Saltar a: navegación, buscar

Alemania

Alemania
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: República Federal de Alemania
Bandera alemania.png
Bandera
Escudo alemania.png
Escudo
Mapa-de-Alemania.jpg
Mapa o ubicación de Alemania
Gobierno
Forma de gobierno:República federal parlamentaria
Capital:Berlín
Idioma oficial:Alemán
Presidente
[[Anexo: Anexo:Canciller de Alemania|Canciller federal]]
Joachim Gauck
Angela Merkel
Características Generales
Superficie:357 104,07 km²
Población82 329.758 hab
hab/km²
Moneda:Euro
Gentilicio:Alemán, alemana
Horario:CET (UTC+1)
Miembro de: Unión Europea, ONU, OTAN, CBSS, OSCE, OCDE, G-8, COE

Alemania oficialmente República Federal de Alemania. País de Europa central que forma parte de la Unión Europea (UE). Limita al norte con el Mar del Norte, Dinamarca y el Mar Báltico; al este con Polonia y la República Checa; al sur con Austria y Suiza, y al oeste con Francia, Luxemburgo, Bélgica y los Países Bajos. El territorio de Alemania abarca 357.021 km ² y posee un clima templado. Con más de 82 millones de habitantes, representa la mayor población entre los estados miembros de la Unión Europea y es el hogar del tercer mayor grupo de emigrantes internacionales, el ingreso por Hab/USD es de 1 29.500. Las palabras alemán y Alemania provienen del latín y eran utilizadas en la antigüedad por los romanos para denominar a los alamanes —no es lo mismo que alemanes—, el pueblo germánico más cercano al territorio del Imperio romano. De ahí fue usada para nombrar al país entero. Además de alemán, está también extendido el uso del gentilicio germano, derivado del nombre con que los romanos se referían a las tribus no romanas de la zona central de Europa, cuyo territorio llamaban Germania.

Desde el Siglo X, los territorios alemanes formaron una parte central del Sacro Imperio Romano Germánico que duró hasta 1806. Durante el Siglo XVI, las regiones del norte del país se convirtieron en el centro de la Reforma Protestante. Como un moderno estado-nación, el país fue unificado en medio de la Guerra Franco-Prusiana en 1871. Tras la Segunda Guerra Mundial, fue dividida en dos estados separados a lo largo de las líneas de ocupación aliadas en 1949 pero los dos estados se reunificaron de nuevo en 1990. Fue miembro fundador de la Comunidad Europea (1957), que se convirtió en la Unión Europea en 1993.

Es parte de la zona Schengen y adoptó la moneda común europea, el Euro, en 1999. El cambio del marco alemán a la nueva moneda común se llevó a cabo el 31 de diciembre de 2001, comenzándose a usar como medio de pago a partir del 1 de enero de 2002.

Historia

Antes del Sacro Imperio Romano Germánico

Desde el sur de Escandinavia y el norte de Alemania, las tribus germánicas iniciaron su expansión al sur, este y oeste en el siglo I a. C., entrando en contacto con las tribus celtas de la Galia, así como Irán, el Báltico, y las tribus eslavas del Este de Europa. Poco se conoce sobre la historia temprana de los pueblos germánicos, excepto lo que se sabe a través de sus interacciones con el Imperio Romano y los registros de hallazgos arqueológicos. Lo que se conoce de Alemania en los primeros siglos de la era cristiana se lo debemos a los testimonios de los romanos.

Julio César habla de los Germanos, a pesar de que sus conocimientos eran bastante limitados pues nunca había penetrado en esos territorios. A Julio César le llama la atención la permanente disponibilidad de estas tribus germanas para la guerra. u descripción pertenece al año 51 antes de Cristo.

Tácito, el famoso historiador romano, se extiende ampliamente a la hora de describir a los germanos, y al igual que Julio César, se refiere a su incomparable belicosidad y a su espíritu guerrero muy superior a partos, galos o cualquier otra comunidad sometida por los romanos. Roma tuvo siempre un delicado frente abierto en Germania, región que nunca consiguió someter. El Rin fue frontera del Imperio durante siglos.

Sacro Imperio Romano Germánico

La historia de Alemania como una entidad más o menos definida podría iniciarse con Carlomagno, cuando en el año 800 se establece el Sacro Imperio Romano Germánico. Carlomagno será así el referente como primer Emperador. Un referente, no sólo como autoridad política, sino como modelo de sociedad, dado el interés del monarca de gobernar con justicia en todos sus territorios.

Las reglamentaciones de Carlomagno fueron durante siglos un sólido referente, hasta las guerras napoleónicas. Pero la unión de los territorios bajo Carlomagno duró poco tiempo. En el Tratado de Verdún del año 843, se fragmenta el Imperio en tres partes, llamadas a constituir con el paso de los años, Francia, Italia y Alemania. 

Bajo el reinado de la Dinastía Sajona (919-1024), los ducados de Lorena, Sajonia, Franconia, Borgoña, Suabia, Turingia y Baviera se consolidaron, y el Rey alemán fue coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico de estas regiones en 962. Bajo el reinado de la Dinastía Salia (1024-1125), el Sacro Imperio Romano Germánico absorbió el norte de Italia y Borgoña, aunque los emperadores perdieron el poder a través de la Querella de las Investiduras. Bajo los emperadores Hohenstaufen (1138-1254), los príncipes alemanes aumentaron su influencia hacia el sur y el este en los territorios habitados por los eslavos. En el Norte alemán crecieron ciudades prósperas como las de la Liga Hanseática.

