Saltar a: navegación, buscar

Gonzalo Pérez de Angulo

Gonzalo Pérez de Angulo
Información sobre la plantilla
Gobernador de Cuba
1549 - 8 de marzo de 1556
PredecesorAntonio de Chaves
SucesorDiego de Mazariegos
Datos Personales
NacimientoPaís Vasco, Bandera de España España

Gonzalo Pérez de Angulo. Gobernador y Capitán General de Cuba (1550-1556). Se destacó por su cobardía e incapacidad frente al corsario francés Jacques de Sores durante el ataque y posterior saqueo a La Habana. Trasladó definitivamente la capitanía general de la Isla a La Habana, pues antes radicaba en Santiago de Cuba.

Sus primeros años

Gonzalo Pérez de Angulo nació en el País Vasco, España. Obtuvo la licenciatura de letrado y magistrado. Así, ejerció como magistrado (jurista) en la Real Audiencia de Santo Domingo con el fin de realizar el juicio al gobernador de Cuba Juanes Dávila, lo cual se produjo a partir de 1546. Se casó con Violante Arias Velásquez de Ávila, teniendo un hijo de este matrimonio.

Gobernador de Cuba

En 1549 fue nombrado gobernador y Capitán General de Cuba, sustituyendo en el cargo a Antonio de Chaves. Es considerado como el último gobernador no militar de Cuba. Tenía el encargo de aplicar realmente las nuevas Ordenanzas de Carlos V para las Indias (las Leyes Nuevas o de Valladolid), dictadas en 1542, por las cuales se decretaba la libertad de los indios esclavos y se suprimían las encomiendas, lo cual no había sido cumplido por su predecesor.

No fue hasta 1553 en que obedeciendo las órdenes de la Corona, liberó a los indígenas de las encomiendas y de la esclavitud a la que estaban sometidos basándose en (1542). Pero solo quedaban entre 4 000 y 5 000, pues los demás habían sido exterminados. Aún así, estas medidas fueron solo formales, pues en la práctica poco se cumplieron.

Pérez de Angulo abandonó Santiago de Cuba como residencia y se estableció en La Habana, convirtiéndose en el primer gobernador residente oficialmente y de forma fija allí, a través de la aprobación de la Real Cédula del 14 de febrero de 1553 (propuesta por él), a causa de la enorme importancia desarrollada por ese puerto y a las muchas naves que navegaban y fondeaban en él de manera permanente.

El 12 de junio de 1554 se produjo la fundación de Guanabacoa. El cabildo de la Villa de San Cristóbal de La Habana lo aprobó como "pueblo de indios" para concentrar en él a los indígenas errantes en el territorio occidental de la isla.

Como consecuencia de la larga y enconada lucha entre Carlos V y Enrique II, piratas y corsarios asolaban las costas del Nuevo Mundo. El 3 de julio de 1553 el corsario Jacques de Sores atacó a La Habana. A mediados de 1554 atacó Santiago de Cuba. El día 2 de julio de 1555, asaltó con crueldad a Puerto Príncipe y después de un intenso saqueo de reses, quesos, tasajos y asesinatos, violó a sus mujeres que luego dejó abandonadas en Cayo Coco, en el Archipiélago Sabana-Camagüey. El 10 de julio de 1555 el temido pirata realizó uno de los más desastrosos asaltos que sufrió La Habana en el Siglo XVI.

El Gobernador Pérez de Angulo, era además el alcalde de la única pobrísima e inadecuada fortaleza que existía, a trescientos pasos del sitio que ocupa el actual castillo de la Fuerza. El Regidor de La Habana y de su Cabildo don Juan de Lobera, ya en ese año había hecho un viaje a España a fin de adquirir piezas y material de artillería para la dicha fortaleza, que sólo poseía antes un cañón de 47 quintales de peso, llamado «el salvaje», una culebrina grande y cinco falconetas.

Ya sobre aviso, por noticias de la corona, del peligro que amenazaba a La Habana, Juan de Lobera venía tomando a diario las precauciones del caso, que consistieron en el aumento de la ronda nocturna, la colocación de centinelas, día y noche, en El Morro, la obligación a todos los vecinos de andar siempre armados, al menos de espada, y otras disposiciones por el estilo. Las fuerzas disponibles en La Habana para entrar en combate contra los piratas eran diez y seis hombres de a caballo y sesenta y cinco de a pie.

Al amanecer del 10 de julio, el vigía del Morro divisó el navío del pirata, que echó anclas en la caleta de Juan Guillén (San Lázaro), desembargó su gente, bien armada, y marchó sobre la población. Apenas supo esto el Gobernador Pérez de Angulo, salió huyendo cobardemente con su familia y algunos muebles hacia la aldea de indígenas de Guanabacoa, donde se refugió con otros vecinos.

Ante la cobardía del gobernador, Lobera se dispuso valientemente a resistir el ataque de los franceses, encerrándose Lobera en la fortaleza con su gente, compuesta de españoles, mestizos y negros, más cuatro ballesteros y seis piezas de artillería. Resistieron tres ataques repetidos de los piratas hasta la mañana del día siguiente, en que Lobera se convenció de su derrota. Sores reclamó al gobernador Angulo a treinta mil pesos y cien cargas de pan cazabi (casabe), ofreciéndole los españoles, con gran indignación del pirata, sólo tres mil ducados, y después reunieron por colecta dos mil doscientos pesos.

Ante la miserable oferta el pirata prendió fuego a la población, destruyéndolo todo, quemando las embarcaciones que había en el puerto y las estancias vecinas, colgando a los negros de ellas, ultrajando las imágenes de los santos y las sagradas vestiduras, perdiéndose en el incendio también los archivos del Cabildo habanero anteriores a 1550. El 5 de agosto se hizo Sores a la vela, dejando La Habana, arrasada, a sus vecinos en la miseria y maldiciendo al hereje francés y renegando de su cobarde Gobernador.

Fin de su gobierno

La derrota de Pérez de Angulo frente al ataque del pirata fue aprovechada por la oligarquía habanera para acusarle ante la corona de cobardía, ineptitud, negligencia y falta de probidad, pues los esclavistas estaban resentidos por las medidas encaminadas a la liberación de los indígenas, lo que afectaba negativamente a sus intereses.

Fue destituido del cargo el 8 marzo de 1556 y enviado preso a España para ser allí juzgado, siendo el último de los Gobernadores civiles de esta época, sustituyéndole, como primer Gobernador militar, el Capitán Diego de Mazariegos.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Colectivo de autores. Enciclopedia de Historia Militar de Cuba (1510-1868). Centro de Información para la Defensa, MINFAR.
  • Ramiro Guerra. Historia elemental de Cuba. Selección. Pág. 46.