patria o Gran Guerra Patriótica (en ruso: Великая Отечественная война, Velíkaya Otéchestvennaya voyná). Es terminó utilizado entre los pueblos integrantes de la antigua Unión Soviética para denominar a la guerra contra la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial. En Occidente se llama simplemente Frente Oriental. Las repúblicas soviéticas perdieron aproximadamente 27 millones de personas[1], en una guerra que se inició con la invasión nazi de la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, y culminó con la caída de Berlín el 3 de mayo de 1945 a manos del Ejército Rojo.

La expresión "Gran Guerra Patria" se público por primera vez en el periódico "Pravda" el 23 de junio de 1941. Se eligió porque evoca a la Guerra Patria que enfrentó la Rusia zarista contra Francia en la época de Napoleón en 1812, de esta forma el gobierno soviético reforzaba el patriotismo de las masas con un mensaje muy nacionalista y reiterar el grave peligro que para la Unión Soviética y sus habitantes significaba el ataque nazi.

Mientras en Occidente se le denominaba "Segunda Guerra Mundial" al conflicto ocurrido en Europa en ese período, en la historiografía soviética se le llamo "Gran Guerra Patria" ya que la Unión Soviética rechazaba tener vínculo alguno con la Primera Guerra Mundial, considerada como simple guerra imperialista donde había participado la Rusia zarista. Asimismo reforzaba a nivel historiográfico el concepto de que la Unión Soviética era un Estado totalmente nuevo, cuyas tradiciones militares no correspondían a las de la Rusia zarista. Los historiadores soviéticos designaron como "Gran Guerra Patria" sólo al enfrentamiento entre la Unión Soviética y la Alemania nazi para darle un significado de un choque de ideologías donde el comunismo había derrotado al fascismo.

La Batalla de Stalingrado supuso el punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial, el momento en que las tropas soviéticas, tras las derrotas iniciales de la Operación Barbarroja, pasaron a la ofensiva contra las fuerzas del Eje. De hecho, la importancia de esta batalla se aprecia en la cantidad enorme de bajas de ambas partes, la destrucción total de la ciudad y las enormes pérdidas de hombres y material sufridas por la Wehrmacht; por ello, la crítica histórica considera que la batalla de Stalingrado fue la derrota militar más dura (y más decisiva) de la Alemania nazi, tras la cual la iniciativa en combate correspondió al Ejército Rojo. La Unión Soviética fue el país combatiente que soportó casi el 80% del ataque de los países del Eje en Europa, por lo que la victoria en la batalla de Stalingrado y la consiguiente contraofensiva significaron el comienzo del desmoronamiento de la máquina bélica alemana. La "Gran Guerra Patria" llegó a su final el 9 de mayo de 1945 cuando se procedió a la total rendición germana en Berlín frente al mando militar soviético, por lo cual la Unión Soviética decidió festejar oficialmente el Día de la Victoria el 9 de mayo. Un día antes las fuerzas nazis se habían rendido ante Estados Unidos y sus aliados en Francia.

Fuerzas involucradas

Unión Soviética

La Unión Soviética puso sobre el terreno bélico todas las fuerzas militares bajo su mando con el fin de liberar su territorio del invasor alemán y proseguir con la total derrota de las tropas hitlerianas. Al Ejército Rojo se movilizaban ciudadanos de todas las nacionalidades, ellos combatían en los frentes por una patria común. Entre los movilizados para cumplir su deber ante la patria durante la guerra, los rusos constituían el 65,4 %; los ucranios, el 17,7 %; los bielorrusos, el 3,2 %; los tártaros, el 1,7 %; los judíos, el 1,4 %; los kazajos, el 1,1 %; los uzbecos, el 1,1 %, y otros pueblos de la URSS, el 8,3 %. Los altos mandos también eran multinacionales por su composición. Según datos al 15 de mayo de 1944, de los 2.952 generales del Ejercito Ruso 2.272 eran rusos (63,5 %), 286 ucranios (9,7 %), 157 bielorrusos (5,3 %), 102 judíos (3,5 %), 25 armenios (0,85 %), así como 19 letones, 17 polacos, 12 georgianos y otros tantos tártaros, 9 osetios, 8 lituanos, 5 azerbaijanos, 5 estonios, 4 morduinos y otros tantos chuvaches, 3 españoles y 3 fineses, 2 calmucos, y el resto eran un kazajo, un karaim, un comí, un mari, un alemán, un uzbeco y un circasio.

El Comité de Defensa de la URSS dispuso el 13 de noviembre de 1941 formar agrupaciones militares en 11 repúblicas federadas y 4 autónomas. En esas agrupaciones se movilizaban ciudadanos que hablaban mal o no hablaban en absoluto el idioma ruso. En tales unidades, a los soldados los trataban, como regla, en su idioma natal. Para suplir las pérdidas, en las repúblicas se creó una red de regimientos y batallones de reserva, en los que pasaban preparación militar los reservistas y los jóvenes a punto de alcanzar la edad de ser llamados a filas. Tal sistema de preparación permitía considerar los usos y tradiciones locales y les permitía a los efectivos adaptarse más rápido a la severa realidad de la guerra.

Ya en 1941, y especialmente a partir de la primavera de 1942, empezaron a incorporarse al Ejército grandes unidades procedentes de Transcaucasia, Asia Central, Kazajstán, Bashkiria y Tartaria. La primera de ese tipo era la 201 división de fusileros de Letonia, la que fue instituida por disposición especial del Comité de Defensa de la URSS del 3 de agosto de 1941. El 70 % de sus efectivos eran voluntarios, de los que a los ciudadanos de Letonia correspondía el 90 %: los letones constituían el 51 por ciento, los rusos el 26, los judíos el 17 %, los polacos el 3 y otras nacionalidades el 6 por ciento.

En total, durante la Gran Guerra Patria el Ejército Rojo contó con 66 agrupaciones militares de carácter étnico, incluidas 26 divisiones de fusileros y fusileros de alta montaña, 22 divisiones de caballería y 18 brigadas de fusileros. De ese total 37 participaron en combates: 23 divisiones de fusileros y de fusileros de alta montaña, 6 divisiones de caballería y 8 brigadas de fusileros. La formación de las restantes 29 no fue acabada y ellas fueron disueltas. Sus efectivos se utilizaron para completar otras unidades o para prepararlos como reservistas en centros de instrucción militar.

Para suplir las bajas que sufrían las agrupaciones étnicas, se movilizaba tanto la población aborigen de la respectiva república como efectivos de las unidades de reserva ordinarias del Ejército Rojo. O sea que las agrupaciones militares étnicas se transformaban paulatinamente en internacionales. Durante la Gran Guerra Patria todos los pueblos de la URSS sufrieron pérdidas irrecuperables. Entre los perecidos, los rusos eran 5,7 millones (el 66,4 % del total de los caídos), los ucranios 1,4 millones (15,9 %), los bielorrusos 253 mil (2,9 %), los tártaros 188 mil (2,2 %), los judíos 142 mil (1,6 %), los kazajos 125 mil (1,5 %), los uzbecos 118 mil (1,4%) y otros pueblos de la URSS 8,1 %.

Entre los condecorados con órdenes y medallas figuraron combatientes de todas las nacionalidades y etnias de la URSS. Del total de los condecorados - 9 284 199 - a los rusos les correspondieron 6 172 976 órdenes y medallas, a los ucranios 1 710 766, a los bielorrusos 311 105, a los azerbaiyanos 36 180, a los georgianos 49 106, a los armenios 66 802, a los uzbecos 80 013, a los tayicos 13 997, a los turkmenos 14 923, a los kazajos 96 638, a los kirguices 15 449, a los carelios 7 893, a los lituanos 6 133, a los letones 11 133, a los estonios 11 489, a los tártaros 174 886, a los judíos 160 772, a los morduinos 57 320, a los bashkirios 29 900, a los osetios 12 730, a los udmurtos 19 229, a los komi 13 188, a los buriatos 6 053, a los chuvaches 53 566, a los mari 18 253 y a otras etnias 133 693.

El alto título de Héroe de la Unión Soviética fue concedido durante la guerra a 11 633 personas (a 115 en dos ocasiones), entre ello a 8 182 rusos, 2 072 ucranios, 311 bielorrusos, 161 tártaros, 108 judíos, 96 kazajos, 91 georgianos, 90 armenios, 69 uzbecos, 61 morduinos, 44 chuvaches, 43 azerbaiyanos, 39 bashkirios, 32 osetios, 18 mari, 18 turkmenos, 15 lituanos, 14 tayicos, 13 letones, 12 kirguices, 10 komi, 10 udmurtos, 9 carelios, 9 polacos, 9 estonios, 8 calmucos, 7 kabardos, 6 adigueos, 6 checos, 5 abjasios, 5 ábaros, 5 buriatios, 4 dunganos, 4 lesguines, 4 alemanes, 4 franceses, 3 chechenos y 3 yakutos; para los búlgaros, griegos, karachaevianos, kumicos, lakos, circasios y fineses el título fue otorgado a dos representantes de cada uno de esos pueblos, y a uno para los asirios, balcarios, vepses, darguines, españoles, coreanos, cumandinos, kurdos, moldavos, nogayos, nanaets, esvanes, tuvinos, gitanos y evencos, así como para 15 súbditos extranjeros.

Las fuerzas que integraron el poderoso Ejército Rojo en este conflicto estaban organizadas en varios frentes de combate: Frente Norte (Distrito Militar de Leningrado), Frente Noroeste (Distrito Militar Especial Báltico), Frente Occidental (Distrito Militar Especial Occidental), Frente Suroccidental (Distrito Militar Especial de Kiev), Frente de Extremo Oriente, Frente Suroeste, Flota del Norte, Frente del Don y Frente de Carelia. Entre las unidades de este frente se encontraban:

Frente Occidental Soviético

El Frente Occidental fue creado el 22 de junio de 1941 en el Distrito Militar Especial Occidental, que antes de julio de 1940 era conocido como fue conocido como Distrito Militar Especial Biolorruso. El primer comandante del frente fue Dmitry Pavlov, quien había ocupado este cargo desde junio de 1940.

El límite occidental del Frente en junio de 1941 era de 470 kilómetros de largo, desde la frontera sur de Lituania hasta el río Pripyat y la ciudad de Włodawa. Se conectaba con el Frente del Noroeste, que se extendía desde la frontera de Lituania hasta el Mar Báltico y el Frente Sudoeste en Ucrania.

