Saltar a: navegación, buscar

Juan Gundlach

Juan Cristóbal Gundlach
Información sobre la plantilla
Juan C.jpg
Zoólogo alemán. Creador del primer museo de zoología que existió en Cuba.
NombreJuan Cristobal Gundlach
Nacimiento17 de julio de 1810
Marburgo, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento15 de marzo de 1896
La Habana, Bandera de Cuba Cuba

Juan Cristóbal Gundlach. (Johann Christoph Gundlach), Zoólogo alemán cuyos aportes se plasmaron en obras sobre mamíferos, aves, insectos, reptiles y moluscos. De niño aprendió la disección y la taxidermia. Creador del primer museo de zoología que existió en Cuba. Perteneció a la Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana, al Liceo de Matanzas, a la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, y a las Sociedades de Historia Natural de Madrid, Boston y Montreal.

Síntesis biográfica

Nació en Marburgo, Alemania, 17 de julio de 1810. Siendo el más joven de los siete hermanos, a la edad de ocho años, perdió a su padre que era profesor de Física y Matemática en la Universidad hamburguense y creció en condiciones de pobreza.

Primeros estudios

Fue enorme en el campo de las investigaciones zoológicas. Su inclinación natural a la ciencia lo llevó desde temprana edad a andar por esos caminos. De su hermano mayor Enrique, quien era médico y conservador de una pequeña colección zoológica en la ciudad de Hamburgo, aprendió la disección y la taxidermia en su labor como ayudante del mismo.

Trabajó como conservador de las colecciones de la Cátedra de Zoología en la Universidad de Hamburgo (empleo que le facilitó el doctor Maurice Herold, amigo de su padre y Director del Gabinete de Zoología de aquella Universidad, y en otros que eventualmente realizó componiendo piezas de caza para varios particulares.

Con matrícula gratuita, por ser el hijo de un ex-profesor universitario, inició los estudios zoológicos en ese centro, graduándose como Doctor el 16 de septiembre de 1837, al defender una tesis cuyo tema versó sobre las plumas de las aves. Realizó estudios complementarios de Ornitología en el Museo de Francfort y se hizo miembro de la Sociedad de Historia Natural de Cassel.

Interesado en el conocimiento de la fauna de los países tropicales, en octubre de 1838 emprendió, junto al malacólogo Louis Pfeiffer y el botánico Edward Otto de Polín, un viaje que para él tenía como destino Surinam, pero al acceder previamente a una invitación del matancero Carlos Booth (residente por aquella época en Alemania y quien se disponía a regresar a Cuba), decidió realizar una breve estancia de colecta en la Isla, a donde arribó el 4 de enero de 1839. Pfeiffer, después de dos meses de estancia en Cuba retornó a Alemania, y Otto, luego de visitar lugares de interés en la región central y occidental, partió hacia Venezuela. Por su parte Gundlach desistió de su propósito original, para permanecer definitivamente en la mayor de las Antillas.

Muerte

Pantheon Gundlach. Foto: Dathe, 1999
Gundlach falleció el 15 de marzo de 1896 en La Habana, Cuba, a consecuencia de un proceso gripal devenido bronconeumonía en la casa de Cecilia de Cárdenas, la joven a la cual unos años antes había entregado, en reconocimiento a la hospitalidad que ella y su familia le brindaron a lo largo de sus muchos años en Cuba, todas las ganancias obtenidas de la venta del Museo al Gobierno español.

Al conocer la noticia de su muerte, la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales, corporación que en 1861 lo distingue, junto a José de la Luz y Caballero, como miembro de mérito, traslada el cadáver a su sede de la calle Cuba para allí rendirle los honores póstumos. Desde este lugar parte el sepelio, acompañado por la comunidad científica e intelectual habanera y los súbditos del Imperio Germánico establecidos en la Isla.

Sus restos fueron sepultados en un panteón del Cementerio Cristóbal Colón, el 17 de marzo de 1896, según la información del libro 55 de enterramientos en el Cementerio Cristóbal Colon de La Habana. En la página 326 de este libro se indica la situación de su tumba, la cual perteneció originalmente a la Condesa viuda de San Ignacio, en el cuartel N.E., cuadro No. 26, bóveda 2. A principio del año 2002 el antropólogo Ercilio Vento comprobó allí la existencia de los restos de Gundlach.

