África

De EcuRed
(Redirigido desde Africa)

África
Información sobre la plantilla

Superficie 30.221.532 km²
Población 972.752.377 hab.
Densidad 33 hab./km²
Gentilicio Africano
Subdivisiones África del Norte
África del Sur
África Central
Países 53 países y 6 dependencias
Zona horaria UTC-1
UTC+4
Organizaciones regionales
Unión Africana
África. Es el tercer continente del mundo por extensión geográfica. Limita al norte con el Mar Mediterráneo, al oeste con el Océano Atlántico y al este con el Mar Rojo, el Océano Índico y Asia a través del canal de Suez. Aunque posee una superficie total de 30.272.922 kilómetros cuadrados (621.600 en masa insular), la cual representa el 22% del total terrestre, la población es de 910.844.133 habitantes, menos del 16%. El continente se organiza en 53 países, siendo todos ellos miembros de la Unión Africana, con excepción de Marruecos.

Contenido

Historia

Se cree que el sur o el este de África es la cuna de la Humanidad y de allí proceden las sucesivas especies de Homínidos y Antropoides que dieron lugar a los seres humanos y que se han ido expandiendo por el resto de continentes, incluido el Homo Sapiens hace cerca de 190.000 años.

Según las últimas exploraciones paleontológicas y arqueológicas, los homínidos ya existían en África hace por lo menos 5 millones de años. La anatomía de su cráneo era similar a la de sus parientes cercanos, los grandes simios africanos, pero habían adoptado una forma bípeda de locomoción, la cual les otorgaba una ventaja crucial, pues les permitía vivir tanto en áreas boscosas como en la sabana en una era en la que África se estaba volviendo árida, con las sabanas superponiéndose a los bosques y selvas.

Hace unos 3 millones de años varias especies de homínidos del género Australopithecus habían surgido a lo largo del sur, este y centro de África. El siguiente gran paso evolutivo ocurrió hace aproximadamente 2 millones de años con la llegada del Homo Habilis, la cual se cree que fue la primera especie de homínido capaz de fabricar herramientas.

Hace 1,8 millones de años, el Homo Erectus apareció por primera vez en África y casi simultáneamente en el Cáucaso (Europa Oriental).

El registro de fósiles muestra que Homo sapiens pudo haber vivido en el sur y este de África hace al menos 100.000 y posiblemente 150.000 años. Hace unos 40.000 años comenzó la colonización de nuestro planeta por los seres humanos modernos con su expansión hacia fuera de África. Su migración es indicada por evidencias ling
Pirámides de  Egipto
Pirámides de Egipto
üísticas, culturales y genéticas.

Al final de la Edad de Hielo (alrededor de 10.500 a.n.e.), el Sahara se había convertido de nuevo en un fértil valle, y su población africana regresó del interior del continente y de las montañas costeras en el África subsahariana. Sin embargo, el clima cada vez más seco y cálido hizo que para el año 5000 a.n.e. la región del Sahara se fuera volviendo cada vez más árida. La población se desplazó fuera de la zona dirigiéndose hacia el valle del Nilo, donde crearon asentamientos permanentes o semipermanentes. Una recesión climática mayor ocurrió, disminuyendo las fuertes y persistentes lluvias en África central y oriental; desde entonces la condiciones secas han prevalecido en el este de África.

Según el historiador griego Heródoto (484 a.n.e), una expedición fenicia auspiciada por el faraón Necao (616 a.n.e) circunnavegó el continente africano por primera vez.

Los orígenes del tráfico comercial entre el oeste y el centro de África y la cuenca mediterránea se pierden en la prehistoria. Los primeros relatos históricos datan de la antigüedad y cuentan de los nómadas que organizaban el comercio entre Leptis Magna y el Chad. Este comercio vivió su primer auge en el siglo I a.n.e. con el ascenso del Imperio romano. Sobre todo se comerciaba con oro, esclavos, marfil y animales exóticos para los juegos de circo en Roma en intercambio con bienes de lujo de Roma. De hecho es en esta época en la que se gesta el propio nombre de África. Tras la derrota de Cartago por Roma en la tercera guerra púnica se establece la provincia romana de África que abarcaría aproximadamente el Túnez actual. Fue una generalización territorial de la provincia lo que dio nombre a todo el continente. Una importancia crucial tuvo también la mayor utilización del camello a partir del Siglo I en el norte de África.