Frente Suroccidental

El Frente Suroccidental estaba integrado por el Distrito Militar Especial de Kiev bajo el mando inicial del general Mikhail Kirponos y compuesto por:

Frente de Carelia

El Frente de Carelia fue un creado en agosto de 1941 cuando el Frente Norte se dividió en los frentes de Carelia y Leningrado. Este frente estuvo activo en la zona de Carelia hasta el final de la guerra. El frente cubrió el sector norte del lago Ladoga y el río Svir en la costa del Mar Ártico cerca de Murmansk, estando bajo la guía de los Coroneles Generales Valeriano Frolov y K.A. Meretskov. A este Frente pertenecían las siguientes unidades combativas:

  • 7.º Ejército
    • 4.º Cuerpo de Fusileros
    • 99.º Cuerpo de Fusileros
  • 14.º Ejército
    • 10ª División de Infantería de Guardias
    • 14ª División de Infantería
    • 2ª Región Fortificada
  • 19ª Ejército
    • 21.º División de Fusileros
    • 67ª División de Infantería
    • 104.º División de Fusileros
    • 122.º División de Fusileros
    • 341ª División de Infantería
    • 38 ª Brigada de Guardias Tank
    • 73.º Regimiento de Tanques Independiente
    • 88.º Regimiento de Tanques Independiente
  • 26.º Ejército
    • 31.º Cuerpo de Fusileros
    • 132.º Cuerpo de Fusileros
    • 45ª División de Infantería
  • 32ª Ejército
    • 127.º Cuerpo
    • 131.º HQ Cuerpo de Fusileros
    • 176.º División de Fusileros
    • 289.º División de Fusileros
    • 313.º División de Fusileros
    • 368ª División de Infantería
  • 7.º Ejército del aire
    • Primera División de Aviación Mixta
    • Las Divisiones de Aviación mixtas 257ª, 260ª, 261ª
    • 324.º División de Aviación de Caza
    • 858.º Regimiento de la Aviación de Combate

Flota del Norte

Durante la Gran Guerra Patriótica, la Flota del Norte defendió las líneas costeras de las penínsulas de Ribatxi y Sredni, aseguró las rutas de transporte internas y exteriores, apoyó el flanco marítimo del 14 º Ejército, desplegó infantes de marina, participó en la operación Petsamo-Kirkenes en 1944, y más de 10.000 hombres del personal de la Flota participaron en la guerra terrestre. Entre las unidades aéreas de la Flota del Norte estaba el 121è Regimiento de Cazas.

El submarino soviético K-21, bajo el mando del capitán Nikolai Lunina, atacó el acorazado Tirpitz de la Kriegsmarine a 71 ° 22 '2 "N, 24 ° 34' 3" E.[2] Los resultados de este ataque son discutibles, y no existe ninguna fuente alemana que confirmen daños en el Tirpitz o en cualquier otro barco, pero en la bitácora del K-21 se menciona que se dispararon dos torpedos.

Durante la guerra, la Flota del Norte fue reforzada con aviación naval y buques provenientes del océano Pacífico y del mar Caspio. Además, Gran Bretaña dejó temporalmente sus barcos a la Unión Soviética a cambio de los barcos italianos, capturados durante la guerra y destinados a ser repartidos entre los Aliados. Durante la guerra, la Flota del Norte aseguró el tránsito de 1.463 barcos en convoyes y de 2.568 barcos en convoyes internos. Sus submarinos, lanchas torpederas y aviones hundieron 192 barcos de transporte y 70 barcos militares enemigos. Además, la Flota del Norte causó daños en 118 barcos de transporte, militares o auxiliares.[3]

Condecoraciones
  • Dos regimientos de Tropas Paracaidistas, un escuadrón de cazadores submarinos, 8 submarinos y el destructor Gremiastxi fueron promovidos al rango de Guardias Soviéticas por sus éxitos en operaciones militares
  • Varias formaciones, unidades y buques fueron condecorados con órdenes
  • 85 marineros de la Flota del Norte recibieron el título de Héroe de la Unión Soviética , 3 de los cuales en dos ocasiones
  • Más de 48.000 miembros de la Flota del Norte recibieron órdenes y medallas

Alemania Nazi

Las fuerzas armadas de la Alemania Nazi participaron en la guerra contra la URSS con sus tres poderosos grupos de ejército: Grupo de Ejércitos Norte, Grupo de Ejércitos Centro y Grupo de Ejércitos Sur, todos coordinados por la comandancia del Ejército (Heer) que integraba la Wehrmacht. En el último año de la guerra se formo el Grupo de Ejércitos Curlandia.

Grupo de Ejércitos Norte

El Grupo de Ejércitos Norte (en alemán: Heeresgruppe Nord) fue una formación estratégica subordinado al Oberkommando des Heeres (Alto Mando del Ejército). Este grupo de ejércitos fue creado para coordinar las operaciones de cuerpos de ejército, formaciones de reserva, servicios de retaguardia y logística durante la Invasión de Polonia, coordinando acciones con el Grupo de Ejércitos Sur. Fue creado el 2 de septiembre de 1939, como consecuencia de la reorganización del II Ejército. Su primer comandante en jefe fue el general Fedor von Bock.

Al comenzar la Operación Barbaroja, fue uno de los tres grupos de ejército operativos, junto con el Grupo de Ejércitos Centro y el Grupo de Ejércitos Sur, creado a partir del Grupo de Ejércitos C. Su área de acción se definió en la zona de los países bálticos, norte de Bielorrusia y región noroeste de Rusia, teniendo como objetivo la toma de Leningrado.

Al momento de producirse la invasión de la Unión Soviética, el grupo estaba formado por 21 divisiones de infantería, 5 divisiones de infantería motorizada y 3 divisiones Panzer, siendo su primer líder el Mariscal de Campo Wilhelm Ritter von Leeb (Mayo, 1941 - 16 de enero, 1942), a este le sucedieron en el mando el Generalfeldmarschall Georg von Küchler (16 de enero, 1942 - 9 de enero, 1944), Generalfeldmarschall Walther Model (9 de enero a 31 de marzo, 1944), General Georg Lindemann (31 de marzo - 1 de julio, 1944), Generaloberst Johannes Frießner (1 de julio - 25 de julio, 1944),Generalfeldmarschall Fernando Schorner (25 de julio, 1944 - 17 de enero, 1945), Generaloberst Heinrich von Vietinghoff-Scheel ( 18 de enero a 25 de enero, 1945), General Lothar Rendulic (27 de enero - 10 de marzo, 1945), y General Walter Weiss (12 de marzo - 5 de abril, 1945). Este grupo estaba conformado por las siguientes unidades combativas:

Grupo de Ejércitos Centro

El Grupo de Ejércitos Centro (GEC) (en alemán: Heeresgruppe Mitte) fue un grupo de ejércitos del Heer creado el 22 de junio de 1941, cuando el Grupo de Ejércitos B fue renombrado como Grupo de Ejércitos Centro, precisamente para combatir a los soldado del Ejército Rojo. Dirigido por el Mariscal von Bock, contaba con 57 divisiones, de las cuales nueve eran blindadas, siendo de esta forma la más poderosa de las tres formaciones alemanas del ejército que participó en la Operación Barbarroja.

En medio de la invasión de la Unión Soviética de 1941, el Grupo de Ejércitos Centro tuvo que ceder unidades al Grupo de Ejércitos Norte, que encontraba problemas para finalizar el sitio de Leningrado. El GEC las recuperó luego para emprender la batalla de Moscú, pero tardó todo septiembre en reorganizarse, lo que motivó que las lluvias del otoño ruso transformaran las carreteras a la capital soviética en lodazales.

El Grupo de Ejércitos Centro fue ampliamente golpeado por la ofensiva de verano rusa puesta en marcha en el momento de la operación Bagration (junio-julio de 1944). Los soviéticos recuperaron el control de Bielorrusia, aislaron al Grupo de Ejércitos Norte del resto de la Wehrmacht y después de atacarlo, llegaron a las puertas de Varsovia capturando a unos 400.000 hombres. En 1944 alrededor de 50.000 hombres, que habían sido hechos prisioneros por los rusos, desfilaron por las calles de Moscú; muchos de ellos tuvieron que trabajar en la reconstrucción de la Unión Soviética tras la guerra. Los supervivientes fueron regresando progresivamente a Alemania.

El 25 de enero de 1945, el Grupo de Ejércitos Centro fue renombrado Grupo de Ejércitos Norte (GEN), ya que el original GEN había sido aislado en Curlandia. El antiguo GEC fue cercado más tarde en la Prusia oriental, perdiendo parte de las unidades que conservaba en la batalla de Königsberg, aunque los restos continuaron resistiendo en Danzig. El Grupo de Ejércitos A fue nombrado entonces Grupo de Ejércitos Centro, y combatió bajo este nombre hasta el fin de la guerra en Europa.

La composición del Grupo de Ejércitos Centro en junio de 1941 era la siguiente[4]:

Grupo de Ejércitos Sur

El Grupo de Ejércitos Sur (en alemán: Heeresgruppe Süd ) fue organizado por el Heer durante la Segunda Guerra Mundial, siendo creado en 1939 y manteniéndose en activo hasta el final mismo de la guerra, el 8 de mayo de 1945. A lo largo de sus seis años de existencia, varios de los más conocidos generales alemanes ejercieron el mando del Grupo de ejércitos, entre los que cabe destacar a Gerd von Rundstedt, Walter von Reichenau, Fedor von Bock, Erich von Manstein o Lothar Rendulic.

