Saltar a: navegación, buscar

Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte

Reino Unido
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte
BanderaReinoUnido.jpg
Bandera
Escudo-reino-unido.png
Escudo
Mapa del reino unido.jpg
Mapa o ubicación de Reino Unido
Gobierno
Forma de gobierno:Monarquía Parlamentaria
Capital:Londres
Idioma oficial:Inglés
Reina
Primer Ministro
Viceprimer Ministro
Isabel II de Reino Unido
David Cameron
Nick Clegg
Características Generales
Superficie:244.820 km²
Población61.113.205 hab
hab/km²
Moneda:Libra esterlina
Gentilicio:Británico, -a
Horario:GMT (UTC+0)
Miembro de: ONU, Unión Europea, OTAN, G-8, G20

Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte[1]. Es un estado soberano miembro de la Unión Europea y ubicado al noroeste de Europa . Su territorio está formado geográficamente por la isla de Gran Bretaña, el territorio noreste de la isla de Irlanda y pequeñas islas adyacentes. Irlanda del Norte es la única parte del país con una frontera terrestre, que la separa de la República de Irlanda. Aparte de esta frontera, está rodeado al norte y al oeste por el océano Atlántico, al este por el Mar del Norte, al sur por el Canal de la Mancha y al oeste por el mar de Irlanda.

El Reino Unido es un estado unitario comprendido por cuatro países constituyentes: Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, y es gobernado por un sistema parlamentario con sede de gobierno en Londres, la capital, pero con tres administraciones nacionales descentralizadas en Edimburgo, Cardiff y Belfast, las capitales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte respectivamente. El Reino Unido es una monarquía constitucional con la Reina Isabel II del Reino Unido como jefe de Estado. Las Dependencias de la Corona de las Islas del Canal y la Isla de Man no forman parte del Reino Unido, pero sí se integran en una federación con él[2]. El Reino Unido tiene catorce Territorios de Ultramar, todos ellos vestigios de lo que fue el Imperio Británico, que en su cúspide territorial llegó a abarcar cerca de un cuarto de la superficie terrestre del planeta.

Es un país desarrollado y por el volumen neto de su producto interno bruto es considerado como la sexta economía a nivel mundial. Fue el primer país industrializado del mundo[3][4] y la principal potencia mundial durante el siglo XIX y el comienzo del siglo XX[5], pero el costo económico de las dos guerras mundiales y el declive de su imperio en la segunda parte del siglo XX disminuyeron su rol en las relaciones internacionales. Sin embargo, el Reino Unido mantiene una significativa influencia económica, cultural, militar y política y es una potencia nuclear. Es un estado miembro fundador de la Unión Europea, uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con derecho a veto, y es miembro del G8 y del G20, la OTAN y de la Mancomunidad de Naciones(Commonwealth).

Historia

Los reinos de Escocia e Inglaterra habían existido como entidades separadas y estados independientes con sus propias monarquías y estructuras políticas desde el Siglo IX. Con el Acta de Unión de 1707, los reinos separados de Inglaterra (incluyendo Gales) y Escocia, que habían estado en unión personal desde la Unión de las Coronas en 1603, acordaron una unión política, formando así el Reino de Gran Bretaña. La partición de la isla de Irlanda en 1920, con seis de los nueve condados de la provincia de Ulster permaneciendo bajo la jurisdicción del Reino Unido, llevó a la independencia del Estado Libre Irlandés en 1922. Con esto, el país obtuvo su actual nombre: Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que fue adoptado en 1927. Desde el año 1923 forma parte con la República de Irlanda de la Common Travel Area.

La Reina Victoria, gran impulsora de las ciencias, la industrialización y la expansión británica

El Reino Unido tuvo un papel importante en la Ilustración con importantes aportes en los campos de la filosofía y la ciencia, además de tener una fuerte tradición literaria y teatral. En el Siglo XIX, el país desempeñó un rol preponderante en el desarrollo de la democracia parlamentaria, e hizo importantes contribuciones a los campos de la literatura, las artes y la ciencia. La Revolución Industrial liderada por el Reino Unido transformó al país y sirvió como motor del Imperio Británico. Durante este periodo, al igual que otras grandes potencias, el reino Unido estuvo involucrado en la explotación colonial, incluyendo con esto la trata de esclavos; pero con el Acta de Trata de Esclavos de 1807, el Reino Unido se convirtió en el primer país del mundo en prohibir la esclavitud.

