Saltar a: navegación, buscar

Felipe Pichardo Moya

Felipe Pichardo Moya
Información sobre la plantilla
Felipe Pichardo Moya.jpg
Arqueólogo, abogado y poeta cubano.
NombreFelipe Pichardo Moya
Nacimiento18 de octubre de 1892
Puerto Príncipe. CamagüeyBandera de Cuba Cuba
Fallecimiento30 de marzo de 1957
La HabanaBandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana Bandera de Cuba Cuba
CiudadaníaCubana Bandera de Cuba Cuba
OcupaciónArqueólogo, abogado, periodista, poeta y profesor.
TítuloDoctor en Derecho
Notas
Se graduó de Derecho en la Universidad de La Habana y ejerció su jurisprudencia en Camagüey
Se graduó de Derecho en la Universidad de La Habana y ejerció su jurisprudencia en Camagüey

Felipe Pichardo Moya. Arqueólogo, abogado y poeta cubano. Realizó diversos y valiosos estudios relacionados con la arqueología aborigen cubana. Se destacó además en los campos del periodismo y las letras.

Se graduó en La Habana como abogado, y ejerció la jurisprudencia en Camagüey, fue profesor del Instituto de Segunda Enseñanza y director de la Escuela Normal para Maestros. Periodista y prosista, dedicó una considerable parte de su obra escrita a la Arqueología y la Historia.

Síntesis biográfica

Nace el 18 de octubre de 1892, Camaguey, Cuba, en el seno de una familia que vino a Puerto Príncipe con la Audiencia de Santo Domingo y que tuvo entre sus integrantes a personalidades tan importantes para la cultura cubana como Esteban Pichardo y Tapia.

Se graduó de Derecho en la Universidad de La Habana y ejerció su jurisprudencia en Camagüey, donde además fue profesor de Literatura del Instituto de Segunda Enseñanza y Director de la Escuela Normal para Maestros.

Estudios

Cursó el bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, entre 1907 y 1912. Se graduó de Doctor en Derecho en la Universidad de La Habana 1916).

Trayectoria laboral

En 1917 regresó a Camagüey, donde en un inicio ejerció como abogado, tras lo cual pasó a desempeñarse como profesor de literatura del Instituto de dicha ciudad, en el que ocupó el cargo de Director poco tiempo después; de igual forma, ejerció como profesor en la Escuela Normal para Maestros de Camagüey.

Desde los 15 años componía versos, y muy joven aún publicó en el periódico Cuba: ”La Amiga Muerta”. Con posterioridad, dio a conocer “La Ciudad de los Espejos”, así como sus estudios acerca de Espejo de Paciencia; de aquellos años fueron también “El poema de los cañaverales”, y “Canto de Isla”. Uno de sus más conocidos sonetos fue el de “La Garza”, y entre sus conferencias sobresale la titulada: “Los poetas de ayer vistos por los poetas de hoy”, la que dictó en el Ateneo de La Habana.

Fundador, junto a José María Chacón y Calvo, de la Sociedad Filomática, ha sido considerado como uno de los precursores de la poesía negrista en Cuba. Trabajó como periodista en la Revista de Avance, y fungió además como Jefe de Redacción del periódico Gráfico, y como redactor del Heraldo de Cuba; colaboró además en otras publicaciones tales como: Cuba Contemporánea, Revista Cubana, Actualidades, Bohemia, la Revista Carteles y El Fígaro. Durante algún tiempo se desempeñó como Director de Cultura en la Secretaría de Educación, así como Director de Gobierno del Tribunal de Cuentas de la República.

Actividad científica

Desde el punto de vista científico, su vida estuvo consagrada a los estudios referidos a la prehistoria de Cuba, en actividades de campo y de gabinete, especialmente en el territorio de la antigua provincia de Camagüey. Promovió las labores colectivas en esta disciplina, y recomendaba trabajar tanto en el gabinete como en el laboratorio.

Consideraba que el arqueólogo no debía ser un simple coleccionista de piezas, sino un estudioso del material hallado, para lograr su adecuada catalogación en las culturas aborígenes. Sus trabajos evidencian la total dedicación de su autor a la actividad profesional, y sus características personales como un investigador sumamente acucioso.

Entre sus publicaciones más importantes referidas a los estudios sobre culturas aborígenes, merecen mencionarse las siguientes: “El Camagüey precolombino” (Revista Bimestre, 1934), Una visión de prehistoria cubana (1936), “Zonas indoarqueológicas en Camagüey” (Revista de Arqueología y Etnología, 1939), De nuestro pasado aborigen (1943), “Los caneyes del sur de Camagüey” (Revista de La Habana, 1944), Caverna, Costa y Meseta (1945), Cuba precolombina (1949), y Los aborígenes de las Antillas, editada por el Fondo de Cultura Económica de México en 1956.

