Saltar a: navegación, buscar

Urbano IV

Urbano IV
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
1261 - 1264
Urbano IV 001.jpg
PredecesorAlejandro IV
SucesorClemente IV
Información personal
Nombre secularJacques Pantaléon
Nacimiento1195
Troyes, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento12 de octubre de 1264
Perugia

Urbano IV. Papa numero 182 de la Iglesia católica. Nació en Troyes, Francia, y murió en Perusa; su nombre originario fue Jacques (Santiago) Pantaléon (Pantaleoni). Estudió en París, fue canónigo de Laon y arcediano de Lieja. En 1253 fue nombrado obispo de Verdún y en 1255 patriarca de Jerusalén en tiempos de grandes calamidades para los cristianos de la Tierra Santa. Fue elegido el patriarca de Jerusalén, pese a no ser cardenal ni de noble alcurnia, ni formaba parte de los electores, después de tres meses de cónclave.

Síntesis biográfica

Reinó en 12611264 (Jacques Pantaléon), hijo de un zapatero francés, nacido en Troyes, probablemente en los últimos años del Siglo XII.

Llegó a ser canónigo de Laon y más tarde arcediano de Lieja, atrajo la atención de Inocencio IV en el Concilio de Lyon (1245) y en 1247 fue enviado en misión a Alemania. Allí su principal obra fue la restauración de la disciplina eclesiástica en Silesia y la reconciliación de los Caballeros Teutónicos con sus vasallos prusianos.

Fue promovido a arcediano de Laon dos años después, y en 1251 fue enviado a Alemania del Norte con el encargo de obtener partidarios para la causa de Guillermo de Holanda, el candidato papal para el Imperio.

Fue nombrado obispo de Verdun en 1253 y patriarca de Jerusalén en 1255, en un momento de gran dificultad y angustia para los cristianos de Tierra Santa.

A la muerte de Alejandro IV (25 de mayo de 1261), había vuelto a Occidente y estaba en Viterbo.

Elección como Papa

Después de tres meses de cónclave, prolongados por las rencillas de los ocho cardenales que formaban el Sacro Colegio, el Patriarca de Jerusalén fue elegido el 29 de agosto de 1261.

Actividades

Fue un inteligente diplomático, con preclara inteligencia y destreza política. Trató de afianzar la influencia del papado negociando con Luis IX de Francia el advenimiento de Carlos de Anjou a Sicilia y oponiéndose a las aspiraciones de Ricardo de Cornualles y Alfonso X de Castilla.

Su primer acto fue nombrar catorce nuevos cardenales franceses, asegurando así el predominio de Francia. Urbano no residió nunca en Roma; estableció la curia en Orvieto y más tarde en Perusa. Instituyó la fiesta del Corpus Christi. Intentó una cruzada para liberar el imperio latino de Constantinopla, que acababa de caer en manos de los griegos.

El primer paso de Urbano hacia la restauración de su poder en Italia fue poner en orden las finanzas y pagar las deudas de su predecesor. Cambió los banqueros de la Cámara Apostólica, empleando una casa de Siena cuyos servicios hicieron mucho para garantizar el éxito final de sus planes.

La política italiana de Urbano IV da un retrato completo de su talla de estadista-- astuto y diplomático en ocasiones, pero con una marcada predilección por las medidas enérgicas. Suscitó disensiones entre ciudades gibelinas rivales y, mediante un hábil uso del entonces generalmente reconocido derecho de la Santa Sede de declarar nulas todas las obligaciones hacia las personas excomulgadas, supo arrojar confusión en sus asuntos comerciales. [1]

Estableció su dominio sobre sus partidarios y reclutó un nuevo partido güelfo ligado a él por el interés personal, que en su momento suministró apoyo monetario a Carlos de Anjou sin el cual habría fracasado su expedición.

En los Estados Pontificios se nombraron nuevos funcionarios, se fortificaron importantes puntos, y el sistema defensivo de Inocencio III se restauró. En Roma Urbano obtuvo el reconocimiento de su soberanía, pero nunca se arriesgó a visitar la ciudad. En Lombardía su acción más importante fue reforzar la tradicional alianza entre la Santa Sede y la casa de Este.

A mediados de 1262 los resultados generales de la política italiana, fuera de Sicilia, de Urbano eran visibles en la casi completa restauración del orden en los Estados Pontificios, el debilitamiento de las alianzas de Manfredo en Lombardía, y la resurrección de los aniquilados güelfos en Toscana.

Prohibiciones

En cuanto a sus órdenes papales, prohibió la traducción y el estudio de los escritos de Aristóteles y en cuanto a sus decisiones políticas, debido a enfrentamientos internos nunca gobernó en Roma y prefirió repartir sus estadías en Viterbo, Orvieto y Perusa.

Consagración

A la muerte de Alejandro IV en 1261, tuvo que acudir al cónclave para salvar el punto muerto en que se encontraba la elección papal en manos de ocho cardenales existentes. Fue consagrado el 4 de septiembre de 1261.

Muerte

Muere en Perugia el 12 de octubre de 1264.

Pontificado

Su pontificado duró tres años, un mes y cuatro días. Fue de elevado ingenio, prudentísimo, afable, piadoso, benigno, generoso y lleno de virtudes. Le sucedió Clemente IV.

Referencias

  1. Jordan, "Origines", 337 y s.

Fuentes