A partir del Siglo VII los árabes invaden el África del norte. El comercio caravanero y la expansión islámica alimentan el establecimiento de nuevas relaciones entre las "dos Áfricas".

El Imperio Kanem-Bornu existió en África entre el Siglo XIII y la década de 1840. En su momento de mayor esplendor abarcó el área de lo que actualmente es el sur de Libia, Chad, noreste de Nigeria, este de Níger y norte de Camerún.

El Reino del Congo fue un estado situado en lo que actualmente constituye la zona norte de Angola, el enclave de Cabinda, la República del Congo y la parte occidental de la República Democrática del Congo. Su esfera de influencia abarcaba también a los estados vecinos.

Esclavitud

Con la llegada y conquista de América por parte de los europeos, se trazaron planes de expansión que exigían mano de obra barata. En un principio se esclavizó a los pueblos indígenas americanos pero las enfermedades que portaban los colonizadores, los malos tratos a los que eran sometidos y las masacres durante la colonización, pronto menguaron la cantidad de nativos.

Entre 1400 y 1900, el continente africano experimentó cuatro rutas simultáneas de trata de esclavos. La mayor y más conocida fue la transatlántica, por la que a inicios del siglo XV se embarcaron esclavos de África Occidental, central y oriental a las colonias europeas en el nuevo mundo. Las otras tres fueron la trans-sahariana, la ruta del Mar Rojo y la del Océano Índico.

En la primera, los esclavos eran llevados del sur del desierto de Sahara a África del Norte. En la segunda, los esclavos eran conducidos de tierra adentro hasta el Mar Rojo y transportados en embarcaciones al Medio Oriente y la India. En la tercera, los esclavos se llevaban de África Oriental a las costas del Índico y de allí embarcados al Medio Oriente, a la India o a trabajar en las plantaciones de las islas del Océano Índico.

Según el historiador británico Eric Hobsbawm la cifra de esclavos africanos transportados a América sería de un millón en el siglo XVI, tres millones en el XVII y durante el siglo XVIII llegaría a los 7 millones, permitiendo una enorme acumulación de capital de cara al desarrollo del capitalismo europeo durante la Revolución industrial.

Según evidencia histórica, la trata de esclavos es responsable del alarmante subdesarrollo africano actual. Investigaciones recientes reflejadas por Nathan Nunn, profesor asistente de economía en la Universidad canadiense de Columbia Británica, hasta julio de 2007, y de la estadounidense de Harvard desde entonces, en su libro "Efectos a largo plazo de la trata de esclavos de África", de reciente aparición, sugiere que, de no haber existido el comercio de esclavos, la brecha que hoy existe entre el desarrollo económico promedio de los países actualmente llamados en vías de desarrollo y los de África, prácticamente no existiría.

Pesan sobre la conciencia mundial los 600 años de sufrimiento que dejaron la cacería y comercio de seres humanos que generó las cuantiosas riquezas de que se apropiaron las potencias coloniales de entonces, dejándole apenas subdesarrollo y miseria extrema a un continente mártir.

La trata de esclavos ha sido para el continente africano lo que hoy constituyen para todos los países del tercer mundo los males del intercambio desigual, el robo de cerebros, el cobro de la deuda externa y otras modalidades neocoloniales de esclavitud capitalista.

Colonialismo

Artículo principal: Colonización de África

Durante el Siglo XV Enrique el Navegante, hijo del Rey Juan I de Portugal, planeó adquirir territorio africano para Portugal. Bajo su inspiración y dirección algunos navegantes portugueses emprendieron una serie de viajes de exploración que resultaron en la circunnavegación de África y la colonización de una gran cantidad de zonas costeras.

