Saltar a: navegación, buscar

América Latina Artículos Destacados

(Redirigido desde «Latinoamérica»)

Artículo destacado

América Latina
Información sobre la plantilla

America Latina.png
Superficie 21,069,501 km²
Población 569,000,000 hab.
Gentilicio Latinoamericano -a
Países Bandera de Argentina Argentina
Bandera de Bolivia Bolivia
Bandera de Brasil Brasil
Bandera de Chile Chile
Bandera de Colombia Colombia
Bandera de Costa Rica Costa Rica
Bandera de Cuba Cuba
Bandera de Ecuador Ecuador
Bandera de El Salvador El Salvador
Bandera de Guatemala Guatemala
Bandera de Haití Haití
Bandera de la República de Honduras Honduras
Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Bandera de Nicaragua Nicaragua
Bandera de Panamá Panamá
Bandera de Paraguay Paraguay
Bandera de Perú Perú
Bandera de la República Dominicana República Dominicana
Bandera de Uruguay Uruguay
Bandera de la República Bolivariana de Venezuela Venezuela

El término América Latina[1] o Latinoamérica se refiere a las regiones de América donde se hablan lenguas latinas, específicamente español, francés y portugués. Tiene varios usos y connotaciones divergentes:

  • El uso que restringe la denominación a los países de habla española y portuguesa, excluyendo a las regiones de habla francesa, hace al término sinónimo de Iberoamérica propugnado más bien por España, pero de uso restringido en los propios países latinoamericanos a los casos en que se refieren a su relación con la Península.
  • El sentido más literal y amplio del término, aunque usado minoritariamente, designa a todo país y territorio de América donde alguna de las lenguas romances sea lengua oficial. De acuerdo con esta definición, «Latinoamérica» incluye no solo a los países de habla española y portuguesa, sino también a los territorios del continente donde se hable francés, como Quebec, Nueva Escocia y Nuevo Brunswick, en Canadá; Luisiana en Estados Unidos, la colectividad de ultramar francesa de San Pedro y Miguelón; la Guayana, Haití, Martinica, Guadalupe y todas las demás dependencias francesas en América. Además de los estados en EE. UU. donde el español es oficial o de uso dominante Florida, Texas, Nuevo México, Arizona, California, etc. perdiendo utilidad práctica.

La designación no se aplica en ninguno de los casos a los países de lengua no latina de América del Sur (como Surinam y Guyana), el Caribe (decenas de islas de habla inglesa y holandesa) o América central como Belice con el inglés como idioma oficial.

En la jerga internacional geopolítica, es común usar el término compuesto América Latina y el Caribe para designar todos los territorios del Hemisferio Occidental que se extienden al sur de los Estados Unidos, incluyendo los países de habla no latina. América Latina fue expoliada y saqueada primero por las metrópolis europeas y desde el siglo XIX por Estados Unidos que la ha considerado su patio trasero.

Los países que integran Latinoamérica comparten algunas similitudes culturales, por haber sido territorios coloniales de España, Portugal y Francia. Entre ellos se observan también grandes variaciones lingüísticas, étnicas, sociales, políticas, económicas y climáticas, por lo que no se puede hablar de un bloque uniforme.

El nombre

El término fue utilizado por primera vez en París en 1856 en una conferencia del filósofo chileno Francisco Bilbao[2] y, el mismo año, por el escritor colombiano José María Torres Caicedo[3] en su poema Las dos Américas.

Las dos Américas (frag.)
La raza de la América Latina,
al frente tiene la sajona raza,
enemiga mortal que ya amenaza
su libertad destruir y su pendón.

José María Torres Caicedo

El término América Latina fue apoyado por el Imperio Francés de Napoleón III durante su Invasión francesa de México como forma de incluir a Francia entre los países con influencia en América, y para excluir a los anglosajones. Desde su aparición, el término ha ido evolucionando para comprender un conjunto de características culturales, étnicas, políticas, sociales y económicas.

El uso del nombre "América" ha sido históricamente controvertido. Simón Bolívar quiso llamar a toda la región "Colombia", en honor a Cristóbal Colón. Según el parecer del Libertador, Colón tenía más mérito que Américo Vespucio para dar nombre al continente. Antiguamente, se utilizaba el término "Indias Occidentales" para nombrar al continente. El subcontinente sur también era llamado "América Meridional" o "América del Mediodía". En cuanto al subcontinente norte, la Nueva España era también conocida como la América Septentrional, México se declaró independiente con ese nombre durante el Congreso de Anáhuac en 1813.