Después de la derrota de Napoleón Bonaparte en las Guerras Napoleónicas, el Reino Unido se convirtió en la principal potencia naval del Siglo XIX. En su cúspide, el Imperio Británico llegó a abarcar grandes cantidades de territorios en África, Asia, Oceanía y América. A fines de la época victoriana el Reino Unido perdió su liderazgo industrial, particularmente por el Imperio Alemán, que sobrepasó al Reino Unido en la producción e intercambio industrial en los años 1890, y por los Estados Unidos. Sin embargo, el país se mantuvo como potencia y su imperio alcanzó su máxima extensión en 1921, gracias a la entrega de los mandatos de la Sociedad de Naciones de las antiguas colonias alemanas y otomanas después de la Primera Guerra Mundial.

Bomberos británicos durante la Segunda Guerra Mundial

Terminada la Primera Guerra Mundial, se crea la primera cadena de difusión internacional a gran escala, la BBC. En 1924, el movimiento laborista del país, que venía ganando fuerza desde fines de los años 1890, asumió su primer periodo en el gobierno. El Reino Unido combatió contra la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial inicialmente con sus aliados de la Mancomunidad Británica de Naciones, que incluían a Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y la India, para luego unirse a los países aliados.

Tras la Segunda Guerra la situación financiera del Reino Unido era precaria y los préstamos pedidos a Canadá y a los Estados Unidos tuvieron un costo elevado. Pero gracias al plan Marshall y a otras condiciones favorables, la situación económica del país mejoró sustancialmente en tan sólo algunos lustros. Los años inmediatamente posteriores a la guerra vieron el establecimiento del estado de bienestar británico y de uno de los primeros y más completos servicios de salud del mundo, mientras que los signos de una economía en recuperación trajeron inmigrantes desde los países de la Mancomunidad, lo que convirtió al Reino Unido en un país multiétnico.

Gobierno y política

Isabel II, actual monarca y jefa de Estado del Reino Unido

El Reino Unido es una monarquía constitucional: Isabel II es la jefa de Estado del país y de la Corona Británica, así como de los otros quince países de la Mancomunidad de Naciones, poniendo al Reino Unido en una unión personal con aquellas naciones. La corona tiene la soberanía sobre las dependencias de la Corona, la isla de Man y los bailiazgos de Jersey y Guernesey. Estos no forman parte del Reino Unido, aunque el gobierno británico gestiona sus relaciones exteriores y la defensa, además de que el parlamento tiene la autoridad para legislar en su nombre.

El Reino Unido tiene una constitución incodificada[6], como lo hacen sólo otros dos países en el mundo. La constitución del Reino Unido, por lo tanto, consiste principalmente en una colección de diferentes fuentes escritas, incluyendo estatutos, jurisprudencias y los tratados internacionales. Como no hay ninguna diferencia técnica entre los estatutos ordinarios y la "ley constitucional", el parlamento puede realizar una "reforma constitucional", por el simple hecho de aprobar una ley, y en consecuencia, tiene el poder para cambiar o suprimir casi cualquier elemento escrito o no escrito de la constitución. Sin embargo, ninguna legislatura puede aprobar leyes que no se puedan cambiar en un futuro[7].

El Reino Unido cuenta con un gobierno parlamentario, basado en el sistema Westminster, el cual ha sido emulado alrededor del mundo, un legado del Imperio Británico. El parlamento del Reino Unido, que se reúne en el Palacio de Westminster tiene dos cámaras: la Cámara de los Comunes (electa por el pueblo) y la Cámara de los Lores. Cualquier ley aprobada por el parlamento requiere del consentimiento real para convertirse en ley. El hecho de que el parlamento descentralizado en Escocia y las asambleas en Irlanda del Norte y Gales no son órganos soberanos y pueden ser abolidos por el parlamento británico, hace que este último sea el órgano legislativo más importante en el país.

David Cameron, actual primer ministro británico

El puesto del primer ministro, jefe de gobierno del Reino Unido[8], lo ocupa el miembro del parlamento que puede obtener la mayoría de votos en la cámara de los comunes, por lo general es el líder del partido político con más asientos en esa cámara. El primer ministro y el gabinete son nombrados por el rey para formar el "gobierno de Su Majestad", aunque el primer ministro elige al Consejo de Ministros, y por convención, el rey respeta su elección. Tradicionalmente, el gabinete se conforma de miembros del mismo partido del primer ministro de ambas cámaras legislativas, en su mayoría de la cámara de los comunes. El poder ejecutivo es ejercido por el primer ministro y el gabinete, quienes hacen su juramento delante del rey, para formar parte del Consejo Privado, de tal modo que se convierten en Ministros de la Corona. En las elecciones de 2010, el líder del Partido Conservador, David Cameron[9][10], puso fin a los dieciséis años del mandato laborista y asumió el papel de primer ministro.

