Saltar a: navegación, buscar

Brasil

Brasil
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: República Federal de Brasil
Bandera brasil.jpg
Bandera
88x88px
Escudo
250px
Mapa o ubicación de Brasil
Gobierno
Forma de gobierno:República federal presidencial
Capital:Brasilia
Idioma oficial:Portugués
Presidente
Vicepresidente
Dilma Rousseff
Michel Temer
Características Generales
Superficie:8 514 877 km²
Población191 480 630 hab
hab/km²
Moneda:Real (R$, BRL)
Gentilicio:Brasileño, -a; brasilero, -a
Horario:UTC-4 a -2, siendo el horario oficial el UTC-3
Miembro de: ONU, OEA, CELAC , UNASUR, CPLP, MERCOSUR, G20, BRICS, Banco del Sur
Brasil. Es el quinto país más grande del mundo y el mayor de América del Sur, de la que abarca prácticamente la mitad de la superficie. Situado al este de Suramérica, limita con el Océano Atlántico al este, y con todos los estados de América del Sur (excepto Chile y Ecuador) al norte, al sur y al este.

Historia

Orígenes

Los primeros habitantes del actual Brasil fueron los indios arawak y caribes, al norte, los Tupí-Guarani, sobre la costa este y la cuenca amazónica, los Ge, instalados en las regiones orientales y meridionales del país, y los Pano, al oeste. La mayor parte de estas tribus eran semi-nómadas y vivían de la caza, la recolección y una agricultura primaria.
El primer europeo en arribar a Brasil fue el español Vicente Yáñez Pinzón, tocó tierra cerca del sitio de la actual Recife, el 26 de enero de 1500 y llegó a la actual región de Cabo de San Agustín (Pernambuco) esa misma jornada.

Colonización

En abril de 1500, el navegante portugués Pedro Álvarez Cabral alcanzó también las costas brasileñas. El proclamó oficialmente a la región posesión de Portugal. El territorio fue llamado Terra da Vera Cruz (en portugués, "Tierra de la Cruz Verdadera"). En 1501, el navegante italiano Américo Vespucio dirigió una expedición sobre este nuevo territorio por instigación del gobierno portugués. En el transcurso de estas exploraciones, Vespucio reconoció y bautizó muchos cabos y bahías, entre ellas la de Río de Janeiro. Regresó a Portugal con brasilete (madera de Pernambuco que proveía una tintura roja). La Tierra da Vera Cruz tomó, a partir de esta fecha, el nombre de Brasil.

La ocupación del territorio comenzó en 1532 con la fundación del pueblo de São Vicente por Martin Alfonso de Souza. En 1549 se fundó la primera capital de Brasil, la ciudad de Salvador, en la provincia de Bahía. Durante el siglo XVI se ensayó la esclavitud, inicialmente de los indígenas y sólo en las últimas décadas se introdujeron cautivos africanos. En 1555,
Primera misa celebrada en Brasil
los franceses intentaron instalarse estableciendo una colonia sobre las riberas de la bahía de Río de Janeiro. En 1560, los portugueses destruyeron esta colonia y crearon, en 1567, la ciudad de Río de Janeiro. En 1580, Felipe II, rey de España, heredó la corona de Portugal. Este período de unión de los dos reinos, hasta 1640, fue marcado por frecuentes agresiones inglesas y holandesas contra Brasil.

En el siglo XVII, la agricultura de base esclavista, con plantaciones de mandioca, tabaco y especialmente de caña de azúcar, obtuvo un gran desarrollo. Estas actividades se desarrollaron en el Noreste de la colonia, desde los núcleos bahiano y pernambucano y, más tardíamente, Río de Janeiro. Las colonias norteñas fueron ocupadas por los holandeses en 1624 y entre 1630 y 1654. Portugal tras establecer una serie de capitanías generales en las costas, elevó sus posesiones al rango de principado al ser en 1634 declarados príncipes de Brasil los herederos al trono lusitano. En 1624, una flota holandesa se apodera de Bahía. Pero el año siguiente, la ciudad fue retomada por un ejército compuesto de españoles, portugueses e indios.

En 1808, la familia real portuguesa —y con ellos la nobleza portuguesa—, escaparon de las tropas del emperador francés, Napoleón Bonaparte, que estaba invadiendo Portugal y la mayor parte de Europa Central, y se estableció en la ciudad de Río de Janeiro, que de esta manera se convirtió en la capital de facto del Imperio Portugués. En 1815, Juan VI, entonces el príncipe regente de Portugal en nombre de su madre María I, elevó el Estado de Brasil, a un Reino soberano en unión con Portugal. En 1809, los portugueses invadieron la Guayana Francesa, que finalmente fue devuelta a Francia en 1817. En el año 1825, las Provincias Unidas del Río de la Plata iniciaron una guerra para recuperar la Banda Oriental, ocupada por los portugueses en 1816 y rebautizada como provincia Cisplatina, la cual concluyó en 1828 mediante un acuerdo en el cual se disponía la independencia de la provincia.[1]

