Saltar a: navegación, buscar

RPG 7

(Redirigido desde «RPG-7»)
RPG 7
Información sobre la plantilla
Rpg roketleri.jpg
RPG 7
TipoLanzagranadas
País de origenBandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Historia de servicio
En servicio1961 - Actualidad
Historia de producción
Forjado/a enBandera de Rusia Rusia
Bajo licencia en
Bandera de Bulgaria Bulgaria
Bandera de Rumania Rumania
Bandera de la República Popular China China
Bandera de Irán Irán
Bandera de Iraq Iraq
Bandera de Pakistán Pakistán
DiseñadaJunio de 1961
VariantesRPG-7V2 (modelo actual)
RPG-7D3 (paracaidista)
RPG Tipo 69 (China)
RPG-7USA (Rieles Picatinny)
B-41 (Vietnam, Camboya)
Especificaciones
Peso7 kg
Longitud950 mm

RPG 7. (En ruso Ручной противотанковый гранатомёт Ruchnoy Protivotankovy Granatomyot - 7) es un lanzacohetes fabricado en la Unión Soviética. El lanzacohetes anti tanque RPG-7 es una de las mas populares y efectivas armas de infantería en conflictos contemporáneos. Es resistente, simple y tiene un poder letal.

Es relativamente barato, bastante efectivo y se puede encontrar en cualquier lugar del mundo. El RPG-7 fue adoptado por las fuerzas armadas Soviéticas en 1961. Hoy en día es parte del armamento de mas de 40 países; y varios de ellos, ademas de Rusia, tienen licencia para su construcción. Entre los países que lo construyen se encuentran Bulgaria, China, Irán, Iraq, Rumanía y Paquistán.

Historial Operativo

Antecedentes

Panzerfaust en su caja original expuestos en el Museo Militar de Helsinki

En los confines de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes concibieron un arma totalmente nueva. Sus tropas regulares se enfrentaban a números cada vez mayores de tanques soviéticos, principalmente los famosos T-34, que salían de a miles de las fábricas. Ni los cañones especializados ni los tanques eran suficientes como para detener semejante masa acorazada.

Fue así que se tuvo que pensar en un arma lo suficientemente poderosa para acabar con un blindado y que a su vez fuese lo suficientemente ligera para ser manejada por un solo hombre, relativamente poco entrenado, y a un bajo costo por unidad. Experimentos anteriores a este habían demostrado la relativa ineficacia de los lanzacohetes recargables como los Panzerschreck (también propios de Alemania) o la famosa Bazooka norteamericana, ya que, debido al peso del arma y las características de la misma, hacían virtualmente imposible la reducción del peso a menos de 7kg. (que era la meta establecida para el nuevo diseño). Se concibió entonces un arma desechable, que pudiese ser usada y después descartada rápidamente. .

Las armas de la serie Panzerfaust, denominadas originariamente Faustpatrone (cartucho de puño), eran en la práctica granadas de carga hueca impulsadas por cohete, que se lanzaban desde un soporte de tubo según el principio del cañón sin retroceso. La puntería se hacía observando por una mira que, puesta en posición, quitaba a la vez el seguro del arma. El mecanismo de disparo era de percusión. La llamarada de la carga de lanzamiento desintegraba el plástico de la tapa que cerraba el fondo del tubo, y la salida del proyectil sucedía así sin excesivo retroceso. Apenas la espiga del proyectil surgía del tubo de lanzamiento, se ponían en posición al extremo de esa espiga cuatro aletas flexibles de acero destinadas a estabilizar su trayectoria.

La innovación tecnológica de esta arma era el uso del concepto de "carga hueca" que permite perforar blindajes muy superiores a los que se conseguiría con la misma carga explosiva convencional. La carga hueca consiste en disponer el explosivo en forma cóncava (forma de un tazón vacío, algo que hacia del Panzerfaust muy fácil de reconocer), por lo que al explotar la carga, la onda expansiva no se dispersa hacia todas partes. Por la citada forma cóncava, se genera un punto de muy alta presión por delante de la cavidad. En este punto, el chorro de gases y metal sobrecalentados perfora casi cualquier cosa, pasando al otro lado del blindaje y creando gran destrucción.

Una característica que era del agrado de las tropas alemanas era el hecho de que podían prescindir del tubo de lanzamiento una vez utilizado. A diferencia del Panzerschreck, era mucho más liviano porque no tenía un escudo de metal. El Panzerfaust, luego de ser usado, era desechado. Sin embargo, esta característica fue eliminada poco después ya que la escasez de materiales obligó a las tropas a recoger los tubos utilizados para llevarlos a la fábrica a recargar; proceso complicado y muy laborioso.