Va cobrando fuerza en ámbitos internacionales una nueva postura teórica sobre el concepto América Latina que se vincula más a aspectos antropológicos y sociológicos que al lingüístico, y parte del concepto horizonte cultural. Se entiende por este último al espacio geográfico y temporal en el que prevalecen pautas culturales comunes, las cuales pueden incluir la utilización de una lengua determinada. En este sentido, los partidarios de esta postura entienden que países del Caribe, Centro y Sudamérica como Jamaica, Surinam, Barbados o Belice son parte de América Latina, ya que las pautas culturales de la población de los mismos poseen similaridades con otros países latinoamericanos, diferenciándose de las prácticas de las naciones de América Anglosajona, a la que ven como otro horizonte cultural. Asimismo, la región francófona de Canadá (pese a que el francés es una lengua latina) la incluirían en la América Anglosajona, por los mismos motivos anteriormente expuestos.

El empleo del término americano para referirse de manera exclusiva a los habitantes de los Estados Unidos se ha realizado de manera abusiva debido a que muchos estadounidenses utilizan a menudo el nombre abreviado América (en inglés, America) para referirse a su país. Sin embargo, son americanos todos los que habitan el continente. Para evitar la ambigüedad se utiliza el término panamericano para referirse a algo relativo a todos los países de América.

Unidad latinoamericana, patria grande e integración

Fortaleza de Cartagena, Colombia, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad - Unesco en 1985
Desde México a Argentina los países latinoamericanos forman una comunidad de naciones, hermanadas en muchos casos por un mismo idioma, el español, unas tradiciones culturales comunes y una evolución histórica convergente. Pero, más allá del idioma, la historia ha forjado un destino común incluso para aquellas áreas que, como Brasil y las Antillas francófonas, hablan lenguas latinas distintas del español. No en vano, el proceso emancipador americano se extendió, sin conocer fronteras, por el nuevo mundo, no solo con el ideal de independizarse de las lejanas y opresoras metrópolis europeas, sino también con el sueño de forjar una nueva nación. Sin embargo, diversos factores confluyeron en el fracaso del ideal bolivariano de unión en pie de igualdad de todos los pueblos.

En primer lugar, la diversidad geográfica de este gran continente en el que están presentes, como un mosaico todos los climas, vegetaciones y paisajes que se pueden encontrar en nuestro planeta. Por otra parte, no podemos olvidar la pluralidad étnica y la riqueza cultural que caracterizó a la América precolombina, ni la fuerza que fueron tomando los particularismos tras los procesos de emancipación en cada país, en especial debido al auge de los regímenes militares que esgrimían un acérrimo nacionalismo como estandarte de legitimidad. Sin embargo, hoy, en las fronteras del cambio del milenio, la generalización de las formas democráticas en casi todo el continente, así como la voluntad de afrontar conjuntamente los retos que plantea un sistema económico que funciona cada vez más como un único mercado a nivel mundial, sin olvidar el creciente sentimiento de solidaridad continental, son señales inequívocas de que Latinoamérica ha de ser dueña de su futuro. El término «Latinoamérica» tiene un sentido de supra-nacionalidad respecto de los estados-nación. Dicho sentido supra-nacional confluye en diferentes iniciativas comunes que tienden a la formación de organismos políticos que lo articulen, como la Comunidad Sudamericana de Naciones actualmente constituida en UNASUR/UNASUL y en pleno proceso de aprobación a nivel de tratado por los congresos respectivos. La Unidad Latinoamericana es un concepto político-cultural extendido por América Latina anterior a los tiempos de la independencia, y que debe ser distinguido claramente del panamericanismo. Partidos políticos, sectores sociales, intelectuales y artistas de las más diversas extracciones han expresado reiteradamente su adhesión a las más diversas formas de unidad latinoamericana, desde organizaciones supranacionales como la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) hasta instancias de coordinación política como la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPAL), culturales como la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL) o sectoriales que adoptan la forma de uniones latinoamericanas.

Las similitudes históricas y culturales de los pueblos latinoamericanos han llevado a crear la idea de América Latina como una
Chichén Itzá, México, declarado patrimonio de la humanidad de la Unesco en 1988.
patria grande común. El plan de regularización de inmigrantes procedentes de países fronterizos iniciado por Argentina en 2006 lleva el nombre, precisamente, de Patria Grande. En Febrero de 2010 nace la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) sin presencia de Estados Unidos ni Canadá, como realización de un sueño largamente acariciado.

Derivado de la idea genérica de unidad latinoamericana se han desarrollado proyectos e instancias políticas de integración de las naciones latinoamericanas. Estos proyectos han tomado cuerpo principalmente en la ALADI, pero también en diversos proyectos de integración física, logística y cultural y se han expresado en un cuerpo teórico particular acerca del proceso de integración. En el marco de la integración latinoamericana se han desarrollado también experiencias más o menos exitosas de integración subregional, como el Mercosur, la Comunidad Andina, el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y la Alianza Bolivariana para los pueblos de América (ALBA), que ha llevado a la teoría de la integración latinoamericana a sostener distintos modelos de interrelación entre los procesos de integración subregional, latinoamericano y continental. En Norteamérica, México es el único miembro latinoamericano del TLCAN y es observador en las 3 principales agrupaciones latinoamericanas de Centro y Sudamérica.