Independencia e Imperio

El 26 de abril de 1821 Juan IV regresa a Portugal, dejando a su hijo, Pedro de Alcántara, como príncipe regente. El gobierno portugués intentó transformar a Brasil en una colonia nuevamente, privándolo de los derechos que poseía desde 1808. Los brasileños se rehusaron a ceder, y el príncipe regente se sumó a su causa, declarando la independencia del país el 7 de septiembre de 1822. El 12 de octubre, Pedro fue declarado el primer emperador del Brasil y coronado como Pedro I el 1 de diciembre.
Declaración de independencia por Pedro I
Aunque los primeros intentos por independizar al país del control portugués adoptaron los ideales republicanos —como fue el caso de la Conspiración Minera, dirigida por Tiradentes—,[2] en el siglo XIX casi todos los brasileños estaban a favor de la monarquía y el republicanismo tenía poco apoyo. La Guerra de Independencia de Brasil se propagó por casi todo el territorio, mientras que las principales batallas se libraron en las regiones norte, noreste, y sur.48 Los últimos soldados portugueses se rindieron el 8 de marzo de 1824, y la independencia fue reconocida por Portugal el 29 de agosto de 1825, en el tratado de Río de Janeiro.

El 25 de marzo de 1824 se promulgó la primera constitución tras su aprobación por todos los consejos municipales del país.[3] El 7 de abril de 1831, Pedro I abdicó cuando regresó a Europa para recuperar el trono de su familia, dejando a su hijo de cinco años como sucesor, Pedro II. Como el nuevo emperador no podía ejercer sus funciones, se creó una regencia. Las disputas entre distintas facciones políticas llevaron a rebeliones y a una regencia inestable y casi anárquica.[4] Sin embargo, los grupos rebeldes no estaban en contra de la monarquía, aunque algunos declararon la secesión de sus provincias como repúblicas independientes. El caso más notorio fue el de Río Grande del Sur y Santa Catarina, quienes por medio de la Guerra de los Farrapos se proclamaron independientes del Imperio brasileño.[5]Después de estos incidentes secesionistas y como producto de ellos Pedro II fue declarado emperador prematuramente, durante casi medio siglo Brasil vivió una época de florecimiento económico y paz interna.

Fuerzas brasileñas luchando contra el Ejército Paraguayo durante la batalla de Avay, de la Guerra de la Triple Alianza.

El reinado de Pedro II llevó a Brasil a la victoria en tres guerras internacionales —la Guerra Grande, la Guerra contra Aguirre y la Guerra de la Triple Alianza—, además de que atestiguó la consolidación de la democracia representativa, principalmente debido a la realización de elecciones sucesivas y a la libertad de imprenta. La esclavitud se extinguió en un proceso más lento pero constante, que comenzó en 1850 con el fin del tráfico internacional de esclavos, y terminó con la total abolición de la esclavitud en 1888.Cuando el Imperio fue derrocado el 15 de noviembre de 1889, hubo poco interés por parte del pueblo brasileño para cambiar la forma de gobierno de una monarquía a una república,[6] ya que Pedro II estaba en el auge de su popularidad entre la población. El golpe militar republicano fue apoyado por los antiguos propietarios de esclavos que se negaban a aceptar la abolición de la esclavitud pactada en 1888 por el gobierno monárquico.[7]

República

El gobierno republicano que se proclama tras la caída de la monarquía era lo más parecido a una dictadura que se pueda conocer, es por esta razón que en 1891 es proclamada una nueva constitución que convoca a elecciones para el año 1894.[8] La nueva carta magna abolía algunas de las restricciones que en época de la monarquía limitaban el voto a las personas que tuvieran algún tipo de riqueza determinado, por otra parte solo se permitía el voto a los hombres alfabetizados, algo que contrasta con el hecho de que la mayoría de la población era iletrada.[9]

La Revolución de 1930 lleva a Vargas al poder.

El primer periodo de gobierno republicano, mantuvo a Brasil con una política exterior pacífica y neutral, que sólo fue interrumpida por la Guerra del Acre, y la Primera Guerra Mundial.[10] Internamente, luego de la crisis del ensillamiento,[nota 1] y de la Revuelta de la Armada en 1891,[11] comenzó un largo período de inestabilidad financiera, política y social que se extendería hasta la década de 1920. Entre los hechos que destacan en esta etapa están la Revolución Paulista, la Revolución del Fuerte de Copacabana, la Comuna de Manaos y la Columna Prestes.[12] En 1930 Getúlio Vargas, que había sido candidato presidencial en las elecciones de ese año, lideró un golpe de Estado y asumió la presidencia con el apoyo de los militares. Al tomar el poder Vargas afirmaba que solo sería temporalmente mientras se llevaban a cabo reformas democráticas en la nación, la realidad fue que se mantuvo en el poder hasta 1945.[13]