El Panzerfaust era ligero, barato y muy útil en situaciones de encuentros inesperados con un blindado. Prueba de ello fue durante la Batalla de Berlín donde los Panzerfaust destruyeron no menos de 200 tanques soviéticos a manos de la Volksturm.

Todas estas nuevas posibilidades fueron retomadas por los soviéticos al caer la Alemania nazi y hacer suya mucha de su tecnología.

Origen

Un precursor de los diseños posteriores era el RPG-2 que ya incluía algunas ventajas establecidas a partir de las ideas que pudieron obtener. Barato y simple, se convirtió en un arma muy apreciada por los usuarios. Fue la primera arma de lanzamiento de granadas propulsadas de la Unión Soviética. Sin embargo, su corto alcance y la inexactitud llevó a su eventual sustitución que después de una larga y exhaustiva tarea de refinamiento, culminaron en el diseño definitivo.

Este adquirió el nombre de РПГ-7, que eran las siglas en ruso de su nombre completo. En Occidente, se lo tradujo como RPG-7, por Rocket-Propelled Grenade (Granada propulsada por cohete).

Entrando formalmente en servicio en el Ejército Ruso en el año de 1961, no tardó en expandirse su uso cuando las tropas soviéticas comenzaron a armar y a entrenar a los países amigos del Pacto de Varsovia y luego a los clientes del Medio Oriente. Junto con el AK-47 y la posterior aparición del Rifle de Precisión Dragunov SVD, el RPG-7 se ha convertido en una de las más exitosas, efectivas y famosas armas jamás fabricadas. Es uno más de los íconos de la época soviética que todavía prevalece en el campo de batalla.

La clave de su éxito se basa, al igual que las otras armas mencionadas, en la simplicidad. Robusto, fuerte, barato, sencillo y por demás efectivo, ha estado presente en prácticamente todos y cada uno de los conflictos desde entonces.

Su durabilidad hace que muchas unidades que cargan con décadas sigan funcionando; es posible encontrarle prácticamente en todo el globo. Hoy día es parte del armamento de más de 50 países, siendo fabricado en al menos 10 de ellos. Países como China, Pakistán, Bulgaria, Irán, Irak, Corea del Norte y Rumania han encontrado en el RPG-7 una excelente arma de apoyo polivalente. El ejercito israelí también adoptó el RPG al capturar varios de estos artefactos y comprobar sus capacidades.

En Vietnam

Irregulares vietnamitas armados con RPG 7

El primer uso generalizado de esta arma se dio en este conflicto asiático. Los guerrilleros del Viet Cong descubrieron que eran tan robustos y fáciles de usar como sus AK-47, y muy efectivos como armas de emboscadas. La gran ventaja que tenían los estadounidenses en la selva, los vehículos blindados como el M113 o algunos tanques como el M60 Patton, de pronto podían ser derrotados con relativa facilidad.

Los estadounidenses respondieron con cambios de tácticas, algunas implementadas directamente en el campo de batalla y no aceptadas por los oficiales superiores. Las más fáciles implicaban montar blindaje de emergencia, lo cual solía traer aparejado un gran aumento del peso, en detrimento de la velocidad, la aceleración y la comodidad. Muchos recurrieron a la idea de apilar sacos terreros en el casco, que provenía de la Segunda Guerra Mundial.

Pero otra que se demostró popular era rodear el vehículo de mallas de alambre de púas, obtenidas de las trincheras. Al tocar el metal, la granada detonaba a varios centímetros del blindaje, por lo cual el daño era mucho menor. Se daba el caso, también, de que la granada pasaba, pero las aletas se enganchan en el alambre, quedando inutilizada.

De todas maneras, el RPG-7 siguió siendo siempre un peligro más para el soldado estadounidense en Vietnam, quien muchas veces no tenía un arma similar para responder.

Guerra de Afganistán

La guerra entre la URSS y los rebeldes de Afganistán (1979-1989), representó para la primera algo similar a lo que Estados Unidos enfrentó en Vietnam. Con la gran diferencia de que el escenario planteaba problemas totalmente distintos.

Afganistán con un terreno accidentado, con muchas montañas, vastos desiertos, y pocas zonas verdes. La guerra de guerrillas favorece el uso de infantería ligera. En este caso, los guerrilleros mujahideen supieron dotarse de todo tipo de armas portátiles, y el RPG fue una de las más utilizadas y exitosas.