Gundlach no dejó al morir bienes materiales; su riqueza consistió en el conocimiento de la naturaleza de este país al que amó y dejó como herencia el resultado de sus afanes y desvelos de hombre de ciencia.

Estudios sobre la Fauna

En 1841 se traslada a la estancia o finca San Juan (el posible Realengo de “San Juan de los Perros en el Litoral de Cárdenas y estando ahí colecta y taxidermia, en marzo de 1844 el zunzún (Zunzuncito) el cual nombra “Helenae” en honor a la esposa de su amigo Booth. En 1846 crea su Museo de Ciencias Naturales en la Finca “El Refugio”. Este museo en sus 4 años de existencia recibió más de 3000 visitantes nacionales y extranjeros, un verdadero logró si miramos la época y considerando que fue el primero de su tipo en Cuba.

Fijó su residencia en Matanzas y en Cárdenas, localidades donde comenzó labores de exploración y captura de especímenes. Dicha Colección, es trasladada después hacia el ingenio "Fermina", alcanzó la categoría de Museo Zoológico Cubano, por la variedad y rareza de sus piezas (se incluían en ella casos de albinismo y de melanismo y animales con deformaciones), y por contener además los holotipos empleados por él en sus descripciones. Actualmente éste ejemplar taxidermiado por el naturalista se exhibe en el Museo Oscar María de Rojasen Cárdenas.

En 1853 realizó su primer viaje de exploración a Isla de Pinos (actual Isla de la Juventud), donde tuvo oportunidad de colectar ejemplares de la fauna malacológica de gran utilidad para sus investigaciones, y para las de del naturalista Felipe Poey Aloy, su colaborador más directo. Durante 1855 emprendió un recorrido por las provincias orientales y centrales, el cual tuvo como punto de partida la Ciénaga de Zapata.

Investigaciones científicas

El fruto de este "gran viaje", de aproximadamente tres años de duración, aparece referido en las notas y en el contenido de muchos de sus artículos y libros donde, además de las descripciones de las especies encontradas, anotó otras relacionadas con el hábitat, y muchos datos de interés científico; por otra parte, aumentó en cantidad y calidad los especimenes de su colección museológica, así como también los de algunas instituciones y coleccionistas privados.

Fue el representante de Cuba en la Exposición Universal de París, celebrada en 1867, al cual llevó, además de su Museo Zoológico, galardonado por sus valores científicos y artísticos con una medalla de plata, una muestra de las producciones industriales de la Isla, preparadas en algunos casos por particulares, y en otros, por corporaciones culturales y educacionales.

Visitó Puerto Rico, al menos en tres ocasiones, aunque verdaderamente obtuvo resultados científicos en sus viajes de 1873 y de 1875-1876; sus estancias en las diferentes regiones de esa isla se caracterizaron por la colecta de ejemplares zoológicos y botánicos, por el ordenamiento y clasificación de varias colecciones privadas y de instituciones educacionales, y por la labor didáctica realizada entre los naturalistas aficionados.

En abril de 1892 el gobierno colonial español accedió a adquirir las piezas zoológicas de Gundlach para ser utilizadas como material científico y docente en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. A partir de aquel momento, el naturalista pasó a ocupar el puesto oficial de Conservador de las Colecciones, con un salario (el primero que recibió en su vida), de 100 pesetas oro.

Contribuciones

El 17 de julio de 1895, justamente el día que cumplió los 85 años de edad, inauguró en un acto solemne el Museo Zoológico Cubano. Hoy día estas piezas constituyen una de las colecciones históricas más importantes que posee el Instituto de Ecología y Sistemática, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba.

Perteneció a la Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana, al Liceo de Matanzas, a la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, y a las Sociedades de Historia Natural de Madrid, Boston y Montreal, respectivamente. Publicó una extensa obra donde sobresalen sus contribuciones a los estudios ornitológicos, entomológicos, herpetológicos y a los mamíferos cubanos.