Por lo que respecta a la composición del Grupo de Ejércitos, esta fue variable en el tiempo en función de las diversas operaciones militares en que estuvo implicado. A principios de 1941 el mando operativo del Grupo de Ejércitos Sur se había trasladado a la ciudad de Breslau en la Silesia alemana (hoy Wrocław, en Polonia), 30 km al sudoeste de Tarnów. En febrero de 1941 el Grupo de Ejércitos Sur contaba con ocho divisiones, para finales de marzo con 16 y a finales de mayo con 39, estando compuesto para el 22 de junio de 1941, fecha de la Operación Barbarroja, por[5]:

Composición del VI Ejército: comandante, mariscal de campo Walter von Reichenau.
Fuerza principal Subordinada
168ª División de Infantería
213ª División de Seguridad
XVII Cuerpo de Ejército 56ª División de Infantería
62ª División de Infantería
XXXXIV Cuerpo de Ejército 9ª División de Infantería
297ª División de Infantería
Composición del XI Ejército: comandante, general Eugen Ritter von Schobert.
Fuerza principal Subordinada
22ª División de Infantería
72ª División de Infantería
XI Cuerpo de Ejército 76ª División de Infantería
239ª División de Infantería
1ª División Blindada rumana
6ª División de Caballería rumana.
XXX Cuerpo de Ejército 198ª División de Infantería
8ª División de Infantería rumana
13ª División de Infantería rumana
14ª División de Infantería rumana.
LVI Cuerpo de Ejército. 50ª División de Infantería
170ª División de Infantería
5ª División de Infantería rumana.
Composición del XVII Ejército: comandante, general Carl Heinrich von Stülpnagel.
97ª División Ligera
100ª División Ligera
IV Cuerpo de Ejército. 24ª División de Infantería
71ª División de Infantería
262ª División de Infantería
295ª División de Infantería
296ª División de Infantería
XXXXIX Cuerpo de Ejército de Montaña. 68ª División de Infantería
257ª División de Infantería
1ª División de Montaña
LII Cuerpo de Ejército. 101ª División Ligera
444ª División de Seguridad
454ª División de Seguridad.
I Cuerpo de Ejército eslovaco. 1ª División de Infantería eslovaca
2ª División de Infantería eslovaca

Composición del I Ejército Panzer: comandante, general Ewald von Kleist.

Composición del III Ejército rumano.

Grupo de Ejércitos Curlandia

Símbolo de identificación del Grupo de Ejércitos Curlandia.
Estampilla usada por las tropas alemanas en Curlandia, 1945.

El Grupo de Ejércitos Curlandia (en alemán: Heeresgruppe Kurland) fue creado en los últimos meses de la guerra a partir de los remanentes del Grupo de Ejércitos Norte que habían quedado aislados en la Península de Curlandia, actual territorio de Letonia, como resultado del avance soviético durante la Ofensiva del Báltico. Constituyó una de las últimas unidades militares alemanas que se rindió, llegando incluso a rendirse algunos grupos después del Día de la Victoria. Entre el 9 y el 12 de mayo de 1945, en la Bolsa de Curlandia fueron hechos prisioneros 189.000 soldados alemanes, letonios y estonios, entre los que se incluían 42 generales y otros 5.083 oficiales[6].

El primer comandante que tuvo este Ejército fue el Coronel General Lothar Rendulic (del 15 al 27 de enero de 1945), siguiéndole en el cargo el Coronel General Heinrich von Vietinghoff[7] (del 27 de enero al 10 de marzo de 1945), Coronel General Lothar Rendulic (2ª vez, del 10 al 25 de marzo de 1945) y el Coronel General Carl Hilpert (del 25 de marzo al 8 de mayo de 1945), durante el mandato de último comandante el Grupo de Ejércitos se rindió a los soviéticos con la derrota total de la Alemania Nazi[8]. Por su parte tuvo como único Jefe del Estado Mayor al Teniente General Friedrich Foertsch.

El día de la capitulación las tropas en Curlandia debieron adherirse a la rendición general, cuando sumaban cerca de 145.000 combatientes en total, junto a un copioso botín de guerra: 307 tanques, 219 vehículos blindados, 75 aviones, unas 1.400 piezas de artillería, 557 morteros, 3.879 ametralladoras, 310 estaciones de radio, 4.281 vehículos a motor, 240 tractores y 14.056 caballos. Todas estas fuerzas militares estaban integradas en el XVIII Ejército, el XVI Ejércitor, unidades nórdicas de las Waffen-SS y la 19.ª División de Granaderos SS (Letona N.º2).

Escenario bélico

URSS

Los territorios de la Unión Soviética que estuvieron involucrados en la Gran Guerra Patria fueron: RSS de Bielorrusia, RSS de Ucrania, RSS de Moldavia, RSS de Estonia, la RSS de Lituania, RSS de Letonia, RSS de Carelo-Finesa, así como un número de otros territorios de las repúblicas federadas: Leningrado, Murmansk, Pskov, Novgorod, Vologda, Kalinin, Moscú, Tula, Kaluga, Smolensk, Orel, Bryansk, Kursk, Lipetsk, Voronezh, Rostov, Riazán, región de Stalingrado, el territorio de Krasnodar, Stavropol, la República Autónoma Socialista Soviética de Kalmukia, República Autónoma Socialista Soviética Kabardino-Balkaria, República Autónoma Socialista Soviética de Crimea, el República Autónoma Socialista Soviética de Osetia del Norte, la República Autónoma Socialista Soviética de Chechenia-Ingushia, la región de Krasnodar (combates marítimos), República Autónoma Socialista Soviética de Chuvashia (ataques aéreos), Astracán (ataques aéreos), Arcángel (ataques aéreos), Gorki (ataques aéreos), Sarátov (ataques aéreos), Tambov (ataques aéreos), Yaroslavl (ataques aéreos), RSS de Kazajistán (ataques aéreos sobre la ciudad de Guryev) y la República Autónoma Socialista Soviética de Abjasia.

Otros países

Durante este enfrentamiento bélico las fuerzas soviéticas combatieron a las fascistas en otros territorios de Europa, de esta forma la guerra contra las fuerzas de Hitler llegó hasta Alemania, Polonia, Finlandia, Noruega, Rumania, Bulgaria, Yugoslavia, Checoslovaquia, Hungría, además de los gobiernos títeres nazis de Croacia y Eslovaquia.

Operaciones militares

Plan de ataque alemán

En una impresionante línea de frente que se extendía desde el Mar de Barents en el Norte hasta el Mar Negro en el Sur, peleaban desde ambos lados entre 8 y 12 millones de personas en diversos períodos, de 5.000 a 20.000 carros de combate y sistemas de artillería autopropulsados, de 150.000 a 320.000 cañones y morteros, y de 7.000 a 19.000 aviones. Ninguna otra guerra había alcanzado tamaña envergadura o concentración de materiales bélicos. Una vez lograda la victoria en la operación de 1940 contra Francia, la cúpula política de la Alemania nazi tomó la decisión de iniciar los preparativos para una guerra contra la Unión Soviética. Mediante una orden firmada por Hitler el 21 de julio de 1940, esa tarea se encomendaba al Estado Mayor del Ejército de Tierra (OKH). Entre julio y diciembre de 1940 se confeccionaron diversas versiones del ataque que más tarde recibiría el nombre de la Operación Barbarroja hasta que finalmente, el 5 de diciembre de 1940, se aceptó como variante definitiva el Plan OTTO elaborado por el coronel general Halder, jefe del Estado Mayor OKH.

El 18 de diciembre de 1940[9], el Estado Mayor de la Wehrmacht (OKW) presentó a Hitler para la firma la directriz No.21 que exponía la idea básica y el plan estratégico del futuro ataque contra la URSS. El objetivo estratégico del plan consistía en "destruir a la Rusia Soviética antes de que la guerra con Inglaterra haya terminado".

Se pretendía fragmentar a las principales tropas del Ejército Rojo que estaban localizadas en la parte oeste de Rusia, mediante fuertes ataques rápidos y en la profundidad realizada por grupos móviles al norte y al sur de los pantanos de Pripiat, y aprovechar ese avance para destruir a las fuerzas ya fragmentadas del enemigo. El plan tenía previsto liquidar la mayoría de las tropas soviéticas al oeste del río Dniéper y río Dviná del Oeste, impidiendo que se replegaran hacia el interior del país. Más tarde se pensaba ocupar Moscú, Leningrado y la cuenca hullera del Donbass para posicionarse en la línea Arjánguelsk-Volga-Astrakán.

Se hacía especial hincapié en la toma de Moscú. Las tropas alemanas desplegadas en la frontera con la Unión Soviética superaban las de la primera línea de defensa estratégica rusa 1,9 veces en efectivos, 1,5 veces en carros de combate pesados y medianos, 3,2 veces en aviones de guerra modernos, y 1,2 veces en términos medios globales.

Inicio de la ofensiva alemana

En la madrugada del 22 de junio de 1941 Alemania procedió a la implementación del Plan Barbarroja iniciando bombardeos aéreos a la URSS paralelamente a una ofensiva en tierra. Un gran número de ciudades soviéticas - entre ellas, Libava, Riga, Kaunas, Minsk, Smolensk, Kiev, Zhitómir, Sevastópol y otras - fueron sometidas a un ataque masivo desde el aire. La aviación enemiga estaba operando a lo largo de la frontera oeste de la URSS, desde el Golfo de Finlandia hasta el Mar Negro. Más de 3,6 millones de tropas, 3.000 tanques y 2.700 aviones alemanes cruzaron la frontera soviética[10]. El Ejército y la población rusas no estaban preparadas para el ataque. Los nuevos modelos de armas modernas desarrolladas en vísperas de la guerra tenían aún poca difusión. El fracaso del Ejército Rojo en 1941 estaba acondicionado también por los errores que se habían cometido a la hora de evaluar la situación estratégica militar y definir los planes del despliegue operativo y estratégico de las tropas soviéticas, el cual no se había completado cuando se desencadenó la guerra. Otra causa sustancial de los fallos era una situación extremadamente complicada en materia de los mandos militares, diezmados durante las represalias injustificadas antes de la guerra.

El 23 de junio de 1941, la URSS decretó la movilización de los ciudadanos sujetos al servicio en 14 de los 17 distritos militares del país. En dos semanas 300.000 soldados del Ejército Rojo fueron hechos prisioneros, mientras 2.500 tanques quedaron destruidos[10]. Debido al vertiginoso avance del adversario, la movilización de las unidades de cobertura en la totalidad de las regiones fronterizas se vio prácticamente abortada, de modo que las tropas soviéticas se encontraron en una situación de "capacidad relativa" faltándoles hasta un 40-60% de los efectivos. Stalin estaba desconcertado y no dirigió un solo mensaje al pueblo hasta el 3 de julio[10], dicho mensaje fue transmitido por la radio estatal y fue publicado en el periódico Pravda el mismo día y luego republicado como un folleto separado. El hecho de que Stalin no anunciara en persona el inicio de la guerra el 22 de junio causó cierta controversia en el país.