Martín Lutero escribió las 95 tesis, donde cuestiona la Iglesia Católica Romana en 1517, provocando con ello la Reforma Protestante. El movimiento de la Reforma se expandió rápidamente por Europa. Sus consecuencias superaron el marco religioso pues a ella se vinculan otros hechos como la Rebelión de los Caballeros del Imperio (1522-1523) y la Guerra de los Campesinos (1525). Después de años de lucha, el protestantismo fue reconocido con iguales derechos que el catolicismo. Así quedó sellada la división religiosa en Alemania. La iglesia Luterana fue reconocida como la nueva religión sancionada en muchos estados alemanes después de 1530. El conflicto religioso resultante condujo a la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), que devastó el territorio alemán. La población de los estados alemanes se redujo en un 30%. La Paz de Westfalia (1648) terminó la guerra religiosa entre los estados alemanes, pero el imperio de facto fue dividido en numerosos principados independientes. Desde 1740 en adelante, el dualismo entre la monarquía Habsburgo de Austria y el Reino de Prusia dominó la historia alemana. En 1806, el Imperio fue invadido y disuelto como consecuencia de las Guerras napoleónicas.

Imperio Alemán

Otto von Bismarck, el Canciller de Hierro

El poder de Prusia consolida a su capital Berlín como centro político de los reinos germánicos. Tras las guerras napoleónicas, a comienzos del Siglo XIX, estos reinos consideran que la única manera de hacerse fuertes es gravitar en torno a Prusia. Con el paso de los años, la Asamblea Nacional Alemana reunida en Frankfurt en 1849, ofrece la corona de Emperador a Federico Guillermo IV, Rey de Prusia. Sin embargo no será hasta 22 años más tarde en que la coronación como Kaiser del Rey de Prusia tenga lugar gracias a Otto von Bismarck, quien fuera el artífice, tras cuidadosos y calculados pasos, del total consenso para que dicha proclamación tuviera lugar.

La guerra de 1866 de Prusia contra Austria, no tiene otro objeto que expulsar a este reino de un posible imperio alemán, a fin de dejar a Prusia como indiscutible candidata. La victoria en dicha guerra, así como la victoria de Prusia contra Francia en la guerra de 1870, llevan a la Proclamación Imperial del Rey de Prusia como Emperador de Alemania, el 18 de enero de 1871, con el nombre de Emperador Guillermo I, el primer Kaiser de Alemania. A partir de este momento, podemos referirnos a Alemania como estado unificado, en el sentido en que hoy lo conocemos. Como gran estado moderno, Alemania llega tarde al reparto colonial del planeta. El Kaiser Guillermo I se encargará de extender el poder de Alemania, por medio de una industria competitiva con relación a la gran potencia europea y mundial del momento, es decir, Inglaterra.

Berlín se afianza como una de las ciudades más importantes de Europa mientras la industria alemana, en su búsqueda de nuevos mercados, tropieza con la hostilidad de Inglaterra y Francia. Esta hostilidad desembocó con el tiempo en la Primera Guerra Mundial. El tenso ambiente entre Inglaterra y Francia y el nuevo estado alemán fue creciendo año tras año, a pesar de las Conferencias Internaciones de Paz, de 1899 y de 1907 de La Haya, que buscaban crear foros de arbitraje donde dirimir los litigios. En Alemania, entretanto, se difunde la doctrina de una serie de pensadores políticos como Friedrich von Bernhardi, y otros que sostienen que la guerra forma parte consustancial de la vitalidad de las naciones.

Así, el espíritu bélico de Prusia resurge. Pero está vez son Francia e Inglaterra las que aparecen como enemigas, como principales obstáculos al vertiginoso desarrollo industrial de Alemania, que necesita desesperadamente nuevos mercados donde vender sus productos de mayor calidad a mejor precio que los de esos dos países.

Primera Guerra Mundial

Las causas de la Primera Guerra Mundial se pueden encontrar en las contradicciones entre los países de la Entente (Francia, Gran Bretaña y Rusia) y de la Triple Alianza (Alemania, Austria-Hungría e Italia), que pretendían realizar un nuevo reparto del mundo. El pretexto utilizado para desatar la confrontación fue el asesinato del heredero imperial austriaco Francisco Fernando en Sarajevo y su esposa por un estudiante serbio. Se extendió a tres continentes: Europa, Asia y África, y por primera vez emergen los Estados Unidos como potencia en una contienda a escala mundial. De los 65 millones de personas que participaron, murieron 8 millones y otros 34 resultaron heridos, desaparecidos o afectados por hambrunas, epidemias y masacres. En este conflicto se probaron nuevas tecnologías bélicas.