En los últimos años, sobre todo en la última década, los gobernantes de los países latinoamericanos han dado pasos firmes y se han pronunciado a favor de una aceleración en la integración regional.

Territorios latinoamericanos dependientes

Cabe destacar que ciertas regiones latinoamericanas dependen de ciertos países.
Fechas de Independencia en Latinoamérica

Uno de ellos es Puerto Rico desde 1898, que tras una guerra entre España y Estados Unidos pasó a depender de este país norteamericano. Pues este país no logró encontrar su independencia, como lo habían logrado Cuba y Filipinas. Puerto Rico es una isla hispanohablante. Jurídicamente es bilingüe, en el sentido de que tanto el español como el inglés son idiomas oficiales, siendo el español el idioma vernáculo hablado por la totalidad de la población. El inglés se enseña como segunda lengua, aunque menos de un 5% de la población es totalmente bilingüe.

El Partido Independentista Puertorriqueño promueve la independencia completa de la isla. Entre el 18 y 19 de noviembre de 2006 una reunión que se realizó en la Ciudad de Panamá (Panamá), la cual consistió en un cónclave internacional de delegados de veintidós países (entre ellos de quince partidos políticos en el poder), que participaron de los trabajos en apoyo a la independencia y soberanía de Puerto Rico, conocido como el Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico. En Panamá se reiteró la solidaridad con la causa de la independencia de Puerto Rico, se crearon comités de apoyo que en cada país difundirán la lucha por la independencia de dicha nación latinoamericana, y se ofreció, a Puerto Rico y los Estados Unidos, los buenos oficios necesarios para conducir al diálogo que lleve a la solución del problema colonial. También la representante del partido socialista en Francia, Ségolène Royal, candidata para las elecciones presidenciales de su país en 2007, brindó su apoyo a favor de la independencia y soberanía del país caribeño.

El caso de Guayana Francesa, Guadalupe y Martinica no son colonias de Francia, pero forman parte de Francia, como departamento de ultramar (DOM, Départements d'outremer). En cambio las áreas insulares de Saint-Pierre y Miquelon, San Bartolomé y San Martín, son una colectividad de Francia.

Economía

La economía de Latinoamérica a precios de mercado (PPA), llega a ser la 4ta. más grande y potente a nivel mundial con 6.08 billones de dólares. Está basada mayoritariamente en una economía secundaria y/o terciaria. En los últimos años se han producido grandes avances a nivel político, económico y social, produciendo un desarrollo acelerado en prácticamente todos sus países. La región es además la mayor productora de alimentos en el mundo, y cuenta con innumerables recursos naturales y algunas de las mayores reservas de hidrocarburos en el mundo. Ha sido objeto de saqueo y explotación de sus recursos naturales y humanos por Estados Unidos y las antiguas metrópolis europeas.

La economía más grande de Latinoamérica es Brasil con un PIB (PPA) de 1.6 billones de dólares. A nivel mundial se ubica en el 9° puesto, y su economía está basada en la producción de bienes y servicios. Está incluida en la teoría BRIMC, demostrando que en los próximos 50 años llegará a ser una de las 5 economías más poderosas del mundo.

La segunda economía regional es la de México, que es a su vez la 11ª a nivel mundial y forma parte de la teoría BRIMC.

Se intenta la integración económica a nivel continental a través de la Aladi y el SELA. Sin embargo existen varios bloques sub-regionales. Así, México forma parte del TLCAN[4] con los Estados Unidos y Canadá. Por su parte, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Colombia y República Dominicana tienen vigente un tratado de libre comercio con los Estados Unidos (DR-CAFTA), y otros tratados con Canadá y México a través del CARICOM. También Bolivia, Ecuador, Cuba, Nicaragua y Venezuela entre otros, se encuentran agrupados en el ALBA. En América del Sur existe un bloque predominante, el Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, con Bolivia, Chile, Colombia y Perú como miembros asociados. También en el sur del continente, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú conforman la Comunidad Andina de Naciones, de la que los países vecinos son miembros asociados. Fuera del ámbito continental, Chile, México y Perú forman parte de la APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico), y Chile y México forman parte de la OCDE.

La crisis económica de Estados Unidos y Europa recién golpeó a Latinoamérica a finales del 2008, pues ha habido una disminución del comercio mundial y una disminución de los flujos de capital. La región se contrajo 1.9% en 2009, y registró un alza de 4.3% en 2010, siendo una de las regiones de mayor crecimiento en el mundo.

Población

Características de la población

Ancianos en Cuba
La mayor parte de la población en América Latina está compuesta por jóvenes, menores de 25 años. Aunque la esperanza de vida media varía entre los 70 y 80 años de edad en la mayoría de los países, son excepción Argentina, Chile, Cuba y Uruguay, incluyendo también la provincia canadiense de Quebec y el territorio francés de ultramar de San Pedro y Miquelon, donde los adultos superan a la población juvenil. El envejecimiento es progresivo en los demás países dependiendo de la mejora de las condiciones económicas. Esta alta tasa de población juvenil se debe a la alta natalidad debida a los matrimonios a edad temprana y la poca difusión de los métodos anticonceptivos.