Ya en la primera jornada de la guerra, la URSS perdió 1.200 aviones, de los cuales 800 quedaron destruidos directamente en los aeródromos. En las primeras tres semanas del conflicto fueron completamente liquidadas 28 divisiones soviéticas y otras 72 se vieron reducidas más que a la mitad. Las tropas alemanas se adentraron 300-600 Km en el interior de la URSS conquistando Letonia, Lituania, Bielorrusia, las zonas occidentales de Ucrania y la práctica totalidad de Moldavia.

Sin embargo, la Blitzkrieg ('guerra relámpago') no logró poner a la Unión Soviética de rodillas. Los rusos, a quienes los nazis denominaban 'Untermensh' ('infrahumanos'), combatían por su propia existencia. La resistencia fue feroz. A comienzos del otoño resultaba obvio que Alemania estaba involucrada en una guerra de desgaste contra un fuerte enemigo, en territorio hostil y con un frente muy amplio. La URSS evacuó sus plantas industriales y reagrupó sus Fuerzas Armadas. Luego llegó el invierno.

La defensa de la Fortaleza de Brest

Una de las páginas memorables en la historia de la Gran Guerra Patria es la defensa heroica de la Fortaleza de Brest, que fue la primera en recibir al enemigo. Hitler pensaba tomar ese baluarte en la madrugada del domingo del 22 de junio de 1941. Las unidades de élite de la 45ª división alemana de infantería, a las cuales se encomendó esta tarea, contaban con el apoyo de los artilleros, tanques y aviones. Aunque la guarnición de la fortaleza se vio separada de las principales fuerzas del Ejército Rojo como resultado de un ataque sorpresa, los nazis se encontraron allí con una resistencia encarnizada. Había un total de 3.500 personas defendiendo la fortaleza: grupos de la 6ª y la 42ª divisiones de infantería, el 17º destacamento de guardafronteras y el 132º batallón del NKVD, que es como se llamaba en aquella época el departamento del Interior. A pesar de la escasez de municiones, alimentos, agua y medicinas, la guarnición consiguió frenar el empuje del enemigo pero finalmente los alemanes tomaron bajo control la mayor parte de la fortaleza. Pequeños grupos de combatientes rusos siguieron peleando y defendieron con tesón y abnegación cada instalación o paso subterráneo.

Sufriendo bajas enormes, los defensores de la fortaleza lograron inmovilizar toda una división alemana durante cuatro semanas. Continuaron peleando incluso cuando los tanques alemanes ya entraban en Minsk y declinaron las propuestas de capitulación cuando la línea del frente se había trasladado al río Teresina. Un mes más tarde, cuando las tropas nazis se estaban acercando a Smolensk, los defensores sobrevivientes aún mantenían su resistencia sin precedentes en la fortaleza. Y mientras tenían fuerzas, no se limitaban a la defensa sino que también realizaban contraataques. La mayoría de los defensores de la fortaleza cayeron en aquellos combates. Sólo unos cuantos grupos pequeños pudieron escapar del cerco enemigo y moverse hacia la línea del frente. Muchos, ya heridos, fueron capturados por los alemanes. Algunos lograron fugarse de la prisión. La última inscripción grabada en el ladrillo fundido de una de las celdas de la fortaleza lleva la fecha del 20 de julio de 1941 y es, probablemente, el autógrafo más famoso del siglo pasado: "¡Me muero pero no me rindo! ¡Adiós, Patria!".

Batalla de Moscú

A inicios de septiembre de 1941 los mandos nazis abordaron los preparativos de una operación para la toma de Moscú. El plan contemplaba, mediante una serie de golpes fuertes, atrapar en un cerco a las principales fuerzas del Ejército Rojo que estaban cubriendo la capital y destruirlas en la zona de Briansk y Viazma, para después continuar un vertiginoso avance hacia Moscú desde el norte y el sur y completar la conquista de la ciudad. Para implementar este plan, que se denominaba Operación Tifón, la Wehrmacht había conseguido una superioridad considerable en infantería, de 3-3,5 veces, carros de combate, de 5-6 veces, y artillería, de 4-5 veces, así como un dominio aplastante en el aire.

Las tropas alemanas del Grupo Centro lanzaron su ofensiva general el 30 de septiembre de 1941, haciendo avanzar el 2º grupo acorazado contra el flanco izquierdo del Frente de Briansk, y el 2 de octubre también se incorporaron a la ofensiva los principales grupos alemanes en la zona de Smolensk. Rompiendo la defensa, los nazis lograron atrapar cuatro Ejércitos soviéticos al oeste de Viazma y otros dos al sur de Briansk. Los mandos alemanes ya suponían que el camino hacia Moscú estaba despejado pero se equivocaban. Las fuerzas rusas atrapadas en la bolsa oponían resistencia férrea y consiguieron inmovilizar una veintena de divisiones alemanas durante dos semanas, tiempo que fue necesario para reforzar la línea de defensa de Mozhaisk y realizar el traslado de las tropas de reserva. Desde la zona de Leningrado fue llamado Georgi K. Zhúkov, quien asumió el mando del Frente Oeste el 10 de octubre.

A pesar de las bajas considerables, los nazis seguían avanzando hacia Moscú. Habían tomado las ciudades de Kalinin, Mozhaisk, Maloyaroslavets y ya estaban librando combates a 80-100 Km de la capital soviética. Hacia mediados de octubre en Moscú empezó la evacuación de las instituciones gubernamentales, embajadas y empresas industriales, así como de la población. Este proceso se estaba llevando a cabo con mucha prisa, lo cual dio origen al caos, el pánico y los rumores sobre la inminente entrega de la ciudad a los alemanes, de modo que el Comité Estatal de Defensa se vio obligado a introducir en Moscú un estado de sitio a partir del 20 de octubre.

En los primeros días de noviembre, la ofensiva alemana contra Moscú se detuvo casi en todas partes. El enemigo no había podido conquistar la ciudad y así triunfar en la guerra del Este. Sin embargo, los nazis no se resignaron con la derrota ni cejaron en sus intentos de tomar la capital soviética. La Wehrmacht iba concentrando rápidamente las reservas y reagrupando las tropas para asestar un golpe decisivo. También los mandos militares soviéticos decidieron aprovechar aquella tregua para mover hacia el Frente Oeste las divisiones formadas en Siberia y en la zona de los Urales. Varias divisiones fueron trasladadas hacia Moscú desde la frontera con Manchjuria.

Los alemanes reanudaron su ofensiva a mediados de noviembre pero tropezaron con una resistencia temeraria y firme de las unidades soviéticas. Merece una mención especial la 316ª división de infantería del general Iván Panfílov, la cual logró rechazar en el primer día de la ofensiva varios ataques de tanques enemigos. Fue en aquellas fechas cuando realizó su legendaria hazaña un grupo de combatientes de esta división, con Vasily Klochkov al frente. Más de una treintena de carros de combate alemanes se empeñaban en romper la defensa en las inmediaciones de la carretera de Volokolamsk. El combate se prolongó por cuatro horas, saldándose para los alemanes con la pérdida de 18 tanques e importantes bajas humanas, pero la defensa se mantuvo inquebrantable. El país entero se hizo eco de la frase que Klochkov dijo a sus subalternos: "Es grande Rusia pero no tenemos adónde retroceder, porque detrás está Moscú". También hubo combates encarnizados en las inmediaciones de Tula, Naro-Fominsk, Klin, Dimitrov y Kashira. Gradualmente, los ataques alemanes empezaron a debilitarse y se fueron creando las condiciones favorables para que el Ejército Rojo pasase a la contraofensiva.

Contraataque soviético

Lanzando un contraataque el 5 de diciembre de 1941, las tropas soviéticas destruyeron las divisiones del Grupo de Ejércitos Centro y eliminaron de este modo la amenaza que se había cernido sobre Moscú. Era la primera derrota importante que los nazis sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial, desbaratándose así el mito sobre su carácter invencible. Los alemanes perdieron en la Batalla de Moscú más de medio millón de personas, 1.300 carros de combate, 2.500 cañones, más de 15.000 vehículos y grandes cantidades de otro material bélico. Habiéndole quitado al adversario la iniciativa estratégica, el Ejército Rojo allanó el terreno para una contraofensiva general.

En su libro de memorias titulado Recuerdos y reflexiones, Georgy K Zhukov escribe lo siguiente:
Cuando me preguntan cuál de los episodios de la guerra pasada se me ha grabado más en la mente, siempre digo que es la batalla de Moscú (...) Estoy profundamente agradecido a todos los participantes sobrevivientes de aquella batalla e inclino la cabeza ante la memoria de los que combatieron a muerte para impedir el paso del enemigo hacia Moscú, ciudad héroe, capital y corazón de nuestra Patria. Tenemos todos una deuda impagable con ellos.

Sitio de Leningrado

Cerco a Leningrado.
Asedio a Leningrado.
Bombardeos a Leningrado.

El 10 de julio de 1941, las tropas nazis iniciaron la ofensiva contra Leningrado cuya toma, en opinión de la Wehrmacht, tendría gran importancia estratégica y política. En las primeras semanas de la guerra, las unidades alemanas avanzaron hacia Leningrado muy rápido y aunque su movimiento se vio frenado después del 10 de julio a raíz de la resistencia soviética, hacia el mes de agosto los combates se estaban celebrando ya en las afueras de la ciudad. El 30 de agosto, los alemanes cortaron las vías férreas que conectaban Leningrado con el resto del país y el 8 de septiembre consiguieron cerrar el sitio en tierra. Según el plan de Hitler, era necesario borrar Leningrado de los mapas. Habiendo fracasado en los intentos de romper la defensa de las tropas soviéticas en torno a Leningrado, los alemanes decidieron asfixiar la ciudad. Sus habitantes, según la idea de los mandos alemanes, debían morirse de hambre y frío.

El 8 de septiembre, cuando se impuso el sitio a Leningrado, la aviación nazi llevó a cabo un primer bombardeo a gran escala de la ciudad provocando un total de 178 incendios, uno de los cuales destruyó los mayores almacenes de alimentos. Entre septiembre y octubre, los aviones enemigos realizaban varios ataques diarios que tenían como objetivo no solamente obstruir la actividad de las factorías más importantes sino también hacer que cundiera el pánico entre la población. Los bombardeos artilleros resultaban especialmente intensos al inicio y al final de la jornada laboral. Hubo numerosas destrucciones y víctimas a causa de esos ataques aéreos y artilleros.