Los mujahideen usaban un RPG-7 por cada 10-12 combatientes (entre 1983 y 1985) y para 1987, asignaron dos RPG-7 cada 10-12 soldados. Esto marca a las claras la importancia que le asignaban.

Los mujahideen solían formar equipos especializados en la destrucción de vehículos blindados, donde el 50-80 % de los combatientes estaba armado con RPG-7. Esto implicaba que podía haber hasta 15 RPG en manos de unos 20-30 soldados.

Cuando no había morteros disponibles, estos grupos también usaban sus RPG-7 como una especie de artillería portátil. Sin duda una forma de adaptarse a la falta de equipo y entrenamiento.

De esta manera, el RPG-7 fue el arma de elección de los guerrilleros quienes demostraron su gran utilidad contra tanques, vehículos blindados, camiones y helicópteros, sirviendo muchas veces en roles para los que no habían sido diseñados.

Los soviéticos con el tiempo fueron desarrollando sus tácticas. Intentaron mantenerse a una distancia de 300 metros de los mujahideen, fuera del alcance de sus Kalashnikov y fuera del rango de un RPG-7 contra un blanco móvil. Los mujahideen, por otro lado, trataron de librar un combate cercano para evitar el uso de la artillería y ataques aéreos soviéticos (distancia que a la vez favorecía el uso de sus RPG).

Entre las tropas soviéticas destacadas en Afganistán, hubo dos brigadas de Fuerzas especiales ('Spetsnaz') que no tenían incluido el RPG-7 entre su armamento asignado. En lugar de ello usaban el RPG-16 y RPG-22. Estos no tenían el mismo alcance ni potencia de fuego que el RPG-7, por lo que las fuerzas especiales soviéticas usaron RPG-7 de manufactura china y pakistaní (capturados a los mujahideen). Ellos preferían estos RPG a los soviéticos pues eran más ligeros, tenían un bipode plegable y además un asa para facilitar su transporte. Ambos elementos serían luego incorporados a un modelo especial del RPG-7.

Los guerrilleros, además de contar con un arma antitanque, también encontraron en el RPG-7 un arma ideal para atacar posiciones fortificadas enemigas. En las montañas, apuntaban el RPG-7 para impactar arriba y abajo del objetivo para así llenarlo de metralla y pedazos de roca. Resolvieron que podría usarse también como un sistema de respaldo para un ataque con minas.

Los mujahideen usaron la munición antitanque contra vehículos y personal. (La munición anti-tanque era letal en un radio de cuatro metros). También aprendieron que la mejor manera de destruir un vehículo blindado era atacarlo con dos o tres RPG simultáneamente desde distancias de 20 a 50 metros. Las posibilidades de impactar en el objetivo se incrementaban enormemente disparando desde distancias cercanas. Además de que un vehículo bajo ataque simultáneo tiene menos tiempo de reaccionar.

Uso generalizado

Con la proliferación del RPG-7 en todo el mundo, cada grupo terrorista o de guerrillas fue desarrollando tácticas para mejorar su uso. Sin embargo muchas de las cosas que aprendieron o copiaron de otros solían ser útiles en todas partes del mundo.

Era absolutamente necesario que el operador de RPG cambiara de posición después de cada disparo, especialmente si el objetivo todavía no había sido destruido, pues aquellos que permanecieron en su posición eran blancos seguros.

En todo teatro de operaciones, los RPG-7 fueron especialmente útiles ejecutando emboscadas. El ataque a un convoy, blindado o no, suele comenzar con el disparo de uno o más de estas armas. Las posiciones de disparo son seleccionadas con especial cuidado, reforzadas y camufladas. El área posterior a la posición de disparo era mojada para prevenir que se levántase una nube de polvo después del disparo (lo que delataría la posición del tirador). El lugar del lanzamiento también suele estar escondida con follaje, raíces, y otras hierbas. Solo era necesario tener suficiente área despejada para ver claramente el objetivo.

Sin importar lo bien camuflada que estuviera la posición de tiro, la huella del lanzamiento de un RPG es inconfundible ya que crea una nube gris-azulada de humo, por lo que los grupos de RPG que sobrevivían eran aquellos que cambiaban de posición rápidamente o quienes se zambullían profundamente dentro un agujero en la tierra.