Brasil se mantuvo una posición neutral durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, pero diversos acontecimientos llevaron al país a alinearse en favor de los Estados Unidos en 1942, rompiendo relaciones diplomáticas con las potencias del Eje.[14] En represalia, las armadas de Alemania e Italia extendieron su campaña de guerra submarina a Brasil, y después de meses de continúo hundimiento de navíos mercantes brasileños y la intensa presión pública, el gobierno les declaró la guerra en agosto de aquel año. Con la victoria de las fuerzas aliadas al año siguiente y el fin de los dos regímenes totalitarios europeos, la posición de Vargas se tornó insustentable y fue rápidamente depuesto por otro golpe militar. En 1946, la democracia fue restablecida y el general Eurico Gaspar Dutra fue elegido presidente. Vargas regresó al poder a finales de 1950 al ser democráticamente elegido, pero se suicidó en agosto de 1954, en medio de una crisis política.

Dictadura

Tras la muerte de Vargas se sucedieron en el poder varios gobierno provisionales. Juscelino Kubitschek se convirtió en el nuevo presidente en 1956 asumiendo una postura conciliadora con la oposición política que le permitió gobernar sin crisis importantes. La economía y el sector industrial crecieron considerablemente. Su mayor conquista fue la construcción de la ciudad de Brasilia, inaugurada en 1960. Su sucesor, Jânio Quadros, renunció en 1961, menos de un año después de asumir el cargo. Su vicepresidente, João Goulart, tomó la presidencia, pero tuvo una fuerte oposición política, y fue depuesto por un golpe de Estado 1964 que resultó en un régimen militar. Los golpistas contaron con el apoyo de Estados Unidos, uniéndose en una junta militar, bajo cuyo mandato se sucedieron cinco generales, en un periodo marcado por torturas, desapariciones y violencia política en el que los militares tuvieron la asesoría de la CIA.

Archivo:Dilma-rousseff-durante dictadura.jpg
La presidente Dilma durante una sesión de interrogatorios a la cual fue sometida durante la última dictadura brasileña.

La represión de los opositores a la dictadura, incluyendo la guerrilla urbana, fue dura, pero no tan brutal como en otros países de América Latina. El general Ernesto Geisel asumió la presidencia en 1974 y comenzó su proyecto de re-democratización a través de un proceso, que según él sería «lento, gradual y seguro». Geisel acabó con la indisciplina militar que había asolado al país desde 1889, así como con la tortura de presos políticos, la censura a los medios y, en 1978, luego de anular la Ley Institucional Número Cinco, terminó con la propia dictadura. Sin embargo, el régimen militar continuó con su sucesor, el general João Figueiredo, para completar la plena transición hacia la democracia.

La democracia pasó en su totalidad a manos de civiles a la muerte del presidente electo Tancredo Neves, cuando ocupa la presidencia su vicepresidente José Sarney, quien al final de su período de gobierno sufrió una baja popularidad derivada de la alta inflación y la crisis económica.

Regreso a la Democracia

Toma de posesión de Luiz Inácio Lula da Silva.

En 1984, una masiva movilización popular por las elecciones barre el país. En 1985, Tancredo Neves, del Movimiento Democrático Brasileiro - MDB, de oposición, gana la elección indirecta a presidente contra el candidato civil apoyado por los gobernantes militares, Paulo Maluf. Tancredo fue el primer presidente civil electo en 21 años. Tancredo muere antes de su toma de posesión. Su vicepresidente, José Sarney, es proclamado presidente en 1985. Bajo la presidencia de Sarney se convocó una Asamblea Constituyente en 1986 que aprobó la Constitución de 1988. El régimen de gobierno presidencial fue confirmado en un plebiscito el 21 de abril de 1993, en el cual se rechazaron las propuestas de república parlamentarista y de Monarquía constitucional.

De las elecciones presidenciales de 1989 sale victorioso Fernando Collor de Mello. En su segundo año de gobierno una serie de denuncias de corrupción lleva al Congreso a instaurar un periodo de desconfianza contra Collor. El presidente decide renunciar justo antes de ser juzgado por el Congreso. Su vicepresidente, Itamar Franco, se hace cargo de la presidencia. En el gobierno de Itamar Franco, el ministro de economía Fernando Henrique Cardoso introduce el Plan Real. Con el éxito macroeconómico del Plan Real, Fernando Henrique Cardoso se presenta a las elecciones presidenciales de 1994 como candidato del gobierno y logra derrotar al candidato de izquierda, Luis Inácio Lula da Silva. Fernando Henrique repetirá el hecho en 1998, cuando se le reelige presidente por cuatro años más. En este período 1994-1998 (conocido como la era FHC) se intensifican las privatizaciones, y las políticas neoliberales.

Reunión de Dilma con el presidente venezolano Hugo Chávez.

Siglo XXI

A las elecciones presidenciales de 2002 se presenta nuevamente el candidato de la oposición Luiz Inácio Lula da Silva, quién logró vencer al candidato del gobierno José Serra, prometiendo de forma general cambiar el rumbo del país. En las elecciones de 2006 Lula fue reelegido en la segunda vuelta, derrotando a Geraldo Alckmin del PSDB.