El Kaiser alemán, Guillermo II de Alemania, último de los emperadores alemanes

Alemania, como parte de las Potencias Centrales, sufrió la derrota contra las Potencias Aliadas en uno de los conflictos más sangrientos de todos los tiempos. La Revolución de Noviembre estalló en 1918, y el emperador Guillermo II abdicó. Un armisticio que ponía fin a la guerra se firmó el 11 de noviembre y Alemania se vio obligada a firmar el Tratado de Versalles de 1919. En su negociación fueron excluidas las potencias derrotadas en contradicción con la diplomacia tradicional de la posguerra. El tratado fue percibido en Alemania como una humillante continuación de la guerra por otros medios y su dureza se cita a menudo como un factor que facilitó el posterior ascenso del nazismo en el país.

El primer gran holocausto del siglo en tierra europea costó a la humanidad entre 10 y 14 millones de vidas de personas. Centenares de miles de soldados de 38 países marcharon al combate dispuestos a morir engañados por ideales inexistentes, porque, realmente, la guerra se desató debido a las contradicciones interimperialistas, cuando las potencias habían ya prácticamente terminado el reparto del mundo y Alemania, que había quedado fuera, intentó por la vía de las armas una nueva distribución territorial del planeta.

República de Weimar (1919-1933)

La República de Weimar fue el régimen político y el periodo histórico que tuvo lugar en Alemania tras su derrota al término de la Primera Guerra Mundial y se extendió entre los años 1919 y 1933. El nombre de República de Weimar es un término aplicado por la historiografía posterior, puesto que el país conservó su nombre de Deutsches Reich ('Imperio Alemán'). La denominación procede de la ciudad homónima, Weimar, donde se reunió la Asamblea Nacional constituyente y se proclamó la nueva constitución, que fue aprobada el 31 de julio y entró en vigor el 11 de agosto de 1919. En 1933, la República de Weimar concluye, ya que, si bien la constitución de 1919 no fue revocada hasta el término de la Segunda Guerra Mundial, el triunfo de Adolf Hitler y as reformas llevadas a cabo por los nacionalsocialistas (Gleichschaltung) la invalidaron mucho antes, instaurando una dictadura totalitaria, el llamado Tercer Reich.

Alemania Nazi

El incendio del edificio del Reichtag condujo a que el nazismo de Hitler se hiciera con el control de Alemania

En Alemania, la nación europea más afectada por la crisis económica, se crearon las condiciones para que mediante una campaña de demagogia y debido al apoyo de la burguesía industrial alemana pudiera llegar al poder Adolfo Hitler, personaje siniestro que portaba una ideología anticomunista y fascista pero que supo demagógicamente capitalizar el descontento de obreros, campesinos, artesanos y pequeños propietarios que buscaban un cambio en la situación que vivía Alemania como resultado de las consecuencias de la crisis económica y de las condiciones impuestas por las potencias imperialistas vencedoras de Alemania al finalizar la Primera Guerra Mundial.

Con la llegada de Adolfo Hitler al poder en 1933, en Alemania se instaura una dictadura fascista, expresión de lo más recalcitrante del pensamiento reaccionario, la cual cuidaría de los intereses de la burguesía monopolista industrial y bancaria de Alemania, que a su vez fue favorecida por la burguesía monopolista internacional, la cual tenía como propósito que Alemania se convirtiera en punta de lanza contra la URSS, es decir que fuera utilizada para destruir al primer estado proletario del mundo.

Las ideas fascistas de los seguidores de Hitler enfatizaban en la unidad de todos los alemanes, la búsqueda de un "espacio vital" fuera de las fronteras de Alemania, la superioridad de la raza aria, la conquista militar de territorios, la represión contra los judíos, los comunistas y sobre todo manifestaba un odio feroz contra la URSS.

El 27 de febrero de 1933, el Reichstag fue incendiado. Algunos derechos democráticos fundamentales fueron derogados posteriormente en virtud de un decreto de emergencia. Una Ley de Hitler dio al gobierno el pleno poder legislativo. Sólo el Partido Socialdemócrata de Alemania votó en contra de ella; los comunistas no pudieron presentar oposición, ya que sus diputados habían sido asesinados o encarcelados. Un estado totalitario centralizado fue establecido por una serie de iniciativas y decretos, haciendo de Alemania un Estado de partido único. La industria se reguló para desplazar la economía hacia una base de producción de guerra.

Segunda Guerra Mundial

Benito Mussolini y Adolfo Hitler pasan revista a las tropas alemanas
La política de Hitler de anexionar tierras vecinas para hacerse con Lebensraum ("espacio vital") que incluyó a Austria y a Checoslovaquia anexionándose la parte checa y estableciendo un gobierno títere en Eslovaquia, llevó al estallido de la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939, cuando atacó Polonia. Inicialmente Alemania obtuvo éxitos militares rápidamente (de ahí el término Blitzkrieg — "guerra relámpago") y consiguió el control sobre los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, norte y oeste de Francia y posteriormente sobre Dinamarca, Noruega, Yugoslavia y Grecia en Europa, y Túnez y Libia en el norte de África. Además tenía como aliados firmes al Imperio de Japón (quien hacía su propia invasión por Asia y Oceanía) e Italia (que ya había invadido Albania, Etiopía, controlaba Libia junto con los alemanes y atacaba Malta y el Egipto Británico). Sus aliados, más bien vasallos, fueron el Gobierno de Vichy (la Francia Sur controlada por el mariscal Petâin y todos sus territorios africanos y asiáticos: Marruecos, Argelia, Siria...), Finlandia, Eslovenia, Croacia, Hungría, Rumanía y Bulgaria.