La convicción de que el enemigo jamás podría tomar Leningrado frenaba el ritmo de la evacuación. Más de 2,5 millones de habitantes, en particular, 400.000 niños y un número importante de mujeres y ancianos se vieron atrapados en una ciudad sitiada. A falta de alimentos se usaban toda clase de sucedáneos. Para hacer el pan, por ejemplo, se preparaba una mezcla de harinas de centeno, avena, cebada, soja y malta. Más tarde empezaron a añadirle los residuos de lino, salvado, harina de granos rancios, y desde finales de noviembre, también la celulosa alimenticia. La gente comía goma y granos de avicultura, cocía cinturones, usaba aceite cocido, vaselina, glicerina, residuos de materias vegetales y, después de que el hambre se volvió absolutamente insoportable, pasó a los pájaros y animales de casa.

El otoño e invierno de 1941-1942 era el período más terrible durante el sitio de Leningrado. La temporada del frío se había iniciado aquel año muy temprano y, como no había calefacción ni agua caliente, los leningradenses se vieron obligados a quemar muebles, libros y cuanto encontrasen de madera. El transporte estaba paralizado. En noviembre se registraron 11.085 muertes por inanición o bajas temperaturas; en diciembre, 52.881; en enero y febrero, 199.187. En total, 641.803 personas murieron de hambre durante el sitio de Leningrado.

Los cuidadanos de Leningrado describían detalladamente en sus diarios las miles de muertes. En uno de ellos se apuntó[11]:
Hoy, cuando pasaba por la calle, una persona caminaba por delante. Movía sus pies con muchos esfuerzos. Al adelantarle, me fijé sin querer que tenía una cara siniestramente azul. Pensé que probablemente moriría pronto. Luego de unos pasos, me volteé, paré y seguí observándole. Se estaba desvaneciendo, sus ojos se le pusieron en blanco, empezó a caer despacio a la tierra. Cuando me acerqué, ya estaba muerto. La gente se hizo tan débil por el hambre que ya no ponía resistencia a la muerte. Morían como si fueran a dormir. Las personas semivivas que les rodeaban no les hacían caso.
Por su parte el filólogo ruso Dmitri Likhachov, que sobrevivió junto con su familia a los meses más pesados del sitio, nos dejo también su visión de la vida en la ciudad sitiada[11]:
Dejaban a los que morían: las madres, padres, mujeres, niños; dejaban de alimentar a los que ya no tenía sentido alimentar; escogían entre sus niños a quién iban a salvar; buscaban oro en los cuerpos de muertos; les arrancaban los dientes si eran de oro; les cortaban los dedos para quitarles sus anillos de boda; desvestían los cadáveres en la calle para conseguir la ropa para los vivos; cortaban los restos de la piel de los cadáveres para cocer sopa para los niños; estuvieron listos para cortar trozos de carne de sus propios cuerpos para alimentar a sus hijos; escribían diarios y notas para que después alguien supiera cómo morían millones. Si eran terribles los bombardeos y ataques de la aviación alemana, ¿a quién podían asustar? Solamente el que muere de hambre puede hacer una gran infamia o un gran sacrificio de sí mismo, sin temer a la muerte.

Aún así la gente continuaba trabajando y en la ciudad funcionaban establecimientos administrativos, imprentas, policlínicos, guarderías infantiles, teatros, bibliotecas públicas y centros de investigación. Quienes trabajaban eran adolescentes de 13 ó 14 años cuyos padres estaban peleando en el frente. Y había que cumplir también otra tarea: retirar los cadáveres de quienes habían muerto a causa del frío. La navegación en el lago Ládoga resultaba muy complicada en otoño debido a las tormentas, pero los remolcadores siguieron conduciendo caravanas de barcazas hasta diciembre de 1941, abriéndose el camino entre los campos de hielo. Alguna parte de los alimentos llegaba también con aviones. Como la capa de hielo en el Ládoga tardaba en crecer, las raciones del pan fueron recortadas otra vez.

El 22 de noviembre se inició el tráfico de camiones por una pista de hielo que empezó a llamarse la "carretera de la vida"[11]. Ya en enero de 1942 había transporte permanente en esta ruta, y aunque los alemanes tiraron proyectiles y bombas contra la carretera, no consiguieron frenarlo. El 16 de enero de 1943, las fuerzas soviéticas de los Frentes de Leningrado y Voljov rompieron el cerco. La batalla de Leningrado se prolongó desde el 10 de julio de 1941 hasta enero de 1944, transformándose en la operación más larga de la Gran Guerra Patria. El sitio de Leningrado duró 900 días y fue el más sangriento en la historia de la humanidad.

Batalla de Stalingrado

Soldado hondea la bandera soviética en Stalingrado tras la victoria contra la Alemania Nazi.
Vasily Zaitsev, famoso francotirador soviético que se destacó en Stalingrado.

La Batalla de Stalingrado, una de las más importantes en la historia de la Gran Guerra Patria, comprende dos períodos. El primero, del 17 de julio al 18 de noviembre de 1942, tiene que ver con la operación estratégica defensiva realizada en esta zona por los Frentes de Stalingrado y Sureste con la ayuda de la Flotilla del Volga. En el transcurso de las hostilidades, el contingente soviético fue reforzado por la Dirección del Frente Sureste, cinco Direcciones de Ejércitos Interarma, dos Direcciones de Ejércitos acorazados, 56 divisiones y 33 brigadas.

Los encarnizados combates de defensa que se desarrollaron en el meandro del río Don y más tarde en las inmediaciones de Stalingrado y dentro del casco urbano terminaron por agotar el potencial ofensivo del enemigo y desangraron al mayor grupo de choque que el Ejército alemán tenían en el sector sur del frente, abonando el terreno para que las tropas soviéticas lanzaran una contraofensiva enérgica. El segundo período de la batalla, la ofensiva estratégica de Stalingrado, se inició el 19 de noviembre de 1942 y terminó el 2 de febrero de 1943. Esta operación fue llevada a cabo por los Frentes Suroeste, Don y Stalingrado con la ayuda de la Flotilla del Volga que más tarde fueron reforzados por el 1º y el 2º Ejércitos de Guardias, 5º y 6º Ejércitos, cinco Cuerpos blindados, tres Cuerpos mecanizados y seis brigadas.

Las tropas soviéticas lograron cercar y destruir durante esa fase las fuerzas principales del 4º Ejército acorazado y el 6º Ejército de campo alemanes, así como el 3º y el 4º Ejércitos rumanos y el 8º Ejército italiano. Las bajas en el bando enemigo superaron 800.000 personas. Tan sólo entre el 10 de enero y el 2 de febrero de 1943, el Ejército Rojo tomó más de 91.000 prisioneros, entre ellos, 2.500 oficiales y 24 generales. En total, Alemania perdió en la batalla de Stalingrado aproximadamente un millón y medio de efectivos entre muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros, es decir, la cuarta parte de las tropas que operaban en el frente germano-soviético.

La victoria soviética en Stalingrado tuvo enorme importancia política y amplias repercusiones internacionales, pues contribuyó en gran medida al desarrollo del Movimiento de la Resistencia en las naciones europeas que estaban ocupadas por los invasores nazis. Gracias a aquella operación, las fuerzas soviéticas le quitaron al adversario la iniciativa estratégica y la mantuvieron hasta el final de la guerra.

Batalla del Arco de Kursk

La Batalla de Kursk que se prolongó del 5 de julio al 23 de agosto de 1943 fue decisiva para asegurar un viraje radical en la evolución de la Gran Guerra Patria. Los mandos nazis tenían previsto lanzar una gran ofensiva en verano de 1943, recuperar la iniciativa estratégica y cambiar a su favor el curso de la guerra, para lo cual confeccionaron el plan de la Operación Ciudadela, aprobado en abril de 1943. El alto mando soviético, el Gran Cuartel General, estaba al tanto de que los alemanes venían preparando una ofensiva, así que decidió pasar provisionalmente a la defensa en el saliente de Kursk, desangrar a los grupos de choque enemigos mediante combates defensivos y de esta manera crear las condiciones favorables para un contraataque soviético que más tarde podría derivar en una ofensiva estratégica general.

Con vistas a la Operación Ciudadela, la Wehrmacht había concentrado en la zona 50 divisiones, entre ellas, 16 acorazadas y motorizadas. El grupo alemán contaba con 900.000 efectivos, hasta 10.000 cañones y morteros, alrededor de 2.700 carros de combate y más de 2.000 aviones. En el momento de iniciarse la Batalla de Kursk, el grupo de tropas soviéticas estaba formado por los Frentes Centro y Voronezh y tenía más de 1,3 millones de personas, casi 20.000 cañones y morteros, más de 3.300 tanques y cañones autopropulsados y 2.650 aviones.

El 5 de julio de 1943, las divisiones alemanas iniciaron la ofensiva hacia Kursk. Desde Orel iba avanzando el Grupo del mariscal de campo Gunther von Klugge, y desde Belgorod, el destacamento operativo "Kempf" del Grupo de Ejércitos Sur, bajo la dirección del mariscal de campo Erich von Manstein. Las tropas soviéticas del Frente Centro debían contrarrestar el ataque desde Orel, y las del Frente Voronezh, se iban a encargar de las unidades que se iban moviendo desde Belgorod. En la retaguardia del saliente de Kursk se desplegó el Frente Estepa, formado por 3 Cuerpos acorazados, 3 motorizados, 3 de caballería y uno de infantería.

El 12 de julio se libró una batalla frontal de carros, la más importante en la historia de la II Guerra Mundial, cerca de la estación ferroviaria de Prójorovka, a 56 Km al norte de Belgorod. El grupo acorazado alemán, Kempf, se enfrentó a las fuerzas contraatacantes soviéticas, iniciándose una batalla en que participaron desde ambos lados hasta 1.200 carros y cañones autopropulsados. El combate se prolongó por todo el día y hacia la tarde derivó en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre los tiradores y tripulantes de carros rusos y alemanes. El adversario perdió en una sola jornada alrededor de 10.000 personas más 400 carros y se vio obligado a pasar a la defensiva.