América Latina se caracteriza por ser una de las zonas más urbanizadas del mundo, donde cerca del 78% de la población vive en contextos urbanos, en particular en países como Argentina, Uruguay o Chile, con cerca del 90% de la población urbana. Sin embargo, es importante considerar que los criterios para determinar lo urbano difieren de un país a otro, así por ejemplo, mientras en Venezuela y México se considera urbana a toda aglomeración de población con 2.500 o más habitantes, en países como Argentina, Colombia o Bolivia es considerada urbana una aglomeración de 2.000 habitantes; en Ecuador y Costa Rica se considera urbano a los centros administrativos de provincias y cantones, y en Nicaragua a aglomeraciones de 1.000 habitantes, siempre que cuenten con características urbanas como electricidad y comercio.

La población urbana latinoamericana se caracteriza por concentrarse en grandes áreas metropolitanas, como por ejemplo, São Paulo, Ciudad de México, Buenos Aires, Río de Janeiro, Bogotá, Lima o Santiago de Chile las cuales han experimentado grandes flujos migratorios desde las áreas rurales y desde las ciudades menores, al menos desde comienzos del Siglo XX. En contraparte, en algunos países, como Guatemala, Honduras o Haití, más de la mitad de la población es rural.

Etnografía

América Latina es la zona del planeta con mayor diversidad étnica y ofrece una amalgama de pueblos cuya presencia y porcentaje varía de un país a otro dependiendo de los movimientos migratorios recibidos a lo largo de su historia. Se pueden distinguir cuatro grupos predominantes: Amerindios, Mestizos, Criollos y Afroamericanos (negros, mulatos y zambos)[5].

Salud

Estudiantes latinoamericanos recién graduados en una ELAM

La salud pública varía en cobertura y calidad según el país[6]. En las áreas rurales y en los países más pobres no existe la instraestructura adecuada y escasean ciertos medicamentos, sin embargo, en países como Brasil, Cuba, Argentina, Costa Rica, Chile o México, entre otros, se encuentran algunos de los mejores hospitales del mundo, así como centros de investigación avanzada en cuanto a materia de salud se refiere. Hay que aclarar que en la mayoría de estos países solo los ricos pueden acceder a la atención médica debido a los altos costos que tienen que pagar por ella. Cuba es faro y guía de la medicina a nivel mundial y operaciones y tratamientos que en otros países costarían cifras millonarias a los pacientes, son totalmente gratuitos. Los médicos cubanos brindan su apoyo en diversas regiones del mundo, en especial en América Latina. En Cuba también estudian medicina jóvenes de decenas de países de todo el mundo.

Los países del ALBA han desarrollado diversos programas de atención médica para llevar la salud de forma gratuita a todas las personas que lo necesiten. Un ejemplo de ello a sido la Operación Milagro, que propició que millones de personas fueran operadas y tratadas para recuperar la visión.

Pobreza

A la extrema pobreza han llevado los años de rapiña extranjera y políticos corruptos en América Latina
La desigualdad social y la pobreza siguen siendo los principales desafíos de toda la región: según informes de la CEPAL América Latina es la región más desigual del mundo. De acuerdo con el Banco Mundial, el 25% de la gente sobrevive con menos de 2 dólares diariamente. Los países con mayor desigualdad en la región en 2006 fueron: Bolivia (60,1), Haití (59,2), Colombia (58,6), Paraguay (57,8), Chile (57,1) y Brasil (50,5), mientras que los países con menor desigualdad en la región son: Cuba (el país de menor desigual en toda la región), además están Nicaragua (43,1), Ecuador (43,7), Venezuela (44,1), Uruguay (44,9) y Argentina (45,9). Uno de los aspectos de la desigualdad y la pobreza en América Latina es la desigualdad en el acceso a los servicios públicos básicos.

En el 2003 existían al menos unos 100 mil niños que vivían huérfanos en las calles, y más de 17 millones de niños menores de 14 años que estaban en la necesidad de trabajar. De esos 17 millones, unos 8 millones prestaban servicios por deudas, trabajo forzoso, prostitución, pornografía y otras actividades reñidas con los fines que persiguen UNICEF y otras instituciones en defensa de los menores.

Los indicadores suministrados por CEPAL muestran también una evolución desigual en los distintos países y la incidencia que tienen las orientaciones de política económico-social en atenuar o agravar la magnitud y consecuencias de la pobreza extendida.

La pobreza en la región está provocada por años de rapiña por parte de potencias extranjeras del primer mundo, gobiernos corruptos y políticas neoliberales. Los pueblos de América, cansados ya de sufrir han decidido tomar las riendas de su destino. Con apoyo de médicos y maestros cubanos, el gobierno de Venezuela primero y luego los de Bolivia, Ecuador y Nicaragua han dado importantes pasos para mejorar la calidad de vida de la población. Otros gobiernos, como Brasil, también han tomado importantes medidas en favor de los más necesitados.