Otros Estados colaboraron con los alemanes para que no hubiese represalias, estos Estados fueron Suecia, Andorra, Mónaco, Suiza, Liechiestein, San Marino, El Vaticano y Turquía. En el verano de 1941 un ejército de más de tres millones de hombres invadió la Unión Soviética, rompiendo el tratado de no agresión firmado dos años antes lo cual dio inicio a la Gran Guerra Patria. La URSS pagó con más de 20 millones de vidas para defender su soberanía y liberar, de paso, a muchas de las naciones europeas y asiáticas engullidas por la maquinaria militar y racista de los hitlerianos.

Hubo tres ejércitos que se dirigieron, uno en dirección a Leningrado, otro a Moscú y el otro a Ucrania y llegando hasta Stalingrado y los campos petrolíferos de Maykop y Grozni. Los alemanes fueron apoyados con ingentes tropas de Finlandia, Bulgaria, Italia, Rumanía y Hungría entre otros. Los fracasos del ejercito nazi en las campañas rusas de 1941 (llegar a Moscú y cortar los suministros procedentes de Siberia) y 1942 (llegar al mar Caspio para hacerse con el petróleo), así como el ingreso de los Estados Unidos (en diciembre de 1941) en el conflicto, dieron un giro que llevó a la destrucción del país bajo los bombardeos perpetrados por los aliados, que solamente se detuvieron tras la capitulación del régimen nazi el 8 de mayo de 1945.

Centenares de cuerpos de prisioneros muertos en el campo de concentración de Nordhausen (foto tomada el 12 de abril de 1945)

En lo que más tarde llegó a ser conocido como el Holocausto, el régimen Nazi promulgó políticas gubernamentales para avasallar a varios sectores de la sociedad: judíos, comunistas, gitanos, homosexuales, francmasones, disidentes políticos, sacerdotes, predicadores, opositores religiosos y las personas con discapacidad, entre otros. Durante la época nazi, unos once millones de personas fueron asesinadas metódicamente por el Holocausto. La Segunda Guerra Mundial y el genocidio nazi fueron responsables de alrededor de 50 millones de muertos, entre ellos seis millones de judíos y tres millones de polacos.

República Federal Alemana

En 1949, la Alta comisión aliada (la zona tripartita occidental) ratificó y promulgó la ley fundamental, que hizo de la futura República Federal de Alemania (R.F.A.) un estado federal (11 y después diez Länder) e independiente, pero que seguía ocupado por las potencias aliadas, que conservaban, además, competencias importantes en materia militar y diplomática. En agosto de 1949 tuvieron lugar las elecciones para el primer Bundestag. Emergieron los tres grandes partidos, que en lo sucesivo iban a asumir lo esencial de la vida política alemana: el Partido Cristianodemócrata (C.D.U.), el Partido Socialdemócrata (S.P.D.) y el Partido Liberal (F.D.P.).

El primer presidente electo de la república (septiembre 1949), Theodor Heuss, designó para el puesto de canciller a Konrad Adenauer, líder del C.D.U. La república federal, proclamada estado soberano en 1955, concentraba dos tercios de la población alemana y recibió el apoyo económico de Estados Unidos en su estrategia contra la URSS. En 1982 el democratacristiano Helmut Kohl ocupó la cancillería. La nueva coalición cristiano-liberal ganó las elecciones federales de marzo de 1983 y de enero de 1987. Kohl siguió de canciller mientras que Richard von Weizsaecker (C.D.U.) accedió a la presidencia de la República (elegido en 1984 y reelegido en 1989). A partir de 1989, la R.F.A. hubo de enfrentarse a los problemas planteados por el resultado de la anexión de la RDA.

República Democrática Alemana

En octubre de 1949 se constituyó la República Democrática Alemana, cuyo primer presidente fue Wilhelm Pieck. Dirigida por el Partido Socialista Unificado la RDA nació en la parte Este del país -la más atrasada económicamente-. Bajo la doble dirección de Otto Grotewohl, jefe de gobierno desde 1949 hasta su muerte en 1964, y de Walter Ulbricht, presidente del consejo de estado a partir de 1960, la R.D.A. superó poco a poco las enormes dificultades económicas nacidas de la guerra, de la división de Alemania y de la subversión desde la RFA, que motivó, en 1961, la construcción del Muro de Berlín.

La prioridad dada a la industria pesada y a la producción de bienes de equipo colocó a la R.D.A., desde 1963, a la cabeza de los estados socialistas en la producción industrial por habitante. En 1976, Erich Honecker sucedió a Willi Stoph en la presidencia del consejo de Estado. Graves errores en la conducción del país y el enfrentamiento burocrático a complejas coyonturas internacionales produjeron una serie de manifestaciones populares que fueron estimuladas desde el exterior. Los principales dirigentes del país — entre ellos Honecker y Stoph— renunciaron y la RDA terminó absorbida por la RFA.