La proporción de RPG por cada soldado varía mucho, dependiendo de si lo usan las guerrillas o unidades regulares de los ejércitos. Éstas últimas tienden a ser interarmas, de manera que dentro de un pelotón hay una ametralladora, un lanzador, etc. Por ejemplo, en la Guerra Irán-Irak, cada escuadrón de 11 soldados iraníes tenían asignados dos RPG-7. No es una mala proporción, pero ciertas fuerzas irregulares involucradas en conflictos regionales tienden a agregar más RPG, dando como resultado un nivel de pegada mucho mayor.

Contra los tanques modernos

Daño de un disparo de RPG 7 en un M1 Abrams

Muchos tanques ya no son tan vulnerables al RPG-7 como lo eran los de la década del 60, y de esa manera otras organizaciones o grupos guerrilleros aprendieron que la mejor forma de usar el RPG contra los tanques eran los ataques de saturación, como los puestos en práctica por los guerrilleros afganos.

Así mismo, los combatientes palestinos perfeccionaron la técnica contra tanques israelíes, poniendo siempre a prueba sus diseños. Un ejemplo claro es que, cuando descubrieron que la unión de la torre de los primeros Merkava era vulnerable desde atrás, los israelíes tuvieron que protegerla con una serie de cadenas que hacían estallar prematuramente la granada.

Los rebeldes en Tadjikistan en 1992 aplicaron la misma técnica de saturación cuando atacaron tanques T-72 equipados con blindaje reactivo. Debido que carecían de la munición anti-tanque PG-7VR (de doble cabeza de combate), el primer impacto que golpeaba al tanque, abría un agujero en el blindaje reactivo, para que el segundo y tercer equipo disparara sobre el área expuesta. Este tipo de ataque también bloqueaba la visión de los tripulantes del blindado, por lo que si el tanque sobrevivía al primer ataque, permitía a los atacantes a reposicionarse, recargar y disparar otra vez.

Otro truco usado era disparar una munición de fragmentación enfrente del T-72 para destruir sus sistemas de visión antes de atacarlo simultáneamente. El mayor peligro para los operadores de RPG era la infantería que acompañaba a los tanques, así que intentaban atacarlos cuando estaban lejos de la protección de ésta. Además los operadores de RPG estaban apoyados a su vez por tiradores y operadores de ametralladoras medianas, así como un asistente llevando un fusil de asalto. Esto protegía al operador de RPG de la infantería enemiga pero el combate cercano es una lucha de fuego directo donde el RPG-7 tiene una gran ventaja.

Cazahelicópteros

Aunque el RPG fue diseñado como arma antitanque, también ha sido usado para derribar helicópteros en varias oportunidades. El ingenio de los guerrilleros convirtió así en un peligro adicional a este arma.

En Afganistán, los mujahideen encontraron que la mejor manera de atacar helicópteros era identificar las posibles zonas de aterrizaje y minarlas. Además colocaban sus RPG y ametralladoras alrededor de la zona.

En cuanto el helicóptero aterrizaba, un fuego masivo de RPG y ametralladoras destruía el aparato. Cuando los mujahideen no podían tentar a los helicópteros hacia una emboscada, estos hallaron que un disparo frontal en el rango de los 100 metros era óptimo contra un helicóptero que se aproximara. Como antes, cuantos más RPG disparen simultáneamente, mayor era la probabilidad de impactar en el blanco, sobre todo teniendo en cuenta la escasa precisión de la munición.

Si los helicópteros volaban en dirección opuesta a los atacantes, era mejor esperar a que el helicóptero estuviera a una distancia de 700 - 800 metros y luego disparar, tratando de alcanzar al helicóptero aprovechando la explosión automática de la munición a los 920 metros de distancia.

Y es que aunque las probabilidades de alcanzar a un helicóptero a esta distancia usando el mecanismo de automático de destrucción eran muy limitadas, si servían para desanimar a los helicópteros de reconocimiento y a las tropas de realizar asaltos helitransportados, particularmente cuando también se disparaban misiles anti-aéreo SA-7 o Stinger. Junto con estos misiles, los RPG contribuyeron mucho a la gran pérdida de aeronaves soviéticas, lo cual los obligó a cambiar de tácticas varias veces.

Pero este lanzagranadas también combatió contra helicópteros en ambientes urbanos, donde su uso era mucho más complejo. Durante la lucha en Mogadiscio en Somalia (octubre de 1994), dos helicópteros UH-60 Black Hawk del ejército de los Estados Unidos fueron derribados por RPG. El incidente tomó totalmente por sorpresa a los mandos estadounidenses, que no creían que sus aparatos pudieran ser derribados tan fácilmente. Además de los derribos, fueron dañados tres aparatos similares que pudieron regresar a la base.