Idiomas

Como su nombre indica, los idiomas oficiales y mayoritarios de los países de América Latina son, aunque no se limitan a, las lenguas romances como el español, el francés y el portugués. Sin embargo, dentro de estos territorios se habla una multitud de lenguas de origen precolombino, con estatus oficial reconocido o no, que enriquecen el patrimonio lingüístico del continente. Algunas de estas otras lenguas son[7]:

  • Aimara, 2,5 millones de hablantes.
  • Guaraní, de 7 a 12 millones de hablantes.
  • Lenguas caribes como el garífuna, el Akawaio y el pemón.
  • Lenguas mayenses, alrededor de 6 millones.
  • Mapudungun o mapuche con 5.000 hablantes.
  • Náhuatl, 1,7 millones de hablantes.
  • Quechua, la lengua nativa con mayor número de hablantes, de 9 a 14 millones, según el nivel de competencia lingüística.

Religión

Para el año 2000 en América Latina se había producido un crecimiento general modesto de la presencia de grandes religiones del mundo, como también de las nuevas religiones, del espiritismo, y de la no-creencia. El cristianismo se consolido como la religión hegemónica, pero perdió terreno en favor de otras religiones. Por otro lado, en las estadísticas se registró una reducción muy fuerte de las religiones indígenas -incluidas las religiones afro-americanas-[8].

En el 2000 el 95.75% de la población era cristiana, un 0.3% musulmana, un 0.3% pertenecían a religiones indígenas, un 0.2% eran judíos, un 0.2% eran hindúes, un 0.1% eran budistas, un 0.1% pertenecían a nuevas religiones, un 2.3% eran espiritistas, un 3.1% no creyentes y un 0.5% eran ateos.[8]

Cultura de América Latina

La cultura de América Latina tiene como principal característica el sincretismo de culturas muy diferentes, siendo las principales fuentes:

  • Las culturas nativas de América, como la maya, la mexicana, la inca y otras culturas precolombinas.
  • Las culturas europeas, en especial las provenientes de la península ibérica: la española y la portuguesa y además de la francesa; y en menor medida, de Italia, Alemania, Inglaterra y Holanda.
  • Las culturas africanas, con impacto principalmente en el Caribe y Brasil.
El escritor cubano Roberto Fernández Retamar en su ensayo Calibán de 1971 describe un dialogo que sostiene con un periodista europeo de izquierda donde le preguntan si de verdad existe una cultura latinoamericana. Fernández Retamar trata de delimitar que es lo latinoamericano o que entendemos por lo latinoamericano, sin distinción de regiones. Románticamente mezcla lo caribeño, lo mexicano y la parte sur del continente, tratando de encontrar otra imagen de la cultura latinoamericana que no es el lado europeo, sino una imagen que implica lo indígena y lo transcultural que viene de África y otras partes. Para él, la diferencia entre América Latina y otras partes del Tercer Mundo es que sí existe una fuerte influencia europea, más que en otras partes del mundo, pero también existe otra cosa que no es lo europeo, reflejando otro mundo. En conclusión Retamar expresa:
el mestizaje es el aspecto más importante de la conformación de nuestra cultura. Sin él nuestra cultura no sería lo rica y variada que es.[9]

Fernández Retamar también lucha en contra de una cultura elitista. Que es según Retamar la cultura de Borges y de Cortázar aunque sea de izquierda. Ellos representan la cultura de élite que tiende a identificarse con lo bueno de Europa. Pero lo que hay que rescatar de Borges y Cortázar son las raíces latinoamericanas; sus pueblos y sus culturas, su subdesarrollo y sus luchas de liberación. Extraer lo indispensable de cada una de las culturas que conforma lo latinoamericano para crear una cultura latinoamericana.

Educación

La educación primaria es obligatoria, gratuita e impartida por el estado en la mayoría de los países, aunque también existen centros de educación privados por pago, con excepción de Cuba. Debido a las condiciones económicas de varios países, existen todavía deficiencias tanto en el medio rural como en el medio suburbano, lo que produce una fuente de desigualdad social. Más de 15 millones de niños entre 3 y 6 años, el 40% de los niños de esta edad, están sin escolarizar. De estos, alrededor del 7% están desnutridos. Alrededor de 32 millones de personas son analfabetas en la región.[10]

Cuba ha apoyado en la erradicación del analfabetismo en la región y, con su método Yo si puedo, países como Venezuela y Bolivia se han declarado en un corto espacio de tiempo, como libres de analfabetismo.

La duración media de los estudios en colegios o escuelas de primaria es de 12 años, en algunos es de 11 años. La duración de las carreras en las universidades suele ser de 5 años.[11]

La primera universidad fundada en América es la Universidad Santo Tomás de Aquino de Santo Domingo en 1538. Después en el año 1551 se fundaron la Universidad de San Marcos de Lima y la Universidad de México. Aunque la decana tiene que ser considerada la Universidad de Lima porque es la única que ha continuado su labor hasta nuestros días sin interrupción.