La total repartición colonial de África por las potencias europeas, iniciada desordenadamente a partir del Siglo XVII tuvo lugar, aproximadamente, en 1885, con la Conferencia de Berlín y el comienzo de la Primera Guerra Mundial, época en la cual los imperios coloniales se extendieron más rápidamente en África que en cualquier otro lugar del mundo, si bien dos países, Liberia y Etiopía, consiguieron mantener su independencia.

Los protagonistas de esta primera fase de la colonización fueron, además de los militares, los misioneros y los comerciantes. Un primer reparto quedó configurado en 1914. Sobre el mapa, los territorios franceses, ingleses, alemanes, portugueses y belgas parecían fruto de un juego de estrategia. Pese a su arbitrariedad, buena parte de las fronteras así trazadas se han conservado, aun a costa de intensos conflictos.

La colonización de África fue impuesta a sangre y fuego, a base de guerras, exterminios y deportaciones. Todos los poderes locales que osaron oponerse y resistir a los conquistadores portugueses, británicos, franceses, alemanes, holandeses o españoles fueron aplastados. 

Las potencias coloniales establecieron de modo autoritario una economía fundada en la
Población africana
Población africana
exportación de materias primas hacia la metrópoli y en el consumo de productos manufacturados producidos en Europa. 

Esta región del mundo, tan a menudo calificada por los medios dominantes del Norte de "subdesarrollada, violenta, caótica" e "infernal", no habría conocido tal inestabilidad política —golpes de Estado militares, insurrecciones, masacres, genocidios, guerras civiles—, si los países ricos del Norte le hubiesen ofrecido reales posibilidades de desarrollo en lugar de seguir explotándolas hasta el día de hoy. La pobreza creciente se ha convertido en causa de desorden político, de corrupción, de nepotismo, y de inestabilidad crónica.

La descolonización de África es un proceso de independencia de las naciones africanas que tuvo lugar, principalmente, tras la Segunda Guerra Mundial. En algunos países la independencia se obtuvo de forma pacífica, mientras que en otros se consiguió mediante el uso de las armas. Entre estos últimos, la Guerra de Independencia de Argelia (1954-62) y la Guerra colonial portuguesa fueron las más violentas.

Geografía

En su mayor parte África es una enorme y antigua plataforma continental maciza y compacta, elevada entre 600 y 800 msnm, surcada por grandes ríos (aunque pocos) y escasa en penínsulas. Destaca por su regularidad orográfica y considerable altitud media.

Tres franjas climáticas sucesivas se repiten al norte y al sur del ecuador, abarcando los climas mediterráneo, desértico, subtropical e intertropical lluvioso, este último, en sus dos tipos principales, tanto de sabana como de selva. África es el continente con mayor índice de insolación anual, lo cual podría haber dado origen a su nombre (África, del latín ‘sin frío’).

Los suelos son excepcionalmente ricos en minerales y muy aptos para pastos allí donde la mosca tsetsé no prolifera. Las principales áreas cultivadas se encuentran en las tierras altas orientales y la zona de los Grandes Lagos, algunos deltas y riberas e incluso en el Sahel.

División Política

África está compuesta por 53 países independientes, 17 dependencias y 5 territorios no reconocidos.

Países independientes

Angola Argelia Benín Botsuana
Burkina Faso Burundi Cabo Verde Camerún
Chad Comoras Congo Costa de Marfil
Yibuti Egipto Eritrea Etiopía
Gabón Gambia Ghana Guinea
Guinea-Bissau Guinea Ecuatorial Kenia Lesoto
Liberia Libia Madagascar Malawi
Malí Marruecos Mauricio Mauritania
Mozambique Namibia Níger Nigeria
República Centroafricana R. D. del Congo Ruanda Santo Tomé y Príncipe
Senegal Seychelles Sierra Leona Somalia
Sudáfrica Sudán Suazilandia Tanzania
Togo Túnez Uganda Zambia
Zimbabue

Principales Ecosistemas

  • Desierto del Sáhara
  • Sahel
  • Sabana
  • Desierto de Namibia
    Cuenca del río Congo
    Cuenca del río Congo
  • Desierto del Kalahari
  • Delta del Okavango
  • Grandes Lagos
  • Macizo Etíope
  • Tierras altas de Kenia
  • Gran Valle del Rift
  • Selva de la cuenca del Congo
  • Selva costera ecuatorial atlántica.