En enero de 2011 la economista de 63 años, Dilma Rousseff, asume el cargo de presidenta de Brasil, convirtiéndose en la primera mujer que ocupa la presidencia de su país y jurando “observar las leyes” del gigante amazónico.[15]. En su discurso de toma de poseción Dilma expresó:

“Prometo mantener y defender la Constitución, observar las leyes, promover el bien general del pueblo brasileño, sustentar la unidad, la integridad y la independencia de Brasil”
Cumbre Río+20.

Durante su mandato Brasil ha mantenido una política exterior basada en la condena de todo hecho en contra de la soberanía de pueblos independientes, tal es el caso de la condena a la invasión de la OTAN en territorio libio.[16]. Destaca también el celo de su administración para con el medio ambiente, específicamente el Amazonas, celo que se patentiza con el veto parcial al Código Forestal, en el cual se concedía amnistía a los depredadores de la selva brasileña.[17]

En junio de 2012 Brasil fue escenario de la Cumbre Río+20 en la cual más 100 presidentes y delegaciones de alto nivel de los países miembros de la ONU, se reunieron para tratar temas sobre el desarrollo sostenible de las naciones.[18]



Gobierno y política

Sede del Congreso Nacional.

Brasil es una República democrática representativa presidencial federal , con 26 distritos federales. La Constitución actualmente en vigor fue promulgada en octubre de 1988. De acuerdo a esta constitución, el presidente electo cumple un mandato de 5 años. Los 26 estados tienen sus propias elecciones populares, legislaturas y gobiernos. La Federación está definida en cinco principios fundamentales: soberanía, ciudadanía, dignidad de la persona, los valores sociales del trabajo y de la libre iniciativa, y el pluralismo político. La clásica división del poder en tres —ejecutivo, legislativo, y judicial— está establecida oficialmente por la constitución.[19]

Palacio de PLanalto, cede del ejecutivo brasileño.

El ejecutivo y el legislativo están organizados de forma independiente en las tres esferas del gobierno, en tanto que el judicial sólo está organizado a nivel federal y en las esferas estatal y del Distrito Federal.[20]El voto es obligatorio para los ciudadanos alfabetizados entre 18 y 70 años, y es facultativo para analfabetos y aquellos con 16 a 18 años de edad o con más de 70 años.[19]

Los principales partidos políticos del país son: el Partido de los Trabajadores (PT), el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y el Demócratas (DEM).

Relaciones internacionales

Palacio Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores

Brasil es un líder político y económico en América Latina. Sin embargo, esta afirmación es parcialmente rechazada por otros países, como Argentina y México, que se oponen al objetivo brasileño de obtener un lugar permanente como representante de la región en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.[21]

Economía

Error al crear miniatura: Falta archivo
Agricultura en Brasil.

Según los datos presentados por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial Brasil es la segunda economía de del continente detrás de la estadounidense, la sexta más grande del mundo según el PIB nominal y la séptima en términos de paridad de poder adquisitivo.[22]Los sectores agrícola, manufacturero y minero poseen un gran desarrollo unido esto a un gran mercado de trabajo. El país ha venido expandiendo su presencia en los mercados financieros internacionales y en los mercados de commodities y forma parte de un grupo de cuatro economías emergentes llamadas BRIC.[23]Entre las empresas brasileñas más importantes se encuentran: Brasil Foods, Perdigão, Sadia y JBS (sector alimenticio); Embraer (sector aéreo); Havaianas y Calçados Azaleia (calzado); Petrobras (sector petrolero); Companhia Vale do Rio Doce (minería); Marcopolo y Busscar (automóviles); Gerdau (siderúrgica) y Organizações Globo (comunicaciones).Las perspectivas de la economía brasileña también mejoraron gracias al descubrimiento de enormes reservas de petróleo y gas natural en la cuenca de Santos.[24] Al convertirse en una potencia mundial en la agricultura y en recursos naturales, Brasil ha alcanzado su mayor auge económico de las últimas tres décadas.[25]

Infraestructura

Transporte

Rodovia dos Bandeirantes, considerada la mejor autopista en Brasil según la Confederación Nacional del Transporte.