Si en Afganistán los talibanes habían usado el RPG contra helicópteros, lo habían hecho en territorio montañoso, a veces disparando en línea recta o con leves inclinaciones ya que disparaban más o menos a la misma altura de su blanco. Sin embargo, los estadounidenses no estaban al tanto de este tipo de tácticas.

Al enfrentarse al RPG-7, los pilotos de helicópteros vieron en ellos intentos desesperados e inútiles de los guerrilleros por dañarlos. Creían que, al disparar en grandes ángulos hacia arriba, la llamarada podría quemar al lanzador o derribarlo al chocar con el suelo. Además, la granada solo subía unos 300 metros en el aire. El proyectil era lento y tanto el fogonazo como la larga línea de humo que desprendía el motor cohete daban mucho tiempo de aviso. Solo era necesario tener observadores atentos para que el piloto pudiera elevarse rápidamente.

En la célebre batalla, los guerreros somalíes sin embargo tomaron ventaja de esta falta de previsión. Se dieron cuenta, seguramente, de que los helicópteros de transporte estaban muy cargados y eran lentos para maniobrar, y aprovecharon cuando estos se detenían a dejar soldados en azoteas y les disparaban. Varias veces los pilotos los esquivaron, pero ya fuera por saturación o por el simple descuido de unos pocos segundos, otros no lo lograron.

Los tiradores de RPG en esta batalla sufrieron muchas bajas ya que eran objetivos prioritarios de los francotiradores estadounidenses. Sin embargo, sus compañeros rápidamente corrían a reemplazarlos, tomando el arma del suelo y volviendo a la acción.

En Chechenia

Soldado ruso con un RPG 7 en Chechenia

En diciembre de 1994, el ejército ruso entró en la disidente república de Chechenia e intentó tomar su capital, Grozny, antes de marzo. Después de este inicial intento fallido, el ejército ruso pasó dos meses en lucha casa en casa antes de finalmente capturar la ciudad. En la pelea, los jóvenes soldados rusos fueron derrotados muchas veces por los más experimentados combatientes chechenos.

Durante el primer mes del conflicto, las fuerzas rusas perdieron 225 vehículos blindados. Esto representa el 10,23% de todos los vehículos que originalmente habían sido asignados a la campaña. La mayoría de estas pérdidas fueron debido a armas antitanques.

Las fuerzas chechenas estaban armadas con equipamiento ruso, y la mayoría de los guerrilleros chechenos había servido en las fuerzas armadas rusas. Los grupos de combatientes consistían de 15 a 20 soldados divididos en grupos de tres o cuatro hombres.

Estos grupos tenían un operador antitanque (normalmente armado con RPG-7 o RPG-18), una ametralladora mediana y un tirador de precisión. Adicionalmente había personal que transportaba munición y otros asistentes.

Los chechenos dispusieron estos grupos como equipos cazatanques. Generalmente cinco o seis equipos atacaban simultáneamente a un único vehículo blindado, ubicándose a nivel del suelo; en el segundo y tercer piso, y en los sótanos de los edificios.

El tirador de precisión y el operador de la ametralladora atacarían a la infantería, mientras que el operador antitanque atacaría el vehículo blindado, siendo los disparos más efectivos generalmente contra el techo, parte posterior y los costados de los vehículos que es donde son más vulnerables.

Otras tácticas consistían en soltar botellas llenas con gasolina u otro combustible sobre los vehículos, así como destruir el primer y último vehículo de una columna de tanques para inmovilizar a todos los demás, permitiendo su total destrucción.

Los escasos ángulos de elevación de los tanques y vehículos de infantería rusos los hacían incapaces de atacar a los grupos cazatanques escondidos en edificios altos. Por otra parte, los ataques simultáneos de cinco o seis equipos contra un único tanque dificultaban la eficacia de las ametralladoras del mismo. Los rusos agregaron armas antiaéreas autopropulsadas (como el ZSU 23-4) a las columnas de vehículos y asignaron un RPG-7 a cada escuadrón motorizado para enfrentar la dificultad de atacar a estos equipos caza-tanques.

Posteriormente, las lecciones aprendidas comenzaron a cristalizarse en el diseño de una serie de vehículos blindados específicamente ideados para conflictos urbanos.