Principales islas y archipiélagos

  • Archipiélago de Cabo Verde
  • Archipiélago de Canarias
  • Archipiélago de Madeira
    Playa de la isla Madagascar
    Playa de la isla Madagascar
  • Bioko
  • Santo Tomé y Príncipe
  • Madagascar
  • Archipiélago de las Mascareñas
  • Zanzíbar
  • Pemba
  • Archipiélago de las Comores
  • Archipiélago de las Seychelles
  • Socotora.

Principales ríos

Relieve

El relieve predominante es de meseta, en que sobresalen restos de antiguas elevaciones y montañas volcánicas. Sobre esta gran meseta se extienden grandes extensiones desérticas, como el Sahara, el gran desierto que abarca más de una cuarta parte de África. En los márgenes de la meseta meridional existen varias regiones montañosas. Al noroeste se encuentran los montes Atlas, una cadena de picos escarpados unidos por mesetas altas, que se extienden de Marruecos a Túnez. El rasgo más sobresaliente e interesante del relieve de África es la existencia del Valle de la Gran Grieta o el Valle del Rift, que consiste en un numeroso grupo de fallas largas y profundas con una dirección aproximada norte-sur, asociada a grandes fosas tectónicas. Las montañas orientales, la parte más alta del continente, están cerca de la costa oriental y se prolongan desde el Mar Rojo hasta el río Zambezi (o Zambeze). La región tiene una altitud media superior a los 1.500 m, aunque en el macizo Etíope aumenta de forma escalonada hasta los 3.000 m; el Ras Dashan (4.620 m), al norte de Etiopía, es el pico más alto de la meseta. Al sur de ésta existen varios picos volcánicos elevados, como el Monte Kilimanjaro (5.895 m) es el pico más elevado del continente y el Kenia.

Desiertos

África tiene un área de clima árido o desértico más grande que cualquier otro continente, con la excepción de Australia. Cada una de estas zonas (el Sahara al norte, el Cuerno de África al este y los desiertos Kalahari y Namibia al suroeste) recibe unas precipitaciones anuales inferiores a los 250 mm. En el Sahara, la oscilación térmica diaria y estacional es grande; la temperatura media en julio supera los 32,2 °C y durante la estación fría la temperatura nocturna a menudo desciende por debajo de los cero grados.

Economía

Existe una organización supranacional, llamada Unión Africana, de la que forman parte todos los países del continente excepto Marruecos, incluida la República Árabe Saharaui Democrática. La mayor parte de los países africanos están subdesarrollados o en vías de desarrollo. Más del 50% de la población o 350 millones de personas viven con menos de un dólar cada día. África paga cerca de $20 000 millones en pagos de deuda cada año, aún pese a las paliaciones de deuda de los años 90.

Lo más llamativo de la economía africana es su desintegración. No responde las necesidades de su población, se produce para la exportación a los países ricos, por lo que las comunicaciones entre países es muy pobre.

En África conviven dos tipos de economía una tradicional y de subsistencia, y otra capitalista dirigida la comercio internacional. Los enclaves más desarrollados suelen estar en la costa, en torno a los grandes puertos y en las regiones ecológicamente favorables para las plantaciones, además de en las zonas mineras.

Recursos naturales

África es muy rica en recursos minerales. Posee la mayoría de los minerales conocidos, muchos de los cuales se encuentran en cantidades importantes, aunque su distribución geográfica es irregular.