Anteriormente, para las elecciones a la Cámara de los Comunes, el Reino Unido se dividía en 646 distritos electorales, con 529 en Inglaterra, 18 en Irlanda del Norte, 59 en Escocia y 40 en Gales; este número aumentó a 650 en las elecciones generales del 2010. Cada distrito electoral elige a un miembro del parlamento por pluralidad simple. Las elecciones generales son convocadas por el monarca. Aunque no hay ningún plazo mínimo para ocupar un puesto en el parlamento, la Ley del Parlamento de 1911 exige que se debe llamar a una nueva elección dentro del plazo de cinco años después de las elecciones anteriores.

Los tres partidos políticos principales son el Partido Conservador, el Partido Laborista y los Liberales Demócratas, que en las elecciones generales de 2010 ganaron 620 de los 650 escaños disponibles en la Cámara de los Comunes. Para las elecciones al Parlamento Europeo, el Reino Unido tiene actualmente 72 diputados elegidos por voto en bloque. Las dudas sobre la verdadera soberanía de cada nación constitutiva surgieron tras la adhesión del Reino Unido a la Unión Europea.

El país no tiene un sistema jurídico único, ya que fue creado por la unión política de los países anteriormente independientes y el artículo 19 del Tratado de la Unión garantiza la existencia por separado del sistema legal escosés. Hoy en día, el país tiene tres diferentes sistemas jurídicos: el derecho de Inglaterra, el derecho de Irlanda del Norte y la ley escocesa. En octubre de 2009, los recientes cambios constitucionales trajeron consigo la creación de una nueva Corte Suprema para asumir las funciones de apelación de la Comisión de Apelación de la Cámara de los Lores. El Comité Judicial del Consejo Privado es el tribunal de apelación más alto para varios países independientes de la Mancomunidad, los territorios de ultramar y las dependencias de la Corona Británica.

Geografía

El Reino Unido abarca Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y el País de Gales) e Irlanda del Norte. Otros territorios como las Islas del Canal, Man y las Colonias de la Corona también forman parte "de facto" del Estado Británico.

Relieve

Ben Nevis, en Escocia, es el punto más alto del Reino Unido

Gran Bretaña se divide tradicionalmente en una zona montañosa al norte y al oeste y una zona de la tierra baja al sur y al este. Una frontera que funciona de la desembocadura del río Exe, en el suroeste, a la del Tees, en el noreste, es una expresión cruda de esta división. Pero, en general, puede entenderse que está dominado por todo colinas rugosas y montañas bajas. En la parte septentrional se encuentran los montes de Ross, los Grampianos, los Southern Uplands y los montes Cheviot. En la parte occidental están los montes Peninos, los montes Cámbricos o Cambrianos en Gales y Cornualles que son prolongación del plegamiento herciniano de Europa. Las Tierras Altas escocesas y las montañas del Ulster se parecen a los plegamientos caledonianos que pueden verse en la península Escandinava, recubiertos por materiales más recientes, de origen volcánico y glaciar. Todas estas cordilleras no son demasiado elevadas. Entre las distintas sierras aparecen a veces estrechas tierras más bajas, como los Lowlands (Escocia) o los Midlands (Inglaterra). La zona de llanuras o penillanura se concentra en el sureste de la isla de Gran Bretaña, siendo una continuación de la gran llanura del norte de Europa. Es una cuenca sedimentaria.

Hidrografía

Los ríos son más bien cortos, pero su caudal es moderado lo que permite cierta navegación. Tienen cierta importancia económica. El más largo, con 354 km, y caudaloso del país es el río Severn, que nace en Gales y cruza también Inglaterra, desembocando luego en el Océano Atlántico a través de su estuario en el suroeste del país. Es también el río más caudaloso de Inglaterra. Su principal afluente es el río Tern. El segundo en longitud es el Támesis, río que es el más largo de Inglaterra, con 346 km, cruza Londres y desemboca en el mar del Norte. El Swale, inglés, afluente del río Ure, que se convierte a su vez en el río Ouse; donde el Ouse se junta con el Trent en Trent Falls (Faxfleet) y crea un gran estuario de mareas, el Humber. Desde aquí hasta el mar del Norte, forma parte de los límites entre el Yorkshire del Este en la orilla norte y North Lincolnshire y North East Lincolnshire en la orilla meridional. Aunque es un estuario desde el punto de vista de su formación, muchos mapas lo describen como río Humber. También destacan varios ríos escoceses que desembocan en el mar del Norte: el Tay, que con 188 km es el más largo de Escocia, desemboca en el Fiordo de Tay); Spey (desemboca en el Moray Firth), Tweed y el Dee. El río más largo de Irlanda del Norte es el Bann, que mide 122 km. El río más largo de Gales es el Towy (en galés, Tywi), de 103 km.

Como resultado de su historia industrial, el Reino Unido tiene un amplio sistema de canales, en su mayor parte construida en los primeros años de la Revolución Industrial, antes del auge de la competición por los ferrocarriles. El Reino Unido también tiene numerosos embalses y pantanos para almacenar aguas para beber y la industria. La generación de energía hidroeléctrica es bastante limitada, proporcionando menos del 2% de la electricidad británica principalmente de las Tierras Altas Escocesas.