Gobierno y política de Alemania

La República Federal de Alemania es una democracia constitucional y federal cuyo sistema político es definido en su constitución de 1949, llamada Grundgesetz (ley fundamental). Posee un sistema parlamentario, en el cual es elegido el jefe de gobierno, el Bundeskanzler (canciller).

Instituciones federales

Presidente Federal

La función de jefe de Estado es cumplida por el Bundespräsident (Presidente Federal), cuyos poderes se limitan prácticamente a tareas ceremoniales y representativas. El Presidente Federal firma las leyes, pero sólo puede negar la firma si considera que una ley es inconstitucional (en cuyo caso la Dieta Federal, el [[Consejo Federal o el Gobierno Federal pueden apelar al Tribunal Constitucional, que decidirá sobre la constit]]ucionalidad de la ley y puede obligar al presidente a firmarla). El presidente federal es elegido por la Asamblea Federal (Bundesversammlung), un órgano creado únicamente para esta función, con un mandato de cinco años.

Dieta Federal

El parlamento federal, llamado Bundestag (Dieta Federal) es una cámara representativa y sus funciones son mayores que las del Bundesrat. Se compone de 672 diputados elegidos para cuatro años a través de lo que se llama elección proporcional parcialmente personalizada.

Aunque los diputados son elegidos parcialmente a través de listas de partidos, está prohibido el mandato imperativo: los diputados son representantes de todo el pueblo y no están ligados a ningún mandato más que el de su propia conciencia. Su labor se garantiza mediante la inviolabilidad y la inmunidad.

En la práctica, en el Bundestag se trabaja mediante comisiones parlamentarias y grupos parlamentarios, formados por al menos un 5% de los miembros de la Cámara que pertenezcan a un mismo partido o partidos diferentes con objetivos comunes que no compitan en ningún Estado (el caso de CDU y CSU).

El Bundestag tiene funciones electorales —tales como la elección del canciller federal, la moción de censura o la moción de confianza—, funciones de control del Gobierno —como las comisiones de investigación, preguntas, revisión de cuentas—, funciones legislativas y funciones de representación y de formación de la voluntad pública.

Consejo Federal

Los 16 Bundesländer (estados federados) son representados a nivel federal por el Bundesrat (Consejo Federal), el cual, dependiendo del asunto en discusión, puede tomar la palabra en el procedimiento legislativo. Aunque oficialmente no forma parte del parlamento alemán, tiene funciones parecidas a la de una cámara alta de un parlamento bicameral. Se trata de un órgano constitucional, de manera que sus decisiones no sólo vinculan a los estados federados, sino a toda la Federación. En la actualidad, se compone de 69 miembros, que no son elegidos por los parlamentos de los estados federados ni por la población de los mismos, sino designados directamente por sus Gobiernos.

Gobierno Federal

Angela Merkel actual canciller federal y jefa del gobierno federal de Alemania

El poder ejecutivo reside en el Gobierno Federal, que está formado por el canciller federal y los ministros federales. El Canciller es elegido por la mayoría simple de los miembros del Bundestag y puede ser sustituido por la misma mayoría a través de una moción de censura constructiva. El Presidente Federal tiene el derecho de proponer un candidato para la elección, pero esta propuesta no es vinculante para el Bundestag.

Los ministros federales son nombrados y cesados por el canciller. El canciller tiene la llamada "competencia de directrices" (Richtlinienkompetenz), según la cual puede definir las líneas generales de la actividad del gobierno. Dentro de estas líneas generales, los ministros dirigen sus carteras en responsabilidad propia.

Tribunales Supremos Federales

Con respecto al poder judicial, en Alemania no existe un Tribunal Supremo único, sino varios Tribunales Supremos Federales, con competencias según el asunto en cuestión. Se trata de la Corte Federal con sede en Karlsruhe (Bundesgerichtshof, la última instancia en querellas civiles o penales), la Corte Federal Laboral con sede en Érfurt, la Corte Federal Financiera con sede en Múnich, la Corte Federal Social con sede en Kassel y la Corte Federal Administrativa con sede en Leipzig.

Las decisiones de cada uno de estos tribunales son inapelables. Para mantener la unidad de la jurisdicción, existe un Gran Senado compuesto por los presidentes de todos los tribunales supremos federales, que entra en acción cuando un tribunal supremo federal quiere diferir de la jurisdicción de otro.

Partidos políticos de Alemania

Desde la fundación de la República Federal de Alemania en 1949, en Alemania (igual que en España o Italia) los partidos políticos están reconocidos en la Constitución alemana. De esta forma se refuerza a estas instituciones como garantes de la democracia. En la actual legislatura 2005-09, existen cinco fuerzas políticas con representación en el parlamento alemán (Bundestag): la Unión —que incluye a la Unión Demócrata Cristiana (Christlich-Demokratische Union, CDU) y la Unión Social Cristiana (Christlich-Soziale Union, CSU, que sólo existe en Baviera)—, de centro-derecha; el Partido Socialdemócrata de Alemania (Sozialdemokratische Partei Deutschlands, SPD), de centro-izquierda; el Partido Democrático Libre (Freie Demokratische Partei, FDP), liberal; el partido La Izquierda (Die Linke), poscomunista; y Alianza 90/Los Verdes (Bündnis 90 / Die Grünen), ecologista y liberal de izquierdas.