Literatura

Gabriela Mistral, poetisa chilena, fue la primera persona latinoamericana en recibir el Premio Nobel de Literatura.

La literatura latinoamericana principalmente en las lenguas española y portuguesa es conocida en todo el mundo. Prueba del amplio reconocimiento de ésta son los Premios Nobel concedidos a sus escritores: Gabriela Mistral (1945), Miguel Ángel Asturias (1967), Pablo Neruda (1971), Gabriel García Márquez (1982), Octavio Paz (1990) y Mario Vargas Llosa (2010). Y los Premios Cervantes como Augusto Roa Bastos, Jorge Luis Borges, Gonzalo Rojas y Jorge Edwards. Otros autores destacados a nivel internacional son: Juan Carlos Onetti, José Lezama Lima, Julio Cortázar, Roberto Fernández Retamar y Alejo Carpentier.

Mario Vargas Llosa cataloga su obra dentro de la corriente realista aunque introduzca en su literatura diferentes formas e involucrando diversas corrientes. A Julio Cortázar se identifica por utilizar la parodia, los juegos lingüísticos y una forma abierta de narrar. Para García Márquez el mito y la fantasía lo hace viajar a un realismo mágico. Pero lo que une a toda esta generación es su preocupación por Latinoamérica que se traduce en formas complejas, o de búsqueda, o de viaje frustrado.

Gabriel García Márquez es considerado el escritor Latinoamericano más importante de toda la historia y uno de los más reconocidos del mundo ya que con un realismo mágico sencillo y bien estructurado ha logrado atrapar al lector de tal manera que pueda 'sentir' y 'observar' la historia que está describiendo, al igual que su novela Cien años de soledad es considerada una obra maestra de la literatura hispanoamericana y universal. Es una de las obras más traducidas y leídas en español. Fue catalogada durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española como la segunda obra más importante de la lengua castellana después de Don Quijote de la Mancha del escritor español Miguel de Cervantes Saavedra y por lo tanto la obra más importante a nivel latinoamericano.

Al iniciarse el siglo XXI en México, Colombia y Centro América existe un tipo de literatura reflejada en su pasado ancestral, por otro lado los argentinos y uruguayos defienden la cultura occidental ya que es la única cultura de la que pueden proclamarse herederos, Borges la defiende por pertenecer a ella.
Porque es una cultura y porque sus defectos derivan más de las limitaciones humanas que de fallas inherentes a esa misma cultura.[12]

Música

La música latina es quizá la manifestación cultural más conocida y la que más ha influido en otras culturas a nivel mundial. Curiosamente es donde el sincretismo cultural es más patente. Su importancia es debida no solo a la calidad de la propia música, sino a la influencia que ha ejercido ésta, principalmente de los ritmos caribeños, sobre otras músicas como el jazz, rock o pop rock.

De Cuba provienen el son, la guaracha y el chachachá.

La samba y la bossa nova son conocidas mundialmente como músicas propias de Brasil.

La punta, de origen hondureño, es un baile muy peculiar por sus movimientos rápidos y coordinados de caderas, con un cierto parecido a la samba brasileña.

En Colombia se originó la cumbia. También ha tenido reconocimiento mundial el vallenato.

El tango, de origen rioplatense, fue la música de baile de moda durante el primer tercio del siglo XX. El rock latino ha tenido difusión en el continente y más allá de sus fronteras desde la década de 1980.

El mariachi de México es uno de los ritmos más representativos de la música latina en el mundo, a su vez como la música ranchera (que incluye el estilo de banda en sus derivadas versiones) y de igual manera la música norteña. También cuenta con música nativa como los sones del huapango, siendo la letra más reconocida La bamba. La música de trío es un estilo romántico típico del país, y el mambo (originario también de México) fue creado por el cubano Dámaso Pérez Prado.

Cine y Teatro

La filmografía latinoamericana es rica y diversa a pesar de sus presupuestos modestos. Históricamente los principales centros de producción han sido México, Brasil, Colombia, Cuba y Argentina.

El cine iberoamericano floreció tras la aparición del sonido, lo que supuso una barrera idiomática a la exportación de Hollywood al sur de la frontera en las primeras décadas. Entre 1950 y 1970 surgió el movimiento del Tercer cine, liderado por los cineastas Argentinos Fernando Solanas y Octavio Getino. Más recientemente un nuevo estilo de dirigir y contar historias ha sido denominado "[Nuevo Cine Latinoamericano]".

El cine argentino fue una gran industria en la primera mitad del siglo XX. La industria resurgió tras la dictadura militar produciendo la ganadora del Oscar La historia oficial en 1985 y más recientemente El secreto de sus ojos (2010).