El Lago Ness ubicado en la zona de las Tierras Altas de Escocia

Los lagos abundan en Escocia, donde se llaman lochs, habiendo otra famosa región, el distrito de los Lagos en el noreste de Inglaterra. Los lagos más grandes del Reino Unido, según sus países, son:

  • Irlanda del Norte: Lough Neagh (381,74 km²)
  • Escocia: Loch Lomond (71,12 km²)
  • Inglaterra: Windermere (14,74 km²)
  • Gales: lago Bala (en galés, Llyn Tegid; 4,84 km²)

El lago más profundo del Reino Unido es Loch Morar con una profundidad máxima de 309 metros. Loch Ness (Lago Ness) es el segundo, con 228 metros de profundidad. El lago más profundo de Inglaterra es Wast Water que desciende hasta los 79 metros.


Clima

Pertenece al clima marítimo oceánico y templado. Los vientos del sudoeste prevalecen sobre la corriente del Atlántico Norte, por lo que el rigor del clima se modera. Está influido por por la corriente del Golfo (The Gulf Stream).

Más de la mitad de los días está nublado. La nubosidad es extrema y la pluviosidad abundante. Escocia es el país más húmedo todos los meses del año, excepto en mayo, junio y diciembre, en los que llueve más en Gales. El mes más lluvioso es enero, con 170,5 mm de media. Escocia es también el país más nublado a lo largo de todo el año, aparte de en junio y julio, cuando hay más nubes en Irlanda del Norte. Son frecuentes las nieblas en las ciudades.

El clima británico es muy variable y puede pasar muy rápido de un día frío y lluvioso a un día soleado en sólo unas horas. También varía bastante según la altura y las regiones. Los contrastes se deben sobre todo por los vientos oceánicos, que suavizan las temperaturas.

Demografía

La población del Reino Unido se calcula en 61.113.205 habitantes (julio de 2009), lo que da una densidad de 250,86 habitantes por kilómetro cuadrado. La población se concentra en un 90% en las ciudades, lo que le convierte en el país más urbanizado del mundo.

En cuanto a los grupos étnicos, son mayoritariamente blancos (de los que son ingleses el 83,6%, escoceses 8,6%, galeses 4,9%, norirlandeses 2,9%) 92.1%, negros 2%, hindúes 1,8%, pakistaníes 1,3%, mestizos 1,2%, otros 1,6% (censo de 2001). Los británicos derivan de una mezcla que se produjo a lo largo de la historia por invasiones de celtas (cimbrios, galos), germanos occidentales (anglos, sajones) y escandinavos. Durante varios siglos los ingleses emigraron a las colonias de su Imperio, y esta pérdida de población se ha ido compensando con la llegada a la metrópoli de personas provenientes de estos países, en particular del sudeste asiático, de ahí las minorías pakistaníes e hindúes en el país.

La lengua oficial es el inglés, aunque se habla galés por el 26% de la población de Gales y el gaélico escocés lo hablan alrededor de 60.000 escoceses.

Londres, la capital, es una de las ciudades más pobladas de Europa y una verdadera ciudad monumento.

El 71,6% de la población es cristiana, principalmente anglicana, aunque también hay católicos, presbiterianos y metodistas. Hay un 2,7% de musulmanes, un 1% que profesa el hinduísmo y, siempre según el censo de 2001, un 1,6% de otras creencias y 23,1% de creencias sin especificar o ninguna.

La capital, Londres tiene un área metropolitana que tiene 12.875.000 habitantes, con una densidad de 1.130 habitantes por kilómetro cuadrado, la segunda área metropolitana de Europa después de Moscú. Pero hay toda una serie de ciudades importantes: Birmingham, Glasgow, Liverpool, Leeds, Sheffield, Edimburgo (capital de Escocia), Bristol, Manchester, Leicester, Coventry, Kingston upon Hull, Cardiff (capital de Gales, 292.150 hab.) y Belfast (capital de Irlanda del Norte, 276.459 hab.).

Tradicionalmente, el Reino Unido se dividía en ciento dos condados, de los que 46 son de Inglaterra, 33 de Escocia, 13 del País de Gales y 8 de Irlanda del Norte.

Economía

La economía del Reino Unido se compone (en orden descendente de tamaño) de las economías de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Basado en las tasas de cambio del mercado, el Reino Unido es hoy la sexta economía más grande del mundo y la tercera más grande en Europa después de Alemania y Francia[11].