En los 11 capítulos de este último e importante libro, abordó en detalle la vida de los aborígenes de dicha región, el medio físico circundante, las evidencias arqueológicas, y una cronología india de las Antillas. Formó parte de prestigiosas sociedades culturales y científicas, tales como: la Academia de la Historia de Cuba, la Junta Nacional de Arqueología y Etnología, la Academia Cubana de la Lengua (filial de la española), la Sociedad Espeleológica de Cuba, y el Ateneo de La Habana. Su obra constituye un hito fundamental para quienes se adentren en los estudios de la prehistoria de Cuba, especialmente en lo referido a las culturas aborígenes y sus localizaciones.

Proyecciones

"No setiene noticias sobre su formación profesional como arqueólogo -señala , su producción de corte arqueológico-histórico comienza a parir de 1934 pero estamos seguros de que tuvo largos años de gestación por la solidez de los conocimientos y porque desde esa fecha comienza a elaborar una obra sistemática cuyo objeto principal es la historia de los aborígenes de Cuba, introduciendo inicialmente sus experiencias de forma ordenada en su provincia natal.

De aquí que sus primeros temas diserten sobre el Camagüey precolombino".

Pero esa fue sólo una etapa, trascendida hacia una proyección que se acompañó con el conocimiento de los grupos aborígenes en todo el territorio nacional, lo que le permitió, cuando nadie se percataba de ello, alertar sobre la necesidad de liberar a los estudios sobre nuestra etapa precolombina, del vicio descriptivo sin análisis, que era en buena medida la norma o la moda entre los investigadores.

Es interesante ver cómo éste hombre proclama que sus intenciones con toda la labor intelectual que desarrollaba tenía dos intenciones fundamentales: la puramente científica y la del afianzamiento de la identidad nacional excavando (en el sentido literal del concepto) en nuestras más genuinas raíces étnicas.

Al respecto, resulta muy revelador su trabajo encaminado a demostrar que la vivencia indígena tras el encontronazo aniquilador del llamado "descubrimiento" permitió -a pesar de la política genocida, de exterminio- que trascendieran hasta nuestros días numerosos elementos culturales que se integraron a nuestra cotidianidad.

"Nuestros orígenes -según sus palabras- son también indios y no exclusivamente castellanos o negros, como se pretende imponer".

Confirman su tesis los miles de vocablos indígenas que enriquecieron definitivamente el Español de Cuba, que están al uso en topónimos, sustantivos, alimentos, etcétera. El exterminio o el aniquilamiento, pues, al menos en lo cultural, estuvo muy lejos de ser total

Contribuciones

También fue Jefe de redacción, redactor y colaborador de varios periódicos de la época. Considerado uno de los precursores de la poesía negrista en Cuba. Fundó junto con Chacón y Calvo la Sociedad Filomática de la Habana. Fue miembro de la Academia Cubana de la Lengua.

Realizó diversos y valiosos estudios relacionados con la arqueología aborigen cubana. Confirman su tesis los miles de vocablos indígenas que enriquecieron las normas de uso del Español en Cuba, como topónimos, sustantivos.

Publicaciones

  • Es autor de la edición y el estudio crítico de "Espejo de paciencia" de Silvestre de Balboa.
  • Ensayo La cubanidad en nuestra poesía anterior a Heredia.
  • Gran Carta Geo-coro-topográfica de la isla de Cuba.
  • Diccionario provincial casi razonado de voces y frases cubanas.

Obra más destacada

  • Caverna, Costa y Meseta, primer libro para la arqueología cubana.

Muerte

Falleció en La Habana, el 30 de marzo de 1957.

Publicaciones

  • 1925. La ciudad de los espejos y otros poemas. Imprenta Gutemberg, Camagüey.
  • 1945. Caverna, costa y meseta. Interpretaciones de arqueología indocubana. Editorial J. Montero, La Habana. Los indios de Cuba en sus tiempos históricos. Imprenta El Siglo XX, La Habana.
  • 1949. Cuba precolombina. Un texto para maestros y alumnos. Editorial Librería Selecta, La Habana.
  • 1956. Los aborígenes de las Antillas. Fondo de Cultura Económica, México, D. F. El primer caney explorado en Cuba. s/e, La Habana.

Fuentes