Hay grandes yacimientos de combustibles fósiles como el carbón, petróleo y gas natural y tiene algunas de las más grandes reservas mundiales de oro, diamantes, cobre, bauxita, manganeso, níquel, platino, cobalto, radio, germanio, litio, titanio y fosfatos.

Otros importantes recursos naturales son el mineral de hierro, el cromo, el estaño, el cinc, el plomo, el torio, el circonio, el vanadio, el antimonio y el berilio. También hay cantidades explotables de arcillas, mica, azufre, sal, natrón, grafito, piedra, caliza y yeso.

La situación actual de Africa es el resultado de una larga historia de interferencia externa en un marco interno dinámico y complejo. El problema principal, con implicaciones negativas para el futuro, es el deterioro de la base de recursos, que puede transformarse en irreversible: la deforestación, la destrucción de los ecosistemas, la sobreexplotación y contaminación de los recursos hídricos, las pérdidas de fertilidad y la erosión de los suelos y la destrucción generalizada del hábitat pueden dar lugar a situaciones permanentes. Una consecuencia importante de estos procesos es la disminución de la producción en muchas áreas rurales.

Importancia estratégica

África está en la mirilla de Estados Unidos. Hasta allí Washington piensa llevar su falsa cruzada contra el terrorismo para asegurarse el saqueo de los abundantes recursos del continente, principalmente petróleo y gas. El propósito lo confirma el llamado Libro Blanco del Comando de Movilidad Aérea (AMC) de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Algunos funcionarios de la industria norteamericana del petróleo han afirmado que Estados Unidos comprará en África para el año 2015 el 25% del petróleo que consuma.[1]

La importancia estratégica desde el punto de vista de la Seguridad Nacional de África para Estados Unidos radica esencialmente en el petróleo, que considera los factores siguientes:

  • Mayor cercanía relativa de la costa occidental africana que la que existe desde el Mar Caspio o el Medio Oriente.
  • Impacto de la visión norteamericana de que el entorno africano es muy vulnerable a que se asienten en él los grupos terroristas y por tanto un escenario propicio para la presencia militar de Estados Unidos.

Djiboutí, Senegal, Malí, Argelia, Marruecos, Túnez, Ghana y Kenya, además de Sao Tomé son nombres que han entrado en el análisis por extender la presencia militar norteamericana en África.

Características de la población

En África las características de la población y su esperanza de vida varía según las condiciones. En Áfri
Chozas típicas de una tribu africana
Chozas típicas de una tribu africana
ca del Norte o Sahara, la mayor parte de sus habitantes son adultos y superan a la población juvenil, aunque no se da tampoco un envejecimiento progresivo. En el África subsahariana la mayor parte de sus habitantes son jóvenes, aunque en las últimas décadas se ha experimentado un crecimiento en la población adulta y un progresivo envejecimiento. Esto se da principalmente en países como Etiopía y Somalia, aunque en Sudáfrica también se experimenta un crecimiento de población adulta pero no tan común el envejecimiento. Lo más preocupante en esta región del continente es la persistencia de crisis alimentarias periódicas.

Población por sexo o género

La población por sexo o genero varia en el continente, al Sur del desierto de Sahara conocido también como el África negra predominan las personas de sexo femenino excepto en países como Angola, Mozambique, Etiopía, Somalia, Yibuti entre otros. En cambio en la mayor parte de los países del África del Norte predominan las personas de sexo masculino excepto Marruecos, Sáhara Occidental, Mauritania y Chad.

Tradiciones

Danza

Aun teniendo en cuenta la gran diversidad musical existente en Africa, se puede generalizar el hecho de que música y danza son
Conjunto Folclórico de Guinea
Conjunto Folclórico de Guinea
inseparables en todo el continente. Siempre que uno oye cantos y palmas, o los ritmos de un tambor, se puede casi asegurar que alguien, cerca, está bailando. Una siempre atrae a la otra.

Al igual que en el resto de culturas, en las culturas africanas las danzas tradicionales están intimamente relacionadas con las fases de la tierra (cambio de estaciones, desgracias naturales, etc) y con las fases de la vida (nacimiento, iniciación, matrimonio, muerte, ...)