Brasil cuenta con una red de caminos de alrededor de 1,8 millones km, de los cuales 96 353 km están pavimentadas, las carreteras son la principal vía de comunicación para el transporte de carga y de pasajeros.[26]El presidente Juscelino Kubitschek (1956–1961), quien concibió y construyó la capital Brasilia, fue uno de los grandes impulsores de la construcción de caminos. Este gobierno fue también responsable de la construcción de fábricas en el país de las empresas Volkswagen, Ford y General Motors.Con los años, en el país se instalaron otros grandes fabricantes de automóviles, como Fiat, Renault, Peugeot, Citroën, Chrysler, Mercedes-Benz, Hyundai y Toyota. Esto permite que Brasil sea el séptimo país más importante en la industria automovilística.[27]Existen cerca de cuatro mil aeropuertos y aeródromos en Brasil, 721 de estos son pistas pavimentadas, incluyendo las áreas de desembarque. El Aeropuerto Internacional de Guarulhos, localizado en la Región Metropolitana de São Paulo, es el aeropuerto más grande y más importante a nivel nacional, gran parte de este movimiento se debe al tráfico de mercancías y pasajeros del país y al hecho de que el aeropuerto une a São Paulo a prácticamente todas las grandes ciudades del mundo. Brasil tiene 34 aeropuertos internacionales y 2464 regionales.[28]

Comunicaciones

Los medios impresos brasileños tienen su origen en 1808, con la llegada de la familia real portuguesa al territorio nacional, ya que anteriormente estaba prohibida cualquier actividad de edición —tanto para la publicación de periódicos y libros.[29]La Gazeta do Rio de Janeiro, el primer diario publicado en lo que hoy es Brasil, comenzó a circular el 10 de septiembre de 1808.[30] Actualmente los medios impresos se han consolidado como un medio de comunicación masiva con la fundación de varios periódicos que hoy se encuentran entre los más vendidos en el país y en el mundo, como Folha de S. Paulo, O Globo y Estado de S. Paulo, al igual que las publicaciones de las editoriales Abril y Globo.La televisión empezó oficialmente en Brasil el 18 de septiembre de 1950,[31] introducida por Assis Chateaubriand, quien fundó el primer canal de televisión en el país, la TV Tupi. Desde entonces la industria de la televisión ha ido creciendo, al mismo tiempo que se crearon varias redes de emisoras como Globo, Record, SBT y Bandeirantes. La televisión aún representa un factor importante en la cultura popular moderna de la sociedad brasileña. La televisión digital comenzó el 2 de diciembre de 2007, inicialmente en la ciudad de São Paulo.

Organización territorial

Archivo:Mapadebrasil.jpeg
Organización territorial del gigante sudamericano.

Brasil es una federación constituida por la unión indisoluble de 26 estados miembros, un Distrito Federal y los municipios.[32]Los estados y municipios se caracterizan por tener autogestión, autogobierno y autoorganización, es decir, eligen a sus líderes y representantes políticos y administran sus asuntos públicos sin interferencia de otros municipios, estados o de la Unión. Para permitir la autogestión, la Constitución Federal define qué impuestos recauda cada unidad de la federación, así como la manera en que se pueden distribuir entre ellos.[19]Los estados y municipios, atendiendo al deseo de su población expresado mediante el voto, pueden dividirse o unirse; sin embargo, la Constitución no les otorga el derecho a independizarse de la Unión.[19]

Los estados de la federación están agrupados en cinco regiones geográficas: Centro-Oeste, Nordeste, Norte, Sudeste y Sur. Además de la proximidad territorial, al ahora de hacer esta división tomó en cuenta otros aspectos naturales, tales como el clima, relieve, vegetación e hidrografía.[33]El poder ejecutivo en los Estados es ejercido por un gobernador elegido cada cuatro años. El poder judicial se ejerce por los tribunales estatales de primera y segunda instancia que velan por la administración de la justicia.[19]El Distrito Federal tiene características comunes a los estados y municipios, aunque al contrario de los estados miembros, no puede ser dividido en municipios. Los municipios son una circunscripción territorial dotada de personalidad jurídica y con cierta autonomía administrativa. Son las unidades autónomas más pequeñas de la Federación y cada uno de ellos tiene su propia Ley Orgánica que define su organización política, aunque está limitada por la Constitución Federal.[19]La zona económica exclusiva de Brasil, también llamada la «Amazonia azul», son las aguas territoriales brasileñas que ocupan un área de aproximadamente 3,5 millones km².

Geografía

Situación Geográfica

La República Federal de Brasil es el país más grande de América del Sur. Ocupa cerca de la mitad del territorio suramericano. Brasil tiene fronteras con todos los países de América del Sur, excepto Chile. Al norte Venezuela, Guyana, Surinam, Guayana Francesa y el Océano Atlántico; al sur Uruguay; al oeste Argentina, Paraguay, Bolivia y Perú y al noreste Colombia.

El territorio brasilero es cruzado por dos líneas geográficas muy importantes el Ecuador que pasa por la desembocadura del Amazonas y el Trópico de Capricornio que atraviesa la ciudad de Sao Paulo. Brasil es el quinto país más grande del mundo, después de Rusia, Canadá, China y Estados Unidos, además de ser el tercero más grande de América, con una superficie total de 8 514 876,599 km².[34]

Relieve

Mapa topográfico de Brasil.

