Saltar a: navegación, buscar

Julián Baldomero Acuña Galé

Julián Baldomero
Información sobre la plantilla
Julian Baldomero Acuna Gale.jpg
Científico
NombreJulián Baldomero Acuña Galé
Nacimiento27 de noviembre de 1900
CamagüeyBandera de Cuba Cuba
Fallecimiento24 de julio de 1973
Ciudad de México Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
NacionalidadBandera de Cuba Cuba

Julián Baldomero Acuña Galé. Botánico. Se dedicó a la labor científica y docente. Se destacó por sus aportes al conocimiento agro - botánico de Cuba, llevando a cabo investigaciones de gran importancia para la economía del país. De procedencia campesina, aprendió a leer en su casa, donde recibió además una gran influencia en lo concerniente al interés por la naturaleza.

Síntesis biográfica

Nació en Camagüey (ciudad actual del mismo nombre, perteneciente a la provincia de Camagüey), Cuba, el 27 de noviembre de 1900. Su padre Domingo Acuña era pequeño agricultor, propietario de media caballería de tierra. Su madre Luz Galé Nápoles era hija de un Oficial del Ejército Español y pasó su niñez en España, donde adquirió una sólida educación.

Estudios

El padre siguiendo el modelo de las familias campesinas de la época, entrenó a todos sus hijos varones en las labores del campo, lo que distanció a los niños de la escuela en la primera etapa de su formación. La madre suplió el papel del maestro y enseñó a sus hijos a leer.

Esta fue la época en que se despertaron en el niño Acuña todos los sentimientos de curiosidad, de amor a la naturaleza, perseverancia y poder de observación que caracterizan al hombre de ciencia. Comenzó a formarse junto a un campesino analfabeto con el cual salía todos los domingos a recorrer los lugares que rodeaban su humilde vivienda, aprendiendo a identificar las más variadas especies de animales, plantas y minerales con sus nombres vulgares. A propósito de esta época dice Acuña:

"Desde nuestra niñez fuimos hacia la naturaleza obedeciendo un impulso espontáneo, por simple atracción hacia los fenómenos naturales, no significando sacrificio afrontar las dificultades que implicaría añadir una observación o experiencia más"
"A los 14 años ya nos eran familiares todas las plantas que fueron conocidas con nombres vulgares (...) así como la fauna y minerales de la zona, colectando allí nuestras primeras plantas desconocidas para que fueran identificadas por el Dr. Roig a través del Padre Borrás"

A la edad de 18 años comenzó a estudiar en la Granja Escuela Agrícola de Camagüey, donde preparó una colección de insectos económicos, lo cual despertó la atención del Director, Doctor Roberto Luaces, quien lo recomendó a otros profesores, una vez graduado de maestro agrícola en 1920.

Trayectoria laboral

Pasó a trabajar en Comisión a la Estación Experimental Agronómica de Santiago de las Vegas, donde permaneció hasta su retiro en 1970. En 1921 fue seleccionado para ocupar una plaza de Alumno Ayudante en dicha Institución, trabajando bajo la dirección del Doctor Stephen C. Bruner. Dos años más tarde matriculó en la Escuela de Ingeniería Agronómica y Azucarera, de la Universidad de la Habana, combinando sus estudios con las tareas de investigación, y graduándose en 1930.

En 1932 perfeccionó su formación profesional en el New York Botanical Garden, de Estados Unidos, y en el propio año fue nombrado jefe del Departamento de Botánica de la Estación Experimental de Santiago de las Vegas, donde ocupó también el cargo de Director que ocupó en propiedad entre los años 1934 y 1936 y varias veces con carácter provisional.

Fue también Asesor del Banco Agrícola e Industrial de Cuba, y de numerosas comisiones nacionales y privadas. Desarrolló interesantes trabajos taxonómicos, así como estudios botánicos en general, pero su mayor dedicación fue hacia la Botánica económica, enfrentándose a problemas que afectaban los principales cultivos, tratando con ello de mejorar las condiciones en que se encontraba la agricultura cubana.

Muerte

Falleció en Ciudad México, México, el 24 de julio de 1973.