La revolución Industrial se inició en el Reino Unido con una concentración inicial de las industrias pesadas, como la construcción naval, la extracción del carbón, la producción de acero y la industria textil. El Imperio creó un mercado exterior enorme para los productos británicos, permitiendo que el Reino Unido dominara el comercio internacional en el siglo XIX. Más tarde, como otros países industrializados, junto con el declive económico después de las dos guerras mundiales, el Reino Unido comenzó a perder su ventaja competitiva y la industria pesada disminuyó. Aunque la fabricación sigue siendo una parte importante de la economía, en 2003 sólo representaba una sexta parte de los ingresos del país.

La industria automovilística es una parte importante de este sector, aunque ha disminuido con el colapso del MG Rover Group y la mayor parte de la industria es propiedad extranjera. La producción de aviones civiles y de defensa es liderada por BAE Systems, el mayor contratista de defensa en el mundo, y por la firma europea EADS, el propietario del Airbus. Rolls Royce tiene una parte importante del mercado mundial de motores aeroespaciales. La industria química y farmacéutica son importantes en el Reino Unido, ya que las compañías británicas de GlaxoSmithKline y AstraZeneca son la segunda y sexta empresa farmacéutica más grandes del mundo, respectivamente.

Sin embargo, el sector terciario aumentó considerablemente y ahora produce cerca del 73% del PIB. El sector de servicios está dominado por los servicios financieros, especialmente en bancos y aseguradoras. Londres es el centro financiero más grande del mundo, ya que aquí se encuentran las sedes de la Bolsa de Londres, el London International Financial Futures and Options Exchange y el Lloyd's of London; además de que es el líder de los tres "centros de comando" de la economía mundial (junto con Nueva York y Tokio)[12]. Además, cuenta con la mayor concentración de sucursales de bancos extranjeros en el mundo. En la última década, un centro financiero rival de Londres ha crecido en la zona de Docklands, donde el HSBC, el banco más grande del mundo, y el Barclays reubicaron sus sedes. Muchas empresas multinacionales que no son propiedad británica han elegido a Londres como el sitio para su sede europea o del extranjero: un ejemplo es la firma estadounidense de servicios financieros Citigroup. La capital de Escocia, Edimburgo, también es uno de los grandes centros financieros de Europa y es la sede del Royal Bank of Scotland Group, uno de los bancos más importantes del mundo.

El turismo es muy importante para la economía británica. Con los más de 27 millones de turistas que arribaron al país en 2004, el Reino Unido está clasificado como el sexto destino turístico más importante en el mundo. Londres, por un margen considerable, es la ciudad más visitada en el mundo con 15,6 millones de visitantes en 2006, por delante de Bangkok (10,4 millones de visitantes) y de París (9,7 millones). Las industrias creativas representaron el 7% PIB en 2005 y crecieron a una tasa promedio anual del 6% entre 1997 y 2005.

El Reino Unido tiene una pequeña reserva de carbón, junto con reservas importantes pero en continua disminución de gas natural y petróleo. Se han identificado y comprobado más de 400 millones de toneladas de carbón en el país. En 2004, el consumo de carbón total (incluyendo las importaciones) fue de 61 millones de toneladas,permitiendo al país ser autosuficiente en carbón por apenas 6,5 años, aunque con los niveles de la extracción actual, el periodo aumenta a 20 años. Una alternativa a la generación de energía eléctrica con carbón es la gasificación del carbón subterráneo (GCS). La GCS es un sistema que inyecta vapor y oxígeno dentro de un pozo, donde se extrae gas del carbón y empuja la mezcla de gases a la superficie — un método de extracción de carbón con emisiones de carbono potencialmente bajas. Tras la identificación de áreas terrestres que tienen el potencial para la GCS, las reservas de gas se calculan entre 7 mil millones y 16 mil millones de toneladas. Basado en el consumo de carbón actual en el país, estos volúmenes representan reservas que podrían durar entre 200 y 400 años.

En julio de 2007, el Reino Unido tenía una deuda pública del 35,5% del PIB. Esta cifra aumentó a 56,8% del PIB en julio de 2009.
La libra esterlina, divisa del Reino Unido y sus dependencias
La moneda nacional es la libra esterlina, representada con el símbolo £. El Banco de Inglaterra es el banco central, responsable de la emisión de la moneda. Los bancos en Escocia e Irlanda del Norte tienen el derecho de emitir sus propios billetes. La libra esterlina también se utiliza como moneda de reserva por otros gobiernos e instituciones y es la tercera moneda con mayor cantidad de reservas, después del dólar estadounidense y del euro. El Reino Unido decidió no participar en el lanzamiento del euro como moneda, pues el entonces primer ministro británico, Gordon Brown, había descartado la adopción del euro en un futuro cercano, argumentando que la decisión de no unirse al proyecto había sido la mejor opción para el país y para Europa. El gobierno del ex primer ministro Tony Blair se comprometió a celebrar un referéndum público para decidir si el país realizaría las "cinco pruebas económicas". En 2005, más de la mitad de los británicos (55%) estaban en contra de la adopción del euro como moneda, mientras que sólo el 30% estaban a favor.