La topografía brasileña también es muy diversa, e incluye varias colinas, montañas, planicies, mesetas y cerros. Gran parte del terreno se sitúa a una altitud de entre 200 a 800 msnm. La mayor parte de las tierras altas se ubican principalmente en la parte sur del país. Una de las características que más distinguen a Brasil es la existencia en su territorio de la meseta brasileña y la selva del Amazonas. La meseta ocupa más de la mitad del territorio sur del país. Las zonas más importantes de la meseta son la Sierra da Mantiqueira, la Sierra de Mar y la Sierra Geral. Las alturas más significativas son las del Pico da Bandeira con 2890 metros, y Pedra Açu con 2232 metros de altura. La selva amazónica ocupa más de la tercera parte del país. La costa brasileña posee contornos singularmente regulares, aunque tiene algunas bahías excelentes.

Pico da Neblina, el punto más alto del país.

Clima

Las condiciones climáticas de Brasil corresponden a un clima templado subtropical. Según el sistema de Köppen, Brasil cuenta con seis subtipos climáticos principales: ecuatorial, tropical, semiárido, tropical de altitud, templado y subtropical. Las diferentes condiciones climáticas producen ambientes que varían desde el bosque tropical en el norte y las regiones semiáridas del noreste, hasta el bosque templado de coníferas en el sur y las sabanas tropicales del centro.[35]

Clima tropical en el archipiélago de Fernando de Noronha.

La temperatura promedio es de 25° C.[36] El clima varía según la altitud y la latitud de la zona: Desde la aridez del interior, al clima tropical del Amazonas y de las regiones de la costa oriental. En general, puede decirse que es predominantemente tropical. Es un país húmedo, de climatología cambiante, especialmente al sur. La temporada de lluvias depende de la región: de enero a abril en el norte; de abril a julio en el noreste; y de noviembre a marzo en las regiones de Rio y São Paulo. La Región Sur es la única región brasileña localizada casi totalmente abajo del Trópico de Capricornio y, por esa razón, es la más fría de Brasil. El clima dominante es el subtropical y el templado donde son frecuentes las heladas. Las estaciones del año son bien definidas y las lluvias, en general, ocurren con gran frecuencia en el año. Las estaciones en Brasil son opuestas a las de Europa, Asia y América del Norte por estar al sur del Ecuador, excepto en la región norte. El invierno abarca de junio a agosto, el verano dura de diciembre a febrero.

Recursos Naturales

Aunque sólo un 7% del área total está cultivada, Brasil basa sus recursos en la agricultura. Entre los recursos minerales que se pueden encontrar en su territorio están el cuarzo, diamante, cromo, grafito, titanio, cobre, oro, bauxita, zinc y mercurio entre otros.

Flora y Fauna

La vegetación en Brasil es muy diversa, particularmente en el Amazonas. Cientos de especies de plantas, incluyendo begonias, laureles y Acacia Amarilla entre otras, abundan en esta región. Palmas y árboles maderables y frutales también crecen en esa zona. La vegetación en los valles de los ríos también es muy amplia. En las zonas más áridas pueden encontrarse cactus y otras plantas comunes de esos territorios.

El guacamayo es un animal emblemático de Brasil, país con una de las poblaciones de aves y anfibios más diversas del mundo.

La vida animal también es extremadamente variada, la fauna incluye pumas, jaguares, ocelotes, zorros, armadillos, monos entre otras. Muchas variedades de aves son autóctonas del Brasil y la fauna reptil incluye muchas especies de serpientes y boas. En los ríos, lagos y costas marítimas del Brasil abundan diferentes variedades de peces y tortugas. El patrimonio natural de Brasil está seriamente amenazado por la ganadería, la agricultura, la explotación forestal, la minería, el re-asentamiento, la extracción de petróleo y gas natural, la sobre-pesca, el comercio de especies salvajes, las presas e infraestructura, la contaminación del agua, el cambio climático, el fuego y las especies invasoras.[37]

Demografía

La población brasileña está compuesta mayoritariamente por grupos que viven en las regiones norte y oeste del territorio, descendientes por una parte de portugueses, que comenzaron a colonizar el país desde el siglo XVI,y por otra de africanos, que fueron traídos como esclavos y algunos inmigrantes de Europa y Asia. Alrededor del 39% de la población es mestiza (mulatos), mezcla fundamentalmente de europeos y negros y muy poco de chinos y japoneses. La población de Brasil aumentó significativamente entre 1940 y 1970, debido a un declive en la tasa de mortalidad, al mismo tiempo que la tasa de natalidad también presentó un ligero descenso en el mismo periodo.

Las áreas metropolitanas más grandes son las de São Paulo, Río de Janeiro y Belo Horizonte —todas en la región Sureste— con 20,8; 12,1 y 5,7 millones de habitantes, respectivamente.[38] Casi todas las capitales estatales son las ciudades más grandes de sus respectivos estados, con excepción de Vitória, capital de Espírito Santo, y Florianópolis, la capital de Santa Catarina. También existen varias áreas metropolitanas importantes que no pertenecen a la capital de algún estado, como Campinas, Santos, Vale do Paraíba (en São Paulo), Vale do Aço (en Minas Gerais) y Vale do Itajaí (en Santa Catarina).