Guerra de Irak

Soldado del Ejército de Iraq disparando un RPG 7

Durante la guerra en Irak (2003 hasta el presente), el RPG-7 todavía demostró su gran utilidad contra personal y vehículos de blindaje ligero. Sin embargo, tuvo muy bajo nivel de éxito contra los modernos tanques y vehículos de combate de infantería norteamericanos y británicos.

Aunque ningún tanque M1 Abrams fue destruido totalmente en este conflicto por el uso de RPG, algunos fueron dañados severamente y resultaron perdidos. Aquellos que no podían moverse por su cuenta fueron volados por tropas norteamericanas para prevenir su captura por los iraquíes. Los ataques de saturación demostraron una vez más que un grupo coordinado y entrenado de soldados puede dañar seriamente un tanque, dejándolo casi inservible o irreparable al aprovecharse de sus puntos débiles.

El eje de la discusión se trasladó, entonces, hacia los vehículos blindados, más vulnerables a este tipo de armas. En Irak y en Afganistán, los convoyes fueron puestos a una prueba que no lograron pasar. Los camiones y otros vehículos no blindados resultaron ser blancos perfectos. Mientras tanto, otros vehículos como el Humvee demostraron necesitar más blindaje si querían mantenerse al mismo nivel. Las grandes pérdidas en equipo y personal llevó a amargas quejas de los soldados y sus familiares, e incluso el entonces Secretario de la Defensa, Donald Rumsfeld, tuvo que admitir que Estados Unidos tenía buen equipo, pero no el mejor.

El Stryker, un moderno transporte de personal de ruedas que era la base de una nueva estrategia móvil fracasó en parte, al demostrarse que era más vulnerable de lo esperado. La solución más básica fue incorporarle una extraña "jaula de pájaro" hecha de rejas de metal, que emulaba al alambre de púas usado por los M113 en Vietnam.

El uso intensivo del RPG hizo que estos vehículos tuvieran que ser mejorados sustancialmente, agregándosele todo tipo de blindajes, improvisados o diseñados específicamente. Mientras tanto, la proliferación de los IED (Improvised Explosive Devices, Dispositivos Explosivos Improvisados) impulsó la creación de toda una nueva generación de vehículos, capaces de soportar el ataque de minas, RPG y otras amenazas, manteniendo segura a la tripulación.

Otros conflictos

Otros ejércitos como el de Sudáfrica y las fuerza namibia a su servicio también encontraron al RPG-7 al luchar contra la guerrilla de la SWAPO y las unidades angolanas y cubanas en Angola durante la década de 1980.

Cuando sus vehículos blindados encontraban guerrilleros angoleños armados con RPG, su reacción inmediata era manejarlos en un círculo alrededor de los guerrilleros y disparar armas automáticas al interior del mismo. Los vehículos en movimiento eran mas difíciles de acertar por los operadores de RPG, y los soldados tenían la ventaja de mayor movilidad y poder de fuego. Desmontar las tropas y avanzar con el vehículo blindado hacia la guerrilla mientras los soldados en tierra brindaban fuego de cobertura era una buena manera de perder el vehículo blindado.

El RPG-7 fue usado además por el Ejercito Provisional Republicano Irlandés (IRA), en el norte de Irlanda, desde 1969 hasta el 2005, siendo un gran motivo de preocupación para el Ejército del Reino Unido.

Con un RPG fue ejecutado el exdictador de [[Nicaragua], Anastasio Somoza Debayle, el 17 de septiembre de 1980, en una calle de Asunción (Paraguay) por un comando guerrillero argentino dirigido por Enrique Gorriarán Merlo. Su limusina Mercedes Benz quedó destruida por el cohete.

En la último agresión al Líbano por parte de Israel, los miembros de Hezbollah se encargaron de usar este y otro eficiente lanzacohetes ruso denominado RPG-29 (más moderno) siendo una pieza clave durante el conflicto. Muchos vehículos israelíes resultados dañados y los libaneses demostraron estar mejor entrenados de lo que parecía.

Descripción

Mecanismo interno del RPG 7

Originalmente, tanto el RPG-2, el RPG-4 (un diseño intermedio entre ambos) y el RPG-7 fueron diseñados por la Unión Soviética y manufacturados por la Compañía Bazalt.

El RPG-7 es un arma antitanque descendiente de una línea de lanzadores soviéticos derivados del Panzerfaust, disparada desde el hombro, de un solo disparo casi sin retroceso, recargable y de avancarga. Esta característica pudiera parecer desfavorable; sin embargo no lleva mas de 14 segundos poder recargar y apuntar de nuevo. El sistema de ignición es mecánico, con un martillo activado externamente y un gatillo de acción simple.