El 23 de enero de 2009, cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas muestran que la economía británica cayó oficialmente en recesión por primera vez desde 1991. En el último trimestre del 2008, volvió a caer en una nueva recesión que fue acompañada por el creciente desempleo, el cual aumentó de 5,2% en mayo de 2008 a 7,6% en mayo de 2009. La tasa de desempleo, entre 18 a 24 años, aumentó de 11,9% a 17,3%.

La línea de pobreza en el Reino Unido se define comúnmente por debajo del 60% del ingreso promedio. Entre 2007 y 2008, el 13,5 millones de personas, o sea, el 22% de la población, vivían por debajo de esta línea. Se trata de uno de los niveles de pobreza relativa más altos entre los miembros de la Unión Europea. Aunque en el mismo periodo, 4 millones de niños, 31% del total, vivían en hogares por debajo de la línea de pobreza, después de tomar en cuenta los costos de la vivienda. Esto representa una disminución de 400.000 niños comparado con el periodo entre 1998 y 1999.

Desarrollo social

Cultura

La cultura del Reino Unido, también llamada "cultura británica", puede ser descrita como el legado de la historia de un país insular desarrollado, una gran potencia y también como el resultado de la unión política de cuatro países, cada uno conservando sus elementos distintivos de las tradiciones, costumbres y simbolismos. Como resultado del dominio del Imperio Británico, la influencia de la cultura británica se puede observar en el idioma, las tradiciones, las costumbres y los sistemas jurídicos de muchas de sus antiguas colonias, como Canadá, Australia, India y los Estados Unidos.

El arte y la cultura han sido influenciados históricamente por la ideología occidental.[165] Desde la expansión del Imperio Británico, la experiencia del poder militar, político y económico llevó a una técnica, gusto y sensibilidad únicos de los artistas del Reino Unido. Los británicos usaban su arte "para ilustrar sus conocimientos y liderar el mundo natural", mientras que los colonos de Norteamérica, Australasia y Sudáfrica "se embarcaron hacia la búsqueda de una expresión artística distintiva y apropiada para su identidad nacional". El imperio estuvo "en el centro, más que en los márgenes, de la historia del arte británico", y las artes visuales de la época victoriana han sido fundamentales para la construcción, celebración y expresión de la identidad británica.

Arquitectura

La Abadía de Westminster en Londres, es uno de los símbolos representativos de la arquitectura gótica inglesa

La arquitectura británica se caracteriza por la combinación ecléctica de distintos estilos arquitectónicos, variando desde aquellos que se encontraban previo a la creación del país, como la arquitectura romana, hasta la arquitectura contemporánea del siglo XXI. Irlanda del Norte, Escocia y Gales desarrollaron sus estilos arquitectónicos únicos y jugaron roles importantes en la historia de la arquitectura mundial. Aunque existen estructuras prehistóricas y clásicas en las Islas Británicas, la historia de la arquitectura británica comienza con las primeras iglesias anglosajonas, construidas poco después de la llegada de Agustín de Canterbury a Gran Bretaña en el año 597. Desde el siglo XII, la arquitectura normanda se esparció en Gran Bretaña e Irlanda, en forma de castillos e iglesias para ayudar a imponer la autoridad normanda en sus dominios. La arquitectura gótica inglesa, que floreció entre 1189 y 1520, fue traída desde Francia, pero rápidamente desarrolló sus propias características.

Por todo el país, la arquitectura medieval secular se desarrolló en forma de castillos, la mayoría de ellos se encuentra cerca de la frontera entre Inglaterra y Escocia, y datan del siglo XVI, la época de las guerras de independencia de Escocia. La invención de las armas de fuego y el cañón hicieron a los castillos inútiles y el renacimiento inglés dio paso al desarrollo de nuevos estilos artísticos para la arquitectura nacional: el estilo Tudor, el barroco inglés y el palladianismo. La arquitectura georgiana y neoclásica avanzaron después de la Ilustración Escocesa, y desde la década de 1930 aparecieron varios estilos modernistas. Sin embargo, la lucha por la conservación de las antiguas estructuras y la resistencia de los movimientos tradicionalistas ha cobrado fuerza, además de que son apoyados por figuras públicas como Carlos de Gales.

Gastronomía

Históricamente, la gastronomía del Reino Unido ha sido etiquetada como "platos desabridos hechos con ingredientes de baja calidad, mezclados con salsas simples para acentuar el sabor, en vez de disfrazarlo." Sin embargo, la cocina británica ha absorbido la influencia cultural de los inmigrantes establecidos en el país, produciendo varios platillos híbridos, como el pollo tikka masala, considerado "el verdadero platillo nacional británico".

