Saltar a: navegación, buscar

Lorenzo de Cabrera y Corbera

Lorenzo de Cabrera
Información sobre la plantilla
Gobernador de Cuba
1626 - 1630
PredecesorDamián Velázquez de Contreras
SucesorJuan Bitrián de Viamonte
Datos Personales
NombreLorenzo de Cabrera y Corbera
NacimientoUbeda, en Jaén, Andalucía, Bandera de España España

Lorenzo de Cabrera y Corbera. Destacado militar español. Gobernador y Capitán General de Cuba en 1626-1630. Su mandato se destacó porque dispuso como él quiso de los fondos pertenecientes a la Real Hacienda, por lo cual al fin fue destituido.

Sus primeros años

Nació en Ubeda, en Jaén, Andalucía, España. Ejerció como corregidor y alcaide del castillo de Santa Catalina de Cádiz. Fue un Caballero de la Orden de Santiago. Se unió al Ejército español en su juventud, teniendo en él una destacada trayectoria, llegando a adquirir el grado de Maestre de Campo. Así, participó en las campañas de Flandes e Italia y en las dirigidas contra los turcos.

En sus combates contra los turcos y holandeses, Cabrera llegó a sufrir graves daños en su cara, quedando esta desfigurada, además de perder su brazo izquierdo y sus dientes a causa (en este último caso) de una bala de artillería que fue lanzada a mano. También ejerció durante un cierto periodo de tiempo como Corregidor de Cádiz (España) y, en 1526, como alcaide del Castillo de Santa Catalina de la misma ciudad, defendiéndola exitosamente de una invasión militar inglesa.

Gobernador de Cuba

Por su servicio en Cádiz fue bien considerado por el Rey de España, que para recompensarle, lo nombró Gobernador y Capitán General de Cuba el 16 de junio de 1626, rechazando, por primera vez, a todos los candidatos para la gobernación cubana presentados por la Junta de Guerra de Indias (presentación que tradicionalmente hacía). Sucedió en el cargo a Damián Vázquez de Contreras.

Tras acceder a su gobierno en Cuba, reforzó las fortificaciones del archipiélago, redujo los gastos de ellas y aumentó la guarnición militar de Cuba con 200 soldados no cubanos (que llegarían durante la administración del gobernador posterior) y entre 100 - 150 se soldados nativos del archipiélago. Además, Corbera ayudó a socorrer a los barcos que eran perseguidos por los piratas y aprestó La Habana para protegerla de un posible ataque por parte de la marina de Holanda.

Sin embargo, otros elementos de su política en Cuba no fueron vistos benevolentemente: Cabrera destituyó al contador Pedro de Armenteros, quien era su propio Teniente General, enviándolo a Guatemala. Mientras, el alcalde del Morro huyó a la Península para tratar de prevenir graves enfrentamientos, y su sustituto, Mateo de Baraona, fue encarcelado.

Además, Cabrera dispuso como él quiso de los fondos pertenecientes a la Real Hacienda, sin indicarlo a los oficiales reales, participó en actividades mercantiles y obtuvo una cierta cantidad de barras de plata de las ya hundidas naos hondureñas y flotas del Virreinato de Nueva España. Por todo ello fue acusado.

Sin embargo, lo que finalmente provocó su destitución fue la acusación que le hizo Diego de Coloma a través de una carta que envió a la Corona y por la cual se hizo un juicio. La carta exponía que Corbera había enviado una fragata a Canarias sin haber sido autorizada ni registrada, y que llevaba soldados, municiones y artillería del Morro, así como un enorme cargamento de 200 000 pesos, casi toda ella en “barras de plata y en efectivo”.

Ante la acusación, Cabrera trató de justificarla, señalando que envió el barco obedeciendo órdenes procedentes de la Corona con el fin de abastecer los castillos de La Habana. Si bien, sí negó la existencia de 200 000 pesos en el barco, ya que en La Habana, según señaló, no existía esa cantidad y en el barco solo había tabaco y cueros.

Los ataques holandeses

En esa época Holanda estaba dominada por España. El tratado de “amistad” terminó en 1621 y una asociación de capitalistas holandesas la “Compañía Holandesa de las Indias Orientales” fue encargada de organizar una poderosa armada que llevara la guerra a las posesiones españolas en América, lo cual hicieron con éxito. El 5 de septiembre de 1628 capturaron a la altura de Matanzas a la flota española que anualmente tocaba el puerto de La Habana, robando un inmenso botín.

En 1629 grandes fuerzas navales, al mando de Odrigón Jhonson Peitier, bloquearon por varios meses a la bahía de La Habana. Todas estas acciones trajeron por consecuencia la interrupción del itinerario de la Flota de las Indias, la paralización del comercio y un gran daño a la agricultura. El dinero llegó a escasear tanto que todas las operaciones tenían que hacerse a base de trueque.

Fin de su mandato

A pesar de su alegato en defensa contra las acusaciones de corrupción que se habían dirigido contra Lorenzo de Cabrera, la Junta de Guerra decidió castigarlo por el conjunto de estos hechos, cuya fiabilidad aceptaba. Por tanto lo destituyó del gobierno cubano en 1630, con la medida adicional de quedarse con sus bienes. Fue sustituido por Juan Bitrián de Viamonte y Navarra.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Wikipedia. Lorenzo de Cabrera y Corbera. Consultado en 2016.
  • Isabelo Macías Domínguez. Cuba en la primera mitad del siglo XVII. Págs. 219-222.