Aquel mismo día, los Frentes Briansk, Centro y el flanco izquierdo del Frente Oeste iniciaron la Operación Kutuzov que tenía por objetivo destruir el grupo alemán en la zona de Orel. El 13 de julio, las tropas del Frente Oeste y el Frente Briansk rompieron la defensa enemiga en las direcciones de Boljov, Jotynets y Orel avanzando 8-25 Km. Tres días más tarde, las divisiones del Frente Briansk se colocaron en la orilla del Oleshnia, tras lo cual los mandos alemanes dieron la orden de replegar las tropas a las posiciones iniciales. Para el 18 de julio, las unidades del flanco derecho del Frente Centro habían destruido por completo la formación en cuña alemana en la zona de Kursk. En la misma fecha se incorporaron al combate las fuerzas del Frente Estepa que se encargaron de perseguir al enemigo en retirada.

Desarrollando esta ofensiva, las unidades de tierra soviéticas apoyadas por el 2º y el 17º Ejércitos Aéreos y la aviación de largo alcance obligaron a los alemanes a retroceder hasta 140-150 Km hacia el oeste y para el 23 de agosto de 1943 habían liberado Orel, Belgorod y Harkov. La Wehrmacht perdió en la batalla de Kursk 30 divisiones de elite, entre ellas, 7 divisiones acorazadas, más de medio millón de soldados y oficiales, 1.500 carros de combate, más de 3.700 aviones y 3.000 cañones. La victoria en la zona de Kursk tuvo un precio aún más elevado para el Ejército soviético: 863.000 bajas humanas, en particular, 254.000 muertos, y alrededor de 6.000 carros destruidos. La correlación de fuerzas en el frente cambió drásticamente a favor del Ejército Rojo, permitiéndole proceder a una ofensiva estratégica general.

Batalla de Berlín

Periódico estadounidense anunciando la muerte de Hitler por suicidio tras la ofensiva soviética sobre Berlín.
El jefe de las tropas soviéticas que tomaron Berlín posando frente al Reichstag

La ofensiva del 16 de abril al 8 de mayo de 1945, desarrollada por el Primer Frente de Ucrania (al mando del mariscal Iván Konev) y el Primero y el Segundo Frentes de Bielorrusia (al mando de los mariscales Georgi K. Zhúkov y Konstantin Rokosovski, respectivamente, entró en la Historia bajo el nombre de Batalla de Berlín u Operación de Berlín. De enero a marzo de 1945, las tropas soviéticas derrotaron las agrupaciones del adversario en Polonia, Prusia Oriental y Pomerania del Este, logrando abrirse paso en amplio frente hacia los ríos Neisse y Oder y penetrar en cuña en territorio de Alemania. Al mismo tiempo desde Occidente avanzaban las tropas anglo-estadounidenses.

En el camino del Ejército Rojo y las tropas aliadas, los alemanes concentraron una gran agrupación, compuesta por el grupo de ejércitos "Vístula" (el tercer Ejército de carros blindados y el noveno Ejército) y "Centro" (el cuarto Ejército de carros blindados y el 17 Ejército), al mando del coronel general Gothard Heinrizi (a partir del 30 de abril, del general mariscal de campo Kurt Tippelskirch) y del general mariscal de campo Ferdinand Schörner, respectivamente. La agrupación contaba con un millón de efectivos, 10.400 piezas de artillería y morteros, 1.530 carros blindados y cañones de asalto y más de 3.300 aviones. En las orillas occidentales del Nesse y el Oder fueron creadas tres franjas fortificadas de 20 a 40 kilómetros de profundidad. La zona de defensa de Berlín se componía de tres anillos de fortificaciones, todos los edificios grandes de la ciudad fueron convertidos en puntos de apoyo, las calles y plazas estaban cerradas por barricadas.

Para desarrollar la ofensiva en dirección de Berlín, los altos mandos soviéticos concentraron 19 Ejércitos de tierra (incluidos dos polacos), cuatro Ejércitos de carros blindados y cuatro Ejércitos de aire, en total 2,5 millones de efectivos, 41.600 piezas de artillería y morteros, 6.250 carros blindados y piezas de artillería autopropulsadas y 7.500 aviones. Según el plan de la operación de Berlín, se preveía asestar varios golpes macizos en un amplio frente con el fin de desarticular la agrupación defensiva del adversario, cercarla y destruirla parte tras parte.

Antes de comenzar la operación el 16 de abril, se efectuó una potente preparación del fuego de artillería y de aviación. Tras ello el primer Frente de Bielorrusia atacó al adversario en el Oder, mientras que las unidades del Primer Frente de Ucrania comenzaron a forzar el Neisse. El 20 de abril, las unidades del Segundo Frente de Bielorrusia pasaron a la ofensiva en dirección de Stettin, forzaron dos brazos del Oder y el respectivo entrerríos y al ocaso del 25 de abril rompieron la línea principal de la defensa alemana al sur de Stettin. Inmediatamente después de quedar rota la defensa del adversario, las unidades del Primer Frente de Bielorrusia y del Primer Frente de Ucrania empezaron a realizar la maniobra de desarticulación y cerco de la agrupación de Berlín, bordeando la ciudad del Norte y el Sur.

El 24 de abril las unidades del Primer Frente de Bielorrusia y el Primer Frente de Ucrania se unieron en las afueras del Sudeste de Berlín, dividiendo en dos partes la agrupación alemana. Como resultado, las principales fuerzas del Noveno Ejército y una parte del Cuarto Ejército de carros blindados se vieron separados de Berlín y rodeados al Sudeste de la ciudad. El 25 de abril, las tropas de ambos Frentes se encontraron en la zona de Kettsin y lograron cerrar el cerco al Oeste de Berlín. De este modo hasta 200 mil soldados y oficiales alemanes se vieron cercados al Sudeste de Berlín y otros 200 mil en la propia ciudad. La liquidación de la agrupación enemiga cercada fue llevada a cabo hacia el 1 de mayo por las unidades del Primer Frente de Ucrania y el Primer Frente de Bielorrusia. Paralelamente, el Primer Frente de Ucrania rechazó en la zona de Belitz un contragolpe asestado por el 12 Ejército del general Walter Wenck, trasladado del Frente Occidental, y otro contragolpe en la zona de Görlitz.

El enemigo rodeado oponía una encarnizada resistencia. A partir del 21 de abril, día en que unidades del Ejército Rojo irrumpieron en Berlín, y hasta el 2 de mayo en las calles de Berlín se desarrollaban incesantes combates. El 30 de abril, el Tercer Ejército de Choque al mando del coronel general Vasily Kuznetsov empezó a librar combates para apoderarse del Reichstag, al que asaltaron la 150 división de fusileros del general mayor Vasily Shatilov y la 171 división de fusileros del coronel Alexey Negada. El Reichstag fue tomado en la noche del 30 de abril, y los sargentos Mijaíl Yegorov y Meliton Kantaria colocaron en su punto más alto la Bandera de la Victoria. Aquel mismo día Hitler se suicidó, dejando testamento sobre la composición del nuevo Gobierno, con el gross-almirante Karl Doenitz a la cabeza.

El 1 de mayo, el nuevo Gobierno delegó parlamentarios, dirigidos por el general de infantería Hans Krebs, jefe del Estado Mayor General, para entregarle a la parte soviética la propuesta sobre el cese provisional de las operaciones de combate, firmada por Martin Bormann y Paul Josef Goebbels. La URSS exigió la capitulación incondicional. La exigencia fue rechazada, en relación con lo cual en la tarde del 1 de mayo las tropas soviéticas lanzaron un fuerte ataque de artillería y aviación y reanudaron el asalto. El 2 de mayo por la mañana los restos de la guarnición de Berlín quedaron divididos en grupos aislados y hacia las 3 de la tarde se entregaron, junto con el jefe de la defensa de la ciudad, el general Helmut Weidling.

Paralelamente, el Ejército Rojo proseguía su ofensiva en la dirección del Oeste. El 25 de abril, las unidades del Primer Frente de Ucrania se encontraron en la zona de Riesa y Torgau con las unidades de vanguardia del Primer Ejército de EE UU. El 7 de mayo, las tropas del Primer Frente de Bielorrusia salieron al Elba. El 26 de abril, las unidades del Segundo Frente de Bielorrusia, en ofensiva en Pomerania Occidental y Mecklenburg, se apoderaron de los principales puntos de apoyo de la línea de defensa del adversario en la orilla occidental del Oder: Gatow, Pölitz, Schwedt, y Stettin, el 3 de mayo salieron a la costa del mar Báltico y el 4 de mayo se produjo su enlace con tropas inglesas. Entre el 4 y el 5 de mayo fueron liberadas las islas de Wollin, Rügen y Uhsedom.

El 9 de mayo unidades del Segundo Frente de Bielorrusia desembarcaron en la isla de Bornholm (Dinamarca) para asistir a la capitulación de las tropas alemanas. Durante la operación de Berlín el Ejército Rojo derrotó por completo 70 divisiones de infantería, 12 de carros blindados y 11 motorizadas y tomó prisioneros a unos 480 mil efectivos. Las pérdidas soviéticas - entre los muertos, heridos y desaparecidos - eran no menos de 304 mil personas, además fueron destruidos 1.220 piezas de artillería y morteros, 2.156 carros blindados y piezas de artillería autopropulsadas y 527 aviones. El 8 de mayo, los altos mandos alemanes, con Wilhelm Keitel a la cabeza, firmaron el acta de la capitulación incondicional de Alemania.

El 9 de mayo de 1945 a las 2:10 de la madrugada, hora de Moscú, la sonora voz del famoso locutor de radio Yuri Levitán anunciaba[10]:
Alemania ha sido completamente derrotada.

Desfile de la Victoria

El 24 de junio de 1945, en la Plaza Roja de Moscú se celebró el primer Desfile de la Victoria. A finales de mayo y comienzos de junio se desarrollaron intensos preparativos del desfile. Hacia la segunda década de junio todos sus participantes recibieron nuevos uniformes de gala y empezaron a ensayar. Fueron formados y preparados regimientos por cada uno de los Frentes que actuaban al final de la guerra: el de Carelia, el de Leningrado, el Primero del mar Báltico, el Primero, el Segundo y el Tercero de Bielorrusia, el Primero, el Segundo, el Tercero y el Cuarto de Ucrania, los regimientos unificados de la Marina de Guerra, la Fuerza aérea y del Comisariado de Defensa. Además, en el Desfile de la Victoria participaron las academias y escuelas militares, así como unidades de la Guarnición de Moscú.