Entre el cine de Brasil, destaca el Cinema novo movimiento creado a partir de un particular modo de hacer cine con guiones intelectuales, críticos y con mensaje político además de una fotografía basada en la luz de los paisajes tropicales. El cine brasileño no suele tener mucha salida fuera del país pero se han triunfado fuera películas Central do Brasil (1999), Cidade de Deus (2003) y Tropa de élite (2007).

El cine cubano desde el triunfo de la Revolución es producido por el Instituto de cinematografía cubano. Uno de los más destacado cineastas de este país es Tomás Gutiérrez Alea con producciones como Fresa y chocolate.

El cine mexicano en su edad dorada de los 1940s presumía de una industria comparable a la del Hollywood de su tiempo. Con
Mario Moreno (Cantinflas)
estrellas como María Félix, Dolores del Río, Pedro Infante, Jorge Negrete o Cantinflas y directores como el español Luis Buñuel. En los años 1970 México fue la localización de muchas películas de acción y de horror. Recientemente el cine mexicano ha resurgido con películas como Amores Perros (2000) y Y tu mamá también (2001) que han llevado a sus directores Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñarritu a Hollywood. Alejandro González Iñárritu dirigió en (2006) Babel y Alfonso Cuarón dirigió Children of Men en (2006) y Harry Potter and the Prisoner of Azkaban en (2004). El también mexicano Guillermo del Toro y su íntimo amigo y director destacado de Hollywood, dirigió El laberinto del fauno (2006) y produjo El Orfanato (2007). Carlos Carrera (El crimen del padre Amaro), y el guionista Guillermo Arriaga son también conocidos cineastas mexicanos.

También han triunfado en Hollywood actores latinos como Carmen Miranda o Salma Hayek, así como el director méxico-estadounidense Robert Rodríguez.

En Cuba se celebra anualmente el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. El Festival se propone reconocer y difundir las obras cinematográficas que contribuyan, a partir de su significación y de sus valores artísticos, al enriquecimiento y reafirmación de la identidad cultural latinoamericana y caribeña.

El Festival convoca anualmente a los Concursos de Ficción, Documental y Animación, Operas Primas, Guiones Inéditos y Carteles. Además, se organizan encuentros y seminarios sobre diversos temas de interés cultural y, en especial, cinematográfico. Asimismo, el programa del Festival acoge una amplia y representativa muestra de cine contemporáneo proveniente del resto del mundo.

En la parte teatral también es organizado en América Latina, específicamente en Colombia, el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, que está consolidado como el festival de teatro más grande del mundo y se realiza cada dos años. Allí llegan funciones de países de todas las partes del mundo, con más de 800 funciones de 100 compañías internacionales y 170 compañías Colombianas. Ha sido tanto el éxito de este festival que se ha llegado a considerar a Bogotá como la ciudad teatro del mundo.

El festival de música más destacado de Latinoamérica es el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, que se celebra anualmente en esta ciudad chilena.

Pintura

A pesar de la riqueza del arte precolombino la pintura en América latina ha estado más influenciada por los estilos pictóricos europeos. Durante el período colonial, la mezcla de tradiciones indígenas y europeas (debida a las enseñanzas de los frailes cristianos) produjo un arte cristiano particular llamado arte indocristiano. Pero mayoritariamente la tradición del arte indígena fue arrinconada durante este período, debido a la influencia de los movimientos pictóricos europeos, principalmente la pintura barroca española, portuguesa y francesa, que a su vez seguían los cánones clásicos marcados por los maestros italianos. En general este eurocentrismo artístico empezó a decaer a principios del siglo XX cuando los artistas latinoamericanos comenzaron a reconocer su condición diferencial y empezaron a seguir un camino propio. 

Mural de Diego Rivera ubicado en el Palacio Nacional de México
A comienzos del siglo XX, el arte latinoamericano se inspiró mucho en el movimiento constructivista ruso. Se atribuye a Joaquín Torres García y Manuel Rendón la importación del movimiento constructivista a Latinoamérica desde Europa.

El muralismo es el principal movimiento artístico surgido en Latinoamérica y es representado por pintores como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Rufino Tamayo en México, y Pedro Nel Gómez y Santiago Martínez Delgado en Colombia. Algunas de las obras muralistas más impresionantes se pueden encontrar en México, Colombia, Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Chicago y Filadelfia.

La pintora mexicana Frida Kahlo quizás es la artista latinoamericana más conocida. Pintó representaciones de su propia vida y la cultura mexicana en un estilo propio que combinó el realismo, el simbolismo y el surrealismo. Las obras de Kahlo tienen el precio de venta más alto de toda la pintura latinoamericana.[13]

Una mezcla entre la exploración de la realidad interior en diálogo con el inconsciente colectivo y la multiplicación de perspectivas y realidades, ha sido otro camino de fecunda exploración para numerosos pintores latinoamericanos. Amelia Peláez (1896-1968) representó motivos arquitectónicos y naturales de su Cuba natal en un estilo que se ha descrito como "cubismo tropical".