El RPG-7 hereda del Panzerfaust la denominada "sobrecalibración". El problema de los lanzagrananadas y lanzacohetes es que tienen que comprometer la portabilidad con la potencia explosiva. Si se agranda la munición, se debe agrandar el tubo lanzador, haciéndolo más pesado y aparatoso. Pero si se mantiene la granada grande, montada sobre la boca de un tubo más pequeño, ésta contendrá más poder, con el defecto de que la velocidad de salida y la precisión tenderán a ser menores, ya que los gases de la combustión del cohete no lo impulsan desde el fondo del tubo. El RPG-7 se mantiene, así, como un arma de corto alcance y no muy precisa, pero sí poderosa.

Lanzamiento

La pieza principal del mismo es un tubo de acero de 40 mm de diámetro, en el cual se monta la munición. El lanzador es recargable, pesando en total unos 7 kg. y midiendo 953 mm de largo, sin contar el proyectil, llegando a unos 1 340 mm cargado.

El lanzador tiene dos empuñaduras, de manera de aumentar el control del arma, dando más precisión. Justo antes del final del tubo hay una larga mirilla óptica de acero que permite hacer puntería básica, combinándola con la otra mirilla que está entre las dos empuñaduras. Estas mirillas pueden ser sustituidas con la mira de 2.7x de magnificación designada como PGO-7 o la telescópica UP-7V, la cual se monta sobre la segunda empuñadura.

Finalmente, el lanzador se completa con un escudo de calor hecho de madera, que es donde se apoya el arma en el hombro del tirador. Esto impide que la llamarada se transmita al metal y de allí al tirador, produciendo quemaduras. Más atrás, un deflector de tipo embudo, diseñado para dirigir la llamarada provocada por la ignición en la parte trasera, no impide que el arma genere una peligrosa área de impacto de varios metros: como muchas otras armas, el RPG-7 no es adecuada para lucha urbana en ambientes cerrados.

De entre las muchas versiones, modelos y características adquiridas que esta arma puede ofrecer las más comunes son:

  • RPG-7 (Modelo Original)
  • RPG-7V (Modelo utilizado en la actualidad)
  • RPG-7V2 (la versión mas reciente, introducida en servicio en 2001)
  • RPG-7D3 (Modelo para tropas aerotransportadas, diseñado para ser separado en 2 partes y adosadas una encima de la otra y reducir espacio, con bípode integrado y asa transportadora)
  • Tipo 69 RPG (Versión China del RPG mas ligera, fabricada por la empresa NORINCO)

Munición

Tipos de munición usadas por el RPG 7

Si bien el arma es buena, su uso y efectividad depende también de la munición empleada. Las hay para todo tipo de blancos, pero más allá de las diferencias del caso, su estructura es muy similar.

El RPG-7 puede emplear una gran variedad de tipos de munición, como por ejemplo HEAT (High Explosive Anti-Tank, Alto explosivo antitanque [en ruso, PG-Protivotankovaya Granata]), antipersonal HE (Alto explosivo, en ruso OG-Oskolochnaya Granata) o termobárica/FAE de entre 40, 70 hasta 105 mm de calibre que suele rondar entre los 2.5 y 4.5kg de peso (dependiendo del modelo).

Entre los diferentes tipos de munición disponibles para esta arma se encuentran los siguientes:

  • PG-7. El primer modelo estándar para el RPG-7.
  • PG-7M. Una versión mejorada de la anterior.
  • PG-7N PG-7VL. Estándar HEAT diseñada contra vehículos blindados medianos y posiciones fortificadas.
  • PG-7VR. Munición anti-tanque con capacidad de penetrar 600 mm de acero homogéneo. Tiene una cabeza de guerra en tándem diseñada para penetrar el blindaje reactivo (ERA, Explosive Reactive Armour) y pasivo de los tanques modernos.
  • TGB-7V. Munición Termobárica antipersonal y combate urbano.
  • OG-7 y OG-7M. Alto-explosivo fragmentación antipersonal (HE-FRAG).


Tipos de Munción RPG 7
PG-7V PG-7VL PG-7VR TBG-7V OG-7V
Año de la adopción 1961 1977 1988 1988 1999
Calibre de la cabeza 85 93 65/105 105 40
Peso 2.2 2.6 4.5 4.5 2.0
Alcance efectivo (metros) 500 500 200 200 350
Penetración (milímetros) 260 500 Armadura + 600 - -

Todas ellas poseen un alcance efectivo de 300 metros para blancos móviles y 500 metros contra objetivos estáticos. El alcance máximo de la munición es de casi un kilómetro, pero por cuestiones de seguridad, una espoleta hace que exploten automáticamente a los 920 metros.