Los regimientos se formaban de Héroes de la Unión Soviética, combatientes condecorados con Órdenes de la Gloria, famosos francotiradores y soldados, sargentos y oficiales poseedores del mayor número de condecoraciones. En cada regimiento estaban representados la infantería, la caballería, artilleros, tanquistas, aviadores, zapadores y unidades de comunicaciones. Para el desfile fueron preparados abanderados y portaestandartes, cada regimiento llevaba 36 banderas de las unidades que más sobresalieron en los combates y contaba con más de un millar de efectivos. Los regimientos unificados de los Frentes tenían que desfilar encabezados por el comandante del Frente.

Se tomó la decisión de traer de Berlín la Bandera Roja que había sido colocada en lo alto del Reichstag, así como las banderas de las tropas nazis, arrebatadas durante combates. La formación lineal se determinó según la sucesión de los Frentes, de derecha a izquierda. En el flanco derecho se encontraban los regimientos del Frente de Carelia, del Frente de Leningrado, del Primer Frente del mar Báltico, etc., mientras que el flanco izquierdo lo cerraban el regimiento del Cuarto Frente de Ucrania, el regimiento unificado de la Marina de Guerra y unidades de la guarnición de Moscú. Para cada regimiento unificado se escogieron marchas marciales más queridas por sus efectivos. El penúltimo ensayo se desarrolló en el Aeródromo Central de Moscú, y el general, en la Plaza Roja. Los regimientos quedaron excelentemente preparados en poco tiempo y producían honda impresión.

Pasó revista de las unidades formadas para desfilar el Mariscal de la Unión Soviética Gueorgui Zhukov, comandante del Primer Frente de Bielorrusia, Segundo Comandante en Jefe y comisario adjunto de Defensa de la URSS. A las 10 de la mañana en punto, montando su corcel blanco Tsepki, él salió a la Plaza Roja por la puerta de la torre de San Salvador. Resonó la voz de mando "¡Firmes!", acompañada de aplausos del público. Después de haber dado el parte el comandante del desfile, Konstantin Rokossovki, a Gueorgui Zhukov y haber pasado revista ellos de las unidades en formación, se oyó la señal "Escuchad todos!", y la banda militar de 1.400 músicos interpretó el himno "Gloria al pueblo ruso", de Mijaíl Glinka.

Gueorgui Zhukov pronunció desde la tribuna del mausoleo un discurso de salutación, fue interpretado el himno de la Unión Soviética y empezó el desfile. Tras los regimientos de los Frentes y de la Marina de Guerra, en la Plaza Roja entró una columna de soldados soviéticos que portaban, bajada hacia el suelo la parte de arriba, 200 banderas de las tropas nazis derrotadas y al son de tambores las arrojaban al pie del mausoleo. Luego desfilaron el regimiento unificado del Comisariado de Defensa, estudiantes de academias y escuelas militares, así como cadetes de las escuelas "Alexander Suvorov". Tras ello en la plaza entró una brigada unificada de caballería, y después, material de guerra de diversas armas.

Sociedad soviética

Mujeres en la Gran Guerra Patria

Propaganda soviética llamando a la mujeres a participar en la Gran Guerra Patria.
Ljudmila Mijailivna Pavlichenko, fue una famosa francotiradora del Ejército Rojo durante la Gran Guerra Patria.

Al comenzar la Gran Guerra Patria, las mujeres tanto sustituyeron a los hombres que se habían ido al frente como combatieron en las filas del Ejército Rojo, en divisiones de milicias populares y destacamentos de guerrilleros en territorios ocupados. Según datos precisados, durante la Gran Guerra Patria fueron llamadas a filas 490 235 mujeres, o un 2 por ciento de todos los efectivos del Ejército y la Marina de Guerra. La mayoría de ellas servían en unidades médicas, administrativas, viales, automovilísticas y de comunicaciones. Pero otras formaban parte de las unidades que tomaban parte directa en combates, de destacamentos de guerrilleros, luchaban en condiciones de clandestinidad y en servicios secretos. En total, en diversas épocas en los frentes combatían de 600 mil a un millón de mujeres. Ochenta mil de ellas eran oficiales.

Dentro de muchos ejércitos de las tropas terrestres de 1943 a 1945 se encontraban de 2 a 3,5 mil mujeres, y en algunos frentes y ciertos Ejércitos de defensa aérea, hasta 20 mil. Más de 300 mil mujeres fueron movilizadas a las unidades de defensa aérea, de ellas en el Ejército Especial de Defensa Aérea de Moscú servían 20 mil mujeres. En la Marina de Guerra había 25 mil mujeres. De las voluntarias fueron formados 3 regimientos de aviación, una brigada de fusileras, un regimiento de fusileras de reserva, una escuela de francotiradoras y una compañía de marineras.

El mayor número de mujeres sirvió en las unidades médicas. Del total de los médicos que trabajaban en los frentes, que eran unos 700 mil, a las mujeres les correspondía el 42 por ciento, y entre los cirujanos, el 43,3 por ciento. La Cruz Roja organizó cursillos en que 300 mil mujeres aprendieron la especialidad de enfermera; 300 mil, hábitos del personal médico auxiliar y más de 500 mil, los de prestación de servicios médicos en destacamentos de defensa antiaérea. En total, más de 1 600 mil mujeres sirvieron como practicantes, enfermeras e instructoras sanitarias.

Muchas estaban ocupadas en servicios especiales, trabajaban como controladoras en instituciones de censura militar y política, servían en unidades de policía militar y patrullaje, en el sistema de comunicaciones radiales del servicio de reconocimiento militar, en organismos de seguridad nacional y destacamentos de guerrilleros. En el Ejército había un gran número de traductoras. En organizaciones clandestinas del Partido Comunista y de las Juventudes Comunistas luchaban más de 100 mil mujeres.

En las unidades de comunicaciones, la "capa de las mujeres" llegaba al 80 por ciento, ellas servían de telefonistas, telegrafistas, operadoras de radio, técnicas y mecánicas. En las unidades automovilísticas, el número de mujeres excedía el 50 por ciento, ellas servían fundamentalmente de reguladoras de movimiento y controladoras en retenes. También había mujeres en unidades de carros blindados: fusileras, operadoras de radio, técnicas, fusileras de torre, conductoras y hasta jefas de tripulación del carro blindado.

A las mujeres que combatían en los frentes se les entregaron 300 mil condecoraciones; más de 200 recibieron las Órdenes de la Gloria del segundo y tercer grados, y cuatro, las de todos los grados; a 86 mujeres se les otorgó el título de Heroína de la Unión Soviética, entre ello a 29 aviadoras, 26 guerrilleras y 17 trabajadoras del servicio médico, a 18 de ellas el título se adjudicó póstumamente. Más de 650 mujeres recibieron órdenes y medallas de los países aliados de la URSS. La piloto Ekaterina Zelenko, la única mujer en el mundo que realizó embestida durante un combate aéreo, fue condecorada con la Orden de la Bandera Roja (la única entre las mujeres durante la Gran Guerra Patria).

Economía

La agresión de Alemania contra la Unión Soviética exigió movilizar todos los recursos humanos y materiales, sin excepción alguna. La puesta de la economía sobre los rieles militares se realizaba en condiciones difíciles. La situación que se configuraba en los frentes obligaba a efectuar un traslado sin precedentes de unidades de producción de las zonas occidentales del país al Este.

Hacia finales de 1941, Alemania ocupó un territorio en que antes de la guerra vivía un 40 por ciento de la población de la Unión Soviética, se encontraban el 47 por ciento de las áreas de sembradío, se fabricaba más del 30 por ciento de toda la producción industrial, se generaba más del 40 por ciento de la energía eléctrica, se extraía el 63 por ciento del carbón y se producía el 68 por ciento del hierro fundido, el 58 por ciento del acero y el 84 por ciento del azúcar.

Los primeros seis meses de la guerra eran los más difíciles para la economía soviética. La producción industrial se redujo en más de 2 veces; el laminado de metales ferrosos, en 3 veces, y el de metales no ferrosos, en 430 veces; la fabricación de cojinetes de bolas, en 21 veces, etc. Disminuyó en flecha la fabricación de aviones, carros blindados y municiones, porque las principales unidades de producción se desplazaban al Este del país.

Bajo la dirección del Comité Nacional de Defensa, instituido el 30 de junio de 1941, se llevó a cabo la evacuación de empresas y fábricas y la puesta del sector económico civil sobre los rieles de la guerra. De las zonas adyacentes a los frentes fueron evacuadas a las regiones del Volga], los Urales, Siberia, Asia Central y Kazajstán 2593 empresas, incluidas 1523 grandes (entre éstas últimas figuraron 94 plantas metalúrgicas, 150 fabricas de construcción de maquinaria y 40 de instrumental eléctrico). En total, a las regiones orientales de la URSS se dirigieron unos 1,5 millones de vagones en que iba gente y máquinas, fueron evacuados más de 10 millones de personas y sacados unos 2,3 millones de cabezas de ganado.

Las empresas, al arribar al lugar del destino, primero se ubicaban a cielo abierto o en escuelas, teatros y otros locales poco adecuados, pero gracias a la labor abnegada de los obreros e ingenieros, que trabajaban de 12 a 16 horas diarias, entraban en explotación al cabo de tres o cuatro meses. A menudo los talleres empezaban a funcionar a cielo abierto, más tarde se levantaban ligeras edificaciones de madera. A mediados de 1942 la maquinaria evacuada empezó a funcionar a plena marcha, se logró garantizar aumento de la producción en muchas ramas de la industria pesada. A partir de febrero de 1942, comenzó la práctica de movilizar para trabajar en empresas industriales y obras de construcción a la población urbana apta para el trabajo, incluidos adolescentes de 14 años, los que aprendían profesión de modo acelerado y se ponían a trabajar junto con los adultos. Más tarde se decidió atraer también a la población rural.

Dichas medidas permitieron al país producir sólo en el primer semestre de 1942 cerca de 54 mil piezas de artillería, 11 mil carros blindados y 10 mil aviones (en el segundo semestre de 1942 la producción de todo ello creció más del 50 por ciento). A partir de 1943, URSS anualmente lograba fabricar piezas de artillería 120 por ciento más que Alemania, morteros 400 por ciento más, carros blindados 80 por ciento más y aviones 30 por ciento más. Durante todo el período de la Gran Guerra Patria y la guerra contra el Japón, o sea desde julio de 1941 y hasta agosto de 1945 inclusive, la industria de guerra de la URSS fabricó 482,2 mil piezas de artillería, 351,8 mil morteros, 102,8 mil carros blindados y piezas de artillería autopropulsadas, 112,1 mil aviones de combate, 70 buques de guerra de las principales clases, así como infinidad de armas portátiles y municiones.

