Saltar a: navegación, buscar

Pablo VI

Pablo VI
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
21 de junio de 1963 - 6 de agosto de 1978
Papa Pablo VI.jpeg
Ordenación29 de mayo de 1920 por Giacinto Gaggia
Consagración episcopal12 de diciembre de 1954 por Eugène Tisserant
PredecesorBeato Juan XXIII
SucesorSiervo de Dios Juan Pablo I
Información personal
Nombre secularGiovanni Battista Enrico Antonio Maria MONTINI ALGHISI
Nombre religiosoPaulus PP VI[1]
Nacimiento26 de septiembre de 1897
aldea de Concesio,
provincia de Brescia,
región de Lombardía,
península italiana
Fallecimiento6 de agosto de 1978 (80 años) 
Palacio de Castelgandolfo,
provincia de Roma Bandera de Italia
Paul 6 coa.png
In nomine Domini

Pablo VI (Concesio, 26 de septiembre de 1897 - Castel Gandolfo, 6 de agosto de 1978) fue el seudónimo de Giovanni Battista Montini, religioso italiano que fungió como papa entre 1963 y 1978. Presidió la mayor parte del Concilio Vaticano II y dirigió la Iglesia católica en uno de sus períodos de cambio más importantes.

Biografía

Giovanni Battista Montini Alghisi nació en 1897 en Brescia-Lombardia. Fue el segundo de los tres hijos de Giorgio Montini (abogado, periodista, director de la Acción Católica y miembro del Parlamento italiano), y de Giudetta Alghisi (perteneciente a una familia de la nobleza rural). Tuvo dos hermanos: Francesco Montini, que sería médico, y Ludovico Montini, que sería abogado y político. El 29 de mayo de 1920 ―a los 22 años― se convirtió en sacerdote católico. Estudió diplomacia en Roma, entrando a formar parte de la secretaría de Estado vaticana en 1923, tras un breve paso por la nunciatura de Varsovia. Como consiliario eclesiástico de la Federación universitaria tomó parte en los conflictos de esta organización con el régimen de Mussolini.

Progresismo pastoral

Buscó nuevas formas de hacer la pastoral, reformándola. Él utilizó su autoridad para asegurar que las reformas litúrgicas de Pío XII se llevaron a cabo a nivel local. Durante su período en Milán, Montini era conocido como un miembro progresista de la jerarquía católica. Montini utilizó métodos innovadores para llegar a la gente de la ciudad más grande de Italia: carteles enormes anunciaban que 1000 voces le hablarían entre el 10 y el 24 de noviembre de 1957. Más de 500 sacerdotes y numerosos obispos, cardenales y laicos entregaron 7000 sermones en el período no sólo en las iglesias, sino en las fábricas, salas de reuniones, casas, patios, escuelas, oficinas, cuarteles, hospitales, hoteles y otros lugares, donde la gente se reunía. Su objetivo era la reintroducción de la fe a una ciudad sin mucha religión.

Actitud durante la guerra

Llevó a cabo una importante labor al frente de la Comisión pontificia de asistencia. Su tarea pastoral y sus tendencias renovadoras lo alejaron de la curia vaticana, siendo nombrado arzobispo de Milán en 1954. Fue el primer cardenal nombrado por el papa Juan XXIII, con quien colaboró estrechamente en la organización del Concilio Vaticano II. A la muerte del pontífice le sucedió como tal y dio continuidad a la renovación emprendida en la Iglesia.

En 1965 pronunció un importante discurso ante la Asamblea General de la ONU, hechos que constituyeron los primeros hitos de una serie de viajes pastorales en el marco de una amplia política ecuménica y de acercamiento a los problemas del mundo. Al final de su pontificado, no obstante, dio muestras de ceder a las presiones de los sectores más conservadores. En este sentido fueron tomadas sus encíclicas Sacerdotalis coelibatus y Humanae vitae, que aparecieron como un retroceso frente a otras como Ecclesiam suam y Populorum progressio.

Montini trabajó en la secretaría de Estado de la Santa Sede entre 1922 y 1954. Durante su estadía allí, Montini junto a Domenico Tardini fueron considerados como los más cercano e influyentes colaboradores del Papa Pío XII, quién en 1954 lo nombró arzobispo de Milán, la diócesis más grande de Italia, por lo que se convertía automáticamente en Secretario de la Conferencia Episcopal italiana. Juan XXIII lo elevó al cardenalato en 1958, y después de la muerte de Juan XXIII, Montini fue considerado uno de los más probables sucesores. A la muerte del pontífice le sucedió como tal y dio continuidad a la renovación emprendida en la Iglesia.

Papa de la Iglesia Católica

Tomó el nombre de Pablo, para indicar su misión renovadora en todo el mundo de la difusión del mensaje de Cristo. Reabrió el Concilio Vaticano II, dándole prioridad y dirección. Después de que el Concilio hubiera finalizado su labor, Pablo VI se hizo cargo de la interpretación y aplicación de sus mandatos, a menudo caminando por una delgada línea entre las expectativas contradictorias de los distintos grupos dentro de la Iglesia Católica. La magnitud y la profundidad de las reformas afectaron a todas las áreas de la Iglesia, superando durante su pontificado las políticas similares de reforma de sus predecesores y sucesores.

Pablo VI fue un devoto mariano, por lo que constantemente habló en congresos marianos y reuniones mariológicas, visitó varios santuarios marianos y publicó tres encíclicas marianas. Citando a las enseñanzas de Ambrosio de Milán, nombró a María como la Madre de la Iglesia durante la realización del Concilio Vaticano II. Pablo VI buscó el diálogo con el mundo, con otros cristianos, otras religiones y ateos, sin excluir a nadie. Se vio como un humilde servidor de la humanidad que sufre y exigió cambios significativos de los acaudalados de Estados Unidos y Europa a favor de los pobres en el Tercer Mundo.

Muerte

El 14 de julio de 1978, para ir a la residencia papal de Castel Gandolfo (fuera de la Ciudad del Vaticano), visitando en su camino la tumba del cardenal Giuseppe Pizzardo que lo había hecho ingresar al Vaticano de medio siglo antes. Aunque se encontraba enfermo, estuvo de acuerdo en reunirse con el nuevo presidente italiano Sandro Pertini por más de dos horas. Por la noche vio una película del Oeste en televisión, feliz sólo cuando vio "los caballos, los animales más hermosos que Dios había creado". Tenía problemas respiratorios y necesitaba oxígeno. Al día siguiente, domingo, en la Fiesta de la Transfiguración, se encontraba cansado, pero quería rezar el Ángelus.

Desde su cama, participó en la misa del domingo a las 6 de la tarde, comulgando. Después de ello, el Papa sufrió un infarto masivo de miocardio. El 6 de agosto de 1978, a las 21:41, el Papa Pablo VI murió en Castel Gandolfo. Pablo VI fue enterrado bajo el suelo de la Basílica de San Pedro con los otros papas.

Fuentes

  • «Pablo VI», artículo en español publicado en el sitio web Biografia y Vidas.
  • «Pablo VI», artículo en español publicado en el sitio web F. Pablo VI.
  • «Pablo VI», artículo en español publicado en el sitio web Canal Social.