Investigaciones

Estudió nuevas especies con posible utilidad económica, y entre sus múltiples investigaciones se destacó por los trabajos junto a otros técnicos cubanos y norteamericanos, sobre especies productoras de fibras como el kenaf y el ramie. Realizó estudios en relación con el arroz, confirmando la naturaleza virosa de la enfermedad denominada Raya blanca, así como estudios fitoquímicos e introducción de plantas forrajeras para el mejoramiento de la ganadería. Dedicó 40 años de su vida al empeño por enriquecer el Herbario del Departamento de Botánica para lo cual tuvo que ascender, entre otras expediciones, tres veces al Pico Turquino, dos al Pan de Guajaibón y una al Pico Potrerillo. Pocas plantas o insectos escapaban a su mirada escrutadora. Como fruto de este esfuerzo añadió a la fauna cubana 71 especies nuevas de insectos, una de lagartija y una de moluscos. Enriqueció el herbario del Departamento de Botánica con 47 especies halladas por el y 20, que han sido denominadas con su apellido.

No podemos dejar de referirnos a los estrechos lazos que unieron al sabio con el que fuera su maestro: el Dr. Juan Tomás Roig. Fueron 50 años de fructífera unión que habría de dejar sus huellas en ambas personalidades. No puede concebirse a Acuña sin recordar y nombrar a Roig y viceversa. La colaboración entre los que consideramos como las dos figuras más importantes de la Ciencia Cubana en el siglo XX constituye un ejemplo de modestia y entendimiento mutuo que los llevó a realizar una obra extraordinariamente fecunda.

Defendió de manera ardorosa y sistemática los valores de lo cubano y se angustiaba con la triste suerte del que padecía las injusticias sociales. Mantuvo siempre una línea uniforme caracterizada por la defensa de lo que más podía convenir al país y de oposición a la injusticia, sin tomar en cuenta sus intereses personales

Al momento de su fallecimiento se encontraba de tránsito en México, durante la realización de una visita privada.

Bibliografía activa

  • “Jardín Botánico de Harvard, en el Central Soledad”. En: Revista de Agricultura, Comercio y Trabajo. Año 14. Vol. 14. No 2. La Habana, mayo de 1932, pp. 3-11;
  • “Catálogo descriptivo de las orquídeas cubanas.” En: Boletín. No 60. Estación Experimental de Santiago de las Vegas, La Habana, 1938;
  • “Especies y variedades de café cultivados en Cuba”. En: Boletín del Instituto de Estabilización del Café. La Habana, 1940;
  • “Fruta Bomba o Papaya”. En; Revista de Agricultura. Años 22-23. Vol. 23. No 10-15. La Habana, octubre de 1939 a marzo de 1940, pp. 49-80;
  • “El problema forestal cubano”. En: Revista de Agricultura y Ganadería. Año 7. No 10. Gobierno Provincial de La Habana, La Habana, octubre de 1944, pp. 49-58;
  • “Situación del cultivo de la caña brava en Cuba.” En: Revista de Agricultura y Ganadería. Gobierno Provincial de la Habana, La Habana, 1944, pp. 32-83; Acuña Galé,Julián y J. M. Rodríguez.
  • “Las flacourciáceas cubanas. Investigaciones acerca de la posibilidad de utilizar los aceites extraídos de las especies cubanas en el tratamiento de la lepra”. En: Revista de Leprología, Dermatología y Sifilografía. Año 1. No 3. La Habana, julio de 1944, pp. 137-142;
  • “Datos biográficos de Juan Tomás Roig y Mesa”. En: Revista de la Sociedad Cubana de Botánica. Vol. 4. No 1. La Habana, enero-marzo de 1947, p. 4; Díaz Barreto, Ramón y Julián Acuña Galé. Estudio económico social del municipio de Baracoa. Ministerio de Agricultura. BANFAIC, La Habana, 1952;
  • “Arroz. Variedades. Su obtención y función de éstas en la producción”. En:Agrotecnia. La Habana, 1956, pp. 21-32;
  • “Algunas razones a favor del uso de la rotación en el cultivo del arroz” En: Agrotecnia. La Habana, 1957;
  • Plantas indeseables en los cultivos cubanos. Imprenta Academia de Ciencias, BANFAIC, La Habana, 1972.

Fuentes

  • Colectivo de Autores. 80 Años de la Estación Experimental Agronómica de Santiago de las Vegas. Editorial Científico-Técnica. La Habana, 1984 p. 685; Martínez Viera, Rafael.
  • “Julián Acuña Galé en el 80 aniversario de su nacimiento”. En: Conferencias y Estudios de Historia y Organización de las Ciencias. No 21. CEHOC, La Habana, 1980, pp. 1-13 (MVG).