El sistema electoral alemán, basado sobre todo en el escrutinio proporcional, sólo admite representación parlamentaria a los partidos que hayan obtenido al menos un 5% del total de los votos. Esto ha garantizado un notable grado de estabilidad en el sistema de partidos a lo largo de la historia de la República Federal, aunque también permitió el establecimiento de nuevas fuerzas políticas. Así, el sistema de tres partidos (los dos "grandes", CDU/CSU y SPD, y el "pequeño" FDP) existente desde inicios de los años 60, fue sustituido por uno de cuatro partidos (CDU/CSU, SPD, FDP, Verdes) desde los 80. Finalmente, desde las elecciones de 2005, el sistema de partidos volvió a ampliarse con la consolidación de La Izquierda como quinto partido.

Aparte de estas cinco formaciones, en la actualidad sólo unas pocas fuerzas más tienen una cierta relevancia en la política alemana, a través de su representación en los parlamentos regionales.

Geografía

Su población es la segunda mayor de Europa (después de la Rusia europea), y es el séptimo país por superficie. Su territorio abarca 357.021 km², que consta de 349.223 km² de terreno y 7.798 km² de agua. Extendiéndose desde los altos picos de los Alpes (punto más alto: el Zugspitze a 2.962 m de altura) en el sur a las costas de los mares Báltico y del Norte. En el centro del país se encuentran las tierras altas forestales y al suroeste la Selva Negra. No posee territorios de ultramar.

Algunos de sus ríos más importantes son: el Rin, el Elba, el Danubio y el Meno. Entre los lagos destacan el de Constanza y el Müritz.

Clima

La mayor parte de Alemania tiene un clima templado húmedo en el que predominan los vientos del oeste. El clima es moderado por la Corriente del Atlántico Norte, que es la extensión norte de la Corriente del Golfo. Este calentamiento de agua afecta a las zonas que limitan con el Mar del Norte incluyendo la península de Jutlandia y la zona a lo largo del Rin, que desemboca en el Mar del Norte. Por consiguiente, en el noroeste y el norte, el clima es oceánico, las lluvias se producen durante todo el año con un máximo durante el verano. Los inviernos son suaves y los veranos tienden a ser frescos, aunque las temperaturas pueden superar los 30 °C (86 °F) durante períodos prolongados. En el este, el clima es más continental, los inviernos pueden ser muy fríos, los veranos pueden ser muy cálidos, por lo que a menudo son registrados largos períodos secos. La parte central y el sur son regiones de transición que varían de clima moderado a oceánico continental. Una vez más, la temperatura máxima puede exceder de 30 °C (86 °F) en verano.

Fauna

La mayor parte de los mamíferos viven en bosques donde se pueden encontrar animales como el corzo, el ciervo común, el jabalí, el zorro rojo, el gamo europeo y muchos mustélidos. Los castores y nutrias son habitantes cada vez más raros en los ríos.

Otros mamíferos grandes que vivieron en otra época en Europa Central fueron exterminados como el uro, el oso pardo, el alce, el caballo salvaje, el bisonte europeo o el lobo. Recientemente han emigrado algunos alces y lobos de Polonia y la República Checa buscando mejores provisiones pero en el caso del restablecimiento del lobo y el oso es muy problemático debido a la mala reputación de estos animales entre la población.

El águila real se encuentra únicamente en los Alpes en la zona de Baviera y el quebrantahuesos que se encontraba en otra época en esta zona fue exterminado. Los rapaces de presa más frecuentes son el ratonero común y el cernícalo común al contrario que el halcón peregrino el cual es menos numeroso.

Flora

Como el país está en una zona con clima templado su flora se caracteriza por amplios bosques de madera y coníferas. La amplia madera existente es sobre todo procedente de hayas rojas. Además son comunes otros árboles como el roble, el abedul o el pino. Destacan zonas amplias de flora como la alpina (Alpes bávaros) o la subalpina (Selva Negra o Harz). Actualmente el 29.5 por ciento de la superficie estatal es boscoso. Con ello es uno de los países más ricos en bosque de la Unión Europea. Entre las plantas la acacia de flor blanca tiene una gran aceptación en la población siendo común su presencia. También hay un creciente interés por la producción de Flora apícola y principalmente cereales (cebada, avena, centeno, trigo), patatas y maíz. En los valles que están junto al río, entre otros el Moselle, el Ahr y el Rin, el paisaje fue reformado para la producción del vino.

Hidrografía

Los tres ríos principales son:

  • Rin (Rhein en alemán) con una parte alemana de 865 kilómetros cuenta con varios tributarios importantes como el Neckar, el Meno y el Mosela.
  • Elba con una parte alemana de 727 kilómetros que desemboca en el Mar del Norte.
  • Danubio (Donau) con una parte alemana de 687 kilómetros.

Otros ríos importantes son los citados Neckar y Meno y otros como el Isar en el sudeste, o el Weser en el norte.