Los platos tradicionales de la cocina británica incluyen el fish and chips, el Sunday roast, el steak and kidney pie y el bangers and mash. La gastronomía del Reino Unido tiene múltiples variantes nacionales y regionales, como son las gastronomías propias de Inglaterra, Escocia y Gales, las cuales han desarrollado su propios platillos regionales, tales como el queso Cheshire, el Yorkshire pudding y el pastel galés.

Cine

Sir Charles Spencer Chaplin, mundialmente conocido como Charles Chaplin fue uno de los símbolos de la llamada Edad de Oro del Cine

El Reino Unido fue una fuerte influencia en el desarrollo del cine, con los Estudios Ealing que reclaman el título de ser los estudios más antiguos en el mundo. A pesar de una historia de producciones importantes y exitosas, esta industria se caracteriza por un debate en curso sobre su identidad y las influencias del cine estadounidense y europeo. El mercado británico es muy pequeño para que la industria cinematográfica británica pueda producir exitosamente blockbusters al estilo de Hollywood por un período sostenido. En comparación con la estadounidense, la industria cinematográfica británica no ha sido capaz de producir éxitos comerciales a nivel internacional; por lo que mantiene una actitud compleja y dividida hacia Hollywood. No obstante, cabe destacar que ocho de las diez películas más taquilleras de todos los tiempos tienen alguna dimensión británica, sea histórica, cultural o creativa: Titanic, dos episodios de El Señor de los Anillos, dos de la trilogía de los Piratas del Caribe y tres películas de la saga de Harry Potter.

Literatura

La literatura británica se refiere a la literatura asociada con el Reino Unido, la isla de Man y las islas del Canal, así como a la literatura de Inglaterra, Gales y Escocia antes de la formación del país. La mayor parte de las obras de la literatura británica fue escrita en el idioma inglés. El Reino Unido publica cerca de 206.000 libros cada año, convirtiéndolo en el mayor editor de libros en el mundo. La capital de Escocia, Edimburgo, fue declarada como "Ciudad de Literatura" por la UNESCO.

William Shakespeare, sin lugar a dudas símbolo de la literatura y el teatro inglés y anglosajón.

El poeta y dramaturgo inglés William Shakespeare es ampliamente considerado como el mayor dramaturgo de todos los tiempos. Entre los escritores en inglés más reconocidos se encuentran Geoffrey Chaucer (siglo XIV), Thomas Malory (siglo XV), Thomas More (siglo XVI) y John Milton (siglo XVII). A Samuel Richardson, escritor del siglo XVIII, se le atribuye la invención de la novela epistolar. En el siglo XIX, siguieron más representantes de la literatura británica: la innovadora Jane Austen, la novelista gótica Mary Shelley, el escritor de cuentos para niños Lewis Carroll, las hermanas Brontë, el activista social Charles Dickens, el naturalista Thomas Hardy, el poeta visionario William Blake y el poeta romántico William Wordsworth.

Los escritores más famosos del siglo XX incluyen al novelista de ciencia ficción H. G. Wells, los escritores de clásicos infantiles Rudyard Kipling y Alexander Milne, el controvertido D. H. Lawrence, la modernista Virginia Woolf, la satírica Evelyn Waugh, el novelista profético George Orwell, el popular novelista Graham Greene, la novelista policíaca Agatha Christie y los poetas Ted Hughes y John Betjeman. Más recientemente, la serie de libros de Harry Potter, escritos por J. K. Rowling ha producido un resurgimiento de la popularidad de autores similares, como J. R. R. Tolkien y C. S. Lewis.

Filosofía

El Reino Unido es famoso por la tradición del "empirismo británico", una rama de la filosofía del conocimiento que indica que el único conocimiento válido es aquel que se comprueba por la experiencia; y de la "Filosofía escocesa", que a veces se denomina el "la escuela a escocesa del sentido común". Los filósofos más famosos del empirismo británico son: John Locke, George Berkeley y David Hume, mientras que Dugald Stewart, Thomas Reid y William Hamilton fueron los principales exponentes de la escuela escocesa del sentido común. Gran Bretaña también es notable por una teoría de la filosofía moral, el utilitarismo, usado por primera vez por Jeremy Bentham y posteriormente por John Stuart Mill, en su obra homónima Utilitarismo. Otros eminentes filósofos del Reino Unido y de los Estados que lo precedieron incluyen a Duns Scotud, John Lilburne, Mary Wollstonecraft, Francis Bacon, Adam Smith, Thomas Hobbes, Guillermo de Ockham, Bertrand Russell y Alfred Jules Ayer.