Puesto que el grueso de los recursos materiales se destinaba para necesidades de la guerra, la situación económica en que vivían los soviéticos era muy grave. El sistema de racionamiento introducido al comenzar la guerra garantizaba porciones mínimas de víveres a la población urbana. Pero ese régimen de riguroso ahorro le permitía al Estado soviético proveer ininterrumpidamente de alimentos a las tropas.

La agricultura sufría increíbles dificultades. Muchos de sus tractores, automóviles y caballos fueron movilizados para las necesidades del Ejército. El campo quedó de hecho sin la fuerza de tracción. Pero había que alimentar al país, y los campesinos trabajaban hasta sentirse completamente agotados. Araban aparejando vacas o hasta tirando del arado ellos mismos. La mayoría de las faenas se realizaban sin utilizar medios de mecanización. Casi toda la cosecha tenía que entregarse al Estado. Cumplido el plan de suministros obligatorios, a los koljoses y sovjoses a menudo no les quedaban semillas ni para realizar la siembra. Durante la guerra cayó de modo catastrófico la productividad de la agricultura.

En 1942 y 1943 se recolectaron tan sólo 30 millones de toneladas de cereales, contra los 95,5 millones recogidos en 1940. La cabaña del ganado mayor se redujo en un 50%, y la del porcino en un 72,2%. El daño directo ocasionado por la guerra a la economía de la URSS alcanzó casi una tercera parte de toda la riqueza nacional. Fueron destruidos en parte o por completo 1.710 ciudades y centros poblados de tipo urbano (el 60 por ciento del total), más de 70 mil aldeas, cerca de 32 mil empresas industriales, 1.130 minas como mínimo, 4.100 estaciones ferroviarias, 65 mil kilómetros de vías férreas, 25 millones de personas perdieron sus viviendas. Quedaron devastados 100 mil koljoses y sovjoses, fueron matados o llevados a Alemania 7 millones de caballos, 17 millones de cabezas de ganado vacuno, 20 millones de cerdos, 27 millones de ovejas y cabras. Las áreas sembradas disminuyeron en 36,8 millones de hectáreas.

Ayuda de los aliados

El 12 de julio de 1941, en Moscú fue firmado un acuerdo soviético-inglés que preveía desarrollar acciones conjuntas contra Alemania y sus aliados, lo que dio comienzo a la formación de la coalición anti-Hitler. El 2 de agosto de 1941 se concentró un convenio militar-económico con EE UU, y en octubre de 1941, uno tripartito sobre el suministro de armas, material de guerra y materia prima estratégica al Ejército Soviético. El 11 de junio de 1942, la URSS y EE UU acordaron realizar suministros mutuos en condiciones de "lend-lease", o sea entregar prestados material de guerra, armas, municiones, pertrechos, materia prima estratégica y víveres. La ayuda militar de Gran Bretaña a la Unión Soviética sumó 318 millones de libras esterlinas de verano de 1941 al 8 de septiembre de 1945, alcanzando el 15 por ciento del total de la ayuda proporcionada.

A partir de verano de 1943, Canadá empezó a tomar parte directa en la prestación de ayuda a la URSS, gastando con ese objetivo cerca de 167,3 millones de dólares canadienses entre 1943 y 1946, o el 6,7 por ciento del monto total de la ayuda. Los envíos se realizaban en 12 rutas, ocho de las cuales atravesaban océanos. Las principales eran: vía el Pacífico - Lejano Oriente llegaban más del 50 por ciento de todas las cargas; vía el Atlántico del Norte, bordeando Escandinavia, a Múrmansk y Arjánguelsk, el 20 por ciento; vía el Atlántico del Sur, el Golfo Pérsico e Irán, el 20 por ciento, y vía el mar Negro y zonas árticas, hasta un 10 por ciento. Los aviones llegaban por mar o realizando vuelos ellos mismos (hasta un 80 por ciento) vía Alaska y Chukotka. La ayuda de los aliados llegaba no sólo en el marco del programa "lend-lease". Por ejemplo, en EE UU fue instituido el Comité de Ayuda a Rusia, que durante la guerra reunió y envió a la Unión Soviética mercancías por más de 1,5 mil millones de dólares.

En Inglaterra, a la cabeza de un comité análogo estuvo Clementina Churchill, esposa del primer ministro. En 1942, la URSS, Gran Bretaña y EE UU acordaron abrir el Segundo Frente en Europa Occidental. El plan fue realizado en junio de 1944. En Normandía desembarcaron tropas inglesas y estadounidenses. La apertura del Segundo Frente permitió distraer cerca de 560 mil efectivos alemanes del Frente del Este y contribuyó a acelerar la derrota definitiva de la Alemania nazi, la que desde aquel momento se vio obligada a luchar en dos frentes. Hombro con hombro con los soviéticos combatían dos divisiones polacas, una brigada checoeslovaca y el regimiento de aviación francés Normandía - Niemen, formados durante la guerra en territorio soviético, más tarde a ellos se unieron también dos Ejércitos rumanos y unidades húngaras (después de haber declarado guerra a Alemania sus nuevos Gobiernos).

Consecuencias de la Gran Guerra Patria

El pueblo soviético cargó con el peso principal durante la Segunda Guerra Mundial, fueron colosales las bajas sufridas por los integrantes de la Unión Soviética, se calcula la perdida en vidas humanas de 47 millones de personas, entre las pérdidas directas e indirectas. El mayor número de los perecidos no correspondió a los militares que tomaban parte directa en las operaciones de combate, sino a los civiles, a la población pacífica del país. De los 5,7 millones de soldados y oficiales hechos prisioneros, 3,3 millones murieron de hambre, frío y torturas. En el territorio de la URSS, como resultado de los bombardeos, combates y crueles condiciones del régimen de ocupación fallecieron o fueron exterminados 11 millones 520 mil personas. Fueron llevados a Alemania, para realizar trabajos forzosos, 5,3 millones de personas, de los que regresaron a la URSS 2,6 millones; murieron a causa del mal trato y difíciles condiciones de vida cerca de 2,2 millones y se convirtieron en emigrados unos 450 mil de los ex ciudadanos soviéticos.

La guerra hizo muchos estragos en el fondo genético del pueblo soviético, perecieron en primer lugar los más fuertes y enérgicos miembros de la sociedad, que pudiesen dejar una descendencia muy sana. Entre los soldados y oficiales muertos, los de 20 a 35 años de edad constituían el 74 por ciento; los de 36 a 45, el 20 por ciento, y los mayores de 51 años, el 1 por ciento. Además, puesto que durante la guerra cayó la natalidad, no nacieron millones de ciudadanos del país. A la par con las ingentes pérdidas humanas, a la Unión Soviética le fueron ocasionadas colosales bajas materiales. Ningún otro país del mundo en toda su Historia ni durante la Segunda Guerra Mundial sufrió tales pérdidas ni destrucciones tan bárbaras. En la URSS quedaron devastadas provincias enteras ocupadas por los nazis. Fueron destruidos 1.710 ciudades y centros poblados, más de 70 mil aldeas, cerca de 6 millones de edificios, 25 millones de personas perdieron sus viviendas.

Quedaron en ruinas o destruidos en parte 31.950 fábricas, empresas, talleres, restaurantes y comercios, 4.100 estaciones ferroviarias, 36 mil correos y telégrafos, telefónicas, emisoras de radio y otras instalaciones de comunicaciones, 6 mil hospitales, 33 mil policlínicas, dispensarios y ambulatorios, 976 sanatorios y 656 estaciones de veraneo, 82 mil escuelas primarias y secundarias, 1520 escuelas técnicas especializadas de nivel medio, 334 centros docentes superiores, 605 instituciones científicas, 427 museos, 43 mil bibliotecas públicas y 167 teatros. Fue robada una inmensa cantidad de valores culturales. Durante la Gran Guerra Patria, de los 2.439 monumentos arquitectónicos, 2.234 monasterios e iglesias, 43 mil bibliotecas y 427 museos saqueados en la Unión Soviética, los ocupantes nazis robaron 564.700 obras de arte y unos 100 mil monumentos arqueológicos, liquidaron o se llevaron 180 millones de libros. Secuestraron 40 mil objetos del Palacio de Catalina II de Tsarskoe Selo (ciudad de Pushkin), el Museo de Pablo Primero, el Museo Etnográfico de Orel, los museos de Peterhoff, Tsarskoe Selo, Pskov y Novgorod.

Fueron sacados del país y después "se perdieron" la Pieza de Ámbar[12], una colección de porcelana de Catalina II y 650 iconos de la colección de Pedro I. La capilla del Palacio de Alejandro I perdió cerca de un millar de iconos antiguos. En cercanías de Smolensk fue saqueado por completo el famoso museo "Talashkino", propiedad de la duquesa y coleccionista Tenisheva. Los nazis, hasta de la ciudad de Tver, donde ellos no estuvieron por mucho tiempo, lograron sacar 18 mil objetos antiguos. Se perdieron muchos objetos valiosos de los palacios de Crimen, donde los oficiales alemanes pasaban tratamiento después de heridos o simplemente descansaban durante tres años que duró la ocupación de la península. Según ciertos cálculos, el costo total de los valores culturales perdidos por país excede 230 mil millones de dólares (cotización actual).

Referencias

Fuentes

  • Axter, Ian (1975): La Gran Guerra Patria de la Unión Soviética. Moscú: Editorial Progreso.
  • Artículo La Gran Guerra Patria Disponible en la Web "granma.co.cu" Consultado: 17 de octubre de 2011.
  • Artículo Las brujas de la noche Disponible en la Web "www.ain.cu" Consultado: 17 de octubre de 2011.
  • Geoffrey Megargee (2007): Barbarossa, 1941: Hitler's War of Annihilation, especial para Amazon.com.
  • Robert Kirchubel y Peter Dennis (2007): Operation Barbarossa 1941 (3): Army Group Center (Campaign) (v. 3), especial para Amazon.com.