Su compatriota de ascendencia chino-africana Wilfredo Lam (1902-1982) integra el inconsciente colectivo afro-cubano en un proceso de abstracción creciente que describe la interacción -como en la santería- de la realidad perceptible con la sobrenatural.

Actualmente el pintor, escultor y dibujante colombiano Fernando Botero es considerado el artista vivo originario de Latinoamérica más cotizado actualmente en el mundo. Icono universal del arte, su extensa obra es reconocida por niños y adultos de todas partes por igual.

Deportes

América Latina destaca en deportes como fútbol, baloncesto, vóleibol, hockey, boxeo, tenis, atletismo y surf; en menor medida son practicados el esgrima, la lucha grecorromana, la natación y el remo en kayak.

Equipo Cuba que quedo subcampeón en el I Clásico Mundial de Béisbol.

Asimismo, hay otros deportes de equipo que son practicados en algunos países, como el béisbol en la región del Caribe, Cuba, Colombia, Nicaragua, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, México, Panamá y Venezuela; y el rugby en Argentina, Chile y Uruguay. Además, Argentina, Brasil y Chile se destacan en la práctica del polo[14].

También se practican los deportes de lucha como el judo, que es muy bien practicado en Brasil, Cuba y Venezuela. El taekwondo es común en Ecuador, Colombia, México y Venezuela. La lucha libre es común en México (como máximo exponente reconocido mundialmente), Bolivia y Perú. El boxeo es común en Cuba, Colombia, México, Panamá y Puerto Rico. Destaca el karate en Costa Rica, Perú, Puerto Rico y Venezuela; el kick boxing en Argentina, Colombia y Puerto Rico; y el Vale tudo y Jiujitsu (o Jujutsu brasileño) en Brasil[14].

También se practica el automovilismo en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, México, Paraguay y Perú. El ciclismo se practica en Bolivia y Colombia; el alpinismo en Argentina, Bolivia, Chile y Perú; El patinaje de velocidad se practica en Colombia. En el caso del tenis, actualmente destacan varios jugadores en el top ten, especialmente de Chile y Argentina.

En el deporte más popular del mundo, el fútbol, cabe mencionar que dos de los jugadores más destacados a nivel mundial son latinos: Maradona (Argentina), y Pelé (Brasil). Los equipos de la región se enfrentan entre ellos a nivel de clubes en la Copa Libertadores de América, y en la Copa América a nivel de selecciones.

Independientemente de su nivel de popularidad, algunos países han definido una disciplina como Deporte nacional por ley. Tal es el caso de Argentina (Pato), Colombia (Tejo) y Chile (Rodeo chileno).

Los deportistas de esta región han tenido éxitos a nivel internacional o mundial en los más importantes torneos, como los Juegos Olímpicos de verano y de invierno, y en los mundiales de fútbol. A nivel continental se destacan en los Juegos Panamericanos, los Juegos Centroamericanos y del Caribe, los Juegos Odesur, los Juegos Bolivarianos, los Juegos Iberoamericanos (en determinados eventos deportivos), y en la Copa América.

Ciencia y tecnología

En América Latina, la ciencia está poco avanzada comparándola con el mundo desarrollado. Sin embargo, algunos campos de la ciencia han encontrado un apoyo que es digno de mencionarse. En astronomía, los centros más importantes se encuentran en países como Argentina, Chile (actualmente, el telescopio más grande del mundo se llama Very Large Telescope y se encuentra en el observatorio Paranal, al norte de Chile), Brasil, México, Puerto Rico, este último con la colaboración de la NASA.

Brasil presentó, entre 2007 y 2008, el mayor crecimiento de producción científica entre todas las naciones del mundo: pasó de poco más de 19 mil a alrededor de 30 mil artículos publicados en revistas científicas indexadas. Superó Rusia y los Países Bajos y alcanzó el 13º puesto entre los mejores productores de conocimiento del mundo, aportando el 2,12% de los artículos de 183 países. Brasil desarrolla principalmente las tecnologías: aeroespacial, nuclear, militar y biológicas

El proyecto espacial brasileño es el más avanzado, con una base para el lanzamiento de vehículos no tripulados y lanzadores de satélites. La base militar y espacial de Alcântara, situado en el noreste de Brasil. Brasil es también el único país de la región, que tiene participación en la producción y el mantenimiento de la Estación Espacial Internacional ISS y envió en el año 2006 su primero astronauta al espacio Marcos Pontes.

En Cuba, la biotecnología, se encuentra sumamente desarrollada desde los años ochenta, destacándose centros como el de Inmunología Molecular, el de Medicina Tropical, que cuentan con sucursales y empresas mixtas en todo el mundo. La salud pública y sus miembros son un renglón exportable de primer orden, el país además de prestar ayudad gratuita a muchos países subdesarrollados, oferta sus capacitados médicos y equipos a países con niveles más altos de desarrollo[15].

Referencias

Fuentes