Economía

Por el desarrollo de su economía, es considerada en términos generales como la cuarta potencia mundial y la primera de Europa, por lo que se le conoce como la Locomotora de Europa. En 2006 su Producto interior bruto (PIB) rebasó los 3 billones de dólares US. Sus bazas industriales son diversas; los tipos principales de productos fabricados son medios de transporte, aparatos eléctricos y electrónicos, maquinaria, productos químicos, materiales sintéticos y alimentos procesados. Es foco de riqueza y eso se refleja en la creciente economía del centro de Europa. Con una infraestructura de carreteras amplias y un excelente nivel de vida, es una de las naciones más desarrolladas del mundo.

En palabras del ex-Ministro Federal de Relaciones Exteriores, Joschka Fischer, Alemania es «campeón mundial de las exportaciones», dado el movimiento favorable en el comercio exterior del país desde 2004, que ha dado a los alemanes un superávit exportador. Francia es el más importante socio comercial de Alemania y viceversa. En 2005, Francia con un 10,2%, volvió a ser el principal destino de las exportaciones alemanas y el origen del 8,7% de las importaciones. En 2006, más del 14 % de las exportaciones francesas tuvieron como destino a Alemania y cerca del 17 % del total de las importaciones francesas provino de Alemania.

Los países de la Unión Europea son los principales compradores de los productos alemanes (Reino Unido el 7,8% e Italia el 6,9% en 2005). El principal socio comercial de Alemania fuera de Europa son los Estados Unidos, país al que en 2005 realizo el 8,8% de sus exportaciones y del que recibio el 6,6% de sus importaciones.

El Deutsche Bundesbank (Banco central) y el Banco Central Europeo (BCE) tienen su sede central en la ciudad de Fráncfort del Meno. En 2006 se inició la construcción del edificio del Banco Central Europeo.

Demografía

Con más de 82 millones de habitantes, es el país más poblado en la Unión Europea. Sin embargo, su tasa de fecundidad de 1,39 hijos por madre es uno de los más bajos del mundo, y la Oficina Federal de Estadística estima que la población se reducirá a entre 69 y 74 millones en 2050 (69 millones de asumir una migración neta de +100000 por año, 74 millones de asumir una migración neta de +200.000 por año). Alemania tiene una serie de grandes ciudades, siendo Berlín la más poblada, sin embargo la mayor aglomeración urbana es la región Rin-Ruhr. Desde de diciembre de 2004, unos siete millones de ciudadanos extranjeros han sido registrados, y el 19% de los residentes del país son extranjeros o tienen algún origen extranjero. El grupo más numeroso (2,3 millones) es de Turquía, y la mayoría del resto son de países europeos como Italia, Serbia, Grecia, Polonia y Croacia.

Naciones Unidas ubica a Alemania como el tercer mayor receptor de emigrantes internacionales en todo el mundo, alrededor del 5%, o 10 de los 191 millones de emigrantes, o sea alrededor del 12% de la población del país. Como consecuencia de las restricciones, el número de inmigrantes que buscan asilo justificando origen étnico alemán (en su mayoría procedentes de la antigua Unión Soviética) ha ido disminuyendo constantemente desde 2000.

Cultura

El país es a menudo llamado la tierra de poetas y pensadores. La cultura alemana comenzó mucho antes del surgimiento de Alemania como nación-estado y abarcó a toda la zona de habla alemana. Desde sus raíces, la cultura, en Alemania se ha formado por las principales corrientes intelectuales y populares en Europa, tanto religiosas como laicas. Como resultado, es difícil identificar una determinada tradición alemana separado del marco más amplio de la alta cultura europea. Otra consecuencia de estas circunstancias es el hecho de que algunas figuras históricas, tales como Wolfgang Amadeus Mozart y Nicolás Copérnico, entre otras, aunque no fueron ciudadanos de Alemania en el sentido moderno, deben ser considerados en el contexto del ámbito cultural alemán para comprender su trabajo.

En Alemania se han desarrollado algunos de los más renombrados compositores de la Música clásica europea, con inclusión de Johann Sebastian Bach, Ludwig van Beethoven, Johannes Brahms y Richard Wagner. A partir del año 2006, Alemania es el quinto mercado de la música en el mundo y ha influido en la música pop y rock a través de artistas como Kraftwerk, Scorpions, Rammstein y Tokio Hotel.

Numerosos pintores alemanes han gozado de prestigio internacional a través de su trabajo en diversas corrientes artísticas. Hans Holbein el Joven, Matthias Grünewald, y Alberto Durero eran importantes artistas del Renacimiento, Caspar David Friedrich del Romanticismo, y Max Ernst del surrealismo. Entre las contribuciones alemanas en la arquitectura se incluyen los estilos carolingio y Otoniano, que son importantes precursores del románico.

La región más tarde se convirtió en el sitio de las obras importantes en estilos como el gótico, renacentista y barroco. Es especialmente importante en los primeros movimientos modernos, sobre todo a través del movimiento Bauhaus fundado por Walter Gropius. Ludwig Mies van der Rohe se convirtió en uno de los más renombrados arquitectos del mundo en la segunda mitad del siglo XX. La fachada de vidrio en los rascacielos fue idea suya.