Idioma

El idioma oficial es el portugués, que es hablado por casi toda la población y prácticamente es la única lengua usada en los medios de comunicación, negocios y para fines administrativos. Las excepciones a esto son el municipio de São Gabriel da Cachoeira, donde el ñe'engatú, una lengua indígena sudamericana, cuenta con el estatus de cooficial junto con el portugués,[39] y los municipios de Santa Maria de Jetibá y Pomerode, donde el alemán también posee el estatus de cooficial. los brasileños han incorporado a su lengua vocablos y frases de otras lenguas de inmigrantes como el alemán y el italiano. Existen numerosos pueblos originarios que hablan sus propias lenguas. El portugués de Brasil tuvo su propio desarrollo, influenciado principalmente por las lenguas amerindias y africanas. Los idiomas minoritarios están presentes en todo el país. Hay 180 lenguas indígenas que predominan en las áreas remotas, y hay otras lenguas que son habladas por los inmigrantes y sus descendientes.[40]

Religión

La constitución establece la libertad de culto y la separación Iglesia-Estado, haciendo de Brasil un Estado oficialmente laico.[41] La legislación prohíbe cualquier tipo de intolerancia religiosa, aunque la Iglesia Católica goza de un estatus más privilegiado. Lo anterior puede relacionarse al hecho de que el catolicismo romano es la fe predominante en el país, de modo que Brasil posee la mayor población católica del mundo.[42] De acuerdo con el censo de 2000, el 73,57% de la población practica el catolicismo romano.[43]

Etnias

En 2007, la Fundação Nacional do Índio reveló la existencia de 67 diferentes tribus aisladas, en comparación con las 40 que habían en 2005, lo que convierte a Brasil en el país con mayor número de pueblos aislados en el mundo.[44]Los pardos y mulatos conforman la mayor parte de la población de las regiones Norte, Noreste y Centro-Oeste.[45] En el siglo XIX Brasil abrió sus fronteras a los inmigrantes, y entre 1808 y 1972, cerca de cinco millones de personas de más de 60 países emigraron hacia Brasil, la mayoría procedente de Portugal, Italia, España, Alemania, Japón y Medio Oriente.

Grupos étnicos de Brasil
%
Blancos 47.3
Pardos 43.1
Afrobrasileños 7.6
Brasileños asiáticos 2.1
Indígenas 0.3

Educación

Universidad Federal de Paraná

La educación primaria en Brasil es gratuita y obligatoria, para los niños de edades comprendidas entre los 7 y 14 años, aunque sólo el 81% aproximadamente de la población adulta está alfabetizada. La enseñanza primaria y secundaria en general se mantiene por el estado, aunque existen muchos centros de enseñanza media católicos. La nueva constitución reserva el 25% del presupuesto del Estado y 18% de los impuestos federales y tasas municipales para la educación.[19] Existen numerosas universidades, tanto públicas como privadas. El analfabetismo predominas más en el Nordeste, donde el 19,9% de la población no sabe leer ni escribir.294 Un estudio del PNUD también reveló que el porcentaje de personas en la escuela era del 97% en el grupo de edad de 6 a 14 años, y del 82,1% en personas de entre 15 a 17 años; el tiempo promedio total de estudio entre los mayores de 10 años fue de 6,9 años.[46]

Salud

Las condiciones de salud en Brasil varían de una región a otra del país. En las grandes ciudades hay numeroso personal médico, clínicas y hospitales pero los sectores más humildes no gozan de esos servicios con amplitud. La Ley de Seguridad Social de Brasil, modificada en los años 70, hace referencia a los servicios a los trabajadores urbanos, rurales y civiles. Los trabajadores urbanos reciben beneficios sociales, donde se incluyen la asistencia médica y pensiones; en las zonas rurales estos beneficios son menores. La constitución decretada en 1988, toma en consideración la jornada semanal de 40 horas y los derechos de la maternidad.

Cultura

La cultura de Brasil es el resultado de la mezcla de las tradiciones y costumbres propias de los tres grupos que dieron forma a la identidad nacional actual: los amerindios nativos, los colonizadores portugueses y los inmigrantes africanos y europeos. La base de la cultura brasileña se deriva de la cultura portuguesa, a causa de sus fuertes lazos con el Imperio colonial portugués. Entre la herencia cultural portuguesa aún presente en el país se encuentran el idioma portugués, el catolicismo romano y los estilos arquitectónicos coloniales.[47]

Arte

Machado de Assis, poeta romántico, cuyo trabajo se extiende por casi todos los géneros literarios y es considerado como el mejor escritor brasileño.