La munición del RPG tiene 2 secciones básicas: una sección impulsora y una sección que puede subdividirse a su vez en la cabeza explosiva y motor cohete.

La munición del RPG-7 es un largo dispositivo de 40 mm de calibre, que se inserta en el lanzador desde la boca. La granada en sí contiene la cabeza de guerra y el motor cohete, al cual debe insertársele la sección impulsora cuando se quiera tener la munición lista para el uso.

Este impulsor consiste de una pequeña carga de pólvora negra introducida dentro de un contenedor de combustible y dispuesto detrás de la granada, que sirve para propulsar a la granada fuera del tubo. Al ser lanzado, este impulsor crea una pequeña nube de humo bastante identificable, llevando a la granada a los 115 m/s.

Granada de RPG 7

I - Cabeza 1 - ojiva espoleta 2 - cono conductor 3 - carenado 4 - embudo acumulado 5 - vivienda 6 - carga explosiva 7 - conductor 8 - parte inferior de la mecha

II - Motor a reacción 9 - boquilla de bloque 10 - boquilla 11 - el cuerpo del motor a reacción 12 - carga de pólvora de un motor a reacción 13 - parte inferior del motor del cohete 14 - encendedor chorro

III - la carga de pólvora 15 - Estabilizador 16 - funda de papel 17 - carga de pólvora 18 - Turbina 19 - trazador 20 - bola de espuma.


La tobera del cohete se localiza delante del motor, cerca de la cabeza explosiva que detona e impulsa aún más a la granada por algunos pocos segundos alcanzando una velocidad de 295 m/s. Finalmente el cuerpo de la cola (que es de donde se introduce el proyectil al lanzador) está compuesta entre otras cosas con aletas estabilizadoras plegadas que se extienden cuando el proyectil abandona el cañón.

La "sobrecalibración" implica que el proyectil será bastante grande, pero no le da una gran velocidad al salir de la boca del arma, ya que será acelerada menos tiempo. En el RPG-7, esta velocidad del proyectil de casi 300 m/s (es decir, más lento que ciertas balas) lo que causa algunos problemas de estabilidad. Si bien las aletas ayudan a girar el proyectil y darle más precisión, la escasa velocidad de rotación implica que el proyectil es bastante susceptible a factores ambientales.

Debido a la configuración de la cabeza explosiva, la espiga (donde se inserta la granada en el lanzador y de donde se despliegan las aletas estabilizadoras) es muy sensible a las corrientes de aire. Una corriente puede ejercer presión sobre las aletas provocando que el proyectil siga la dirección del aire, cambiando la propia. Una simple corriente de 12 km/h puede complicar la estimación y reducir la de por si complicada probabilidad de 50% de que el primer impacto sea exitoso en rangos mas allá de los 180 metros.

Esto hace que sea bastante difícil apuntar a objetivos móviles a cierta distancia si existen corrientes de aire en el trayecto. Se requiere pues, un usuario bien entrenado para estimar rangos y calcular distancias para blancos en movimiento. En realidad, el RPG es muy difícil de apuntar a 300 metros, y por lo general todos sus usuarios lo han hecho a distancias mucho menores, llegando a unos 80 metros.

Como sucede con muchos otros diseños similares, el RPG-7 también es difícil de usar en ambientes cerrados. Esto se debe a que el fogonazo de la salida del proyectil es bastante grande, y puede rebotar en las paredes de un recinto. En combate urbano cerrado, el arma es casi imposible de usar, salvo que el tirador quiera correr muchos riesgos o sea ignorante de este detalle. Se calcula que se necesitan más o menos dos metros entre la parte trasera del arma y una pared u obstáculo para que la llamarada no afecte al tirador, lo cual no es posible en muchos ambientes urbanos.

Estos son los dos principales defectos del arma, derivados de su diseño y aceptados por sus usuarios, ya que surgen de compromisos necesarios en este tipo de armas.

Operadores

Operadores de RPG7.png

El RPG 7 está además en manos de casi todas las fuerzas guerrilleras, irregulares, paramilitares y grupos terroristas del mundo.

Miscelánea

Aparición en videojuegos


Aparición en películas

Fuentes