En la actualidad conservan vigencia gran número de géneros, especies y subespecies de vertebrados originalmente descritos por él, así como existe un número elevado de ejemplares de la fauna zoológica y botánica nombrados en su honor.

Referencias bibliográficas

  • De Pennis. (Tesis Doctoral). Typis Hierorymi Hotoppii, Cassellis, 1837
  • “Revista y catálogo de las aves cubanas”. En: Repertorio Físico y Natural de la Isla de Cuba. Vol. 1. La Habana, 1866, pp. 165-180, 221-242, 281-302, 347-363, 386-403
  • “Descripción de una nueva especie de mariposa diurna cubana, Papilio Oviedo”. En: Ibíd. Vol. 1. La Habana, 1866, pp. 279-280
  • “Revista y catálogo de los mamíferos cubanos”. En: Ibíd. Vol. 2. La Habana, 1866, pp. 57-69
  • Revista y catálogo de los reptiles cubanos”. En: Ibíd. Vol. 2. La Habana, 1866, pp. 102-119
  • Separación y restitución del rabo de los moluscos y prolongada vitalidad de la parte separada”. En: Anuario de la Sección de Ciencias Físicas y Naturales del Liceo de Matanzas. Año 1. T. 1. Matanzas, pp. 267-268 “
  • Enfermedad de los cocoteros (Opinión sobre la memoria del Dr. Ramos, sobre este tema)”. En: Anales de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana. T. 19. La Habana, 1882, p. 128
  • Nueva especie de murciélago descubierto en Cuba”. En: Ibíd. T. 9. La Habana, 1872, pp. 220-221 *Revista de los himenópteros cubanos”. En: Ibíd. T. 23. La Habana, 1887, pp. 565-575
  • Revista de los lepidópteros de la Isla de Cuba”. En: Ibíd. La Habana, 1888, pp. 73-81Ornitología Cubana o Catálogo descriptivo de todas las especies de aves, tanto indígenas como de paso anual o accidental, observadas en 53 años. Archivos de la Policlínica, La Habana, 1893
  • Las guananas observadas en Cuba”. En: Anales del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, La Habana, 1894, pp. 242-245
  • El orden Thysanuros”. En: Ibíd. La Habana, 1895, pp. 419-421
  • Juan_Gundlach. Autobiografía inédita”. En: La Ilustración de Cuba. T. 5. La Habana, abril-junio de 1896, pp. 256-259, 274-278, 307-310, 339-343, 373-374 y 402-403
  • Contribución al estudio de los crustáceos de cuba; notas compiladas y completadas por el Dr. J. I. Torralbas. En: Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana. T. 36. La Habana, 1900, pp. 292-305, 326-332 y 362-374, T. 37. La Habana, 1900, pp. 51-66 y 148-160.
  • Rosa María González López. Juan Cristóbal Gundlach. Apuntes biográficos. Editorial Academia, La Habana, 1990.

Fuentes

  • Expediente. En: Archivo del Museo Nacional de Historia de las Ciencias Carlos J. Finlay.
  • Gundlach, Juan Cristóbal. En: Cien figuras de la Ciencia en Cuba/ Rolando García Blanco.../et-al/.- La Habana: Editorial Científico-Técnica, 2002
  • Arias, Lic. Caridad. En: Expediente Científico. “Calipte Helenae (Orthorhynehus) Gundl. Museo Oscar María de Rojas. 2006
  • Gundlach Redberg, Juan Cristóbal. “Contribución a la Ornitología Cubana. Habana. Imprenta “La Antilla” de N. Cacho-Negrete. 1876.
  • Ramsden, Charles T.; “Biografía Gundlach”. En: “Entomogical News, Vol. XXVI, Pág. 241 – 260. Papeles del Museo y Biblioteca Pública de Cárdenas; Oscar María de Rojas, 1915.
  • Villaró y Díaz, Dr. Juan. “Biografía de Juan Cristóbal Gundlach. Imprenta “La Propaganda Literaria. La habana. 1887.