Existe una gran variedad de ritmos y cadencias según las diferencias culturales de los muy diversos pueblos africanos.

Aunque muchas danzas se atienen a coreografías definidas, en general los bailarines realizan sus movimientos con un alto grado de improvisación. Generalmente, el bailarín utiliza, no solo sus pies, sino que juega con sus caderas, sus piernas, cabeza y hombros, y en las músicas polirrítmicas, donde cada tambor marca un ritmo diferente, cada parte del cuerpo puede seguir los diferentes ritmos marcados a la vez.

Hay muchos tipos diferentes de bailes, cada uno hecho con un estilo particular y para un propósito particular. El baile sirve para una gran variedad de funciones rituales y de simple diversión. Algunos bailes sirven para honrar a las fuerzas espirituales en las ceremonias religiosas, mientras otras son propias de las ceremonias concretas de iniciación o pasaje. Hay numerosos bailes sociales, como de competición, bailes militares, o bailes que honran a los jefes importantes.

Bailes africanos, hoy conocidos internacionalmente, como puede ser "la danza del vientre" que se exhiben en espectáculos publicos por todo el mundo, tienen raíces culturales muy antiguas. La exportación y el mestizaje de los ritmos musicales modernos ha permitido que movimientos de danza africanos se hayan generalizado por otros continentes.

Deportes

Muchos de los deportes étnicos suelen tener su origen en las actividades laborales, ejercicios de defensa, Africa no es muy diferente en este terreno. Sin embargo, salvo el caso de la capoeira, los deportes que se recogen en esta página pertenecen todos ellos al mismo tipo: el de la lucha, en diferentes modalidades.
Capoeira, Laamb, Nuba, Sakalava, Xhosa-Zulú, Surma, Canarias.

Otro de los deportes con más popularidad son el futbol, con destaque para Camerún, Egipto y Nigeria y el atletismo, principalmente las carreras largas, destacándose Kenya, Marruecos, Etiopía.

Idiomas

Afrikaner, Amharico, Arabe, Bambara, Bamwe, Bemba, Bubi, Denya, Ewe, Igbo, Kasem, Kikongo, Kriolu, Kwanyama, Lingala
Lozi, Luganda, Mandingo, Mbe, Nyanja, Sesotho, Shi, Shona, Swahili, Tamazight, Tonga, Tswana, Umbundu, Wolof, Xhoxa, Zulu

Lenguas Afro-asiáticas

Aari, Afar, Agaw, Angas, Arbore, Awngi, Bambassi, Basketto, Bata, Bedawi, Bench, Bilen, Buduma, Dizi, Dorze, Gamo, Gawwada, Hamer, Hausa, Komso, Maasai, Mandara, Melo, Oyda, Oromo, Rendille, Somalí, Tigre, Warji, Zayse


Problemas medioambientales

La expansión de las tierras de cultivo y de pastoreo para ganado doméstico en África, así como el comercio ilegal de especies amenazadas y productos animales podría representar el fin de los grandes mamíferos africanos. La creciente necesidad de alimentos y leña han tenido como resultado la deforestación y cultivo de laderas con mucha pendiente, lo que ha producido una severa erosión de las mismas. En su mayor parte, los suelos africanos sufren un drenaje irregular y no poseen mantos acuíferos definidos. La mayoría son casi áridos debido a la lixiviación mineral que producen las fuertes lluvias y a las altas temperaturas. La desertificación y sus nefastas consecuencias. Déficit de agua potable. Pobreza, subalimentación y hambrunas. Enfermedades infecciosas emergentes y re emergentes. Hoy hay especies vegetales y de animales que han desaparecido y otras están en peligro de extinción.

Véase también

Referencias

  1. Citado por el Centro de Información para la Defensa de los EEUU en "Proyecto de Reforma Militar: Reorientación mundial perspectiva del poderío militar de loa EE.UU.", 19 de septiembre del 2003.

Fuentes