Música

La banda británica de rock Queen, considerada junto a Los Beatles y The Rolling Stones, uno de los más grandes sucesos musicales del siglo XX

Existen varios estilos musicales bastante populares en el Reino Unido, desde la música folclórica de Inglaterra, Irlanda, Escocia y Gales, hasta el heavy metal. Entre los compositores británicos de música clásica más notables se encuentran: William Byrd, Henry Purcell, Edward Elgar, Gustav Holst, Arthur Sullivan (mejor conocido por trabajar con el libretista W. S. Gilbert), Ralph Vaughan Williams y Benjamin Britten, pionero de la ópera moderna británica. Peter Maxwell Davies es uno de los compositores vivos más destacados en el país y el actual maestro de música de la reina. También aquí se encuentran varias orquestas sinfónicas y coros de renombre internacional, como la Orquesta Sinfónica de la BBC y el Coro de la Sinfónica de Londres. El compositor barroco Georg Friedrich Händel, aunque nació en Alemania, obtuvo la ciudadanía británica y algunas de sus mejores obras, como El Mesías, fueron escritas en inglés.

Los británicos más prominentes que han influenciado la música popular de los últimos 50 años incluyen a The Beatles, Queen, Cliff Richard, Elton John, Led Zeppelin, Pink Floyd y The Rolling Stones, todos ellos con ventas que superan los 200 millones de discos en todo el mundo. Asimismo, The Beatles tienen el récord de ventas musicales, con más de mil millones de discos vendidos a nivel internacional. Un gran número de ciudades británicas son conocidas por su escena musical: estadísticamente, los artistas de Liverpool son los que tienen más éxito en la lista UK Singles Chart. Por su lado, la contribución de Glasgow a la escena musical fue reconocida en 2008, cuando fue nombrada por la UNESCO como "Ciudad de Música", título que comparte con Bolonia, Sevilla y Ghent.

Deporte

Sir Chris Hoyd, ciclista británico y multimedallista olímpico, considerado como el mejor atleta olímpico británico de todos los tiempos

El deporte es un elemento clave de la cultura británica. Gran cantidad de deportes fueron creados en el Reino Unido, incluyendo al fútbol, rugby, críquet, tenis y el golf, siendo el fútbol el más popular en el país. Internacionalmente, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte compiten separadamente en la mayoría de los deportes colectivos, así como en los Juegos de la Mancomunidad. Sin embargo, en algunos deportes el Reino Unido participa como un único equipo, como en el baloncesto y en el Tenis.

En los Juegos Olímpicos, el Reino Unido también participa como un único equipo, representado por el Comité Olímpico del Reino Unido. Ha participado en cada una de las ediciones de los Juegos Olímpicos de la era moderna y ha sido anfitrión de los Juegos Olímpicos de 1908, en donde se ubicó en el primer lugar del medallero, y de los Juegos Olímpicos de 1948, ambos realizados en Londres, ciudad que también fue elegida para organizar los Juegos Olímpicos Londres 2012.

El fútbol y el Reino Unido

El fútbol tiene sus orígenes en el Reino Unido, además de que fue en este país donde se formalizó y estandarizó, convirtiéndose en el deporte más popular. Cada uno de los países constituyentes posee su propia asociación de fútbol, selección nacional y sistema de ligas independiente, aunque algunos clubes compiten fuera de sus países de origen debido a razones históricas o logísticas.

El Estadio Wembley, hogar de la selección nacional de Inglaterra

Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte compiten como países separados en las competiciones internacionales y, como consecuencia, el Reino Unido no compite como país en el fútbol olímpico. Hay algunas propuestas para tener una selección de fútbol del Reino Unido que compita en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero las asociaciones de fútbol de Escocia, Gales e Irlanda del Norte han declinado a participar, temiendo que pierdan su independencia en cuanto al fútbol se refiere. La selección de fútbol de Inglaterra ha sido la más exitosa de las cuatro, ganando la Copa Mundial de Fútbol de 1966 que se realizó en la misma Inglaterra.

El sistema de ligas de Inglaterra incluye cientos de ligas interconectadas con miles de divisiones. La máxima categoría, la Premier League, es la liga de fútbol con mayor audiencia en el mundo. Bajo la Premier League, está la Football League, que consiste en tres divisiones, y luego la Football Conference, que consiste en una división nacional y dos divisiones regionales. Los equipos ingleses han obtenido buenos resultados en las competiciones europeas, incluyendo los que han ganado la Copa de Europa/Liga de Campeones de la UEFA: Liverpool en cinco ocasiones, Manchester United en tres ocasiones, Nottingham Forest en dos y Aston Villa en una. En total, los clubes de Inglaterra han ganado 35 competiciones internacionales de la UEFA. El principal coliseo deportivo de Inglaterra es el Estadio Wembley, donde juega de local la selección inglesa de fútbol, que cuenta con una capacidad para 90.000 personas.

Referencias

Fuentes