El arte brasileño se desarrolló en diferentes estilos que varían del barroco —el estilo predominante en Brasil antes del inicio del siglo XIX—[48] pasando por el romanticismo, modernismo, expresionismo, cubismo, surrealismo hasta el abstraccionismo. Sin embargo, los primeros ejemplos de arte en Brasil son las pinturas rupestres en el Parque Nacional de la Sierra de Capivara, que datan de hace 15 000 años.[49] En 1922 se celebró la «Semana de Arte Moderno» en São Paulo, acontecimiento que marcó el inicio del modernismo brasileño. Artistas como Anita Malfatti, Tarsila do Amaral, Emiliano Di Calvacanti, Vicente do Rego Monteiro, Victor Brecheret, Cândido Portinari y Oscar Niemeyer fueron algunos de los principales exponentes de este movimiento, al mismo tiempo que ayudaron al desarrollo y promoción de las artes en Brasil.

La música brasileña engloba varios estilos regionales influenciados por formas africanas, europeas y amerindias. Con el paso del tiempo, la música nacional se desarrolló en muchos estilos diferentes, entre los que destacan samba, música popular del Brasil, choro, sertanejo, brega, forró, frevo, maracatu, bossa nova, rock brasileño y axé. Muchas de las obras de compositores brasileños han alcanzado el reconocimiento internacional, siendo Antônio Carlos Jobim, Heitor Villa-Lobos, Pixinguinha y Hermeto Pascoal algunos de los músicos mejor conocidos en el extranjero.[50]

La literatura brasileña surgió a partir de la actividad literaria incentivada por los jesuitas después del descubrimiento de Brasil en el siglo XVI.[51] Aunque en un comienzo se encontraba bastante ligada a la literatura portuguesa, con el paso del tiempo fue ganando independencia y para el siglo XIX fue influenciada por movimientos como el romanticismo y el realismo. La literatura de Brasil alcanzó su apogeo en 1922 con la Semana de Arte Moderno, que se caracterizó por la ruptura definitiva con las obras de otros países, dando lugar a la formación —a partir del modernismo y sus primeras generaciones— de sus propias escuelas de escritores verdaderamente independientes.

Fiestas nacionales

Fecha Festividad Nombre local Notas[52]
1 de enero Año nuevo Confraternização Universal Inicio del año civil.
Febrero-marzo Carnaval Carnaval Fiesta popular que precede la cuaresma, celebrado anualmente el martes anterior al miércoles de Ceniza. Aunque no es un feriado nacional, en algunos estados no se labora el lunes anterior al festival, formando así los cuatro días de carnaval.[53]
Marzo-abril Viernes Santo Sexta-Feira Santa[54] Festivo móvil cristiano que conmemora la muerte de Cristo.
21 de abril Tiradentes Tiradentes En homenaje al mártir de la Conspiración Minera.
1 de mayo Día del Trabajo Dia do Trabalhador En homenaje a todos los trabajadores.
Mayo-junio Corpus Christi Corpus Christi Festividad de la Iglesia Católica en el que se conmemora el Sacramento de la Eucaristía. Se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección.
7 de septiembre Día de la Independencia Independência Proclamación de la Independencia del Imperio portugués.
12 de octubre[55] Día de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida. Nossa Senhora Aparecida Celebración de la «Patrona de Brasil».
2 de noviembre Conmemoración de los Fieles Difuntos Finados Día en memoria de los muertos.
15 de noviembre Proclamación de la República. Proclamação da República Aniversario de la transformación del Imperio en República.
25 de diciembre Navidad Natal Celebración tradicional navideña.

Deporte

El fútbol es el deporte más popular en Brasil.

El fútbol es el deporte más popular en Brasil. La selección de fútbol ha ganado en cinco ocasiones la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA, en 1958, 1962, 1970, 1994 y en 2002.[56] El baloncesto, el fútbol sala, el voleibol, el skate, el automovilismo y las artes marciales también gozan de gran popularidad en el país.

En las artes marciales, los brasileños han desarrollado prácticas como la capoeira,[57] el vale tudo,[58] y el jiu-jitsu brasileño.[59] En el automovilismo, tres pilotos brasileños ganaron el campeonato mundial de Fórmula 1 ocho veces: Emerson Fittipaldi en 1972 y 1974; Nelson Piquet en 1981, 1983 y 1987 y Ayrton Senna en 1988, 1990 y 1991.[60] Brasil ha organizado varios eventos deportivos de gran escala. Organizó y fue sede de la Copa Mundial de Fútbol de 1950, de la cual fue subcampeón, y fue elegido para ser la sede de la edición de 2014.[61] El circuito localizado en São Paulo, el Autódromo José Carlos Pace, organiza anualmente el Gran Premio de Brasil.[62] São Paulo organizó los Juegos Panamericanos de 1963 y Río de Janeiro organizó los de 2007, en los cuales quedó en tercer lugar por debajo de Estados Unidos y Cuba respectivamente. De igual forma, el país fue elegido para ser la sede de los Juegos Olímpicos de 2016, que se realizarán en la ciudad de Río de Janeiro.[63]

Ver además

Notas

  1. La crisis del ensillamiento fue una burbuja económica que estalló entre las décadas de 1880 y 1890, durante el gobierno de Deodoro da Fonseca, que condujo finalmente a una crisis económica.

Referencias

Fuentes