Idioma

El alemán es el oficial y principal idioma hablado en Alemania. Se trata de uno de los 23 idiomas oficiales en la Unión Europea, y uno de los tres idiomas de trabajo de la Comisión Europea, junto con el inglés y francés. Además hay otros idiomas minoritarios que son reconocidos nativos: el danés, el sorabo, el romaní y el frisón. Estos están protegidos oficialmente por la ECRML. Los lenguajes más utilizados son el turco, el polaco, los idiomas de la Península Balcánica y el ruso.

El alemán estándar es una lengua germánica occidental y está estrechamente relacionada con el inglés, el neerlandés y el sueco. La mayoría del vocabulario alemán se deriva de la rama germánica de la familia lingüística indoeuropea. Importantes minorías de palabras derivadas del latín, griego, y una cantidad menor de francés. El alemán se escribe usando el alfabeto latino. Además de las 26 letras estándar, el alemán cuenta con tres vocales con diéresis, es decir, ä, ö y ü, así como la Eszett o scharfes S (s fuerte) ß.

En todo el mundo, el alemán es hablado por aproximadamente 100 millones de hablantes nativos y también alrededor de 80 millones de hablantes no nativos. El alemán es el idioma principal de cerca de 90 millones de personas (18%) en la Unión Europea. El 67% de los ciudadanos alemanes afirman ser capaces de comunicarse en al menos una lengua extranjera, el 27% por lo menos en dos idiomas distintos del propio.

Literatura y filosofía

La literatura alemana se remonta a la Edad Media y las obras de escritores como Walther von der Vogelweide y Wolfram von Eschenbach. Diversos autores y poetas alemanes han ganado gran renombre, incluyendo Johann Wolfgang von Goethe y Friedrich Schiller. Las colecciones de cuentos populares publicados por los Hermanos Grimm popularizó el folclore alemán en el plano internacional. La influencia de autores del siglo XX incluyen Thomas Mann, Bertolt Brecht, de Hermann Hesse, Heinrich Böll y Günter Grass.

La influencia de Alemania en la filosofía es históricamente significativa y muchos notables filósofos alemanes han contribuido a dar forma a la filosofía occidental desde la Edad Media. Gottfried Leibniz y sus contribuciones al racionalismo, Immanuel Kant, Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Friedrich Wilhelm Joseph Schelling, Johann Friedrich Herbart y Johann Gottlieb Fichte que forjaron el idealismo, Karl Marx y Friedrich Engels formularon la teoría comunista, Arthur Schopenhauer desarrollo la composición de pesimismo metafísico, Friedrich Nietzsche desarrollo el Perspectivismo, la obra de Martin Heidegger en Ser y Tiempo, y el de las teorías sociales Jürgen Habermas fueron especialmente influyentes.

Ciencia

Albert Einstein, Premio Nobel de Física y uno de los más grandes científicos de todos los tiempos
Alemania ha sido el hogar de algunos de los más destacados investigadores en diferentes campos científicos. Es así que cerca de 100 alemanes (de nacionalidad u origen) han sido laureados con el Premio Nobel. El trabajo de Albert Einstein y Max Planck fue crucial para la fundación de la física moderna, que Werner Heisenberg y Max Born desarrollararon aún más. Ellos fueron precedidos por físicos como Hermann von Helmholtz, Joseph von Fraunhofer, y Daniel Gabriel Fahrenheit. Wilhelm Conrad Röntgen descubrió los rayos X, un logro que le hizo el primer ganador del Premio Nobel de Física en 1901. En Alemania y otros países los rayos X se denominan "Röntgenstrahlen" (rayos de Röntgen). El trabajo de Heinrich Rudolf Hertz en el ámbito de la radiación electromagnética fue fundamental para el desarrollo de las modernas telecomunicaciones. Wilhelm Wundt es célebre por haber desarrollado el primer laboratorio de psicología, a la que dio la categoría de ciencia. Alexander von Humboldt y su trabajo como científico natural y explorador fue fundacional para la biogeografía.

Numerosos importantes matemáticos han nacido en Alemania, incluidos Carl Friedrich Gauss, David Hilbert, Bernhard Riemann, Gottfried Leibniz, Karl Weierstrass y Hermann Weyl. Alemania ha sido también el hogar de famosos inventores e ingenieros, como Johannes Gutenberg, quien se acredita la invención de la imprenta de tipos móviles en Europa; Hans Geiger, el creador del contador Geiger, y Konrad Zuse, que construyó el primer ordenador digital totalmente automático. Inventores, ingenieros e industriales, como el conde Ferdinand von Zeppelin, Otto Lilienthal, Gottlieb Daimler, Rudolf Diesel, Hugo Junkers y Karl Benz contribuyeron a dar forma moderna al automóvil y a la tecnología del transporte aéreo.

Importantes instituciones de investigación son la Sociedad Max Planck, el Helmholtz-Gemeinschaft y la Sociedad Fraunhofer. Estas trabajan de forma independiente o conectadas externamente al sistema universitario contribuyendo en una medida considerable a la producción científica. El prestigioso premio Gottfried Wilhelm Leibniz se concede a diez científicos y académicos cada año. Con una adjudicación máxima de 2,5 millones de euros, es uno de los premios de investigación más altamente dotados en el mundo.

Fuentes